Archivo de la categoría: Uncategorized

Hi 22 NOVIEMBRE 2022: LOS NUMEROS DE LA MIGRACION

 

insider

                               22 NOVIEMBRE 2022/ LA HABANA, CUBA/ EDICION 1506 ISSN en proceso

                            EDITOR: ABELARDO G. MENA CHICURI  CONTACTO: MENAABELARDO@GMAIL.COM

         POR UNA NACIÓN SOBERANA E INDEPENDIENTE, SOCIALISTA Y DEMOCRÁTICA, PRÓSPERA Y SOSTENIBLE.

                                                                               ………………

FÉLIX SAUTIÉ: CUBA, PIENSO QUE ES LO IMPOSIBLE REALIZADO Y UN DESAFÍO A LA ETERNIDAD/ELIMINAR LAS TRABAS HA SIDO UN PROPÓSITO REITERADO QUE NO SE DEBE CONVERTIR EN UNA CONSIGNA MÁS.

ÚLTIMO JUEVES: DERECHOS HUMANOS EN CUBA.

RAFAEL HERNÁNDEZ: LOS NÚMEROS DE LA MIGRACIÓN.

SUSANA ANTÓN RODRIGUEZ: INVERSIÓN EXTRANJERA EN EL COMERCIO INTERIOR: UNA APUESTA POR EL INCREMENTO DE OFERTAS Y BIENES.

OMAR EVERLENY: RECUPERAR O SALVAR LA ECONOMÍA CUBANA?

RICARDO J. MACHADO: LA FUNCIÓN DE ASESOR DE GOBIERNO REQUIERE UNA FORMACIÓN ESPECIAL: HAY QUE PONERLE CIENCIA.

                                                                           ……………….

LAS OPINIONES EXPRESADAS EN ESTE BOLETÍN SON RESPONSABILIDAD EXCLUSIVA DE LOS AUTORES. EN EL MISMO SE PUBLICARÁN MATERIALES DE DIFERENTES CORRIENTES DE PENSAMIENTO, EN ARAS DE CONTRIBUIR AL DEBATE REVOLUCIONARIO Y EN FUNCIÓN DE LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO, CONCIENCIA Y EXPRESIÓN.

                                                                          ………………….

                              CUBA, PIENSO QUE ES LO IMPOSIBLE REALIZADO Y UN DESAFÍO A LA ETERNIDAD…

                                                                                 POR FÉLIX SAUTIÉ

https://felixsautie.com/articulos.php?cuba-pienso-que-es-lo-imposible-realizado-y-un-desafio-a-la-eternidad

La muerte de Pablo Milanés, me ha producido mucha tristeza porque para mí, está marcando la despedida de una época y de los sentimientos que he experimentado en todo este tiempo de Revolución que me ha tocado vivir; pero también me recuerda que Cuba, mi Patria, es lo imposible realizado y un desafío a la eternidad.

Esa expresión no es específicamente un pensamiento mío, solamente de mi autoría, porque también la tristeza de hoy me ha traído a la memoria algo que le escuché varias veces a Monseñor Carlos Manuel de Céspedes; para mí simplemente Carlitos, mi condiscípulo de estudios primarios y secundarios y mi compañero de la Acción Católica en los años 50 del Siglo pasado, quien habita ya en la Gloria de los Justos desde hace algunos años.

Su expresión concretamente era que Cuba constituye un imposible realizado; que la planteaba cuando hablaba de la Obra del Padre de la Patria Carlos Manuel de Céspedes, de quien Carlitos es su tataranieto.

Lo de un desafío a la eternidad lo añado por mi cuenta, como experiencia de todo lo que he vivido y de la despedida que me está tocando expresar de quienes le han dado vida y sentimientos a mi ápoca encabezados por Fidel, que es Fidel, quien también habita en la Gloria de los Justos. Y, que, estamos próximos a cumplir el 25 de noviembre próximo el VI aniversario de su partida física, que también me será motivo de tristezas y añoranzas.

En definitiva, esas tristezas y añoranzas para mí son propias de mi longevidad de los 84 años que me hacen sentir muy de cerca de esas partidas físicas que a todos nos llegará como Ley de vida. 

Me refiero a las esencias de una cultura creada por la Revolución cubana con amor por los enfrentamientos por el derecho de existir, que es lo primero que tenemos que salvar, que algunos que han nacido en sus ámbitos existenciales tergiversan y pierden el respeto que le deberían tener a sus esencias existenciales y a su cultura de vida, lo que también me producen tristezas, amarguras existenciales. 

En resumen, quiero decir que considero a la vida, que es lo más hermoso que podemos disfrutar, un desafío a la eternidad en la cual se inscriben sus huellas de quienes han creado, amado, vivido y luchado para los demás con el principio de amar al prójimo como a sí mismos.  Para mí que soy creyente mortal, un mandato principal del Dios trino y único de los justos, encarnado durante su vida terrenal.

Así lo pienso y así lo quiero expresar con la esperanza de que se me comprenda en mis sentimientos de hoy. Hasta Siempre con mis respetos a quienes piensen diferente y sin querer ofender a nadie en particular.                                                               ………………..

ELIMINAR LAS TRABAS HA SIDO UN PROPÓSITO REITERADO QUE NO SE DEBE CONVERTIR EN UNA CONSIGNA MÁS…

                                                                            POR FÉLIX SAUTIÉ

La realización exitosa de la XXXVIII edición de la Feria Internacional de La Habana (Fihav 2022) en mi opinión, constituye un acontecimiento esencial para la recuperación de la Economía cubana, que se ha caracterizado por el planteamiento de eliminar las trabas que dificultan las inversiones extranjeras y desburocratizar el ámbito económico del país.

Considero que la actual Feria sus propósitos, y sus resultados concretos, han sido algo muy promisorio para el futuro del país; pero, en la realidad, esos resultados y esos planteamientos requieren con urgencia de hechos concretos, porque son y han sido propósitos reiterados que, en otras ocasiones, han quedado solo en el mundo de las buenas intenciones no logradas. 

Además, también considero que es básico tomar muy en consideración que, hace algunos meses que el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, expresó el concepto de que lo que hace falta esencialmente son SOLUCIONES Y NO JUSTIFICACIONES, lo que no se ha cumplido como debía ser hasta el momento.

Algo que, en mi criterio, es fundamentalmente determinante para el cumplimiento de los propósitos y acuerdos adoptados en la Feria de La Habana que acaba de culminar. Y en especial, para la actual recuperación de la Economía cubana; que no ha cuajado porque, un conservadurismo paralizador, en la práctica concreta, se ha mantenido y se mantiene vigente en mi opinión hasta nuestros días.

En ello ha sido determinante, en mi criterio, ante un largo período de tiempo, expresiones verbales que se han reducido entre otros solo a los planteamientos de palabra encaminados a” producir más, ser eficientes y tener espíritu de pertenencia”, lo que ha sido determinante en   la formación y selección de los cuadros intermedios de la Economía cubana, lo verbal básicamente; cuyos efectos se deben e eliminar con urgencia para que la economía fluya verdaderamente.

Al respecto, considero que, si no se establece una política de cuadros básica, encaminada a sustituir a los que son negligentes y burócratas, no se van a resolver los problemas que lo traban todo.  Cambiar a todos los que deban ser cambiados, han de ser las acciones básicas del momento en cuestión.

Así lo pienso y así lo expreso con mis respetos por el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

                                                                                       ………………….

                                                 ÚLTIMO JUEVES: DERECHOS HUMANOS EN CUBA

Para analizar, compartir argumentos y valoraciones acerca de cuánto se ha avanzado y cuánto queda por hacer en materia de derechos en Cuba, no solo constitucionalmente establecidos, sino practicados, Temas invita a su espacio de debate Último Jueves, que se realizará el próximo jueves 24 de noviembre, entre las 4:00-6:00 p.m. en la sede de la revista, ubicada en Calle 23, #1109, entre 8 y 10, Vedado.

Los miembros del Consejo Asesor y del equipo editorial dedican de manera especial este Último Jueves a Nelia Aguado López, jurista, colaboradora entrañable de la revista, quien hace 13 años coordinara y promoviera la discusión de estos temas en otro Último Jueves, publicado en el número 59 de la revista, dedicado a Prácticas de los derechos humanos.

Preguntas al panel:

1. Si tuviera que explicarle en tres minutos a un extraterrestre en qué consiste la práctica de los derechos humanos, ¿qué le diría?

2. ¿Qué problemas enfrentan las políticas que se proponen garantizar principios constitucionales para que estos se hagan realidad?

3. ¿Qué medios están disponibles para fomentar una cultura política que ejerza la práctica de esos derechos?

Cómo participar o mantenerse al tanto del debate del Último Jueves: El debate se realizará de manera presencial en la sede de la revista Temas, en calle 23, #1109, entre 8 y 10, Vedado, entre las 4:00 p.m.- 6:00 p.m. de este jueves 24 de noviembre. Si le interesa participar puede acercarse en ese horario.

Además, estaremos trasmitiendo a través de nuestro grupo en Telegram. Si le interesa seguir la discusión o intervenir en el debate puede unirse siguiendo el link https://t.me/+E7MTy4t_3hEyNmNh

También puede seguir la cobertura que estaremos compartiendo en nuestra página oficial en Facebook

https://www.facebook.com/revistatemascuba  y a través de nuestra cuenta en Twitter.

En días posteriores estaremos publicando en el portal de la revista Temas, la transcripción integral del debate. http://temas.cult.cu/ultimo-jueves-emisiones/

                                                                                 ………………

                                                                LOS NÚMEROS DE LA MIGRACIÓN

                                                     POR RAFAEL HERNÁNDEZ, 14 DE NOVIEMBRE, 2022.

                                                  http://temas.cult.cu/los-numeros-de-la-migracion/

Mis amigos economistas me recuerdan siempre la importancia de los números y de sacar bien las cuentas. Ahora que muchos observadores comparan la migración actual con la de la crisis de los balseros (1994) y el Mariel (1980), habría que hacer algunas precisiones numéricas.

Según fuentes oficiales de EEUU, en el Año Fiscal 2022 (octubre 2021-30 septiembre 2022) han entrado 224 607 cubanos a EEUU. Como se sabe, por el Mariel se fueron 125 mil personas en poco más de 5 meses. Grosso modo, 25 mil al mes (aunque la mayoría se concentró en los primeros dos meses). Si en el año fiscal 2022 se hubieran ido al ritmo de aquella crisis del Mariel, habrían entrado en EEUU 300 mil cubanos.

En las balsas de agosto de 1994 salieron 35 mil personas, en solo 28 días, el lapso que duró aquella crisis. Si los que se han ido hasta septiembre de 2021 hubieran salido a esa velocidad, la cifra alcanzaría 420 mil. Es decir, casi el doble.

Eso explica que a las dos se les haya llamado crisis migratorias. ¿Tiene el actual flujo el carácter de aquellos? Volveré sobre esta pregunta más adelante.

Para seguir con números y cuentas, en la primera oleada migratoria (1959-62) salieron un total de 215 mil cubanos, casi todos de clase alta y media alta; y en el Puente aéreo Varadero-Miami (1965-73), 340 mil. Todos de manera legal y ordenada. Si se considera la variable tiempo, el promedio anual estuvo entre 48 y 50 mil, muy por debajo de este 2022, sin duda alguna. A pesar de su volumen total, tampoco fueron crisis. Ni al salir de aquí ni al entrar allá, como si fueron las de 1980 y 1994.

Más números: después que se firmó y se empezó a aplicar el acuerdo migratorio, en 1995, la cifra de migrantes que intentaron llegar por mar (y fueron devueltos) se redujo a un total de 26 mil entre 1995-2014. O sea, 1 370 como promedio anual. Muchos más fueron los balseros haitianos y los dominicanos interceptados en esos 19 años. De manera que, según esos datos, la aplicación del acuerdo tuvo un peso decisivo en reducir el monto de la migración irregular, o sea, sin visa, que es precisamente esa cifra de 2022.

Finalmente, para considerar números más recientes, entre agosto de 2017 y agosto de 2022 deberían haber salido de Cuba y entrado de manera documentada y ordenada, sin correr ningún riesgo ni gastarse una fortuna, 100 mil cubanos –si no se hubiera interrumpido unilateralmente la aplicación del acuerdo migratorio existente desde hace 27 años.

Habiendo aclarado esas cifras, si se trata de entender y comparar el flujo migratorio actual con los anteriores, un par de consideraciones resultan imprescindibles, más allá de los números.

La primera es que aquellos dos episodios se extendieron en una línea delimitada de tiempo, determinada por los dos gobiernos. El cubano inició y suspendió el Mariel; y ambos se pusieron de acuerdo para poner fin a la crisis de los balseros.

En cambio, la salida actual ocurre en un contexto político totalmente diferente. Del lado cubano, la salida hacia EEUU y cualquier país se mantiene libre, no solo por la ley de enero de 2013, sino por la Constitución de 2019. De manera que el flujo irregular actual solo puede tener lugar en la medida en que EEUU mantiene abierta la entrada por la frontera mexicana, y no acaba de restablecer la aplicación del acuerdo migratorio bilateral.

La segunda consideración, para cualquier comparación, es que los del Mariel y los balseros salieron de manera «definitiva,» o sea, perdieron sus derechos como residentes en Cuba. Los que salen ahora, no. Es decir, no están en una situación de exilio ni de emigración sin retorno, sino de entra-y-sale. Aunque no volvieran, se van dejando la puerta abierta detrás de sí.

Estas dos diferencias son sustanciales para apreciar el carácter y la connotación del acto migratorio, del flujo y de sus condicionantes. Ninguna interpretación personal, sentimental, ética, ideológica, etc., las tome en cuenta o no, puede borrarlas. Ahí están.

Para finalizar, algunos expertos recientes dan por sentado que si mejoran las relaciones con EEUU, y si se recupera la economía, la visión sobre el futuro cambiaría tanto que la mayoría de esos que se quieren ir ahora dejaría de pensar en salir. Esta es una hipótesis tan válida como cualquier otra. De lo que se trata es de demostrarla.

Si la serie de datos migratorios que preceden a este flujo sirve de algo, miremos hacia atrás: ¿cuál fue el impacto del factor normalización de relaciones –desde el 17 de diciembre de 2014– sobre el flujo migratorio irregular, al margen del acuerdo para una emigración legal firmado en 1995 entre los dos países?

El flujo de cubanos que entraron sin visa a EEUU, al amparo de la Ley de Ajuste, se multiplicó entre 2014 (24 mil) y 2016 (56 mil), especialmente a través de la frontera de México (2/3 del total). En esos dos últimos años de Obama, hubo el mismo incremento en los intentos de entrada por vía marítima: el número de los que fueron interceptados saltó de 3 500 (2015) a más de 5 mil (2016).

En qué medida esos que saltaron a los botes y corrieron a la frontera mexicana en 2015-2016 estaban anticipándose a que la normalización llevara al fin de la distinción conocida como pies secos/pies mojados? ¿O incluso a la terminación de la excepcionalidad consagrada por la Ley de Ajuste Cubano desde 1966? Puede ser.

A reserva de que fuera así o no, la recepción del lado norteamericano ha sido siempre el principal factor de atracción migratoria, y resulta insoslayable en cualquier análisis, desde 1961. El fin de la política de pies secos/pies mojados, adoptada por Obama apenas una semana antes de abandonar la Casa Blanca, hizo caer en picada el número de quienes intentaban salir por vía marítima. Súbitamente, por obra y gracia de esa decisión de último minuto, el servicio de Guardacostas que patrulla el estrecho de la Florida se quedó casi sin botes que buscar y rescatar provenientes de la isla.

Absolutamente nada de lo que apunto arriba debe interpretarse como ignorancia ni subestimación de lo que significa la salida masiva de cubanos hacia EEUU o cualquier otro país, tanto para la sociedad como para la política cubanas. Es un reto y un problema insoslayable, agravado por la crisis económica, cuyo enfrentamiento no ha encontrado un cauce eficaz y sostenible, que permita restaurar la certidumbre y la confianza en el futuro dañadas por el prolongado deterioro del estándar de vida.

Ahora bien, ¿en qué medida esa incertidumbre es la que impulsa a los que se lanzan a alcanzar la frontera mexicana, en un itinerario y hacia un país desconocidos, adonde van a llegar en una circunstancia bastante más ambigua e incierta que la existente cuando se creó el Programa de refugiados cubanos en 1961?

Por último, si de analizar el flujo se trata, ¿es que quienes escriben reportajes al respecto tienen una idea acerca de su estructura? Como saben los sociólogos que lo han estudiado desde ambos lados a lo largo de décadas, esta no ha sido nunca homogénea. Los datos numéricos más importantes para un análisis comparativo de la migración cubana –edad, sexo, color de la piel, educación, ocupación, lugar de residencia– no están disponibles para el flujo actual, como sí estuvieron para los del Mariel y los balseros.

Quiénes se van? ¿Los sectores más golpeados por la crisis, es decir, los estratos con menores ingresos, la gente pobre? ¿O más bien la clase media urbana, los profesionales? ¿La inmensa mayoría son hombres, predominantes en el Mariel y los balseros; o una proporción mucho más alta de mujeres? ¿Los que no toman la decisión de irse, sino son arrastrados por los que encabezan la familia, como es el caso de los menores, adultos mayores y otros dependientes, serán tantos como en el Mariel, donde eran una tercera parte del total? ¿Acaso hay más negros que en el Mariel y los balseros? ¿O más campesinos?

Sin datos demográficos concretos no es posible una comparación entre los migrantes de ahora y los de 1980 y 1994, ni caracterizar sus estructuras sociales, lo que se requiere para explicar las causas del flujo, en lugar de las impresiones que cualquiera puede hacerse. Casi nunca las impresiones nos indican otra cosa que la experiencia personal, los vínculos sociales y la mentalidad de cada cual.

Está claro que los números citados al principio muestran un flujo actual considerable, pero al mismo tiempo no resiste comparación con los episodios anteriores. Ni en su carácter de crisis migratorias, su intensidad, su dramatismo, su efecto inmediato, su significación política. A diferencia de una situación de crisis económica, asociada a depresión, caída de indicadores, estancamiento, el Mariel y los balseros tuvieron algunos de los rasgos que los estudiosos de las crisis identifican como típicos: fueron acontecimentos inesperados y el tiempo para reaccionar ante ellos fue corto.

El tercer rasgo, representar un peligro de seguridad nacional, solo podría considerarse en la medida en que EEUU estuvo involucrado. Pero no en el sentido de representar un foco de inestabilidad politica que se le fuera de las manos al gobierno. Quienes vivieron el Mariel y los balseros, y quieran recordarlo, lo saben.

Reducir la complejidad política del actual contexto, de todos los factores ya mencionados y otros más, a la ecuación de la crisis económica, resulta más bien economicista. Simplificar en esa ecuación las múltiples causas que concurren en este flujo solo puede atribuirse a ignorancia, o a esa tendencia del sentido común consistente en ideologizarlo todo.

Aunque la difícil situación económica, prolongada y agravada por la pandemia, sea un factor de expulsión innegable, ignorar o subestimar los diversos factores de atracción y expulsión ya mencionados resuelve de un plumazo esta complejidad.

Según las ciencias sociales, la mejor forma de comprobar la validez de un enfoque consiste en medir su capacidad para predecir el futuro. ¿Qué pasaría si los factores de atracción se atenuaran o desaparecieran? Si se restableciera la aplicación del acuerdo migratorio, según lo anunciado, y además se volviera a la cancelación de la política de pies secos/pies mojados, de manera que se acabara el privilegio de los cubanos para entrar por la frontera mexicana, ¿seguiría tan alto el flujo? ¿Incluso si la crisis económica se mantuviera?

Si el recién electo Congreso de EEUU decidiera, por ejemplo, cuestionar la vigencia de la Ley de Ajuste Cubano, y se cumpliera la profecía que le atribuye días contados, aun de parte de los republicanos, ¿seguirían tan altas esas cifras?

Y si, por el contrario, en algún momento la economía cubana empezara a recuperarse, se controla la inflación, y las reformas acabaran de enrumbarse, ¿cesaría el flujo migratorio, por obra y gracia de esa prosperidad?

Parafraseando a Auguste Comte, si el sentido común, el de la calle o el de la redes, sirviera para contestar estas preguntas, bastaría con preguntarle a «la mayoría» y ya sabríamos lo que va a pasar, sin recurrir a tantos números, que ponen en duda lo que «todo el mundo» piensa y repite como la verdad.

Rafael Hernández (Politólogo. Investigador, ensayista y director de Temas Revistas Temas Politólogo, investigador, profesor, escritor. Graduado de Literatura francesa e Historia de la Filosofía en la Universidad de La Habana (1973), Maestro en Ciencia política en El Colegio de México (1977) y estudios de doctorado sobre América Latina en la UNAM. Ha sido profesor e investigador en Centro de Estudios sobre América (CEA); Instituto Juan Marinello; Universidad de La Habana, Instituto Superior de Relaciones Internacionales; Universidad de Harvard, Universidad de Texas; CIDE e ITAM (México), Universidad de Puerto Rico; Wilson Center, Instituto de Economías en Desarrollo (Japón). Ha publicado numerosos libros y ensayos sobre política, historia, cultura y sociedad civil cubanas, política norteamericana, relaciones interamericanas, seguridad internacional y migración. Fundó las revistas de ciencias sociales y estudios culturales Cuadernos de Nuestra América y Temas, la cual dirige desde su creación en 1995.)

                                                                                    ……………………..

INVERSIÓN EXTRANJERA EN EL COMERCIO INTERIOR: UNA APUESTA POR EL INCREMENTO DE OFERTAS Y BIENES

POR SUSANA ANTÓN RODRIGUEZ Y YADITZA DEL SOL GONZÁLEZ, 11 DE NOVIEMBRE DE 2022

https://www.granma.cu/cuba/2022-11-11/inversion-extranjera-en-el-comercio-interior-una-apuesta-por-el-incremento-de-ofertas-y-bienes-11-11-2022-22-11-19

La modificación de la política de inversión extranjera en el Comercio Interior tiene como principal objetivo revitalizar la esfera e incorporar materias primas, equipamientos y fuentes renovables de energía, que favorezcan una transformación en esa parte de la economía nacional.

Estas nuevas medidas forman parte de las anunciadas por Alejandro Gil Fernández, vice primer ministro y titular de Economía y Planificación, en la última sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular, como parte de una estrategia que busca poner ofertas en el mercado minorista e incorporar insumos fundamentales para el desarrollo de esta esfera.

Al respecto, Granma conversó con Betsy Díaz Velázquez, ministra del Comercio Interior, quien explicó que, en un inicio, la política del sector solo consideraba la creación de empresas mixtas y contratos de asociación en el comercio mayorista. «Ahora se abre la oportunidad de que también puedan establecerse empresas de capital 100 % extranjero siempre y cuando cumplan con los objetivos planteados, además de la opción de la nueva modalidad de empresa mixta con la participación de empresas cubanas en el comercio minorista», agregó.

Por tanto, expresó, la política, si bien no se abre en todas las modalidades a la inversión extranjera, es un paso importante en el esfuerzo para incorporar otras áreas, con el propósito de atraer inversionistas extranjeros que aprovisionen el mercado potencial cubano, destinen financiamiento a la recuperación productiva del país e incremente las ofertas de bienes para nuestra población.

La medida se iniciará con las ventas en moneda libremente convertible (MLC) para poder mantener el reaprovisionamiento del mercado interno, en tanto todo el resultado de esos negocios a constituir con inversión extranjera beneficiará el sostenimiento del mercado en pesos cubanos y otras necesidades, a partir del incremento de la oferta, precisó la ministra.

«Lo que necesitamos es incorporar las modalidades, porque Cuba tiene las vías, al contar con una infraestructura de almacenes que puede rentar y una red minorista que se puede poner en función de la empresa mixta, y por ello cobrar un servicio», agregó.

PRIORIADES EN LA POLÍTICA

Díaz Velázquez enfatizó en que el país ha mantenido una línea de 48 productos priorizados, entre ellos los alimentos (cárnicos, lácteos, aceite, conservas de tomate, confituras), aseo e higiene (jabón, crema dental, detergente, champú, toallitas húmedas, pañales desechables, ropa para bebé), y luego un grupo de equipos electrodomésticos y otros a los que la población pueda acceder por la vía del crédito.

Esta política también contempla la reparación de los inmuebles y, en este sentido, en los intercambios mantenidos con los posibles inversionistas creamos una cadena con nombre propio que considera la revitalización del espacio, agregó. «No estamos contemplando construir más establecimientos, porque consideramos que tenemos suficiente, entonces la previsión es recuperarlos; mas no se utilizará toda la red, porque existen otros programas», resaltó.

Hasta el momento, puntualizó la titular del Ministerio del Comercio Interior, se está presentando un contrato de asociación económica de venta mayorista de alimentos, insumos y materias primas, y con otra empresa de cadena minorista, negocios vinculados con la hotelería.

Destacó que se van dando pasos y lo más importante es que, al haberse flexibilizado los documentos a presentar y existir una seguridad en el esquema financiero, hay muchos interesados. «Creemos que la Feria Internacional de la Habana será un buen momento para cerrar un grupo de negocios», añadió.

                                                                                         ………………

                                                          RECUPERAR O SALVAR LA ECONOMÍA CUBANA?

                                                        POR OMAR EVERLENY, NOVIEMBRE 14, 2022

En los últimos tiempos se les vienen escuchando a varios dirigentes del país interrogantes interesantes, lo mismo en conferencias, que en encuentros con diversos actores del país, sobre las disyuntivas a las que se enfrentan a menudo. Trato de reconstruir frases que he capturado: “Sabemos que hay muchas insatisfacciones y cosas por hacer, pero, ¿a qué usted dedicaría los escasos recursos que tenemos, si no alcanzan para todo? ¿Priorizaría el pago de un buque de combustible, o la compra de leche en polvo para niños, o medicinas para hospitales, o el transporte público, o la reparación de las termoeléctricas, etc.?”

Esas preguntas tratan de convencer sobre la difícil —casi imposible— tarea que tienen sobre sus hombros quienes dirigen la economía cubana, pues, encima de todo, el bloqueo de Estados Unidos está cada día más presente en la realidad del país.

A menudo tratan de transmitirnos la idea de que las decisiones adoptadas en el contexto cubano actual siempre son del tipo “me corto la mano izquierda o la derecha”. Pero si nos atuviésemos a esa lógica y asumiésemos solamente ese tipo de preguntas, quedaríamos convencidos de que nada se puede hacer para que la sociedad esté satisfecha.

Parecería que esas formulaciones están destinadas a convencernos también de que nunca ha habido otro tipo de alternativa, y mucho menos errores al decidir asuntos como el de construir más o menos hoteles, o cuándo comenzar la Tarea Ordenamiento, con su concepción, postulados y diseño.

Presentar el problema así es poner el foco en la distribución de bienes escasos, cuando en realidad debería estar en la creación de condiciones para que los entes económicos produzcan cada vez más riquezas.

En definitiva, ese es el verdadero reto de los responsables de la economía de cualquier país. Lo otro no es dirigir la economía, sino dirigir un centro de distribución, que es lo que en muchos casos parece que se ha venido haciendo.

Se ha llegado a un momento tan crítico que es muy difícil transformar la situación sin hacer cambios profundos, de todo tipo: de mentalidad y de formas de manejo, y con riesgos de todo tipo ante la inseguridad sobre los resultados de cualquier medida que se tome. Y el tiempo, para el caso cubano, es muy, pero muy escaso.

Hoy no existe un sistema bancario funcional. Prácticamente está agotado. La confianza está en mínimos, ya que casi ningún banco del sistema puede cumplir sus obligaciones: no puede devolver en divisas los saldos de los clientes que tenían ahorros en CUC; no puede vender divisas suficientes, ni a la población ni a las empresas; con dificultad y tiempo de espera devuelve a la población los ahorros en divisas, etc.

El sistema bancario no tiene suficientes recursos para dar empréstitos en divisas convertibles, y los préstamos en moneda nacional no son convertibles ni suficientes para poder echar a andar, o mantener, cualquier emprendimiento, sea estatal o privado. Y, sin embargo, los bancos no quiebran.

Sin un buen sistema bancario es difícil tener una sólida economía. Su falta de funcionalidad no se debe a políticas propias de los bancos, sino a la crisis financiera del país y a la eterna costumbre del Estado de resolver los acuciantes problemas acudiendo al pasivo de los bancos.

Gran parte de los pagos de la actividad económica, entre diferentes entes, o bien es realizado por métodos arcaicos de intercambio de bienes (el barter); o en efectivo; o a través de pasarelas de pagos externas; o con pagos desde el exterior, utilizándose los sistemas bancarios de otros países para transacciones nacionales.

Actualmente, hay muchas dificultades para la ejecución de las transferencias al exterior ordenadas por las empresas creadas en la Zona de Desarrollo del Mariel, lo que frena la intención de captar los 2 mil millones de dólares al año de inversión extranjera que se necesita para impulsar la economía.

Tampoco se ejecutan con normalidad los pagos a los suministradores del turismo, lo que daña la calidad del sector y atenta contra los planes de tener la ocupación óptima de todos esos hoteles construidos y en construcción.

Nuevamente se tienen dos tipos de cambio USD/CUP, uno de empresas de 24:1 y otro de particulares 120:1, y ninguno de los dos se acerca al que más utiliza la población en el mercado informal, con subidas y bajadas, pero siempre por encima de la tasa que fija el Estado.

Ya se ha transitado por diferentes caminos, por lo que políticamente siempre es complicado echar atrás lo ya experimentado: la doble circulación monetaria en CUP y en USD, la triple en CUP, USD y CUC (con euros incluidos en algunos polos turísticos), la doble en CUP y CUC, la supuestamente unificada en CUP pero con mecanismo paralelo de asignación de CL (liquidez externa), también lo anterior sumándole las tiendas en MLC sin mediar el efectivo. También se ha pasado por controles de cambio por aprobación centralizada de contratos, posteriormente por asignación de CL y por otras formas de aprobación de liquidez. Y, al final, todos los mecanismos han tenido una eficiencia efímera.

Últimamente se ha introducido un elemento trascendental y recomendado por años por los economistas cubanos: considerar las empresas privadas, como sociedades de responsabilidad limitada. Es un aspecto muy innovador, sin importar que puedan ser micro, pequeñas o medianas, o que tengan algunas otras limitaciones.

Sin embargo, su avance está muy constreñido; no por su tamaño, o las limitaciones que puedan tener en su actividad, o la tan deseada importación directa sin intermediarios estatales, sino por dos aspectos fundamentales: 1) lo mencionado sobre la ineficacia del sistema bancario-financiero, que repercute en la incapacidad de hacer pagos al exterior, aunque los empresarios tengan saldos suficientes en MLC en los bancos cubanos; y 2) la incapacidad de convertir a MLC el resultado de sus ventas, de conjunto con la obligación de realizar las ventas al público en CUP.

De hecho, se está constatando lo que, por años, hemos venido diciendo muchos economistas: que los cambios, o reformas económicas, tenían que ser integrales, y no con medidas aisladas; y que, antes de la unificación monetaria, era necesario primero tomar otro conjunto de decisiones, destinadas a dar mayor autonomía a los empresarios estatales, y a liberar más las fuerzas productivas.

Cuando se habla de mayor autonomía, muchos piensan solo en la capacidad de invertir, de emplear o despedir trabajadores, de ampliar o no el objeto social, de distribuir las utilidades, y un largo etcétera. Esas son tareas necesarias para cualquier directivo empresarial. Pero, ¿qué mayor autonomía puede haber en las empresas estatales que saber que los fondos ganados por la empresa nadie te los puede tomar, sea el OSDE, el ministerio del ramo, o el Ministerio de Economía y Planificación, u otras autoridades del máximo nivel de gobierno?

Aunque los recursos sean utilizados para asuntos vitales o imprescindibles para el país, deben estar, en primer lugar, los impuestos y la utilidad del Estado plasmada en sus empresas eficientes.

Ah, ¿es que las empresas estatales no son tan eficientes y por ende de ellas no se pueden extraer muchas utilidades, y es necesario obtener recursos de lo que esté a la mano? Pues esa es precisamente la pregunta a hacerse: ¿cómo convertir a las empresas estatales en organismos eficientes y rentables? ¿Cómo hacer rentables las 400 empresas estatales en pérdidas?

Pensar como país es precisamente eso: pensar en las empresas estatales, en primer lugar, por su peso en la economía del país, y también en las privadas. Porque mientras más empresas eficientes y rentables haya, mejor estará el país en su conjunto, y sus trabajadores en particular (para una adecuada repartición de las utilidades, o del valor agregado bruto). Pensar como país no es paliar la escasez tomando los recursos de otros, por muy necesarios que sean para el bien de todos. Por ese camino, al final, cada vez habrá menos de dónde obtener recursos.

Omar Everleny (Recibió el doctorado de Economía de la Universidad de La Habana y la maestría en Economía y Política Internacional en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), México DF. Sus publicaciones recientes, incluyen, entre otras The Cuban Economy in a New Era: An Agenda for Change toward Durable Development, con Jorge I. Domínguez y Lorena Barberia, Harvard University Press, 2017.)

                                                                                      …………………..

LA FUNCION DE ASESOR DE GOBIERNO REQUIERE UNA FORMACION ESPECIAL: HAY QUE PONERLE CIENCIA.

                                                                     POR RICARDO J. MACHADO

(Dedicado a la memoria del Dr. Alexis Codina Jiménez, recientemente fallecido, que contribuyó a las ideas del texto)

“Se impone reforzar nuestras estructuras y equipos de dirección con los aportes de especialistas y expertos en Ciencias Económicas en particular, y de otras en general. No podemos cansarnos de oir a los que saben, valorar sus propuestas y articularlas con lo que nos proponemos lograr” (M. Díaz Canel. Clausura del segundo período ordinario de sesiones de la IX legislatura, ANPP 22 de diciembre de 2018.)

“El principal obstaculo de la felicidad de los pueblos son los gobiernos moral o intelectualmente incapaces” (proverbio chino)

                                                                                  ……………….

LA UTILIZACIÓN DE ASESORES PARA LA FUNDAMENTACIÓN DE LAS DECISIONES DEL GOBIERNO DEBE SER OBJETO ESPECÍFICO DE UN PROYECTO DE INVESTIGACIÓN.

La intención de la dirección del país de convertir la ciencia en la fundamentación de la toma de las decisiones gubernamentales no es tarea sencilla, probablemente será un proceso prolongado y complejo.

En nuestra opinión este debe ser objeto de un programa de investigación ad hoc para así reducir al máximo los espacios de improvisación, pues no son pocos los factores que lo condicionan.

Probablemente haya personas que harán todo lo posible por hacerlo fracasar o limitarlo porque podría afectar intereses. Si lo logran, aunque sea parcialmente, ocasionarán grandes daños al país. De ahí la necesidad de ayudar en todo lo posible para que esta política de nuestro gobierno tenga éxito.

Este tema cae en el campo de los estudios sobre gobernanza y gobernabilidad (1), terreno en el cual se observa una intensificación de la actividad investigativa a partir de la década de los 90 cuando los científicos comenzaron a cobrar conciencia de que el planeta se encontraba en el corredor de la muerte. Las evidencias de que las consecuencias del cambio climático podrían hacer desaparecer de la tierra a la especie humana fueron contundentes.

La equivocada gestión por los gobiernos de los recursos naturales por la mayoría de los países fue considerada como culpable, y colocada por la ciencia en el banquillo de los acusados. Pero los problemas de los malos gobiernos no solo se restringen a este terreno sino también a la gestión de las expectativas de los ciudadanos. Es decir, los que ellos esperan del trabajo de los funcionarios estatales y los directivos empresariales en cuanto a los diferentes aspectos de la vida social y económica de cada país.

El desprecio y subestimación sistemáticos hacia lo que sienten y piensan los sectores mayoritarios de la población mas temprano que tarde dañará la sostenibilidad de los sistemas sociopolíticos. Esto sucede cuando una parte significativa de la población pone en duda la capacidad de los gobiernos para tomar decisiones legítimas y efectivas.

De manera que el monitoreo de los niveles de confianza y credibilidad de la población en las instituciones que integran los sistemas de gobierno tales como cámaras parlamentarias, los ministerios, tribunales y medios de comunicación es asunto estratégico para la dirección de un país (2).

CARACTERISTICAS DE ALGUNOS DE LOS FACTORES CLAVE DEL ÉXITO PARA LA FUNDAMENTACIÓN CIENTÍFICA DE LAS DECISIONES DEL GOBIERNO.

Son muchos los factores que influyen en este asunto. Algunos son de carácter intangible por lo que el proceso debe ser clasificado como de alta complejidad. El primero y mas importante de ellos es el de la valentía moral tanto de los gobernantes como de los asesores. Pero habida cuenta del creciente y decisivo papel del estamento científico en el seno de los gobiernos de un número significativo de países, y su responsabilidad en la fundamentación de las políticas gubernamentales, el componente ético asume una función determinante en tanto el compromiso con la verdad.

Aquí hemos realizado una selección de solo cuatro, lo que significa que nuestra propuesta tiene un enfoque un tanto reduccionista. Pero no convirtamos un objetivo de un artículo lo que debería ser de un libro. Un texto cuya autenticidad dependería en gran medida si fuera el resultado de una investigación, como apuntamos antes. 

El manejo inadecuado y superficial de estos factores puede conducir a un seudoproceso de utilización de la ciencia en la fundamentación de la actividad gubernamental. Y que por tanto, las decisiones no alcancen sus objetivos.

Los factores son los siguientes:

1-  Tamaño de los grupos y las técnicas y métodos de trabajo (3).

2- los trastornos cognitivos asociados al modelo mental de cada persona, que condiciona sus capacidades para interpretar correctamente la realidad.

3-La selección de los coordinadores de los equipos de trabajo (4).

4-Criterios de selección de los integrantes y sus diferentes perfiles de comportamiento (no solo académicos).

Aquí solo vamos a examinar este último. Quedan para después el análisis de los restantes.

UNA INVESTIGACIÓN CLAVE.

La investigadora británica M. Balbin realizó uno de los estudios mas reconocidos con relación a los diferentes roles que deben cumplirse dentro de los grupos que trabajan en las organizaciones-incluido los gobiernos- para elaborar alternativas de solución a los problemas que se analizan.

El objetivo de este trabajo es glosar el contenido de las tesis de la investigadora inglesa incorporando experiencias personales derivadas de nuestro trabajo como consultor. Como se sabe, esta profesión requiere un intensivo trabajo de conducción de grupos.

Nuestra experiencia de años nos ha permitido comprobar en la práctica muchas de sus observaciones. Esta esfera de actividad se caracteriza por su abundancia de detalles aparentemente insignificantes pero cuya influencia en los resultados esperados no debe subestimarse.

Así, podría afirmarse que aunque pudiéramos disponer de una buena estrategia en cuanto a esta temática se refiere, ella por si misma no garantiza el éxito.

Este depende decisivamente de las competencias de las personas involucradas en el control de los microprocesos que se producen en el seno de los pequeños grupos de trabajo. Aquí pretendemos identificar algunos factores que si no se gestionan adecuadamente pueden dañar la calidad de las propuestas de los equipos asesores, sin dejar de reconocer los riesgos de intentar absolutizar las ideas de esta experta.

CARACTERISTICAS PERSONALES DE LOS MIEMBROS DE LOS EQUIPOS QUE GARANTIZAN LOS RESULTADOS ESPERADOS.

Lo primero que debemos reconocer es que la efectividad del trabajo de los equipos asesores, sean de gobierno o de otras organizaciones, depende de que sean integrados por personas con rasgos de personalidad diferentes para que puedan cumplir las distintas funciones que conducen a la efectividad de esta tarea. En principio se debe lograr que el equipo desde este punto de vista muestre cierto equilibrio, y sean compensados los puntos fuertes con los débiles de unos y otros de los miembros. Es preciso adecuar el talento de cada persona a la función que debe cumplir. Esta tarea    debe estar sujeta a técnicas fundamentadas en ciencias como la Psicologia y la Sociología.

La importancia de los resultados de la investigadora británica radica en que han permitido identificar al menos 8 tipos de personas útiles para alcanzar los objetivos de esta misión. Son los siguientes:

1-REALIZADOR. Tiene la capacidad de convertir los conceptos estratégicos en planes de acción. Muestra una personalidad estable y controlada. Se reconoce como un organizador práctico. Se caracteriza por su fuerza de carácter y su aptitud para aplicar enfoques disciplinados a la mayoría de las cosas. Es capaz de recibir instrucciones generales y convertirlas en tareas concretas delicadas y manejables.

Sin la presencia de una persona como esta es difícil que el equipo obtenga resultados. De ahí la necesidad de que estos grupos no estén formados solo con investigadores, sino también con aquellos que tengan experiencia de administración y manejo de organizaciones complejas, como altos funcionarios de gobierno o directivos de grandes empresas.

2-COORDINADOR. Tiene condiciones de líder, se caracteriza por ser calmado y estable. Puede no ser un líder jerárquico pero sí asumir un función de líder en caso necesario. Funciona como coordinador de cosas y personas, para encausar los esfuerzos del equipo en pos de sus fines. Es inteligente sin ser brillante, reconoce las buenas ideas aunque no sean suyas. Es disciplinado, con autoridad natural, tiene capacidad para integrar ideas, y es tolerante y flexible con opiniones que lo contradigan.

Es la persona ideal para ser designado como representante ante los decisores. Puede ser dominante sin ser tiránico. Es capaz de reconocer los puntos fuertes de otros y promover el trabajo conjunto con eficacia y obtener el equilibrio deseado entre las diferentes funciones. Debe ser alguien con elevadas competencias como comunicador, y capacidad para el contacto personal, lo cual debe utilizar para una eficaz gestión de los conflictos que surjan dentro del equipo.

3.MODERADOR-IMPULSOR. Es una persona estratégica que mantiene la mente concentrada en la tarea y comprueba que los demás se mantengan dentro de los límites. Puede ser excitador extravertido y dinámico, también sociable y emotivo lleno de energía impaciente e inquieto. Se estimula con facilidad y acepta desafíos. Su función principal en el equipo es concentrar esfuerzos utilizando su energía de manera directa y positiva mas que el coordinador. Establece pautas en las discusiones y posee habilidades para unir ideas e integrarlas a los objetivos. Es la persona de equipo que hace que las cosas marchen y no se desborden aunque lo haga a su manera.

4. CREADOR-INTRODUCTOR. Es la persona de las ideas, la que encuentra nuevos puntos de vista y enfoques mas adecuados a los problemas. Tiene habilidades para distinguir y entender la diferencia entre la identificación del problema y su adecuada formulación. Habilidad que deben tener todos los miembros del equipo pero él esta especializado en las técnicas de solución de problemas. Puede ser brillante, introvertido y tender a ser dominante. Es fuente de ideas originales, de sugerencias y propuestas que tengan un efecto estimulador sobre el equipo.  Es emprendedor y carece de inhibiciones.

El riesgo de este personaje es que puede dedicar demasiada energía competitiva a ideas por las cuales se apasiona, sin tomar en cuenta las necesidades del equipo. Puede ser despistado y con poca aptitud para valorar la importancia de los detalles en la práctica. Puede mostrar dificultades para aceptar las críticas; y ofenderse si sus ideas no son aceptadas y negarse a seguir participando. Pero a pesar de sus defectos, son muy valiosos por su capacidad para proporcionar chispas que enciendan las llamas del debate. Funcionan como bujías emprendedoras.

5.INVESTIGADOR DE RECURSOS. Es la persona hacelotodo y que por las funciones ejercidas con anterioridad, tiene contactos y amplio capital relacional que pone al servicio de las necesidades del equipo. Suele ser el más agradable de equipo. Muestra gran capacidad para relacionarse con la gente y explorar lo nuevo.

Mediante sus relaciones fuera del grupo obtiene información y viabiliza canales de mucha utilidad para el equipo. Visualiza y explora nuevas ideas desde el mundo exterior y regresa al grupo con lo que ha descubierto. No es persona de ideas pero es un buen comunicador. Sus funciones son de recolector y adaptador. Da respuestas positvas y muestra entusiasmo ante las nuevas ideas. Suele perder el interés después de la fascinación inicial. Su actitud puede ser similar al llamado “efecto Alkaselzer”: después de una rápida ebullición se desvanece. Es decir, sus estallidos de energía tienen poca duración. Su defecto es no continuar con las tareas ya iniciadas. Su papel principal es proteger al equipo del estancamiento y de la “paralisis por análisis”. Pero es capaz de promover hacia el interior del grupo una visión del mundo exterior, lo que sin duda eleva la eficacia del trabajo y mejora la comprensión de los objetivos de las tareas.

6.EVALUADOR.

Es el que establece cómo deben ser las actividades, controlarlas y evaluarlas. Tiende a ser sobrio, no emotivo y prudente Sus principales cualidades son: buen juicio, discreción y pragmatismo. Es poco probable que produzca una idea original, pero es capaz de evitar que el equipo asuma actitudes imprudentes o acciones que dañen su credibilidad. Es mas crítico que creador. No hace críticas por hacerlas sino que tiene habilidad para detectar defectos. Una de sus habilidades mas importantes es la de asimilar relaciones con otras personas de manera constructiva y evaluar gran cantidad de material complejo. Es muy objetivo en valorar opiniones y criterios de otros. No tiene mucho tacto y puede dar criterios fuera del momento adecuado, lo que puede disminuir su popularidad en el equipo.

7. COMUNICADOR.

Es alguien que promueve el desarrollo continuo del trabajo sin preocuparse por obtener el control. Es el mas sensible del equipo y tiene mayor capacidad de percepción de las tendencias emocionales ocultas dentro del equipo, reaccionando positivamente antes ellas. Se interesa por la vida personal y las preocupaciones de sus miembros. Es extrovertido, estable y no dominante. Suele ser un comunicador activo pero reservado, popular y tímido. Es leal al equipo como unidad y busca la armonía.

Promueve el trabajo duro e intenta estimularlo en los demás. Evita las confrontaciones personales y puede abandonar el equipo por esta razón. Cuando el equipo atraviesa una etapa de tensión, su simpatía, lealtad y apoyo pueden ser inestables, consecuencia de su aversión ante la confrontación. De ahí que pueda dar la impresión de ser indeciso o inestable. Pero esta actitud puede operar como una fuerza permanente que evita la división del equipo. Su ausencia en las sesiones de trabajo puede disminuir la cohesión del equipo.

8. REMATADOR –PERFECCIONADOR.

Es una persona preparada para impulsar hasta el final los proyectos, especialmente preocupado por los detalles responsabilizándose por ellos. Su comportamiento se caracteriza por ser esmerado, consciente e inquieto. Se concentra en el seguimiento del proceso con tendencia al perfeccionismo. A veces se excede en la atención a los detalles. Comprueba una y otra vez los resultados del trabajo, tiene a desestimar las presiones de otros y resiste el pragmatismo de aquellos que intentan concluir el trabajo a toda costa.

Detesta la improvisación y las conductas precipitadas. Se preocupa por los incumplimientos de fechas, el engaño y las promesas infundadas. Su mayor preocupación es el orden que en su opinión es mas importante que el pragmatismo. Muestra una actitud compulsiva por “hacerlo todo bien” lo que puede generar conflictos con los demás. Cuando es una persona que respeta los límites, su función puede ser decisiva y esencial, pues la continuidad y el énfasis en el seguimiento del trabajo es una ventaja importante para el equipo.

CONCLUSIONES.

Esta investigación no agota toda la complejidad de los fenómenos que se producen en el seno del trabajo de grupos. Seria una ingenuidad sugerir como una recomendación aplicar a pie juntillas estos criterios de selección de miembros, en los equipos de asesores en las condiciones de nuestro país. Se trata de un instrumento demasiado refinado, que por otra parte desconoce otros factores que influyen en el trabajo de grupo y que los consultores de experiencia conocen muy bien, como por ejemplo las inteligencias rápidas y las lentas, y su manejo dentro del proceso de solución de problemas dentro de las organizaciones.

A pesar de estas limitaciones no debemos restarle importancia a los estudios de la investigadora británica. Serian de extrema utilidad si los miembros de los equipos de asesores de gobierno los conocieran y fueran sensibles a las enseñanzas que se derivan de sus propuestas. Les serviría para elevar su perspicacia para reconocer las tendencias de comportamiento de los miembros de los equipos a los que pertenecen, e identificar con mayor precisión las conductas personales de cada uno.

Una importancia especial reviste el problema de la selección y preparación de los facilitadores del trabajo de equipo, que es asunto decisivo.

Sin embargo, el autor se atreve a proponer que se analice la posibilidad de crear un pequeño equipo de investigadores experimentados, compuesto por sicólogos y sociólogos que conozcan el tema y que tenga por objetivo realizar una transferencia de tecnología orientada a una reducción racional de su complejidad para crear instrumentos que sean compatibles con el tejido social de la realidad cubana. Las investigaciones de Balbin concluyeron en un cuestionario que permite evaluar los perfiles de los miembros de los respectivos equipos. Este cuestionario podria ser objeto de una validación   para ajustarlo a nuestras condiciones.

Notas:

1)D´ramo Daniel. Gobernabilidad, Gobernanza…en definitiva el Estado. Rev. Administración Pública y Sociedad. Junio 2017. El texto explica la actualidad del concepto de gobernabilidad como resultado de la crisis sistémica del capitalismo de bienestar en el contexto generalizado de la falta de capacidad y estabilidad de los gobiernos para tomar decisiones objetivas y efectivas. Según el autor, la respuesta a la crisis de gobernabilidad se centra en la capacidad del Estado para establecer una red de relaciones horizontales y de interdependencia con otros actores institucinales, tanto estatales como no.

2) Jiménez Ghetón R. y Rodríguez Glez Y. Gobernabilidad y connivencia democrática en Cuba. Rev. TEMAS # 78 abril-junio 2014. Los autores muestran los resultados de un estudio que revela los niveles de confianza de la población cubana sobre diferentes instituciones: el parlamento, tribunales y los medios de comunicación entre otros. 

3) Muchielli R. Preparación y dirección eficaz de las reuniones de grupo. Edit Iberoeuropea de ediciones S.A. Madrid 1984. El texto aporta valiosa información acerca de las dificultades de las personas que dirigen reuniones sin una adecuada formación. Expone las diferencias del manejo de los grupos según su tamaño, su grado de madurez y el papel de los animadores. Incluye algunas técnicas de procesamiento de información y la utilización de los resultados. Muchas grandes compañías contratan personal especializado para dirigir las reuniones trabajo y utilizar el tiempo con mayor eficiencia y calidad.  

4) Maier F.N. La toma de decisiones en grupo. Edit. Trillas México 1983.Este libro es considerado entre los especialistas como esencial en el campo de la toma de decisiones. Entre sus tesis principales está la de que la conducción de reuniones debe ser considerada como una ciencia. Esta exige tanto el conocimiento de principios sólidos como de habilidades prácticas. El autor analiza el comportamiento humano ante situaciones problémicas. Parte de la importancia de la identificación y solución del problema. Siguiéndole la clasificación de los tipos de discusiones, la obtención de decisiones de calidad y la relación entre estas y las habilidades del conductor.

5)En el ya amplísimo terreno u objeto de estudio relativo a las bases científicas de la actividad estatal se reconocen textos clásicos de obligatoria lectura. Solo mencionaremos tres de los más importantes. Debemos comenzar por el clásico entre los clásicos: La República de Platón. Los expertos sobre el tema en años recientes están recomendando una revisión del texto platónico. En él podemos encontrar muchísimos pasajes de una sorprendente actualidad.

Otro texto también considerado esencial es el conocido texto de Max Weber El político y el científico (Edit. Alianza Editorial Madrid 1969) Una de cuyas ideas mas importantes es la de que las personas que aspiren a gobernar un país deben ser objeto de un proceso de planeación de su formación. Nada de dejarlo al azar.

Por último incluimos aquí un clásico contemporáneo: Ciencia y gobierno del sociólogo y novelista británico Charles P. Snow (Edit. Seix Barral S.A. Barcelona 1963) Snow describe la experiencia utilizada por W. Churchill al utilizar como asesores un grupo de destacados científicos, principalmente en la forma de conducir la guerra contra Hitler. Publicado en 1960, aún se vende en Amazon.

                                                                            ……………

                                                HABANA INSIDER: ARTE|CULTURA|IDEAS                                             

ES UN BOLETIN ELECTRONICO QUE OFRECE DE MANERA GRATUITA, UNA SELECCION DE CONTENIDOS PUBLICADOS EN LA PRENSA DIGITAL CUBANA E INTERNACIONAL. SOMOS UN PROYECTO NO LUCRATIVO CREADO EN BARRIO OBRERO, S.M. PADRON, LA HABANA, CUBA POR PROFESIONALES DEL ARTE Y LA COMUNICACIÓN POR “LA NECESIDAD DE INFORMACIÓN QUE SOBRE EL DESARROLLO DEL PENSAMIENTO POLÍTICO Y SOCIAL DEL TIEMPO PRESENTE TIENE HOY LA CUBA REVOLUCIONARIA”.

PARA SUSCRIBIRTE, OPINAR; CONTRIBUIR, ESCRIBE A: MENAABELARDO@GMAIL.COM

HI 12 NOVIEMBRE 2022: LA INNOVACIÓN DEBE SER TAN NATURAL COMO RESPIRAR.

insider

 

     

                       HABANA INSIDER:     12 NOVIEMBRE 2022/ LA HABANA, CUBA/ EDICION 1505 ISSN en proceso

                            EDITOR: ABELARDO G. MENA CHICURI  CONTACTO: MENAABELARDO@GMAIL.COM

         POR UNA NACIÓN SOBERANA E INDEPENDIENTE, SOCIALISTA Y DEMOCRÁTICA, PRÓSPERA Y SOSTENIBLE.

                                                                               ………………

JORGE GÓMEZ BARATA: LAS GUERRAS SON EVITABLES, LA PAZ ES NECESARIA.

SILVIO CALVES HERNÁNDEZ:  LA INNOVACIÓN DEBE SER TAN NATURAL COMO RESPIRAR.

FÉLIX SAUTIÉ MEDEROS: PARA RECUPERAR LA “ESPERANZA PERDIDA”: ENFRENTAR LA CORRUPCIÓN CON MEDIDAS REALMENTE EFECTIVAS.

THALÍA FUENTES PUEBLA: TRÁMITES EN CUBA (I): LA ODISEA BUROCRÁTICA Y LAS CADENAS DE LA CORRUPCIÓN.

NUEVO LIBRO DE EDICIONES TEMAS: “PENSANDO LAS TEMPORALIDADES EN CUBA”

DIXIE EDITH: COOPERATIVAS, LUCES Y SOMBRAS EN EL ACTUAL ESCENARIO ECONÓMICO.

REVISTA TEMAS, NÚMERO 110 -111: AFRODESCENDENCIAS

JUAN FARRELL VILLA: CONTRA PRECIOS Y CASTA.

AILÉN CASTILLA PADRÓN: URGENCIAS DE LA ASISTENCIA MÉDICA.

BORIS LUIS ALONSO PÉREZ: A LA CARRERA ENTRE LA UNIVERSIDAD Y LA “PINCHA”.

                                                                           ……………….

LAS OPINIONES EXPRESADAS EN ESTE BOLETÍN SON RESPONSABILIDAD EXCLUSIVA DE LOS AUTORES. EN EL MISMO SE PUBLICARÁN MATERIALES DE DIFERENTES CORRIENTES DE PENSAMIENTO, EN ARAS DE CONTRIBUIR AL DEBATE REVOLUCIONARIO Y EN FUNCIÓN DE LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO, CONCIENCIA Y EXPRESIÓN.

                                                                          ………………….

                                                      LAS GUERRAS SON EVITABLES, LA PAZ ES NECESARIA.

                                                      POR JORGE GÓMEZ BARATA, 11/11/2022, POR ESTO

Aunque son constantes en el desarrollo social y están presentes en todas las épocas y culturas, las guerras son anomalías civilizatorias cuyo origen obedece a defectos en las estructuras y las relaciones sociales. En última instancia ninguna de ellas ha respondido a necesidades históricas, ninguna ha sido inevitable y, en todos los casos, existía una solución mejor.

Finalmente, todas las guerras son producto de elementos subjetivos: políticas y evaluaciones erróneas, estados de ánimo exaltados, perversión política, codicia, sed de poder, ambiciones de conquista, oportunismo, incluso trastornos de salud de los líderes y caudillos que las provocan, por ejemplo, megalomanía que en guerristas como Hitler fue patológica.

Esa conceptualización, válida para el examen de grandes épocas históricas, y a escala de toda la sociedad, no suprime el hecho de que existen circunstancias en que ciertas comunidades son empujadas a tomar las armas y a combatir. La anomalía no reside en ellas sino en las fuerzas y los factores que crean situaciones en las cuales no existe otra salida.

No sería racional criticar a los defensores de Numancia, a los luchadores por la independencia, ni a los combatientes antifascistas. Lo importante es subrayar que las guerras desatadas por los romanos, los colonialistas y los fascistas eran evitables.

La guerra que hoy se libra en Europa, coincidente con la peor pandemia padecida por la humanidad desde la edad media, es expresión de una situación mundial caótica en la cual confluyen el desequilibrio geopolítico provocado por el colapso del socialismo real y de la Unión Soviética que implicó a unos 50 países en los cuales se realizaron profundos reajustes políticos estructurales y que puso fin al esquema bipolar al cual la humanidad se había adaptado.

Ese fenómeno, coincidió con un auge extraordinario del terrorismo internacional que dio lugar a que se mencionara incluso un “choque de civilizaciones”. El terrorismo transfronterizo realizado por “actores no estatales” tuvo su máxima expresión en los atentados del 11/S en Nueva York, suceso que generó una guerra particular y un auge sin precedentes de la violencia a cargo de Estados Unidos y la OTAN, caracterizado por grandes confrontaciones bélicas en Irak, Siria y Afganistán, agravadas con el surgimiento del Estado Islámico.

Del momento político excepcional forman parte el diferendo nuclear de Estados Unidos y el Consejo de Seguridad con Irán, así como las llamadas “revoluciones de color” que acentuaron la inestabilidad y generaron violencia y evidentes retrocesos políticos y el tsunami político que significó el breve, pero devastador reinado de Donald Trump.

La guerra en Ucrania es parte de esa coyuntura y expresión del desconcierto político general que marca a esta época. Ese conflicto ha sido posible por la diversidad de actores y porque todos se han equivocado.

Se equivocó Ucrania que no supo administrar las situaciones creadas en Donbass y no aprovechó los acuerdos de Minsk para resolver litigios históricos de matriz nacional que nunca se han solucionado por medios violentos, de lo cual da fe su propia historia. Erró la OTAN al considerar que podía expandirse impunemente hacia las fronteras de Rusia sin atender los legítimos reclamos de seguridad de la superpotencia militar eslava que no solo eran atendibles, sino beneficiosos para la seguridad colectiva de toda Europa.

Se equivocaron los Estados Unidos que, como núcleo de la OTAN, en lugar de promover racionalidad, echaron leña al fuego y, como principal potencia mundial, a cuya iniciativa se debe la ONU, en cuyo territorio se redactó la Carta que la preside y cuya aprobación fue proclamada por uno de sus presidentes, no fue consecuente con sus responsabilidades por la preservación de la paz mundial.

Por justificadas que sean algunas de sus demandas, Rusia falló al escoger la peor opción y desatar una “guerra preventiva”, antes de utilizar los enormes y eficaces recursos políticos y militares que posee para procurar que sus reclamos fueran escuchados. El país que pago el más alto precio frente a la aventura nazi, que siendo el núcleo de la Unión Soviética apostó por la coexistencia pacífica y la paz mundial y resolvió sin violencia la crisis derivada de la disolución de la URSS, no debió ceder a la tentación de usar su abrumadora fuerza militar cuando disponía de otras alternativas.

A los equívocos del momento se suman el desmesurado entramado de sanciones que, aunque afectan a Rusia, dañan decisivamente a la población europea, creando tensiones nacionales y más allá de sus objetivos específicos, generan daños colaterales que impactan negativamente, entre otros a los mercados mundiales de la energía, los alimentos y los fertilizantes y convierten a la economía mundial en rehén de una guerra en la cual todos los actores pierden más de lo que ganan.

La acosadora rusofobia, injustificadamente convierte a los rusos en enemigos de occidente, perjudica a artistas, académicos, deportistas, científicos, periodistas y funcionarios, muchos de ellos opuestos a la guerra, mientras la censura y la exclusión que no diferencia a Fiódor Dostoievski de los turistas o estudiantes rusos, desmiente la tolerancia y pluralidad que son banderas de la democracia occidental y

esencia de sus valores.

La buena noticia es que, si bien todas las guerras son evitables, todas terminan, en la mayoría de los casos mediante negociaciones y acuerdos de las partes. Es lo que se necesita en Ucrania con urgencia. La ONU, el papa y estadistas como Xi Jinping, Recep Tayyip Erdogan, Emmanuel Macron, Angla Merkel, Henry Kissinger y otros, incluidos latinoamericanos como López Obrador, presidente de México y Lula de Brasil, pudieran interponer sus buenos oficios para lograr, primero un cese al fuego y luego la paz.

En la búsqueda de la paz en Ucrania, para poner fin a una guerra de nefastas consecuencias globales, es imprescindible la buena voluntad y la determinación de Vladimir Putin, Joe Biden y Volodímir Zelenski, de

quienes depende hoy la seguridad y estabilidad mundial. En cualquier caso, es más fácil y de mayor mérito lograr la paz que hacer la guerra. Allá nos vemos.

                                                                                       …………….

                                         SEMLAC: BIBLIOTECA VIRTUAL DE GÉNERO CUBA

La Biblioteca Virtual de Género Cuba es un producto informativo del Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe. Surge como un repositorio bibliográfico cuyo objetivo es dar a conocer las publicaciones cubanas que abordan los temas de género, a partir de la mirada de especialistas de diferentes sectores.

SEMlac propone este Directorio de género en Cuba como un instrumento para socializar información valiosa de referencia, consulta y conocimiento sobre cubanas y cubanos que, desde la academia, la docencia, el trabajo comunitario, la investigación y otras esferas trabajan diversos temas y problemáticas desde una perspectiva de género.

Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe. SEMlac

Calle I entre 25 y 23. Edificio No. 502 Apartamento 35

Vedado, La Habana. Cuba

Teléfono 7 832-8458    semlaccu@enet.cu

www.redsemlac-cuba.net

                                                                                     ………………

                           LA INNOVACIÓN DEBE SER TAN NATURAL COMO RESPIRAR EN UN SER HUMANO

                                                              POR DR. SILVIO CALVES HERNÁNDEZ

La innovación, la calidad, la alta productividad, la reducción sistemática de los costos, la alta competitividad deben ser comportamiento natural en cualquier empresa u organización productiva. Esto debe ser tan natural como el respirar en los seres humanos.

Cuando hay que exhortar tanto a que esto se haga y cuando los principales representantes del Gobierno y autoridades tienen que visitar y plantear a los productores la necesidad de hacerlo y lograr su aplicación, es un reflejo de que el sistema de dirección económica en que están insertadas esas unidades productoras no funciona.

No es un problema del socialismo, pues se ha demostrado por China y Vietnam que estos resultados de aplicación de la ciencia e innovación y de que el crecimiento de la productividad y eficiencia y la justicia social se pueden alcanzar de forma natural en el socialismo.

Qué nos puede estar impidiendo que estos resultados se logren sin necesidad de acudir a las exhortaciones y reclamos sistemáticos y convertir el modo de actuación de las unidades productoras en uno que de forma natural sea eficaz y eficiente? Es verdad que se han ido tomado bastantes medidas para destrabar los nudos que impiden el desarrollo de las fuerzas productivas, pero no han sido suficientes al ver el impacto limitado que han causado.

Sin pretender tener la única verdad creo que hay cuestiones en que hay que profundizar pues nuestro tiempo no es ilimitado para hacerlo y tampoco tenemos el derecho de sabiendo lo que hay que hacer no ejecutarlo.

Consideramos que las estructuras monopólicas en que se erigieron nuestras empresas en el siglo XX han dejado de ser eficientes y efectivas en este contexto de las actuales décadas del siglo XXI. No existe el CAME para cuyos países producían muchas de esas empresas cuyo mercado era muy superior al nacional, y se dimensionaron sus estructuras buscando una economía de escala. Ahora ese mercado hay que ganárselo en el resto del mundo y también el de los antiguos socios.

Recuerdo que estuve en Alemania al poco tiempo de haberse derrumbado el muro de Berlín y vi como capitalistas se aproximaban a las industrias de la antigua RDA para apropiarse de ellas lo que no fue fácil pues no querían hacerlo en esas mega industrias y solo les interesaban las de tamaño y estructuras menores o en todo caso en partes de esas mega industrias. Buscaban agilidad, flexibilidad y eficiencia no tamaño, menores riesgos.

Otro elemento a nuestro juicio limitante para desarrollar la innovación, el aprendizaje continuo, la calidad y competitividad es precisamente que con esos monopolios no hay competencia; el ciudadano cubano  y clientes en general no tienen  alternativas de selección a sus producciones y lo peor un es que las direcciones de esas empresas no se acostumbraron a competir por el mercado pues tenían un mercado cautivo y los clientes debían estar satisfechos o no con los que ellos ofrecían.

Muchos directivos de empresa seguramente piensan de forma inconfesable que para que innovar u arriesgarme si la gente se tienen que satisfacer con lo que entrego. Hay que generar competencia entre productores para lograr innovación, aplicación de la ciencia, calidad y productividad.

La forma actual de asignar el mercado estatal es muy costosa para el propio estado pues las empresas no deben competir en productividad, costos y calidad y hay que invertir ese dinero sin las respuestas eficientes y eficaces del productor. Todos los estados adquieren bienes para sus necesidades y obligaciones pero lo hacen licitando y asignándolos a los mejores.

Otro factor desestimulante ha sido la mentalidad rentista que se impuesto en el Estado. Durante años ha sido el modo de operación que ha dejado sin liquides ni para los gastos de operación a muchas empresas y organizaciones estatales que generaban importantes ingresos.

La imposibilidad de reproducir y ampliar las fuerzas productivas mediante la presencia de esa mentalidad rentista impidió pagar deudas y consumos necesarios para continuar la actividad teniendo un mercado posible, Ya no tenemos un millón o más de toneladas a flote en nuestros buques, ni suficientes aviones pues gran parte de lo que generaban se dirigía centralmente a otros objetivos. No juzgo el fin de esa asignación de recursos, solo me pregunto si se pensó en algún momento en que nos podíamos quedar sin esa fuente de ingresos actuando de esa forma.

Un último aspecto es que hay que desterrar de los productores la mentalidad de que si el vecino de en frente flexibiliza el bloqueo voy a tener los problemas resueltos. Ese vecino lo que nos debe estimular a desarrollar más innovación, aplicación de la ciencia, más competitividad. No va a ser el que nos resuelva los problemas, si no somos nosotros mismos nadie lo hará.

                                                                                 ………………..

PARA RECUPERAR LA “ESPERANZA PERDIDA”: ENFRENTARSE A LA CORRUPCIÓN CON MEDIDAS REALMENTE EFECTIVAS….

                                                                       POR FÉLIX SAUTIÉ MEDEROS

https://felixsautie.com/articulos.php?para-recuperar-la-esperanza-perdida-hay-que-enfrentarse-a-la-corrupcion-con-medidas-realmente-efectivas

Lo primero en cuanto a la Corrupción, es aceptar su existencia y crecimiento dejando a un lado los llamamientos para en cambio, adoptar medidas realmente efectivas que se puedan comprobar en la práctica concreta. Escribo con mucha tristeza y amargura hoy, sobre algo que está copando el país de manera galopante y sin que nadie lo haya podido parar por el momento: LA CORRUPCIÓN; que hace perder la esperanza, aunque algunos puedan negar que se pierda.

Ante todo, considero que es necesario definir lo que realmente es corrupción de lo que puede ser el intercambio en la base y por los más desposeídos de lo que a algunos puede sobrarle mientras que otros le hace falta.  Como pudieran ser los cigarros que dan por la libreta como ejemplo básico, así como el azúcar o el arroz que algunos no comen y prefieren cambiarlos por otros que si le son necesarios.

La corrupción es lo que constituye un negocio ilegal a expensas del Estado y/o de la población necesitada, así como las gabelas que algunos exigen para cumplir con los servicios que les corresponden prestar por cuenta del Estado. Considero que hay más figuras específicas, pero con “éstas”, pienso que basta para lo que quiero identificar. A buenos entendedores, pocas palabras.

Su enfrentamiento en mi consideración, debe partir ante todo de la aceptación de su existencia y crecimiento permanente. En mi opinión ante todo se deben dejar a un lado los llamamientos cada día más inútiles, así como adentrarse en el mundo de los secretismos y de los triunfalismos defensivos de un problema que está afectando la Seguridad nacional.

En definitiva, también considero que estamos ante un asunto muy complejo en el que es necesario abordarlo con mucho cuidado, justicia y profundidad; pero que es imprescindible afrontarlo sin falta y con la mayor urgencia posible.

Constituye, un problema muy grave que se comenta a voces y que con un sentido burocrático y conservador algunos se niegan a aceptarlo para no “darles argumentos a los enemigos” que quizás lo conozcan mejor que nosotros y que por lo general lo están induciendo con su Bloqueo criminal y genocida.

En mi opinión, además, estamos ante un problema que afecta seriamente a las “esperanzas” necesarias, más bien imprescindibles para seguir adelante.

Considero muy personalmente que ha sido muy importante que el Consejo de Ministros debatiera este tema y que se haya adoptado un plan contra la inflación, la especulación y el delito. Eso es muy importante y lo apoyo; pero considero que lo más importante sería también, un plan de eliminación de las trabas que existen efectivamente para el desarrollo de la economía, así como eliminar el conservadurismo de algunos y la falta de la audacia responsable de otros.

En este sentido, estoy de acuerdo con lo que ha planteado al respecto el destacado economista cubano   Omar Everleny: “La única medida efectiva, y el tiempo lo demostrará, es destrabar los nudos que siguen afectando a la agricultura y a la industria cubanas para que así aumente la producción de bienes que tanto necesita la población.

Por mi parte, quiero coincidir también con lo que el destacado economista cubano Julio Carranza ha planteado y cito textual en el sentido de que: “Por algún lado expresé que acaso viene la vieja frase marxista sobre el peligro de que con el agua sucia se bote también a la criatura, el agua sucia fuera, la criatura dentro!!  No hay ya tiempo para bandazos, estamos en un mar turbulento y hay que navegar con mucha certeza a riesgo de naufragar”

En concreto pienso, que en la Economía es necesario que se adopten consensos básicos y que se debatan las propuestas que algunos han planteado sobre la base del análisis científico de los problemas que tenemos que afrontar al respecto. Este Plan de medidas aprobado, es imprescindible que no se convierta en un plan más de medidas que no se cumplan y que queden en el olvido.

Me quedan otras cosas que decir y otros criterios que citar y estar de acuerdo, pero por el momento no quiero hacer muy extenso mi artículo al respecto. Quizás más adelante continúe con el tema en cuestión.

Así lo pienso y así lo expreso, con mis respetos por la opinión diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

                                                                                          ………………..

                        TRÁMITES EN CUBA (I): LA ODISEA BUROCRÁTICA Y LAS CADENAS DE LA CORRUPCIÓN

                                            POR THALÍA FUENTES PUEBLA, 8 NOVIEMBRE 2022

http://www.cubadebate.cu/especiales/2022/11/08/tramites-en-cuba-i-la-odisea-burocratica-y-las-cadenas-de-la-corrupcion/

La Cuba del 2022 no está muy alejada a la de 1966, cuando Tomás Gutiérrez Alea dirigió el filme La muerte de un burócrata, una sátira sobre la absurda gestión que se ve obligada a hacer una viuda para cobrar la pensión de su esposo fallecido. Hacer un trámite equivale a una amplia dosis de sinsabores, sabidos incluso antes de iniciar la gestión.

Detrás hay colas, pérdida de tiempo y corruptelas a cambio de agilidades. Por ejemplo, obtener un certificado de nacimiento puede demorar de dos hasta 15 días hábiles. Aquellos que carecen de tiempo y encuentran las vías, pagan considerables sumas para “resolver la situación”. Esto es un primer acercamiento a un tema que tiene muchísima tela por donde cortar.

Neris* estaba casada con un muchacho que se fue para España a estudiar una maestría y no regresó al país. Al tiempo decidieron divorciarse y cuando se informó sobre el tema le dijeron que la vía que tenía para hacerlo era mediante un divorcio por rebeldía en los bufetes colectivos.

Fue al de Plaza de la Revolución, la atendió una abogada y le explicó el procedimiento a seguir. “Lo primero que me dijo fue que se iba a demorar porque había atrasos en el tribunal. Me recomendó que él hiciera un poder para que mi mamá firmara el divorcio. Legalizaron el documento en el Minrex y cuando estaba de regreso la abogada refirió que no le servía, pero que lo podía utilizar ante un notario y tramitar por esa vía el divorcio. Me hicieron meses esperar y perder el tiempo cuando lo podía resolver desde un primer momento por la notaría. Es agotador que te manden de un lugar a otro y que todo se demore tanto”.

La semana pasada Neris pudo solicitar finalmente el divorcio por la notaría con el poder que su esposo hizo para que firmara otra persona. Espera desde los primeros días de julio que inició el trámite y el 9 de noviembre se supone que le entregan la inscripción de divorcio. “A los 15 días puedo solicitar la certificación por el registro civil. Todo es burocracia y peloteo”.

Por su parte, Ileana, vecina del Cerro, denuncia que en la oficina del Carnet de Identidad, hay colas enormes y los turnos se venden por los coleros en 400 pesos. Personas duermen desde el día anterior para lograr realizar cualquier trámite. “Fui a hacer el traslado provisional de mi mamá para la casa de mi hermana. La cola se desordenó. Aparentemente hacíamos el cinco de la segunda vuelta y pasamos a un veintipico porque empezaron a llegar más personas. Uno le marca a otro y ahí está el negocio porque te das cuenta que no son conocidos, sino coleros que se dedican a eso”.

En siete meses, desde octubre de 2021 hasta abril de este año, cerca de 115 000 cubanos entraron a territorio estadounidense de forma irregular por la frontera mexicana, tres veces más que durante el pasado año fiscal (entre el 1 de octubre de 2020 y el 30 de septiembre de 2021, cuando 38 500 cubanos llegaron a EE.UU. por la misma vía), cita el artículo “Panorámica histórica de la migración cubana y el delito de tráfico de personas” publicado en Cubadebate por el Dr. Arnel Medina Cuenca.

Esta situación trae consigo un aumento en los trámites: venta de inmuebles, certificaciones de nacimiento, poderes notariales, pasaportes, solicitud de visas de tránsito, ect. A ello se suma la paralización por largos periodos de la atención presencial de la mayoría de los servicios que presta la administración pública a causa de la covid-19.

Para indagar en el tema, Cubadebate se acercó hasta la Oficina del Registro Civil del municipio Plaza de la Revolución. 12:15 pm y más de 60 personas esparcidas en toda la cuadra esperan su turno.

“El primero está aquí desde que terminó anoche el noticiero. Llegué a las 6 de la mañana y soy el 12 en la cola. Para recoger los documentos, si no estás entre los 20 números viniste por gusto”, comenta uno de los jóvenes que aguardan su turno, con la satisfacción de que, a pesar de la espera, después de tres días logrará tener en sus manos la inscripción de nacimiento.

“La gente madruga. Esta situación ha empeorado, antes no era así”, dice otra ciudadana de unos 35 años de edad. “Comienzan a pasar a partir de la 1 de la tarde, de 20 en 20, pero son muy lentos. Ayer vine y tuve que dejar la cola a medias porque tenía que recoger a la niña en el círculo infantil. A las 3:30 no habían entrado ni un tercio del primer grupo”.

La mayoría de los que esperaban hicieron la solicitud online, pero, “te dicen que vengas a los cinco días, pero siempre se demora una semana o incluso más. Tienes que revisar el documento con los ojos abiertos porque si tiene errores es peor y ese tiempo se multiplica”, dice la joven pelirroja. Al lado, un muchacho de unos 30 años agrega: “Son demasiado lentos y el proceso depende de su eficiencia. Si se va la corriente y empiezan a las dos se demoran más. Ayer una de las que atiende al público dijo que iba al baño y se fue al agro a comprar. Es una falta de respeto”.

“Y te aconsejo muchacha –agrega la pelirroja– que si haces la solicitud online escribas en un papel los datos porque te dicen que no aceptan el código en el teléfono”.

La tortura de la espera de Ernesto*

Desde 2017 Ernesto empezó los trámites para poner la casa de su mamá a nombre de ambos. “Primero actualicé unos papeles de límites y linderos y de enumeración de la casa, pero dejé ese proceso a medias. Cuando decidí retomarlo, fui a la notaría que queda en 20 de Mayo para informarme sobre el procedimiento. Me dijeron que el trámite se llamaba ‘Sesión de participación’, que es cuando el propietario cede el porciento que decida a la otra persona”.

De ahí, le pidieron inscribir el inmueble en el Registro de Propiedad de la Vivienda. “Supuestamente era lo único que faltaba, pero también tuve que sacar una certificación de nacimiento para probar el vínculo entre mi mamá y yo. Lo hice online y tomé un screenshots para tener los datos disponibles.

“Cuando fui a recoger la inscripción, cogieron el libro donde estaban mi tomo y folio y teclearon esos datos para incorporarlos al registro online. Se cayó el sistema y tuve que regresar al día siguiente. Cuando llegué el documento tenía incorrecto el nombre y el lugar de nacimiento de mi papá, porque lo copiaron mal del libro inicial. Arreglaron el error y me entregaron el papel”. Con la certificación de nacimiento y el Registro de la Propiedad de la Vivienda regresó al mes a la notaría y pidió cita para realizar el procedimiento.

“Cuando se saca el turno ellos se quedan con la propiedad vieja y el resto de los documentos para hacer con tiempo el expediente. Ese día fuimos e hicieron la propiedad nueva, pero cuando la revisé tenía errores. Aunque lo arreglaron, nos demoramos más de tres horas en el proceso. En ese momento la notaria me explica que debía ir a un Bufete para que un abogado me llenara unas planillas, después al banco y pagar el impuesto correspondiente al trámite”.

Luego, con ese recibo de caja y la nueva propiedad, Ernesto fue al Registro de la Vivienda a solicitar la inscripción por segunda vez. Cuando regresó a los 15 días, el documento tenía un error. Le pidieron volver a la semana para subsanarlo y cuando lo hizo, continuaba la misma errata. “En resumen, no se da la información necesaria de los procesos que existen, y eso es algo que debería estar en todas partes, porque lo requerimientos no varían”, comenta el habanero.

Asimismo, considera que los tiempos son extremos, como por ejemplo en el Registro Civil. “No se concibe que pida un extracto de mi certificación de nacimiento en el mismo Registro Civil donde está archivada, que demore dos semanas, y para colmo tenga errores. Y las legalizaciones deberían funcionar más rápido. Más allá de que hay varias instituciones que las tramitan, el Minrex es uno solo, por lo que todo termina en ellos. Deberían tener cientos de personas en función de eso para acortar los plazos y no estar siempre atrasados, porque mientras más legalizaciones se piden, más demora existe”.

Es un cuento de horror y misterio —agrega Ernesto. Siempre pienso que es por falta de organización de las instituciones de la administración pública. “Las personas no están lo suficientemente preparadas, algunas incluso no saben tratar con el público, y como quiera que sea la administración pública está para servir a la gente, para proporcionarle la asistencia y los datos que necesitan en sus trámites. Es un sector que debería funcionar a las mil maravillas, ayudando así al resto de las cosas”.

                                                                                           ***

Alberto* iba a salir del país y le urgía una serie de documentos. Tenía el tiempo en su contra y decidió optar por pagar para que la gestión saliera más rápido. “Eso es un mecanismo viejo que funciona por contactos. Todo el mundo tiene precio”, agrega.

Según este capitalino, antes de iniciar el trámite te cuentan la peor novela de horror y cuando le haces una propuesta de “arreglarse” te dicen que van a ver qué se puede hacer. Ese pago es a lo que ellos le llaman “ser gentiles”.

“Por arriba, una inscripción de nacimiento te puede costar de 300 a 500 pesos, un poder legal de 1 000 a 2 000, compra/venta de vivienda 20 000, autos 10 000, movimientos migratorios 2 000 a 3 000 y la copia de poder 1 000. Pagas para que la gestión sea rápida y sin cola. El que te dio el contacto te dice el precio y a esa persona solo le das el dinero, o al contacto y luego ellos se arreglan”.

Alberto consiguió “resolver” algunos trámites en Marianao, Playa, Cerro, Centro Habana y Mantilla. “Lo único que no logré fue acelerar la entrega de los documentos de identidad. Pero imagínate, esa gente cobran malos salarios y así es como sobreviven”.

Esta red de corrupción se extiende a un considerable número de oficinas de trámites en el país. Según Pedro Lizardo Garcés, delegado circunscripción 6 del Consejo Popular Rampa y vicepresidente del Consejo Popular , hay un estado de opinión generalizado –aunque no se ha logrado probar nada– de que en la Oficoda se paga, supuestamente 300 pesos, para obtener los duplicados cuando se pierden las libretas de abastecimiento, que después se utilizan para acaparar productos que se comercializan en la red de tiendas de Caribe y Cimex. “¿Por qué no trasparentan la información de los núcleos familiares para actualizar la aplicación Cola.cu cómo hace falta en estos momentos?”, se cuestiona el delegado.

                                                                                         ***

La solución definitivamente es la automatización de los procesos. Claro, pero efectiva, que funcione en la práctica, aunque aún existe una obsolescencia tecnológica que impide este desarrollo. Hablamos de oficinas con una sola computadora, por ejemplo, que se refleja en la lentitud de los trámites, colas e insatisfacción de la población.

El Registro Civil tiene un sistema online donde haces la solicitud y supuestamente puedes trazar por dónde va el trámite, pero la plataforma está desactualizada y no funciona. A los efectos, solicitarlo online o presencial no tiene ningún beneficio, excepto el tiempo de espera en la cola.

Los que laboran en esas oficinas tienen que ser personas con cultura de servicio, y preparadas para asistir, explicar y ayudar. Además, también hay escasa relación entre las instituciones, ya sea municipales o provinciales, en el intercambio de datos e información. Falta coordinación y sentido de pertenencia. Sensibilidad, empatía y ponerse en el lugar del quien espera semanas y semanas y tiene que ir de un lugar a otro para hacer un simple trámite. Pero en la mayoría de los casos el asunto es sobre todo mental, de aptitudes para innovar y repensar las gestiones por diferentes vías. Los servidores públicos se deben al pueblo. No hay otra manera.

(Continuará…*Los entrevistados prefirieron ocultar su identidad para este reportaje.

ElCaiman dijo:   Con mis respetos al MINJUS!!! Pero éste es uno de los peores casos de tipo cangrejo que tenemos en Cuba. Muchos cambios pero caminan hacia atrás. Su Registro del Estado Civil es una burla al intelecto humano. Cuando casi nadie en Cuba tenía tecnología informática, el MINJUS ya estaba tirando redes ¿Puede usted enterder que a esta altura sea uno de los peores en nuestro país? Con tantos egresados de universidades informáticas y que se escuden conque se fue la correinte en el servidor de la provincia, Central (Habana), etcétera NOoo. ¿Para que esxisten otras variantes? y no hablo de energía, sino de desarrollo del sistema informático, mejoren su SGBD.

Juan Carlos Subiaut Suárez dijo: No se asombre que tampoco funcione «on line». Manifiesta la bella periodista que «La solución definitivamente es la automatización de los procesos». Con todo respeto, no lo creo así, y ni siquiera funciona «en la placa», que dejaremos para las «áreas verdes». “Si usted toma un método de trabajo burocrático, lento, complejo y lo digitaliza sin ningún cambio, usted está digitalizando la burocracia»

Rolando dijo:  Cuando a estas personas que trabajan en las oficinas de tramites, se les bonifique con un % de lo que representa el pago de ese trámite, seguro estoy que van a volar y las colas cesar , cuando a estas mismas personas se les aplique una multa por concepto de error en estos mismos documentos el % de error en los mismos será bajo, pero quien le dice a los directivos de estos departamentos que la forma de gestión es arcaica y que deben cambiar su mentalidad de piedra en la era moderna donde el tiempo es oro y la insatisfacción del cliente cuesta, la reputación del lugar

BESTEIRO dijo:  El pasado día 31/10, en la tarde, falleció un amigo, estuvimos esperando el cuerpo en la funeraria de Calzada y K hasta las primeras horas del día 1/11. Finalmente se pudo incinerar el cuerpo y entregar las cenizas a la familia el día 2/11 en las primeras horas de la madrugada. Las respuestas fueron: no hay combustible para traer el cuerpo, se fue la electricidad en los tres crematorios, no se puede guardar el cuerpo en las neveras de la funeraria. Todo esto desde una total falta de atención y empatía de las personas que nos atendieron allí. La viuda de mi amigo sólo repetía: además del inmenso dolor de perderlo, tengo que soportar esto.   Realmente es frustrante apreciar los altísimos niveles de corruptelas e indolencia que pululan en distintos estratos de nuestra sociedad.

                                                                                        ………………

                      NUEVO LIBRO DE EDICIONES TEMAS: “PENSANDO LAS TEMPORALIDADES EN CUBA”

Como parte del VI Coloquio Construyendo la Nación —Oscar Loyola Vega In Memoriam— se presentará el libro «Pensando las temporalidades en Cuba», coordinado por nuestra investigadora Ana Vera Estrada en conjunto con las académicas Blandine Destremau y Mildred de la Torre Molina.

La presentación estará a cargo del historiador Fabio Fernández Batista y tendrá lugar en la Quinta de los Molinos (Carlos III y Boyeros) el 18 de noviembre a las 2:00 PM

La obra, publicada por Ediciones Temas en el actual año, recoge una selección de los trabajos presentados a un debate sobre las temporalidades, desarrollado los días 18 y 19 de septiembre de 2018, en la sede de la Sociedad Económica de Amigos del País (SEAP) y auspiciado por la Sección de Ciencias Sociales de la propia SEAP, la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales (EHEES/IRIS) (París), el Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello y el Instituto de Literatura y Lingüística de Cuba.

Agradecemos a los conferencistas y participantes en el debate, también a los colegas respaldados por sus instituciones respectivas que hicieron posible la aparición de este libro, especialmente al profesor e investigador Rafael Hernández y al equipo editorial de la Revista Temas.

SUMARIO:

Parte 1 Tiempos y temporalidades en el discurso histórico cubano

Incitaciones de Braudel a la historiografía cubana / Mildred de la Torre Molina

Temporalidades en Braudel: algunas claves metodológicas / Yoel Cordoví Núñez

Regímenes de historicidad: lecturas del tiempo en la Cuba colonial / Edelberto Leiva Lajara

La configuración del tiempo político en el decurso de la transición al socialismo. Notas desde la experiencia cubana / Camilo Rodríguez Noriega

Parte 2 – Examinar lo sociocultural en términos de temporalidad

La percepción del tiempo según diferentes culturas / Bruno Henríquez

Envejecimiento y temporalidades en Cuba: ¿qué política del tiempo? / Blandine Destremau

Lecturas del tiempo. Una aproximación a la reestructuración azucarera cubana desde una perspectiva temporal / Ana Vera Estrada

Diversidad de tiempos históricos en la música cubana? / María de los Ángeles Córdova de la Paz

El tiempo de patrimonialización en Cuba / Hilda María Alonso González

Epidemias y temporalidades / Enrique Beldarraín Chaple

                                                                             ………………..

                               COOPERATIVAS, LUCES Y SOMBRAS EN EL ACTUAL ESCENARIO ECONÓMICO

                                                            POR DIXIE EDITH, OCTUBRE 31, 2022

https://www.redsemlac-cuba.net/redsemlac/economia/cooperativas-luces-y-sombras-en-el-actual-escenario-economico/

Los desafíos son enormes para las nuevas formas de gestión en Cuba, en general, pues los nuevos actores económicos que se han ido incorporando al panorama nacional desde mediados de 2021 generan una gran heterogeneidad en el tejido económico y empresarial del país.

Las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) y los trabajadores por cuenta propia (TCP), junto a las cooperativas y las más tradicionales empresas estatales, por solo citar algunos ejemplos, tienen el reto de funcionar como hilos independientes; pero, a la par, de articularse en función de los intereses colectivos del país.

Cuál es el rol de las cooperativas en este escenario, sus ventajas y desventajas? La economista Camila Piñeiro Harnecker, estudiosa durante años de esta forma de gestión económica, considera que cuentan con “fortalezas o potencialidades que no tienen otras formas de gestión empresarial”; pero que es necesario potenciarlas aún más, precisó en entrevista a SEMlac.

Cómo se insertan las cooperativas, agropecuarias o no, en este nuevo escenario económico?

Las cooperativas se mencionan en la Constitución, puesta en vigor en 2019, como una forma empresarial “socialista” y «objeto de atención especial entre las formas no estatales».  Por tanto, como también se ve reflejado en la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano y en los Lineamientos de la Política Económica y Social, queda claro que el modelo cooperativo está alineado con la visión de socialismo y país adoptado por la mayoría de los cubanos y las cubanas. Sin embargo, estas aspiraciones legislativas y sociopolíticas todavía no se ven reflejadas en medidas concretas, y están quedando como letra muerta.

Es cierto que en 2012 se pasó una norma experimental que permitía la creación de cooperativas de trabajo más allá de la agricultura y también que, finalmente, con la norma de 2021, cualquier grupo de personas que cumpla los requisitos puede crear de forma ágil este tipo de cooperativas. Igualmente, ambas normas establecen un trato preferencial a las cooperativas en relación con sus pares privadas: tienen una carga tributaria menor, no tienen límites al tamaño de sus membrecías y, supuestamente, deben recibir prioridad en licitaciones con el Estado.

Pero el establecimiento de la norma es solo un paso de varios para que el sector cooperativo realmente pueda despegar y alcanzar el rol que se espera de él en nuestra economía y sociedad. Como he explicado en otros trabajos, es necesario al menos cumplir lo que ha estado previsto en los Lineamientos por casi una década: crear un ente especializado en la promoción de cooperativas (o Instituto de Cooperativas) y constituir las cooperativas de segundo grado.

Después, sin perder la urgencia, se debería de comenzar un proceso democrático para pasar una ley general de cooperativas que permita la creación de cooperativas de consumidores y participantes múltiples, un ente de representación, entre otros componentes claves para el desarrollo de este sector.

Desde la “pausa y evaluación” del experimento con las cooperativas no agropecuarias (CNA), que ocurrió en 2016-2017, el discurso subliminal que ha predominado entre muchos funcionarios y empresarios estatales es el de “cuidado con las cooperativas”.

Los motivos detrás de esta extrema cautela para apoyar o comercializar con cooperativas han sido varios: desde acomodamiento burocrático, hasta corrupción, pasando por los instintos de autoconservación de empresarios y funcionarios estatales que creen que el crecimiento de las cooperativas puede hacer innecesarios sus puestos.

Sean cuales sean los motivos, las señales que predominan –tanto en los medios de comunicación como en las oficinas de funcionarios y empresarios estatales–, es que resulta mejor organizarse como Mipyme, TCP o productor independiente. Así, la realidad sugiere que las cooperativas deberían continuar como actores marginales y no centrales de nuestra sociedad, mientras las Mipymes parecen estar de moda.

Cuáles son las principales fortalezas y desafíos de este modo de gestión?

Las cooperativas tienen fortalezas o potencialidades que no tienen otras formas de gestión empresarial y eso ha sido demostrado por varias investigaciones empíricas, como abordé en el artículo “Las cooperativas en el nuevo modelo económico”, publicado en 2012 en el libro Miradas a la economía cubana: El proceso de actualización.

En general, ellas logran mayor tasa de supervivencia que las Mipymes y tienen una mayor capacidad de adaptación ante cambios en el mercado, en comparación con las empresas grandes, estatales o privadas. Además, las grandes o de grado superior disfrutan de las fortalezas de una mayor productividad, con igual flexibilidad que las Mipymes.

También permiten un verdadero control directo de los medios de producción por parte de los trabajadores y de los procesos económicos, por productores y consumidores. Otra fortaleza importante es que son una fuente de empleo más digno y estable que sus pares privadas.

Pero, además, producen una mayor equidad y justicia en la retribución del trabajo y la distribución de los excedentes; están mejor preparadas para contribuir al desarrollo local; satisfacen necesidades sociales de forma más efectiva y justa donde los márgenes de ganancia no son atractivos al sector privado, y son la única opción de emprendimiento factible para personas en situaciones de vulnerabilidad

En paralelo, cuentan con fuentes positivas de motivación ante el trabajo y de realización como profesionales y seres humanos en el espacio laboral y resultan escuelas de trabajo en equipo, democracia, equidad, solidaridad, responsabilidad social. Es importante apuntar que los valores y principios cooperativos están totalmente alineados con los valores de una sociedad socialista. Si entendemos que la propiedad social no es equivalente a propiedad estatal solamente y que las cooperativas no maximizan la ganancia, sino la satisfacción de las necesidades de sus integrantes, entonces queda claro que es posible guiar este tipo particular de empresas no estatales hacia la satisfacción de necesidades y aspiraciones sociales más amplias. O sea, es posible lograr que sean socialistas.

Como toda forma empresarial, y sobre todo por los propósitos más ambiciosos que se proponen las cooperativas en cuanto a gestión democrática, equidad, solidaridad y responsabilidad social, tienen desafíos importantes.

Entre ellos, lograr la educación cooperativa de sus miembros y hasta cierto punto de la sociedad; balancear entre la gestión democrática y la eficiencia en la toma de decisiones; impedir que la competencia de mercado les lleve a violar sus valores y principios; atraer administradores y especialistas experimentados que estén dispuestos a recibir ingresos menores a los que pueda ofertar el sector privado y facilitar la entrada de mujeres, jóvenes y personas en situación de vulnerabilidad.

La experiencia ha demostrado que estos desafíos pueden ser superados exitosamente si se construye un ecosistema o marco institucional, fundamental para que las cooperativas se desarrollen, se articulen con las comunidades y gobiernos locales y eviten los efectos negativos de la competencia en el mercado.

Las mujeres han sido minoría históricamente en las formas no estatales de producción. ¿Llegan también en desventaja al escenario cooperativo? ¿Resulta más difícil para las mujeres rurales?

Según la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), las cooperativas, por sus valores de igualdad, equidad, solidaridad y sus principios de no discriminación, educación y gestión democrática, son organizaciones mucho mejor preparadas para alcanzar la equidad de género que las empresas privadas.

Según datos de su Comité de Igualdad de Género, actualmente en el mundo aproximadamente la mitad de 1,2 billones de miembros de los tres millones de cooperativas son mujeres y esto incluye no solo a cooperativas de producción y trabajadores, sino también de consumidores, que son las predominantes.

No obstante, las mujeres están aún subrepresentadas en sus juntas directivas o consejos de administración. En muchas cooperativas, sobre todo de producción agropecuaria, el problema está no solo en la baja participación de mujeres en el liderazgo, sino sobre todo en su membrecía: el trabajo y criterios de las mujeres no son tomados en cuenta, pues solo los dueños de tierra o ganado pueden ser integrantes de pleno derecho.

En Cuba, dado que más del 85 por ciento de las cooperativas son de producción agropecuaria y el resto, en su mayoría, de actividades donde predominan los varones (construcción, mercados agropecuarios, transporte), es de esperar que las mujeres estén subrepresentadas. De hecho, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas de Información (Onei), la participación de las mujeres en las cooperativas en 2021 era de 17,2 por ciento, aunque la tendencia es al alza: hace solo cinco años era de 12,1 por ciento.

Lo interesante es que, en nuestras cooperativas agropecuarias, hay casi igual participación de mujeres que en las no agropecuarias: 17,7 por ciento frente a 18,3 por ciento, respectivamente. Esta tendencia hacia la convergencia también ha ido en aumento en los últimos cinco años: en 2016 era de 11,94 y 19,5 por ciento, respectivamente.

Cómo explicar esto? En Cuba, si una mujer trabaja en la actividad agropecuaria de su familia, puede integrar la cooperativa si así lo desea, lo cual no es común en otros países, pues la membrecía por lo general requiere de titularidad sobre un activo agropecuario y una contribución monetaria importante. Es también resultado de décadas de trabajo educativo y de que, finalmente, en la última década se les haya permitido y facilitado a las cooperativas actividades de procesamiento en las que hay mayor participación femenina.

Debemos tener en cuenta que la participación de las mujeres en el empleo formal (total de ocupados) en Cuba es de 37 por ciento, y en el sector no estatal es aún menor (24,3 %), con tendencia al alza en los últimos cinco años. En el sector privado, en tanto, es 10 puntos porcentuales mayor que en las cooperativas (27,7%), porque en él se cuentan a trabajadores por cuenta propia, una cifra que hasta finales de 2021 aun incluía a las personas contratadas y a titulares de negocios muy pequeños liderados por mujeres, como servicios de belleza o cuidados.

Para lograr una mayor participación de mujeres en el sector cooperativo, como ha ocurrido en otros países, deben permitirse otros tipos de cooperativas e implementarse programas de incubación de cooperativas entre las personas en situaciones de vulnerabilidad.

Por otro lado, debe tenerse en cuenta que las cooperativas no pueden superar del todo a la cultura, las circunstancias y condiciones de sus integrantes y entorno, por lo que van a reflejar en gran medida la división sexual del trabajo y los roles de género. No obstante, están mejor preparadas para superarlos, sobre todo si se articulan en movimientos sociales más amplios que satisfagan las necesidades diferenciadas de las mujeres y creen condiciones para la equidad al interior de las organizaciones empresariales.

Especialistas coinciden en que, ante la falta de miradas transversales de género al nuevo escenario económico, sería bueno incluir acciones afirmativas que permitan equilibrar las diferencias entre hombres y mujeres. ¿Coincide? ¿Cuáles podrían ser, en su opinión?

Considero que nuestra sociedad está mejor preparada que otras en la región para acciones afirmativas, pues la igualdad de las personas es un valor generalizado y hay una red de servicios públicos que facilitan –si bien están lejos de ser suficientes- el cuidado. No obstante, dadas las sostenidas y agudas crisis económicas vividas en las últimas décadas, la vida cotidiana familiar se ha tornado muy desafiante y una gran parte del peso de la “reproducción social de la vida” recae sobre las mujeres.

Acciones afirmativas para aumentar la participación de las mujeres en la membresía y el liderazgo de las cooperativas han tenido resultados positivos en algunos países, pero en otros han tenido efectos negativos no esperados. Por tanto, pienso que más que imponer una cierta cuota de mujeres, lo más beneficioso sería sugerir metas gradualmente más ambiciosas y no ajenas a los límites de la actual división sexual del trabajo.

Para lograrlas, será necesario dotar a las cooperativas de facultades y herramientas para poder eliminar las barreras internas que impiden mayor participación de las mujeres, tanto en la membrecía como en el liderazgo.

                                                                                         …………….

           LA ULTRADERECHA LATINOAMERICANA NO SE ACABA CON LA SALIDA DE BOLSONARO

https://www.opendemocracy.net/es/5050-es/brasil-elecciones-bolsonaro-extrema-derecha-america-latina/

     DE IRLANDA A CRIMEA: UNA HISTORIA DEL TERRORISMO PATROCINADO POR GRAN BRETAÑA

https://www.lahaine.org/mundo.php/de-irlanda-a-crimea-una

                                                                                     ………………

                                             REVISTA TEMAS, NÚMERO 110 -111: AFRODESCENDENCIAS

ENFOQUE

Prácticas antirracistas en las universidades de América Latina (Anny Ocoró Loango, Elizabeth Castillo Guzmán, Joselina da Silva, José Valter Pereira – Colombia/Brasil)

Tenencia y propiedad de la tierra en el territorio ancestral afroecuatoriano (John Antón Sánchez, Laura Melisa Pinzón Medina, Marcela Alvarado – Ecuador)

El liderazgo femenino afrolatino en un mundo pospandémico   (Claudia Miranda – Brasil)

Color de la piel y nación. Un desafío para Cuba   (Esteban Morales – Cuba)

El racismo: un instrumento oculto de la estrategia geopolitica   (Gisela Arandia Covarrubias – Cuba)

¿Feminismos negros en Cuba? Repensar para transformar   (Rosa Campoalegre Septien – Cuba)

Mujer-negra-cubana-académica. Camagüeyanas notables   (Kezia Zabrina Henry Knight – Cuba)

Mujeres negras vulnerabilizadas. Una mirada interseccional   (Paula Haydée Guillarón Carrillo – Cuba)

Pintura y representaciones sociales en la reproducción del racismo   (Mercedes Cuesta Dublin – Cuba)

Cómo descolonizar el imaginario estético occidental?   (Karina Bidaseca – Cuba)

Raza, representación y antirracismo en el cine de Brasil   (Roberto Borges, Samuel Oliveira – Brasil)

Controversia

Una sociedad más democrática que sus organizaciones?  (panel de Último Jueves)  (José Francisco Bellod Redondo, Karen Brito, Silvio Calves Hernández, Fernando Luis Rojas López, Padre Ariel Suárez Jáuregui, Rafael Hernández)

Entretemas

Testimoniar la educación judía en Cuba:  un camino a casa (Patricia Motola Pedroso y Tamara Kely Martino Zagovalov – Cuba)

Prácticas de consumo de la élite cubana (1947-1958)  (Laura Vázquez Fleitas – Cuba)

De muerte y vindicación: la batalla por la memoria y la conservación del patrimonio cultural (Claudia Felipe Torres – Cuba)

Lectura sucesiva

Estudios sobre la diáspora cubana en los Estados Unidos  (Lisandro Pérez – EEUU)

Así es Cuba. Visiones y versiones en Japón (Kanako Yamaoka – Japón)

Cuba, An American History: qué historia de Cuba?   (Francisca López Civeira – Cuba)

Revista Temas

e-Mail: temas@icaic.cu

Oficina: +5378383010, +5378324957

                                                                                           …………….

                                                                             CONTRA PRECIOS Y CASTA

     POR JUAN FARRELL VILLA, SARA SARIOL SOSA Y YUDELKIS DE LA HERA JERÉZ. 6 NOVIEMBRE, 2022

                                                   http://lademajagua.cu/contra-precios-y-casta/

Hace algunos días, los bayameses asistieron a una suerte de protesta de algunos concurrentes a mercados agropecuarios, quienes se mantuvieron horas inactivos, como rechazo a la disposición del territorio de disminuir los precios de un grupo de productos con alta demanda.

La disposición acaparó la atención de muchos, incluido por supuesto el pueblo, como beneficiario, el que recibió con beneplácito otros límites máximos a considerar sobre la base de la oferta y la demanda, para productos como el arroz, los frijoles, y varias viandas y hortalizas.

Mas, aunque los nuevos precios fueron incluso publicados en este semanario, lo sucedido con estos, en los días siguientes, no fue diferente a lo ocurrido tras otros intentos anteriores de situar precios un poco más accesibles a los resentidos y agonizantes bolsillos de quienes hoy solo viven de su salario.

La reacción, en honor a la verdad, se ha hecho recurrente: primero se anuncia la rebaja, a esta le sigue el desacuerdo de los vendedores, y finalmente queda todo como si nada se hubiese dicho.

Un breve recorrido por puntos de venta así nos lo corroboró. Solo unas pocas horas después, sin escondrijo alguno, la malanga continuó entre 45 y 50 pesos la libra, la calabaza a 20, el arroz a 60, el frijol a 200 (para estos se habían fijado 15, cinco y cuarenta pesos en ese orden), por citar algunos productos, mientras la col reafirmaba su reciente aparición a 100 pesos la libra, y el pimiento llegaba a la tarima igualando a esta última en esos mismos excesos.

Cuestionamientos latentes

La odisea de esos precios excesivos, la estamos sufriendo desde que se facultó a determinadas entidades a aprobar precios minoristas en pesos cubanos, amén de que el Ministerio de Finanzas y Precios explicó que “las entidades no pueden hacer un uso arbitrario de estas facultades, sino deben aplicar principios y procedimientos que les permitan cubrir los costos y gastos de comercialización”.

Esas facultades en no pocos casos han favorecido una subida desproporcionada y no siempre objetiva de los precios, lo que en lugar de frenar la inflación ha privilegiado la rentabilidad de determinadas a empresas aun cuando incumplen con creces sus encargos estatales.

Esa libertad para establecer precios, y que comenzó en 2011 a partir del 6to Congreso del Partido, con el objetivo de fortalecer la autonomía del sistema empresarial cubano, fue la misma que a partir del 2016 modificó el precio topado de un grupo de productos agropecuarios, mientras otros se descentralizaron.

Si bien tal decisión tenía en cuenta el incremento de los costos de producción y comercialización debido a los altos precios de las mercancías, y la liberación de los precios mayoristas en la agricultura tenía, entre otras medidas, el propósito de desarrollar el sector, no ha logrado al menos estimular mayores volúmenes productivos. Y no ha sido la ficha de costo, la determinante en la fijación de los precios, mientras en no pocos casos ha primado el afán de obtener miles de pesos a toda costa, sin relación alguna con los gastos, afectando a los consumidores.

Ángel Luis Rodríguez Quiala, jefe del colectivo laboral del Mercado Agropecuario Estatal Jesús Menéndez, de Bayamo, y con año de funcionamiento adscripta a la Empresa de Acopio Granma, reconoce que son constantes las críticas de la población sobre el particular. “En mi criterio, desde que fue adoptada la política de descentralización de las acciones comerciales, se han generado trastornos con la intervención de entidades con insuficiente preparación para elaborar fichas de costo y la contratación.

“El modelo de gestión con los nuevos actores también flexibiliza las relaciones de comercialización, libera los precios, son diferentes las propuestas, y por su puesto el campesino le vende al que más le pague. “Ahí comienza la cadena en la distorsión de los precios, a lo que se suma la participación, a partir de la compra directa, de otros intermediarios inescrupulosos.  Se produce, por demás, una real competencia, entre quienes pueden adquirir mayores volúmenes de la mercancía, aprovechándose de sus posibilidades de contar con el transporte.

Tal estado de cosas ha impactado también en las tablillas de la gastronomía estatal, un sector en torno al cual pululan igual criterios preocupantes sobre el desvío de productos con fines de lucro personal, y en el cual los precios se mandan y se zumban desde que estrenó también un modelo de gestión que funciona bajo las leyes de la oferta y la demanda.

Rodríguez Quiala, apuesta por la creación de más colectivos laborales agropecuarios, como el que él dirige, acogido a límites máximos en la venta por libras de viandas, hortaliza, granos y frutas, y determinados por el Comité de Contratación y Concertación de Precios en el territorio. Explicó que con el margen comercial de la venta, a pesar de no rebasar los tres pesos pueden pagar impuestos, salarios y combustibles, y tienen discretas utilidades que se reparten entre los obreros y emplean en mejorar la instalación.

Nuevas acciones

Cómo lograr en definitiva que las disposiciones territoriales dirigidas a regular los precios, sean definitivamente respetadas? La más cercana y esperanzadora respuesta en ese sentido emergió de la última reunión del Consejo de Ministros, en la que el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz Canel Bermúdez, convocó a desarrollar un enfrentamiento contra ilegales, pillos, lumpen, vagos y corruptos.

La reunión enlazó por video-conferencia a las 15 provincias y el municipio especial Isla de la Juventud, y en ella se presentó un plan integral y minucioso que contiene más de 40 directivas generales, encaminadas a un mayor enfrentamiento a esas nocivas tendencias. Acaso el intento por regular precios, al cual se hace referencia al inicio de este trabajo, fue la primera reacción del territorio ante la anterior convocatoria de la máxima dirección del país, pero la respuesta aún no quiere aterrizar ni en tarimas, ni en unidades prestadoras de servicios.

Lograr un cambio debe partir sobre todo de un análisis consciente de la necesidad de elevar los niveles productivos y luego fijar precios en real correspondencia con los costos. Si en medio de las condiciones actuales, algunos pudieran entender que es imposible ese ordenamiento, el municipio de Niquero, tal vez es hoy la mejor referencia en el territorio de que sí es posible lograrlo.

El aprovechamiento de las potencialidades agrícolas y la creación de bloques productivos, la ocupación de las máximas autoridades y la voluntad del pueblo (con siembras en patios y parcelas), han hecho posible una creciente presencia de viandas y hortalizas en la demarcación.

Al ofrecer la información Alexis Ceruto Milanés, Coordinador de los Programas y Objetivos que atiende la economía en el municipio, explicó que hoy es posible adquirir allí el plátano vianda a 10 pesos la libra, el plátano burro, la yuca y el boniato a cinco pesos y la calabaza a cuatro, todo por ese amplio movimiento en el que intervienen tanto entidades estatales como la población, y cuyo resultado final es el incremento de los volúmenes productivos.

Sobre esa base, en nuestra opinión, debe descansar cualquier análisis que en lo adelante se realice en torno al tema precios, en debates que sensibilicen tanto a productores como a comercializadores. Porque, de lo que se trata no es de que ahora se desaparezcan los productos de los mercados, como ha sucedido en otras ocasiones, sino de que haya una oferta acequible a la población y con un margen aceptable de ganancia para quienes la realizan.

La tarea en general no será fácil, porque como bien señalara el Mandatario cubano, se ha creado internamente una casta especuladora, dentro de la cual se produce un intercambio mercantil ilegal y corrupto, a la que solo le interesa engrosar sus bolsillos con el dinero proveniente de productos desviados, y a la que no le importa que los precios exorbitantes (porque cómodamente puede asumirlos), sigan comiéndose la capacidad de compra del salario obrero.

En Granma, de acuerdo a declaraciones de Yanaisi Capó Nápoles, primera secretaria del Partido en la provincia, se trabaja no solo en elevar las siembras y los rendimientos en los seis polos productivos y optimizar la explotación de cada hectárea en medio de situaciones complejas con casi todos los recursos, sino de fortalecer el enfrentamiento a la ilegalidad, la indisciplina y el desorden.

La dirigente enfatizó en que la responsabilidad de ese combate, además de la Dirección de Inspección y otros órganos de control, recae, en primera instancia en las administraciones a todos los niveles, cuyo deber es que las empresas y unidades bajo su control cumplan con las disposiciones, controlen los recursos, e impulsen nuevas metas económicas y productivas sin dañar a la población, al contrario, proporcionándole más ofertas y servicios a precios tan módicos como rentables.

                                                                                    …………….

                 TALLER «LAS ARTES VISUALES EN CUBA: UNA MIRADA DESDE EL GÉNERO Y LA RACIALIDAD»

                                       MARTES 15 Y MIÉRCOLES 16 DE NOVIEMBRE 10:00 AM

                                                     EN LA SEDE DEL ICIC. ENTRADA LIBRE

El Instituto Cubano de Investigación Cultural (ICIC) “Juan Marinello” los invitan a la participación en el Taller “Las artes visuales en Cuba: una mirada desde el género y la racialidad,

Martes 15 de noviembre de 2022

Panel: El género y la racialidad en las artes visuales: abordajes teóricos.

Moderadora: Lic. Leidys Raisa Castro Silva (ICIC “Juan Marinello”)

“Fotografía, racialidad y cuestiones de género: las imágenes de los ausentes”.

Dr. C. Rafael Acosta de Arriba (Investigador, ensayista y crítico de arte; Biblioteca Nacional “José Martí”)

“Fantasmas en escena. Género, raza y otras eventualidades en Cuba”

MsC. Dannys Montes de Oca (Investigadora y crítica de arte)

“Hacia una visualidad erótica: El cuerpo desnudo en la fotografía cubana del nuevo milenio (2000-2017)”.

MsC. Leibys Rosales (Investigadora y ensayista)

«El corazón por la boca: sujetos queer en la fotografía cubana»

MsC. Maykel José Rodríguez Calvino (Investigador y crítico de arte)

“Las mujeres negras y mulatas en el discurso visual cubano: algunos comentarios teóricos sobre su representación”.

Lic. Leidys Raisa Castro Silva (Investigadora, ICIC “Juan Marinello”)

Miércoles 16 de noviembre de 2022

Panel: Poéticas fotográficas: las artistas narran sus experiencias.

Moderadora: Lic. Leidys Raisa Castro Silva (ICIC “Juan Marinello”)

 “Matices entre blanco y negro”

Aneli Pupo (Fotógrafa empírica, AHS)

“Fotografía en espacios públicos: discursos sobre las mujeres negras”

Delvis Yamila Sáez Hernández (Fotógrafa)

“Sin etiquetas”

Mavel Valdés Campos (Fotógrafa)

«Representaciones sociales de la mujer negra en la obra plástica de Ernesto Cuesta.»

Lic. Mercedes Cuesta Dublín (Profesora e investigadora)

 “El discurso racial y de género en la fotografía performática de Yanahara Mauri Villarreal”

Lic. Leidys Raisa Castro Silva (investigadora ICIC “Juan Marinello”)

                                                                                      ……………….

                                                        URGENCIAS DE LA ASISTENCIA MÉDICA

                                                               POR AILÉN CASTILLA PADRÓN

                  http://www.invasor.cu/es/especiales/urgencias-de-la-asistencia-medica

La formación de especialistas en Ciego de Ávila desde hace rato es el “talón de Aquiles” de la asistencia médica. Menos médicos y más morbilidad definen una línea peligrosa.

Si no fuera porque está en juego la vida, pudiéramos hablar del déficit de especialistas como un fenómeno transitorio, derivado de casi tres años atípicos, en los que la COVID-19 nos llevó al extremo. No es menos cierto; sin embargo, el asunto tiene raíces más profundas y ha sido cíclico en la provincia de Ciego de Ávila en los últimos años.

En algún punto del camino la lógica se ha invertido: son menos los que se forman como especialistas de la Atención Secundaria de Salud y más los que, por diversas causas, abandonan de manera temporal o definitiva el sector. En aquellas ramas consideradas básicas (Medicina Interna, Pediatría, Ginecobstetricia, y Medicina Intensiva y Emergencia), al recaer sobre ellas casi un 80 por ciento de la asistencia médica, el problema es complejo por partida doble.

Lo saben en la Universidad de Ciencias Médicas, donde la metodóloga de la Dirección de Posgrado, Omarys Loyola Cabrera, lleva a punta de lápiz las bajas temporales y definitivas de la residencia, que al cierre de 2021 sumaron 146.

Con este dato se redondean las preocupaciones que hoy mantienen en vilo a la asistencia médica, las cuales alcanzan su clímax cuando hablamos de las limitaciones materiales y de las subjetividades que rodean al gremio, partes indisolubles de ese centro neurálgico por el que transita hoy el sector de la Salud en el territorio. Cambiar para bien es una urgencia que debe catalizar todos los procesos.

De las ramas al tronco

Para la doctora Liliana Duménigo la Ginecobstetricia era la especialidad que nunca estudiaría, pero el primer día de su rotación por este servicio como estudiante, el doctor Buchillón le habló “tan lindo y tan bien” que cambió de idea. Se enamoró. Desde entonces han pasado años y, si todo sale bien, en diciembre pasará de residente a especialista y podrá colgar otro título en la pared.

La anécdota no es fortuita; la trae a colación para señalar que la desmotivación horada y se acrecienta, porque la sobrecarga les impide, muchas veces, incentivar la vocación en los más jóvenes.

“Ginecobstetricia se reorganiza para bien con un nuevo jefe del servicio en el Hospital Provincial General Docente Doctor Antonio Luaces Iraola, sin embargo, han sido años duros y de mucho esfuerzo. Ante la carga asistencial, la docencia queda relegada. Los muchachos que rotan por la sala y comprueban la presión con la que trabajamos no quieren regresar”.

A esto habría que agregar los retrasos en los planes de estudio, los cuales también han hecho mella en la Ginecobstetricia, rama en la que las intervenciones quirúrgicas tienen un peso importante. Liliana tiene ya en su haber las 10 histerectomías establecidas para el tercer año, aunque no es la norma para muchos de sus compañeros y se avanza a un paso más lento.

En este contexto, las guardias médicas están programadas al límite, cada 72 horas, que terminan siendo al cuarto día, pues cumplir protocolos implica, por ejemplo, tres profesionales en el centro para decidir si se realiza o no una cesárea. Son invariables los pases de visita, el seguimiento minucioso a las embarazadas, las consultas externas, el salón de Parto y Cesárea, y los casos ginecológicos, estos últimos circunscriptos, ahora, a las urgencias médicas. No es poco.

Según un informe presentado por el Grupo de Posgrado al consejo de dirección del Luaces Iraola, con fecha junio de 2022, son 29 los residentes que cursan allí especialidades ligadas al Programa Materno Infantil (PAMI), vitales para garantizar la calidad de la atención en una provincia que, en 2021, coronó el récord negativo de la mayor tasa de mortalidad infantil del país.

Desde la oficina del doctor Serafín Noa Cordero, subdirector docente en esta institución, hasta la Dirección Provincial de Salud saben que este número no suple las necesidades, más si tenemos en cuenta el alto porcentaje de abandono del régimen de residencia. Así lo refleja el informe: de un total de 39 bajas, 15 entre temporales y definitivas, se corresponden con las ramas del PAMI, al cierre del mes de junio.

Tampoco son menores algunas causas que el propio Noa Cordero expone: “En algunos momentos, determinadas decisiones administrativas o de formación han tenido efectos contraproducentes y han influido en las deserciones”. A esto se suma el envejecimiento del claustro y la sobrecarga derivada de asumir tareas docentes y asistenciales.

Pareciera que el camino comienza a despejarse, cuando la vice rectora académica de la Universidad de Ciencias Médicas, Mirta Elena Rodríguez Rojas, se refiere a cierta recuperación de los indicadores de ingreso en las ramas básicas, gracias a un trabajo realizado desde los primeros años con la oferta de ayudantías, aun cuando no se completan el ciento por ciento de las plazas.

“De forma excepcional, debido a la situación epidemiológica, también, se aprobó una modalidad diferente de internado vertical. Los estudiantes cursan el internado rotatorio y, a su vez, tienen otorgada su especialidad con un plan de actividades que, desde dicho internado, según corresponda a cada rotación, las llevan a cabo”.

Cada una de estas medidas busca lograr lo que hasta ahora no ha sucedido de manera natural: cubrir las necesidades asistenciales con holgura. Pero este empeño tiene curvas para bordear y cuestas por subir.

Consultas vacías?

La doctora Nilka Pita Alemán, directora provincial de Salud, es categórica cuando dice que el déficit de médicos no ha obligado a cerrar ninguna consulta, aunque sí se han extendido los plazos para la proyección comunitaria y se ha apretado la rotación de las guardias médicas.

“La proyección comunitaria la garantizamos en función de la cantidad de profesionales disponibles. Si no hay suficientes para dejar en los hospitales y mover, a su vez, a los diferentes municipios, no la hacemos. Entonces, el paciente debe venir a los policlínicos de Especialidades establecidos en ambas instituciones, aunque lo ideal es acercar el servicio. En vacaciones o el fin de año esta situación es más difícil”.

No obstante, Cuerpo de Guardia sigue siendo zona caliente en los dos hospitales provinciales, ya sea por la cantidad de urgencias y emergencias médicas, o por el número de pacientes que, al menor síntoma o problema, obvian las estructuras de la Atención Primaria de Salud. El tema no es nuevo.

Lo que sí ha sido más aciago es el completamiento de las consultas de Medicina o la Sala de Observaciones, con el correspondiente profesional de la Medicina Interna. “Mucha morbilidad y pocos médicos”, por ahí va la explicación de la doctora Livania Lozano Lezcano, jefa del Servicio de Urgencia del hospital de Ciego de Ávila, cuando INVASOR la interpela.

La jefa del Servicio de Terapia Intensiva, Taimí Hernández Peláez, también sopesa los efectos negativos de tener pocos recursos humanos activos. “Se suponía graduáramos seis residentes al final de 2022, mas serán solo cuatro. Nos quedan dos en formación y este año no entró ninguno. Esta es una especialidad difícil, un intensivista no se forma en un día”.

Incluso, el asunto tiene aquí su plus, si tenemos en cuenta que dentro de las proyecciones del Ministerio de Salud Pública (Minsap), según declaraciones de Alberto Moronta Enrique, director de ese centro asistencial, está incrementar el doble de camas en Intensiva y casi el triple en Intermedia.

Pero, si no se han formado más especialistas, no ha sido por falta de proyección o porque las demandas no hayan recorrido un curso objetivo desde la base. De hecho, la primera versión del plan de plazas para el próximo año lectivo se realizó en una mesa de trabajo amplia, que reunió a todos los factores.

Los elementos a tener en cuenta fueron varios: especialidades “anémicas” (menor cantidad de especialistas), escenarios docentes, el claustro, los planes de colaboración, las bajas y las jubilaciones. Números iniciales ilustran alrededor de 176 plazas, con mayor número de capacidades para las que tienen menos profesionales disponibles.

Otras alternativas que, a largo plazo, pudieran dejar en una mejor posición a la asistencia médica han comenzado con la promoción de los internados verticales y con la autorización, de manera excepcional en los últimos dos años, del acceso por vía directa.

En la misma línea de análisis, la directora provincial de Salud, agrega que “a pesar de que el mayor número de plazas debe otorgarse a los especialistas en Medicina General Integral, a veces, cuesta sacarlos de los consultorios y traerlos al hospital”. En consonancia, comenzaron un trabajo diferenciado en cada municipio, previa autorización del Minsap.

De este modo, le han propuesto a quienes están certificados para ejercer Pediatría, Medicina Interna y Ginecobstetricia que completen su formación a partir de un reajuste del programa docente. Sin obviar habilidades y conocimientos, se valoraría en su justa medida el período que llevan en estas funciones y tendríamos más especialistas en menos tiempo.

Otras especialidades, sin ser básicas, recorren idéntica ruta crítica, la cual se bifurca entre el éxodo y la poca motivación de los muchachos para cursarlas, sobre todo, por el esfuerzo extra que implican. Las de la rama quirúrgica bien pudieran encabezar la lista.

Cirugía abierta

Dicen que en el aula de Cirugía del Antonio Luaces Iraola no se mueve una silla o se enciende la luz sin que el jefe del servicio, el doctor Alberto Bermúdez Balado, lo sepa. Quizás sean esa entrega y pericia, acumuladas en 32 años de trabajo, las que lo han mantenido de pie junto a su equipo, a pesar de cualquier contratiempo.

La cirugía ha sido, sin dudas, una de las ramas golpeadas por el impasse provocado por la COVID-19 y por las carencias, acrecentadas en los últimos tiempos por las limitaciones financieras del país y los impactos derivados del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba, el cual solo en los primeros siete meses de 2021, según el informe de Cuba ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, ocasionó pérdidas en el sector en el orden de los 113 millones 498 300.00 dólares, limitando el acceso, sobre todo, a medicamentos, insumos y equipamiento médico.

Las consecuencias de casi tres años con los salones para intervenciones electivas cerrados no solo derivan en una larga lista de pacientes en espera de una operación, sino en altibajos para completar ciclos docentes, en un aumento de los casos de urgencia y en una menor resolutividad en las consultas. No obstante, tan preocupante como esto es el número cada vez más pequeño de estudiantes que se interesan por la especialidad, lo cual ha calado hondo y amenaza ya el relevo.

“La Cirugía General es selectiva y han optado por ella quienes no tienen aptitudes. En otras etapas hemos tenido de 14 a 18 alumnos en formación, hoy son solo cuatro”, sentencia el jefe del Servicio y por ahí comienza la punta de la madeja.

El otro extremo podemos delimitarlo con dos elementos: de cuatro alumnos ayudantes, tres ya no quieren ser cirujanos, y el período de estudio se ha extendido, incluso, hasta seis años, pues, al operarse solo urgencias, los residentes no pueden asumir estos casos y desarrollar las habilidades prácticas requeridas en tiempo y forma.

La analogía entre las balas en una guerra, que no pueden malgastarse, tal cual sucede con los recursos en el quirófano, es el colmo de la complejidad. Por eso, Bermúdez Balado reconoce que la motivación es un eslabón suelto: “Si en seis meses de especialidad, el residente solo ha podido suturar en Cuerpo de Guardia, se desencanta, eso ya lo hizo en el cuarto año de la carrera. Ningún cirujano se forma mirando”.

Conscientes en todos los niveles de que no le falta razón, las alternativas han llegado desde la academia para sortear con éxito los obstáculos de un curso atípico. Mirta Elena Rodríguez Rojas, vice rectora académica de la Universidad de Ciencias Médicas, especifica, primero, que ningún alumno se ha graduado sin cumplir lo contemplado en el currículo de su especialidad.

Para lograrlo pusieron en práctica estrategias metodológicas que garantizaron la adquisición gradual de los conocimientos, se preparó al claustro para asumir aquí actividades que debieron realizarse en otras provincias, y se controló la nivelación para determinar con certeza quiénes podrían presentarse a exámenes estatales y de promoción.

Hospital adentro esto se tradujo en una suerte de reorganización que, en el caso de Cirugía General, tuvo como eje principal al Comité Académico de la especialidad.

“Con el incremento de las urgencias llegamos a intervenir hasta cuatro pacientes por jornada. Evaluamos las estadísticas y comprobamos que realizábamos casi un turno quirúrgico solo con estos casos. Creamos un apoyo a la guardia con residentes que, por planificación, entran diariamente al salón y, luego, la guardia entra pasadas las 4:00 de la tarde”. No puede decirse que esta sea una solución mágica, sin embargo, ha aliviado la deuda de cara a los exámenes de diciembre.

Esa será la fecha tope para Rosabel Fiallo Gort, residente de Cirugía General, quien ha cumplido los requerimientos y podrá pasar página. Sus palabras confirman lo que ya sabemos: “La carga de trabajo recae siempre en nosotros, que nos formamos bajo el principio de ‘aprender haciendo’. Después de una guardia he ido directo al salón al tratarse de casos a los que les he dado el seguimiento y por la necesidad de aprovechar el tiempo para aprender. La vocación es imprescindible”.

En teoría todos los mecanismos están dispuestos para equilibrar con holgura vocación, necesidades y docencia, pero en la práctica son muchos los profesionales que hoy permanecen en sus puestos haciendo el doble. Será en ese punto de confluencia donde encontraremos los ejemplos felices para contar el día a día de la asistencia médica.

Amanda Tamayo Rodriguez: Muy pero muy bueno el reportaje y sobre este asunto hay mucha tela por donde cortar. Todos estos aspectos que se deben analizar para mejorar las condiciones de pago de todos los médicos  el pago de las guardias que es risible lo que le pagan a estos profesionales. No entiendo que un policía con 12 grados gane 7 000 a 12000 según rango y un médico Cirujano u otra especialidad aquí mencionada 5000. El hospital no puede subir salarios a los profesionales ni pueden pagar más a los que hacen guardias a veces como dices cada 72 hora algo difícil, pero si pude pagar Miles de Miles de pesos a cuántas propias y MIPYME sin escatimar el dinero a derogar y sin realizar la licitación y el análisis financiero que esto require con la MIPYME o tcp eso se resume en que ha Río Revuelto ganancias de pescadores. Y como hay pescadores en este mar de corrupción que estamos viviendo!!! Veo como en la Habana se hace operativos y aquí en Ciego de Ávila no veo ni uno. Que bueno que en Ciego no hay revendedores ! En Ciego no hay corrupción!!

                                                                                                  ……………..

                                                        A LA CARRERA ENTRE LA UNIVERSIDAD Y LA “PINCHA”

                                   POR BORIS LUIS ALONSO PÉREZ Y GUILLERMO CARMONA RODRÍGUEZ

                                                                             7 DE NOVIEMBRE DE 2022

                                    www.giron.cu/2022/11/07/a-la-carrera-entre-la-universidad-y-la-pincha/

En el tiempo en que asistíamos a la Universidad resultaba inusual encontrar un compañero que trabajara y estudiara al mismo tiempo. Algunos montaban sus pequeños negocios para ganarse algo: vendían dulces e iban beca por beca a pregonarlos; otros buscaban una labor esporádica en el campo para luchar unos “kilos” extras. Hablamos de seis o siete años atrás.

No obstante, era bastante extraño que mantuvieran un empleo estable. Nos referimos a la modalidad de estudio diurna; es decir, la que implica hacer presencia en el docente de lunes a viernes, con horarios preconcebidos y en la que se debe cumplir un régimen de clases menos flexible.

Existen las opciones a distancia y el curso por encuentros. Este último es el que eligen muchas personas que son proveedoras en sus hogares o que, por una determinada situación personal, como la maternidad, no pueden darse el lujo de verse limitadas por un cronograma educativo estricto.

Leticia Fuentes Alfonso, vicerrectora primera de la Universidad de Matanzas (UM), reconoce que ha aumentado la cifra de estudiantes del curso diurno que trabajan.

Podemos analizar que entre los motivos de este ascenso se halla el auge de un mercado laboral novedoso, lucrativo y con horarios flexibles, como lo constituye el sector privado. Puedes toparte con un futuro abogado o ingeniero químico que es bartender o camarero.

Interviene en cierta medida, a la vez, la crisis financiera que atraviesa el país y que ha encarecido los precios de la subsistencia. Mario Leobel Martín Vento, dependiente en un negocio gastronómico de la Calle Medio y estudiante de Cultura Física, cuenta que tuvo que empezar a trabajar durante el tiempo de la pandemia, cuando los ingresos de su hogar se vieron afectados por las restricciones sanitarias y el contexto económico presentes.

Más allá de estas cuestiones, se encuentra el que quiere vivir la experiencia universitaria más plena posible y decide hacer malabares con su tiempo, para poder trabajar y estudiar a la vez. Acerca del posicionamiento del centro de Educación Superior como institución y la experiencia de varios jóvenes, como Mario Leobel, ahondaremos en este reportaje del periódico Girón. 

LA ECONOMÍA NO SE GRADUÓ CON TÍTULO DE ORO

Hace algunos años emitieron una campaña comunicativa con el eslogan “La Salud es gratuita, pero cuesta”, para que la gente concientizara los gastos que realizaba el país en lo concerniente a dicho sector. Al parafrasearlo podríamos decir “ser universitario es gratis, pero cuesta”.

Aquí nos podríamos referir a dos cuestiones. La primera va de tener que dedicarle buena parte de tu día a los estudios, lo cual impide aportar monetariamente a la economía familiar, y en algunos lugares no pueden prescindir de este extra. La segunda es que, aunque no haya que pagar la educación, sí se gasta en concepto de alimentación y transporte; ello se aplica sobre todo a los estudiantes becados. Algunos de estos deben permanecer en la universidad hasta 21 días y no siempre la familia puede darles el dinero. Y no dejemos de lado a los que optan por pagar un alquiler.

Nicolás de Jesús Alberto Alba, licenciado en Gestión Sociocultural para el Desarrollo, atraviesa su primer año de servicio social en la UM, al tiempo que trabaja como dependiente en el restaurante Le Fettuccine. El Niki, como le dicen sus amigos, comenzó a emplearse desde el segundo año de su carrera.

“Mis padres nunca me dijeron que tenía que trabajar, pero me fui dando cuenta de que mis gastos cada vez eran mayores entre la universidad y mis necesidades personales. Incluso, cuando comencé como ayudante de albañil, mi primer empleo, ellos me dijeron que no era necesario, que me centrara en estudiar; pero ya había decidido dejar de ser una carga”.

Patricia Mesa Bermúdez cursa el primer año de Periodismo y trabaja como profesora de piano en la Escuela Profesional de Arte de Matanzas. Su familia radica en Jagüey Grande y ella vive sola en un alquiler en la ciudad.  “Mi trabajo, además de un sustento económico, es mi pasión y algo que necesitaré tener siempre en mi vida. También reduce la carga económica sobre mis padres y me da cierta independencia”.

Ambos decidieron recurrir a un empleo por diversas causas; no obstante, el tema económico se impone. El día a día en Cuba, en lo relativo a lo financiero, es complicado y muchos padres no pueden, más allá de la voluntad, sostener a un hijo universitario sin caer en sacrificios. 

Los estudiantes becados, sobre todo los de procedencia humilde y lares lejanos, son los que más obstáculos deben afrontar en este tópico. Aunque la universidad intente ofrecer las condiciones de vida más adecuadas posibles, no siempre bastan.

‘‘La situación que se vive en Cuba y en la provincia es muy difícil, y la universidad no está exenta de ella. Reconozco que hoy en nuestro centro no atravesamos el peor momento en materia de alimentación y otras cuestiones; pero no es suficiente’’, expresa la vicerrectora.

UNA CUESTIÓN DE TIEMPO

Patricia reconoce que entre lo más difícil de esa doble vida está la cuestión de los horarios. “Me es un poco complicado manejar el tiempo. No siempre me alcanza y en muchas ocasiones tengo que ir de un lado para otro. A veces salgo de la Universidad corriendo, llego al trabajo, doy las clases y termino cocinando en la casa y organizándolo todo para el día siguiente”.

“Para poder trabajar y estudiar simultáneamente tengo que dividirme en 20 pedazos, y aun así no me alcanza el tiempo. Ahora comienza mi ejercicio de culminación de estudios y la universidad va a requerir más dedicación; por tanto, tendré que dar el extra”, cuenta preocupado Mario.

La vicerrectora de la UM sostiene que antes los estudiantes poseían derecho solamente a un 20 % de ausencias injustificadas, pero que ahora, gracias a la resolución 47 del 2022, hay una evolución al respecto.

“Tenemos estudiantes que quisieran disponer de un porcentaje mayor de ausencias a clase. Les digo que ciertas cosas podrían seguir cambiando, pero que en el mundo tampoco es así. Hay habilidades que se adquieren con la práctica docente. Incluso, en el curso por encuentros el estudiante debe cumplir una determinada cantidad de horas”, explica.

No obstante, convendría analizar con detenimiento una apertura mayor en este aspecto. En resumidas cuentas, el universitario, más allá de las habilidades prácticas que necesitan cierto equipamiento o condiciones, puede recurrir a la autopreparación y lo que vale es el conocimiento en sí; esto es demostrable a través de los exámenes. El tema de la asistencia a los centros docentes viene desde hace años y, aunque se han presentado cambios, aún pudieran ampliarse un poco más los porcentajes.

“También tienen derecho a cambiar de modalidad de estudio. No es lo más recomendado, a los efectos de que nuestros indicadores se afectan, pero es una opción para aquellos que presenten una situación personal muy compleja. Por ejemplo, la covid-19 dejó a algunos jóvenes como jefes de familia, por perder a la mamá o al papá o al abuelito que los cuidaba, y ello demanda un cambio de modalidad”.

Relacionado con lo anterior, deberían flexibilizarse los requisitos. No todos los que quieren hacer el traslado tienen una situación personal apremiante, quizá solo necesitan un acomodo en sus cronogramas vitales que les permita obtener su título y a la vez desarrollar su vida laboral.

CONCLUSIONES

“Estoy intentando llevar ambas cosas y creo que por ahora lo estoy consiguiendo —cuenta Mario—. Cuando me gradúe e inicie mi servicio social, es muy probable que me acoja al pluriempleo; pero sí quiero ejercer lo que estudié. Me interesa ser preparador físico y sería muy triste no poner en práctica lo que aprendí en estos cuatro años”.

“Tengo que mantener estos dos trabajos, porque uno corresponde a lo que estudié y me apasionó; y el otro es un empleo que poco a poco he descubierto que me gusta, además de que me aporta ese extra necesario para vivir en estos tiempos tan difíciles”, manifiesta por su parte Niki.

La mayoría de los universitarios que enfrentan estos conflictos buscan una manera de ganarse el pan sin renunciar a sus metas profesionales. Tristemente, algunos no pueden compaginar lo económico con lo docente y deben renunciar. Sin embargo, muchos sí lo logran entre malabares y carreras. 

                                                                            ……………

                                                HABANA INSIDER: ARTE|CULTURA|IDEAS                                             

ES UN BOLETIN ELECTRONICO QUE OFRECE DE MANERA GRATUITA, UNA SELECCION DE CONTENIDOS PUBLICADOS EN LA PRENSA DIGITAL CUBANA E INTERNACIONAL. SOMOS UN PROYECTO NO LUCRATIVO CREADO EN BARRIO OBRERO, S.M. PADRON, LA HABANA, CUBA POR PROFESIONALES DEL ARTE Y LA COMUNICACIÓN POR “LA NECESIDAD DE INFORMACIÓN QUE SOBRE EL DESARROLLO DEL PENSAMIENTO POLÍTICO Y SOCIAL DEL TIEMPO PRESENTE TIENE HOY LA CUBA REVOLUCIONARIA”.

PARA SUSCRIBIRTE, OPINAR; CONTRIBUIR, ESCRIBE A: MENAABELARDO@GMAIL.COM

HABANA INSIDER: 8 NOVIEMBRE 2022

 

insider

                       / LA HABANA, CUBA/ EDICION 1504 ISSN en proceso

                            EDITOR: ABELARDO G. MENA CHICURI  CONTACTO: MENAABELARDO@GMAIL.COM

         POR UNA NACIÓN SOBERANA E INDEPENDIENTE, SOCIALISTA Y DEMOCRÁTICA, PRÓSPERA Y SOSTENIBLE.

                                                                               ………………

OMAR EVERLENY: SE APRECIA EL DÓLAR? Y LOS PRECIOS, ¿CUÁNDO BAJAN?

JOAQUIN BENAVIDES/ JULIO CARRANZA VALDÉS: SOBRE NOTICIAS DE LA OFENSIVA QUE SE HA DECLARADO CONTRA LOS ALTOS PRECIOS, LA INFLACION Y LA ESPECULACIÓN.

ROBERTO ZURBANO: FRUTAS EXTRAÑAS

NÉSTOR NAPAL: UNA CHARLA CON JUAN VALDÉS. A UN AÑO DE SU MUERTE

TEMAS:  PANEL LA CRISIS DE OCTUBRE A LOS 60 AÑOS

                                                                                ……………….

LAS OPINIONES EXPRESADAS EN ESTE BOLETÍN SON RESPONSABILIDAD EXCLUSIVA DE LOS AUTORES. EN EL MISMO SE PUBLICARÁN MATERIALES DE DIFERENTES CORRIENTES DE PENSAMIENTO, EN ARAS DE CONTRIBUIR AL DEBATE REVOLUCIONARIO Y EN FUNCIÓN DE LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO, CONCIENCIA Y EXPRESIÓN.

                                                                          ………………….

                                                    SE APRECIA EL DÓLAR? Y LOS PRECIOS, ¿CUÁNDO BAJAN?

                                                              POR OMAR EVERLENY, OCTUBRE 31, 2022

Si hay un tema que siempre está en la palestra pública cubana, —por razones de sobra—, es la tasa de cambio informal del dólar y la galopante subida de precios en los mercados, incluyendo los estatales. Pero, ¿por qué esa preocupación? Muy simple, porque está relacionada con el poder adquisitivo de la población, que cada día reduce más su poder de compra; basta solo mirar precios de hoy y compararlos con los de meses anteriores.

No obstante, la complejidad de la economía cubana en la actualidad y las distintas distorsiones que existen en ese contexto dificultan que demos una respuesta única para este escenario.

Precisamente una de las dificultades de la economía cubana es que la producción de bienes, tanto industriales como agrícolas, se mantiene muy reducida, es decir: el país sufre de carencias de bienes necesarios para el consumo. Las 63 medidas de la agricultura no han dado la respuesta planificada, entre otras causas, porque no se ha transformado aún el sistema de la agricultura, han faltado insumos agropecuarios, ha habido dificultades con la fuerza laboral, se mantienen impagos a los productores agrícolas de cosechas anteriores, y es uno de los sectores donde menos se ha invertido en los últimos años.

Súmese a eso la reducción de las importaciones de pollo desde Estados Unidos, entre otras causas por la forma de pago derivadas del bloqueo existente y por el alza de los precios; aunque ninguna causa pesa tanto como la crisis de liquidez externa que atraviesa el país.

Las remesas han sido un paliativo en la vida de una parte de la población, que es minoritaria. No obstante, el resto de los trabajadores asalariados y sin vínculo con esa fuente de ingresos ve cada día cómo se pierde el poder adquisitivo de sus salarios, elevados en enero del 2021 y entonces considerados adecuados de acuerdo a las estadísticas en las que se basaron las autoridades para definirlos.

Se afirmaba entonces que la canasta de bienes y servicios necesarios se podía adquirir con 1528 pesos cubanos (CUP); pero un tiempo después se modificó a más de 3500 CUP. Hoy, la realidad ha demostrado que ese dinero es más que insuficiente para garantizar la alimentación adecuada de una familia cubana de acuerdo a sus necesidades, y mucho menos para la población jubilada.

Resulta curioso observar cómo en el último Consejo de Ministros celebrado por estos días se informaba que se mantienen más de 400 empresas estatales con pérdidas, de las cuales más del 90 porciento pertenecen a las ramas agrícola, azucarera o de la alimentación. Según la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI) en lo que se refiere al producto interno trimestral de 2022, en el segundo trimestre la agricultura presentaba un indicador negativo de -7.4 %, mientras la industria manufacturera lo hace al -15.1 %; la electricidad, gas y agua al -15.4 %.

Por ende, hasta hoy en el corto plazo el llamado “Ordenamiento” lo que ha hecho ha sido desordenar más la economía, y el mayor costo lo está pagando la familia cubana que depende del trabajo asalariado, aunque también la sociedad en general.

Entonces, ¿qué han hecho al respecto todos los entes económicos, sea cual sea su forma de propiedad?

Se han querido reajustar por la vía de la subida de los precios de los alimentos, con lo cual intentan disminuir la pérdida de “ingresos”. Así, aumentan los precios en el mercado porque aumentan también los precios de sus importaciones, ya que hemos visto que ante un escenario de reducción de los insumos nacionales las importaciones han sido decisivas; pero esa dinámica sigue encareciendo la vida de los cubanos.

No obstante, también en condiciones de nula competencia, donde una sola empresa nacional monopoliza determinados servicios, como es el caso de los servicios de telefonía, o de cadenas de tiendas con un único responsable, como GAESA, etc., se imponen precios, que “o los toma o los dejas”. Precisamente eso se observa en los incrementos de precios de los alimentos recientemente, en los cuales no me voy a detener específicamente, pero ha sido así, por ejemplo, el queso gouda se vendía en las redes estatales por debajo de los 30 MLC y ha superado la barrera de los 50 MLC.

O sea, los precios de los alimentos están altos, y no creo que su control sea el mecanismo eficiente para modular el incremento desmedido de estos, pero si va a ser así debería empezarse por los precios de las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC), y después seguir hacia otras formas de propiedad, porque se tiende a culpar solo a los mercados de libre formación de precios, —lo que no significa que sean absueltos del análisis—, y no se miran otros fenómenos como el de los acaparadores, que surgen precisamente por la escasez existente.

Las informaciones al respecto de la inflación ofrecidas por la ONEI en su boletín de “Índice de Precios al Consumidor” del mes de agosto indica que en relación al impacto en la variación mensual por división de consumo, las tres divisiones que mayor efecto tuvieron en el mes de agosto del 2022 fueron: Alimentos y bebidas no alcohólicas (56,39 %), Restaurantes y Hoteles (15,90 %) y Transporte (13,54 %). Si observamos el gráfico siguiente, se demuestra el índice galopante de los precios:

Fuente: ONEI. Índice de Precios al Consumidor base, diciembre de 2010. República de Cuba Edición septiembre 2022.

Ante ese escenario, un indicador que ha servido de referencia ante esas distorsiones de precios, especialmente para el sector no estatal, es la tasa de cambio informal de divisas. Ya se conoce que el Estado ha intentado corregir ciertas deformaciones de ese mercado a través de la compra y venta de divisas por Casas de Cambio (CADECA), pero los volúmenes que ofrece a la población son insuficientes para prevenir o atenuar cualquier tendencia en las tasas de cambio informales.

Para qué la población adquiere divisas en los mercados informales y en CADECA?

Dadas las carencias de productos comercializados en CUP, se compra MLC para acceder a las tiendas estatales que ofrecen estos productos.

En el caso de los emprendedores del sector privado, las divisas se adquieren para salir al exterior con el objetivo de comprar los insumos necesarios para su actividad que no pueden adquirirse en el país, y que el Estado no vende en la cantidad que necesitan.

Se compra divisa extranjera para pagarle a ciertos proveedores, que exigen su pago en esas monedas, no en MLC en bancos cubanos, en especial por temor a las transferencias que no se realizan en tiempo adecuado.

Por parte de personas naturales que necesitan viajar de turismo, o de compras para abastecer determinados bienes que demanda la población, no solo alimentos.

Para emigrar.

Entonces, en esos mercados comienzan a combinarse el nivel de especulación y el de realidad, donde se fija la tasa de cambio informal; el Estado tiene fijada una tasa de cambio especifica, pero las cantidades que maneja no son suficientes para estabilizar las tasas de cambio informales y acercarlas a las que ellos manejan. Lo curioso es que los propósitos de compra se mantienen.

Al no haber una institución cubana que le sirva de referencia a ese mercado informal, muchos involucrados utilizan la tasa de cambio que ofrece un medio de comunicación como El Toque, que, más allá de debatir si es o no es sólida, hasta hoy es la que existe. Y sucede que las personas han cambiado en el mercado informal no necesariamente a los precios que El Toque ofrece, pero sus tasas especulativas sí han servido como referencia.

Debo precisar que la tasa de cambio que propuso el Estado se tomó en momentos en que la tasa de cambio que ofrecía El Toque era muy similar: 120 CUP por un dólar. Es decir, era a como estaba el cambio en el mercado informal en ese momento: muy distante de la tasa oficial existente, que era de 24 CUP.

Independientemente de la especulación típica de esta tasa de cambio informal, las personas comenzaron a demandar cada vez más divisas en los últimos meses, pensando en que como la tendencia era a que la moneda nacional continuara depreciándose, una forma de protegerse era guardando los ahorros en una moneda más fuerte, y eso mismo fue lo que propició que hubiera más demanda que la oferta de esas monedas, por ende siguió una espiral cada vez más fuerte, donde la moneda nacional se depreció a 200 CUP por dólar. Todo esto se suma al hecho de que los emprendedores necesitan comprar insumos en el exterior dadas las limitaciones productivas del país, y a la apertura del Estado a que estos actores pudieran importar sus insumos sin muchas restricciones.

Qué ha sucedido en estos días finales de octubre?: que se ha comenzado a apreciar el peso cubano, con respecto al dólar, llegándose a cotizar a 160 CUP por dólar, lo que puede responder a una suma de factores, entre ellos precisamente el especulativo; también a que los mercados en CUP están desabastecidos, y por ende una parte de las remesas se están moviendo no al mercado en CUP —excepto los agrícolas—, sino a las compras online, que están apareciendo vertiginosamente.

Se debe, de igual forma, a que los ingresos de los trabajadores estatales se hayan reducido, lo cual hace que aunque deseen adquirir dólares o MLC, estos no les alcanzan, y que hay noticias difusas sobre medidas futuras para frenar la emigración de los cubanos.

Pero lo que es real es que las dificultades de la economía, en vez de mejorar, han empeorado recientemente, lo que significa que no hay muchas ofertas en moneda nacional, e incluso se espera que los precios sigan subiendo, como el de la carne de cerdo, que ya se cotiza a 380 CUP por libra. Entonces, si ha bajado la cotización del dólar, ¿por qué no se ha reflejado en la disminución de los precios en Cuba?

Muchos emprendedores refieren haber comprado MLC en 190 CUP para realizar determinadas importaciones. Para eso, sus precios de venta se relacionaron a esa tasa, por ende, no pueden bajar dichos precios hasta tanto no recuperen el costo de las divisas adquiridas para comprar sus insumos, es decir, en esos casos hay un tiempo que no es lineal. No les falta razón a esos emprendedores, pero en la lógica popular no se entiende que, mientras baja la tasa de cambio informal, los precios se mantienen o aumentan.

Se están intentando retomar viejas medidas para el control de los precios o para evitar que sigan subiendo, que incluyen hasta el decomiso y multas a los infractores. Debemos recordar que ya se ha pasado por ahí, y que si se hace de forma desmedida se volverá a la clandestinidad, los productos estarán escasos o no se cosecharán, como sucederá en la agricultura.

La única medida efectiva, y el tiempo lo demostrará, es destrabar los nudos que siguen afectando a la agricultura y a la industria cubanas para que así aumente la producción de bienes que tanto necesita la población.

Omar Everleny (Recibió el doctorado de Economía de la Universidad de La Habana y la maestría en Economía y Política Internacional en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), México DF. Sus publicaciones recientes, incluyen, entre otras The Cuban Economy in a New Era: An Agenda for Change toward Durable Development, con Jorge I. Domínguez y Lorena Barberia, Harvard University Press, 2017; “La economía cubana: evolución y perspectivas ”, Estudios Cubanos, no. 44, University of Pittsburgh Press, 2016; “Foreign Direct Investment in Cuba: A Necessity and a Challenge”, A New Chapter in US-Cuba Relations, editado por Eric Hershberg y William M. Leogrande, Palgrave Macmillan, 2016; Miradas a la economía cubana: un análisis desde el sector no estatal, Editorial Caminos, La Habana, 2015.)

                                                                                             …………….

SOBRE NOTICIAS DE LA OFENSIVA QUE SE HA DECLARADO CONTRA LOS ALTOS PRECIOS, LA INFLACION Y LA ESPECULACIÓN.

                                                                POR JOAQUIN BENAVIDES

Las noticias que van llegando de la especie de ofensiva que se ha declarado contra los altos precios, la inflacion y la especulación, que se está aplicando como una consigna, que no tiene en cuenta las       condiciones reales de la economia, puede conducir a que la oferta de comida en el mercado en vez de incrementarse disminuya.

Ese movimiento desordenado que lleva a que se establezcan topes de precios arbitrarios, en base a lo que cada cual considera que debe ser el valor de un producto va a lograr en este peligroso momento, lo que siempre ha logrado, detener la produccion y esconder lo producido para no perder lo que costó producirlo y ponerlo a la venta.

No es con llamamientos contra los altos precios y contra la oferta y la demanda que se va a resolver el gravísimo problema de que el país no está produciendo los alimentos que requiere la población para alimentarse.

El remedio puede ser mucho peor que la enfermedad. No reincidamos en el error tan repetido de actuar sobre los precios con topes y con arbitrariedades de confiscar la produccion al productor, que quizas      tuvo que comprar en el mercado informal el dólar a 170 pesos para poder importar o harina o azúcar para producir, porque el Banco Central y la Dirección de la economia no han sido capaces de establecer una tasa de cambio oficial que sea igual para todos.

No es con documentos y llamados de tinte demagógico como se pueden resolver los graves problemas de la economia y la inflacion inducida por una erronea politica financiera y presupuestaria.

                                                                                     ………………

                                                                  DE JULIO CARRANZA VALDÉS.

Totalmente de acuerdo Joaquín, ya lo he expresado en varios lugares, obvio que las ilegalidades deben ser bien enfrentadas, como en cualquier lugar, pero ojo, mucho cuidado con el altísimo riesgo de que se pase la mano con arbitrariedades (como tantas veces) y se termine afectando la dinámica propia de la reproducción de la economía y se golpee con excesos infundados a los actores económicos que le son fundamentales hoy a la economía. No hay espacio político para mayores desabastecimientos!

Insisto: las ilegalidades deben ser enfrentadas pero de manera económica y jurídicamente fundamentadas, además, y esto es esencial, de que si no se producen las transformaciones profundas e integrales que la economía necesita no hay solución estratégica, no hay cuerpo policial, ni regulaciones, ni fiscalía que solucionen por si solos este problema, si una cosa distrae a la otra se seguiría un mal camino.

Por algún lado expresé que a caso viene la vieja frase marxista sobre el peligro de que con el agua sucia se bote también a la criatura, el agua sucia fuera, la criatura dentro!! No hay ya tiempo para bandazos, estamos en un mar turbulento y hay que navegar con mucha certeza a riesgo de naufragar!!!

                                                                             ………………     

                                                                        FRUTAS EXTRAÑAS

                                               POR ROBERTO ZURBANO, NOVIEMBRE 2, 2022

Roberto Zurbano.  Crítico cultural y militante antirracista.

El racismo no es un fantasma que recorre el mundo, sino una fábrica invisible de estereotipos, exclusiones y heridas profundas sobre buena porción de la Humanidad. No es simple aversión, sino una maquinaria social que piensa, somete y castiga de modos sutiles o violentos, según el caso. Atraviesa filosofías y culturas en todo el universo. Y en Cuba se ocultó, como años atrás se hacía con los niños discapacitados, los desertores políticos y las mujeres infieles; ninguno de ellos salía en la foto de familia. El racismo es un conflicto muy familiar en nuestra sociedad.

En los últimos treinta años la crítica antirracista producida en Cuba es acusada de reproducir visiones de otros países y culturas —léase Estados Unidos o Brasil— y se trata a los activistas antirracistas más críticos, como radicales, disidentes o desagradecidos; una tríada que reduce el conflicto a un análisis demasiado simple, más interesado en desviar la atención sobre la presencia de un racismo que emergió en el único país socialista del Caribe. A ese llamo neo-racismo, una serie de acciones excluyentes y humillantes normalizadas en nuestra vida cotidiana y asumidas, incluso, por muchas personas negras.

Es curioso cuán difícil resulta identificar el racismo en Cuba; contrario a la sagacidad con que vemos cualquier evento racista en el mundo. Así, ocultamos nuestra aversión a hablar del tema aquí y nos comparamos con esos lugares donde las personas negras son encarceladas y asesinadas regularmente —como Brasil o Estados Unidos. También existe racismo en España, República Dominicana o Alemania, pero cada racismo es diferente, aunque igualmente doloroso. Por ello en muchos países se denuncia, discute y diseñan leyes y políticas, difíciles de aplicar, pero valiosas conquistas y herramientas de lucha: Son el reconocimiento de un conflicto, el nivel de discusión y consenso sobre el mismo, más la socialización de explicaciones y soluciones que entre nosotros faltan.

En Cuba continúa secuestrado el debate sobre el racismo entre salones, declaraciones y comisiones que evitan cualquier socialización del tema. No es el único hueco negro sobre el cual, intermitente, superficial y oportunistamente, suele hablarse un par de veces al año en algún espacio mediático. La falta de una política racial expresa lentitud, incoherencia e insensibilidad ante una problemática que no ha alcanzado consistencia jurídica en ningún tribunal, ni se reconoce como práctica cultural o institucional. Tanto tiempo se prohibió hablar de racismo, que aun se considera un asunto muy sensible.

Fue muy criticado el performance racista del Halloween holguinero, sin ofrecer el contexto local, marcado por una alta población de origen hispano. Existe un pasado racista cubano con espacios públicos ilegalmente segregados como varios parques de provincia: si alguien rompía esa norma podían hasta dispararle, como ocurriera a muchos en el Parque Vidal de Santa Clara en 1924 o asesinarle, como le ocurrió al joven Justo Proveyer en el parque Céspedes de Trinidad en 19351, entre otros eventos sucedidos en Cienfuegos o Camagüey, donde, por cierto, en 1929 se anunciaba una secta nombrada El Palacio Imperial Invisible de los Caballeros del Ku Klux Klan.2

Los jóvenes holguineros que preguntaban “¿Donde están los negros?” probablemente no saben cómo fueron masacrados los soldados negros del Fuerte Pillow, por orden de un General de las tropas confederadas, también traficante de esclavos, llamado Nathan Bedford Forrest, quien en 1886, en Pulaski, Tennesssee, fundó el Ku Klux Klan, organización terrorista que luego se extendió por todo el sur de los Estados Unidos como hermandad secreta de hombres blancos que odiaban los negros, les expropiaban sus bienes ilegalmente, violaban sus mujeres y aterrorizaban sus comunidades con dos rituales preferidos: ahorcar personas negras y quemar sus casas, escuelas e iglesias. También asesinaron a algunos políticos blancos, aliados de los negros.

En el siglo XX, a partir de 1915 atacan a judíos y católicos. En el siglo XXI el llamado “Klan” recupera la bandera de la Confederación, recluta cientos de miembros y en su plataforma de Internet se erige como «un movimiento de base nacional, integrado por hombres, mujeres y niños cristianos, de raza blanca, que apoyen el regreso al gobierno de los cristianos blancos». En el mismo sitio han hecho campañas contra el regreso del niño Elian, para el cierre de las fronteras norteamericanas y para eliminar leyes contra la posesión de armas.

El KKK es una fuerza viva en Estados Unidos, vinculada al racismo, la xenofobia y la supremacía blanca que exacerbó Donald Trump, también contra los blancos cubanos que, en Estados Unidos —aunque no en Miami— dejan de ser blancos para convertirse en hispanos o latinos, al no clasificar como WASP (White, Anglo-Saxon and Protestant), el código etnocentrista fundacional de esa nación de inmigrantes.

Este es, a grandes trazos, el contexto que a los jóvenes de Holguín les parece ajeno. Creo que son culpables con atenuantes, porque son resultado de la ignorancia, es decir, de su educación. Ellos son extrañas frutas de la cosecha neoliberal cubana del siglo XXI. Su paseo de Halloween (trick or treat?3) se tornó en bumerán de las ambiciones de una clase media con poder económico, culturalmente falaz e inclinada al american dream en su variante vernácula.

Más allá de insertar al Halloween entre las pocas fiestas cubanas, hay un modelo económico, político y cultural que, desde fines del siglo pasado, acomoda sus valores excluyentes y los reproduce ante las carencias del viejo modelo verticalizado de nación, poco dado a socializar críticamente los valores de adentro y de afuera. Ambos modelos coinciden en su dependencia del entramado comercial yanqui, a pesar del bloqueo y sus remakes. (Está pendiente el análisis cultural y autocrítico del bloqueo).

Detrás de esta provocación juvenil absurda, pero igualmente racista, se oculta el paternalismo y el secretismo con que sigue tratándose el tema racial en Cuba. Además del idealismo dulzón de ciertos spots televisivos que persisten en idealizar esa idea estrecha, desfasada y poco científica de color cubano; válida en el pensamiento del Nicolás Guillen de los años 30 del siglo pasado, cuando lanzó ideas muy acertadas y otras no tanto, como sus tesis sobre la celebración del mestizaje racial, la mulatez y el propio color cubano; hoy asumido como una romántica campaña antirracista.

El actual racismo cubano también se renueva bajo otros actores y espacios que no lo nombran, pero lo usan y controlan a su antojo. Es un racismo encubierto, sofisticado a la hora de gentrificar nuestras ciudades o precarizar ciertos barrios y comunidades. Imponiendo nuevas normas, tarifas e imaginarios, a los cuales se adaptan velozmente altos burócratas, nuevos empresarios y porteros de centros nocturnos, independientemente de su status público o privado y del color de su piel.

La creciente implosión de eventos racistas en el país incorpora todos los signos de la actual crisis política. Y viceversa: cada uno de los signos de la crisis —aunque algunos no asumen la cuestión racial—, visibilizan las muchas variables que afectan a la población negra y marcan su ausencia en debates y sectores claves.

Por otro lado, el activismo antirracista cubano ya agotado, fragmentado y cooptado le cuesta levantar sus voces más allá de los temas de emprendimiento y estética negra, de sus nichos académicos y de los nuevos proyectos y acciones de autopromoción, con aspiraciones de clase media negra sin mucha conciencia racial ni otros capitales requeridos para ello.

Son aspiraciones legítimas, pero carecen del filo crítico con que nació el antirracismo de los noventa en medio de debates abiertos al público; con denuncias, catarsis y el reconocimiento de un malestar social públicamente ventilado. En menos de una década se convirtió en un movimiento antirracista, de varias tendencias, que terminó creando un espacio político sino propio, muy singular. Aquel activismo fue desmontado por una estrategia del poder que erosionó el discurso antirracista hasta verlo rendido por las promesas, los temores y las incertidumbres del momento.

El silenciamiento o abandono del discurso crítico, abrió el camino a un lenguaje racista que, a su vez, reactiva el lenguaje clasista que emergió en muchos discursos post-11J, no solo para hablar de negras y negros, sino también cuando se refieren a pobres, marginalizados y manifestantes.

Murió aquel activismo, cuya incapacidad mayor estuvo en no convertir el antirracismo en práctica cultural, en parte del civismo que necesitamos para explicar otros conflictos. Fue difícil asumir una cultura de responsabilidad y vigilancia públicas, como han logrado los feminismos en Cuba, a pesar de todo. Hoy esta posibilidad resulta más lejana que hace 15 años cuando el antirracismo cubano se erigió como una crítica a la colonialidad de la política doméstica, esa colonialidad que configura la dominación socialista que explico en un texto del 2015, donde advierto que: “La colonialidad del poder tiene en Cuba tres grandes cómplices que son el neoconservadurismo, el colonialismo interno y el neo-racismo, sobre los cuales no hay suficiente cuestionamiento público”.4

Entiéndase que racismos y antirracismos son, sencillamente, experiencias permanentes en nuestras vidas privadas y públicas. No hechos aislados, ni excepcionales, como suele verlo la mirada culturalista; sino cotidiano y profundo, estructural y trascendente. Solo el prejuicio racial, la cobardía política y la ignorancia evadirán los mecanismos de esa vil maquinaria social que es el racismo, más allá de quienes lo rechazan o reproducen.

Si las fuerzas cívicas de una sociedad no pueden expresar sus malestares y aspiraciones, participando y debatiendo ideas o propuestas, encontrará sus modos de defender y celebrar la nación, sus propios espacios de crítica y resistencia políticas. Así emerge un nuevo antirracismo que niega ciegamente al anterior, aunque se alimenta de sus pequeños logros y aprendizajes. Los pronósticos no son tranquilizadores.

Unos rumberos del barrio me respondían la pregunta “¿Donde están los negros?”, con ingeniosas respuestas callejeras: “No somos invisibles. Tú sabes a“onde estamos. No tengo pasaporte.” Ellos no saben de frutas extrañas ni de limones baratos. Viven una realidad sin caretas. Carente. Caliente…

En Cayo Hueso, La Habana, 1ro de noviembre y 2022.

NOTAS:

1 Zurbano, Roberto: Cruzando el parque ¿Hacia una política racial en Cuba? En Humania del Sur. Revista de estudios latinoamericanos, africanos y asiáticos de la Univ. de Los Andes, Venezuela, núm. 31 (jul.-dic., 2021), pp. 137-170.

2 Henry Night, Kezia Sabrina: “La revista Minerva. Una voz contra el Ku Klux Klan en Camaguey en Boletin de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey sito en http://www.ohcamaguey. Consultado el 1ro de noviembre del 2022.

3 Juego de palabras en ingles que utilizan los niños la noche de Halloween al tocar a las puertas de las casas. ¿Su traducción literal (truco o trato) no revela la demanda infantil de “¿Me das un dulce o te doy un susto?”

4 Zurbano, Roberto: Racismo vs. Socialismo en Cuba: un conflicto fuera de lugar (apuntes sobre/contra el colonialismo interno) en Revista Meridional (Chile), abril 2015. Hay edición cubana en Revista Cubana de Ciencias Sociales, número 54, Instituto de Filosofía de Cuba, 2021, p. 243.

                                                                                           …………….

                                                       UNA CHARLA CON JUAN VALDÉS. A UN AÑO DE SU MUERTE

                                                                    POR NÉSTOR NAPAL, OCTUBRE 26, 2022

                            http://temas.cult.cu/una-charla-con-juan-valdes-a-un-ano-de-su-muerte/

Pasó un año ya y su vozarrón no se ha ido. Yo, como tantas y tantos dentro y fuera de Cuba, disfruté la calidad humana e intelectual de Juan durante muchos años.  Hoy elijo para recordarlo un día de septiembre del año pasado, apenas un mes antes del inesperado final. Le había enviado algunos comentarios sobre un excelente artículo suyo publicado unas semanas antes, que sus entrevistadores titularon “Del socialismo de Estado a la república socialista”.

A sus ochenta y tres bien cumplidos, Juan atendía con igual dedicación y rigor de maestro los borradores que le enviaban prestigiosos intelectuales antes de publicarlos, las consultas de estudiantes universitarios y las reflexiones de amigos. Rápidamente grabó la respuesta a mi mensaje, extendiéndose por supuesto hacia otros temas de Cuba, con el humor y el rigor habituales. Grabó con sus notas previas en la mano, “déjame ver si entiendo lo que puse aquí”. Anunció al inicio que sería breve, pero fueron ocho audios consecutivos. Ahora los escucho otra vez.

Habla en una madrugada habanera en su casa de La Víbora, durante 95 minutos, con el dedo apretado todo el tiempo en el micrófono del teléfono, “espérate que estoy luchando con la bolita ésta que se me va debajo del dedo”. Habla con el trasfondo del sonido de la lluvia y a veces la voz lejana de su inseparable Daysi.

Juan sostuvo en todas las circunstancias su mirada crítica sin abandonar el campo de la revolución. Transcribo algunos de los comentarios que me envió ese día: “Si uso un tono que puede sonar académico es porque me propongo tratar los temas con una perspectiva más seria, no como simples opiniones, sino con referencias a conocimientos establecidos, convencionalmente aceptados. El tono académico me exige también usar los conceptos con cierta precisión, con cierto rigor, no usar metáforas, evitar ditirambos”.

“El concepto de republicanismo socialista lo recogí yo de un grupo de marxistas de Barcelona. Lo recogí buscando respuesta a la pregunta de qué socialismo queremos, sabiendo que no es el socialismo real que vimos en el viejo campo socialista. El republicanismo liberal existente en Cuba antes de 1959 tenía algo de jacobino, incorporaba el tema de la igualdad. En el último capítulo de mi libro La evolución del poder en la revolución cubana me comprometo con la filiación socialista republicana”.

Sobre la importancia de la constitución y el ordenamiento jurídico como fuente de legitimidad:

“La revolución cubana siempre dio gran importancia al ordenamiento constitucional. Por eso ha habido varias reformas constitucionales. El respeto por el orden jurídico ha sido una fuente de legitimidad de la revolución. Eso se ha desvirtuado en la práctica porque no ha funcionado plenamente un Estado de derecho, entendido como un Estado en que todos los actores institucionales o personales se subordinan a la ley, y la ley es producida por un órgano representativo. El poder se ha ejercido en muchos casos de manera discrecional. La nueva constitución, que fue ajustada y aprobada de forma muy participativa, define a Cuba como un Estado socialista de derecho; por eso es importante recogerla como un instrumento clave, también para el tratamiento político del escenario actual. En mi libro planteo que algunas fuentes de legitimidad históricas del proceso revolucionario han perdido potencia, y destaco como fuentes vigentes la legitimidad jurídica y la legitimidad democrática”.

Su insistencia sobre la centralidad de las reformas:

“Todo lo anterior sirve, claro, si se alcanza un mínimo de bienestar económico, si se cubren las seguridades básicas. Los 90s enseñan que la población resiste los periodos de crisis si ve algunas señales concretas de recuperación y si existe un discurso político que la estimule suficientemente para llegar a la otra orilla. De ahí la importancia de la implementación del programa de reformas.

Expresiones como revolución en la revolución no tienen sentido, la revolución en la revolución es la contrarrevolución. Para resolver su viabilidad socioeconómica y política en circunstancias cambiantes, los procesos revolucionarios tienen que hacer reformas. En las experiencias socialistas que han pervivido, quienes han hecho reformas estructurales son China y Vietnam. En nuestro caso la cultura política predominante no ha sido reformista, las reformas han sido vistas más bien como debilidades, concesiones, exposiciones que aprovechará el enemigo, bla, bla, bla”, como le gustaba repetir a Juan. “Por supuesto existen siempre factores externos, en nuestro caso en primer lugar la agresividad extrema de Estados Unidos; pero la viabilidad del proyecto revolucionario requiere poder desarrollarse en medio de esas condiciones”

“Algo que hago siempre que puedo, provocadoramente, es combatir el discurso de la excepcionalidad cubana. Argumento que Cuba ha sido un caso más del socialismo real, con su negación de las relaciones mercantiles y su resistencia a las reformas. La razón para que en Cuba avanzaran posiciones reformistas fue la crisis de los 90s.

Nos hemos movido de crisis en crisis. Ojalá no tuviéramos que recorrer ahora un camino primario, el de recrear un mercado que tuvimos hace muchos años y fue liquidado. En varios casos de la experiencia del socialismo real ocurrió eso: se cerraron espacios que finalmente hubo que abrir de nuevo. En las reformas al modelo económico tenemos que volver a incorporar esos componentes que clausuramos en el pasado, como el papel del sector privado y de las relaciones mercantiles.

Pero hay otro segmento de las reformas que no implican regresar a lo anterior, que son más complejos: por ejemplo el tratamiento de la inversión extranjera, la autonomía de las empresas estatales, la descentralización; aquí hay menos experiencia, está todo el debate sobre los aspectos positivos y negativos de las reformas china y vietnamita. Frente a las distintas posiciones sobre lo nuevo que hay que reformar, y las habituales sospechas ante las voces críticas, lo que se hace viable es implementar lo que ya está aprobado, lo que ya no debiera ser objeto de debate: los Lineamientos del 2011 y sus correcciones en los congresos posteriores del partido, también la Conceptualización, que dibuja un modelo de socialismo. Y la nueva constitución y todas las leyes complementarias que están pendientes. Esta es la base del consenso ya alcanzado, que aún no se ha implementado plenamente”.

Juan abundó también en ese día sobre el impacto de la pandemia del coronavirus, sobre la arqueología de la llamada oposición, sobre las estrategias enemigas para destruir el proceso revolucionario cubano. Cierro estas citas con otro de sus énfasis recurrentes, la dimensión cultural de los cambios: “Todo lo que hagamos requiere promover una nueva cultura: si no creamos una nueva cultura jurídica no servirá la nueva constitución, sin una nueva cultura económica no seremos eficientes, sin una nueva cultura civil nunca nos entenderemos”.

Te extrañamos, Juan. Qué grande el hueco que nos dejaste. Aún es difícil acostumbrarse a que ya no están ahí tus comentarios agudos, tus ironías en voz alta, bien alta. Fuiste un verdadero maestro para todo aquel que se acercara con preguntas. Promoviste en todos la lectura, la reflexión rigurosa, el pensamiento propio. Fuiste un erudito, por conocer mucho y por siempre querer aprender, siempre estudiar para entender mejor. Un erudito cercano, sin arrogancia alguna. A pesar de los malos momentos que sufriste nunca extraviaste el camino, la mirada crítica ni la lealtad al proyecto revolucionario cubano.

A la juventud de esta Cuba de hoy, tan llena de preguntas, le haces falta también. Para muchos jóvenes sigues siendo una guía, continuarán buscando respuestas en tus libros, en tus entrevistas. No es exageración, Juan, no te rías.

                                                                                           ……………….

                                                                   PANEL LA CRISIS DE OCTUBRE A LOS 60

                                                                                               TEMAS

https://temas.cult.cu/panel-la-crisis-de-octubre-a-los-60-version-integra/

Rafael Hernández: Este panel ha sido una idea adobada, cocinada y aderezada con la UPEC, con Ricardo Ronquillo, con Rosa Miriam Elizalde, que instantáneamente fueron sus entusiastas promotores, muchísimas gracias. Y también a ustedes por estar aquí, así como a quienes están conectados por la plataforma digital en Cuba y fuera de Cuba. Este panel se va a concentrar durante una hora en presentar distintas perspectivas acerca de la problemática de la Crisis, y luego les daremos la palabra a ustedes, a todos los que están aquí sentados y a los que están escuchándonos en otras partes.

Me pregunto cuántos de nosotros hemos leído libros, investigaciones, sobre la Crisis de Octubre, tema del que hay bibliotecas escritas. Y cuántos responderian si les pidiera ahora: “Levanten la mano.” Y luego, les pediría que levanten la mano los que vieron 13 días, la película de [Roger] Donaldson, u otra de las películas que se han hecho sobre la Crisis, probablemente resultaría que muchos habrán visto las películas y pocos habrán leído los libros.

Aunque la mayoría de los asistentes no sean millennials, nos llega la información a través de medios audiovisuales, que no necesariamente representan la complejidad de un fenómeno como la Crisis de Octubre. Una buena película, por cierto, 13 días. Aunque no sea verdad que la Crisis duró trece días; y aunque, a pesar de revelar muchas cosas de la Crisis, sigue teniendo un vacío sobre la parte cubana de la Crisis, mientras que la parte norteamericana se lo lleva casi todo, y un poco la soviética.

A pesar de que aquí se celebró un gran evento en el año ‘92, con la presencia de Fidel y de los protagonistas vivos de la Crisis, del lado soviético y del lado norteamericano, ahí están los videos de ese encuentro. ¿Cuántos los hemos visto? ¿Cómo podemos recordar los matices, los detalles de ese encuentro? Podríamos, sin embargo, haber visto cualquier serial de siete temporadas, más fácilmente que volver a esos dos o tres días de sesiones de aquel evento. Y esto quizás parezca inevitable.

Me acompañan personas que han escrito y publicado sobre el tema.

Fabián Escalante, general retirado, historiador, autor de varios libros, incluido uno sobre la Crisis, la problemática y la visión cubanas.

Juan J. Sánchez, profesor del Instituto Superior de Relaciones Internacionales (ISRI), que también ha publicado sobre las relaciones entre Cuba y la Unión Soviética en los años 60. Él es un profundo conocedor de la política soviética.  Le agradecemos mucho que nos pueda explicar la perspectiva soviética de la Crisis, así como la visión cubana de esa perspectiva soviética.

Tomás Diez Acosta, investigador del Instituto de Historia, autor de varios libros, entre ellos este, Peligros y principios, que es un documentado y pormenorizado análisis de todo lo que ocurrió en el terreno militar y en las relaciones entre Cuba y la URSS; entre la URSS y los Estados Unidos; entre Estados Unidos y Cuba, resultado de años y años de investiga

Sin embargo, no hemos publicado mucho, en comparación con otros. Aquí tengo este titulado La bola de cristal fracturada, de dos investigadores norteamericanos, James Blight y Janet Lang, que incorporan aspecto de los enfoques, de las visiones predominantes en los tres lados acerca de la Crisis.

No obstante, la mayor parte de lo que se ha publicado y de lo que se sigue publicando sobre la Crisis por investigadores en todas partes del mundo enfatiza lo que se ha ido revelando del lado norteamericano. Mientras que una serie de preguntas siguen ahí, relacionadas con las causas, los factores, las motivaciones cubanas; con lo que pasó antes, durante, y después de la Crisis, así como sus lecciones, que continúan siendo una materia relativamente inexplorada.

Les voy a dar la palabra a nuestros panelistas para que expongan. Les he pedido que lo hagan en doce minutos, aunque no van a poder decir todo lo que ellos saben en ese tiempo. Pero necesitamos disponer de tiempo para las preguntas y los comentarios.

Fabián Escalante: Gracias, Rafael.

Para analizar objetivamente los hechos históricos, y conocer su trascendencia y en consecuencia extraer lecciones, es imprescindible situar el escenario en el cual se desarrollaron, sus antecedentes, causas y consecuencias.  La Crisis de octubre fue el resultado de un conflicto existente entre Estados Unidos y Cuba, al cual se va a sumar la URSS, eventualmente por intereses solidarios y propios, en un Mundo polarizado y en el cenit de la denominada “guerra fría”. Por tales razones mi intervención estará dirigida a analizar estos vitales aspectos y profundizar en ellos, en la medida de lo posible y en el tiempo concedido,

La Crisis de los misiles en octubre de 1962 fue el resultado directo de las agresiones continuadas de Estados Unidos a Cuba, iniciadas inmediatamente después del triunfo de su Revolución, el 1ero de enero de 1959. En la medida que la Revolución comenzó a profundizar sus acciones en beneficio popular, la burguesía nativa y el Imperio, se enfrentaron a ellas. Pronto la agresión se materializaría en importantes medidas económicas, subversivas y políticas destinadas a asfixiar la economía y aislar al país del continente:

La suspensión de la cuota azucarera en el mercado norteamericano, la negativa de sus grandes empresas a incrementar sus producciones, a refinar combustibles, a aceptar las rebajas de precios a los medicamentos,  a las nuevas tarifas telefónicas y eléctricas,  la ruptura progresiva de relaciones diplomáticas por parte de varios países del Continente,  unido a los ataques aéreos y marítimos con fines terroristas fueron escalando aquel escenario acompañado de  una feroz campaña mediática -tanto de los medios nacionales, como internacionales-, utilizando el pretexto del fantasma del comunismo.

La visita de Fidel en abril del 1959 a Estados Unidos, destinada a explicar los objetivos de la revolución y buscar comprensión ante la dramática situación por la que atravesaba el pueblo cubano, fue saboteada por las autoridades norteamericanas, negándose a recibirlo el presidente Eisenhower, delegando la reunión en su vice, Richard Nixon, quien una vez concluido el encuentro con el líder cubano, lo calificó de peligroso comunista, en un memorándum al Presidente y secretarios de estados.

La embajada norteamericana y su estación CIA en La Habana, utilizando un programa civil denominado punto IV, realizó desde los primeros meses de 1959, una labor subversiva en el terreno, reuniéndose con empresarios, formadores de opinión, líderes políticos, religiosos, estudiantiles, sociales etc., con el fin de sabotear la unidad del pueblo con su Revolución.

Un grupo de trabajo de guerra sicológica, bajo el manto de una empresa publicitaria, fue creado en la Habana, para suministrar a los medios locales materiales políticos contrarrevolucionarios. La ley de Reforma Agraria dictada en mayo de 1959, que entregaría 100,000 títulos de propiedad a campesinos pobres, constituyó de hecho, un momento de ruptura y definiciones.

La conspiración Trujillista, dirigida desde Santo Domingo, para lanzar una invasión de mercenarios a Cuba y otros dos complots internos para derrocar la Revolución, fracasarían aquel primer año:  Uno, estimulado por la renuncia del Presidente designado y varios de sus Ministros y el otro como resultado de una intentona golpista propiciada por el jefe militar de Camagüey.

Los tres eventos fueron estimulados y monitoreados por la CIA.

Apoyados en las organizaciones laicas de la Iglesia Católica, la CIA organizó las primeras agrupaciones CR clandestinas, así como también el bandidismo en varias regiones montañosas del país. Ellos se encargaron de armarlas y entrenarlas, con el objetivo de provocar una sublevación popular. Me atrevería a afirmar que, desde entonces, este era, ha sido y será el objetivo central de todas sus agresiones, sanciones y bloqueos. Pretender mediante la asfixia económica y la guerra sicológica que el pueblo cubano, desesperado, derroque su gobierno.

A estas intensas campañas agresivas se le sumará, la creación de Radio Swan, radicada en un islote del caribe hondureño que transmitía contra Cuba día y noche, una intensiva y abarcadora guerra de mentiras y falsedades, matizadas por amenazas de invasión militar por parte de Estados Unidos, con el fin de aterrorizar al pueblo cubano. Una de sus campañas insignes, intrigante y malévola fue la difusión de una falsa ley sobre la Patria Potestad, que proclamaba que el gobierno cubano despojaría a los padres de la autoridad sobre sus hijos, ello en estrecha coordinación con la Iglesia Católica cubana y que finalmente provocaría el éxodo de más de 15,000 niños.

Miles de sabotajes, actos de terrorismo y crímenes de todo tipo se cometieron en aquel periodo, incluidos los brutales asesinatos contra jóvenes alfabetizadores, solo con la finalidad de sembrar el miedo insuperable.

La eliminación de los dirigentes fue una prioridad en aquella estrategia.  De conjunto con sus aliados naturales, la Mafia o el Crimen organizado, la CIA conformó una unidad especial, denominada ZR/Rifle, para “eliminar líderes políticos extranjeros hostiles a sus políticas” y por supuesto, Fidel Castro era la prioridad central.

Finalmente, cuando Estados Unidos comprobó que la “sublevación del pueblo cubano” era imposible, por la unidad de éste con su revolución, organizó en Centroamérica una brigada militar compuesta por mercenarios de origen cubano, armada hasta “los dientes” que debía establecer una «cabeza de playa», en la región de Bahía de Cochinos, provincia de Las Villas, que fuera aniquilada por el ejército rebelde y las milicias populares, en las arenas de playa Girón.

El año 1962 se inició con dos hechos trascendentes que marcarían la historia contemporánea de Cuba y del Mundo: la formalización del bloqueo criminal y multilateral impuesto, que dura hasta nuestros días, y el desarrollo de la operación subversiva más grande y abarcadora emprendida hasta ese momento por Estados Unidos, para derrocar a un gobierno extranjero con el cual no estaba en guerra, denominada Mangosta. Con un calendario de acciones y un programa de 33 tareas -guerra biológica incluida- a desarrollar entre marzo y octubre, pretendía estimular la “sublevación del pueblo cubano”, y que, cuando según sus estrategas las “condiciones estuvieran maduras” concluiría con una invasión militar de sus fuerzas elites, justamente en el mes de octubre

Para tales fines se fortalecieron más de 300 organizaciones contrarrevolucionarias y decenas de bandas armadas que operaban en los tres macizos montañosos del país, y constituían la quinta columna enemiga.

Tres complots de sublevación armada, de las fuerzas CR, fueron emprendidos y desarticulados en aquel año, para los cuales la CIA infiltró cientos de armas y explosivos, así como elementos entrenados para asesorar y dirigir las acciones. También en ese periodo, fueron neutralizados 18 complots para asesinar a Fidel.

La ferocidad de la campaña terrorista emprendida fue tal que, de enero a agosto de 1962, se registraron en el país 5,870 actos de sabotaje, terror y asesinatos. Una idea de los combates sostenidos contra estas fuerzas pudiera aportarlo el siguiente dato, que estimaba que durante aquellos años, se capturaron por las FAR y las fuerzas de seguridad entre 15 y 20,000 contrarrevolucionarios y colaboradores.

En medio de esta violenta escalada, el 29 de mayo arribó a Cuba una delegación soviética, enviada por Jruschov y encabezada por el miembro del Buró del PCUS Rashidov, y otros jefes militares que, alertados por su servicio de Inteligencia, informaron a la dirección política cubana los planes subversivos norteamericanos y sus objetivos de agredir militarmente a Cuba en octubre de aquel año,  proponiendo la instalación en la Isla de misiles nucleares como elementos disuasivos a los planes agresivos norteamericanos. Fidel ya estaba al tanto de los planes en marcha y su respuesta es conocida y me exime referirme a ella.

La historia oficial indica que no fue hasta el 14 de octubre, que los emplazamientos de misiles de San Cristóbal fueron descubiertos por los sobrevuelos norteamericanos, precipitándose los acontecimientos que condujeron al Mundo al borde de una guerra nuclear. Sin embargo, para analizar aquel suceso y extraer lecciones, es necesario conocer informaciones e interrogantes adicionales que en su momento pasaron inadvertidas.

El 1 de marzo de 1962, el presidente Kennedy firmó el Memorándum de Acción Ejecutiva que desencadenaba la operación Mangosta, que proyectaba, en el mes de octubre, ejecutar una invasión militar a Cuba. La CIA contaba con agentes e informantes dentro de Cuba, que alertaron de la dislocación de armamento e inusual presencia de personal militar soviético en el occidente de la Isla, pero no se conocieron reacciones públicas o secretas al respecto.

En los días más aciagos de la Crisis, la CIA planificó y ejecutó la operación Cupido, que pretendía dinamitar las Minas de Matahambre en Pinar del Rio, provocar allí un levantamiento armado, al tiempo que desembarcaba en Cayo Coco, al Norte de Camagüey un gobierno provisional cubano, ¿Por qué y para qué?

Escapa a cualquier razonamiento, desde el ángulo del trabajo de inteligencia, el hecho de que el traslado de aquel voluminoso arsenal desde el Mar Negro, el Mediterráneo y el Atlántico, en 185 viajes de barcos, en solo 76 días, no fuera descubierto, o al menos levantado suspicacias por parte de los servicios de Inteligencia norteamericanos, así como tampoco, que el mando soviético no tuviera elaboradas alternativas militares o políticas para el caso de que ello sucediera.

Existen numerosos testimonios de personal militar soviético que viajaba en esos barcos y relataron los intensos reconocimientos a que fueron sometidos por la aviación naval norteamericana. Sin embargo, ninguna denuncia o protesta diplomática se realizó por parte de Estados Unidos. Además, al menos dos agentes CIA detenidos posteriormente, dieron cuenta que informaron sobre los inusuales desplazamientos de armas y personal militar extranjero. Y como si no fuera suficiente, cientos de cubanos que llegaban a Florida, reportaban hechos similares.

Será cierto que el traslado de los misiles no fue descubierto por los norteamericanos, que dejaron a propósito desarrollar los acontecimientos? ¿Los soviéticos realmente pensaron que aquella enorme operación militar podía pasar inadvertida? ¿Por qué la URSS obstaculizó la firma de un pacto militar con Cuba que legalizaría la presencia de cualquier armamento en el país para su defensa? ¿Por qué Cuba fue excluida de las conversaciones entre la URSS y Estados Unidos, para la solución de la Crisis? ¿Que pretendía la CIA con la operación Cupido?

Cuántos secretos de aquella Crisis aún permanecen en la penumbra. Lo cierto, lo real y dramáticamente objetivo es que Cuba fue el escenario escogido para el eventual conflicto nuclear y que ambas potencias sabían lo que se estaban jugando, ignorando durante las negociaciones, los reclamos cubanos, causas del origen del conflicto.

Por estas razones, en reuniones, entrevistas y conferencias sobre el tema, he afirmado que, con misiles o sin ellos, en octubre de 1962 se iba a producir una crisis en el Caribe de impredecibles consecuencias, porque Cuba, como antes lo había hecho, iba a defender su soberanía, independencia y dignidad nacional.

Juan Sánchez. Muchas gracias, Rafael, compañeros panelistas, compañeros asistentes a la sala.

Yo quisiera en primer lugar dedicar mis modestas palabras a alguien que jugó un papel muy destacado, aunque poco conocido, durante los días de la Crisis de Octubre de 1962. Me estoy refiriendo al doctor Carlos Olivares Sánchez, entonces embajador de Cuba en la Unión Soviética, quien hace apenas unos días ha fallecido. Olivares fue en realidad una persona a quien yo respeté y admiré mucho, más allá de que no hay sol sin manchas, y por eso quiero dedicarle estas modestas palabras.

Como efectivamente decía Rafael, yo quiero referirme básicamente a un aspecto que casi nunca se toca. Se habla mucho de los aspectos internacionales, de la política soviética hacia Estados Unidos, de la actitud de Cuba hacia la Unión Soviética, etcétera. Pero no conocemos mucho de las motivaciones internas que llevaron a Jruschov a hacer la propuesta de instalar estos cohetes en Cuba.

En primer lugar, diría que el momento en que se produjo la Revolución cubana fue muy difícil para la URSS desde varios puntos de vista. Su primer conocimiento lo obtiene la dirección del PCUS a finales del año 1959, provocado por una gestión que hacen las fuerzas revolucionarias cubanas para la adquisición de armamento en Checoslovaquia. En aquella época, los países del campo socialista no podían exportar por sí mismos armamentos, aunque lo produjeran. Debían solicitar permiso de Moscú. Por tanto, los checos lo pidieron y Moscú lo autorizó con una condición: que fueran trofeos de guerra conquistados a los nazis y no armas de producción checoslovaca o propiamente soviética.

A qué se debió esta actitud? Al hecho de que, en aquellos momentos, en la dirección del Partido Comunista de la Unión Soviética todavía primaba el criterio de que América Latina era territorio de Estados Unidos. Es decir, la Unión Soviética no debía interferir con sus acciones en América Latina, ni mucho menos provocar una revolución en este continente. Se esperaba que, a cambio, lógicamente, Estados Unidos hiciera lo mismo con Europa Oriental. Algo parecido al acuerdo que tuvo Stalin con Churchill, es decir, el respeto de la zona geopolítica soviética a cambio del respeto de la zona geopolítica de interés inglés. Se pensó hacer con Estados Unidos, pero Stalin no lo llegó a hacer, no le dio tiempo, por la muerte de Roosevelt, que lo imposibilitó, aunque como línea política y como concepción se mantuvo.

Aparte de esa falta, digamos, de disposición o de preparación para una reacción rápida ante las necesidades nuestras, había además otros elementos que complicaban el momento histórico en la Unión Soviética. Las reformas que Jruschov había emprendido en el año 1957 no habían dado resultado; hubo huelgas y manifestaciones: en algunos lugares, había conatos de levantamientos.

Desde el punto de vista internacional, se estaba bajo un choque, por la acción en Hungría; y muchas interrogantes en la población por el incremento de las discrepancias con China, la no solución del diferendo con Yugoslavia. En fin, que había una situación en general muy inestable dentro de la Unión Soviética, y dentro de esa situación estaba la lucha entre los conceptos y las posiciones de Nikita Serguéyevich Jruschov y los que se le oponían, por mantener los lineamientos que históricamente había tenido la Unión Soviética tanto interna como externamente.

Yo diría que, en aquellos momentos, la URSS tampoco estaba ni teórica ni prácticamente preparada para enfrentar un fenómeno como la Revolución cubana. En las concepciones teóricas soviéticas, el concepto de movimiento de liberación nacional, de revolución de liberación nacional, no existía; sino el de revolución o de movimiento anticolonialista. Significativamente, quienes tenían e impulsaban esos conceptos en el movimiento comunista internacional fueŕon los chinos y los yugoslavos. Y los debates en vísperas de la Conferencia Internacional de los Partidos del año 1960 fueron muy intensos entre chinos y soviéticos, por este problema del reconocimiento del movimiento de liberación nacional. Porque un movimiento anticolonialista no puede tener como resultado una revolución socialista. Repito: la dirección soviética no estaba teóricamente preparada para asumir la realidad de la Revolución cubana.

Si en la geopolítica soviética de Stalin prevalecía el criterio de que América Latina era territorio norteamericano, la mayoría en la dirección del PCUS estaba por mantener esa línea, a los efectos de no complicar los pasos que se habían empezado en Camp David, hacia la promoción de la coexistencia pacífica con los Estados Unidos.

Sin embargo, Jruschov ve en la Revolución cubana una oportunidad con muchas aristas, y se movió rápidamente para utilizarlas. La primera, para demostrar que él era capaz de hacer lo que Stalin no había sido capaz. La segunda, para mejorar su imagen ante el pueblo, que lo había criticado por la acción en Hungría. En el caso de Cuba, él iba a defender a un país pequeño y pobre, contra el abuso de los Estados Unidos. Y la tercera era buscando un punto de apoyo geográfico que le permitiera reducir las diferencias y los desbalances desde el punto de vista estratégico-militar con Estados Unidos, de cuya realidad acabó de convencerse durante su visita a ese país en 1959.

La oportunidad se la da Cuba a Jruschov en septiembre de 1959, cuando trató de comprar armamento a Polonia. Lógicamente, los polacos tuvieron que pedir permiso, y los miembros del Buró Político soviético le denegaron la posibilidad de venderle armamentos a Cuba. Jruschov estaba en esos momentos en Estados Unidos, y a su regreso a Moscú plantó frente al Buró Político, y decidió que los polacos le vendieran armamentos a Cuba. Es ahí donde comienza en realidad la política soviética de suministro de armamento a nuestro país.

Este gesto, en discrepancia con las decisiones que había tomado el Buró Político, fue uno de los que le costó más tarde a Jruschov su puesto en octubre de 1964, cuando fue destituido. En el informe que hace Dimitri Poliansky, miembro del Buró Político, como uno de los errores que le achaca a la dirección de Jrushchov fue haber emprendido el suministro de armamento soviético a Cuba.

De manera que lo que decía el General Escalante, en cuanto a la indisposición de Jrushchov para dar a conocer el acuerdo con Cuba para la instalación de los cohetes, no respondía ni mucho menos a la reacción de los Estados Unidos. De haberlo informado internamente, las fuerzas que se oponían a la relación con Cuba se lo hubieran impedido. La instalación de los cohetes, si le salía bien, iba a ser por tanto un triunfo rotundo no sólo sobre Estados Unidos sino sobre todos los que se le estaban oponiendo dentro de la dirección soviética.

Estas fuerzas opuestas a la relación de Jruschov con Cuba eran muy poderosas. Estuvieron impidiendo, en los primeros momentos, el desarrollo de las relaciones económicas y comerciales entre la Unión Soviética y Cuba. Aun más, Cuba estaba interesada en que en la prensa soviética se informara sobre la realidad nuestra, sobre nuestra lucha y los objetivos de la Revolución cubana; y los medios masivos soviéticos le dijeron que no. El Redactor jefe del periódico Pravda le comunicó a una delegación del Partido Socialista Popular de entonces que Cuba eso no lo necesitaba.

Es decir, que en ese momento estas fuerzas estaban dispuestas a no aceptarlo. Pero una vez ya enfrentado Jrushchov con ellas, e iniciado el suministro de armamentos a Cuba, se crean las condiciones para que el pueblo soviético comience a tener información de primera mano, en sus propios medios de información, sobre el proceso revolucionario cubano. El entusiasmo con que la población soviética recibió esas informaciones y conoció el proceso revolucionario cubano es verdaderamente impactante. El resultado más elocuente pienso que fueron las extensas colas de voluntarios que se crearon en el Callejón de Pomerantsev, en la embajada de Cuba en Moscú, para venir a pelear a Cuba durante la Crisis de Octubre.

En aquellos momentos, había en Cuba cuarenta mil jóvenes soviéticos. Hasta hoy, esos jóvenes se llaman cubanos. Es decir, que sembró una amistad de una profundidad considerable en la relación entre Cuba y la Unión Soviética.

Tomás Diez: Bien, muchas gracias. Las intervenciones tanto de Fabián como de Juan, han sido muy interesantes. En especial la de Juan, pues expuso muchos aspectos, como dice Rafael, que prácticamente no se habían tratado en las conferencias tripartita realizadas, los cuales resultan muy interesantes para comprender la postura del máximo dirigente de la Unión Soviética en aquel momento, Nikita S. Jrushchov.

Cuál es el contexto en que se propone y se despliega en Cuba una agrupación de tropas soviéticas? Esta agrupación en un inicio se calculó que tendría 51 000 efectivos, pero cuando estalla la Crisis ya había 41 900 combatientes en el país con sus armas. Hay aquí un esquema con la estructura de la Agrupación de tropas soviéticas, si es posible colocarlo en la pantalla.

Ahora bien, sobre las intenciones de Jrushchov al desplegarlas, se ha escrito mucho. Por ejemplo, en la literatura de los Estados Unidos se plantea que el líder soviético perseguía alcanzar un mejor balance estratégico-militar de forma rápida con su principal adversario, y en correspondencia veía a Cuba como un simple satélite de la política soviética, donde sencillamente fueron emplazados los misiles, nada más.

Mientras, entre especialistas rusos, la tesis de mayor consenso es que esa operación consistió en una jugada de Jruschov para detener la agresión directa a Cuba y hacer sentir a su adversario qué era vivir en constante amenaza, en respuesta a la puesta en disposición combativa de los cohetes estadounidenses Júpiter en Turquía. Señalan además que Jruschov tomó esa decisión solidaria, cuyo objetivo era disuasivo y no agresivo.

Se ha llegado a plantear que, debido a la separación de altos cargos de dirección partidista cubana de algunos viejos militantes comunistas prosoviéticos, debido a los errores de sectarismo, en aquellos instantes existía el criterio de que la dirigencia de la Revolución se estaba inclinando hacia una línea política favorable y de simpatía con las posiciones de la República Popular China, por lo cual Jruschov trató de fortalecer la influencia soviética en Cuba.

En todas esas tesis no se tuvo en cuenta el papel de Cuba, sus puntos de vista en cuanto al despliegue de esos armamentos, sus posiciones de principios en defensa de la soberanía nacional y las alertas que le hizo a la URSS por el rumbo que iban tomando los acontecimientos. Se desconoce o minimiza la agresión al país por parte de los Estados Unidos, como una de las causas principales de la Crisis.

Ahora bien, esta decisión de Jrushchov estuvo íntimamente relacionada también con la amenaza que significaba para la seguridad de la URSS y del campo socialista la disparidad estratégica existente en ojivas nucleares y sus medios portadores con su principal adversario, con la instalación de bases militares estadounidenses a su alrededor, en especial la de los cohetes Júpiter en Turquía e Italia.

Hay varias versiones del momento y el lugar en que por primera vez Jruschov se refirió a la idea de instalar cohetes en Cuba. Según una narración, en mayo, Jrushchov, junto al ministro de Defensa, Rodión Y. Malinovsky, visitaron la península de Crimea. Allí Malinovsky señaló hacia el sur, hacia Anatolia, en Turquía, y comentó la presencia de los cohetes Júpiter allí, y le dijo que podían impactar en Moscú en 10 minutos, mientras que los proyectiles intercontinentales soviéticos necesitaban 25 minutos para alcanzar sus blancos en Estados Unidos.

Jruschov respondió: “[…] también les podemos crear a los norteamericanos una situación similar cerca de su frontera, si ubicamos cohetes en Cuba. Después de todo, ellos no nos pidieron permiso para situar misiles cerca de la nuestra”.

Jruschov expuso y debatió sus ideas en los máximos órganos de dirección política y militar de la URSS. Luego de varias reuniones, se llegó a la decisión de hacerle la proposición a Cuba. Como explicó ya Fabián, el 29 de mayo llegó una delegación a Cuba presidida por Rashidov, donde venía el mariscal Biriuzov, que era el jefe de las tropas coheteriles estratégicas de la Unión Soviética, y dos generales más, que tenían la encomienda de plantearle a la dirección cubana el despliegue de los cohetes en Cuba. En horas de la noche se efectuó la reunión con Fidel. Alexander Alexeev, quien sería posteriormente embajador en Cuba, sería el traductor en esa reunión.

Al respecto, Fidel relató: “Al comienzo de la entrevista el mariscal Biriuzov empezó hablar de la situación internacional, de Cuba y en un momento dado me preguntó:  Qué sería necesario hacer para evitar una invasión de Estados Unidos?

De inmediato, le contesté: Adoptando medidas que, de manera inconfundible le expresara al imperialismo que cualquier agresión a Cuba significaría una guerra no sólo con Cuba. La respuesta de Fidel era consecuente con el planteamiento que venía haciendo Cuba acerca de la necesidad de que el campo socialista debía estar dispuesto a ir a una guerra por cualquier país socialista.

Pero en concreto, ¿cómo? — preguntó Biriuzov—. Y acto seguido afirmó: Hay que hacer actos que indiquen eso. El mariscal quería garantizar el éxito de su misión y en ese momento, quizás, temió que los cubanos no fueran a aceptar la propuesta. Meditó sus palabras y pasó directamente a explicar la idea de Jruschov de instalar cohetes nucleares.

Según Fidel, percibió de inmediato en esa propuesta algo que podría consolidar el poder defensivo de todo el campo socialista o que contribuiría a ello. Desde ese punto de vista se inclinaba a aceptarla, pues él estaba convencido que para defender a Cuba no eran imprescindibles los cohetes, porque con un pacto militar que dijera claramente que una agresión armada al país equivalía a un ataque a la URSS, se hubiera podido obtener los mismos fines, sin la presencia de esos medios. Estados Unidos tiene muchos de esos pactos en el mundo y los demás países los respetan.

A continuación, Fidel preguntó qué tipo de cohetes eran y cómo pensaban llevar a cabo la operación. Biriuzov se refirió a las características principales de los proyectiles, su alcance y el potencial de sus ojivas; asimismo le explicó que el despliegue sería de manera rápida, secreta y oculta. Lo que no era posible. Fidel pidió un tiempo para discutir esto en el secretariado de las ORI, que en aquel momento era una especie de Buró Político, y dar una respuesta definitiva.

Por aquel entonces, la dirección cubana tenía un alto grado de confianza en la Unión Soviética, en su experiencia en cuestiones internacionales y militares; tal vez, “más de la cuenta”, como el propio Fidel reconoció posteriormente.

Un día después, se efectuó la reunión del Secretariado. Al formularse el problema, Fidel argumentó que a su juicio la instalación de los proyectiles fortalecía al campo socialista, y si el partido era del criterio que el campo socialista debía de estar dispuesto a ir a la guerra por cualquier país socialista, no se debía hacer ningún tipo de consideraciones acerca de los peligros que tal decisión pudiera entrañar. Hay que tener en cuenta también el apoyo solidario que hasta ese momento la Unión Soviética había tenido, las armas que pelearon en Girón eran soviéticas.

Los presentes no dejaron pasar por alto que la medida contribuiría también a la defensa, al ser un fuerte disuasivo que influiría en los gobernantes estadounidenses antes de emprender cualquier acción militar. Tampoco escapó al Secretariado el aspecto político negativo que para la Revolución podría tener en América Latina.

“A nosotros no nos gustaban los cohetes —Fidel expresó— Si de nuestra defensa exclusiva se hubiese tratado, nosotros no hubiésemos aceptado los proyectiles. Pero no vayan a pensar que era por el temor a los peligros que pudieran sobrevenir de los proyectiles aquí, sino por la forma en que eso dañaría la imagen de la Revolución y nosotros éramos muy celosos con la imagen de la Revolución en el resto de América Latina; y que la presencia de los proyectiles, de hecho, nos convertía en una base militar soviética y eso tenía un costo político alto, para la imagen de nuestro país que tanto apreciamos nosotros”.

Sin vacilación de ninguna índole, todos los miembros del Secretariado, y honestamente pensando, con un verdadero sentimiento internacionalista, convinieron en responder afirmativamente a la proposición soviética. Ese mismo día se le comunicó la decisión a Biriuzov. En la entrevista Fidel le dijo: “Mire, si esto conviene a los intereses del campo socialista, aquí nosotros estamos dispuestos a que se instalen mil cohetes”. La dirección cubana, también planteó la necesidad de elaborar un acuerdo militar y hacerlo público, en el momento más conveniente.

Y a partir de ahí, comenzó todo este proceso, como se ha explicado, durante setenta y seis días. A finales del mes de julio, se va a desplegar esa gran agrupación de tropas soviéticas en Cuba con 41 900 efectivos. Entre esas fuerzas, una división de cohetes de alcance medio e intermedio, es decir, cohetes R-12 y R-14.

A la hora de estallar la crisis, el 22 de octubre todos los R-12 estaban en el país y con un alto nivel de disposición combativa.  Mientras que los cohetes R-14, que estaban navegando hacia la isla de Cuba en el momento en que se inicia la cuarentena, se ordena a los capitanes de los buques regresar a sus puertos de origen. Hasta aquí brevemente mi intervención.

Rafael Hernández: Muy bien, muchas gracias Tomás. Le doy la palabra ahora a un panelista que no está en la sala. Se trata del coronel de la reserva Oscar Larralde, historiador, que ha escrito sobre el tema, y que en el año 62 estaba movilizado en la zona de Holguín, en el lugar donde se produjo el derribo del U-2. Le hemos pedido que nos hable de este acontecimiento y de su significado en particular, porque fue el momento que se describe clásicamente como el clímax de la Crisis, cuando estuvo a punto de tomarse la decisión de lanzar un ataque, una invasión masiva contra Cuba, incluyendo armamento nuclear. Lo que él vivió cuando era muy joven y que ha reconstruido en el tiempo es lo que queremos que comparta con nosotros en la mañana de hoy. Adelante, Oscar.

Oscar Larralde Otero: Bueno, muchas gracias a usted y al panel por la información que ha brindado. Voy a hablar de algunas cosas testimoniales. Cuando se inicia la Crisis, yo tengo dieciséis años, pertenezco a un batallón de combate en el municipio de Antilla, Holguín, integrado por obreros, campesinos, intelectuales, y ese día 22, igual que todo el pueblo de Cuba, nos pusimos en alerta primero y en alarma de combate, como se hizo en toda Cuba. El 23 de octubre amanecimos frente al Atlántico, en la península del Ramón, en la entrada de la bahía de Nipe, Antilla. Y desde el 23 al 27 fue de mucha agua, muchos temporales, mucha lluvia intensa.

El día 26, yo fui designado a hacer una guagua debajo de unos cañones de 57 milímetros que cuidaban la entrada de la bahía, ahí pasé la noche. Después me enteré que ese día 26 el Comandante en Jefe se había reunido con el alto mando soviético, el general Pliev y los jefes principales de la agrupación de tropas soviéticas, y había recibido la información del estado de la disposición combativa de las tropas, y también había alertado del peligro de los vuelos rasantes y del vuelo del U-2.

Esa noche yo no conocía eso, sino estaba haciendo mi guardia, y en horas de la mañana, después que le informé a mi jefe de compañía, salí a caminar por las arenas de la playa, lo que son las playas hoy de Baracutey, La Caimana, donde están los hoteles principales. Estando ahí, a las 10 y 17 minutos de la mañana, sentí arriba de mi cabeza dos explosiones muy cerca, fuertes y desconocidas. Entonces todos pensamos que eran los aviones yanquis rompiendo la barrera del sonido. Fue muy cerca y muy fuerte.

Al otro día, conocimos, por el comentario de un Político, que un grupo de combate soviético radicado en Banes había derribado el U-2 y que el cuerpo del piloto estadounidense se encontraba en el hospital de Antilla, mi pueblo natal. Esa es la información que yo conozco como un testimonio.

Al pasar un año o dos, fui designado para cumplir las funciones de trabajo de la contrainteligencia militar, precisamente en el grupo de combate que derribó el U-2 en Banes. Ahí me pasé tres años. Desde que llegué a ese lugar pude apreciar el lugar exacto, y las líneas que facilitaron la llegada de esa técnica a La Anita, lugar donde estaba emplazada.

Pude apreciar las doce, trece o catorce casas, viviendas de campesinos muy humildes, que fueron muy solidarios con los militares soviéticos. Estos no cometieron ningún acto de indisciplina ni de delito con esa población, así que hubo una relación fraternal. Eso lo conocí producto de mi trabajo posterior. Era un lugar donde también existían organizaciones contrarrevolucionarias, y muchos intereses informativos de los yanquis, lógicamente.

Cuando llegué, pude apreciar las instalaciones administrativas que habían dejado los soviéticos, sus casas típicas, que habían traído prefabricadas, de techo de zinc, y de cemento. Me explicaron en detalle cuál era la oficina del mayor Iván, jefe del grupo; las instalaciones de los comedores, la casa de la cultura que tenían, que ellos llamaban Lenin-Martí. Pude observar pedazos pequeños del U-2 y del cohete que lo derribó.

Siempre he dicho jocosamente que todo olía a soviético ahí. El comedor era clásico, no tenía casi paredes, podía ser bien ventilado. Ahí está el árbol donde actualmente se encuentra el monumento que rememora esta historia, una mata de mango que ya es centenaria, en esa época tenía cuarenta años, y allí ellos instalaron su lugar donde fumar, el fumadero antes de entrar a la técnica.

Ahí conocí los ritos de todo el trabajo reglamentario, cómo lo hacían los soviéticos, de las guardias combativas, cómo los cubanos aprendieron a entrar en plantillas de medias a esa técnica para cuidarla porque era muy sensible. Entrábamos en el puesto de mando, la Cabina U, donde Iván Guerchenov había derribado el U-2. Era toda una historia cada vez que entrábamos ahí en la Cabina U, donde estaba el puesto de mando. También la cabina A, la cabina P, el grupo energético, todo eso se tornó muy solemne por parte de los jóvenes cubanos que aprendieron esa técnica teóricamente y después prácticamente, y con los soviéticos que habían realizado el derribo. El mismo soviético, el jefe de grupo, después del derribo, los pasearon por otros grupos de combate soviéticos, para que diera la experiencia de aquel día 27.

Esa mañana del 27 de octubre, el avión U-2 entró por Ciego de Ávila, Cayo Coco-Ciego de Ávila, en una ruta del norte al este, muy tradicional en los meses de agosto y septiembre. Fueron infinidad de vuelos, era rutinario. Fue un acuerdo del día 26, en la reunión del Comandante en Jefe con Pliev, que él ordenó tirarle con la artillería nuestra a los vuelos de baja altura, y los soviéticos también decidieron que los radares P-12, que eran orgánicos, de los veinticuatro grupos de combate existentes en ese momento, salieran al éter. No habían salido antes para no delatar la situación existente. Y también mandan a fortalecer los puestos de mando, es decir, que los soviéticos también indicaron cuestiones muy interesantes.

Cuando el avión estuvo a la altura de Camagüey, empieza a coger rumbo norte, y llegando a Santiago, a ciento ochenta kilómetros del grupo de combate de La Anita, el radar P-12 lo capta y comienza a monitorearlo; a comparar los datos con los que le habían pasado las tropas radiotécnicas soviéticas que radicaban en Camagüey. Y que eran los que hasta ese día daban esa información, es decir, que comprueban eso. Coge rumbo norte sobre Santiago, Guantánamo. El piloto Anderson ya tenía experiencia de otros vuelos que había hecho sobre Cuba, sencillamente ya iba en retirada.

Ya a los ciento veinte kilómetros de distancia, Iván, jefe de grupo, ordena alistar las rampas 1, la 3 y la 6, entre seis rampas de lanzamiento, y el planchetista de fuego también ya empieza a coordinar todas las acciones. Estando a noventa kilómetros del grupo de combate, Guerchenov pide autorización al puesto de mando, radicado en Las Tunas, en Potosí, donde estaba escalonado el mando, y le dicen del regimiento que se está tramitando la información.

El tiempo sigue caminando. El U-2 está a veintiún mil, veintidós mil metros de altura, a una velocidad de setecientos kilómetros, se acerca peligrosamente, y el jefe de grupo reitera la orden: “Pido autorización para derribarlo.” Le contestan que se está tramitando la información. Y es así que, cuando está a los treinta y siete kilómetros de distancia del grupo (que puede tirar como máximo a los treinta y cuatro kilómetros), en este momento, el jefe de grupo ordena derribar el objetivo por el método de semi-predicción. Y se hacen dos disparos en ráfaga, con cinco o seis segundos de diferencia.

Los cohetes impactan al U-2, y se dice que los restos más pequeños, que más flotaron, se esparcieron por el municipio de Mayarí, Banes y Antilla; los más grandes cayeron en Veguitas 3, que está situado a unos seis o siete kilómetros de Banes; una parte de la cabina, con los restos del piloto; a doscientos o trescientos metros, otra parte grande del avión; y una tercera parte del fuselaje, en este caso la cola, cayó en los manglares de Macabí.

Hay muchos mitos, muchas leyendas que escuché, de los que las habían transmitido. Se dice que Guerchenov, cuando estaba en esa situación y no le daban la autorización, mandó a desconectar el equipo de comunicaciones R-401. Hay otras versiones, que cuando el mando superior, la división que radicaba en Camagüey, dio la orden de derribarlo, Iván sencillamente contestó que ya estaba derribado. Ese jefe de grupo, esa plana mayor del grupo, esos especialistas y técnicos, actuaron solidariamente con Cuba, con Fidel, sin temor a la repercusión que aquello pudo haber traído.

Sobre ese tema yo escribí este librito, titulado Crisis de Octubre. Península del Ramón, donde narro toda mi experiencia de aquel atrincheramiento, como le decíamos. Narro en específico todos los elementos, yo he dado algunos aquí, de cómo se derribó el avión, y lo que significó para mí haber estado en ese grupo.

Siempre me ha gustado ese tipo de técnica. Después transité por otros lugares, pero me quedé impactado de haber vivido esos tres años allí y haber conocido incluso a personas humildes de los alrededores que trataron a los soviéticos, muy solidariamente; que escucharon esas dos explosiones secas y fuertes que yo escuché allá en la península del Ramón, pero que no cogieron miedo, no se aterrorizaron, fueron siempre solidarios con los soviéticos, y en el tiempo que este grupo de combate, que estuvo hasta 1967, fueron muy solidarios con los jefes y oficiales de ese grupo. Ese es mi comentario.

Antes de darle la palabra primero a una lista de asistentes conectados fuera de aquí, mediante una conexión digital, me voy a dar la palabra, como comentarista de este panel.

¿Por qué se llama Crisis del Caribe en la Unión Soviética? Porque se percibe como un conflicto regional limitado, que no va a tener un impacto global. Cuando estuvimos en Moscú, en la primera conferencia trilateral, en enero de 1989, Andréi Gromiko, que había sido ministro de Relaciones Exteriores, dijo: “Nunca estuvimos al borde de la guerra nuclear.” Es decir, lo más importante para entender el clima político: el pueblo soviético no sabía el grado de peligro en que se estaba, pues no se reflejaba en los medios. El factor predominante en la URSS fue la ignorancia. Todavía se le sigue llamando Crisis del Caribe.

Por qué Crisis de los Misiles? Porque para EEUU es la crisis absoluta de la Guerra Fría, que no tiene lugar en Berlín, donde están enfrentadas las fuerzas del Pacto de Varsovia y las fuerzas de la OTAN, sino aquí. Y el significado de Crisis de los Misiles, momento climático de la Guerra Fría, tiene que ver con el sentimiento y con la cultura predominante en los Estados Unidos en relación con el enfrentamiento con la Unión Soviética. Lo predominante de esa cultura, y bien lo saben los que lo vivieron en Estados Unidos, es el miedo. Los niños hacían ejercicios en las escuelas para prever lo que iban a hacer bajo un ataque nuclear, y se metían debajo del pupitre. Niños de seis, siete, ocho años, por supuesto, aterrorizados, porque estaban metiéndose debajo del pupitre a escaparse de un golpe nuclear de los rusos.

En Cuba se le llamó Crisis de Octubre porque no fue el único momento que se vivió como una gran amenaza. Se puso en el límite máximo de peligro la situación en que se vivía, que era a la que los cubanos nos habíamos acostumbrado, en medio de una cultura del peligro extremo, y en la expectativa de que una vez u otra vez, una vez anterior y una vez posterior a la Crisis de octubre de 1962, estábamos esperando el ataque masivo y la invasión de los Estados Unidos.

Cuál era el sentimiento popular en relación con lo que estaba pasando? Yo quisiera que el panel se refiriera al sentimiento de la gente en la calle ante lo que estaba pasando, entre la Unión Soviética, el pueblo norteamericano y el cubano. Alguien podría decir: “Los cubanos estábamos locamente suicidas, porque esperábamos la muerte mirándole a los ojos.”

Los que están participando desde afuera son estudiosos de la Crisis. Les voy a dar a cada uno tres minutos para que intervengan en este panel. Primero a Philip Brenner, profesor de American University. Luego a Peter Kornbluh, del National Security Archive, la institución que ha conseguido desclasificar más documentos sobre la Crisis de los Misiles. Y luego a Jorge Domínguez. Adelante, Phil, te estamos escuchando.

Philip Brenner: Gracias por la oportunidad para participar en esta conferencia. Tengo dos preguntas, por favor. Primero: ¿Por qué se dice Crisis de Octubre? Cuando Rafael dice que en los Estados Unidos se llama Cuban Missile Crisis, en la Unión Soviética se llama Caribbean Crisis, ¿por qué la Crisis de Octubre, si en realidad la Crisis continuó hasta noviembre?

Peter Kornbluh: Quiero agradecer la invitación a participar en este evento tan importante porque es bueno ver a algunos amigos, como Fabián Escalante, Tomás Diez, Rafael mismo; y conocer a Juan Sánchez y a Oscar Larralde también.

Yo quiero destacar dos o tres puntos. Primero quiero destacar la relevancia de un panel como este y todos los eventos que vamos a ver sobre este aniversario sesenta de la Crisis de Octubre. La relevancia es obviamente lo que está pasando ahora en el mundo, y quiero compartir con todos ustedes ahí las palabras del presidente de los Estados Unidos Joe Biden aun esta semana, quien habló de la Crisis de Octubre. Esto es lo que dijo Biden en las últimas cuarenta y ocho horas: “Por primera vez, desde la Crisis de Octubre o Crisis de los Cohetes cubanos, tenemos una amenaza directa sobre el uso de armas nucleares si seguimos en esta ruta. ”

Se refiere a lo que está pasando en Ucrania con las fuerzas armadas rusas, hay una amenaza, una sombra encima del mundo ahora, con la posibilidad de que Vladimir Putin vaya a usar armas nucleares tácticas en el conflicto con Ucrania. En esta relevancia inmediata, obviamente, tenemos que comprender y discutir las acciones de este episodio histórico, de la Crisis de Octubre, y para esto, y para conocer y comprender estas acciones realmente tenemos que seguir nuestras investigaciones.

En mi organización, el Archivo de Seguridad Nacional, hemos tratado, por casi treinta años ahora, de conseguir todos los documentos en el mundo que tratan de este conflicto, para conocer cómo llegamos a tenerlo, cómo resolvemos al fin este conflicto sin usar estas armas, sin un armagedón atomico. Tengo mucha simpatía con lo que dijo Rafael para empezar, que el lado cubano, la historia cubana no es bien representada en este trabajo académico y público sobre esta historia, y para esto realmente necesitamos seguir trabajando.

Puedo hacer mi petición oral otra vez, para que el gobierno cubano haga un programa de desclasificar sus propios documentos sobre estos días peligrosos en el mundo, tanto para Cuba, como Estados Unidos, como Rusia o la Unión Soviética.

Es obvio que hay muchos documentos, los cables del embajador cubano en Moscú; los del embajador cubano en Nueva York, Carlos Lechuga. Muchos documentos que faltan para decir: “Ya sabemos, ya tenemos el récord histórico de lo que pasó”, y esto es importante y es nuestra tarea en los años que llegan.

Jorge Domínguez: Antes que nada, agradezco por supuesto la invitación de Rafael, de la Unión de Periodistas, por este sistema que funciona tan bien, y la grata oportunidad de ver a colegas y amigos de las reuniones anteriores sobre esta Crisis, y conocer a otros por primera vez y escuchar sus muy sensatas ideas. Mi comentario se refiere a un solo tema: al pensamiento de Fidel Castro sobre el uso de las armas nucleares y su evolución en el tiempo, ya que no se mantuvo pensando sobre el tema de la misma manera.

Comienzo con los documentos que el gobierno de Cuba publicó en 1992, cuando se celebró la primera Conferencia en La Habana sobre la Crisis de Octubre. La traducción al español cubana de la carta de Jrushchov del 30 de octubre de 1962, cito: “En su cable —se refiere a Fidel Castro—, usted propuso que deberíamos ser los primeros en llevar a cabo un ataque nuclear contra el territorio enemigo, no hubiera sido un simple golpe, sino el comienzo de una guerra mundial termonuclear”. La carta a la que Jrushchov se refiere Fidel la escribe el 25 de octubre, Jrushchov la recibe el día 27. Es un argumento más complejo, pero el extracto fundamental es el siguiente, cito la carta de Fidel.

Él plantea dos escenarios, el segundo menos probable, aunque posible, es el de una invasión, se refiere a armas convencionales, cito a Fidel: “La Unión Soviética no debe nunca permitir circunstancia alguna en que los imperialistas puedan ser los primeros en lanzar un ataque nuclear contra ella, ese sería el momento para eliminar tal peligro de una vez y para siempre a través de una solución dura y terrible, pero no hay otra.”

Esa no es una invitación a la guerra nuclear en cualquier circunstancia. Es una invitación, sin embargo, al uso de las armas nucleares en un escenario contingente: si hay una invasión convencional, entonces hay una represalia nuclear.

Es posible que Fidel no haya comprendido plenamente el terrible impacto de la utilización de las armas nucleares en ese momento. En la realización del Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba en 1975 Fidel indica de cierta manera que él no había comprendido de todas manera eso, que eso era parte de la razón de no comprender la decisión soviética, y que sin embargo consideraba, ya trece años después, que había sido una decisión correcta de concluir la posibilidad de una guerra nuclear.

Sin embargo, otra posibilidad, pensando sobre el pensamiento de Fidel en 1962, es que él, bien informado sobre las circunstancias de escenarios de armas nucleares en el mundo, conocía lo que era la doctrina militar de la Organización del Tratado del Atlántico del Norte y de Estados Unidos en aquel momento, que indicaba, si existiera una invasión soviética a Europa Occidental, Estados Unidos respondería con una represalia nuclear masiva, lo que en inglés se conoce como mutual assured destruction. Igualmente contingente, una invasión convencional que no se podía contestar simplemente con armas convencionales, y que en esta manera de pensar tanto en Estados Unidos y la OTAN, como quizás en la cabeza de Fidel, indicaba la utilización de armas nucleares.

El pensamiento de Fidel sobre armas nucleares siguió siendo muy duro durante la década de los 60. Como señalaba Tomás Diez muy bien, uno de los riesgos para Cuba en la decisión de aceptar este armamento era su relación con países latinoamericanos. En 1967, Cuba tuvo la opción de dar un paso al frente en esto, firmando el Tratado de Tlatelolco, iniciativa mexicana, el país latinoamericano con que Cuba tenía mejores relaciones, y decidió no firmarlo ese año. Cuba tampoco firma en el año 1968 el Tratado de No Proliferación Nuclear, auspiciado no solamente por Estados Unidos sino también por la Unión Soviética.

Sin embargo, el pensamiento nuclear de Fidel no se queda congelado en la década de los sesenta. En el año 1975, como ya señalé, en el Congreso del Partido, Fidel indica que su manera de pensar había cambiado, y que consideraba que la decisión final, no la falta de consulta, que siempre se quejó, pero que la decisión final había sido correcta, lo que implicaba que su idea sobre el uso permisible de las armas nucleares había cambiado.

Y después, ya al fin de su vida, en 2002, coincidiendo en el año de la última de las Conferencias sobre la Crisis de Octubre, que celebramos algunos de nosotros, Cuba firma el Tratado de Tlatelolco, la prohibición de armas nucleares en América Latina, y Cuba firma el Tratado de No Proliferación Nuclear. Es decir, el pensamiento de Fidel evolucionó a través de todas esas décadas, y para mí seguiría siendo muy interesante, y aquí comentario solidario con Peter Kornbluh, si el gobierno de Cuba desclasifica más de esos documentos para poder comprender tanto las ideas de Fidel sobre el uso de las armas nucleares en 1962, como su cambio a través de los años, que lo lleva a firmar en el 2002 lo que no quiso firmar ni en Tlatelolco en el‘67, ni la No Proliferación en el 68.

Es un gran tema pertinente para nuestros días, cuando el presidente ruso Vladimir Putin está considerando el mismo escenario que se planteaba Fidel y que se planteaban la OTAN y Estados Unidos en los años cincuenta y sesenta. Si sigue fracasando la invasión rusa de Ucrania, porque el ejército ruso sigue retirándose, existe la posibilidad de utilizar armas nucleares en Ucrania, una decisión contingente ahora al igual que hace sesenta años. Ese es mi comentario.

Jorge introduce aquí un punto que tiene que ver con una pregunta que yo le hacía al panel, ¿Fidel Castro le propuso a la Unión Soviética el uso de armas nucleares, que lanzara un primer golpe contra la URSS?, ¿qué dice la carta que Fidel Castro le dicta a Alexander Alexeev, y que Alexander Alexeev traduce al ruso, y que llega a Moscú codificada, y que pasa al Buró Político, que pasa a Jrushchov y que Jrushchov lee, qué dice esa carta?

Le voy a pedir a un filólogo ruso, que ha escrito sobre el tema de lo que dicen las cartas, Antolín Bárcenas, profesor, sentado aquí delante de mí, que me ha pedido la palabra, que aclare el contenido y los términos, y qué pasó con la traducción.

Antolín Bárcenas: Mi aproximación a la Crisis de Octubre es totalmente filológica. A diferencia de las polémicas aproximaciones que pueda haber sobre el tema, específicamente me dediqué a estudiar todo lo relativo a la comunicación interlingüística antes, durante, y después de la Crisis.  Específicamente esa carta, primer mensaje que dicta Fidel, y que Alexeev copia. Después Alexeev asegurará por escrito que no fue él el traductor, que lo tradujeron otras personas de la embajada que eran traductores profesionales.

Mi análisis de esa carta de Fidel y de la traducción al ruso, análisis léxico-morfo-sintáctico-estilístico, oración por oración. La adecuidad de una traducción se mide por el grado de equilibrio que alcanza en lo que quiere decir el autor y lo que llega al destinatario. Tristemente en esa traducción se dicen cosas que no dice el original, o no dice lo que dice exactamente el original, y específicamente sobre si lanza o no lanza un ataque nuclear.

Fidel habló de dos escenarios: el de un ataque a Cuba o el de una invasión. Con la palabra invasión es que se forma la pérdida de sentido en la traducción de muchas cosas que decía Fidel. Él dice: “La Unión Soviética no se puede permitir la circunstancia de que sean los Estados Unidos… si ocurre una invasión directa al territorio cubano.” Lamentablemente, eso se tradujo al ruso de diferentes maneras: se dijo ataque, se dijo ataque aéreo, se dijo agresión. Pero Fidel sí es consistente en los tres lugares que lo menciona, cuando dice invasión.

El análisis demuestra que no es sólo eso. En la traducción también se dan problemas, como que Fidel le dice a Nikita: “Usted puede estar seguro que el pueblo cubano va a defenderse y va a repeler la agresión.” Y con tremenda laxitud, incomprensiblemente, lo que se traduce es: “Es posible que usted sepa que los cubanos vamos a batirnos”.

Pedro Pérez: Yo soy traductor, compañero y discípulo eterno de Antolín. Hay en el campo de la interpretación y la traducción, sobre todo en lo primero, la interpretación, el factor humano. Desde la Biblia vienen todo esos dichos, desde san Gerónimo. Pero es que cuando se toma nota de lo que Jrushchovito, es decir, Jrushchov Jr. titula como Cintas de glasnot, yo siempre pregunto qué intérprete del lado nuestro había para decir si eso era cierto o no. Son muchas las razones por las que me atendría al criterio lógico de que se tomara nota, de que alguna vez se consulte a algún intérprete, a algún traductor para ciertas cosas de estas en que estuvimos, y meternos, como dice el guajiro, desde la mismísima Crisis.

Y por último, también en materia de traducción, si usted apela a la llamada traducción asistida de Google, Google le va a decir los misiles cubanos, y ahora Domínguez acaba de hacer referencia al discurso de Biden, en el que Biden dice: “Cuban Missile Crisis.”

Fabián Escalante: Bueno, es imposible responder las preguntas que se han realizado. ¿Qué queda para mí claro de todas estas, que tienen una importancia vital?

Primero, que Cuba no fue quien propuso traer los cohetes aquí. A nosotros nos vinieron a proponer los misiles, y nos los vinieron a proponer, como yo explico, en dos alternativas, una solidaria y otra por interés.

Como explicaba Tomás, en ese momento Estados Unidos triplicaba el potencial nuclear de la Unión Soviética en todos los órdenes. La Unión Soviética de alguna manera quiso utilizarnos, esa es la primera conclusión que yo he sacado, por distintas razones. Ya el compañero [Juan] explicó la situación que había en la URSS, la situación de Nikita Jrushchov, las contradicciones con los elementos más conservadores del PCUS, que fueron los que acabaron finalmente con la Unión Soviética. El trasiego de los misiles fue a propuesta de ellos, y aceptado por Cuba a partir de lo que Fidel dijo, no para defendernos, sino en solidaridad para estabilizar el poderío entre el campo socialista y el campo capitalista, esa es una cosa que me queda clara.

La segunda es todo lo que explicó el camarada sobre la situación en la Unión Soviética en ese momento, es decir, las contradicciones en el Buró. Ahora me explico por qué Jrushchov se asusta con la carta que le llega de Fidel. Un Jrushchov que está en minoría en el Buró Político, que ha tomado decisiones inconsultas con el Buró Político, y el Buró Político va a terminar por destituirlo, como él explicó. Y una de las causas fue por esta precisamente. O sea, que Jrushchov se atemoriza ante la situación creada, ante la carta traducida que le mandan de Fidel Castro, y a partir de eso se inician las negociaciones en Nueva York con la ausencia de Cuba.

Cuba, por supuesto, reacciona: “Bueno, ustedes podrán llegar a los acuerdos que quieran, pero aquí no pueden inspeccionar nada, tú sacas tus cohetes y yo me quedo con los míos, y yo voy a seguir con mis posiciones de defensa de la soberanía nacional”, que fue la posición de Fidel Castro y de Cuba.

Hay algo muy importante que el compañero destacó: lo que sentía el pueblo cubano en ese momento, los jóvenes cubanos. Yo tenía veintiún años. Estábamos dispuestos a cualquier cosa, no por una convicción ideológica, en lo absoluto, no la teníamos, sino por una convicción patriótica, creada por los mambises cubanos, heredada de nuestros ancestros. Nosotros nos íbamos a defender de cualquier manera, con el arma nuclear y sin el arma nuclear. Son las tres cositas que quería responder.

Juan Sánchez: Las preguntas son tantas que ni diciendo una palabra por pregunta se pueden responder todas. Ahora, yo quiero centrar la atención en dos o tres elementos. Primero, yo pienso que Cuba no tenía otra alternativa que aceptar la propuesta que nos estaban haciendo nuestros aliados, por varias razones. La primera de ellas era que teníamos que defendernos de un enemigo que nos iba a atacar. El peligro era inminente, y no teníamos con qué defendernos, y no le podíamos exigir a los aliados que nos dieran lo que nosotros quisiéramos. Les pedimos armas para defendernos y ellos nos ofrecieron esas. No teníamos alternativa. Es importante, porque a mí en el aula como profesor se me han presentado alumnos que me han dicho que aquello fue una irresponsabilidad de Cuba, que había sido una inmadurez. Éramos bien jóvenes, puede que haya algo de inmadurez, pero lo que sí es objetivo es que no teníamos alternativa: o nos comía el león o aceptábamos las armas.

Ya se aclaró que Fidel no propuso en ningún momento que diéramos el primer golpe. Las consecuencias de eliminar a Cuba son palpables. Ahí seguimos teniendo [la base naval de] Guantánamo, el bloqueo, todo lo que nos afectaba de manera más directa se ha mantenido a lo largo de estos 60 años. Si hubiéramos formado parte de las negociaciones hubiesen tenido que considerarse.

¿Qué terminó la Crisis? He oído algunas fechas por ahí, pero en realidad la Crisis se termina el 7 de enero de 1963. Ese día se desmantelaron los cohetes en Turquía. Mientras eso no se logró la Crisis no había cerrado.

Quiero referirme, ya para concluir, porque los minutos son bien corticos, a las consecuencias. Voy a contar una anécdota que creo que no la he dicho en público nunca.

A mí me tocó el honor de ser uno de los traductores que tuvo Ernesto Che Guevara en el año 1965 en su última visita a Moscú. Recuerdo siempre una conversación con el representante de Corea, el segundo de Kim Il-sung. En aquella conversación, el coreano le dijo al Che: “La Crisis de los Cohetes en Cuba nos enseña que la única forma que tenemos países como los nuestros de ser verdaderamente independientes y soberanos es teniendo nuestra propia arma nuclear.” Ahí la tienen. Desde entonces están los coreanos trabajando su arsenal nuclear. Esa es una consecuencia directa de la Crisis de Octubre de 1962. Muchos otros países se han decidido a tener sus propias armas nucleares partiendo de la experiencia que tuvo Cuba en el año 1962 como país desnuclearizado.

Por último, estamos viviendo yo diría que un momento peor que en octubre de 1962. No sé por qué la humanidad vive tan tranquila y por qué en aquel entonces estábamos todos tan nerviosos. En octubre de 1962 estábamos al borde de una hecatombe nuclear, pero todo era de palabras. Entonces se negociaba, a varios niveles; hoy, no se negocia. La cuestión no es de palabras. Y cada día la tendencia a que haya un desenlace nuclear aumenta. He terminado.

Tomás Diez: Como han dicho los demás compañeros, es imposible responder a todas las preguntas. La relación de preguntas que hizo Rafael, necesitáramos por lo menos tres o cuatro paneles más como este para responderla. Pero me voy a referir a algunas que se han mencionado.

Por qué nos oponemos al nombre “la Crisis Cubana de los Misiles? Compañeros, en Cuba no hubo una crisis por los misiles, en Cuba no había una crisis ni política, ni de nada. Nosotros apoyábamos la llegada de esas armas al país. A los cubanos, tener esas armas para defendernos, nos daba seguridad. Yo tenía dieciséis años y estaba movilizado en las fuerzas armadas, y ver a los soviéticos aquí me daba fortaleza, había una simpatía. Por lo tanto, para nosotros ese término no existe, pues en Cuba no hubo una crisis por esas armas. En mi libro, pongo “Crisis” de los Misiles entre comillas. Los misiles no provocaron la Crisis, lo que estaba provocando la Crisis era la política agresiva de Estados Unidos contra nuestro país.

Oí mencionar a Rafael el 15 de noviembre como fin de la Crisis. Ni siquiera la movilización general duró hasta el 14 de noviembre. Las fuerzas de Estados Unidos que bloqueaban a Cuba estuvieron ahí en completa disposición combativa hasta el 20 de noviembre. Después de los acuerdos del 28 entre Jrushchov y Kennedy, la gente en el mundo respitó tranquila. Pero para Cuba fue el momento de más peligro. Los vuelos rasantes aumentaron extraordinariamente, estos se habían detenido por la visita de U-Thant a Cuba el 30-31 de octubre. Pero después aumentaron. Hay una carta del 15 de noviembre de Fidel a las Naciones Unidas, diciendo que se va a disparar por todos los medios a nuestro alcance. Y él se traslada para la base aérea de San Antonio de los Baños, para esperar el vuelo rasante al lado de una batería antiaérea. Se le iba a disparar. Es la foto en que sale Fidel en San Antonio de los Baños.

Los norteamericanos aumentaron las exigencias a los soviéticos, ahora con los IL-28, que eran unos bombarderos de alcance medio, de propiedad soviética. No se termina el bloque aéreo-naval hasta que Fidel el 19 de noviembre redacta una carta al Secretario General de Naciones Unidas donde dice: “Estos medios son soviéticos, si ellos los quieren retirar, que los retiren.” Y ahí los soviéticos los retiraron, y al otro día se decretó la desmovilización del bloqueo. Cuba desmovilizó las tropas el 22 de noviembre, es decir, exactamente a un mes de haberse dado la alarma de combate.

La movilización más grande en la historia militar cubana fue la de la Crisis de Octubre. Inicialmente, movilizamos 269 mil combatientes de las fuerzas armadas, desde el día 23, listos para combatir. Días después se armaron cientos de batallones de la Defensa Popular, con un total de alrededor de ciento cincuenta mil milicianos. Además, se crearon las brigadas especiales contra incendios, sanitarias, etcétera. Es decir, que llegamos a tener más o menos movilizados medio millón de combatientes, en una población que no rebasaba 7 u 8 millones de habitantes. Esa es una cuestión que quería destacar.

En una entrevista dije: “El 4 de octubre de 1964 a Jrushchov el Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética le da un golpe de estado.” Porque lo destituye. Y una de las causas principales que se utilizan fue la jugada que hizo Jruschov con el despliegue de armamento nuclear en Cuba, que provocó a la Crisis de Octubre.

El 7 de noviembre es importante, porque se da por concluida el proceso negociador de la crisis en el seno de Naciones Unidas, mediante dos misivas una, conjunta soviética-estadounidense, y otra de Cuba. En la carta cubana se expresa y denuncia que los elementos que llevaron a la Crisis de Octubre no se habían resuelto.

Las experiencias de la Crisis de Octubre están presentes en la doctrina militar de “la Guerra de Todo el Pueblo”. Fidel planteó en un discurso en el acto de ascenso masivo de oficiales en La Cabaña, en diciembre de 1962, documento aún secreto, que lo que nos demostró la Crisis de Octubrefue que lo primero que se tiene que hacer para defender la Revolución es estar dispuestos los cubanos a defenderla, y después pedimos la ayuda solidaria. Los cohetes llevaron a algunos compañeros a pensar: “Bueno, si nos invaden tenemos a los soviéticos.” No. Los primeros que tienen que estar dispuestos a defenderse son los cubanos. Eso formó parte de la doctrina militar cubana hasta hoy, y es parte de la Guerra de Todo el Pueblo.

Oscar Larralde: Significar lo relacionado con los Cinco Puntos. Fueron los Cinco Puntos de la Dignidad: cese del bloqueo económico, cese de la actividad subversiva, cese de ataques piratas, cese de las violaciones aéreas y navales, y la retirada de la base naval de Guantánamo. Esos Cinco Puntos de la Dignidad hay que darles más divulgación. Los tengo en mis manos en una revista Verde Olivo, donde establece cómo debe ser la preparación de los jefes y oficiales, y donde hay un artículo del compañero Tomás, que concluye diciendo: “La lección principal es la concepción de Fidel de que la seguridad del país depende en primera instancia del valor, la decisión y la voluntad del pueblo cubano unido para su defensa, y que la solidaridad mundial puede desempeñar también un significativo papel en la medida en que la nación sea capaz de resistir la agresión imperialista.” Todo eso tiene vigencia actual, es mi consideración. Muchas gracias.

Rafael Hernández: Antes de concluir quisiera solamente mencionar un par de puntos que han surgido en el debate, y entre las preguntas. Lo primero es el de lo documentos desclasificados. Sigue habiendo documentos, no testimonios recogidos 40 o 30 años después, entrevistas años después, sino documentos del momento, que formaron parte del contexto de la Crisis, que no han podido identificarse, o que no se han revelado.

Alguien puede pensar que el Che Guevara, que en medio de las montañas de Bolivia llevaba un diario y escribía todos los días reflexiones sobre lo que estaba pasando, no hizo reflexiones sobre la Crisis de Octubre no publicadas?, Se acaba de publicar hace muy poco tiempo una larguísima carta del Che a Fidel sobre la cuestión de la dirección de la economía y del gobierno que no conocíamos, y que cambia completamente la visión que todos podemos tener acerca del año 1964 y 1965, de lo que estaba pasando y de la conciencia dentro del gobierno al respecto.

Efectivamente, la Unión Soviética le viró la espalda a Cuba en el momento de la negociación con Estados Unidos. Ahora bien, ¿se interrumpió el abastecimiento militar de la Unión Soviética a Cuba en los años 60? ¿Hubiéramos podido sobrevivir sin la continuación del abastecimiento militar de la Unión Soviética a Cuba en los años 60?

Por otra parte, ¿contaba Cuba con el apoyo de la URSS, si Estados Unidos lanzaba un ataque contra Cuba después de 1962? ¿Sabía el liderazgo cubano que podía contar con la URSS si se producía un ataque, ataque de verdad, de los Estados Unidos contra Cuba? Raúl Castro lo ha dicho públicamente en entrevistas. Desde entonces, estábamos con los americanos enfrente y con las armas soviéticas, pero no con la sombrilla de que podían intervenir, ni de que iban a volver a enfrentarse a los Estados Unidos, hasta ahí sabemos.

Qué más no sabemos de las relaciones entre Cuba y la Unión Soviética en materia de seguridad? ¿En materia de política? ¿Cuántos archivos soviéticos de la época, de entonces, no han sido estudiados y analizados? Algunos se abrieron y se volvieron a cerrar. Sin archivos, sin acceso a los archivos, ni a los archivos soviéticos, ni a los archivos nuestros, tampoco se puede escribir esa historia. La intervención de Juan en este panel revela la punta del iceberg de esa historia.

Veinte años después de aquellos cohetes, Estados Unidos, que estaba absolutamente traumatizado por los cohetes en Cuba, veinte años después de 1962 estaba menos expuesto a un ataque nuclear directo de la Unión Soviética?, Veinte años después, la Unión Soviética tenía la marina más grande del mundo, con portadores nucleares, y con submarinos en aguas internacionales, en el Pacífico y el Atlántico, apuntando a los Estados Unidos. Ellos podían destruir a los Estados Unidos más de una sola vez de lo que pudieron nunca hacerlo potencialmente los cohetes en Cuba. El fin de la Crisis no convirtió al mundo en un lugar más seguro, no solamente para nosotros, tampoco para ellos.

Por último, me hubiera gustado leer unas lecciones de la Crisis de Octubre que escribí en el año 1992 después de saber algo de esta historia. Hasta entonces, todo lo que escribí eran boberías, porque se basaban en lo que se decía públicamente sobre la Crisis. Gracias a esas boberías me invitaron a la Conferencia de Moscú, y ahí empecé a descubrir la verdad de muchas de las cosas que aceptábamos como correctas, porque se estaban diciendo públicamente, y que no eran exactamente así.

Entre esas lecciones está una: no hay que confiar en las grandes potencias, en ninguna gran potencia. Nunca, nunca, nunca. Esa también fue parte de las lecciones de Fidel Castro.

                                                                            ……………

                                                HABANA INSIDER: ARTE|CULTURA|IDEAS                                             

ES UN BOLETIN ELECTRONICO QUE OFRECE DE MANERA GRATUITA, UNA SELECCION DE CONTENIDOS PUBLICADOS EN LA PRENSA DIGITAL CUBANA E INTERNACIONAL. SOMOS UN PROYECTO NO LUCRATIVO CREADO EN BARRIO OBRERO, S.M. PADRON, LA HABANA, CUBA POR PROFESIONALES DEL ARTE Y LA COMUNICACIÓN POR “LA NECESIDAD DE INFORMACIÓN QUE SOBRE EL DESARROLLO DEL PENSAMIENTO POLÍTICO Y SOCIAL DEL TIEMPO PRESENTE TIENE HOY LA CUBA REVOLUCIONARIA”.

PARA SUSCRIBIRTE, OPINAR; CONTRIBUIR, ESCRIBE A: MENAABELARDO@GMAIL.COM

«Eso no fue accidente, fue asesinato»

La muerte de al menos siete balseros –otra persona más sigue desaparecida– luego de que su embarcación fuera embestida por las Tropas Guardafronteras cubanas, el pasado viernes, ha generado una ola de condenas dentro y fuera de la Isla. Héctor Meizoso, familiar cercano de tres de las víctimas –perdió a su sobrina de dos años Elizabeth Meizoso y a sus primos Yerandy García Meizoso y Aimara Meizoso– conversó con 14ymedio y se expresó con contundencia, contra la versión gubernamental: «Eso no fue accidente, fue asesinato, porque fue adrede».

Las carmelitas descalzas de Santa Teresa, en La Habana, proveedoras de hostias para consagrar para toda la Isla, anunciaron el miércoles que no podrían manufacturar ni vender más obleas por falta de harina. «Al pararse la producción habrá que estirar las hostias existentes, que es casi como tener que multiplicar los panes», declaró a este diario José Luis Pueyo, sacerdote en Caibarién, Villa Clara. 

La escasez de combustible está retrasando los pasaportes para la avalancha de cubanos que quieren abandonar la Isla. Esa, al menos, es la explicación de los funcionarios a este diario, que fue testigo de las largas colas y las protestas en varias oficinas de la Dirección de Identificación, Inmigración y Extranjería en La Habana.

La ex presentadora de Televisión Cubana María Victoria Vicky Gil Fernández, hoy residente en Tenerife (España), concedió una entrevista a canal de YouTube El mundo de Darwin. En ella, entre otras cosas, ofreció detalles biográficos sobre su hermano Alejandro Gil, ministro de Economía de la Isla. Sus polémicas declaraciones eran, dijo, «una obligación» con los cubanos.

Solamente la muerte de un anciano, que llevaba en la cola durante días, esperando para comprar, movió a las autoridades de Luyanó, en el municipio habanero de Diez de Octubre, para realizar una inspección en la tienda estatal de la calle Melones. En el operativo decomisaron numerosa mercancía, en manos de los propios responsables del establecimiento. Indignada, la gente apunta como responsables de la corrupción, extendida en toda la capital, a los agentes del grupo LCC («lucha contra coleros»).

«Si hay algo que sigue provocando rechazo y cansancio hacia la algarada castrista contra el bloqueo, es la forma que tienen de tratar de convencer al mundo, y en buena medida a ellos mismos, de qué es ese bloqueo que sólo existe en la mente calenturienta de unos pocos». El economista cubano afincado en España Elías Amor Bravo escribe a propósito de la resolución anual de la ONU contra el embargo estadounidense a Cuba.

FOTO DE LA SEMANA. La Cuba real inspira más terror que cualquier bruja de Halloween, por Juan Diego Rodríguez.

Ayuda a potenciar nuestro trabajo
El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio.
DESCARGA NUESTRA VERSIÓN EN PDF
 
Para más noticias sobre Cuba, síganos en Facebook y TwitterTelegram, WhatsApp o visite nuestra página web www.14ymedio.com

Derechos de autor © 2017 CLYS Comunicaciones 3.0. Todos los derechos reservados. 

¿No le gustó el boletín? Se puede dar de baja. Nos pondremos un poco tristes pero lo entenderemos. 
Puede también actualizar sus preferencias de envío

 HABANA INSIDER:   28 OCTUBRE 2022

insider

 

     

                      

                              LA HABANA, CUBA/ EDICION 1503 ISSN en proceso

                            EDITOR: ABELARDO G. MENA CHICURI  CONTACTO: MENAABELARDO@GMAIL.COM

         POR UNA NACIÓN SOBERANA E INDEPENDIENTE, SOCIALISTA Y DEMOCRÁTICA, PRÓSPERA Y SOSTENIBLE.

                                                                               ………………

JORGE GÓMEZ BARATA: DEMOCRACIA Y MULTICULTURALIDAD.

JESÚS ARBOLEYA: LA SUBJETIVIDAD POLÍTICA EN EL TEMA MIGRATORIO CUBANO.

LETICIA MARTÍNEZ, YAIMA PUIG: CONTRA LAS ILEGALIDADES, Y EN FAVOR DE NUESTRO PUEBLO.

FÉLIX SAUTIÉ: EL PLAN APROBADO RECIENTEMENTE, ANTE TODO NECESITA DE UNA POLÍTICA DE CUADROS QUE LO RESPALDE Y QUE SE CUMPLA, SIN INTERRUPCIONES NI ABANDONOS.

KATIA SIBERIA: ECONOMÍA, ¿BIEN O MAL TILDADA?

JOAQUÍN BENAVIDES RODRÍGUEZ: COMENTARIOS CRITICOS SOBRE LO PUBLICADO EN LA PRENSA NACIONAL Y TELEVISIVA ACERCA DE LA REUNIÓN DEL GOBIERNO CON LAS AUTORIDADES PROVINCIALES Y MUNICIPALES.

ANDRÉS SOTO: SOBRE COMENTARIOS CRITICOS.

JULIO CARRANZA Y LUIS GUTIERREZ URDANETA: DE NUEVO SOBRE LA “INUTILIDAD” DEL REPARTO ARBITRARIO DE UTILIDADES Y LA NECESIDAD DE UNA POLÍTICA INTEGRAL.

PAVEL VIDAL: DIEZ PUNTOS PARA UN PROGRAMA DE ESTABILIZACIÓN DE LA ECONOMÍA CUBANA.

ARTURO MESA: KATAPULTANDO LA ESCASEZ/»LOS POBRES SEGUIMOS SIENDO LOS MISMOS». SILVIO CALVES HERNÁNDEZ: TENEMOS QUE INNOVAR, NO HAY OTRA VÍA, PERO HAY QUE ARREGLAR EL CAMINO.

                                                                                ……………….

LAS OPINIONES EXPRESADAS EN ESTE BOLETÍN SON RESPONSABILIDAD EXCLUSIVA DE LOS AUTORES. EN EL MISMO SE PUBLICARÁN MATERIALES DE DIFERENTES CORRIENTES DE PENSAMIENTO, EN ARAS DE CONTRIBUIR AL DEBATE REVOLUCIONARIO Y EN FUNCIÓN DE LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO, CONCIENCIA Y EXPRESIÓN.

                                                                          ………………….

                                                      DEMOCRACIA Y MULTICULTURALIDAD

                                                   POR JORGE GÓMEZ BARATA, 27/10/2022

                                                       PUBLICADO POR EL DIARIO ¡POR ESTO!

Reino Unido estrena un nuevo rey, Carlos III, y otro primer ministro, Rishi Sunak. Son parte de un momento singular de la historia europea.

Inglaterra que gobernó durante 174 años a la India, es ahora gobernada por Rishi Sunak, un joven político de ascendencia hindú cuyos padres llegaron desde Africa. Hechos así, por ahora, solo ocurren en occidente donde el quehacer político dio lugar a la democracia y fomentó el multiculturalismo que es el mejor antídoto contra el racismo, el autoritarismo y el chovinismo que, hasta hace poco, Europa miraba por el retrovisor y ha renacido.

Era yo un joven profesor que trataba de captar las esencias del método de Karl Marx para comprender el devenir histórico general, cuando leí La Dominación Británica en la India, un artículo escrito en 1853 para el The New York Daily Tribune, un diario de los Estados Unidos. El texto me fascinó por su tesis y por su prosa. De la prosa impresiona la belleza y de la tesis la audacia y honestidad intelectual que ubica al colonialismo europeo como un elemento positivo del proceso civilizatorio:

“El Indostán ―escribió Marx―es una Italia de proporciones asiáticas, con el Himalaya por los Andes, las llanuras de Bengala por las llanuras de Lombardía, la cordillera del Decán por los Apeninos y la isla de Ceilán por la de Sicilia. La misma riqueza y diversidad de productos del suelo e igual desmembración en su estructura política…”

La tesis corta el aliento: “…Al realizar una revolución social en el Indostán, Inglaterra actuaba bajo el impulso de los intereses más mezquinos…Pero no se trata de eso. De lo que se trata es de saber si la humanidad puede cumplir su misión sin una revolución a fondo en el estado social de Asia. Si no puede, entonces, y a pesar de todos sus crímenes, Inglaterra fue el instrumento inconsciente de la historia al realizar dicha revolución. En tal caso…, desde el punto de vista de la historia, tenemos pleno derecho a exclamar con Goethe: ¿Quién lamenta los estragos/ Si los frutos son placeres?”

Tal como lo entiende Marx, este ángulo, el colonialismo practicado por occidente fue como un desborde de las conquistas económicas, científicas y tecnológicas europeas sobre el resto del mundo que, siendo los más poderosos estímulos al progreso, se expresaron de modos violentos y mezquinos, en los cuales la codicia y el saqueo eclipsaron el significado humano del impulso que la llegada de los europeos dio al desarrollo de Asia, Africa y América Latina.

La fuerza aglutinante de la colonización europea, las transferencias culturales, tecnológicas y científicas realizadas y los bienes incorporados, principalmente el oro y la plata que dieron un extraordinario impulso al desarrollo europeo y con ello a la civilización universal que dio lugar al surgimiento del comercio mundial y a un intercambio cultural que lejos de agotarse o cesar, se incrementa con los siglos, constituyendo la más poderosa palanca y el punto de apoyo del progreso general.

Entre 1535, cuando fue designado el primer virrey español de lo que hoy es México hasta 1810 cuando Miguel Hidalgo y Costilla, protagonizó el Grito de Dolores, transcurrieron 275 años en los cuales los pobladores autóctonos y los ocupantes españoles y franceses, en contradictoria andadura, plagada de angustias y sufrimientos, pero también de magnas realizaciones, recorrieron el camino que condujo de la civilización prehispánica a la república. Revelador de la riqueza de tales procesos son los Estados Unidos, el fenómeno geopolítico más singular de la era moderna.

Por una exquisita paradoja que ilustra la dialéctica de la cultura y la práctica política, los europeos que trajeron a América cruentas formas de opresión, fueron también portadores de las ideas liberales y socialistas que alimentaron las ansias de libertad e iluminaron las luchas por la independencia y el camino que condujo a hoy y, nos guía en el eterno andar hacia mañana.

En sus magníficas contradicciones, la democracia que llevó a hijos de emigrantes “de color” como Barack Obama a la Casa Blanca, a Nicolás Sarkozy al Eliseo y acaba de instalar a alguien con el linaje de Gandhi en el numero 10 Downing Street, no impide que fuerzas conservadoras de derecha y reaccionarias se desempeñen en escenarios históricos, pero cuenta con recursos para moderar sus impactos y asimilar sus efectos, restableciendo el curso general que, marchando del pasado al presente, avanza hacia el progreso general.

La barbarie será derrotada, la paz regresará a Europa y la democracia se impondrá allí donde no ha podido prevalecer. La certeza de que un mundo mejor es posible, no es una máxima sino el destino.

“Soy completamente británico, ha dicho Sunak, este es mi hogar y mi país, pero mi herencia religiosa y cultural es india, mi mujer es india. Soy abierto con respecto al hecho de ser hindú”. Tras su elección, el presidente de India, Narendra Modi, lo calificó de “puente vivo” entre los indios y el Reino Unido. Buena suerte. Allá nos vemos.

                                                                                       ………………….

                                                  LA SUBJETIVIDAD POLÍTICA EN EL TEMA MIGRATORIO CUBANO

                                                                BY JESÚS ARBOLEYA, OCT 26, 2022

Definir la opción de emigrar como un acto contrarrevolucionario, fue una manera de enfrentar la política norteamericana encaminada a promover la emigración en Cuba. Aunque el fenómeno no ha dejado de tener causas y consecuencias políticas relacionadas con el enfrentamiento con Estados Unidos y su impacto en la vida nacional, las consecuencias de esta valoración subjetiva, simplificadora de un fenómeno tan complejo, ha trascendido sus intenciones disuasivas originales para convertirse en parte de una cultura política que complica la manera de enfrentar este fenómeno en la actualidad.

La emigración cubana tiene causas objetivas que están relacionadas con las dificultades económicas del país, en buena medida ocasionadas por el bloqueo estadounidense; tensiones políticas y sociales no ajenas a esta situación, así como con la asimetría del nivel de vida existente en Cuba respecto a los países de destino, especialmente Estados Unidos, que además ha facilitado de manera excepcional este proceso.

También es el resultado de una contradicción sistémica particular de Cuba, generadora de frustraciones para un sector bastante amplio de la población, en especial los jóvenes: gracias a su sistema educacional, el país produce un capital humano que el mercado laboral nacional no está en capacidad de absorber a plenitud y satisfacer sus expectativas de vida. Ello, a la vez, determina la alta calidad comparativa de sus migrantes y, en consecuencia, un alto grado de aceptación en la mayoría de los países, lo que estimula la motivación por emigrar y facilita su realización.

Las investigaciones relacionadas con el impacto de la migración en Cuba indican que se trata de un fenómeno endógeno y endémico de la sociedad cubana, con altos indicadores en el futuro predecible y efectos negativos en la economía, la política y la demografía cubana. Al parecer, el único paliativo disponible para atenuar estos efectos, radica en promover una emigración legal, ordenada y segura, que reduzca el trauma de la aventura migratoria y sus efectos colaterales en las relaciones con el país, así como establecer políticas que alienten una mayor integración de los emigrados a la vida nacional con vista favorecer su participación y compromiso con el futuro de la nación.

Existe bastante consenso respecto a la conveniencia de esta estrategia y así lo expresan los documentos rectores aprobados en los últimos años, incluyendo la Constitución de 2019, incluso está avalado por el propio discurso gubernamental en sus más altas instancias. Sin embargo, el tema migratorio y las relaciones con los emigrados continúan condicionados por los prejuicios heredados de la mencionada subjetividad política primigenia y ello dificulta la puesta en marcha de las reformas que requiere el tratamiento de este asunto.   

En 1978, Fidel Castro trató de superar esta limitante y aprovechó el primer respiro que dio a Cuba la política norteamericana, durante el gobierno de Jimmy Carter, para plantear una nueva estrategia hacia la emigración. “(Había) cientos de miles de personas en la comunidad cubana, que nunca participaron en actividades contrarrevolucionarias, que nunca realizaron actos hostiles contra Cuba. Sin embargo, nosotros teníamos la tendencia de mirarlos así como un todo”, declaró a un grupo de periodistas norteamericanos y cubanos, antes de la convocatoria al “diálogo con figuras representativas de la comunidad cubana en el exterior” celebrado ese año, que marcó una transformación determinante en la política existente.

A pesar de las grandes diferencias sociales existentes y los motivos que los han inducido a emigrar, la mayoría de los emigrados también han tendido a percibirse “como un todo” y a relacionar esta decisión con una posición de rechazo al sistema político cubano, aunque muchas veces esta actitud no se justifica por la historia de sus relaciones con el sistema y los beneficios obtenidos del mismo.

También a esto se refirió Fidel Castro: “toda la política que nosotros seguíamos hasta aquí –y que no había otra en las condiciones aquellas- contribuía (…) a darles una base a los grupos terroristas, a darles una base a los grupos contrarrevolucionarios, a hacerle un favor al imperialismo, puesto que aquella gente se veía en esas condiciones, sin que nosotros hiciéramos nada constructivo ni nada revolucionario, en las nuevas condiciones”.

El escenario quedó definido por los extremos, de un lado una minoría contrarrevolucionaria se arrogaba la representación de toda la emigración y del otro imperaban las posiciones más intransigentes respecto al tema migratorio en Cuba. Vuelvo a Fidel, para significar la vigencia de un debate que se ha extendido por más de cuarenta años: “los yanquis son los que están más preocupados (con la política de acercamiento a la emigración); y en segundo lugar, los extremistas de allá. No voy a decir los extremistas de aquí, para no confundir los confundidos con los extremistas” dijo en una reunión convocada para explicar la nueva política, ante una audiencia de funcionarios y cuadros políticos, que en muchos casos se oponían a la misma. También explicaba la naturaleza del fenómeno y su sentido estratégico:

“(El) vínculo de esa comunidad, de la gran masa de esa comunidad con el país, es un vínculo de tipo nacional. Y yo diría que empezaríamos a emplear ese espíritu nacional, en este caso, con un sentido positivo y un sentido revolucionario, y que nosotros, un día, Cuba, el país, va a contar con el apoyo – fíjense bien – de la mayoría de esa emigración. O de lo contrario no somos lo que somos, nuestro país no es lo que es, y nuestra Revolución no vale lo que vale”,

Otras variables han influido en este devenir subjetivo por parte de los emigrados. La función contrarrevolucionaria asignada por Estados Unidos a la emigración cubana ha sido la fuente de beneficios extraordinarios y ello exige una actitud de confrontación frente al proceso revolucionario cubano. Más allá de contradicciones clasistas, diferencias motivadas por la afectación a intereses personales y rechazos ideológicos, consustanciales a todo proceso revolucionario, el supuesto monolitismo contrarrevolucionario del llamado “exilio histórico”, dígase los primeros emigrados a partir de 1959, extendido en menor medida al resto de los que han emigrado con posterioridad y en buena medida a sus descendientes, se ha cimentado en esta conveniente relación de rol-beneficio con el gobierno estadounidense. 

La actitud política predominante entre los emigrados está relacionada con otra singularidad histórica de Cuba: el país de destino por excelencia de la migración cubana es precisamente el principal enemigo de la Revolución y el adversario histórico de los ideales independentistas de la nación.

“Mudarse al territorio del enemigo”, por la razón que sea, requiere de una racionalización psicológica que la justifique y una muy conveniente ha sido el mito de “escapar del infierno castrista”. Aunque ya se ha escrito sobre la enfermiza metamorfosis de los comunistas renegados en muchas partes y épocas, uno de los fenómenos más llamativos del proceso migratorio cubano ha sido la fulminante evolución hacia la derecha que se aprecia en algunas personas, especialmente en aquellos que aspiran a “exculpar sus pecados revolucionarios” y ser aceptados por el mundo político miamense.

Estas condicionantes han tenido un peso en las actitudes políticas de la mayoría de la emigración cubana hacia la propia sociedad norteamericana y determinado una inclinación ideológica conservadora, que singulariza a la comunidad cubanoamericana dentro de los grupos latinos en ese país y dificulta su relación con Cuba.

Pero otro ángulo de esta realidad es que, en las peores condiciones, incluso a riesgo de sus vidas, han existido grupos que han defendido al país frente a las agresiones de Estados Unidos, así como personas de izquierda que, al margen de posibles diferencias con el gobierno cubano, tampoco se han plegado a los designios de la política norteamericana y ello facilita el diálogo con los mismos.

Hay sectores de la comunidad cubanoamericana que muestran una presencia muy activa dentro de los movimientos progresistas norteamericanos y emigrados en todas partes del mundo que forman parte de los grupos de solidaridad con Cuba. Más importante aún, al margen de sus inclinaciones ideológicas, las investigaciones relacionadas con este asunto muestran que la mayoría de la emigración está interesada en una relación normal con su patria de origen y ello es el mejor antídoto frente al clima de hostilidad en que se sustentan las posiciones de la extrema derecha cubanoamericana contra Cuba.

Igual que muchos han respaldado políticas muy agresivas de Estados Unidos, cuando esta ha sido la posición oficial del gobierno norteamericano, también la mayoría ha apoyado momentos de mejoramiento de las relaciones, como ocurrió durante el gobierno de Obama, lo que nos indica el peso que puede tener la política norteamericana en uno u otro caso.

No obstante, otra verdad demostrada es que, en ocasiones a contrapelo de la política norteamericana, los emigrados han respondido positivamente a las iniciativas cubanas tendientes a facilitar sus relaciones con el país y eso constituye un indicador de la influencia que también puede tener la política cubana en su comportamiento.

Ha sido precisamente la subjetividad política negativa existente en ciertos estratos del gobierno y algunos sectores de la sociedad cubana respecto al tema de la emigración y las relaciones con los emigrados, lo que ha impedido desplegar en todo su potencial esta capacidad de influencia. Medidas como el fomento efectivo de las inversiones de los emigrados en Cuba; la promoción de ofertas atractivas para sus viajes al país; la reducción de los costos de los documentos y trámites que requiere su vínculo nacional, así como otros impedimentos que dificultan esta relación; la amplitud de los intercambios culturales, académicos, educacionales y científicos; el acceso a la salud pública y la propia actualización de la ley migratoria cubana, para definir mejor deberes y derechos ciudadanos en el marco de lo establecido por la Constitución, constituyen propuestas hace tiempo aceptadas, que duermen el sueño de las indecisiones.

Los prejuicios respecto a la emigración también limitan el tratamiento objetivo y balanceado del fenómeno, por parte de los medios informativos públicos cubanos. Aunque es justo reconocer que la rigidez de esta práctica ha mermado en los últimos años, continúa siendo una aproximación preponderante que mientras se resaltan los aspectos más perniciosos de la vida de los emigrados, sean muy escasos los momentos de destaque para sus éxitos y virtudes.

Es cierto que algo más torcido, incluso a veces siniestro, ocurre del otro lado de la ecuación, pero no es buena política imitar el dogmatismo y la insensatez del contrario. 

No dejan de existir personas en Cuba que han renunciado a oportunidades en el exterior con tal de ser leales al proyecto social revolucionario y consideran a los emigrados como oportunistas, que no merecen ser recibidos con las puertas abiertas en el país. Mucho sacrificio personal justifica el respeto que merecen estas posiciones y habrá que tenerlas en cuenta a la hora de establecer políticas que la contradigan, pero ya no se trata de que así piensa la mayoría de la población, como en los años en que Fidel Castro tuvo que enfrentar el rechazo a sus propuestas de apertura.

La emigración ha crecido exponencialmente desde esa fecha y prácticamente no existen familias en Cuba que no haya sido afectada por este fenómeno, por los que frenar los cambios tendientes a incrementar los acercamientos con la emigración y facilitar sus relaciones con la sociedad cubana constituye una inercia impopular, que afecta la gestión gubernamental en muchos sentidos, incluso la seguridad nacional, en la medida en que limita la capacidad de neutralizar las posiciones más hostiles contra el país. 

De nuevo, estamos en presencia de la necesidad de transformar “mentalidades” para “cambiar lo que deba ser cambiado”. El misterio radica en identificar los cerebros donde habitan esas mentalidades, que actúan como un ancla de la nación, incrustada en el fondo del Mar Caribe.  

                                                                                    ……………….

                                       CONTRA LAS ILEGALIDADES, Y EN FAVOR DE NUESTRO PUEBLO

                                         POR LETICIA MARTÍNEZ, YAIMA PUIG, 27 DE OCTUBRE DE 2022

https://www.presidencia.gob.cu/es/noticias/contra-las-ilegalidades-y-en-favor-de-nuestro-pueblo/

A desarrollar “un enfrentamiento contra ilegales, pillos, lumpen, vagos y corruptos, en favor de nuestro pueblo y en función de la tranquilidad y el desarrollo honesto de nuestra sociedad”, convocó el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en la reunión del Consejo de Ministros que tuvo lugar este miércoles en el Palacio de la Revolución.

                                                                                   ………………..

EL PLAN APROBADO RECIENTEMENTE, ANTE TODO NECESITA DE UNA POLÍTICA DE CUADROS QUE LO RESPALDE Y QUE SE CUMPLA SIN INTERRUPCIONES NI ABANDONOS.

                                                                     POR FÉLIX SAUTIÉ MEDEROS

https://felixsautie.com/articulos.php?el-plan-aprobado-recientemente-ante-todo-necesita-de-una-politica-de-cuadros-que-lo-respalde-y-que-se-cumpla-sin-interrupciones-ni-abandonos

                                                                                   ………………….

                                          LA «UTILIDAD» DE LAS UTILIDADES Y LAS DEUDAS DE EFICIENCIA

                                            POR YUDY CASTRO MORALES 25 DE OCTUBRE DE 2022

https://www.presidencia.gob.cu/es/noticias/la-utilidad-de-las-utilidades-y-las-deudas-de-eficiencia/

“Respecto a la distribución anticipada de utilidades a los trabajadores, al cierre del segundo trimestre de 2022, la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Marta Elena Feitó Cabrera, señaló que solo 923 empresas, el 47% del universo captado, logra repartir ganancias, lo que equivale a 538 132 personas beneficiadas. De las 1 039 empresas que no distribuyen utilidades, el 80 % pertenece a los sistemas empresariales de la agricultura, la industria, la industria alimentaria, Azcuba, y los Órganos Locales del Poder Popular, fundamentalmente; 430 tienen pérdidas y 372 presentan bajos niveles de utilidad o liquidez.”

                                                                                  ………………

                                                              ECONOMÍA, ¿BIEN O MAL TILDADA?

                                                                POR KATIA SIBERIA, 24 OCTUBRE 2022

                                http://www.invasor.cu/es/opinion/economia-bien-o-mal-tildada

Justos por pecadores y eficientes por irrentables. Ese va siendo uno de los saldos que pagamos cuando los cíclicos informes nos dicen que, otra vez, una empresa tiene pérdidas. Porque el lastre sobrepasa a esos trabajadores y, al final, todos, con nuestros aportes al presupuesto del Estado aguantamos las torceduras del “desvío” o el lento camino al desarrollo.

Hay un término que, al menos en papeles, sugiere el socorro a dichas entidades: “transferencias a la actividad no presupuestada”. Ahí cabe la suma que podría interpretarse como el parche de la gotera que, a la vuelta de unos meses, volverá a filtrar sus imposibilidades.

Y en apenas tres años la variación ha sido llamativa. Veníamos de un 2020 donde la Ley del presupuesto destinó 17 196,8 millones de pesos. Pasamos por un 2021 que debió incrementar esa suma a 48 529,6 millones, en la antesala de un ordenamiento que removió no pocos cimientos, y llegamos a este 2022, donde la transferencia se mantuvo en 39 666,2 millones, una cifra que supera, por ejemplo, los gastos en Seguridad Social.

Un experto colega contextualizaba ese hecho en su justa medida, acotando que tal suma equivalía al 12 por ciento de los gastos totales del fisco y que “antes del ordenamiento monetario, estas inyecciones habían escalado a un 30 por ciento de los gastos presupuestados”.

No obstante, si consentimos que más de la mitad de nuestro presupuesto se alimenta de tributos, como podría ser el impuesto sobre las ventas de productos que pagamos a precios ya prohibitivos para no pocos, una pregunta se impone: ¿hasta dónde y hasta cuándo?

Estaremos apuntalando empresas que no pueden ni podrán sostenerse por sí mismas? No las dejamos quebrar ni las extinguimos, no las reconvertimos, no nos aventuramos a sopesar el costo social de su gente desempleada, y seguimos cargando el peso económico de amortiguarla, creyendo quizás que amortiguar el golpe, duela menos. Pero la constancia de ese golpe pudiera ser demoledor a no tan largo plazo.

Hasta ahora los datos no nos permiten esclarecer mucho a escala nacional. Las empresas con pérdidas se dan en números, no en nombres para adivinar reincidentes, y sus montos son eso: montos. De las alrededor de 1700 entidades estatales del país, más de 500 se promediaron con pérdidas durante cada mes del 2021. Y el 2022 arrancaba en su primer trimestre con más de 400, aun cuando el ministro de Economía aludiera a que solo se aprobó que 87 operaran con pérdidas planificadas, por un valor total de 12 657 millones.

En ese pelotón de la retaguardia empresarial caen las que incurren en pérdidas coyunturales, asociadas a factores externos; las que pierden por incompetencia y mala gestión; y las que se mantienen durante cierto tiempo y “no podemos identificar evidentes negligencias o errores de los directivos.

En esas el modelo de negocios dejó de ser viable (si es que alguna vez lo fue), y habrá que cerrarlas. Con las debidas protecciones y consideraciones de casos especiales”, acotaba recientemente el destacado científico Agustín Lage Dávila, al referirse a un entramado donde la mortalidad es (o debiera ser) tan natural como la natalidad.

Nada nuevo que no hayamos repetido casi hasta el cansancio, sin noticias de que la repetición haya surtido (mucho) efecto, exceptuando el cierre de los centrales azucareros, polémico a la luz de estos días, cuando incluso solo 23 se someterán a la venidera contienda.

Ese sigue siendo un sector muy complejo que, al menos en Ciego de Ávila, evidencian las cuatro empresas azucareras (Ciro Redondo, Primero de Enero, Ecuador y Enrique Varona), al acumular una pérdida de 223,5 millones de pesos. Eso es más de la mitad del importe total que registraban las 19 entidades del territorio, que cerraban agosto con un total de 427 700 000 pesos perdidos.

Un informe de la Dirección Provincial de Economía y Planificación reflejaba, además, que ocho de esas empresas pertenecían a la Agricultura, encabezadas paradójicamente por las emblemáticas Agroindustrial Ceballos, con 60,2 millones de pesos, y la Agropecuaria La Cuba, con 53,9.

Sin embargo, tampoco podríamos asumir que todas las que hoy registran pérdidas sean empresas perdidas. La tilde marca sustanciales diferencias que podrían despejarse en un futuro reportaje de Invasor porque, aunque caigan en el mismo saco, no pueden ser tildadas de lo mismo.

Bárbaro Martínez: Cuál es la causa de las pérdidas de la empresa DCeballos ?. Tiene que ver el proceso de reordenamiento monetario ? Se mantienen los mismos cuadros ? Katia debieras realizar dos trabajos periodísticos que analicen el por qué de las pérdidas en las empresas Azucareras y en DCeballos.

Annelis: Bueno, como trabajadora del Minem, desde que me gradué hace ya 6 años puedo decir que una buena parte de las pérdidas está en la mala elaboración de los planes de producción, que se hacen políticamente y no conscientemente y de acuerdo al potencial de cada empresa. Otro factor que nos golpea demasiado es la no existencia de un inventario nacional para nuestras industrias que garantice que si falta una pieza de repuesto, se pueda obtener rápidamente y en el mercado nacional. También la parte de las importaciones, sin lentas y los trámites interminables, mediante intermediatios obligados en dependencia de las empresas, dando vida a atrasos en mantenimientos programados, crecimientos necesarios de las tecnologías de las industrias etcétera.

Y más a mi pesar, la carencia de líderes en las empresas que busquen soluciones económicas y sin miedo a defender a sus empresas de planes impuestos por las OBE y /o actuantes políticos. Puedo afirmar, que Cuba cuenta con el potencial joven e innovador que el país necesita para salir de las crisis, solo que nos tienen sentados bajo el mando de jefes de más de 60 años, con formas y metodos de dirección ajenos a la realidad mundial.

Preocupado: Seguimos emborronando cuartillas, descubriendo el agua tibia. Hasta cuándo.??? Hoy la crítica situación que tenemos esta llamada a actuar no lamentar o reflexionar. Hoy tenemos que estar hablando que vamos a hacer con esas empresas que cómo lastres año tras años caen en los hombros del presupuesto del estado y por ende en el pueblo. Hoy debemos hablar de las medidas tomadas con esas administraciones vitalicias que no solucionan nada y peor aún son un cáncer para nuestra economía y el desarrollo del país.

                                                                                           ……………

COMENTARIOS CRITICOS SOBRE LO PUBLICADO EN LA PRENSA NACIONAL Y TELEVISIVA ACERCA DE LA REUNIÓN DEL GOBIERNO CON LAS AUTORIDADES PROVINCIALES Y MUNICIPALES.

                                                POR JOAQUÍN BENAVIDES RODRÍGUEZ, 23/10/2022

Durante los años 60, entre las tareas revolucionarias que tuve que cumplir estuvieron las de periodista. No estaba graduado, pues lo que había estudiado hasta que se cerró la Universidad de la Habana en 1957 era la carrera de medicina, en que logré aprobar hasta el 3er Año.

Pero en 1960 el Movimiento 26 de Julio en Matanzas adquirió una emisora de radio a la que nombró Radio 26 y me designó, que era miembro de su Dirección provincial, como Administrador. Posteriormente en 1961, el Partido en la provincia fundo el Periódico Girón. Fui el encargado de organizarlo, reclutar revolucionarios que quisieran convertirse en periodistas y durante un periodo yo mismo ser su Director. Participé en la fundación de la UPEC nacional al frente de la delegación matancera al Congreso de constitución. No he olvidado mis raíces periodísticas como revolucionario.

Es con ese espíritu crítico que se aplicó en la Prensa de la Revolución durante muchos años, y que tanto ayudo al Gobierno y al Partido a desbrozar el camino para avanzar a pesar de las deficiencias propias y de las impuestas por el Bloqueo, que siempre han existido, con el que comentare lo publicado sobre la reunión presidida por el Primer Ministro con las autoridades provinciales y municipales.

Este resumen titulado ¨Que siga siendo recto el camino de lo aprobado¨ se mueve entre el diagnóstico médico del enfermo y la autopsia del cadáver.

Si fuera un análisis de la situación en Haití, se podría calificar como un análisis profundo hecho por un colectivo calificado que, por supuesto, no es responsable de la situación detectada ni es el que tiene que arreglarlo. En este caso, al tratarse de un análisis de la situación cubana, realizado por el gobierno cubano en pleno, ni como autocritica califica.

Seguimos lamentando periódicamente que hay tierras ociosas y se demora su entrega en usufructo para que empiecen a producir comida para el pueblo?

Seguimos contemplando el saldo de cuentas por cobrar y pagar vencidas entre empresas? Ya hasta a los TCP y Mipymes se les deben millones de pesos no pagados oportunamente.

Seguimos lamentando el pobre avance de las 63 medidas para aumentar la producción de alimentos? ¿Pero porque nuestra prensa no desglosa una a una esas medidas para que todo el mundo sepa que tratan y quienes son los que trabajan por cumplirlas, y quienes ni siquiera conocen de qué tratan?

Seguimos lamentando que los productores incumplen sus contratos y no se analizan las causas? ¿Tendrán alguna responsabilidad en ello alguno de los que están presidiendo la reunión? Quedamos sin saberlo.

Empezamos a lamentarnos que las MIPYMES presentan ¨algunas distorsiones¨? No se dice cuáles son y cuáles son las causas. No dice el artículo si se trató el espinoso asunto de que están obligadas a comprar las divisas que requieren para importar, en el mercado informal.

Seguimos con la falta de sistematicidad y rigor en el enfrentamiento a ilegalidades y violaciones que “resquebrajan la institucionalidad” y proclamamos que “Hay que eliminar la tolerancia ante irregularidades que hoy persisten con total impunidad, y con un impacto muy fuerte contra el pueblo”?

Porque no se menciona que las nuevas formas no estatales de la economía, producen con MLC adquirida en el mercado informal, pues no reciben un centavo ni del municipio ni de la economía central? Eso obviamente incide en el precio a que están obligados a vender para cubrir el deterioro de la tasa de cambio en el mercado informal y cubrir un alto impuesto. ¿Se trató de eso en la reunión, o se ignora?

El artículo no aclara, si en su exposición el Ministro de economía se refirió a las dificultades que tienden a paralizar la producción del sector no estatal, cuyo nacimiento carece de regulaciones y procedimientos de trabajo detallados y se asienta en una tolerancia extendida para obtener las divisas que requiere para comprar productos en las tiendas del propio gobierno o importar a través de empresas estatales de comercio exterior. Queda la pregunta, ¿Y entonces?

                                                                                                      ……………..

   SOBRE COMENTARIOS CRITICOS SOBRE LO PUBLICADO ACERCA DE LA REUNIÓN DEL GOBIERNO

                                                                              POR ANDRÉS SOTO

Mi estimado Joaquin:

Muy de acuerdo con tu comentario, demorado porque tuve problemas de logística en mi PC.

Hay que aplicar el bisturí sin más contemplación, hay que desenmascarar a los “causantes” de tanta indolencia, tolerancia conducente a que predomine la insólita impunidad entre nuestros actores económicos estatales y hasta no estatales.

Tanta incompetencia en nuestro empresariado puede tener carácter de hasta de sabotaje a nuestra Economía, no tengo otra forma de caracterizarlo.

En todos los casos que tu enumeras, se ve a las claras que pueden haber: desconocimiento, incapacidad, o situaciones de lo más graves, una tolerancia comprometida y complaciente cuyos efectos pudieran interpretarse como de sabotaje económicos para frenar. Puede haber de todo en la viña del señor, cuando se observa tanta pasividad e inercia que la Fiscalía debiera a mi juicio tomar en cuenta.

Los contratos no pueden ser documentos formales, deben prefijar los compromisos y deberes de las Partes, recuerdo en mi etapa en Cubatex del MINCEX, allá por 1962-66, cuando nosotros le pedíamos a nuestros clientes de la Economía Interna, que nos reclamasen todo tipo de incumplimientos más aún cuando eran imputables a nuestros proveedores externos, a fin de poder virar nuestra acción de reclamación contra los mismos “por daños y perjuicios” en una Comisión de Arbitraje Internacional.

A estas alturas, … ¿por qué nuestro empresariado no tiene esta misma actitud? …. ¿Es que no les duele que la contra parte incumpla? No concibo tanta indolencia. Nuestro Gobierno debe ser severo en esto.    

                                                                                        ………………….

DE NUEVO SOBRE LA “INUTILIDAD” DEL REPARTO ARBITRARIO DE UTILIDADES Y LA NECESIDAD DE UNA POLÍTICA INTEGRAL.

                                  POR JULIO CARRANZA Y LUIS GUTIERREZ URDANETA, 27 DE OCTUBRE 2022

Queridos amigos:

En primer lugar, quiero expresar mis coincidencias y apoyo al reciente artículo propositivo de Benavides. Adicionalmente les envío un texto reciente para continuar aportando en el debate y la “lucha” sobre este tema. Abrazo a todos, Julio Carranza

                                                                                      …………..

Como hemos insistido reiteradamente, la economía cubana necesita una política económica integral de transformaciones a la vez que una política de estabilización macroeconómica que conecte y haga viable la primera.

La permanencia de un proceso inflacionario como el que se vive, o se sufre hoy en Cuba, no es sostenible en el mediano y largo plazos por razones sociales y políticas, por lo tanto la reducción de la inflación es imprescindible no sólo como condición para la viabilidad de las transformaciones económicas más profundas que el país necesita, sino también desde el punto de vista político.

En este sentido hemos expresado en reiteradas ocasiones la necesidad de una política de estabilización que aborde el problema tanto por el lado de la oferta como por el lado de la demanda, en combinación con políticas fiscales y monetarias activas y fundamentadas.

Hemos abordado este tema en mayor detalle y con propuestas muy concretas en el texto publicado en abril de 2022 “Conjurar la inflación: lo esencial de una política integral (la oferta, la demanda y la política monetaria). Versión ampliada y actualizada”. 

Uno de los puntos, no el único, en el que insistimos en este y otros textos anteriores, es el efecto perverso que sobre los precios provoca el reparto de utilidades sin respaldo material y a discreción en las empresas estatales, en presencia, además, de laxos impuestos directos progresivos sobre estas remuneraciones, mercados altamente imperfectos sin sólida regulación y gobernanza deficiente. Es justo decir que nuestras consideraciones al respecto las hemos hecho llegar sistemáticamente a las autoridades de la economía nacional, desconocemos si han sido revisadas o no.

Este tema, poco abordado públicamente con anterioridad, ha sido objeto de atención en la reciente reunión de la dirección del país con representantes del sistema empresarial estatal, cuyos contenidos fundamentales se han reportado en el diario Granma (ver artículo “La ´utilidad´ de las utilidades y las deudas de eficiencia”, 22 de Octubre 2022).

Las cifras y algunas de las afirmaciones que allí se han presentado confirman, en nuestra opinión, lo que al respecto hemos señalando desde hace más de un año. Sin embargo, no apreciamos aún una política integral que corrija esta negativa tendencia.

Sólo en el primer semestre del 2022 el reparto de utilidades fue de 13 000 millones de pesos cubanos, lo cual significa un notable incremento de la demanda agregada sin que ello esté respaldado por un correspondiente aumento de la oferta de bienes y servicios. Como se reconoce en la reunión, con frecuencia las ganancias empresariales se explican por incrementos arbitrarios de precios, mismos que alimentan la inflación como una serpiente que muerde su cola.

Esta cifra nos sorprendió al ser aún mayor (mas del doble) de la que habíamos calculado previamente para un semestre, no contábamos entonces con información pública al respecto, lo habíamos estimado a partir de la información fragmentada de la prensa nacional y de entrevistas individuales.

El efecto de este proceso es que el incremento de los ingresos reales de los trabajadores que se benefician con estas entradas adicionales no se corresponde a los incrementos nominales que obtienen, debido precisamente al aumento de precios impactados por la misma acción, a la vez que los ingresos en términos reales de los trabajadores y ciudadanos con remuneraciones fijas (en especial los jubilados) se ven notablemente afectados por la baja sistemática de su poder de compra, rayando, en muchos casos, con niveles de supervivencia. Adicionalmente ha generado movimientos sectoriales de fuerza de trabajo con repercusiones negativas en actividades fundamentales.

Haciendo un cálculo rápido, se puede afirmar que con mucho menos de la mitad del dinero de utilidades repartidas se podría haber incrementado el monto de las pensiones mínimas y prestaciones asistenciales en más de 500 pesos mensuales, favoreciendo los sectores más vulnerables del país. El déficit presupuestario anual estimado debe ser superior a los 70 mil millones de pesos. Si este se monetizara en un 85 %, el efecto del reparto no respaldado de utilidades podría contribuir, por sí solo, en casi el 25% al aumento de precios.

Si se examina lo que diferentes economistas han venido escribiendo al respecto, se podría desarrollar un debate que permitiera la articulación de una política anti inflacionaria integral. Sin embargo, aunque este problema supone una fuerte fundamentación técnica, esta no sería suficiente debido a su gran significado político y social. Por esta razón hemos propuesto con anterioridad la conveniencia de ampliar la discusión a toda la sociedad con la rápida y urgente presentación de un proyecto de política de estabilización.

Seguramente la discusión popular no solo lo enriquecería, sino que favorecería reconstruir el consenso para avanzar con este y con el proyecto de reforma integral de la economía, proceso, en nuestra opinión, imprescindible para la recuperación de una dinámica positiva en la vida de la nación. Los parlamentos obreros efectuados en 1994 son una experiencia que debe ser tomada en consideración en la actual situación, desde el punto de vista político el consenso de la sociedad no tiene sustituto, en el caso de Cuba, más aún.

Ninguna de estas consideraciones deja de tener en cuenta los efectos nocivos del bloqueo y la agresión, pero el desafío es avanzar a pesar de estas difíciles circunstancias y hacerlo con mucha rapidez, con sentido de urgencia y una audacia responsable. Hay propuestas y argumentos fundamentados para hacerlo, discutámoslos todos con profundidad, con agilidad y sin dogmas.

                                                                                  ……………

                    DIEZ PUNTOS PARA UN PROGRAMA DE ESTABILIZACIÓN DE LA ECONOMÍA CUBANA

                                                   POR PAVEL VIDAL ALEJANDRO, OCTOBER 24, 2022

https://horizontecubano.law.columbia.edu/news/diez-puntos-para-un-programa-de-estabilizacion-de-la-economia-cubana

La inflación actual supera el 150%, una de las más altas del planeta. Las altas tasas de inflación en la economía cubana tienen un alto componente monetario que se alimenta de un excesivo déficit fiscal.

Hasta agosto de este año 2022, la inflación interanual en la economía cubana se ubicaba en 34,1%, dentro de la que se destaca un incremento de 54,2% en los alimentos. Desde abril la tendencia inflacionaria se aceleró subiendo, como promedio, a un ritmo de 3% cada mes.

Todos estos son datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI). Se calculan sobre un Índice de Precios al Consumidor (IPC), que subestima la verdadera inflación, dado que su base está muy desactualizada (2010). Solo considera un 18% de ponderación para los mercados no estatales dentro de la canasta de consumo de los hogares.

En 2021 el IPC de la ONEI subestimó entre 5 y 6 veces la inflación efectiva [1]. Si aplicamos este mismo factor de subestimación a los datos actuales, tendríamos que la inflación actual supera el 150%, una de las más altas del planeta.

Las altas tasas de inflación en la economía cubana, como siempre y en todas partes, tienen un alto componente monetario que se alimenta de un excesivo déficit fiscal. La cantidad de dinero en circulación (efectivo más cuentas de ahorro) aumentó de 65 028 millones en 2019 a 190 917 millones en 2021 (Tabla 6.2 del Anuario Estadístico 2021, ONEI).

Detrás de esta emisión monetaria se encuentra la financiación de un desbordado desbalance presupuestario que aumentó diez veces en igual período: en 2019 el déficit fiscal fue de 6 435 millones de CUP (pesos cubanos) y en 2021 fue de 63 697 millones de CUP (Tabla 6.2 del Anuario Estadístico 2021, ONEI).

La inflación ha desvalorizado enormemente los salarios estatales y las pensiones, llevando a miles de familias a condiciones de vida en extremo difíciles. Ha agravado los problemas de seguridad alimentaria y las desigualdades. El descontrol de los precios ha anulado los potenciales beneficios de la reforma monetaria de 2021 y pone en peligro la expansión de la naciente pequeña y mediana empresa privada. Junto a los apagones y la escasez generalizada de alimentos y medicinas, representa uno de los factores que fomenta el flujo migratorio récord hacia los Estados Unidos.

A pesar de que la inflación ya lleva tres años en ascenso, las autoridades económicas cubanas no han definido un programa de estabilización económica. A fin de contribuir al debate y a generar ideas que ayuden a controlar un proceso inflacionario que sobre todo afecta a la familia cubana, a continuación, propongo algunas reformas y políticas que parecen fundamentales considerar en un programa de este tipo.

Alcance

Para que un programa de estabilización sea efectivo debe incluir medidas de austeridad fiscales y modificaciones en la política monetaria y cambiaria, pero también cambios estructurales e institucionales.

Es importante reducir los gastos e instrumentar adecuaciones monetarias y cambiarias, pero también se debe impulsar el crecimiento y la eficiencia eliminando obstáculos que ya se hayan identificado. Se convierte en una forma de combinar el sacrificio y la incertidumbre que implican los ajustes con la apertura de nuevos espacios que generen oportunidades y funden optimismo. En el alcance del programa se debe tener presente que varios de los cambios requeridos para detener la inflación demandan también transformaciones en las lógicas institucionales y en los marcos regulatorios relacionados con la política monetaria y fiscal.

Por ejemplo, el programa de estabilización económica aplicado en Cuba en los años 90 (conocido como medidas de saneamiento financiero) fue efectivo porque al mismo tiempo que se estaban produciendo los ajustes fiscales y monetarios, se estaba produciendo una apertura al turismo, a la inversión extranjera, a las remesas y al trabajo por cuenta propia, entre otras reformas estructurales.

Las medidas de austeridad fueron entonces combinadas con transformaciones del marco regulatorio para el sistema financiero, que incluyó la creación del Banco Central de Cuba (BCC), CADECA (cajas de cambio) y nuevos bancos con nuevas funciones y lógicas de trabajo. Se limitó la monetización desde el BCC al déficit fiscal que fuera aprobado por la Asamblea Nacional, entre otras reformas institucionales.

Hoy en día tocaría reformar y liberalizar otras cosas. Las pymes (pequeñas y medianas empresas) son un paso importante, pero insuficiente. Propuestas en este sentido son abundantes, sobre todo porque el gobierno cubano ha insistido en un modelo de economía estatizada y excesivamente regulada que hoy casi ninguna otra nación valora como una opción viable, dado que están ampliamente documentadas sus desfavorables consecuencias.

Política monetaria

Dado el costo en términos de credibilidad después del fracaso de la reforma monetaria, la fallida intervención cambiara el pasado agosto, y la inflación fuera de control, se deberían poner límites explícitos y regular el manejo de la oferta monetaria por parte del Banco Central. La política monetaria debe convencer en su compromiso en el control de la inflación, manejar las expectativas y evidenciar sostenibilidad en las acciones que se implementen.

Una opción es crear una regla para el manejo de la cantidad de dinero, transparente, con estadísticas públicas, que tenga respaldo legal (Decreto-Ley, por ejemplo), y que elimine del todo la posibilidad de monetizar los déficits fiscales. Para mayor credibilidad, la regla debe ser supervisada por un comité independiente formado por académicos y otros representantes.

Un ejemplo de regla monetaria existió para el peso convertible (CUC) bajo una caja de conversión: por cada CUC en circulación había un dólar de reserva en el Banco Central. El CUC funcionó bien hasta que en 2004 se quebró dicha regla y comenzó su emisión indiscriminada, convirtiéndose así en uno de los determinantes de la crisis bancaria cubana de 2009 y dañando su convertibilidad y confianza en los años subsiguientes. La caja de conversión no es la única regla monetaria posible, hay otras opciones que se pueden estudiar (un referente reciente en la región puede ser la política monetaria de Uruguay hasta 2020).

Crear una unidad de cuenta ajustada (indexada) por la inflación (como las UVR en Colombia, las UF en Chile, o la UI en Uruguay). Ello no detiene la inflación, pero ayuda a reducir sus impactos. Permite proteger ahorros, inversiones y que fluyan las relaciones comerciales en medio de la inflación. Representa una alternativa y un freno a la dolarización.

Relacionado con el punto 2, crear instrumentos financieros con tasas de interés en unidad de cuenta indexada a la inflación. Por ejemplo, bonos públicos, depósitos a plazo fijo y créditos bancarios. Esto permite que el sistema financiero pueda convivir con la inflación y se corrijan las distorsiones que actualmente generan las tasas de interés reales negativas. Estos instrumentos ayudarían a aumentar la demanda por activos en pesos cubanos, contribuiría a detener la depreciación de la tasa de cambio y la dolarización.

Política cambiaria

Opción 1 (sin cambio estructural): a) Desechar el objetivo de una compra neta de divisas a través de las operaciones cambiarias con la población. El mercado minorista de divisas no es para recaudar divisas. Este ayuda a la entrada de divisas porque le ofrece un canal seguro y legal a las remesas y turistas[3] b) pasar a un régimen de flotación administrada de la tasa de cambio minorista. Se puede emplear como referente el período de 1995 a 2001, cuando el Banco Central fijaba la tasa de cambio en función del equilibrio entre compra y venta de divisas en este mercado.

Opción 2 (con cambio estructural): Eliminar el monopolio de CADECA en el mercado cambiario minorista. Abrir un camino a la legalización de operadores informales del mercado cambiario informal, y otros que lo consideren, para que actores no estatales administren casas de cambio (incluye autorizar la administración de casas de cambio a las mipymes). La tasa de cambio del peso cubano del mercado minorista quedaría flexible y reflejaría cada día las condiciones de la oferta y la demanda de divisas en efectivo para las personas naturales, nacionales y turistas.

Diseñar un régimen cambiario que lleve a actualizar la tasa de cambio mayorista tomando en cuenta la tendencia de la tasa de cambio minorista y otras variables macroeconómicas, la oferta y la demanda en el mercado mayorista, pero ofreciendo una mayor estabilidad cambiaria al sector empresarial. Dadas las características de la economía cubana se podría manejar un esquema de bandas ajustables (un referente actual puede ser el régimen cambiario de Singapur). Rediseñar la conducción del plan de la economía y del presupuesto estatal, para que estén preparados para operar con una tasa de cambio oficial que se ajusta periódicamente.

Se definiría un período de transición para lograr la convergencia entre la tasa de cambio minorista y mayorista (aunque no tienen que ser exactamente iguales, tal y como sucede en otras economías). Ello implicaría, por un tiempo, devaluaciones periódicas de la tasa oficial.  La regla monetaria (punto 2) y el régimen cambiario deben tener consistencia entre ellos, una vez que se decida cuál será el ancla nominal de la economía.

Política fiscal

Reducir el déficit fiscal redimensionando el sector presupuestado, cerrando o reestructurando las empresas estatales irrentables y con otras medidas de austeridad que se consideren. Se puede analizar la venta de activos al sector privado y cooperativo.

Rediseño estructural: Cambiar las fuentes de ingreso del presupuesto. Pasar de un presupuesto apoyado en las rentas monopólicas de un sector estatal (ineficiente en gran parte) a un presupuesto financiado por un sistema impositivo progresivo sobre una economía competitiva y dinámica con una participación más activa del sector privado y cooperativo nacional e internacional. Pasar al sector privado y cooperativo (entregar a los trabajadores) empresas estatales no estratégicas, lo que implicaría una reconfiguración profunda del modelo económico actual.

Diseñar una regla (transparentes y con respaldo legal) para poner límites a los déficits fiscales y la deuda pública en un marco fiscal de mediano plazo. Fortalecer el mecanismo de financiación a través de bonos públicos. Para mayor credibilidad, la regla debe ser supervisada por un comité independiente formado por académicos y otros representantes.

Relaciones internacionales

Gestionar financiamiento internacional como apoyo al programa de estabilización macroeconómica destacando a los acreedores su carácter efectivamente estructural y sostenibilidad. Partiendo de este programa de ajuste estructural, renegociar la deuda externa con los acreedores. Tocar las puertas de instituciones financieras multilaterales. De ser posible, incluir el tema en los diálogos que se tengan con el gobierno de los Estados Unidos y la Unión Europea con vistas a disponer de un entorno internacional más favorable para las relaciones comerciales y financieras y la inversión extranjera.

[1] Ver Luis R. Luis: “Inflation in Cuba 2010-2021” ASCE blog 2021 y Pavel Vidal, “Cuba’s New Monetary and Exchange System: How are They Progressing?” ASCE Webinar, February 2021

[2] Ver Pavel Vidal y Mario González-Corzo: “Cuba’s banking crisis: macroeconomic antecedents, principal causes, and recent policy responses.” International Journal of Cuban Studies, 2010, p. 201-216.

[3] https://eltoque.com/150-pesos-por-dolar-Cuba

                                                                                           —————–

                                                                           KATAPULTANDO LA ESCASEZ

                                                          POR ARTURO MESA, 12 OCTUBRE DE 2022

                                                                     TOMADO DE LA JOVEN CUBA

El sistema de ventas en MLC se presentó en sus inicios como una competencia a quienes viajaban a Panamá y otros lugares y traían equipos de alta gama. La lógica estatal era que las divisas se estaban fugando. Y funcionó, o tenía lógica tal lógica, pues los precios de estos artículos comenzaron a bajar y además, quienes los necesitaban no tenían que encargarlos fuera del país.

Pero de ahí pasamos a alimentos y otros bienes de primera necesidad y fue entonces cuando se enredó el partido. En primer lugar, porque no tener un aire acondicionado no le impide a una persona realizarse, pero no comer sí; y mal comer también. Mientras el Estado le apostaba a la entrada de divisas como fuera, no calculó que ni siquiera un 40% de la población las recibe y tras la actual crisis migratoria está por ver si este porciento no continúa disminuyendo.

La promesa realizada fue llenar las tiendas de alimentos en moneda nacional con lo que se recaudara de las tiendas en divisas. Eso aún queda pendiente. No llegan productos a esas tiendas y cada vez son menos incluso en las de ventas en MLC.

Este asunto de vender en una moneda que no es en la que se paga resulta altamente discriminatorio para muchos y una muestra fehaciente de la incapacidad del gobierno de gestionar la alimentación del pueblo, algo preocupante en un Estado que se dice «protector» y que por tanto TIENE que proveer.

Ahora bien, en el intento de dar con una solución comienza a aparecer un nuevo sistema de ventas de alimentos que promete ser peor y someternos a muchos más años de desigualdad y pobreza.  Por todo el país se reproducen sistemas de ventas online cuyos pagos se realizan desde afuera aunque los productos se encuentran todos en Cuba. 

Este sistema pudiera ser beneficioso siempre que los productos se oferten también en moneda nacional como hacen algunos pocos sitios. Lo que abunda en estos mercados son productos enlatados, cárnicos, huevos, mariscos especias, productos lácteos, granos, cereales, así como ofertas de combos. Alguien hace un pedido para usted y en 24 horas a usted le llega la orden.

Lo curioso es que muchos de esos productos también los podría encontrar en las tiendas en MLC si los hubiere. Esto implica igualmente que mientras más proliferen estos negocios menos productos habrá, incluso en las tiendas en divisas. En una búsqueda muy superficial, encontré varias tiendas que se dedican a esta modalidad y la mayoría funciona de la misma manera.

Un producto altamente demandado por la población, por ejemplo, es el yogur probiótico Labiofam, de escasa presencia en el mercado, sin embargo las tiendas Katapulk lo ofertan de manera estable a 17.96 el envase de cinco litros.  Es lógico suponer que el producto va a escasear en MLC ya que estos almacenes funcionan como privilegiados acaparadores oficiales.

En este procedimiento de ventas en línea, son varios los almacenes en donde se guardan estas mercancías y luego de activado el pedido desde afuera, alguien, adentro, recibe sus ofertas.  ¿Y por qué a nuestro parecer, este sistema es más preocupante? En primer lugar, considero que este sistema resulta más discriminatorio aún para quien no tiene a nadie viviendo más allá de fronteras que le pueda poner la orden.

En segundo lugar, si son productos que se encuentran ya en tierra deberían estar en vidrieras para que sea mayor la disponibilidad de alimentos en estos momentos críticos. Y luego, aunque el reclamo siempre ha sido eliminar las ventas en una moneda que no se posee, una parte de la población, sin tener necesariamente vínculos con el extranjero, pudiera convertir sus CUP a MLC y adquirirlos.

Entre estas tiendas tenemos a Supermarket 23, Katapulk, Ríos Envíos, TSO Tiendas, MallHabana y otras que cuentan con logística en tierra, almacenes, transporte, personal y realizan transacciones que luego parecen perderse en el éter por lo que se desconoce si ese monto de dinero beneficia a alguien en Cuba, o retorna por alguna vía a la oferta o a las ventas a la población aunque sean en MLC.  Y aquí, una vez más, se pierde el asunto de la transparencia.  Nadie ha dado explicaciones sobre este sistema.

Quiénes son los beneficiarios?  Evidentemente entidades foráneas con la logística preparada para sacarle lascas a la pobreza en suelo patrio. Empresas privadas, asociadas al Estado, el que probablemente les cobra altos impuestos y ambos obtienen superganancias a partir de una segregación creada por la carencia de existencias.  ¿Burlar el bloqueo y traer productos? Dudoso, una sencilla búsqueda en internet  ofrece toda la información necesaria y, para colmo, varios de estos artículos son producidos en Cuba.

A qué médico, científico, maestro o funcionario sin vínculos de este tipo con el exterior puede beneficiar un sistema así? ¿Cómo le mejora la vida a los demás si dos años después no ha aparecido el primer producto prometido en CUP?

Es aquí donde vemos la incompatibilidad con las propuestas de medidas económicas que no terminan de cuajar. ¿Por qué no otorgar más créditos a productores nacionales para que  desarrollen sus producciones y sus ingresos se retribuyan luego en la economía doméstica? ¿Por qué no promover más inversión sobre ellos, incluyendo la extranjera? ¿Por qué no permitirles que realicen las importaciones necesarias directamente? ¿No sería más lógico que esos almacenes los gestione y los surta un productor nacional que luego garantizaría que su ganancia como importador-tenedor-gestor se quede de este lado de frontera?

Un ejemplo encontrado recientemente: Las tiendas en MLC están llenas de productos Vima, los pedidos de Supermarket23 y Katapulk también.  En una búsqueda reciente noté que Supermarket23 tenía 105 productos de la marca Vima todos etiquetados en USD y a pagar en tarjetas de créditos desde el exterior.  Los almacenes, y por ende los productos, se encuentran en Berroa, La Habana.

Quién gestiona esos almacenes y sus productos? ¿Cuánto de socialista tiene el hecho de que tales productos vayan a parar solo a manos de quienes tienen la suerte de tener un miembro de su familia que «torció camino y se perdió de El Morro?» Es decir, ¿cuánto de socialista tiene el hecho de que precisamente quienes no creyeron en el socialismo son los que hoy pueden garantizarle esos alimentos a sus familiares?

En otras palabras, los mayores pagos por alimentos  imprescindibles en estos momentos en Cuba los hacen los extranjeros.  Es como si el extranjero decidiera quién toma leche, quién come huevos y carnes y además, cuándo lo hace. ¿Cómo sonó eso?  ¿Cuántas otras posibilidades no existían de poner en manos de la población tales productos, incluyendo la venta regulada al precio que se estime económicamente viable?

Cada vez la economía nacional parece más gestada por un niño de diez años que no logra entender las implicaciones político-ideológicas de un sistema de provisión de alimentos en USD y tarjetas de crédito para una economía “socialista”.

Otro ejemplo.  Este mismo Supermarket23 oferta un kilogramo de langosta por 53 USD y advierte que está listo para ser entregado en donde se necesite. Esto significa que hay langosta refrigerada en todas partes de Cuba a la espera del pedido. Recientemente encontramos que en el bulevar de Santa Clara se vende el kilogramo de langosta por 54 MLC.

En algunos otros sitios similares, usted encuentra la oferta de cinco litros de leche siempre que pague desde afuera. ¿De dónde sale esa leche que no está a disposición de la población en general ni siquiera a través de ventas controladas? Es como si la posibilidad de tomar leche la tuviesen quienes un día vieron a sus allegados partir, o quienes puedan pagar por la leche con tarjeta de crédito internacional VISA, o MASTERCARD.

Por qué no mejor promover que ese productor se asocie a un transportista nacional, o se encadene a una mini industria, o a un punto de venta que le surta a la población como es el caso de Lácteos Rojas en Mayabeque descrito en un texto de Cubadebate el 21 de septiembre?

Intuyo que a través de todo este sistema, el alimento que se produce y que escasea en Cuba está escapando hacia un sector de los divisa-tenientes a un precio muy alto que beneficia al intermediario privado y al Estado que propicia estos desvíos del consumo social hacia el comercio lucrativo. El gobierno se puede estar librando de la importación o producción de alimentos pero lo que no funciona es que se esté olvidando del compromiso de proveer lo necesario en una sociedad en donde no se supone que prime el capital.

El problema de fondo no es que otro importe, el problema es que la importación no va a atenuar la escasez, sino que la acrecienta y las ganancias se escapan a un bolsillo extranjero sin que se haya resuelto un problema medular en Cuba.  Puro capitalismo comercial, el más primitivo de todos.

Esta es otra forma errónea de manejar la venta de alimentos y sacarlos del alcance del trabajador común. ¿Acaso no era que el dinero por el negocio de los aires acondicionados se estaba yendo hacia Panamá? ¿Hacia dónde se está yendo hoy el de la comida?

                                                                                         ………………….

                                                       «LOS POBRES SEGUIMOS SIENDO LOS MISMOS».

Negros, personas de avanzada edad, mujeres de familias disfuncionales, casos sociales, entre otros, son los que hoy, tras el diseño del ordenamiento, siguen alargando las colas para comprar alimentos en los barrios marginales, mientras el diseñador piensa que la gran mayoría de la población recibe ayuda desde el exterior y le sigue apostando a las ventas en divisas. O sigue creyendo en el cuento del mal necesario.

Mientras esto sucede, en las escasas tiendas que venden en moneda nacional se ven colas como la de la imagen para poder adquirir “lo que haya”. Como consecuencia de este enfoque, la moneda principal sigue siendo la errónea y esta se pavonea delante de la nacional que poco a poco se va devaluando. Es así como se agudiza la crisis, se incrementan las molestias y comienzan a reaparecer clases sociales como las que la revolución intentó disolver como parte de su plan inicial de equidad.

Y por qué? Por el capricho de confiarle a la moneda errónea el asunto de la alimentación, mientras la vital, la propia, sucumbe de vergüenza sin que acabe de llegar la invitada de honor: “Doña Solución”.

El Consejo de Estado acaba de sustituir al Ministro de Energías y Minas como si la idea fuese la de sugerir que ante una crisis en un determinado sector se toman medidas al respecto, como si el sector de la economía funcionase magistralmente; o el de la alimentación, o el comercio interior, o la agricultura, en donde, curiosamente no se ha sustituido a nadie, y lo que es peor, los que están para hacer funcionar algo duermen el sueño eterno.

Existen aún muchas medidas a tomar en el sector de la producción y los alimentos y algunas de ellas nos pasan por delante de la cara a diario sin que las eminencias las vean. No hay alimentos ni producción pero las calles y los barrios están llenos de mano de obra sin que ninguno haga aporte alguno.

En economía existe lo que se conoce como la paradoja del ahorro en donde se plantea que cada vez que usted ahorra innecesariamente alguien se queda sin empleo pues se reduce la demanda y si esto sucede, quien más sufre es la misma producción. Como resultado de esto, usted se verá obligado a ahorrar mucho más en el futuro pero esta vez, para pagar por productos que se volverán más caros ante la ausencia de ofertas.

Pudiéramos pensar que en el mercado laboral se pudiera dar lo mismo. No se invierte en mejorar los salarios por lo que se pierde la motivación y por otro lado, los que ya están empleados emigran hacia otros sectores como sucedió en el sector energético según el documental de Lázaro Manuel Alonso o como viene sucediendo en el sector turístico hacia donde emigra un gran porciento de nuestros profesionales.

Se dice igualmente que si todas las personas aptas para el trabajo están empleadas en una economía, esa economía debe fructificar y debe aparecer un equilibrio oferta-demanda. ¿Qué porciento de la población económicamente activa esta empleada hoy en nuestra economía? ¡Esta sería la pregunta! Lo cierto es que en los barrios de la capital a toda hora vemos personas y sobre todo jóvenes que no trabajan, ni aportan y se concentran en las esquinas a perder el tiempo.

Y ahí es donde tiene que venir el interés del Estado de atraer a esa fuerza determinante para producir, al menos alimentos, teniendo en cuenta que el mayor dueño de las tierras es el Estado mismo. Es inconcebible que en un país tradicionalmente agrícola no haya papa, malanga, vegetales, huevos, carne de cerdo, pollo, frutas y otros productos tradicionales, mientras en la calle abunda la fuerza laboral. Más que inconcebible, insultante.

Y cómo motivar al empleo? Naturalmente a través del salario.

Asegura el dicho popular que una persona debería cobrar el equivalente a seis cervezas diarias. De ser esto así, un salario estimulante en nuestras condiciones estaría cerca de 7.50mlc al día o 1200 pesos cubanos. Esto por 24 días laborales daría 28 000 pesos o 180 mlc.

Cuántos de los que leen esto y viven en Cuba no se sentirían motivados a trabajar por este monto? No puede ser preferible el costo social, político y antropológico de mantener una moneda discriminatoria que nos obliga a colas, a violencia y a diferencias sociales a invertir adecuadamente en salarios que redunden en producción general. ¿Cuánto alimento no se produciría de esta manera?

Si un torcedor, por ejemplo confecciona 80 habanos en un día que luego se venden a 10 mlc ¿qué porciento representaría su salario de 7.5 mlc contra los 800mlc de su producción total? Lo mismo sucede con la producción de un pescador, un conductor de turismo, un zapatero, un apicultor y muchos otros empleados en el sector productivo.

La cuenta ha sido muchas veces explicada: Hay que invertir en mano de obra para llegar a ofertar productos y recaudar fondos a partir de esas ofertas. Qué saludable sería la economía si todas las semanas salimos a comprar un número importante de productos cuyos pagos se reinvertirían en más producción. Sin embargo, hoy no hay qué comprar y, lo poco que hay, lo produce el individual sin que disminuyan los precios ni aumente la presencia en tarima que obligue a competir.

La cantaleta del bloqueo ni elimina las colas ni las molestias ni crea alimentos. Considero que para paliar la crisis de alimentos hay que crear grandes empresas que se ocupen de esas producciones vitales y que no existen hoy o funcionan mal y que tengan

                                                                                   ………………..

TENEMOS QUE INNOVAR, NO HAY OTRA VÍA, PERO HAY QUE ARREGLAR EL CAMINO

POR DR SILVIO CALVES HERNÁNDEZ

Nuestra economía esta urgida de transformaciones y no solamente en la macro economía sino además en las propias organizaciones productivas y sobre todo es necesario un cambio de mentalidad que conduzca esas transformaciones. Todos estamos conscientes de que la innovación y el empleo de la ciencia en las organizaciones basadas en un hábito de mejoramiento continuo es indispensable en este momento.

La necesidad urgente de brindar más y mejores artículos, productos y servicios a la población al igual que el generar exportaciones resultan un reto importante para las organizaciones de cualquier rama.

En un contexto de inestabilidad, de conflictos extendidos a escala global, así como de amplia aplicación de la digitalización, sobre la cual la Cuarta Revolución Industrial ya marca el desarrollo en diversas actividades multiplicando la velocidad de generar nuevos conocimientos y volviendo obsoletos muchos de los que poseemos, hace imprescindible crear una nueva cultura de aprendizaje organizacional.

En cualquier organización todo depende de las condiciones del contexto en el cual operan, al ser estas sistemas abiertos cuyas entradas y salidas dependen del entorno de actuación.

Las empresas exitosas son aquellas que saben identificar oportunidades y reducir las amenazas que provienen del entorno. “Las empresas que no aprenden a adaptarse a las condiciones de su ambiente tienden a desaparecer, como si hubiese una selección natural de las especies organizacionales (Chiavenato, 2009)”.

Estas empresas y organizaciones de éxito, la actitud productiva no solo busca optimizar lo existente sino además innovar creando un nuevo valor. Tomamos de tesis de Maestría en Psicología Organizacional recientemente defendida por la In. Katiuska Contino Polo lo siguiente; “Se habla de una nueva disposición en la economía mundial, que demanda un cambio de mentalidad, una nueva forma de pensar y actuar, en las organizaciones; debido a que emerge un nuevo patrón productivo, establecido con fuerte base en la ciencia y, consecuentemente, en la innovación (Filgueiras, M.L., 2013)”.

Toda innovación es producto del desarrollo de nuevos conocimientos y a su vez genera otros nuevos conocimientos. En la competencia internacional entre las empresas resultan ganadoras aquellas que han sido capaces de generar con rapidez nuevos conocimientos que se convierten en innovaciones en sus productos y en todos los elementos de su cadena de valor.

Este ritmo de aparición de nuevos conocimientos, tan vertiginosos jamás visto en la historia humana, nos permite pronosticar que en los próximos años aparecerán empleos y contenidos de trabajo que a su vez desaparecerán o se modificarán en poco tiempo.

Las organizaciones con mayor éxito son aquellas que centran sus esfuerzos en determinar con mayor rapidez que sus competidores como funcionar mejor y poder conservar la ventaja competitiva. Cuando una organización utiliza esos nuevos conocimientos que ha obtenido para crear productos y servicios superiores y mejoras en su cadena de valor, logra el éxito.

En esta etapa del Siglo XXI, la única forma de obtener y conservar la ventaja competitiva en un Mundo en que muchos luchan por lograr o mantener un mercado de exportaciones es asegurar que la organización aprenda e incorpore nuevos conocimientos con mayor rapidez que la competencia”

Estas organizaciones con una cultura del aprendizaje continuo se enfocan en la mejora sistemática

de sus actividades cotidianas Consideran el aprendizaje como la forma de mejorar sus resultados.

Sin pretender ser absoluto en nuestra afirmación, consideramos que este hábito de aprender y crear nuevos conocimientos está ausente en muchas de nuestras organizaciones de producción y servicios y algunas que aplican nuevos conocimientos los han recibido de fuentes exteriores o por intencionalidad de mandatos superiores.

El convertir las organizaciones nuestras en las de rápido aprendizaje requiere cambios de comportamientos, empezando por la dirección de las mismas bastante acostumbradas a indicar qué hacer y no escuchar siempre opiniones discrepantes o no permitirlas.

El aprendizaje en la organización tiene su origen en el hecho de que la capacidad de la misma para solucionar problemas o innovar en algún aspecto de su funcionamiento debiendo actuar como un todo; esto no puede explicarse sólo con base en las habilidades de los jefes

La capacidad para solucionar problemas de una organización suele depender, en gran medida, de la base de conocimiento de sus componentes. El conocimiento colectivo es más que la suma del conocimiento de los individuos.  Es por ello que la constante solución de problemas por parte de los grupos de trabajadores y personal en general incrementa la eficiencia de las actividades, y a la vez desarrolla las capacidades de los individuos, para crear nuevo conocimiento.

El conocimiento colectivo es un elemento fundamental en cualquier estrategia para competir en exportaciones en mercados ya copados o brindar mejores productos y servicios a la población. Las organizaciones que poseen métodos y procesos para administrar el conocimiento colectivo, es difícil que la competencia gane sus mercados ni podrán hacerlo sólo por incrementar la inversión.

El conocimiento es todo el conjunto de cogniciones, experiencias, información y habilidades con los que las personas suelen solucionar problemas. En una organización, el conocimiento incluye los activos intelectuales, individuales y colectivos, que puede utilizar para realizar sus actividades lo que incluye las bases de datos, documentos y la información sobre los cuales se han construido el conocimiento individual y de la misma.

El aprendizaje de la organización es la modificación consiste se llevan a cabo en el conocimiento acumulado de la empresa. Estamos realmente ante los retos de una Economía del Aprendizaje pues son los nuevos conocimientos y la rapidez con que se convierten en innovaciones los que garantizan el resultado exitoso. Este éxito depende de la capacidad de analizar, comprender la información, responder creativamente a ella, para crear un nuevo valor.

En la gestión del aprendizaje, los directivos de organizaciones deben a tratar el conocimiento como un recurso para implementar ideas. Sin un clima organizacional que propicie el aprendizaje y se sustente en modos de comportamiento y actuación de jefes y trabajadores, será difícil crear lograr el avance de la organización

El papel de los jefes en el apoyo al aprendizaje de la organización.

Los jefes apoyan el aprendizaje en todas las variantes y crean un clima positivo y de estímulo al aprendizaje y creación de nuevos conocimientos.  Los jefes utilizan el desarrollo de nuevos conocimientos y el aprendizaje continuo de forma estratégica.

Se crean oportunidades para el aprendizaje continuo.

Para  que las personas puedan aprender en su propio trabajo y  se propicia proporcionan  la formación continua y el crecimiento

La búsqueda de información.

Permitiendo que las personas adquieren capacidades de razonamiento sobre el trabajo y sepan y puedan expresar sus puntos de vista. Desarrollar la capacidad de escuchar sobre otros puntos de vista no afines y las opiniones de otros.

Desarrollar el aprendizaje colaborativo. Se organiza el trabajo de modo que las personas puedan acceder a diferentes enfoques e ideas modos de pensamiento; para que los colectivos puedan aprendan de conjunto y vean juntos los logros. Este aprendizaje es valorado y recompensado.

Se crean mecanismos que permiten identificar y socializar e incorporar al patrimonio empresarial lo aprendido.   Se Crean sistemas de gestión de la información y documental para preservar y compartir el aprendizaje  y los conocimientos obtenidos. Con acceso para todos

Indagaciones en su entorno.   Se exploran otras experiencias en el entorno próximo e internacional con el fin de conocer el impacto de su trabajo en toda; exploran el entorno para conocer y evaluar la utilización de la información obtenida en trabajo.

Evaluación de Impacto del nuevo conocimiento

Comprobar como realmente se emplean los nuevos conocimientos y el efecto de las innovaciones generadas a partir de ellos retroalimentando a la organización y desarrollando una mejora continua.

Comentarios finales.

Es innegable que un ambiente de competencia por alcanzar y mantener mercados es un motor impulsor de la innovación y por tanto del aprendizaje organizacional.

En nuestra sociedad un gran número de empresas, mal llamadas estatales son monopólicas sin necesidad de competir pues han disfrutado de un mercado cautivo que no han tenido tras opciones a las cuales acudir y eso ha limitado en gran medida el impulso a la innovación.

Muchos de los cambios introducidos hasta el momento no han tocado el tamaño y estructura de la actividad empresarial de este tipo de organización. En general se mantienen con solo cambios cosméticos las mismas estructuras del Siglo XX en que algunas producían para el mercado de los países del CAME. Este resulta un elemento a transformar sobre el cual hay que trabajar con prontitud.

En esos tiempos, se aprovechaba la economía de escala la que sin embargo tiene sus limitaciones en el tiempo al igual que las curvas de experiencia cuando hay un contexto de alta competencia por los mercados.

Otro factor a su vez que indirectamente está afectando la introducción de innovaciones y en algo vinculado a lo antes señalado es la asignación directa de los planes económicos del estado, ya que no es necesario concurrir a dicho mercado para obtenerlos independientemente de la productividad y eficiencia con que se sirva. El mercado que general las necesidades estatales se alcanzan solo mediante licitación pública en donde el productor lo obtiene haciéndole ofertas al estado con mayor calidad, menores costos, mejor sistema de producción y otras prestaciones.

Esto resulta importante para el propio estado, que puede obtener ahorros y más beneficios y para los ciudadanos que reciben mejores productos y una mejor relación entre calidad y precio.

Un aspecto no menos importante son los directivos y cuadros que actúan sobre el entramado empresarial del estado. Estos directivos en una gran mayoría no han tenido necesidad de ser empresarios: solo han sido administradores de empresas, han tenido que luchar por lograr y mantener un mercado, lo han recibido sin grandes esfuerzos. Su meta ha sido siempre cumplir el plan,  no alcanzar nuevos mercados.

En las nuevas demandas a las empresas estatales ante la necesidad de exportaciones existe una oportunidad para esos directivos y cuadros para entrar en un mercado de competencia y por lo tanto empezar a desplegar actitudes de empresarios reales y esto necesariamente conducirá a potenciar el aprendizaje organizacional y las innovaciones.

El comportamiento de esos directivos ha de estar trasformado empoderando a sus trabajadores y colaboradores a buscar autocríticamente como mejorar y a participar en el diseño e implementación de innovaciones y esto lo lograr un clima que propicie en aprendizaje continuo en su organización.

BIBLIOGRAFIA DE REFERENCIA:

Chiavenato, I. (2009). Gestión de Talento Humano. Ciudad México: McGraw Hill .

Cuesta-Santos, A. (2000) The learning organization: la organización que aprende? Revista cubana de psicología 17 (3), 261-2

Drucker, P. (1993). Post-Capitalist Society. 1st Edition. New York, NY: HarperBusiness.

]Garvin, D. (1993) Building a Learning Organisation. Harvard Business Review, 71(4), pp. 78-91. [En línea] Disponible en: https://hbr.org › 1993/07 › building-a-learning-organization.pdf. [2019, enero].

Goh, S. C. (1998) Toward a learning organization: The strategic building blocks. SAM Advanced Management Journal 63, 15-22. [En línea] Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/284098152_Toward_a_learning_organization_The_strategic_building_blocks. [2019, enero].

Mayorca, H.  Ramirez  L., Viloria, E. y Campos, O (2008). Adaptación del cuestionario de las Dimensiones en las Organizaciones que Aprenden a un contexto universitario venezolano. Laurus, 14 (28), 54-69. [En línea]. Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=76111716004. [2018, junio].

Mintzberg, H. (1991). Diseño de organizaciones eficientes. Buenos Aires: El Ateneo.

Murillo Vargas G, García Solarte M y Hernán González, C.  (2010). Cambio institucional y organizacional, perspectivas teóricas para el análisis. Santiago de Cali: Programa Editorial. Universidad del Valle.172 p. (Colección Ciencias Sociales)

Pérez-Vallejo, L. M., Vilariño-Corella, C. M. y Ronda-Pupo, G. A. (2017). El cambio organizacional como herramienta para coadyuvar con la implementación de la estrategia. Ingeniería Industrial, 38(3), 323-332. [En línea]. Disponible en: http://scieloprueba.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1815-59362017000300010&lng=es&tlng=es. [2018, junio].

Quesada Morales, D. (2015) Validación y Análisis de la Confiabilidad de la Versión Cubana del Cuestionario “Dimensiones de las Organizaciones que Aprenden” de Karen Watkins y Victoria Marsick. trabajo de diploma, Facultad de Psicología, UH, La Habana.

Robbins, S. (2001). Organizational Behavior. (8va. edición). New Jersey: Prentice Hall.

Robbins, S. y Coulter, M., (1996) Management. New York: ABC News/Prentice Hall.

Senge, P. (1994) La Quinta Disciplina: El Arte y la Práctica de la Organización Abierta al Aprendizaje. Español ed. Buenos Aires: Granica.

Stoner, F. (1989) Administración. (4ta. edición). Mexico D.F: Mc Graw Hill.

Sun, P. Y Anderson, M. (2008) An examination of the Relationship between Absorptive Capacity and Organizational Learning and Proposed Integration.  International Journal of Management Reviews 12 (2), S. 130–150. https://dx.doi.org/10.1111/j.1468-2370.2008.00256.x..

Tsang, E. W. (1997) Researchgate. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/215439864_Organizational_Learning_and_the_Learning_Organization_.pdf. [2018, junio].

Vélez Alvarado, R. (2018). Desarrollo Organizacional 1 Implicaciones y Retos del Desarrollo Organizacional . Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/324454202_DESARROLLO_ORGANIZACIONAL_1_IMPLICACIONES_Y_RETOS_DEL_DESARROLLO_ORGANIZACIONAL. [2018, junio].

Watkins, K. E. y Marsick, V. J. (1993) Sculpting the learning organization: Lessons in the art and science of systemic change. 1st ed. San Francisco: Jossey-Bass.

Watkins, K. E. y Marsick, V. J. (1996) Creating the Learning Organization. San Francisco: Jossey- Bass Inc.

Watkins, K. E. y Marsick, V. J. (1997) Partnersforlearning. [En línea] Disponible en: http://www.partnersforlearning.com/instructions.html. [2019, febrero].

Yang, B., Watkins, K. E. y Marsick, V. J. (2004) The Construct of the Learning Organization: Dimensions, Measurement, and Validation. Human Resource Development Quarterly, 15(1), pp. 31-55. [En línea]. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/256040130_Dynamics_of_Performing_and_Remembering_Organizational_Routines. [2018

                                                                                ……………

                                                HABANA INSIDER: ARTE|CULTURA|IDEAS      

ES UN BOLETIN ELECTRONICO QUE OFRECE DE MANERA GRATUITA, UNA SELECCION DE CONTENIDOS PUBLICADOS EN LA PRENSA DIGITAL CUBANA E INTERNACIONAL. SOMOS UN PROYECTO NO LUCRATIVO CREADO EN BARRIO OBRERO, S.M. PADRON, LA HABANA, CUBA POR PROFESIONALES DEL ARTE Y LA COMUNICACIÓN POR “LA NECESIDAD DE INFORMACIÓN QUE SOBRE EL DESARROLLO DEL PENSAMIENTO POLÍTICO Y SOCIAL DEL TIEMPO PRESENTE TIENE HOY LA CUBA REVOLUCIONARIA”.

PARA SUSCRIBIRTE, OPINAR; CONTRIBUIR, ESCRIBE A: MENAABELARDO@GMAIL.COM

HABANA INSIDER: 20 OCTUBRE 2022

insider

LA HABANA, CUBA/ EDICION 1501 ISSN en proceso

EDITOR: ABELARDO G. MENA CHICURI  CONTACTO: MENAABELARDO@GMAIL.COM

POR UNA NACIÓN SOBERANA E INDEPENDIENTE, SOCIALISTA Y DEMOCRÁTICA, PRÓSPERA Y SOSTENIBLE.

                                            ………………

RAFAEL HERNÁNDEZ: “¿QUIÉN DIJO QUE TODO ESTÁ PERDIDO?” EL REFERÉNDUM Y SU LEGADO/ CRISIS, CREENCIAS Y CREACIÓN POLÍTICA/ CINTIO VITIER: TENEMOS QUE APRENDER A SACARLES PROVECHO A NUESTROS DESACUERDOS. CARTA A LA REVISTA TEMAS/ IPSCUBA: EL HURACÁN IAN Y LOS CONFLICTOS DEL ARBOLADO URBANO/ JOSÉ LUIS CAMELLÓN: EL URUGUAY SE APAGÓ PARA SIEMPRE?/ JUAN TRIANA CORDOVÍ: MIPYMES: ¿Y CUANTAS HACEN FALTA?/ PATRICIA GUERRA SORIANO Y ENRIQUE MILANÉS : CON MISILES O SIN MISILES HABRÍA CRISIS DE OCTUBRE/

                                                  ……………….

LAS OPINIONES EXPRESADAS EN ESTE BOLETÍN SON RESPONSABILIDAD EXCLUSIVA DE LOS AUTORES. EN EL MISMO SE PUBLICARÁN MATERIALES DE DIFERENTES CORRIENTES DE PENSAMIENTO, EN ARAS DE CONTRIBUIR AL DEBATE REVOLUCIONARIO Y EN FUNCIÓN DE LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO, CONCIENCIA Y EXPRESIÓN.

                                            ………………….

          “¿QUIÉN DIJO QUE TODO ESTÁ PERDIDO?” EL REFERÉNDUM Y SU LEGADO

                             POR RAFAEL HERNÁNDEZ, OCTUBRE 3, 2022

https://oncubanews.com/opinion/columnas/con-todas-sus-letras/quien-dijo-que-todo-esta-perdido-el-referendum-y-su-legado/

Una ley que aprueba el matrimonio igualitario, incluyendo derechos de adopción para parejas del mismo sexo y acceso a reproducción asistida, se aprobó en un país que tiene fama de excepcional. Conseguirlo no fue nada fácil. Durante más de un año, las iglesias y los sectores más conservadores se opusieron duramente, y consiguieron resistir un primer intento de formulación legal. La salida política no fue dictarla como decreto del Consejo de Estado ni aprobarla por la Asamblea Nacional, sino someterla a referéndum. Así, fue aprobada por mayoría, el 26 de septiembre de 2021. Naturalmente que estoy hablando de Suiza.

La Cuba de los primeros años 60 se distinguió por su gran salto adelante en materia de derechos humanos. Antes de la integración de los partidos políticos en uno, a la profunda reforma del sistema institucional del Estado, a la declaración del socialismo, se desencadenó una transformación de las relaciones sociales y los patrones culturales heredados, empezando por la propia vida familiar. Esta se expresaba en la independencia temprana de los muchachos y muchachas que se iban de la casa a alfabetizar en las montañas, a estudiar a La Habana, a las milicias, a cortar caña en las sabanas de Camagüey, entregados a una socialización cívica sin paralelo.

En aquellos años donde pasaban cosas nuevas todos los días, también se empezó a correr que aquellos eran espacios de perversión, donde los menores vivían una sexualidad promiscua y precoz. Que se llevaban a los niños a Siberia, a lavarles el cerebro con el comunismo, y a convertirlos en robots al servicio del régimen. En una reacción de contagio típica, 15 mil niños fueron enviados solos a EEUU, entre ellos algunos de mis primos, bajo la “muy confiable” tutela de algunas iglesias, las mismas que aconsejaban no irse a alfabetizar, porque equivalía a sumirse en el adoctrinamiento y la perdición. La historia de la Operación Pedro Pan y sus organizadores, basada en archivos desclasificados y testimonios de los protagonistas, está disponible en libros y películas documentales para quienes quieran hacerse una opinión informada.

Claro que la mayor parte de aquellas movilizaciones y el cambio social que las acompañaba no estuvieron cifrados en leyes ni códigos. La socialización cívica y la construcción de una nueva cultura política no dependió de regulaciones y normativas, sino de la participación social. De hecho, una vez aplicadas las grandes reformas sociales de la Revolución en 1959-61, aquella mezcla de clases y colores de piel, de igualación de roles de género, acceso masivo a educación, salud, empleo, bienestar, dependió más de la movilidad social ascendente generada por las políticas de acceso, que hacían uso de la legislación como su instrumento, que de iniciativas del sistema jurídico.

El mar de fondo de esta década de los 60, que también se idealiza, dejó experiencias amargas, reflejos también de la cultura política de la época, en particular la restricción ideológica y el extremismo, la homofobia y la discriminación de religiosos. Las purgas de homosexuales, creyentes y desafectos a la Revolución ocurridas en esos años tempranos, anteriores al Quinquenio gris y a la influencia de la Unión Soviética, se derivaban del conflicto político puro y duro, así como de prejuicios implantados en la cultura cívica anterior, pero también de otros que fueron parte de la propia cosecha revolucionaria.

El anticlericalismo, arraigado como cultura política en el izquierdismo ateísta que nos legara España, antes que Moscú, y presente en la tradición cubana de varios colores, se exacerbó con la posición beligerante de las iglesias, alineadas activamente contra el comunismo desde años muy tempranos. Las UMAP (nov. 1965- jun. 1968), mezcla de servicio militar y «escuelas de conducta» adonde fueron enviados para «reeducarse» religiosos, homosexuales, desafectos, e incluso jóvenes sancionados por diversas faltas, fue fruto emblemático de aquella cosecha amarga, aunque no el único, ni el último.

Si quienes dirigían el Partido Comunista en los 60, cinco décadas después, aprendieron aquellas lecciones, y rectificaron su radicalismo ateísta y homofóbico, podría suponerse que las iglesias también habrían aprendido la lección de su anticomunismo, que dividió a la masa de creyentes. Impartir propaganda anti-Código de las familias desde el púlpito, y diseminarla a través de los numerosos medios impresos y digitales de que disponen esas iglesias a lo largo y ancho de la isla, no ha sido un buen ejemplo de prédica sobre el amor, la convivencia y la reconciliación nacional.

En todo caso, al gobierno le ha tocado respaldar a fondo los derechos familiares que atañen a la igualdad de género, los LGTBI, los núcleos monoparentales, los ancianos, los menores, afectados por el abuso y la violencia, y todo lo que abarca esta vasta ley de las familias. Pero también ha debido preservar las relaciones con esas iglesias, casi todas conservadoras, así como su derecho a la libre expresión y discrepancia, junto al de los ciudadanos que defienden valores similares.

En otras palabras, no puede responderles «si no les gusta el socialismo, que se vayan.» Tiene que hacer política, en el sentido profundo de la palabra, y hacerla bien.

Cumplir el rol de gobernar consiste no solo en emitir leyes «legales,» sino en adoptar políticas legítimas, avaladas por el consenso ciudadano. Además de implementar la consulta y propiciar el debate informado, se requiere asegurar condiciones aceptables de funcionamiento democrático. La última razón de este funcionamiento la constituyen los medios de democracia directa (MDM), identificados como el plebiscito, el referéndum, la consulta.

La razón (o no) de la consulta y el referéndum

Me figuro que a los lectores no les interesan tanto los detalles del debate académico y doctrinal acerca del uso de estos MDM, y en todo caso, aquí no es el espacio. Solo apuntaré dos aspectos que me parecen de mayor interés, y que, desde luego, tienen relevancia más allá de nuestras fronteras.

Uno: no existe unanimidad en cuanto a su uso entre juristas, politólogos, y otros expertos. Algunos afirman que si los órganos representativos cumplen su papel democráticamente, ¿para qué consultas y sufragios? Otros argumentan incluso que estos mecanismos facilitan «la tiranía de la mayoría.» Dicen que cuando surgen de una iniciativa ciudadana «de abajo,» casi nunca van más allá de consultas «no vinculantes.» Y que cuando surgen «de arriba,» se prestan a las manipulaciones del gobierno, a veces mediante la forma de preguntar por el Sí o No.

Dos: a pesar de lo anterior, el hecho es que referendos, plebiscitos y consultas ciudadanas constituyen una tendencia creciente en numerosas regiones y países, desde el fin de la II Guerra mundial, de manera que se han vuelto comunes, tanto en «plenas democracias» como en «regímenes autoritarios.» Esas experiencias muestran resultados opuestos a los que se mencionan en el párrafo anterior. Por ejemplo, las consultas «no vinculantes» han servido para revelar fisuras de consenso que dieron lugar a cambios de contenido en propuestas legislativas, como ocurrió con el borrador de la Constitución y del propio Código de familias en Cuba. Ejemplos de que el gobierno no gana cada vez que convoca y organiza un referéndum fueron el No al régimen autoritario de Pinochet (1988), y el otro No, casi 34 años después, a la nueva Constitución de Chile propuesta por un gobierno democráticamente electo, ambos rechazados en las urnas por la mayoría de los chilenos.

Por otro lado, y según revela la experiencia, “el ecosistema político,» como se dice ahora, no funciona como un reloj en ninguna parte, ni de manera plenamente democrática, en cuanto a expresar los intereses y deseos también de las minorías. En cualquier caso, si de fidelidad al consenso se trata, ¿son más legítimas la Asamblea Nacional y las instituciones del Estado encargadas de legislar, que el voto directo y secreto de todos los ciudadanos?

Desde la premisa de un mundo feliz, es decir, enteramente justo, los derechos no habría que debatirlos públicamente, ni mucho menos llevarlos a referéndum. Quizás ni habría que votarlos como parte de una nueva Constitución, aunque la anterior no los hubiera reconocido. Bastaría con que «las Naciones Unidas» o el «sentido innato de la justicia» nos los dictaran como autoevidentes.

El Código de las Familias: los derechos son el camino

Sin embargo, también sabemos que apenas unos 33 países en el mundo han reconocido como derechos básicos algunos de ellos, digamos, el de los LGTBI para crear familias y tener hijos. Porque los derechos, como las personas, son parte de una época histórica. Así que, en vez de darlos por sentado, deberíamos entender que es el momento de luchar por extenderlos y que sean aceptados por todos. Lo que no ocurre por obra y gracia de la voluntad política, ni tampoco de una legislación dictada por decreto.

¿Fue el referéndum el camino más eficaz para lograrlo? Algunos lo describían como «una ley demasiado progresista y abarcadora,» que se arriesgaba a perder los votos de «quienes están en desacuerdo con uno o dos aspectos del Código,» o directamente por el «voto de castigo de los que culpan al gobierno por la situación económica que están sufriendo.» ¿No era este el peor momento para someter a referéndum una ley tan ambiciosa y de largo alcance?

Este es un asunto largo y tendido, así que voy a decirlo telegráficamente.

Paradójicamente, por primera vez se ha criticado al gobierno por «írsele la mano» en cumplir un compromiso, y aplicar un mecanismo aprobado en 2019, junto al resto de la Constitución. Me imagino qué habría ocurrido si no lo hubiera cumplido, alegando que «no era el momento.»

Una segunda paradoja fue la de quienes apoyaban los contenidos de este proyecto de ley, pero en vez de apoyar abiertamente a su promotor principal, le reprochaban «cuestiones de método,» y «haber hecho concesiones a la derecha religiosa» (en cubano, «se dejaron meter el pie» por esta derecha), cambiando la redacción del texto constitucional de manera que, supuestamente, bloqueaba la posibilidad de legalizar el matrimonio del mismo sexo. Aunque el borrador del Código de las Familias sometido a consulta probó que este cuestionamiento carecía de base, los que así lo prejuzgaron nunca rectificaron su valoración sobre el artículo de la Constitución tal como se aprobó en 2019.

Quienes recelaban del proyecto de ley repitiendo que «Cuba no es Suecia,» que el Código era una imposición, y que el referéndum no era sino manipulación, nunca explicaron qué parte era «demasiado atrevida,» en lugar de espejo de las relaciones sociales y de pareja realmente existentes y aceptadas por la mayoría de los cubanos en 2022. Ni tampoco cuál rebasaba las agendas de los movimientos opuestos al abuso de las mujeres y los menores, la protección de los ancianos y los discapacitados, en el mundo, incluida nuestra región y la propia Cuba.

Por otra parte, la estrategia de los redactores del proyecto reunió en una misma pieza legislativa los intereses y la representación de los diversos grupos y sujetos sociales. En otras palabras, si en otros países la causa del matrimonio igualitario apenas ha representado la del conjunto de la población LGTBI, la diversidad de grupos y sectores sociales cuyos derechos estaban directamente involucrados en este comprehensivo proyecto de ley de familias creaba una conexión entre grupos discriminados y en desventaja, que potenciaba su alcance y visibilidad. Apostar por esa articulación estratégica le otorgó mayor fuerza que la defensa de los derechos de cada uno por separado.

Algunas lecciones

Si un valor principal del Código ha sido el de espejo de la diversidad real de la sociedad cubana, una de las consecuencias de las consultas y el referéndum ha sido sacar a flote las discrepancias, criterios y sentimientos de los ciudadanos que conviven aquí y ahora, incluyendo «el lado oscuro de sus corazones,» el que queda fuera de la vista gorda con que a menudo se construye el discurso radiante sobre «la Nación.»

Al llevarlo a consulta y luego a referéndum, se puso a prueba, ante todo, una premisa básica del funcionamiento democrático: garantizar espacio para decir las cosas sin miedo.

La consulta en 79 000 asambleas de barrio dio espacio para quienes defienden, por ejemplo, el derecho de los padres a «dar de vez en cuando una bofetada» a sus hijos, «porque a mí me criaron así, y lo agradezco.» Para asegurar que «no tengo nada contra los homosexuales, y su derecho a hacer lo que quieran entre ellos, y dentro de sus casas, pero dejarlos que críen niños como si fueran sus padres, no me parece. ¿Qué ejemplo van a querer imitar?» Para oponerse a la educación pública, con el argumento de que las escuelas «no tienen derecho a darles educación sexual a los niños,» como si se tratara de una novedad. Planteamientos como estos los pude escuchar en asambleas de consulta, basados en «lo que dice el radio de afuera,» y acompañados con la confesión de «no haberse leído el Código.»

Si de cambio y de educación cívica se trata, me pregunto cómo intervenir en una sociedad que alberga creencias como estas, si no se facilita el espacio para que se manifiesten. Es como querer dominar a un toro sin dejar que entre en el ruedo, ahorrándose la parte de lidiarlo, y pretender que eso es el toreo.

Naturalmente que haber dispuesto de un mecanismo de democracia directa como el referéndum no conlleva soslayar el funcionamiento de los órganos representativos, de las escuelas y las organizaciones, de la comunidad, de una esfera pública donde la cuestión de la igualdad de derechos se juega participativamente.  El Código no es nada más un punto de llegada y una conquista social, sino un paso principal en la dirección de ese cambio.

Naturalizar la discrepancia en esos órganos, en los de abajo y los más altos; convocar al debate público, al ejercicio de gobierno con transparencia y haciendo uso de los medios digitales para mantener la comunicación entre dirigentes y ciudadanos en consulta permanente, y sin esperar al próximo referéndum, son clave para renovar la política.

Volviendo al referéndum de los suizos que mencioné al principio, acerca del matrimonio del mismo sexo, votaron 64,1% por el SÍ y 35,9% por el NO, casi exactamente como en mi circunscripción, donde unos vecinos y yo pudimos presenciar el conteo de votos. Los votos nulos y en blanco entre los suizos fueron 1,78%; en mi zona, 5%, incluido uno que puso en la boleta Sí, y añadió abajo «Mira que buena ha sido esta idea de votar el Código,» con lo cual la invalidó.

Inicio del conteo de votos en la circunscripción del autor, 3l 25 de septiembre a las 7:00 pm.

De todo el electorado suizo, concurrió a las urnas 52,6%. En mi zona, según mis cálculos al empezar el conteo, habían votado (esta vez con bolígrafo) 73% de los electores registrados. Al anunciarse los resultados del voto en la Confederación Suiza, la oposición conservadora reaccionó con la premonición de que «se habían abierto las compuertas a cualquier cantidad de prácticas peligrosas.»  Los LGTB celebraron que «era un día histórico, un gran paso adelante que habían estado esperando durante años.»

Se reglamenta, por primera vez, el voto con bolígrafo.

Ahora que somos parte de ese selecto grupo de países que han conseguido una legislación tan avanzada en materia de derechos civiles, sería posible aprender de lo que podemos hacer mejor. Percatarnos de que interpretar el Sí en este referéndum como un voto «por la Revolución y el socialismo,» o el No como su negación, es en el fondo el mismo enfoque que todo lo politiza de la peor manera, corto de vista y simplista.

Que replicar el mismo tema, al mismo tiempo, por cada medio de comunicación disponible, y repetir consignas, produce un efecto de saturación contraproducente, agobiante incluso para los simpatizantes. Que la educación política y la producción de ideología en el siglo XXI es un ejercicio de inteligencia e imaginación, donde gana quien logre extraer y potenciar lo mejor de una cultura política que también contiene enajenaciones y atavismos. Que hay que gobernar confiando en la ciudadanía, sin idealizarla, y al mismo tiempo, sin tratarla como menores de edad.

Si a pesar de los pesares el referéndum de las familias alcanzó esos resultados de participación y aprobación, habría que reclamar, como Fito Páez, ¿quién dijo que todo está perdido? Aunque “no será tan fácil, ni tan simple como se pensaba” esto de “cambiar nuestra casa”. Y aunque en nuestro caso, no sea solo por “cambiar nomás”.

                                                                …………………..

TENEMOS QUE APRENDER A SACARLES PROVECHO A NUESTROS DESACUERDOS. CARTA A LA REVISTA TEMAS

                         POR CINTIO VITIER BOLAÑOS.  25 SEP 2021

http://www.cubarte.cult.cu/revista-temas/tenemos-que-aprender-sacarles-provecho-nuestros-desacuerdos-carta-la-revista-temas/

30 de abril de 1996

Estimado amigo:

Cro. Rafael Hernández

Director Revista Temas

Con profunda satisfacción asistí al 1anzamiento del número 4 de la revista Temas, presentada por ti con sencillas palabras y por Ambrosio Fornet con un breve texto oportuno y consistente. Sucesos como este, o como la presentación que pocos días antes hiciera nuestro Ministro de Cultura del último número de Contracorriente en la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana, en la que se formularon principios destinados a estimular y encauzar provechosamente lo que viene llamándose el boom de nuestras revistas, nos alegran y fortalecen.

En el mismo local en que ustedes presentaron Temas, el 22 de diciembre del año pasado me tocó hacer comentarios sobre el número de Revolución y Cultura dedicado a Martí. Después de pasar revista a algunos de los principales trabajos allí reunidos, entre los que se encontraba el tuyo titulado «Martí y el poder de la ideología», me permití añadir lo deseable que sería —según se planteó en el Taller de Pensamiento Cubano celebrado en la Universidad Central de Las Villas en 1994— el diálogo abierto y eficaz de los dirigentes de nuestro poder revolucionario con los investigadores y pensadores de nuestras ciencias sociales revolucionarias, partiendo de la premisa de que entre ellos solo hay diferencias de funciones, y que ese mutuo conocimiento de sus análisis respectivos, tendientes hacia lo que hemos llamado la posibilidad de «un estado nacional pensante», seria altamente fortalecedor y beneficioso para la Patria.

Ahora me complace leer en el «Enfoque» del numero 4 de Temas, que ustedes se sienten alentados al comprobar que «además de escritores, profesores universitarios, artistas y sociólogos, la leen maestros de secundaria, militares, periodistas, médicos, juristas, funcionarios, economistas, bioquímicos, dirigentes políticos, diputados, sacerdotes y toda una multiplicidad de personas atentas e interesadas».

El camino se va abriendo, pues, a la propagación y el debate de la evidente riqueza de ideas que se están manifestando y, en lo sustancial, confluyendo, a través de la creciente vitalidad de nuestras revistas. Quizás llegue el día en que, incluso, como lo hemos dicho en alguna ocasión, podamos reunirnos en un gran foro patriótico para examinar los rendimientos efectivos de ese «pensar la Revolución y el socialismo cubano» que se está convirtiendo en la pasión de este tiempo.

En cuanto al contenido del número 4, me parece tan excelente como los anteriores. La excelencia intelectual, desde luego, no depende de que estemos en todo de acuerdo. Tenemos que aprender a sacarles provecho a nuestros desacuerdos. Especialmente me ha interesado, por razones obvias, el trabajo de Monseñor Carlos Manuel de Céspedes sobre el catolicismo cubano, que considero ejemplar y ciertamente esclarecedor.

Con mi gratitud y los mejores votos para todos los que hacen Temas, te abraza fraternalmente,

Cintio Vitier

                                                   ………………..

                            CRISIS, CREENCIAS Y CREACIÓN POLÍTICA

                            POR RAFAEL HERNÁNDEZ, OCTUBRE 12, 2022

https://oncubanews.com/opinion/columnas/con-todas-sus-letras/crisis-creencias-y-creacion-politica/

A lo largo de milenios, los profetas han anunciado un reino de justicia, donde prevalecerá el bien de todos, la convivencia en armonía, grandes sentimientos de amor por encima del egoísmo y el odio, la nivelación entre pobres y ricos, fuertes y débiles; donde cada cual recibirá de acuerdo con sus necesidades, como criaturas conscientes, en un orden superior, donde no haya opresión ni guerras, ni hagan falta Estado, tribunales, policías, ni tampoco códigos, leyes, partidos.

Prepararse para ese reino requiere formar personas capaces de asumir y conducirse según principios como esos. Para decirlo como San Pablo en sus epístolas, se trata de crear un hombre nuevo.

No es extraño entonces que, así como millones han respondido al llamado de Jesucristo, Buda, Mahoma, otros hayan identificado a Martí, Fidel, el Che como sus guías espirituales. Si releemos el primer párrafo, veremos que esa descripción los podría abarcar a todos.

Tengo la sospecha, sin embargo, de que meterlos en el mismo saco provocará alergia, entre tirios y entre troyanos. ¿Fidel y Jesucristo? ¿Che y Martí? Los primeros dirían que los guerrilleros predicaron la subversión y la lucha armada, no el amor y la paz. Los segundos dirían que confundir el comunismo con el reino de Dios en la otra vida es una tergiversación del marxismo-leninismo.

Unos y otros podrían añadir que los seguidores de los profetas religiosos comparten una misma fe y quienes responden a los líderes políticos una misma ideología. Y por eso precisamente los profetas son venerados, mientras que los líderes políticos despiertan lealtades, pero también oposiciones acérrimas.

El problema se presenta cuando uno examina la historia, donde no es tan simple trazar esa raya.

Predicar «la guerra necesaria» y afirmar que «cubano es más que blanco, más que negro,» entre otras ideas rompedoras, le ganó a Martí no pocos enemigos, no solo ante integristas, autonomistas, anexionistas, sino en sus propias filas. A esas discrepancias tuvo que dedicarles tanto o más tiempo que a la organización armada de la revolución, pues de las condiciones políticas dependía nada menos que el lanzamiento de la independencia.

Bendecir a «los perseguidos por causa de la justicia,» a los que «injurien y persigan,» como «persiguieron a los profetas anteriores,» y denunciar el materialismo superficial y la religiosidad hipócrita, la lectura dogmática o farisaica de la fe, cuestionaba peligrosamente el statu quo en la Galilea ocupada por los romanos en época de Jesús: no en balde le valdría el rechazo de la mayoría de su propia gente y la crucifixión. En un famoso capítulo de Los hermanos Karamázov, Dostoievski narra cómo la presencia y la prédica del Mesías, casi dos milenios después, conservaba intacta su índole subversiva, intragable para los poderes establecidos, incluida la iglesia.

«Pero eso de los profetas es cosa del pasado. Ahora nadie anda por ahí predicando nuevas creencias religiosas. Y si lo hacen, no tienen nada que ver con la política,» me diría un tirio.

Qué hizo entonces Martin Luther King Jr. con su «sueño» profético (I have a dream) ante millones de estadunidenses sino replicar al Jesús del Sermón de la Montaña? Ese sueño de fraternidad y justicia, donde convivieran negros y blancos, era además un discurso muy político, que cuestionaba las bases del sistema, en medio de la guerra de Vietnam. Siendo la lucha de aquel pastor bautista del profundo Sur, más bien conservador en muchas otras cosas, tan «pacífica» como se dice, ¿cómo desencadenó el movimiento social más intenso y desafiante que se recuerda desde la Guerra civil (1861-65)?

Respecto al apoliticismo de la fe, tenemos cercano el enfrentamiento con una minoría opuesta al matrimonio del mismo sexo, y a lo que esta considera intromisión del Estado dentro del ámbito de «la sagrada familia,» sobre la base de una maléfica «ideología de género.» Una parte de esa oposición se sustenta en una lectura fundamentalista de las Escrituras, como la que Jesús impugnaba a los fariseos, según la cual todo eso es blasfemia.

Finalmente, así como la fe tiene su política, la política arrastra consigo actitudes y prácticas que parecen propias de la fe.

Basta ver el torrente cotidiano de citas de Martí, el Ché, Fidel, con frases entresacadas de sus contextos, como si fueran versículos, para salir del paso en el debate de cualquier tema. Extraer el significado de esas frases como parte de la época en que fueron pronunciadas requiere una aproximación histórica al pensamiento y la acción concreta que les dio sentido político. Usarlas como evangelios equivale a reducirlas a su dimensión profética, y a menudo, convertirlas en dogmas.

Es en circunstancias de crisis que la lógica de lo político emerge y se manifiesta con alta definición. En carta de apenas 600 palabras que casi todo el mundo en Cuba se sabe, el Che elige el momento de la Crisis de 1962, entre todos los vividos dentro de la Revolución, para decirle a su compañero de armas que «pocas veces brilló más alto un estadista,» y para compartir su manera de «apreciar los peligros y los principios,» en aquellos «días luminosos y tristes.» En esa carta personal, apenas tres años más tarde de los acontecimientos, las palabras escogidas captan la compleja intensidad de un momento límite.

Redactada por quien, igual que Martí, es emblema recurrente de numerosos tirios y troyanos, la carta interpreta la crisis de 1962 como parteaguas de lucidez y desengaño: marginados del diálogo con la superpotencia por nuestro aliado mayor, navegando por cuenta propia en una corriente mortal, donde timonear los arrecifes sin perder la brújula era una proeza insólita, un jefe de 36 años se convirtió en gran estadista.

Entrar y salir de la crisis nuclear adonde nos arrastró la guerra con EEUU, con un aliado más experimentado militarmente, pero atrapado en la competencia mortal con su archienemigo, e inepto para descifrar el algoritmo político de la Revolución cubana; y hacerlo como parte de las ligas mayores de la política mundial fue una prueba de fuego, que solo valía la pena porque estaba en juego, otra vez, el sueño recuperado de la independencia y la soberanía.

Así como el resentimiento no deja a algunos apreciar las dotes de estadista de Fidel Castro, reconocida por sus peores enemigos, tampoco ven su capacidad de defender la integridad nacional, incluso ante la fuerza mayor de una alianza imprescindible con la Unión Soviética, que lo hizo salir de la Crisis de octubre con el aura política de un líder del Tercer Mundo. Este reconocimiento del Tercer Mundo abría una gran brecha en el cerco político de EEUU.

Hasta qué punto la razón política requerida para deshilvanar la madeja de un acontecimiento como este, seguramente el más estudiado de la Guerra fría, contribuye a pensar otras crisis posteriores, incluida esta nuestra, que estamos atravesando ahora mismo?

Cuando tirios y troyanos dan sus versiones sobre la crisis actual, lo más significativo no son las diferencias de enfoque, sino el predominio de la calificación por encima del análisis, la postulación de juicios y sentencias, en vez de argumentos. Alguien que no supiera nada de Cuba y se leyera alguno de los manifiestos que circulan en las redes sobre la situación, podría tener la impresión de que se trata de una contienda entre creencias y apotegmas, más cercano al discurso de las guerras de religión que al razonamiento político.

A diferencia de los profetas y los predicadores, pero con un compromiso parecido, los políticos tienen que ejercer un rol que requiere oficio, y poseer una formación cultural difícilmente alcanzable en una escuela de cuadros, o en el tránsito por la densa red de la burocracia. Oficio y cultura que exigen experiencia, pero sobre todo dedicación, voluntad de servir, capacidad de diálogo, imaginación, y cierta dosis de coraje para no tener miedo, digamos, a perder el cargo.

Cuando un político se atreve a decir en público, por ejemplo, que «las protestas callejeras son justas» se arriesga al fuego de quienes miran las protestas nada menos que como vehículos de la desestabilización política, herramientas de la conspiración, armas del enemigo. Incluso no es extraño que ese fuego venga de sus propias filas (friendly fire), que puede ser, por cierto, el peor de todos.

En cualquier caso, no dejan de tener alguna cuota de razón quienes vigilan esas protestas, porque ha ocurrido que, jóvenes exaltados y también quienes a los 55 cumplidos han salido del closet del anticomunismo, impetuosos unos, calculadores otros, se montan en el brote espontáneo de una protesta, donde pueden participar a veces algunos nada más por sentir a qué sabe eso de dar gritos contra el gobierno en medio de la calle.

El derecho de manifestación en Cuba

Lo que sería el rol de quienes no ejercen como predicadores ni como políticos, sino como intelectuales, consiste en explicarlo. En demostrarles a los políticos, a los predicadores, y al resto de la sociedad, que las protestas son parte integral de una situación de crisis, no solo en esta isla, sino en tierra firme. En cualquier caso, no basta tampoco con entenderlas como manifestaciones justas o comprensibles, porque verlas así las reduce a fenómenos aceptables o justificados, pero no comprender su naturaleza.

Si hay que esperar a que el artículo 56 de la Constitución se traduzca en ley para que sean legales, lo importante, políticamente hablando, es que ya son legítimas. Es decir, parte de una normalidad en construcción. Y eso ocurre a reserva de que tirios y troyanos sigan prendidos, a que un dirigente se atreva a decir que son «justas,» o a que otros afirmen que apenas son «comprensibles.» Porque todos esos calificativos resultan apreciaciones subjetivas acerca de un fenómeno que revela una cultura política cambiante allá afuera, es decir, en la sociedad misma.

Explicar esa realidad cambiante requiere considerar que «la maldita circunstancia del agua por todas partes» no es sino un buen verso, que no refleja nada de nuestra historia ni nuestra cultura.

De otra manera, ¿cómo compaginar esa condición insular y acuática con tres revoluciones que transformaron su lugar y su significado en el mundo? ¿Con crisis y creencias que cambian todo lo que debe ser cambiado, e incluso, a veces, lo que no? Veremos.

                                                       ………………….

EXPERTOS RECOMIENDAN MAYOR COORDINACIÓN ENTRE LAS PARTES RESPONSABLES Y LA ACTUALIZACIÓN DE LA LEY FORESTAL, DE 1999.

                         POR REDACCIÓN IPS CUBA 11 OCTUBRE, 2022

A su paso por el occidente de Cuba, el huracán Ian provocó daños en la vivienda, la agricultura, la infraestructura y el arbolado urbano, con gran peso en la capital cubana, donde se estima fueron derribados o severamente impactados más de 3.000 árboles. De los desechos sólidos recogidos solo en una jornada, 23.406 metros cúbicos correspondieron a restos de talas y podas, indicaron autoridades locales.

Los conflictos del arbolado urbano, sin embargo, preceden a Ian: envejecimiento de gran parte de los ejemplares, especies inadecuadas rompen aceras y redes hidráulicas soterradas, talas ilegales y podas excesivas, asuntos sin resolver en La Habana.

Ya en 1996, el Reglamento para la poda y tala del arbolado urbano reconocía un incremento significativo de esas actividades «sin tener en cuenta las normas técnicas que para estos efectos existen y los perjuicios que en el ornato público y en el arbolado esto provoca».

Según datos del Servicio Estatal Forestal (SEF), del millón de árboles que necesita la ciudad capital, ya sea por concepto de reforestación o sustitución, existen unos 750.000 árboles, de ellos 240.640 envejecidos, 72.000 bajo las redes y 82.500 huecos.

Conflictos y retos

A juicio de Alexander Motolongo, ingeniero agrónomo, al frente del Departamento técnico de desarrollo de la Empresa Agroforestal Habana, la experiencia de Ian es una alerta nuevamente a nuestro sistema, como lo fue Sandy en Santiago de Cuba (2012), que provocó también severos daños al paisaje de esa ciudad.

«No podemos hacer hoy lo que debimos haber hecho ayer. Es una enseñanza. Hoy hay que hacer lo que toca, reponer lo que se cayó y no tenemos la postura adecuada, con las condiciones y el tamaño adecuados», comentó.

El ingeniero destacó como otro pendiente la revisión de los sitios donde se planta, pues «tenemos una ciudad muy antropizada y los sitios donde se estaba plantando quizás no sean los más adecuados. Hay que poner el árbol adecuado en el lugar correcto». Al respecto, reflexionó: «Cuando ocurren imprevistos, el árbol corta los cables de la corriente, porque no se le dio el mantenimiento que llevaba, él no es culpable, somos los hombres, que no hacemos lo que tenemos que hacer en el momento que nos toca o no tenemos los recursos para hacerlo».

Recordó que los árboles tienen un ciclo de vida. «En una ciudad no pueden estar más de 20 o 25 años, y nosotros tenemos aquí en la ciudad, algunos con más de 60, 80, 100 y 200 años. No han sido cambiados nunca, entonces esos árboles deben llevar un programa de reposición», consideró.

A su juicio, primero hay que sembrar los espacios vacíos en la ciudad. Después, empezar a eliminar y sembrar los espacios de los árboles enfermos y los tocones, con las especies que llevan. Y como tercera fase del proceso, retirar los inadecuados.

«Esa es la línea de trabajo que debe seguir cualquier ciudad. Porque ahora no podemos quitar los árboles de una cuadra y dejarla al sol… hay que hacer un trabajo progresivo. Y todo eso parte de una ordenación forestal que diga qué y dónde sembrar… y después, trabajar con la población y explicarle», señaló a la prensa.

Aprender y compartir

Sobre diferentes aristas y problemática relacionadas con el verde de las ciudades debatieron expertos en el taller internacional «Hablemos de los árboles», convocado desde antes del meteoro por la Fundación Antonio Núñez Jiménez (FANJ), con la colaboración de la organización alemana  Friends of Havana (Amigos de La Habana), que desde  2016 apoya iniciativas cubanas dirigidas a mejorar la ciudad.

Este encuentro, que reunió entre el 5 y el 8 de octubre a expertos de México, República Dominicana, España, Ecuador, Colombia, Estados Unidos y Cuba, propició el intercambio para visualizar qué ocurre en la región y dónde se encuentra La Habana en ese ámbito.  Roberto Pérez, de la FANJ, consideró que la contribución principal del taller fue aportar al capítulo referido al árbol fuera del bosque y el arbolado urbano, de la política forestal cubana, en proceso de aprobación.

La FANJ, dijo, lleva varios años trabajando desde la iniciativa proarbolado, con el Ministerio de la Agricultura, y también en la estrategia de restauración de los verdes urbanos en La Habana, que está en proceso. En el encuentro se destacaron las múltiples aristas del asunto: viveros, especies y financiamiento necesarios para producir árboles durante dos o tres años, hasta que alcancen el tamaño y la fortaleza que les permitan sobrevivir, el cuidado y mantenimiento que llevan después de plantados.

Además, se debatió la urgencia de proponer proyectos al Fondo Nacional de Desarrollo Forestal (FONADEF), entre otros temas. De acuerdo con Motolongo, también coordinador del proyecto Urbanismo sostenible, dirigido a la reposición del arbolado en el consejo popular Malecón, junto a la FANJ, se busca aunar «esfuerzos y conocimientos de las personas vinculadas de una manera u otra al arbolado, para que la ciudad sea más verde». Apuntó que el encuentro sentó las bases, la plataforma programática, a fin de modificar la Ley Forestal (1999), «porque ahí el arbolado urbano está contemplado muy someramente», sostuvo. (2022)

                                                             ………….

                               EL URUGUAY SE APAGÓ PARA SIEMPRE?

                         POR JOSÉ LUIS CAMELLÓN, 10 OCTUBRE, 2022

http://www.escambray.cu/2022/el-uruguay-se-apago-para-siempre/

Uruguay dibuja la estampa de la parada, hay soledad en el basculador y escaso trasiego en los exteriores; sin embargo, de lo hondo del central asoman ruidos, voces, señales de que la industria respira, no está abandonada. Uruguay hizo otra vez la noticia en Cuba, no por una alta producción de azúcar; es que no molerá en la cosecha por iniciar, la decisión más estremecedora que han vivido en largo tiempo el colectivo y la emblemática fábrica.

Comunicar la noticia al colectivo devino momento triste, para muchos —aseguran allí— fue como si se les hubiera muerto un familiar; hubo silencio, inseguridad, lágrimas. No era para menos.

Se detuvo la industria con más historia productiva dentro del sector en el país, el central que demostró que los llamados colosos azucareros podían ser eficientes, un ingenio capaz, hasta no hace mucho, de aprovechar la materia prima de tal manera que la cachaza —residuo del proceso— salía con tan bajo contenido de azúcar que parecía hecha para diabéticos. Se paró el Uruguay al que apostó Fidel para impulsar el programa cañero-azucarero al sur de Jatibonico, el central al que él mismo le dedicó horas de debate en una sesión de la Asamblea Nacional décadas atrás.

Aun detenido, Jatibonico sigue atado al ingenio que originó el poblado en 1906; demasiado sentido de pertenencia con esos hierros de donde ha salido el sostén de muchas familias. Por eso Víctor Revilla se burla de sus 75 años y penetra todavía en las calderas: “Porque primero está el central, que es el que me da la comida para mis negritos, después la casa, la mujer”, narra con los ojos humedecidos. Por eso José Fusté, un sabio del tándem, ni jubilado asimila el suceso, prefiere guardar sus razones, pero revela que va todos los días y llora por el ingenio al que dedicó 53 años.

Cuando a inicios de este siglo cobró vida el redimensionamiento azucarero en Cuba —conocido como Tarea Álvaro Reinoso—, el Uruguay era entonces la carta más segura que tenía Sancti Spíritus; aunque, de un tiempo para acá, la obsolescencia tecnológica y la falta de inversiones se volvieron, junto a la escasez de caña, peligrosas amenazas para la continuidad de la industria.

La última zafra puso al Uruguay contra las cuerdas, casi hizo toda la contienda con el viento en contra; utilizó la capacidad de molida al 32 por ciento —insuficiente abasto cañero por falta de recursos—, entregó parte de su caña para Tuinucú, decreció en la producción, el crudo se separó de los parámetros de calidad exportable, archivó ineficiencia, irrentabilidad y la cosecha dejó grandes pérdidas. Aun así, fabricó más azúcar que cuatro provincias de forma individual.

En tal escenario sobrevino la arriesgada decisión de parar el ingenio y hacer la zafra en Sancti Spíritus con el central Melanio Hernández, bajo las razones de la poca disponibilidad de caña e irrentabilidad; mas, no son las únicas. Escambray fue tras los ecos de la parada, de los trazos para buscar ingresos, empleo y adelantar trabajos de reparaciones y conservación en una industria donde sus líderes y operarios se resisten a creer que se apagó para siempre.

DECISIÓN JUSTIFICADA

“La decisión de parar el Uruguay se basa en dos causas fundamentales: el decrecimiento cañero y la principal es la falta de medios e insumos para reparar la fábrica”, precisa Eddy Gil Pérez, director de la Empresa Agroindustrial Azucarera Uruguay.

¿Hasta dónde Uruguay fue responsable de la parada?, pregunta Escambray.

“Los resultados de la zafra —dice— determinaron en esa medida, aunque en el bajo rendimiento industrial y la eficiencia incidió mucho no haber terminado una inversión en el área de fabricación, un factor objetivo, no fue un problema del hombre”.

En algo concuerdan directivos, especialistas y operarios: el central no puede repetir molidas en el entorno del 30 por ciento, aprovechamiento que no solo depende de la fábrica, sino que está unido al balance de recursos en función del abasto cañero. No obstante, la escasez de caña prevalece como la gran deuda de Jatibonico.

“Para el colectivo es doloroso, aunque es una decisión justificada, pues económicamente no es factible que el central opere en esas condiciones, llevamos dos años moliendo de forma ineficiente. A la larga ser monoproductor de azúcar le pasó la cuenta al ingenio”, asevera Vladimir Gómez Morales, director de la industria.

“Veíamos venir eso, decíamos: nos van a parar, porque el central tiene un estado técnico desfavorable y la principal causa ha estado en no tener caña; la obsolescencia tecnológica es grande, por ejemplo, las cinco calderas datan del año 1969; las centrífugas, de 1980. Aunque existiera caña y siguiéramos moliendo, estamos confiados que hacia adelante ese deterioro tecnológico hubiera parado el central”, suscribe el ingeniero termoenergético Vladimir Gómez, con 33 años en la fábrica.

“La noticia de no moler —añade— me partió el corazón, todavía a veces no lo creemos; es verdad que tenemos un nombre, un resultado, pero en las condiciones de hoy no es rentable hacer la zafra. La decisión nos dolió y nos puso a trabajar”.

Lo sucedido no sigue la pauta del proceso de cierre de los centrales hace 20 años; sin embargo, colateralmente ha creado el conflicto de frenar la ubicación de jóvenes del territorio recién graduados en perfiles de la industria azucarera, trascendió a Escambray a través de la Dirección Municipal de Trabajo.

Tampoco puede verse como un asunto de borrón y cuenta nueva; a la vez, cuesta creer que el país renuncie a la potencialidad cañero-azucarera de Jatibonico y el central. Incontables huellas de trabajo se archivan allí, hasta las cartas de Fidel al colectivo; no son falsas las lágrimas de hombres curtidos por los vapores y las madrugadas; a Uruguay le apuran inversiones que lo salven y modernicen.

“A alguien se le olvidó ponerle dinero al central, muchas zafras buenas se han hecho y mucho el dinero que Uruguay ha dado, pero no se le puso financiamiento, no hablo de sufragar las reparaciones, sino de la tecnología; nos dejaban porque se producía azúcar, pero llega un momento en que la fábrica no da más. Que no haga zafra, me parece una decisión bien tomada, porque si no hay caña, para qué arrancar, ser ineficientes e incurrir en un gasto de recursos por gusto; nos toca aprender la lección y echar pa’lante”, subraya Pedro Pérez García, jefe del área de calderas.

NO HAY DESEMPLEO EN EL URUGUAY

Con la fábrica paralizada, la empresa se vio delante de un verdadero rompecabezas ante la imposibilidad de mantener los 424 trabajadores que se encontraban en el central tras concluir la cosecha, como quiera que una parte de la fuerza que participa en el período de zafra —unos 300 obreros— sea cíclica.

La Dirección Municipal de Trabajo puso a disposición del Uruguay toda la cartera de ofertas posibles, en perfiles como criminalística, operario de vectores y electricidad. El área de Recursos Humanos de la Empresa Azucarera precisa que por esa vía de empleo solo reubicaron a siete trabajadores, y al final quedaron cuatro en tales ocupaciones. A todas luces, la mayor posibilidad de ubicación descansaba en la entidad. “Buscamos la forma de darles tratamiento laboral a todos para que nadie se quedara sin trabajo”, puntualiza Gil Pérez.

Bajo ese esquema, 192 trabajadores —los más idóneos y capacitados, al decir del directivo— asumen labores de reparación y conservación en la industria con vistas a alistarla este año hasta un 70 por ciento; 101 están integrados a ocho colectivos laborales —siguen siendo de la planta—, con sistemas de pago ajustados a actividades que generan ingresos para ellos y la empresa.

Entre esas vertientes laborales figuran la fábrica de hielo, la carpintería, servicios en los talleres de enrollado, chapistería y tornería, producir pintura y un centro recreativo con variedad de ofertas utilizando el enfriadero como piscina de pasadía popular.

También reubicaron a otros 124 trabajadores, algunos —explica el director— pidieron licencia sin sueldo porque tienen alternativas individuales de trabajo; otros fueron ubicados en fincas de producción de alimentos, unidades productoras de caña y talleres.

“Fue un proceso complejo, inédito, el central en la etapa de la Revolución solo había dejado de moler en la cosecha de 1969, cuando se preparó para la zafra de 1970. Se reubicó gente que no sabe hacer más nada que trabajar en la industria.

“Hay obreros dolidos con esta situación, y es lógico; compañeros que eran mecánicos del área de molino o trabajaban en caldera y ahora están sembrando comida en fincas de alimentos, porque no podemos pagar salario sin respaldo productivo, pero no hay desempleo en el Uruguay”, sentencia el director de la empresa.

Para el joven Elisey Gámez Díaz, soldador con cinco años en la industria, la noticia de no hacer zafra lo llevó a una conclusión precipitada: “Uno piensa que los nuevos son los primeros que van a sacar, y no, me dijeron que continuaba, confiaron en mi desempeño; dije: me salvé; ahora me esmero más”.

“En el área de calderas no vimos solo la antigüedad de las personas —precisa Pedro Pérez—. Nos quedamos con la gente que sabe hacer dos o tres trabajos; dejamos jóvenes por encima de otros con más años en la fábrica; también hay que preparar el relevo”.

Aunque se dieron ofertas de empleo, cerca de 30 trabajadores de la fuerza estable se acogieron a la modalidad de cíclico, a trabajar particular, en una mipyme o de cuenta propia, declara Gómez Morales. “Ese trabajador lo perdí en el sentido que la ubicación se la buscó él, son de oficios claves como electricistas, instrumentistas; sin embargo, le mantenemos la plaza y las mismas garantías de atención con productos y servicios que les damos a los que permanecen; claro, corremos el riesgo de que después no regresen”.

Todavía es traumático este proceso, recalca el director de la empresa, al tiempo que manifiesta un sentir que late en parte del colectivo: “En algunos trabajadores no hay una seguridad, existe temor de que no arranque más el central, la gente se remonta a que en Jatibonico se cerró la fábrica de piensos y la papelera; piensan que ocurrirá igual con el central; es una situación difícil porque hay personas que aún no creen que se paró el Uruguay”.

SEÑALES PARA ECHAR HUMO

Por dentro y por fuera, se avistan señales que apuntan a la reanudación productiva. Supongamos que la parada fuera el fin de la fábrica; entonces, ¿para qué gastar recursos en conservar y reparar? Por otro lado, la dirección de la empresa declara que puso en el plan de negocios y fue aprobado moler en diciembre del 2023; incluso, inscribieron producir ese mes 3 000 toneladas de azúcar; estrategia basada en la proyección de disponer para esa etapa de unas 400 000 toneladas de caña, como quiera que a esta zafra llevarán a corte solo el 49 por ciento de la plantación, esquema que da la posibilidad de dejar alrededor de 5 000 hectáreas de retoños.

“Aunque no mejore la disponibilidad de combustible para sembrar, vamos a tener más caña que este año porque habrá una mejor composición de cepas”, insiste el director.

La otra señal de cara al futuro de Uruguay es la noticia de crear una Empresa Mixta con Rusia. Escambray conoció que una comitiva rusa visitó Jatibonico en plena zafra, llegó a unidades productoras, pelotones de cosecha de la nueva tecnología; también apreció la siembra de caña, fue a los centros de recepción de materia prima y estuvo dentro del central viendo el proceso de molida y fabricación.

“Hasta donde sabemos esa intención sigue en pie, estamos dentro de los nueve ingenios del país escogidos para estos negocios”, puntualiza Gil Pérez.

Adalberto Rodríguez García, jefe de turno en molino durante la zafra y mecánico y gruero en época de reparaciones, es otra voz de la experiencia. “Estamos haciendo las reparaciones con calidad y con amor, como si el central fuera a moler ya; entré en 1975, aquí está mi vida, lo que me preocupa es que el personal reubicado y otros que se fueron después se sientan cómodos en otros puestos y no regresen; la decisión de pararlo no es infundada, hicimos una zafra mala, pero fue mala en toda Cuba; espero que no dejen al ingenio desamparado”, especifica.

SEGUIR EN EL MAPA

“Convertir el plan técnico-económico en un plan de negocios nos cambió conceptualmente el pensamiento —detalla Gómez Morales—. Hay que pensar en la diversificación, por eso la mejor medicina para el Uruguay es que vengan los rusos, porque sería tecnología nueva, se abaratarían los costos; pero si no llega la Empresa Mixta tenemos que seguir nosotros batí’os y exprimiendo estos mismos hierros; confío en que el central pitará otra vez porque tenemos el capital humano, que es el que nos sostiene, el conocimiento, las buenas prácticas y el deseo”, sentencia.

La parada del ingenio trasciende a Jatibonico y las comunidades, alimenta escepticismo, polémica, hasta variopintos criterios en las redes sociales. De momento, allí aseguran que reparan la fábrica como si fuera un bateador emergente; a escala de operarios, se habla de echar rodilla en tierra por salvar el central y que vuelva a moler.

El mismo sentir de Víctor Revilla Rodríguez: “Me jubilé, hablaron conmigo porque trabajo en la parte refractaria y aquí estoy. Días atrás me dijeron en la calle: ‘Revilla, el central va a moler’; una falsa alarma, aun así me alegré; el pito es el que va a hablar por el ingenio, Jatibonico lo volverá a escuchar”.

Escambray sigue el hilo a los hechos, a los puntos de vista de la dirección de la empresa. “Lo primero que nos ocupa es cuidar el material humano de este ingenio, que es muy bueno, y buscar 400 000 toneladas de caña”, revela Eddy Gil.

“Cuando tengamos esa cantidad de materia prima todo el mundo se va a virar para Jatibonico porque ya tendrá caña para moler. Si reunimos ese nivel de materia prima que nos puede dar una producción de azúcar nada despreciable, cuidamos la fuerza industrial y reparamos la fábrica, podemos garantizar el futuro y el Uruguay no se va del mapa”.

                                                        ………………..

                           MIPYMES: ¿Y CUANTAS HACEN FALTA?

                  POR DR.C JUAN TRIANA CORDOVÍ, OCTUBRE 5, 2022

https://oncubanews.com/opinion/columnas/contrapesos/mipymes-y-cuantas-hacen-falta/

En Cuba, durante mucho tiempo, entendiendo “mucho” por el significado literal de la palabra, las pequeñas y medianas empresas estuvieron detenidas en el tiempo. Aquel modelo económico que empezó a tomar cuerpo a inicios de los sesenta, consolidó la idea, a finales de esos mismos sesenta, de que el desarrollo desde un modelo de economía socialista no tenía, como necesidad, propiciar la existencia de otras formas de propiedad y tipos de empresas que no fuera, la propiedad estatal y la empresa estatal socialista.1 Muy rápido se entendió que no era posible, pero ha demorado todo este tiempo, convertir aquella certeza en hechos.

Diez años después de la “ofensiva revolucionaria” se promulgaba un decreto-ley que abría un espacio mínimo a lo “no estatal” en la figura de los trabajadores por cuenta propia. El “vía crucis” del trabajo por cuenta propia y de los “cuentapropistas” ha sido más que bien documentado en muchos artículos, algunos de corte académico y otros no, pero la mayoría coincidentes en que se necesitaba una concepción y una política pública (o varias políticas públicas) que permitieran desplegar, para beneficio de los ciudadanos del país las potencialidades que, mirando las carencias de nuestra economía (por cierto no nacieron con la pandemia) el sector podía desplegar.

Hubo a finales de la primera década del siglo XXI y debido a algunas ideas expresadas por el entonces presidente del país, el General de Ejército Raúl Castro en varios discursos, cierta esperanza de que en un futuro cercano se producirían cambios que abrirían un espacio formal y sobre todo legal para los pequeños negocios.

Pero sólo sucedió a medias, y hubo que esperar hasta 2021 para la ampliación de la lista positiva de actividades a desarrollar “por cuenta propia”. Otros documentos esperanzadores fueron los Lineamientos (2011, 2017), la Conceptualización, el Plan de Desarrollo 2030 (2021). Ejes estratégicos, y la Constitución de la República del 2019. Todos estos documentos fueron desbrozando el matorral de zarzas y espinas que encerraban a este sector, el cual era reconocido ya como una necesidad de la dinámica de la economía nacional.

Solo en el verano del 2021 —doce años después de aquellas ideas expresadas por Raúl— fue promulgado el decreto-ley que le daba espacio legal a las mipymes, convertía a muchas pequeñas y medianas empresas en “personas jurídicas” y materializaba lo que la nueva Constitución de la Republica refrendaba, el reconocimiento de la propiedad privada, quizás lo más polémico de toda la polémica, lo más resistido de toda la resistencia.

ARTÍCULO 22. Se reconocen como formas de propiedad, las siguientes:

a) socialista de todo el pueblo: en la que el Estado actúa en representación y beneficio de aquel como propietario.

b) cooperativa: la sustentada en el trabajo colectivo de sus socios propietarios y en el ejercicio efectivo de los principios del cooperativismo.

c) de las organizaciones políticas, de masas y sociales: la que ejercen estos sujetos sobre los bienes destinados al cumplimiento de sus fines.

d) privada: la que se ejerce sobre determinados medios de producción por personas naturales o jurídicas cubanas o extranjeras; con un papel complementario en la economía.

e) mixta: la formada por la combinación de dos o más formas de propiedad.

f) de instituciones y formas asociativas: la que ejercen estos sujetos sobre sus bienes para el cumplimiento de fines de carácter no lucrativo.

g) personal: la que se ejerce sobre los bienes que, sin constituir medios de producción, contribuyen a la satisfacción de las necesidades materiales y espirituales de su titular.

Todas las formas de propiedad sobre los medios de producción interactúan en similares condiciones; el Estado regula y controla el modo en que contribuyen al desarrollo económico y social.

La ley regula lo relativo al ejercicio y alcance de las formas de propiedad.

Constitución de la República de Cuba pág. 3

Su cantidad, que duplica al número de empresas estatales que actualmente “funcionan”, es quizás lo primero que ha motivado preguntas como las que abren este artículo. Ciertamente, en cuanto al número de empresas, ellas son cerca del 70% de todas las empresas del país. ¿Son muchas realmente?

Diría que en términos de las necesidades de la economía nacional, resulta muy difícil saber si estas que existen hoy son todas las que hacen falta. En mi opinión, hacen falta muchas más, porque los espacios vacíos que las empresas estatales no alcanzan a cubrir o cubren de forma deficiente sobreabundan y todos los días pueden ser constatados, desde cafeterías vacías y sin productos las cuales siguen pagando costos fijos y salarios, hasta importantes industrias productoras que no tienen como “volver a echar a andar”, por falta de algún insumo o alguna pieza.

Es cierto que son el 70% de todas las empresas del país, es cierto que ya hoy generan empleo directo para cerca de cien mil personas, innegable que muchas familias cubanas dependen de esos negocios y esos empleos. Su peso en la estructura del producto interno no creo que pueda ser bien calculado aún, pero cualquiera sea este, lo cierto es que hoy son los actores más dinámicos de nuestro sistema empresarial.

También es real que todos los que han emprendido el camino de las mipymes han apostado por Cuba, por desarrollar aquí, en nuestro país, sus habilidades, por invertir aquí, en nuestra economía sus recursos —o los del primo que está “afuera”—, por crear aquí, en esta tierra, bienes y servicios para una población urgida de ver crecer la oferta, por tomar el riesgo de vincularse, asociarse, armar modelos de negocios con empresas estatales, algunas de ellas en una situación bien comprometida.

Todos han sido capaces de sobrevivir en la limboesfera y de sobreponerse al escepticismo de otros muchos y a la corrupción de no pocos. Todos han optado por crear riqueza en Cuba, aunque es cierto que ello también significa que se apropian de una buena parte de ella, lo cual no sólo es lógico, sino también necesario para la propia existencia del “negocio”. ¿O acaso es preferible que abandonen el país y pongan sus esfuerzos emprendedores en otras economías y creen riquezas para esas otras economías? ¿Qué es mas costoso para nuestro país?

Y dónde queda lo estatal? Desde mi perspectiva lo estatal queda para los medios de producción fundamentales, entendidos como se definieran en la primera versión de la Conceptualización “el carácter fundamental de un medio de producción radica en su papel estratégico en el desarrollo económico y social, la vitalidad, sostenibilidad del país y la seguridad nacional”. Todas esas 1 867 empresas estatales y todas sus correspondientes UEBs y “establecimientos” ¿son estratégicas para el desarrollo económico y social, para la vitalidad, sostenibilidad y seguridad del país? ¿y las más de 500 con pérdidas sostenidas, contribuyen a la sostenibilidad o a la insostenibilidad?

El trasfondo de las cifras

En el 2021 el presupuesto del Estado cerró con un elevado déficit fiscal, ascendente a 63 696 millones 700 000 pesos. El sector empresarial demandó de las arcas públicas más de 16 000 millones, asociado al impacto de la TO. Algo necesario, pero insostenible en aras de recuperar el apremiante equilibrio macroeconómico.

El pasado año, 504 empresas cerraron con pérdidas sus operaciones, de estas 320 habían planificado utilidades por un valor de 3 mil 77 millones de pesos. Una parte de ese monto dejó de distribuirse a los trabajadores y provocó una afectación al erario público de 1 943 millones de pesos, aproximadamente.

Para el actual año, la subvención a las pérdidas empresariales es cero. No obstante, el presupuesto del Estado prevé una reserva de 3 000 millones de pesos con miras al apoyo del sistema empresarial. De ese total, 1 000 millones serán dirigidos al rescate de la marchitada Agroindustria Azucarera. El resto financiará pérdidas justificadas y, en ningún caso, respaldará deudas por insuficiente gestión, robos y desvíos.

De acuerdo a esta información la cuarta parte del déficit fiscal del 2021, tuvo que ser transferido a aquellos que son los que deben generar riqueza para todos. Esos 16 000 millones representan el 31% del presupuesto ejecutado en educación y el 20% del ejecutado en Salud Pública. ¿Cuántas escuelas más y cuántas salas de hospitales se hubieran podido reparar con ese dinero, de emplearse bien? ¿Cuánto se hubiera podido mejorar el salario de los profesores de primaria? Vaya paradoja de la distribución de la riqueza.

Pero lo cierto es que tenemos un nuevo marco legal, que se sustenta en la Constitución de la República y en documentos aprobados por el Partido Comunista de Cuba, en otras palabras, existe tanto el sustento constitucional como político para el desarrollo, crecimiento y cambio cualitativo de las mipymes. Falta sin dudas mejorar la coherencia de las políticas públicas con ese propósito, se necesita cambiar y hacerlo ya, en especial en nuestro sistema impositivo que arrastra una concepción que respondía a otras realidades.

De hecho, que se puedan crear empresas mixtas entre nacionales —empresas estatales y mipymes— es ya una posibilidad a punto de convertirse en realidad. Algo nuevo que viene a llenar un espacio que antes solo era ocupado por empresas extranjeras.

Hace treinta años, apenas iniciado lo que nosotros llamamos eufemísticamente “Periodo Especial”, Fidel explicaba sus ideas sobre la relación con el capital extranjero:

“Nosotros estamos analizando todas las formas de colaboración con el capital extranjero en muchos campos. Debe regir un principio: si tenemos fábricas, tenemos fuerza de trabajo y no tenemos materias primas, tenemos que hacer producir esa fábrica. Lo peor es que las fábricas estén paradas. Si aparece un socio que nos dice: «Oye, te pongo la materia prima y entre los dos comercializamos el producto y yo me cobro mi materia prima y obtengo una ganancia», inmediatamente expresamos nuestra disposición a hacer los acuerdos pertinentes”

Tres décadas después nuestra realidad ha cambiado y en la economía, no exactamente para bien. Una parte de nuestro sistema productivo está en peores condiciones tecnológicas y financieras, los flujos de inversión extranjera directa (IED) siguen distando de lo que necesitamos, el turismo, que fuera en los noventa decisivo en recuperación, hoy es un producto maduro y sus indicadores post COVID están por debajo de los de la región del Caribe, la deuda externa renació, una oleada migratoria que desangra al país y que compromete el futuro se ha hecho cotidiana, el “post- ordenamiento” ha resultado en una disfuncionalidad difícil de manejar y sobre todo, un gobierno demócrata en los Estados Unidos compite con su antecesor republicano en ese propósito secular nunca logrado de convertirnos en su patio trasero.

Pero también hay otras realidades. Hoy no hay que esperar por el socio extranjero, bienvenido si llega, y sobre todo si logra concretar un proyecto. Hoy existen algunos centenares de socios potenciales, todos cubanos, quizás con mucho menos capital, es cierto, pero no por ello, menos necesarios.

No basta con exhortar a unos y otros. Hacen falta políticas públicas que incentiven esas nuevas alianzas, que faciliten con ese mismo carácter inmediato esa colaboración, procedimientos que lo hagan casi expedito, donde evitemos los contrasentidos que aun quedan en los que norman los negocios con IED.

Pero también hace falta que “los perseguidores de cualquier nacimiento” y los adoradores del statu-quo entiendan que para avanzar hay que mutar.

Nota:

1 Es cierto que en la agricultura y en un pequeño sector del transporte quedaron sobrevivientes de lo “no estatal”, siempre con un grado de subordinación muy alto a las organizaciones estatales que dirigían la actividad.

Nota del autor: Aprovecho esta Columna para solidarizarme con quienes han sufrido los estragos del paso del huracán Ian. Especialmente con el pueblo de Pinar del Río, que recibió la peor parte, y agradecer a todas las personas que ayudan en la recuperación.

                                                       …………………

                LAOS, UNA REALIDAD POCO CONOCIDA

                                    POR TXENTE REKONDO

https://www.lahaine.org/mm_ss_mundo.php/laos-una-realidad-poco-conocida

                                                ………………

                CON MISILES O SIN MISILES HABRÍA CRISIS DE OCTUBRE

POR PATRICIA MARÍA GUERRA SORIANO Y ENRIQUE MILANÉS LEÓN, OCTUBRE 10, 2022

http://temas.cult.cu/con-misiles-o-sin-misiles-habria-crisis-de-octubre/

Publicado en Cubaperiodistas.

La Crisis de Octubre a los 60, además de ser un panel auspiciado por la Unión de Periodistas de Cuba y la revista Temas, fue una magistral clase de historia que tuvo muchos protagonistas: por un lado, los profesores Fabián Escalante, José Juan Sánchez, Tomás Diez Acosta y Oscar Larralde y por otro, los oyentes devenidos prosumidores porque unas horas más tarde el debate se enriqueció con sus intervenciones.

El sociólogo y director de la publicación convocante, Rafael Hernández, condujo el conversatorio y advirtió – de manera “autoritaria” – que cada exposición debía rondar sobre los 12 minutos para intentar ilustrar la perspectiva cubana de “la materia prácticamente inexplorada” que se corporiza en la denominada Crisis de Octubre, en el año 1962.

Tras ese propósito, el Doctor e investigador Fabián Escalante precisó que “para analizar objetivamente cualquier hecho histórico es imprescindible situarlo en el escenario en el cual se desarrolla”, de ahí que realiza una minuciosa caracterización de la crisis, como “el cénit de la Guerra Fría” y “como el resultado directo de las agresiones iniciadas por Estados Unidos después de enero de 1959”.

El emplazamiento de los misiles nucleares el 14 de octubre de 1962 fue aceptado por el Gobierno de Cuba – de acuerdo con Escalante – como muestra de solidaridad con el propósito de consolidar el poderío del campo socialista. Para el historiador, algo queda claro: “Con misiles o sin ellos se iba a producir una crisis en el Caribe porque Cuba siempre estaría dispuesta a defender su independencia y seguridad nacional”, no por una convicción ideológica – resaltó más adelante – sino por una convicción patriótica “heredada de los mambises cubanos y de nuestros ancestros”.

Al hablar sobre la decisión de trasladar los cohetes a Cuba, “acción relacionada con la disparidad de la correlación de fuerzas entre Estados Unidos y la Unión Soviética”, el investigador del Instituto de Historia, Tomás Diez Acosta, destacó que no se tuvo en cuenta la agresión de Estados Unidos a Cuba como una de las causas directas de la crisis”.

Conectado a través del sistema de videoconferencias de la UPEC, el historiador José Domínguez se refirió al “pensamiento nuclear” del Comandante en Jefe Fidel Castro, que no “permaneció congelado en la década de los años 60, sino que evolucionó” con el paso del tiempo.

Asimismo, el coronel retirado Oscar Larralde, exartillero y escritor, intervino en la videoconferencia desde la ciudad de Holguín. Contó por esa vía detalles del derribo por fuerzas antiaéreas soviético-cubanas del avión espía norteamericano U-2 en aquella zona del oriente cubano. Larralde, que en 1962 era un joven de solo 16 años, pero aun así estaba movilizado, conoció entonces las alertas de Fidel sobre los vuelos enemigos rasantes y fue testigo de episodios relacionados con la decisión de cortar de dos cohetazos aquella intromisión por aire.

Participante en la gesta y luego especialista en inteligencia militar, Larralde escribió el libro Crisis de Octubre. Península de Ramón, en el que describe en detalle el proceso de derribo del U-2 y otros hechos importantes en zona holguinera.

Desde Estados Unidos, Peter R. Kornbluh, estudioso del Archivo de Seguridad Nacional, abordó la actualidad de conflictos como el analizado, reflejada en las muy recientes palabras del presidente norteamericano, Joe Biden, en el sentido de que, después de la Crisis de Octubre, vivimos hoy la primera gran amenaza del uso del arma nuclear, en torno al conflicto en Ucrania.

El investigador comentó que su institución aspira a acceder a todos los documentos del mundo vinculados al acontecimiento de 1962 y, por ello, reiteró la petición de que la parte cubana desclasifique más información. Kornbluh consideró, como el resto de los panelistas, que el ángulo cubano en esta historia no está todavía bien representado en el trabajo académico público.

En medio de comentarios muy interesantes de todos los ponentes, es probable que la intervención del Doctor José Juan Sánchez, profesor del Instituto Superior de Relaciones Internacionales (ISRI), haya reunido los elementos más novedosos de la jornada, considerando que el especialista abordó las complejas motivaciones internas que el liderazgo soviético tuvo para proponer a Cuba el emplazamiento de los cohetes en su territorio.

La Revolución Cubana triunfó, según Sánchez, en un momento difícil para la Unión Soviética porque la dirección de su Partido Comunista (PCUS) consideraba que la Isla, como toda América Latina, era parte de la zona de influencia de Estados Unidos y, por ello, no era prudente hacerle interferencia a aquel. De igual modo, el Kremlin presumía que esa postura sería reciprocada por la Casa Blanca en cuanto a la posición de esta sobre los países socialistas de Europa Oriental.

Entonces, cuando Cuba solicitó a Checoslovaquia armamentos para su defensa, la URSS —cuya aprobación en este sentido determinaba en todo el campo socialista— lo autorizó si involucraba solamente armamento ganado a los nazis, en la Segunda Guerra Mundial, pero no armas propiamente checas.

Por otro lado —explicó el profesor del ISRI—, al interior de la URSS había descontento con las reformas del presidente Nikita Jrushchov de 1957, cuyos resultados no satisfacían. Se producía una franca lucha entre los conceptos de Jrushchov y los de los viejos lineamientos del PCUS, lo que a la larga le costó, en octubre de 1964, el puesto al estadista.

“La URSS no estaba preparada para un fenómeno como la Revolución Cubana”, afirmó el Dr. José Juan Sánchez, profesor del Instituto Superior de Relaciones Internacionales (ISRI) con todo aplomo. A su juicio, ello respondía a que en la gran nación euroasiática no había un concepto propio en torno a la revolución de liberación nacional, algo mejor comprendido en la época, dentro del campo socialista, por China y Yogoslavia.

La mayoría, en la cúpula del PCUS, se inclinaba por no exponer los pasos que daban en la —a la larga— frustrada política de coexistencia pacífica con Estados Unidos. En esa situación vulnerable, Jrushchov intuyó algunas ventajas políticas en involucrarse con Cuba, como mostrar que él podría avanzar más que Stalin, mejorar la imagen ante el pueblo y procurar un apoyo geográfico externo que compensara el desbalance militar y estratégico entre la URSS y Estados Unidos, a favor del segundo en ese momento, en particular en el campo de la cohetería nuclear.

Por ello, pese a una primera negativa del PCUS a enviar armas que Cuba había pedido a Polonia, en septiembre de 1959, Jrushchov dio el visto bueno al envío. Estas fuerzas en la URSS, reacias a abrirse a Cuba —que tenían en minoría al propio presidente—, obstaculizaron no solo el avance de las relaciones económicas y comerciales; también extendieron sus reparos al reflejo de la pujante realidad cubana en los medios de prensa soviéticos.

Jrushchov también creó condiciones para abrir el panorama de la joven Revolución en los medios de su país, lo que provocó —comenta el profesor Sánchez— un enorme entusiasmo en la población soviética, que protagonizó largas colas, frente a la embajada cubana en Moscú, para ofrecerse a pelear en Cuba en los días de la Crisis de Octubre. A la postre, más de 40 mil soviéticos estuvieron en la Isla en ese episodio.

Las preguntas de los asistentes  al evento —en buena medida no respondidas, dado el dilema del limitado tiempo de un encuentro de una sola sesión y la complejidad del asunto a tratar— giraron en torno a las imprecisiones en el avance del proceso escritura-traducción-interpretación final de una carta histórica del líder cubano, Fidel Castro, al presidente Jrushchov, a la posibilidad actual del “Armagedón nuclear” esbozado por Joe Biden y a la continuidad de planes agresivos de la CIA contra Cuba.

A modo de resumen y tras el intento de aclarar algunas de esas interrogantes, los panelistas hicieron cortas intervenciones. El profesor Sánchez afirmó que Cuba, que no pidió los cohetes, no tenía sin embargo otra opción que aceptarlos para su defensa, en tanto su armamento era insuficiente para la agresión que se le venía encima y tampoco podía conseguir un proveedor que la dotara de lo que realmente necesitaba al respecto.

A su juicio, entre las consecuencias todavía palpables de la mala solución del conflicto están la continuidad de la usurpación de nuestro territorio, en la base naval de Guantánamo, y la persistencia del bloqueo estadounidense a Cuba, cuyo cese, en ambos casos, hubiera sido exigido a la Casa Blanca por el Gobierno Revolucionario si la Unión Soviética no acordara, con el enemigo común de ella y de los cubanos, dejar a la Isla fuera de la mesa de negociación.

El experto sostiene además el criterio de que otra consecuencia de la mala gestión de aquella crisis por parte de las dos superpotencias del momento es que, a partir de ahí, varios países entendieron que solo desarrollando sus propias armas nucleares blindarían su seguridad nacional.

Sobre los días que corren, José Juan Sánchez se dijo desconcertado: no entiende, en medio del peligro actual, la “tranquilidad” de la humanidad. “Ni siquiera se negocia, aunque la guerra está en marcha”, lamentó.

En su última intervención, el Doctor Tomás Diez Acosta, investigador del Instituto de Historia de Cuba y escritor, apuntó que lo que destapó la Crisis de Octubre no fueron los cohetes rusos sino la política agresiva de la Casa Blanca. Esa agresividad imperial condujo a la mayor movilización militar en la historia de Cuba, fijada por el profesor Diez Acosta en 269 000 combatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, a los que se sumaron 150 000 hombres en batallones populares y miles en otras estructuras; todos los cuales sumaron el medio millón sobre las armas en un país pequeño que para la fecha tenía apenas siete millones de habitantes.

Por su parte, en la clausura del evento, el Doctor Rafael Hernández comentó que la Crisis de Octubre dejó, entre otras, la lección de que no se debe confiar la seguridad de un país al apoyo de ninguna potencia. De igual modo, refirió una realidad, lamentable, que todos constatamos: el fin de aquella crisis no hizo al mundo más seguro.

Patricia María Guerra Soriano: Licenciada en Periodismo por la Universidad de La Habana (2021). Miembro del equipo de realización del podcast Mujeres al Sur con las voces de nuestra Patria Grande. Periodista del sitio digital Cubaperiodistas.

Enrique Milanés León: Periodista de la Redacción Internacional de Juventud Rebelde. Forma parte de la redacción de Cubaperiodistas. Recibió el Premio Patria en reconocimiento a sus virtudes y prestigio profesional otorgado por la Sociedad Cultural José Martí. También ha obtenido el Premio Juan Gualberto Gómez, de la UPEC, por la obra del año.

                                              …………………

                  HABANA INSIDER: ARTE|CULTURA|IDEAS

ES UN BOLETIN ELECTRONICO QUE OFRECE DE MANERA GRATUITA, UNA SELECCION DE CONTENIDOS PUBLICADOS EN LA PRENSA DIGITAL CUBANA E INTERNACIONAL. SOMOS UN PROYECTO NO LUCRATIVO CREADO EN BARRIO OBRERO, S.M. PADRON, LA HABANA, CUBA POR PROFESIONALES DEL ARTE Y LA COMUNICACIÓN POR “LA NECESIDAD DE INFORMACIÓN QUE SOBRE EL DESARROLLO DEL PENSAMIENTO POLÍTICO Y SOCIAL DEL TIEMPO PRESENTE TIENE HOY LA CUBA REVOLUCIONARIA”.

PARA SUSCRIBIRTE, OPINAR; CONTRIBUIR, ESCRIBE A: MENAABELARDO@GMAIL.COM

Boletín por un socialismo participativo y democrático

SPD-477

 No. 477(37 año14). La Habana, 17-sep-2022

Art. 54 de la Constitución: El Estado reconoce, respeta y garantiza las personas la libertad de pensamiento, conciencia y expresión.

Artículos, notas, reseñas, publicaciones de interés.

Los autores son los responsables de sus escritos.

Reenvíe este boletín a todos los que estime conveniente.

Se autoriza la reproducción total o parcial en cualquier soporte.

Consejo de Redacción. Pedro Campos, Andrés Dovale y Germán González CE pedrocampos313@yahoo.es ; adovbor@gmail.com ; germang1944@yahoo.es

 Se agradece críticas, comentarios, sugerencias y opiniones sobre forma/contenido

El boletín SPD se puede encontrar en  SPDcubano.blogpost.com

El boletín SDP incluye trabajos de otros autores que sostengan posiciones democráticas

ÍNDICE

Desde las redes sociales

Publicaciones en las redes sociales que compartimos con nuestros lectores, en particular con aquellos imposibilitados de acceder a Internet o con acceso limitado, léase cubanos de adentro.

Lo dijo…

Citas tomadas de escritos o discursos programáticos de nuestros próceres, es decir, no frases al azar o fuera de contexto. Reproducidas para que los cubanos conozcan cómo concebían la

República los que la forjaron…

Cuba tiene un Estado fallido

Un Estado fallido es aquel que no puede garantizar su propio funcionamiento o los servicios básicos a la población

Por Marlene Azor Hernández, Ciudad de México

El lento asesinato de José Daniel Ferrer

El activista se encuentra detenido desde el 11 de julio del pasado año por intentar acceder al lugar donde se desarrollaban las protestas en su provincia

Por Camila Acosta, La Habana

Una Cuba libre no debe pagar deudas ‘repugnantes’

El castrismo es una maquinaria de destrucción y empobrecimiento. Cualquier financiamiento que le ha sido otorgado ha contribuido a dilatar su existencia y azote.

Por Rafaela Cruz, La Habana

A corto y mediano plazo, ¿qué esperar en Cuba?

Por Domingo Amuchástegui, Miami

La cuestión racial, en las penumbras de la sociedad cubana

Por Laura Rivalta, La Habana

DESDE LAS REDES SOCIALES

Pedro Campos Santos

Ø  De las actuales guerras en Afganistán Etiopía y Yemen hay muy poca información en la gran prensa. También hay conflictos en Birmania y en China.

Ø  Hace 2 años

o    Hace dos años escribí esto en medio de la dichosa pandemia. Fue lo que hice. Nunca me dio el COVID y lo tuve en la casa

¿Y la gente tendrá que aguantar dos años más en cuarentena, sin salir, con bozal, enfermándose de los nervios, de problemas cardiovasculares, bucales y faciales? Lo que hay que hacer es fortalecer el sistema inmunológico, respirar aire puro, salir a ver la familia, divertirse, ir a buscarse los frijoles, caminar y vivir.

Ø  Hay indicios de negociaciones entre los gobiernos de EEUU y CUBA para mejorar las relaciones

Ø  PELIGRO: ofensiva ucraniana apoyada con armamento de EEUU y EUROPA aviva en Moscú eventual uso de armas nucleares

Ø  10 precisiones sobre políticas de EEUU y la actitud de la oposición.
1-creo que todos los foristas están por la libertad, la democracia y la independencia de Cuba.
2-las diferencias respecto a las políticas de los gobiernos de EEUU no deben distanciarnos, ni dejar de concentrarnos en lo fundamental, la lucha por Cuba.
3-no es constructivo usar lenguaje que descalifique o trate de descalificar a otros participantes. Nos divide.
4-la política de Obama, concebida desde el acercamiento y el diálogo demostró que no funciona, simplemente porque el castrismo la rechaza.
5- no hay pecado anexionistas en contar con la ayuda de EEUU para lograr propósitos democráticos en Cuba.
6-ninguno de los participantes desea una guerra en Cuba. Quien impone la violencia es el castrismo, quien mata, golpea, reprime, abusa y encarcela en Cuba es el castrismo y su violencia engendra violencia desgraciadamente.
7-las políticas de presiones no funcionaron porque el castrismo siempre encontró escapes en la antigua URSS, Venezuela, otros prestamistas de la región, China y Europa, junto a capitales oportunistas que se han prestado para la explotación conjunta con el castrismo del trabajo esclavo de los cubanos. Además nunca se aplicaron íntegramente.
8-las presiones son dirigidas contra el castrismo y sus empresas y negocios y a afectar lo menos posible a los cubanos.
9-es lícito presionar internacionalmente por todas las vías posibles a gobiernos totalitarios neo o fascistas que impiden las libertades y el desarrollo de sus pueblos, simplemente porque como el castrismo, se convierten en problemas internacionales que desestabilizan regiones enteras con la exportación de su violencia e influencias populistas y con los desastres migratorios que ocasionan a sus vecinos.
10- la libertad de Cuba es en primer lugar obra y responsabilidad de los cubanos de dentro y fuera, ambas Cubas han sufrido y sufren el castrismo, sin menoscabo para todos los que han luchado por Cuba. Pero es iluso pensar que una tiranía como esa pueda ser derrotada sin ayudas y presiones externas.

Ø  El concepto tradicional de inflación como aumento relativo de precios al consumidor no se ajusta a las condiciones de Cuba pues prácticamente es imposible medirla donde juegan tres monedas con 5 o 6 mercados diferentes. (Libreta, y liberados en CÚP, otro en MLC, otro para las empresas estatales, otro para el dólar que circula y otro más para los privados). Yo preferiría referirme a esa situación como mercado de precios incontrolables, algo peor que la inflación más alta a nivel mundial.

Ø  EL NIÑO Y LA VERDAD.
CAMBIO

Ø  En Miami hay un gran cartel donde una vaca le pide a la gente que coman más pollo. Esto tendrá que ver con la lucha por el medio ambiente?

Ø  Hace 3 años

o    Breve análisis situación actual Cuba y qué podemos hacer en el exilio para ayudar a la causa de la libertad y la democracia en nuestro país.
Canel reconoce la crisis energética+ Sueltan a presos de UNPACU que no pueden condenar+Bruno quiere amistad con los traidolares=Castrismo en su peor momento. Es hora de apretar por todas partes. Qué podemos hacer los emigrados: 1-en vez de mandar dólares que el castrismo se coge, mandar lo que necesitan los familiares como ropa, zapatos, comida. 2-no gastar dinero, y pedirlo a los familiares, en tiendas, restaurantes ni hoteles del estado. Comprar a particulares. 3-enviar a los familiares el dinero imprescindible y evitar que pase por vías controladas por el castrismo. 4-usar las vías de comunicación más baratas. 5-apoyar, divulgar y enviar a los gobiernos de Europa y América y los organismos internacionales y ONG todas las denuncias de violaciones de DDHH en Cuba y dar a conocer las arbitrariedades de todo tipo de castrismo, 6-apoyar por todas las vías posibles a la oposición y la disidencia 7-no comprar productos ni servicios de compañías internacionales que apoyan económicamente al castrismo con inversiones en Cuba.

Ø  Hace un año

o    El fachocastrismo no tiene engañada a la socialdemocracia. Esta participa del engaño y apoya al régimen con su doble discurso sobre derechos humanos

Ø  Recomiendo que vean la intervención del Senador Marco Rubio sobre el verdadero bloqueo a Cuba. Feibu solo me deja compartirlo con 5 amigos.

Ø  Cuando la presión interna amenaza con reventar al castrismo, este abre la válvula de escape y siempre ha encontrado alivio en EEUU. Cosas veredas Sancho

Lo dijo…

Ignacio Agramonte y Loynaz, “El Mayor”, opinando sobre el Decreto 370en su discurso durante la sabatina celebrada en la Universidad de La Habana el 22 de febrero de 1862, a 158 años de la promulgación por el partido&gobierno de Cubade ese engendro totalitario:

“La prensa con razón es considerada como la representación material del progreso. La libertad de la prensa es un medio de obtener la libertad civil y política, porque instruyendo a las masas, rasgando el denso velo de la ignorancia, hace conocer sus derechos a los pueblos y pueden éstos exigirlos.

No carece de inconvenientes la prensa completamente libre, pero ni contrapesan sus ventajas, ni son de tanta importancia como se ha tratado de hacer creer. “Se puede abusar de la prensa”, dice un autor inglés, por la publicidad de principios falsos y corrompidos; pero es más fácil, añade él mismo, remediar este inconveniente combatiéndolo con buenas razones que empleando las persecuciones, las multas, la prisión y otros castigos de este género.”

“Ignacio Agramonte, su pensamiento político y social” con Introducción y selección de Juan J. Pastrana, publicado por la Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1987, texto comprendido entre las páginas 53 y 61.

Cuba tiene un Estado fallido

Un Estado fallido es aquel que no puede garantizar su propio funcionamiento o los servicios básicos a la población

Por Marlene Azor Hernández, Ciudad de México

CIUDAD DE MÉXICO. – La propaganda oficial cubana y el desconocimiento histórico sobre el país hacen a varios analistas extranjeros negar que Cuba sea un Estado fallido.

Como siempre ocurre, sin diagnóstico certero sobre la realidad cubana desde 1959, las propuestas de estos autores suelen ser disparatadas para todos los que hemos sido violentados por la dictadura totalitaria cubana o por los regímenes venezolano y nicaragüense. La guerra de estas tres dictaduras contra la verdad y los hechos, la desinformación sistemática de sus medios y el ocultamiento de toda la información relevante para evaluar las gestiones de gobierno “convencen” a ciertos analistas de que hay que “pasarle la mano” a las dictaduras e incluirlas en los foros internacionales. Algo absurdo y contrario a la función que deberían tener los organismos internacionales y los demócratas de todo el mundo, es decir, el respeto a los derechos humanos y a las normas internacionales que los rigen.

Tendrían los demócratas del mundo que denunciar, investigar y presionar a estas dictaduras con medidas diplomáticas, políticas y económicas por sus resultados nefastos. El que quiera una solución para los tres países, primero tiene que escuchar la opinión de sus víctimas; esto sería al menos la primera postura decente. Las víctimas, resultado de la violencia de Estado de las tres dictaduras, nos contamos por millones.

La segunda postura decente sería el boicot mundial a la dictadura totalitaria cubana, única forma actual de obligar a La Habana a sentarse en una mesa de negociación, con supervisión internacional y con la presencia de toda la sociedad civil independiente de la Isla, que tiene sólidas propuestas de bienestar en todos los renglones de la sociedad. 

Es la dictadura cubana la fuente del modelo represivo y corrupto expandido a Venezuela y Nicaragua. Le pido a los investigadores e interesados en la mediación que revisen todos los intentos de negociación entre los gobiernos de EE. UU. y el Gobierno cubano en las últimas seis décadas, y vean cómo en cada ocasión es la dictadura cubana la que interrumpe los contactos y las negociaciones.

La tercera postura decente sería dejar de culpar a EE. UU. por la incompetencia, desidia e irresponsabilidad de la dictadura cubana en el descalabro nacional. El régimen se precia de tener relaciones comerciales con 155 países y colaboración internacional con 157 países. Presentar el embargo estadounidense como la causa del desastre nacional es hacerle el juego a la dictadura y traicionar a la ciudadanía dentro y fuera de la Isla. 

¿Qué es un Estado fallido?

Un Estado fallido es aquel que no puede garantizar su propio funcionamiento o los servicios básicos a la población.

A partir de esta breve definición, podemos concluir que tener las fronteras aseguradas no ofrece necesariamente bienestar a la ciudadanía. Tener policía y tropas especiales para reprimir a la población de lo que nos habla es de la naturaleza terrorista del Estado contra los ciudadanos. No tener una guerra civil abierta y expresa no nos habla de seguridad nacional, sino, otra vez, de los resultados del terrorismo de Estado. 

Tener una crisis institucional (las instituciones estatales no funcionan para generar bienestar ni convivencia social) y humanitaria y una emigración masiva son rasgos definitorios de un Estado fallido. Todos estos rasgos son evidentes en la realidad de Cuba hoy. La “paz social” en Cuba no existe, queda destruida diariamente por el terrorismo de Estado.  

Ese es uno de los efectos más dañinos para la nación cubana: el secuestro de los medios de difusión, de la opinión pública, de la educación, de la cultura, de la administración pública, de la economía y del sistema jurídico por el Partido Comunista. Un sistema político y económico que resulta inasible y prohibido para los ciudadanos, contrario a cambiar sus históricas políticas fallidas es un Estado fallido. 

Pero si no fuera suficiente la valiosa información de los medios de comunicación independientes del PCC, todos los indicadores económicos, sociales, culturales, jurídicos y políticos publicados u ocultados por la dictadura cubana dejan ver por ausencia, por falsedad o por reconocimiento oficial, la gravedad de la crisis estructural cubana desde la eliminación de los cuantiosos subsidios soviéticos hace 30 años y el fracaso de todas las medidas y leyes que promueve el Gobierno desde los años 90.

Varios datos escalofriantes sobre la realidad nacional apuntan al concepto de Estado fallido:

-El número de muertes por COVID-19 en Cuba pudo alcanzar la cifra de 62 000, según calculos del semanario inglés The Economist.

-Los salarios cubanos están entre los más bajos del mundo, aun con pequeños vaivenes.

-El decrecimiento en todos los renglones productivos del país con énfasis en la producción de alimentos, según las cifras oficiales de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información. Esto se debe a la política fallida económica de la dictadura y a su control asfixiante sobre la economía. Aunque estamos en una hambruna latente desde los años 90 del siglo pasado, la dictadura no libera la propiedad, la producción ni el comercio nacional y no genera el marco jurídico para esa libertad económica.

-La inversión extranjera se produce por alianzas políticas y aceptación de los extranjeros a contratar mano de obra cubana sin derechos. No existe marco jurídico protector de los inversores y se corrompe el país con el tráfico de influencias y la violación de los derechos laborales.

-La desidia y negligencia para dotar al país de energía eléctrica, problema que se arrastra desde los años 90. Aun así, la dictadura privilegia la construcción de hoteles de lujo, permitiendo que el presupuesto nacional en su mayor proporción se dedique a esto. No importa que mientras tanto se agrave la escasez de alimentos, agua potable, medicinas, insumos médicos, medios de transporte y viviendas, ni que toda la infraestructura hospitalaria siga desvencijada.

-Si revisamos toda la legislación creada por la dictadura cubana desde 2019, encontraremos que incluso las leyes castristas son irrespetadas por el régimen para dejar libre las manos al Gobierno y mantener sus prohibiciones económicas, civiles y políticas, y al mismo tiempo, facilitar la represión arbitraria del Estado. Las leyes en Cuba se aplican de manera arbitraria y discrecional desde hace seis décadas. 

Cuando un país está en crisis estructural significa que no funcionan las instituciones para proveer a los ciudadanos de los servicios básicos, ni tampoco para garantizar la paz social y el desarrollo por medios pacíficos. Entonces se dice que estamos en presencia de un Estado fallido.

El lento asesinato de José Daniel Ferrer

El activista se encuentra detenido desde el 11 de julio del pasado año por intentar acceder al lugar donde se desarrollaban las protestas en su provincia

Por Camila Acosta, La Habana

LA HABANA, Cuba. — Semidesnudo, muy delgado, lleno de picadas de mosquitos, con fuertes dolores en un brazo debido a una bursitis, con sangrado bucal y problemas gástricos intensificados, y pese a esto, sin acceso a atención médica o los medicamentos necesarios. Ese fue el estado en el que encontró a José Daniel Ferrer García, líder de la UNPACU, su esposa, Nelva I. Ortega, el pasado 5 de septiembre luego de una visita de apenas 15 minutos en la prisión de Mar Verde, en Santiago de Cuba.

El encuentro se produjo tras permanecer 55 días en aislamiento y ante las peticiones de fe de vida por parte de su familia. El activista se encuentra detenido desde el 11 de julio del pasado año por intentar acceder al lugar donde se desarrollaban las protestas en su provincia, un mes más tarde, le fue revocada una condena de cuatro años de prisión que cumplía desde 2020 en reclusión domiciliaria. Este constituye su tercer encarcelamiento por motivos políticos; como las veces anteriores, se niega a arrodillarse ante la dictadura.

“(…) solo se alimenta de la jaba que podemos prepararle y le están permitiendo cada 45 días. Sin ver a absolutamente nadie, ningún recluso se puede acercar a él, sin poder tener lápiz y papel ni para solicitar asistencia religiosa. Luego de aproximadamente seis meses sin sacarlo al sol, dijo a Nelva que hace cerca de tres semanas lo están sacando así mismo en calzoncillo, un rato en la mañana”, explicó la hermana del activista, Ana Belkis Ferrer García.

Antes de retirarse, su esposa fue amenazada por el oficial de la Seguridad del Estado conocido como Julio Fonseca con extenderle la condena a prisión a Ferrer a más de veinte años en caso de que no aceptara el destierro o no cambiara su actitud desafiante; en su caso, podría visitarlo más seguido si dejaba de denunciar su situación. Desde entonces, la familia no ha vuelto a tener noticias de él.

La anterior visita fue el 12 de julio, luego de más de 35 día incomunicado. Y es que esta se ha convertido en una forma de tortura recurrente tanto para él como para su familia. En esa ocasión, la visita fue de apenas un minuto.

“Me confirmó que sus padecimientos de salud se han agravado, que constantemente padecía de fuertes dolores de cabeza, sonidos ensordecedores, calambres y parálisis momentáneas, pérdida de la visión, lesiones en las piernas producto de hongos, picaduras de mosquitos y sangramiento en las encías. No le dan la visita bajo la justificación de que viola el reglamento al negarse a ponerse el uniforme de preso común, por eso lo mantienen en ropa interior. Él no debe acceder, en eso y en todo lo apoyo, él ni siquiera debería estar preso, pues no ha cometido ningún delito, es el régimen el que viola, tortura y asesina a las personas de manera inmediata o lenta, como le están haciendo a mi esposo. Desde hace más de un año lo mantienen en una celda preparada específicamente para torturarlo, lo están enterrando en vida, lo están matando lentamente”, declaró su esposa a CubaNet.

Cómo quebrantar la voluntad

En 2003, José Daniel Ferrer fue arrestado durante la Primavera Negra de Cuba. Por entonces dirigía el Movimiento Cristiano Liberación y la Campaña a favor del Proyecto Varela en las provincias orientales. Fue condenado a 25 años de prisión, luego de que se le conmutara la pena de muerte. Durante el juicio aseveró: “Estoy listo para morir lo que no sé si ustedes están preparados para fusilarme”, recuerda su hermana. Estaría ocho años preso por negarse al destierro. Fue declarado prisionero de conciencia por Amnistía Internacional.

Los diez años siguientes al excarcelamiento no cesaría en su activismo opositor: fundó la UNPACU, y preside el Partido del Pueblo y el Consejo para la Transición Democrática de Cuba. Entre octubre de 2019 y abril de 2020 permaneció detenido e incomunicado. Fue liberado gracias a una Resolución del Parlamento Europeo, no sin antes ser condenado a cuatro años y medio de prisión domiciliaria. Al ser liberado, su deterioro físico evidenció las precarias condiciones en las que estuvo: perdió unos 25 kilogramos. Su testimonio a CubaNet refleja igualmente las torturas que padeció:

“Fui arrastrado por el piso irregular en varias ocasiones, me encadenaban pies y manos a menudo, me llegaron a arrastrar y dejar al sol sobre hormigas bravas en varias ocasiones…, es decir, todo cuanto se les ocurría hacer además del encierro en solitario, sin poder escribir, sin poder leer durante cinco meses. (…) Quienes me han visto ahora dicen que parece que vengo de Auschwitz o de Sachsenhausen, o de cualquier campo de concentración nazi.

“En aislamiento total, no tenía con quién hablar. La parte más cruda es estar sobre una cama de cemento, de hormigón, es más bien un banco, una especie de asiento con un metro noventa de largo. Allí, sentado sobre eso, muy delgado —huesos por donde quiera, a flor de piel— las 24 horas del día. Durante cinco meses me daban, en horas de la noche, un colchón sucio, apestoso, contaminado de todo tipo de ácaros, con pésima higiene, y me lo quitaban en la mañana. En calzoncillos al principio, luego me permitieron la camiseta y entonces me pasaba todo el tiempo en camiseta y calzoncillos hasta que me ponían el uniforme, a la fuerza, los guardias.

“Y en ese encierro en solitario —donde no puedes escribir, no puedes leer, donde no puedes hacer nada— el tiempo se te hace tan largo que un minuto parece una hora, una hora parece un día, un día parece una semana y la semana te parecen meses. El sexto y último mes fue que me permitieron tener sábanas permanentemente, y con eso ya podía cubrirme un poco más los días de frío. Esos días de frío, en una situación de crítica alimentación, muy mal nutrido, con mucha pérdida de peso, un frío terrible, tener que estar caminando, sin apenas tener energías, en un tramo de dos metros y tanto, cuatro pasos para allá, cuatro pasos para atrás, combatiendo las bajas temperaturas de la madrugada. (…) Es decir, una serie de detalles y cosas que, de manera individual, podrían ser insignificantes pero, cuando lo sumas todo, queda un plan para hacerte la vida difícil, imposible, y obligarte a rendirte, intentando quebrar tu voluntad”.

Lento asesinato

El 8 de septiembre último, la ONG Human Rights Watch volvió a exigir la liberación del preso político José Daniel Ferrer, quien permanece encarcelado con un delicado estado de salud. A lo largo de catorce meses, varios europarlamentarios, organizaciones y gobiernos como el de Estados Unidos se han unido a este reclamo de libertad, no solo de Ferrer, sino de los más de 1 000 presos políticos que registra actualmente en la Isla Prisoners Defenders (PD). Sin embargo, nada de esto parece frenar la onda expansiva de la represión en Cuba, menos las torturas en las prisiones.

Un informe presentado por PD a fines del mes de marzo del año en curso ante el Comité Contra la Tortura de las Naciones Unidas reveló que existen al menos 101 prisioneros políticos en Cuba que han sido sometidos a torturas, tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes. La víctima de mayor intensidad de los quince patrones de tortura identificados por la organización es el propio Ferrer, de 52 años de edad, quien estaba recibiendo ataques sónicos constantes, un envenenamiento químico desconocido, y permanecía aislado en una celda de castigo.

Según el informe, desde su detención, el activista ha sido sometido además a torturas como la exposición a altas temperaturas y desorientación en celdas sin ventanas ni ventilación, iluminadas 24 horas por una potente luz artificial que, además de provocarle afectaciones en su visión, le dificulta conciliar el sueño. Recibe alimentos en estado de descomposición y es obligado a vestir en ropa interior. Se le ha negado atención médica y comunicación con sus familiares y defensa.

Por tales motivos, PD alertaba que Ferrer está siendo asesinado paulatina y lentamente, “su vida e integridad física, psicológica y cognitiva corren grave peligro” y “su degradación física y psicomotriz es paulatina debido a esta tortura constante destinada a asesinarle lentamente”.

Se mantiene firme

La entereza de Ferrer rememora la estirpe de los “plantados”, aquellos presos políticos de entre los años 60 y 80 del pasado siglo que fueron condenados hasta a treinta años de prisión, bajo las torturas más inhumanas y en la mayoría de los casos pasando varios años sin poder ver a su familia, y aún así, tras rejas y bajo amenazas de muerte y golpizas, se rebelaban contra el poder de los hermanos Castro negándose a vestir los uniformes de presos comunes y a aceptar los planes de reeducación y trabajos forzados.

Ferrer es heredero, además, de la estirpe de los masones cubanos, esos que conspiraron por la independencia de Cuba y contra la dictadura de Batista y luego la de Fidel Castro.

Su esposa lo viene acompañando desde hace más de cinco años y aunque —probablemente— su hijo más pequeño, de apenas tres años, permanezca varios años más sin crecer junto a su padre, Nelva lo apoya, denuncia, intenta burlar los bloqueos de Internet, trata de comprar los medicamentos o alimentos que le lleva cada 45 días, pese a que en ocasiones no se los permitan entrar, insiste en saber de él y hasta se planta frente a la prisión. Su amor es fuerte y pesa más que las amenazas.

En abril de 2019, la Seguridad del Estado le propuso a Nelva la liberación de Ferrer a cambio de su colaboración, es decir, de convertirse en delatora. Ella no accedió. Al día siguiente, su esposo era liberado gracias a la presión internacional.

Por su parte, Ferrer, al ser excarcelado en 2019, luego de seis meses en pésimas condiciones y sometido igualmente a tratos inhumanos y degradantes, afirmó a CubaNet que, pese a la debilidad física, “en cuanto a lo espiritual, a lo moral, vengo con más energías y con más deseos que nunca de potenciar la lucha al máximo hasta alcanzar la libertad y el fin de la tiranía”. Ese mismo mensaje se refuerza en cada visita familiar.

Una Cuba libre no debe pagar deudas ‘repugnantes’

El castrismo es una maquinaria de destrucción y empobrecimiento. Cualquier financiamiento que le ha sido otorgado ha contribuido a dilatar su existencia y azote.

Por Rafaela Cruz, La Habana

En 2011, China perdonó a Cuba 6.000 millones de dólares en deuda; en 2013, México la eximió de pagar 487 millones; en 2014, Rusia hizo lo mismo con 35.000 millones y, en 2015, el Club de París condonó 8.500 millones de un total de 11.100 millones que adeudaba la Isla.

Aun después de tanta clemencia, en 2017, último reporte oficial de deuda externa, el Gobierno cubano reconocía seguir debiendo a entidades extranjeras 17.800 millones de dólares, monto que, con toda certeza, ha aumentado en los últimos años, en parte por nuevos préstamos, en parte por acumulación de intereses y principales impagados.

Hasta aquí hemos hablado de «deuda de Cuba» porque así se trata habitualmente el tema, quizás con demasiada ligereza pues ¿es Cuba —término abstracto que engloba a su población— quien debe ese dinero o es el Gobierno?

En un país donde, mediante mecanismos más o menos efectivos y aceptados por mayoría cualificada, el pueblo elije a sus representantes, no cabría diferenciar, de cara a compromisos financieros, entre nación y Gobierno, pero ¿qué pasa cuando los «representantes» se autoimponen y actúan sin el consentimiento ciudadano?

Casualmente, en este tópico Cuba hizo su primera y única aportación a la jerga técnico-económica mundial. Allá por 1898, cuando el Gobierno interventor norteamericano se hizo con el control de la Isla heredó, además, la deuda externa creada por las autoridades españolas.

El pueblo cubano, extraoficialmente representado por Horatio Rubens y Gonzalo de Quesada, exigió a los yankees no asumir tales obligaciones financieras, alegando que habían sido contraídas sin consentimiento ciudadano. Popularmente se le llamó a aquel compromiso «deuda repugnante», término que la academia económica internacional aceptó y usó.

Lamentablemente, el sonoro término «repugnante» made in Cuba está en desuso; ahora se admite más el finolis «deuda odiosa» para designar aquellos compromisos teóricamente nacionales que son creados por dictadores y sátrapas con la mucha complicidad y alguna ingenuidad de instituciones y empresarios foráneos.

Pero la cuestión no termina en la adjetivación de la deuda. Con el objetivo de que quien financie dictaduras sepa que no podrá cobrar cuando estas caigan, y así dificultarle el acceso a crédito a tan deleznables gobiernos, el Nobel de Economía Michael Kremer —probablemente el mayor teórico de este campo— propuso la creación de un organismo internacional que dictaminase cuáles gobiernos eran «repugnantes», para que las deudas contraídas se cancelasen automáticamente cuando cambiase el régimen. Tal organismo no se ha concretado, pero es una idea que la oposición cubana debe valorar cuidadosamente.

Es importante también saber que, para que una deuda sea considerada repugnante, no basta con que la contraiga un tirano, pues hasta estos pueden hacer inversiones socialmente fructíferas. Debe, por tanto, demostrarse que fue utilizada contra los intereses ciudadanos.

Entonces, para que la deuda externa nacional, total o parcial, pueda ser declarada repugnante, no bastaría probar ante una corte internacional que el castrismo es tiránico; es necesario, adicionalmente, demostrar que la deuda se usó en perjuicio de los cubanos.

Aunque ya eso conllevaría una fundamentación jurídica que excede la competencia de este artículo, los tiros podrían ir por demostrar que el castrismo es una maquinaria de destrucción y empobrecimiento —algo no tan difícil de probar—. Así, podría alegarse que cualquier financiamiento otorgado al castrismo contribuyó a dilatar su existencia y azote, lo que debe considerarse perjudicial para los ciudadanos.

En todo caso, las deudas repugnantes no siempre desaparecen. Tan atrás como en 1917, el jurista ruso Aleksandr Naumovich estableció que «si un poder despótico incurre en deuda no por las necesidades o los intereses del Estado, sino para otorgar mayor fuerza a su régimen despótico, para reprimir a la población que se le enfrenta, etc., esta deuda es odiosa para la población de todo el Estado. Esta deuda no es una obligación para la nación; es una deuda del régimen, una deuda personal del poder que la ha tomado».

La deuda, entonces, de mantenerse tras un cambio de régimen en Cuba, podría muy bien recaer sobre quienes representaron y se beneficiaron directamente de la dictadura; con lo que los extranjeros que están enriqueciéndose en la tranquila Isla comunista de barata y dócil mano de obra, mientras comparten yates y juegos de golf con los jeques del Partido Comunista, mañana tendrán que exigirle a esos mismos camaradas, y solo a ellos, si quieren cobrar sus inversiones. ¡Cuba libre no pagará deudas repugnantes!

A corto y mediano plazo, ¿qué esperar en Cuba?

Por Domingo Amuchástegui, Miami

A corto plazo, ¿qué podemos esperar en Cuba? Examinemos los más importantes factores.

  1. ¿Posible adopción de una remodelación integral del sistema económico imperante, tanto de su sector interno como externo? Muy lejos todavía de ello.
  2. ¿Posible apertura a la Inversión Extranjera (IE) en gran escala? Por cuentagotas y a escala mínima, con la excepción de las promesas pendientes de Sherritt Pernod Ricard, además de la marcada desconfianza actual hacia el mercado cubano y su situación de crisis. Los niveles de colaboración económica con China, la UE y Rusia están completamente estancados y en retroceso.
  3. Proximidad de los cuantiosos pagos y obligaciones que Cuba tiene comprometidos con el Club de París, que, en caso de ser honrados, verán sus capacidades de importación-exportación sensiblemente reducidas.
  4. Por sectores:
  • ¿Posible recuperación de la industria azucarera? Ninguna. Frase genial de un analista cubano: «Tomó cuatrocientos años para fundar la industria azucarera en Cuba y tomó menos de cuatro años para liquidarla».
  • ¿Posible recuperación de la industria turística? En una sociedad agobiada por carencias extremas e inusuales tensiones sociales, donde los centros turísticos son hoy una suerte de ghettosfuera de contexto, sus potenciales atractivos se tornan en algo muy poco atrayente.
  • Exportaciones de níquel + cobalto y las exportaciones de ron, siguen a la espera de las prometidas inversiones de parte de Sherrit Pernod Ricard, con su correspondiente estancamiento.
  • ¿Exportaciones pesqueras? Continúan en su nivel más bajo. Paradoja: Una isla en la que nadie come pescado hace décadas.
  • Este cuadro de componentes de signo negativo, se agrava en extremo —más allá de cualquier imaginación— cuando se le contextualiza en el marco de la situación del sistema electro-energético nacional (SEN), que bordea actualmente un colapso irreversible, a menos que se ejecuten medidas que transformen totalmente, y a corto plazo, la infraestructura y los niveles tecnológicos del SEN.

Todo esto se ve agravado luego del desastre que significó la explosión en laa base de los supertanqueros en el puerto de Matanzas. Cuba no dispone hoy, ni remotamente, de un proyecto de negociación con algún país o empresas —como sí lo fue en su momento el fracasado acuerdo con Siemens AG algunos años atrás— que supongan una acometida transformadora a corto o mediano plazo.

  • A lo anterior, se suma una notable sangría de capital humano —mayormente compuesto por jóvenes—, que emigra legal e ilegalmente hacia EE.UU y otras naciones., en lo que es ya la mayor oleada migratoria de los últimos sesenta y tres años, estimada hoy en 180 000 personas por causa de las extremas carencias, ausencia de horizontes y alicientes a que viene sometida la sociedad cubana, en particular durante las últimas tres décadas.

Algunos indicadores positivos son:

—Exportaciones de servicios médicos y productos biofarmacéuticos marcan la excepción solitaria de algún ascenso en el campo de las exportaciones, con sus cifras oficialmente ocultas hasta hoy.

—Recuperación paulatina en los niveles de ingresos por concepto de remesas de la emigración en ascenso, pero sus cifras aproximadas se mantienen en idéntico mutismo oficial.

—Ascenso del sector de las MPYMES, seriamente comprometido por las restricciones estatales que todavía pesan sobre el mismo (libre interacción con el sector externo, ausencia de financiamientos efectivos, de exenciones fiscales y perjudicado por sobrecargas fiscales), a pesar de ser hoy la principal fuerza generadora de empleos.

A mediano plazo

  • Lo más relevante e inmediato del panorama político sería el fallecimiento de Raúl Castro y José Ramón Machado Ventura, pilares del empecinamiento en mantener el inoperante sistema; y con ello esperar un abordaje más reformador e integral de la remodelación del sistema por parte de dirigentes que se verán así liberados de semejante freno.
  • Estos dirigentes —liberados así de esos poderes tutelares y frenos— deberán despojarse del legado intimidatorio del argumento paralizante esgrimido por Fidel Castro durante sus últimas dos décadas de existencia: «Si aflojamos, lo perdemos todo». Lo contrario es lo que debe prevalecer, y eso lo saben perfectamente muchos de los dirigentes actuales, desde el propio Díaz-Canel hasta Alejandro Gil, ministro de Economía y Planificación. La noción de que si «aflojamos, ganamos», es la que debe abrirse paso. El ejercicio del poder en términos de «ordeno y mando» debe superarse definitivamente.
  • El ascenso de las tensiones sociales y los esquemas represivos a los que se ha recurrido desde el 11-J, propician una atmósfera de inseguridad e inestabilidad que debe convocar a los altos mandos de las FAR y del MININT —desaparecido Raúl Castro— a presionar en favor de cambios más abarcadores que conduzcan a un alivio de dichas tensiones. No puede pasarse por alto que durante décadas estas instituciones armadas no fueron educadas ni orientadas en reprimir a lo interno.
  • El hipotético contexto post Raúl Castro resultaría muchísimo más complejo debido a la ausencia de sustentos internacionales significativos —como pudieran ser China o Rusia en escalas superiores y pasadas experiencias.

En tanto el conflicto permanente con EE.UU. no debe mejorar o atenuarse, sino por el contrario, entraría en una nueva fase de tensiones y choques con las victorias electorales que, de seguro, llevarán de nuevo al Partido Republicano a ganar el Congreso (noviembre de 2022) y, eventualmente, la presidencia en 2024 (con o sin Trump como candidato, pero continuando este en su papel de hacedor de ganadores o kingmaker al seno de dicho partido).

  • Al mismo tiempo, la coyuntura económica mundial, saturada de inflación y creciente tendencia a la recesión, tampoco favorecerá las operaciones y posibilidades del sector externo cubano, lo que continuará limitando sus capacidades importadoras.
  • Un termómetro importante de la situación a mediano plazo, lo constituirán las elecciones en Cuba, a celebrarse en 2024. No debe olvidarse que en el 2018, si se suman los votos negativos y abstenciones, más del 30% por ciento del electorado mostraba su rechazo a los candidatos oficiales. En las actuales circunstancias, ¿debe esperarse un aumento o disminución del respaldo a los candidatos oficiales únicos?

La respuesta es elemental: los niveles de votos negativos y abstención (¡una forma efectiva de votar en contra!) deberán aumentar considerablemente, con el riesgo de colocar a los candidatos oficiales en una situación de minoría, frente a lo cual habrá que preguntarse cómo reaccionará el gobierno.

¿Echará mano a alguna operación fraudulenta, de «magia» con los números? ¡Recurso riesgoso en extremo en las actuales circunstancias! ¿Reconocerá su derrota y pedirá —tras autocrítica de su gestión— un voto de confianza a la población mediante referéndum? Escenarios probables no muy distantes de la crisis actual. Razón por demás para acelerar la remodelación integral del modelo que aminore el impacto negativo sobre las elecciones del 2024.

Sin dudas, la dirigencia cubana entrará en una fase decisiva para su futuro repleto de interrogantes, desafíos y peligros; sortear un campo minado con los ojos cerrados, a menos que abran los ojos y las entendederas…

La cuestión racial, en las penumbras de la sociedad cubana

Por Laura Rivalta, La Habana

Hace unos meses, durante una reunión de amigos en casa, estuvimos conversando acerca del racismo y los prejuicios raciales en nuestro país. Uno de ellos —de piel blanca— en forma genuina preguntaba: «¿Existe racismo en Cuba?», y se respondía a sí mismo: «No caballero, aquí no hay eso».

Al escuchar esta expresión quedé sorprendida, fue difícil asimilar que alguien esté convencido de que en Cuba no existen barreras raciales, siendo un problema que me afecta a diario, como joven negra. Pero como mi amigo también piensan muchos otros cubanos.

Aquellas personas que no pertenecen a la raza negra, difícilmente entiendan la experiencia de vida de los afrodescendientes. Incluso en la sociedad contemporánea, donde ya no se condonan la esclavitud y la trata de personas, ser negro aún resulta complicado. Actitudes como las que sufren los negros que huyen del conflicto armado en Ucrania, desplazados por autoridades que dan preferencia a ciudadanos de piel blanca, demuestran que el racismo todavía corre por las venas de nuestra sociedad.

Los prejuicios están latentes y afectan la vida de negras y negros en todo el mundo, quienes vivimos cada relación social a través de un lente racial cargado de prejuicios y estereotipos; sin embargo, tal fenómeno puede resultar aún más problemático en un contexto en que la cuestión racial se considera superada y se llega a invisibilizar.

La Revolución cubana desde sus inicios tuvo un carácter humanista, enfocada en resolver las desigualdades y dificultades sociales existentes, y así fue con el problema racial. No obstante, a diferencia de otros fenómenos —como el rol de la mujer en la sociedad—, el tratamiento del racismo quedó rezagado y, de forma progresiva, se convirtió en un tema tabú y en apariencia solucionado. En consecuencia, aún la discriminación racial y la situación económica y social del negro permanecen insuficientemente abordadas.

A pesar de sentirme libre y segura en mi país, a lo largo de mis veintitrés años he tenido continuas experiencias discriminatorias que me permiten afirmar la persistencia de prejuicios raciales en nuestra sociedad. Y aunque los afrodescendientes en Cuba generalmente no somos víctimas de macroagresiones, o actos y expresiones racistas explícitas y violentas; las mismas han sido remplazadas por microagresiones, es decir, ofensas breves y cotidianas, manifestadas de forma verbal, conductual o ambiental; sean voluntarias o involuntarias, y expresadas a través de humillaciones e insultos raciales negativos.

Cuando muchos piensan la cuestión racial en Cuba, tienen como punto de referencia el racismo sistémico, la encarcelación masiva, la brutalidad policial y los crímenes de odio en otras latitudes geográficas; circunstancias que juiciosamente los medios internacionales y nacionales han condenado durante años. Es cierto que la brutalidad policial, así como los crímenes de odio, raramente se ven en nuestra sociedad, en la medida en que ocurren, por ejemplo, en Estados Unidos. Sin embargo, ¿es esto señal de que los negros y negras vivimos en un país que no distingue la raza? Rotundamente, no.

Afirmar que en Cuba se ha llegado a una época posracial, invalida las experiencias de aquellos que son marginados. He escuchado en numerosas ocasiones a personas que anulan mis vivencias como joven negra cuando aseguran que los blancos no tienen privilegios, y que al menos en nuestro país no existen manifestaciones racistas.

En Cuba coexisten discriminación racial, racismo estructural, y prejuicios raciales, arrastrados durante años sin ser apropiadamente tratados y solucionados. Los blancos continúan siendo el referente y ostentan las más altas posiciones económicas y de poder en un país donde los afrodescendientes nunca dejaron de estar en segundo plano.

Desde pequeña me percaté de que era diferente. Ser una niña de primaria y escuchar como otros jóvenes, al salir de la escuela, me gritaban «Negra», como ofensa, hizo que cuestionara mi color de piel y me marcó por el resto de la vida.

El bullying es un fenómeno horrible que lamentablemente muchos niños, niñas y jóvenes experimentan en su vida. Sin embargo, sufrirlo a costa de tu color, con tan poca edad, te revela que tu piel no pasará desapercibida, sino que tendrá un rol protagónico en tu vida.

Alguien muy cercano me comentó hace poco, cómo a causa de las burlas en su secundaria y en la calle dejó de mirarse al espejo durante largo tiempo. Esta anécdota me alertó sobre cuán impactante resulta que utilicen tu color de piel para ofenderte; demuestra que la sociedad actual aún considera que ser negro es una «desgracia», o se iguala a ser feo o bruto, en fin, a ser inferior al blanco.

Desde la infancia, los niños y adolescentes adoptan pensamientos y conductas aprendidas en su entorno familiar. Te das cuenta cuando escuchas las burlas hacia el pelo afro de las niñas negras, o como aún lo llaman: «las pasas»; cuando las llaman «feas» porque no tienen un color de piel claro y su pelo no es lacio, o cuando muchos no las encuentran atractivas porque en ocasiones en sus casas se les dice: «Aquí no me traigas una novia negra».

Los niños no nacen racistas, ni con prejuicios instalados en sus mentes de forma automática. Dichas expresiones y conductas se escuchan y se aprenden en la familia, el barrio, la escuela, los medios de comunicación y las redes sociales.

También, como alguna vez debí soportar, muchas niñas y hasta niños negros sufren los daños del llamado desriz de potasa u otro producto químico para lacear el cabello. Y es que, de seguro ha escuchado o ha sido partícipe de la categorización del «pelo bueno» de los blancos y el «pelo malo» de los negros. Hasta a mí a veces se me va, aunque trato siempre de corregirme. Claramente, no hay pelos buenos ni malos, sino de diferentes texturas y cuidados.

Siempre hago esta analogía: la piel blanca es conocida por ser muy sensible a los rayos solares y requiere muchos más cuidados, mientras que la piel negra es más resistente al sol; sin embargo, nadie se refiere a la piel blanca como mala, ni a la negra como buena, simplemente son diferentes.

Que aún se intente denigrar los rasgos afrodescendientes, resulta vergonzoso. Estas denominaciones, —surgidas en época de la esclavitud, cuando los blancos colonizadores se designaron como la raza superior— continúan transmitiendo estereotipos y frases racistas de una generación a otra.

Desrizar el pelo es consecuencia de la denigración hecha al pelo afro y rizado durante años. A pesar de que actualmente vemos a más niñas, adolescentes y jóvenes aceptando su cabello natural, muchas aún buscan sentirse valoradas por una sociedad que las considera no deseadas por tener el pelo afro, la nariz ancha, los labios gruesos y la piel oscura. El laceo del pelo es resultado de prejuicios enraizados en nuestra comunidad, y fue una forma que los afrodescendientes encontraron para encajar y acercarse a los estándares de belleza del blanco.

Crecer con estos estándares crea en personas negras complejos hacia su raza, que las alejan de la belleza y fuerza que tiene nuestro color. Pasamos cada día escuchando frases, chistes y presenciando comportamientos negativos que progresivamente afectan la psiquis, autoestima y dignidad de los afrodescendientes; y en efecto, logran que nos creamos inferiores. Es importante que hagamos saber a nuestros niños y niñas, que ser negro es bello; debemos hacerlos sentir valorados y enseñarlos a aceptarse sin importar lo que sugieran los estándares sociales.

Desde pequeños, muchos afrodescendientes se convencen de que su color de piel es una desventaja, y a la vez aprehenden los prejuicios y estereotipos hacia su propia raza. Es de esta manera que vemos negros con prejuicios hacia otros negros, pues han internalizado el racismo presente en la sociedad.

Casi de manera absoluta puedo afirmar que un niño blanco nunca recibirá ofensas relacionadas a su color de piel, al contrario, se le atribuirán de inmediato todas las cualidades que aún se asocian como inherentes a las personas blancas. Los blancos ya tienen ganadas las cualidades buenas, los negros nos las tenemos que ganar, pues somos juzgados instantáneamente en base al color de piel.

Existe otra microagresión con la que los afrodescendientes debemos lidiar. Ya es normal para muchos negros el saber que tenemos que trabajar y estudiar el doble, pues son diversos los estereotipos a romper en el ámbito escolar y profesional. A lo largo de mis estudios, siempre estuve entre los mejores alumnos, no obstante, sentía que al ser negra tenía que estudiar un poco más y ser más disciplinada.

Primeramente, numerosos profesores tienen prejuicios y asocian con frecuencia la inteligencia y el buen comportamiento a los estudiantes blancos; mientras, los estudiantes negros están sujetos a expectativas y prejuicios que deben romper. En ocasiones, sentía mucha presión, pues si no alcanzaba buenas notas sabía que algunos profesores no me verían a mi, sino a mi raza. Por estas situaciones pasan no pocos afrodescendientes, que detentando cargos y responsabilidades sienten que deben representar a la raza y saben que de no cumplir con las expectativas, el resto dirá: «¡Tenía que ser negro!»; y eso es lo que no queremos que digan.

Cuando un negro comete un error o tiene un mal comportamiento, muchos no lo toman como una acción individual, sino que se lo atribuyen a la raza. Esto es lo que cargamos a nuestras espaladas; los estereotipos que durante años se han construido. Si no eres una persona de color, seguramente no has lidiado con esta experiencia, tu raza no habla más de ti que tu persona.

El racismo y los prejuicios raciales en Cuba subsisten en determinadas frases que oímos a diario. Seas hombre o mujer, si tienes una pareja blanca, seguro has escuchado: «Oye, tú si ganaste», «Vaya, le hiciste un favor a tus hijos», «Tú si adelantaste la raza», «Fuiste inteligente» o «Qué suerte la tuya».

Asimismo, si te destacas en el ámbito escolar o profesional, desde luego has escuchado: «Oye, tú debes ser blanco por dentro», «Tú si eres un negro de verdad» o, como me dijo mi director en el preuniversitario: «No, pero tú por dentro eres rubia de ojos azules», haciendo alusión a mi disciplina y buenos resultados académicos.

O si eres negro con facciones y rasgos de blanco, te han halagado diciéndote: «Es un negrito de salir» o «Eres linda para ser negra», como en diversas ocasiones me han comentado.

En conclusión, te halagan si tu pareja es blanca, si tus hijos no salieron negros como tú, e incluso, si te acercas a sus estándares de belleza. ¿Pero es esto realmente un halago? No creo que deba agradecer a nadie que me diga que adelanté la raza, ni que soy una «negrita de salir» porque tengo «facciones finas o de blancos». Al contrario, me siento indignada, irrespetada, por comentarios y frases que continúan poniendo a la raza blanca en lo alto de la pirámide social, mientras que el negro queda en segundo plano.

Los negros no tenemos que adelantar la raza. Si mi hijo es tan negro como yo, seré tan feliz como si no lo fuera, me sentiré orgullosa de su raza y haré que también se sienta así. No es una desgracia heredar la piel negra oscura, el pelo afro y la nariz ancha.

Por otro lado, si soy buena en mi trabajo y en la escuela, si soy disciplinada y respetuosa, no es porque nací blanca por dentro, pues en realidad soy tan negra por dentro como por fuera. La inteligencia y buenos logros son consecuencia del estudio y sacrificio de cualquier persona, son cualidades que no están asociadas a color de la piel alguno, ni blanco ni negro.

Aún resulta difícil para la sociedad cubana relacionar cualidades buenas con los afrodescendientes. Esto se traduce en los estereotipos asociados a una persona negra. Todavía muchos se asombran cuando comento o saben que soy licenciada en Derecho, trabajo como modelo, domino el idioma inglés, no tuve un hijo con diecisiete años, y tampoco soy revendedora. Si fuera blanca, quizás la reacción sería diferente y no causaría tanta sorpresa.

Y es que la sociedad mantiene una visión reduccionista de las personas negras; aún las ven como delincuentes, trabajadores sexuales o de escasa educación. Un ejemplo cotidiano es cuando están acompañados de un extranjero blanco, y de forma inmediata e inconsciente, las personas a su alrededor y hasta los agentes policiales relacionan al afrodescendiente con la prostitución. Cuántas veces no ha sido inquirido por las autoridades un negro acompañado de extranjeros; y solo luego de demostrar su nivel de educación y trabajo logra evitar la detención.

Esto me hace recordar la publicación en Instagram que realizara una influencer negra colombiana sobre su experiencia cuando viajó a Cuba con su esposo blanco. Ella comentaba lo mal que se sintió en cada lugar al que iba, las miradas discriminatorias y la falta de atención, pues a la hora del servicio siempre se dirigían a su esposo, al asumir que por ser negra y estar acompañada de un blanco, él era el proveedor. No les pasaba por la mente que pudiera ser su esposa, y una mujer independiente y trabajadora.

En muchos casos nuestro color de piel nos impide alcanzar metas y establecer relaciones deseadas. Aún vemos como el mundo del ballet clásico es predominantemente blanco, no imagino cuantos niños y niñas negros quedaron sin sus sueños realizados.

En la mayoría de los centros de trabajo o negocios, estatales y privados, e instalaciones turísticas, los negros continúan ocupando los trabajos peor remunerados, con pocas excepciones. No es casualidad que todas las trabajadoras de limpieza o los custodios sean afrodescendientes, mientras los gerentes y jefes son blancos. Cuando voy a algún establecimiento gastronómico, sobre todo privado, siempre noto que las dependientas, bartenders y personal que atiende al cliente, son blancos.

La representación de los afrodescendientes en el arte cubano también es clave para reflejar y luchar contra los clichés raciales. Los artistas expresan la realidad que les rodea a través de su arte, sin embargo, también deben romper barreras y construir nuevos paradigmas sociales. El arte influye en la personas y puede impactarlas de forma positiva, o negativa. Es por esto que la representación importa.

Las pieles negras deben estar representadas en el cine, la televisión, la música, la moda…, de manera tal que se rompa con los estereotipos raciales y se deconstruyan los prejuicios. El arte no ha de reafirmar los clichés que existen, sino que debe servir de facilitador en la lucha contra el racismo.

El racismo no es un tema que se aborde con frecuencia en los medios de comunicación en Cuba. Incluso, en el cine y la televisión no se trata a fondo y, cuando se hace, se limita a las dificultades de una pareja interracial. Sin embargo, es importante tener en cuenta que ser negro, y las dificultades que esto conlleva influye en la vida cotidiana, el trabajo, la familia, los comentarios que escuchamos en la guagua, la cola, el taxi y hasta en la escuela.

Se necesita instaurar más espacios mediáticos donde se confronten con frecuencia, de forma íntegra y honesta, los conflictos de los afrodescendientes. De manera clara, se deben develar las disímiles formas en que se manifiestan los prejuicios raciales en Cuba.

La forma en la que concebimos a los afrodescendientes en los medios es realmente influyente en los espectadores, quienes de manera inconsciente asimilan la imagen que se proyecta de una persona negra. En especial la mujer negra «prieta», como muchos le llaman, carece de representación en videos musicales, películas, teleplays, series y programas de televisión. Son numerosos los videos musicales en los que la presencia de protagonistas negras de piel oscura es casi nula; vemos modelos blancas y mulatas de pelo rizo, o «pelo bueno», pero muy pocas veces negras oscuras.

Resulta decepcionante que incluso directores y artistas negros opten por reafirmar los estándares de belleza tradicionales, al anular la representación de mujeres afrodescendientes. Como modelo, he vivido contadas experiencias en las que mulatas o blancas sean preferidas sobre negras con afro. Por lo general, entre muchas modelos blancas y mestizas suelo ser la única negra, cual forma de cumplir con la cuota de negritud. Por el contrario, con clientes extranjeros los modelos negros y mestizos abundan, pues para ellos somos la representación de la cubanía.

Aunque en las series y programas televisivos nacionales se observe mayor presencia de afrodescendientes, todavía se opta por actores y conductores blancos, mestizos o negros con rasgos físicos considerados «finos». De la misma forma, los audiovisuales, perpetúan muchos estereotipos contra los que hemos luchado durante tanto tiempo. Aun cuando aparecen personajes negros en la televisión y el cine, casi nunca son protagónicos o de interés romántico, sino secundarios, en papeles de apoyo, o como delincuentes y marginados; en fin, que en pocas ocasiones desempeñan papeles importantes.

Recuerdo cuando Disney anunció una versión de la película animada La sirenita Ariel cuya protagonista sería negra. Muchas personas blancas que conozco alegaban que con ello arruinarían su infancia. No logro concebir el nivel de ignorancia y egocentrismo de tales individuos, que piensan que esto se trata solamente de ellos y su infancia.

Esto demuestra cuán internalizado tenemos, como sociedad, que la raza blanca sea el referente, al punto de que esas personas nunca pensaron que mi infancia y la de muchos niños y niñas afrodescendientes sí pudo estar arruinada, pues crecimos viendo casi la totalidad de las princesas, barbies y héroes blancos, y ninguno fue de piel negra y pelo afro.

Considero que este tema ameritaría mucha atención, pues la representación es muy importante e influyente, y en Cuba aún tenemos que lidiar con la forma arquetípica en que concebimos al negro en el arte. Y es que la sociedad es diversa, y esa variedad debe verse personificada. La industria cultural tiene que contribuir a la inclusión del afrodescendiente, con el objetivo de superar la idea del blanco como referente cultural casi exclusivo.

El racismo y los prejuicios raciales sí existen en Cuba. Se hace necesario visibilizar en todos los ámbitos, la situación de los afrodescendientes. Resulta clave instruir sobre este fenómeno a los niños y jóvenes en todos los niveles educativos, las comunidades y familias en todos los territorios del país. Los medios de comunicación y las manifestaciones del arte han de servir en el proceso de transparencia del tema. Las instancias de poder deberán manejar la cuestión racial de manera genuina y no como estrategias y estadísticas a cumplir. La sociedad cubana debe despertar y reconocer que el racismo es un problema social aún presente, si queremos construir una nación verdaderamente justa e igualitaria.

Hi 20 SEPTIEMBRE 2022: SOCIALISTA, NO HAY MODELO. SE HACE MODELO AL ANDAR

insider

                      

                               20 SEPTIEMBRE 2022/ LA HABANA, CUBA/ EDICION 1500 ISSN en proceso

                            EDITOR: ABELARDO G. MENA CHICURI  CONTACTO: MENAABELARDO@GMAIL.COM

         POR UNA NACIÓN SOBERANA E INDEPENDIENTE, SOCIALISTA Y DEMOCRÁTICA, PRÓSPERA Y SOSTENIBLE.

                                                                               ………………

                                SOCIALISTA, NO HAY MODELO. SE HACE MODELO AL ANDAR.

 

  1. POSTAL DE AÑO NUEVO: RAFAEL HERNÁNDEZ/ EL NEGOCIO DE CADECA/                                SUAVIZA CUBA REGLAS PARA INVERSIONES EXTRANJERAS:                                                              REDACCIÓN IPSCUBA/ DEMOCRACIA DIRECTA ELECTORAL, EN CUBA SOCIALISTA:                                                FIDEL VASCÓS GONZÁLEZ/ CAPITAL DE CUBA EXIGE CONTROL DE CRISIS DE LA BASURA: REDACCIÓN IPSCUBA/  DERIVA A 180 GRADOS: JUAN M. FERRÁN OLIVA/  A PROPÓSITO DE UNA PROYECCIÓN ESTRATÉGICA PARA EL AZÚCAR EN CUBA: HUMBERTO BLANCO ROSALES/ CUBA RECIBE 971 455 VISITANTES INTERNACIONALES HASTA AGOSTO:                                                                   HUMBERTO HERRERA CARLÉS/

                                                                                ……………….

 

LAS OPINIONES EXPRESADAS EN ESTE BOLETÍN SON RESPONSABILIDAD EXCLUSIVA DE LOS AUTORES. EN EL MISMO SE PUBLICARÁN MATERIALES DE DIFERENTES CORRIENTES DE PENSAMIENTO, EN ARAS DE CONTRIBUIR AL DEBATE REVOLUCIONARIO Y EN FUNCIÓN DE LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO, CONCIENCIA Y EXPRESIÓN.

                                                                          ………………….

 

  1. POSTAL DE AÑO NUEVO

                                                          POR RAFAEL HERNÁNDEZ, ENERO 7, 2022

https://oncubanews.com/opinion/columnas/con-todas-sus-letras/2022-postal-de-ano-nuevo/

 

«¿Por qué, entre todas las legislaciones posibles, es precisamente la del nuevo Código de las Familias la que se va a someter a consulta ciudadana?», me preguntaba un amigo visitante, que siempre carga una alforja de interrogantes sobre lo humano y lo divino.

 

Nuestra conversa transcurría en un restaurante de esos a los que voy únicamente cuando me invitan. Pero como «no hay almuerzo gratis,» según dicen en el Norte, uno va preparado, a cambio, para hacerse cargo de los problemas más complejos del país, al tiempo que mastica un rabo encendido. No sé a ustedes, pero a mí incluso dar clases me pone en tensión, de manera que comer y hasta tomar agua mientras doy una perorata me desconcentra. Acabo por no prestarle atención a lo que estoy comiendo, o dejando que se me enfríe.

 

Lo más simple hubiera sido responderle a mi amigo que este Código aborda aspectos de la vida de la gente en el sensible ámbito de lo privado, y por eso mismo concierne literalmente a todo el mundo, quiérase o no.

 

Hubiera podido decirle que la cuestión del «matrimonio igualitario,» como se le dice aquí, había sido el tópico más discutido en la consulta de la nueva Constitución, por encima de otros tan trascendentes para el orden político y económico, como los cambios de fondo en torno a la propiedad de medios de producción; o el que pone por delante la libertad de manifestación, asociación y reunión, convertido en número uno del hit parade político en 2021.

 

En cambio, se me ocurrió decirle que la consulta era de lo más normal, pues en este país numerosas legislaciones y políticas se habían sometido a consulta desde los años 70. «¿Por ejemplo?«, me dijo él. Ahí fue cuando negocié un chance para terminar mi rabo, con el compromiso de enviarle mis comentarios en un mensaje de Año Nuevo, sobre esta y otras inquisiciones suyas.

 

Entre las consultas legislativas durante más de medio siglo, la primera de mayor alcance fue la del anteproyecto de Constitución de 1976. En aquellas asambleas participaron más de 6 millones de ciudadanos, que propusieron casi 13 mil modificaciones, y unas 2 300 adiciones de contenido. En el referéndum para aprobarla participó 98% de los electores. A pesar del voto abrumador por el SÍ, los votos en contra, en blanco, anulados y abstenciones fueron casi un cuarto de millón.

 

Pongo estos números solo para comparar con 2019, y su circunstancia. No recuerdo que 43 años antes se razonara que los votos anulados, en blanco y las abstenciones equivalieran a un NO, como afirmaron algunos comentaristas sobre la aprobación de la Constitución de 2019; ni que en la lectura de los votos por el SÍ se especulara entonces sobre cuánto de la Constitución de 1976 era compartido realmente por los cinco millones que la aprobaron.

 

Claro que en 2019 los votos por el SÍ bajaron considerablemente, no respecto a lo que se considera una votación abrumadora en otros países, sino a «nosotros mismos» 43 años antes. Empezando porque ese «nosotros mismos» no alude al mismo conjunto de personas ni a la misma sociedad cubana que era, naturalmente, Sin embargo, aun con todas esas salvedades, la votación sobre esta última Constitución, consultada y sometida a referéndum, demostró una altísima participación de los votantes y de aprobación, según los estándares vigentes en el resto del mundo. Ese casi 87% es una cifra insólita en cualquier votación.

 

Los anteproyectos legislativos puestos a consulta, desde entonces, han sido numerosos. Un jurista cubano con reconocida autoridad en materia de derecho laboral, Raudilo Martín, me comentaba algunos hace poco. Entre estos, la Ley 24 de Seguridad Social, discutida en 1979 en todos los centros de trabajo, y que entraría en vigor en 1980; así como el Código de Trabajo (1984); y la Ley 105 de Seguridad Social (2008). El nuevo Código de Trabajo (Ley No.116), tres décadas después, en 2014, se discutiría en los centros laborales, antes de debatirse y aprobarse (por mayoría) en la Asamblea Nacional.

 

Para Raudilio, que fue asesor de la CTC durante mucho tiempo, la experiencia de los Parlamentos obreros, en 1994, propició un momento de protagonismo para los sindicatos, que puso en primer plano su rol en una democracia socialista, no limitada a un orden institucional establecido, ni a programas de reformas formulados en un estilo tecnocrático.

 

Como se sabe, la politica reformadora conocida como «Actualización del modelo,» y su documento rector, los Lineamientos económicos y sociales, fueron debatidos y enmendados mediante un proceso de consulta muy amplio, antes de someterse a aprobación en el VI Congreso del Partido (2011). Esta consulta, y sobre todo la de la Constitución, en 2018, no fueron meras ceremonias, pues dieron lugar a conocidas modificaciones, que he comentado en otros momentos.

 

No encuentro contradicción entre esta práctica y la idea de que los derechos deben ser reconocidos y asumidos en cualquier circunstancia, ni tampoco en afirmar que la justicia social no es un mero sinónimo de lo que piensa una mayoría. De hecho, tampoco recuerdo que ante las consultas mencionadas arriba, los juristas de mayor prestigio, incluidos los catedráticos universitarios, las juzgaran como prácticas restringidas o formales, ni las confundieran con plebiscitos, sino más bien se identificaron con su sentido político como ejercicio democrático, es decir, participativo.

 

En efecto, todos los ejemplos anteriores apuntan a la participación como condición esencial de un sistema que se define democrático, no nada más la aritmética de los votos. La consulta, garantizada como un acto irrestricto de libertad de expresión y debate de ideas, no es inferior al acto de votar, trátese de elecciones, plebiscitos, referéndum. Cifrar en el sufragio directo y secreto la clave de la democraticidad de un sistema político es como confundir el sentido de la familia como matriz ciudadana con el acto de matrimonio de una pareja, sea heterosexual o LGTB.

 

Desde una visión cualitativa de la democracia, en términos de participación y protección de los derechos de todos los ciudadanos, los conceptos de mayoría y minoría no son opuestos ni excluyentes. Bien vista, la justicia social no es el imperio de una mayoría aritmética, sino la que preserva y reivindica a la suma de las minorias en desventaja. El sentido social de esa justicia, naturalmente, no solo se mide por abrir el espacio para hacer posible el resarcimiento de los grupos subalternos desde ellos mismos, sino para emancipar de sus hábitos de mando a los dominadores.

 

En ese complejo proceso, ni el Estado ni las leyes son sino facilitadores, que contribuyen (o no) a levantar barreras, por donde puedan pasar los diversos grupos sociales, y a minimizar la tensión entre intereses particulares. Si las normas de acceso social, las leyes y los aparatos de la justicia, y las ideas sobre lo políticamente correcto fueran suficientes para hacer valer los derechos que garanticen la libertad y la igualdad de los ciudadanos, en la Cuba de hoy habrían desaparecido las asimetrías de clase y estatus social, género, color de la piel, credo religioso, región. Es decir, que el espíritu de las leyes relacionadas con la igualdad social no se deriva de su mera aplicación, ni camina solo.

 

Sin transformar las instituciones sociales y su papel, es decir, los centros de trabajo y las relaciones laborales, las escuelas y los estilos de la educación, los medios de comunicación y su función en el sistema, las organizaciones sociales y su representatividad real, la producción artística e intelectual como formadora de una cultura ciudadana, la vida comunitaria y su espacio propio, la esfera pública como espejo de la sociedad toda, muy difícilmente puede renovarse una conciencia cívica, ni un pensamiento crítico que signifique algo más que el atributo de algunas élites. Es decir, el cambio solo puede generarse desde la sociedad misma.

 

Pues, como se sabe, no hay más democracia política sin democracia social; ni cambio de mentalidad sin transformar las relaciones sociales reales.

 

Mi amigo quizás me diga que, para una postal de Año Nuevo, esta fue una respuesta muy larga. Y algunos lectores tal vez me compartan por privado que «la pregunta del gringo era un medio, y tú le contestaste una peseta.» Ambos tienen razón.

 

Pero siento que, en el fondo del debate en torno al Código de Familias, se cruzan todos nuestros problemas. O más bien, es un espejo donde nuestras ideas y sentimientos sobre lo justo, lo ético, lo correcto, lo «humano,» lo «natural,» lo «privado,» se muestran en toda su tensión y heterogeneidad.

 

Donde salen a flote nuestras creencias, incluidas los estratos de culturas heredadas, fes religiosas, reglas de convivencia, impregnaciones ideológicas, revueltas del sentido común. Y donde todo eso se reúne con ideales frustrados, reflujos de la participación, consenso político heterogéneo, vibradores ideológicos multiplicados, rebrotes conservadores, auge de la imagen de lo privado vs. lo público. Los que confunden el par Estado-sociedad civil como pugilato entre dos contendientes podrían enterarse de que el cambio real en ese par se refiere más bien a todo lo anterior.

 

Algunos amigos califican a 2021 de annus horribilis, siete plagas incluidas. Otros, que los cubanos estamos transidos por la desesperanza y el descreimiento. Otros, que vivimos una extrema polarización, equivalente a una «guerra civil ideológica.» Otros, que somos unos bichos raros, y debemos luchar por recuperar la condición de «país normal» que una vez tuvimos.

 

Sin embargo, pienso que hemos aprendido mucho en estos dos últimos años, incluidos los caminos para lidiar con plagas, desesperanzas y polaridades. Sabemos más de «nosotros mismos» de verdad, sobre las reales maneras de pensar y comportarnos, incluida la brecha entre ambas. Sobre las diferencias entre un artículo de la Constitución y las políticas con que se relaciona, pero sobre todo de las mediaciones que las enlazan.

 

Sobre los problemas aparejados a la caducidad de un modo de hacer política sin que aún emerja otro; a la confusión de roles entre líderes, dirigentes y funcionarios; y a diferenciar entre el genuino pensamiento crítico y los discursos de un contingente de detractores profesionales.

 

Hablando como los locos, por estos días se conmemora el aniversario del asalto de los trumpistas al Congreso. El 65% de los estadounidenses afirma que el país sufre una profunda crisis politica, casi la mitad de los republicanos asegura que hubo fraude en las últimas elecciones, y el presidente ha perdido buena parte del apoyo con que llegó a la Casa Blanca, a menos de un año de mandato.

 

Por supuesto que no soy de los que se consuelan comparando nuestros males con los de otros. Pero de vez en cuando podríamos calibrar lo que nos pasa, mirando a los demás, aunque solo sea para tener noción del mundo en que vivimos, y aprender a aprender de nosotros mismos, sin aldeanismo, pero también sin autoconmiseracón.

 

Se me ocurre que, en vez de usar la consulta sobre el Código para enconar discrepancias a nombre de una determinada doctrina, de uno u otro signo, podría aprovecharse como ejercicio de diálogo y aprendizaje.

 

Digamos, que más allá de la puja por legalizar (o ilegalizar) que una pareja de cualquier sexo pueda encabezar una familia, se convirtiera en oportunidad para debatir con argumentos y diálogo real, a fin de avanzar en el camino de legitimar ese reconocimiento en la conciencia cívica. Son dos cosas muy distintas, según demuestra nuestra propia historia, y también la de otros.

 

En el inglés del Norte y del Reino Unido, le llaman litmus test a una prueba que revela y demuestra, como hace el papel de tornasol en un líquido, e indica posible éxito o fracaso. Ojalá el debate sobre el Código pudiera convertirse en un litmus test de nuestro aprendizaje para 2022.

                                                                                    ………………….

 

                                                                            EL NEGOCIO DE CADECA

 

Como era de esperar, las más recientes medidas implementadas por nuestro de Gobierno, de compra y venta de divisas, supuestamente para insuflar aires a nuestra economía; se ha convertido en un novedoso y lucrativo negocio. La reventa de dicha moneda por quienes estudiaron el asunto y le han “cogido la vuelta”, es hoy la más fácil y mejor manera de enriquecerse rápidamente.

 

Ya el nuevo empleo o «negocio” es algo normal, habitual y que ocurre en las narices de la PNR y funcionarios. Se efectúa impunenente en los alrededores de los establecimientos de CADECA, áreas que se habilitaron para las actividades de Compra y Venta. Si pasas en el horario de la medianoche en adelante, frente a las CADECA, verás a los revendedores organizados como un «clan o mafia organizada» de las divisas. Van en grupos de hasta 10 personas y cuidan, a la vez que controlan las colas.

 

Allí duermen en bancos o en los portales, con cartones en el suelo, se tapan con sus colchas y así en la mañana adquieren una cantidad que podría rebasar los 1000 USD a 123.60 CUP. Algunos negociantes con poder adquisitivo, pagan a otros para que permanezcan allí y cuiden sus números, los que pueden ser vendidos a algún «desesperado» o simplemente acaparar la moneda, que de inmediato será revendida a un precio entre 150 – 153 CUP por 1 USD.

 

Las ganancias por esa noche de «cola», para la familia o «pandilla» será cercana a $ 27000 pesos y así, repetitivamente como un ciclo interminable, un día tras otro. Por ende, el trabajador no podrá adquirir jamás una cantidad cualquiera, pues el lucrativo negocio ya tiene dueños que no permiten la intromisión de ningún ajeno a su «red».

 

Cómo viene sucediendo en los últimos años. quienes no trabajan son los que más se benefician y muestran un mejor nivel de vida. He escuchado a niños responder al preguntársele que van a ser de grandes, contestar: Negociante !!

 

Cada nueva medida o acción del Estado, va seguida de descontento popular, pues a la larga nunca favorecen al obrero, generalmente empeoran la situación, ya de por sí complicada. Esta pudiera mirarse positivamente, como una nueva forma de empleo en la que muchas familias, mejoran su situación económica, pues se están beneficiando de la reventa. No se exige nivel escolar, ni antecedentes laborales, tiene horario abierto y todos pueden hacerlo. Se acaba de crear un nuevo perfil ocupacional, (muy lucrativo por cierto) para coleros y revendedores. Empleo ideal para indisciplinados sociales, sin ningún vínculo laboral.

 

Ahora quien realmente necesite adquirir el USD o el Euro para realizar alguna operación o viajar, tendrá que pagar bien caro, pues nunca existirá acceso a los turnos. Esas listas, ya tienen dueños, esos que duermen cada día y que deciden quién podrá comprar. Son los mismos, que son «amos y señores»…Y que al término del mes, han acumulado la bagatela de 800 mil pesos, (más de tres cuartos de millón); por concepto de pernoctar en la CADECA. Increíble, verdad?

 

Mientras lo que gana un profesional, con nivel científico es poco más de 5000 CUP mensuales. Para qué tanto estudios y sacrificarte para ir a una Universidad…si un subnormal, con visión de la «Calle», descubrió que si adquieres el USD a $ 123.60 y en minutos los vendes a 153, al día siguiente a 155 y así sucesivamente, verá prontamente llenarse sus arcas. Claro, esto es solo para los que no trabajan o no estudiaron, no está diseñado para los que se sacrifican.

 

No nos asombremos si antes del mes de Diciembre, el «verde» y el MLC se coticen a $ 250, aunque a muchos parezca inaúdito. El método, ha ido alimentando al «Mercado Negro», y hoy la desmotivación y decepción entre los profesionales se han convertido en un serio problema. Y no creo que se podrá culpar de ello al Bloqueo.

 

En resumen, la venta de divisas a la población solo ha beneficiado a los que no trabajan y viven de las colas. Así como a quienes poseen negocios privados. Los acaparadores, ofertan en los grupos de Revolico, todo lo que necesitas hasta a 5 veces su precio de ventas. Al tiempo que los establecimientos en MLC permanecen vacíos, o solo exhiben estantes repletos de pomos de agua embotellada.

 

Al paso que vamos, Cuba será declarada oficialmente en cualquier momento, primer País Paraíso para analfabetos, vagos y lo ilegal. Horror!!  Tal parece que nada tiene ni pies ni cabeza..y quién le pone el cascabel al gato ???

                                                                                      ………………..

 

                                                       SUAVIZA CUBA REGLAS PARA INVERSIONES EXTRANJERAS

                                                             POR REDACCIÓN IPS CUBA 16 SEPTIEMBRE, 2022

 

Cuba quiere atraer, con prontitud, inversiones extranjeras a su actividad comercial interna. Lo evidencian las facilidades financieras y los objetivos que comentó y amplió el gobierno en el foro empresarial celebrado hace unos días en el Hotel Nacional, de La Habana.

 

La medida concitó a mediados de agosto atención generalizada de los analistas, los medios de comunicación y la población, por el impacto que se propone en un momento crítico de la economía, con tiendas y abastecimiento deprimidos. Pero también por la novedad política que implica en un modelo que era renuente a ver compañías extranjeras en la gestión del comercio cubano.

 

La presencia de empresarios de varios países y de representantes de embajadas en el foro envío otra señal de interés preliminar ante esta apertura, esta vez una señal de posibles inversionistas.

 

Negociar en divisas

 

Un equipo de funcionarios encabezado por el ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, evidenció en el foro empresarial la intención de maniobrar con flexibilidad y pragmatismo. Lo confirma tanto la medida como la forma en que se proponen implementarla. Gil anunció que se permitiría a los inversionistas operar en divisas dentro de la economía cubana.

 

La viceministra de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Ana Teresita González, enumeró las facilidades que aportaría un esquema financiero diferenciado en estas inversiones. Además de operar con divisas para ejecutar cobros y pagos dentro de la economía cubana, estos inversionistas podrán disponer de cuentas reales en divisas. Esta opción orientaría a los empresarios extranjeros hacia las redes del comercio mayorista y minorista que operan hoy en MLC. Además de propiciar la restauración de este comercio, al Estado le quedarían las ganancias de impuestos y cuotas de arrendamiento de locales, que podría redirigir luego al maltrecho mercado en moneda nacional.

 

El ministro de Economía, sin embargo, dejó claro que el gobierno no renuncia al objetivo de que cuando la economía recupere fuerzas, vuelva a operar totalmente en pesos cubanos, con un tipo de cambio económicamente fundamentado, que garantice la convertibilidad interna de la moneda nacional. “Cuando ese momento llegue -dijo-, esas actividades que están autorizadas a operar en divisas, pasarán a hacerlo en CUP”.

 

La viceministra también anunció una flexibilización de los requisitos que se le exigen al inversionista al presentar sus proyectos, mediante documentación y estudios más sencillos. La intención de agilizar los trámites es evidente.

 

Comercio mayorista y minorista

 

El gobierno reiteró a los invitados del foro que dará prioridad para incursionar en el comercio interno cubano a las empresas extranjeras presentes ya en este país. Los inversionistas de España, líderes en los negocios del turismo, pueden verse privilegiados en este nuevo campo de actividades.

 

En el foro, el gobierno mostró que por esta vía se propone reabastecer, entre otros sectores, la comercialización mayorista y minorista de insumos del transporte, incluidos neumáticos, productos refrigerados, alimentos, vidrios y artículos de goma, así como desarrollar una cadena de tiendas minoristas, de nombre propio, con variedad de productos.

 

Más que buscar capital para nuevos almacenes e industrias, el ministro de Economía manifestó el interés de invertir en recuperar capacidades de almacenamiento y producción que hoy se encuentran subutilizadas. Queda por ver cuáles resultan tecnológica y logísticamente atractivas para esos empresarios.

 

La recuperación del comercio mayorista parece la primera aspiración del gobierno con esta medida. Según reiteró el foro, estas inversiones extranjeras atenderían una demanda insatisfecha de materias primas y recursos de los productores, que descansa en buena medida sobre las importaciones. La opción de abastecimiento beneficiaría tanto a empresas estatales como a las privadas que se encuentran en expansión bajo el cartel de mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas).

 

Casi simultáneamente con el foro, la mipyme Carne D’ Tres, que cada año produce y comercializa unas 130 toneladas de carne de cerdo y derivados, se anunció como la primera privada cubana en recibir una inversión extranjera directa.

 

En el foro intervinieron para presentar intereses el ministro de Transporte, Eduardo Rodríguez Dávila, la ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez, y representantes de otros organismos de la administración estatal y de grupos empresariales. (2022)

                                                                                              …………….

 

                                              DEMOCRACIA DIRECTA ELECTORAL, EN CUBA SOCIALISTA

                                               POR FIDEL VASCÓS GONZÁLEZ, 10 DE SEPTIEMBRE DE 2022

                                                             https://cubayeconomia.blogspot.com/

 

El Estado surgió hace miles de años como resultado de la división de la sociedad en clases sociales antagónicas y la lucha entre ellas. Su característica esencial lo define como un aparato en manos de la clase económica y políticamente dominante para reprimir al resto de la sociedad. Desde aquel remoto pasado y a lo largo de la historia humana posterior, las masas subyugadas por el Estado han luchado para lograr su emancipación.

 

El objetivo de esta lucha está muy bien definido en la declaración política del V Congreso del Partido Comunista de Cuba (octubre 1997) titulada “El Partido de la unidad, la democracia y los derechos humanos que defendemos”. En su texto se lee lo siguiente:                                                                                           

 

“La idea de una sociedad democrática, donde el pueblo ejerza la autoridad y se gobierne a sí mismo, ha acompañado a la humanidad a lo largo de la historia como un ideal y elevado anhelo que siempre los poderosos han tratado de aplastar mientras otros la han considerado una quimera inalcanzable.”                            

 

“Su presencia permanente durante siglos, antecediendo a nuestra era, precediendo incluso a muchas religiones, le ha dado a esa aspiración un valor universal colocada en el centro de las reflexiones mas nobles y las luchas mas heroicas del hombre.”

 

“La esencia de esas luchas ha sido siempre la emancipación humana, sin la cual se hace imposible la realización del ideal democrático.”

 

“Aunque los imperialistas pretendan adueñarse del concepto de democracia, su sistema, en esencia antidemocrático, explota, oprime y excluye a las grandes mayorías. Para engañarlas hablan de la democracia representativa, pero ella expresa solo los intereses de las oligarquías.”

 

“La democratización continúa siendo una meta consustancial a la lucha de los trabajadores, los humildes, los oprimidos del mundo. Ella adquiere una importancia aun mayor en la actualidad cuando la globalización neoliberal pretende imponer un capitalismo totalitario: en él solo existe el mercado y el pueblo no cuenta para nada.”

 

 “Nuestra democracia socialista es esencial en la continuidad de la obra que iniciamos en 1959, en favor de las mas humanas relaciones sociales. Ella abre la posibilidad de proseguir la marcha de la Revolución hacia adelante, para entregar a los cubanos del siglo XXI un país, como quería Martí, con toda la justicia conquistada”.

                                                                                              ………………

 

En estos textos del V Congreso del Partido se resume la concepción de la democracia que promueve la Revolución Cubana con el objetivo de que el pueblo se dirija a si mismo sin depender, en los principales asuntos públicos, de las decisiones de sus representantes que, a su vez, el propio pueblo postula y elije.

 

La trayectoria electoral del proceso revolucionario cubano demuestra los avances alcanzados en este objetivo y los retos a los que se enfrenta para su plena consecución, lo que pretendo evaluar en los párrafos siguientes.

 

Desde su instalación en 1959 la organización electoral del sistema político cubano para constituir los poderes del Estado ha seguido un derrotero en pos de alcanzar la plena democracia en la cual el pueblo se dirija a si mismo. Las condiciones objetivas y subjetivas de cada momento han determinado que los avances hayan sido por etapas, como puede apreciarse a continuación.

 

La Ley Fundamental de 7 de febrero de 1959, promulgada por el Gobierno Provisional Revolucionario a escasas semanas del triunfo del primero de enero de ese año, determinaba que el poder legislativo se ejercía por el Consejo de Ministros mientras que el poder ejecutivo lo atribuía al Presidente de la República, asistido por el Consejo de Ministros. Al Presidente de la República le correspondía nombrar y remover libremente a los Ministros de Gobierno incluyendo al Primer Ministro. La Ley es omisa en cuanto a cómo se designaba al Presidente de la República, pero la práctica indicó que esa responsabilidad correspondía al Consejo de Ministros, pues fue este órgano quien designó al Dr. Osvaldo Dorticós Torrado en ese alto cargo, en sustitución del Dr. Manuel Urrutia Lleó quien ocupaba esa responsabilidad y había renunciado.

 

Durante esta etapa provisional los cargos superiores del Estado y del Gobierno no eran electos, sino designados por las mas altas autoridades revolucionarias que gozaban de un elevado prestigio político ante el pueblo habida cuenta de su ejecutoria en la victoriosa lucha contra la tiranía de Batista y sus proyecciones conceptuales y realizaciones prácticas para transformar la sociedad en beneficio popular. Junto a ello hay que tener en cuenta que una Revolución verdadera como la cubana es fuente de derecho.

 

La provisionalidad del Gobierno Revolucionario se extendió hasta la entrada en vigor de la Constitución de 1976 que, en materia de organización del Poder Popular, establecía asambleas a nivel nacional, provincial y municipal. Esta Constitución disponía que la Asamblea Nacional del Poder Popular era el órgano supremo del poder del Estado y el único con potestad constituyente y legislativa de la República.

 

La Asamblea Nacional del Poder Popular elegía, de entre sus diputados, al Consejo de Estado, integrado por un Presidente, un Primer Vicepresidente, cinco Vicepresidentes, un Secretario y veintitrés miembros más. El Presidente del Consejo de Estado era jefe de Estado y jefe de Gobierno. Los diputados integrantes de la Asamblea Nacional eran elegidos por las Asambleas Municipales del Poder Popular.

 

La Constitución de 1976 disponía que el Consejo de Ministros era el máximo órgano ejecutivo y administrativo y constituía el Gobierno de la República. La Asamblea Nacional designaba, a propuesta del Presidente del Consejo de Estado, al Primer Vicepresidente, a los Vicepresidentes y demás miembros del Consejo de Ministros. El Presidente, el Primer Vicepresidente y los Vicepresidentes del Consejo de Ministros integraban su Comité Ejecutivo, órgano que podía decidir sobre las cuestiones atribuidas al Consejo de Ministros.

 

En cuanto a los órganos locales del Poder Popular, los delegados a las Asambleas Municipales se elegían por circunscripciones electorales previamente determinadas, eran postulados directamente por los electores de la circunscripción y elegidos por éstos mediante el voto libre y secreto en boletas electorales que incluían, al menos dos y hasta ocho candidatos para cada cargo a elegir. Las Asambleas Municipales elegían, a través del voto secreto, a los delegados a las Asambleas Provinciales del Poder Popular.

 

La Constitución de 1976 instauró por primera vez la designación de los cargos a las Asambleas Nacional, Provinciales y Municipales mediante elecciones, en las cuales los ciudadanos postulaban y elegían directamente solo a los delegados a las Asambleas Municipales, quienes,  después de elegidos, actuaban como sus representantes para elegir a los delegados a las Asambleas Provinciales y a los diputados a la Asamblea Nacional, propuestos en estos dos últimos casos por Comisiones de Candidaturas integradas por la Unión de Jóvenes Comunistas y las  organizaciones de masas.

 

Un mérito excepcional de esta Constitución reside en promulgar que el partido político único que dirige la Revolución no postula a los candidatos a los cargos electivos del Estado. Con esta decisión, la concepción y práctica constitucional cubana se aparta del método que utiliza el resto del mundo, pues en todos los países donde existen este tipo de elecciones los candidatos tienen que ser necesariamente postulados por los partidos políticos y no por el pueblo directamente o las organizaciones de la sociedad civil. Que el partido político no postula es un aporte de la Revolución Cubana a las ciencias políticas y específicamente al sistema electoral del Estado.

 

En 1992 la Asamblea Nacional aprobó una Reforma a la Constitución de 1976 mediante la cual se estableció que los diputados de la Asamblea Nacional y los delegados de las Asambleas Provinciales del Poder Popular serían elegidos por el voto libre, directo y secreto de los electores, y no por las Asambleas Municipales.

 

Los delegados a las Asambleas Municipales seguían siendo postulados y elegidos por los electores de las circunscripciones. Con esta Reforma Constitucional se dio un paso mas en el desarrollo de la democracia socialista, otorgando a los electores la responsabilidad de elegir a quienes serían los integrantes de los órganos electivos del Estado en los niveles provinciales y nacional, los cuales continuarían siendo postulados por las Comisiones de Candidatura integradas por la UJC y las organizaciones de masas.

 

La Constitución de 2019 mantuvo lo dispuesto por la Reforma Constitucional de 1992 en cuanto al sistema electoral de la nación. En materia de organización y funcionamiento del Estado, entre las modificaciones mas importantes introducidas por la nueva Constitución se incluyen el establecimiento de los cargos de Presidente de la República, de Vicepresidente de la República y de Primer Ministro, así como la supresión de las Asambleas Provinciales del Poder Popular, las cuales fueron sustituidas por un Gobierno Provincial del Poder Popular conformado por un Gobernador y un Consejo Provincial.

 

El Presidente de la República es el Jefe del Estado y es elegido por la Asamblea Nacional del Poder Popular  entre sus diputados, a propuesta de la Comisión Nacional de Candidatura. El Vicepresidente de la República es elegido de la misma forma. El Primer Ministro es el Jefe de Gobierno de la República y es designado por la Asamblea Nacional del Poder Popular, a propuesta del Presidente de la República.

 

Por su parte, el Gobernador, que es el máximo responsable ejecutivo-administrativo en su provincia, es elegido por los delegados de las asambleas municipales del Poder Popular correspondientes, a propuesta del Presidente de la República. El Vicegobernador es elegido en la misma forma que el Gobernador. A su vez, el Consejo Provincial es el órgano colegiado y deliberativo presidido por el Gobernador e integrado por el Vicegobernador, los presidentes y vicepresidentes de las asambleas municipales del Poder Popular y los intendentes municipales.

 

La Constitución 2019 también estableció la Administración Municipal, la cual tiene como objetivo esencial satisfacer, entre otras, las necesidades de la economía, de salud, asistenciales, educacionales, culturales, deportivas y recreativas de la colectividad del territorio a que se extiende su jurisdicción, así como ejecutar las tareas relativas a la prevención y atención social. El Consejo de la Administración Municipal es designado por la Asamblea Municipal del Poder Popular, a la que se le subordina y rinde cuenta, y es presidido por el Intendente, tiene carácter colegiado, desempeña funciones ejecutivo-administrativas y dirige la Administración Municipal.

 

Con vista a asegurar el perfeccionamiento del sistema electoral del país, la Constitución 2019 dispuso la creación del Consejo Electoral Nacional como órgano permanente del Estado, que tiene como misión fundamental organizar, dirigir y supervisar las elecciones, consultas populares, plebiscitos y referendos que se convoquen, asistido por los Consejo Electorales provinciales, municipales y de circunscripciones.

 

El Consejo Electoral Nacional está integrado por el Presidente, el Vicepresidente, el Secretario y los vocales previstos en la ley. Los integrantes del Consejo Electoral Nacional son elegidos y revocados, según corresponda, por la Asamblea Nacional del Poder Popular o, en su caso, por el Consejo de Estado.

 

Con la Constitución 2019 se han creado las condiciones para completar lo alcanzado hasta hoy, y avanzar hacia la plena Democracia Directa Electoral en Cuba, mediante la cual los electores no solo elijan sino también postulen a todos los candidatos a elegir. En la situación actual, los delegados de las Asambleas Municipales se postulan y eligen directamente por los electores, procedimiento que se aplica desde hace varios años y que ha demostrado su viabilidad y eficiencia. Las Asambleas Provinciales ya no existen por lo que los electores no tienen que postular y elegir delegados a esas instancias. Los diputados a la Asamblea Nacional son elegidos por los electores.

 

Para alcanzar la plena Democracia Directa Electoral en Cuba solo faltaría que los diputados sean postulados también por los electores, suprimiéndose las actuales Comisiones de Candidatura.

 

Concibo el procedimiento para que los electores postulen directamente a los diputados de la siguiente forma. Los candidatos a diputados serían postulados por la provincia donde residen. Se abriría un tiempo para que los ciudadanos que deseen postularse, se pronuncien al respecto como candidatos autónomos.

 

Teniendo en cuenta que el número de candidatos que se autopropongan sería superior a los diputados a elegir, se organizarían Elecciones Primarias Directas para reducir su número de acuerdo a una escala de los votos que obtengan. Los candidatos mas votados en las Elecciones Primarias Directas se nominarían en la boleta electoral y en un número mayor a los cargos de diputados a elegir mediante una boleta abierta y no cerrada como se realiza actualmente.

 

Los candidatos a diputados tendrían la oportunidad de exponer ante los electores su programa de trabajo que acometerían al ser electos y los temas que defenderían y rechazarían, para lo cual utilizarían los medios de comunicación con un tiempo igual para todos y las amplias posibilidades que brinda Internet.

 

Al respecto se prohibirían los “pasquines electorales” utilizados antes de 1959 en nuestro país, con las fotos y lemas de los candidatos, que provocan el justo rechazo de la población. Con este método se modificaría el actual procedimiento mediante al cual solo se exponen los méritos del candidato y su biografía laboral.

 

Variantes de Elecciones Primarias ya se practican en países de América Latina. La mas exitosa es la del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) mediante la cual, el 21 de noviembre de 2021, el Partido escogió sus candidatos finales a incluir en la boleta para elegir a 3082 gobernadores, alcaldes e integrantes de los consejos legislativos regionales y consejos municipales del país.

 

A las Elecciones Primarias Abiertas (EPA) del PSUV para escoger a sus candidatos a dichos cargos públicos se presentaron 100 mil pre-candidatos propuestos por las bases del Partido. El 8 de agosto se realizaron las EPA en la cual participaron mas de 3,5 millones de electores y no solo del PSUV, pues cualquier ciudadano venezolano podía participar en la elección de los candidatos partidistas. Como resultado de las EPA se oficializaron unos 30 mil candidatos del PSUV para aspirar a ocupar los 3082 cargos electivos en una relación de 10 candidatos por cada cargo a elegir.

 

En nuestro caso, el principal objetivo que se lograría con la Postulación y Elección Directa de los Diputados por los electores es la óptima legitimización de los integrantes de la Asamblea Nacional como los representantes populares de mayor respaldo político, moral y cívico de la nación. A su vez, los diputados responderían de su actuación solo ante sus electores, los cuales podrían revocarlos en todo momento.

 

Con este procedimiento para postular y elegir a los diputados, la Asamblea Nacional adquiriría una proyección superior a la actual y sus responsabilidades ciudadanas y legales estarían por encima del Consejo de Ministros y del Sistema de los Tribunales.

 

Con ello se superaría el concepto de “independencia de poderes” proclamada por la democracia burguesa, instaurándose una nueva democracia socialista donde todo el poder estaría concentrado en la Asamblea Nacional la cual no estaría subordinada a ningún otro órgano u organismo estatal, político o social. Los llamados “poder ejecutivo” y “poder judicial” no tendrían actuación independiente y serían “funciones del Estado” subordinados a la Asamblea Nacional, la cual asumiría el poder supremo del Estado como última instancia en materia legislativa, ejecutiva y judicial. El método de la Democracia Directa Electoral también abarcaría a los cargos dirigentes de los órganos electivos mediante la postulación de candidatos autónomos.

 

Con estas ideas pretendo abrir el debate hacia un perfeccionamiento de la democracia socialista en Cuba en la cual los electores jueguen el papel protagónico que les corresponde, para lo cual me baso en la línea de masas promovida y aplicada en múltiples ocasiones por Fidel Castro, líder histórico de la Revolución Cubana.

 

Comprendo que una modificación de esta magnitud, cuyas repercusiones abarcarían no solo el proceso electoral sino al modelo del sistema político en su conjunto, el cual mantendría las funciones dirigentes del partido político único, no puede realizarse en un corto tiempo y requiere de un diseño ampliamente debatido para analizar todas sus aristas, así como de una masiva preparación política y cívica de la población y los cuadros del país llevada a cabo mediante un largo proceso por etapas.

 

El objetivo del empeño sería alcanzar que el pueblo, que es el soberano, postule, elija y controle directamente la actuación de sus representantes en todos los niveles y que éstos reconozcan a sus propios electores como única instancia a rendir cuenta de su trabajo como delegados y diputados, perfeccionándose de esta forma el control popular en general. Para ello también habría que establecer un procedimiento expedito para revocar en cualquier momento a quienes no cumplan con el mandato del pueblo.

 

En próximos artículos abordaré otras modalidades de la Democracia Directa, convencido que pudiera ser la forma mas consecuente de la plena democracia socialista a la que aspiramos.

                                                                                         ……………..

 

                                               CAPITAL DE CUBA EXIGE CONTROL DE CRISIS DE LA BASURA

                                                       POR REDACCIÓN IPS CUBA 12 SEPTIEMBRE, 2022

 

 Las denuncias en las redes sociales sobre la situación de la basura en la capital de Cuba aumentaron exponencialmente desde inicios de este mes de septiembre. Y dieron un nuevo giro esta semana con una publicación del Portal del Ciudadano de La Habana sobre un reglamento para preservar la higiene en La Habana.

 

Replicado en medios de comunicación locales de amplia audiencia, el texto anuncia la entrada en vigor de la Resolución 87/2022 del Gobernador de La Habana que, el 10 de junio pasado, estableció el Reglamento para el Ornato, la Higiene y los Servicios Comunales en el territorio capitalino de más de 2,1 millones de habitantes.

 

Entre otras medidas, el documento incluye multas por violar el horario establecido para arrojar los desechos en los contenedores; ocasionar daños a los depósitos colectivos de recogida de desechos domiciliarios; y verter escombros, materiales de la construcción, residuos de poda y objetos en desuso en la vía pública o áreas de uso común.

 

Además de que “se demoran días para recoger la basura en la esquina de mi cuadra, tienen uno o dos tanques (contenedores) máximos que se llenan en un día. Resuelvan primero los problemas que también hay con el poco abastecimiento de tanques de basura para luego cuando quieran poner una multa lo hagan con razón”, opinó Yeniset Soutuyo en la red social Facebook.

 

Más de 70 comentarios publicados en menos de 24 horas en la página del Canal Habana, televisora de la capital, insisten en dos aristas del asunto: está muy bien que se tomen medidas con la población, pero primero se deben garantizar servicios eficientes de recolección de desechos en la urbe.

 

Vergüenza contra basura

 

La información del Portal del Ciudadano de La Habana sucedió a la saga de testimonios, imágenes y denuncias que acompañaron a una publicación realizada en su página personal de Facebook por el periodista del diario Juventud Rebelde, José Alejandro Rodríguez, bajo el título Vergüenza contra basura.

 

“Alerto sobre la actual crisis de la basura, que ya no admite más espera en muchos barrios de la capital, sin que Servicios Comunales brinde una explicación a la ciudadanía. Porque entre basura no se puede vivir. No nos merecemos vivir”, asegura Rodríguez en su texto del pasado domingo 4 de septiembre.

 

Con una larga trayectoria en la promoción de espacios periodísticos de canalización de inquietudes de la ciudadanía, Rodríguez reconoce la existencia de “indisciplina social” y problemas económicos acumulados, pero, al mismo tiempo, llama a brindar información a la población y buscar alternativas en sectores no estatales. “Lo que sí no puede aceptarse es vivir entre la basura días y días, con el consiguiente desánimo y el malestar que va generando”, añadió el periodista.

 

A la galería de fotos publicada por Rodríguez de varios contenedores desbordados de basura en el barrio residencial de El Sevillano, en el municipio de Diez de Octubre, se sumaron otras similares compartidas por colegas y seguidores de diferentes zonas de la ciudad y de otras provincias como las orientales Guantánamo y Santiago de Cuba.

 

“Es un verdadero dolor de cabeza y sucede en todo el país (…) En la calle donde vivo, en el medio de Santa Clara, es vergonzoso. Nos vamos a enfermar. Habrá que buscar otras fórmulas para la recogida de desechos sólidos”, comentó la periodista Dalia Reyes Perera desde la capital de la provincia central de Villa Clara.

 

Responsabilidades compartidas

 

“Las medidas deben estar bien pensadas y contar con las personas. Yo vivo sola y trabajo lejos. Salgo de la oficina tarde y a veces me demoro tres horas para llegar a la casa. Llego ya de noche y tendría, a esa hora, que atravesar varias cuadras oscuras para llegar al tanque”, comentó a la Redacción de IPS Cuba Raquel Pérez, vecina del municipio Cerro.

 

Según las últimas orientaciones publicadas en los medios de comunicación en 2020, en La Habana las personas están autorizadas a extraer la basura de sus hogares entre seis de la tarde y diez de la noche. Y los equipos de servicios comunales deberían hacer sus recorridos por los 105 consejos populares de la ciudad con regularidad.

 

Sin embargo, habitantes de varias zonas de la capital atestiguan que a veces pasa más de una semana sin que se recoja la basura, los depósitos se desbordan y la insalubridad crece. “A inicios de 2022 pusieron ocho tanques plásticos nuevos en el parque de la esquina. Ya quedan cuatro. Es cierto que hay personas que les roban la tapa, las ruedas, los tornillos, pero también es verdad que los trabajadores de comunales los dañan al tirarlos o que se compran tanques de muy baja calidad”, añadió Pérez.

 

Así, a los problemas con los contenedores y la regularidad de los servicios, se suma a veces la distancia a recorrer para botar los desperdicios domésticos. “No importa que la mayoría de los pobladores, por demás adultos mayores, tengan que caminar hasta 10 cuadras para encontrar un depósito”, alertó María Julia García Caso en el intercambio con Rodríguez.

 

Necesidad de soluciones integrales

 

Según el I Informe Voluntario de Cuba sobre la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el país trabaja en una propuesta de reordenamiento de los servicios comunales a partir de un sistema empresarial subordinado a los gobiernos provinciales y municipales, en dependencia de la estructura que se decida a nivel local. “Al cierre del 2019, más de 8 millones de habitantes de las zonas urbanas contaban con servicio de recolección de desechos, lo que representa el 77 % de la población” de más de 11,1 millones, añade el documento oficial. (2022)

                                                                                            ……………..

 

                                                                                     DERIVA A 180 GRADOS

                                                                                POR JUAN M. FERRÁN OLIVA

 

Los buzos regresan gradualmente de profundas inmersiones para reacomodar al cuerpo a las condiciones de la superficie. El incumplimiento de la descompresión, como es llamada esta norma (1), puede ocasiona lesiones graves. Al parecer, superar el capitalismo exige también la adaptación paulatina a nuevas relaciones de producción. Hasta el presente el socialismo es un desiderátum que ningún país ha logrado. Lo de la Unión Soviética fue un buen intento.

 

El capitalismo en su etapa imperialista no da más y es preciso cambiarlo. Pero es difícil ponerle cascabel al gato. Parafraseando a Machado, Atilio Borón expresó: “Socialista, no hay modelo. Se hace modelo al andar.”

 

Los distintos modos de producción se caracterizaron por el salto de la productividad respecto a los sustituidos. El esclavismo superó a la comunidad primitiva y fue mejorado por el feudalismo y éste por el capitalismo. Hasta el presente ninguno de los supuestos socialismos ha mejorado la productividad capitalista. En consecuencia, cabe afirmar que no ha existido un modo socialista de producción. 

 

Son varios los Estados que renuncian a la ganancia como objetivo y colocan en su lugar al ser humano. Algunos hubieran sido calificados como revisionistas de acuerdo con el manual soviético.  Todo indica que no habrá un formula única y cada país tendrá que diseñar su modelo propio. Será un traje a la medida.

 

Antes de la hecatombe soviética el mundo se dividía en dos bandos. Comunismo fue el coco adoptado por Estados Unidos para calificar a sus enemigos y amedrentar a quienes coqueteaban con ideas atrevidas. Tras la caída cesó el fetiche. Entonces apelaron al terrorismo como nuevo espantapájaros. Paradójicamente ellos fueron sus mayores promotores y en ocasiones el monstruo creado se les reviró. Remember Osama Bin Laden.

 

En 1975, tras los cambios estructurales revolucionarios, Cuba adoptó el modelo soviético como solución idónea en ese momento. Ha pasado mucha agua bajo el puente y el actual Partido/gobierno ha girado 180º respecto a la anterior estrategia. La siguiente tabla expone el giro efectuado, al parecer aún incompleto. 

 

TEMA                                                          DE 1959 A 1990                           ACTUALMENTE

 

ESTÍMULOS  PREVALECIENTES                 MORALES                                                       MATERIALES

PLAN                                                           ABSOLUTO                         COMPARTIDO  CON EL MERCADO

MERCADO                                            ANATEMIZADO               REIVINDICADO COMO INSTRUMENTO

AYUDA EXTERNA                                      DE LA URSS                               PROPIOS MEDIOS

INTENCIÓN                   SOCIALISMO AL ESTILO SOVIÉTICO    SOCIALISMO EN BÚSQUEDA

SUBSIDIOS                                            A EMPRESAS                                    EN ELIMINACIÓN

GRATUIDADES                                     A COLECTIVOS                         EN ELIMINACIÓN O INDIVIDUAL

PROPIEDAD MEDIOS DE PRODUCCIÓN    ESTATAL                                                MIXTA

PROPIEDAD COMERCIO MAYORISTA       ESTATAL                                       MIXTA (AGOSTO 2022)

PROPIEDAD COMERCIO MINORISTA        ESTATAL                                      MIXTA (AGOSTO 2022)

POSESIÓN DE DIVISAS POR LA POBLACIÓN       PROHIBIDA Y PENADA          LIBRE CIRCULACIÓN

OBTENCIÓN DE DIVISAS                                           AZÚCAR Y OTRAS MERCANCÍAS  MAYORMENTE SERVICIOS

TASA DE CAMBIO DEL PESO                                    NINGUNA                    TIENDE  A LOGRARSE

POSIBILIDADES COMERCIALES PERSONALES    NINGUNA                     GRAN APERTURA

REPARTO DE UTILIDADES                                         NINGUNO                          HABILITADO

SALARIOS                                                                       SEGÚN ESCALA ESTATAL        FLEXIBILIDAD EMPRESARIAL

CONTRATACIÓN LABORAL                                      CENTRALIZADA                                            DESCENTRALIZADA

INFORMACION                                                            LIMITADA POR EL PARTIDO ACCESO A INTERNET

PARTIDOS POLÍTICOS                                                 P. COMUNISTA ÚNICO              P. COMUNISTA ÚNICO

 

Se evidencia la contraposición a la estrategia seguida con anterioridad. A pesar de ello, el Partido/Gobierno insiste en su condición de continuador y rinde culto al pasado. No impugno la propaganda al uso. Los especialistas sabrán lo que hacen.

 

El enemigo achaca al llamado comunismo todas las deficiencias del momento cubano. Por su parte, el Partido-Gobierno carga las culpas al bloqueo. Me pregunto qué pasaría si hipotéticamente éste desapareciera de inmediato.

 

Se impone un pragmatismo consecuente. El claro objetivo es la sobrevivencia conservando la soberanía que fue el mayor logro de la revolución iniciada en 1959. Lamentablemente, quedó la economía como asignatura pendiente que es indispensable aprobar. En tal propósito se esfuerza el actual Partido/gobierno. Ojalá lo logre antes de que la emigración succione a todo el personal calificado.

 

NOTAS

 

1.Es obligada por un complejo de reacciones vinculadas al nitrógeno disuelto en la sangre, la presión y otros parámetros físicos. 

 

2.El modelo soviético fue una buena intención adoptada por todas las economías centralmente planificadas, la nuestra entre ellas. Surgió durante el Segundo Plan Quinquenal   1933-1937 en la URSS. Los manuales lo santificaron y todo lo que disentía era anatemizado. El crecimiento extensivo se perpetuó y degeneró en una ineficiencia crónica.  La baja productividad fue su Talón de Aquiles.

                                                                                                …………………

 

                        A PROPÓSITO DE UNA PROYECCIÓN ESTRATÉGICA PARA EL AZÚCAR EN CUBA

                                           POR HUMBERTO BLANCO ROSALES*, 12 SEPTIEMBRE, 2022

 

*Centro de Estudios de la Economía Cubana

 

La obtención de resultados que satisfagan las expectativas de la sociedad requiere no sólo de efectividad en los resultados macroeconómicos y el soporte insitucional.  La dirección y gestión de los procesos para lograrlos, son también cruciales.

 

En días pasados se posteó, en un conocido blog especializado en economía cubana, la proyección estratégica del grupo empresarial Azcuba, la misma que aparece en su sitio Web. No pocos comentarios críticos surgieron a raíz del contenido divulgado. No podía esperarse menos, habida cuenta de la importancia para el país de este grupo empresarial y la crisis actual de un sector baluarte y orgullo de la nación por siglos, ahora llamado oficialmente a ser rescatado mediante un programa con más de 90 medidas.

 

Vale la pena referirse al asunto, desde la experiencia personal en el tema de quien suscribe estas líneas y sólo sobre la base de lo publicado – por demás una limitante-  pues lo mostrado pudiera ser sólo una síntesis parcial del plan estratégico del grupo que, en aras de la brevedad, sin embargo, deja de mencionar asuntos relevantes.

 

«Es de esperar también que no haya faltado un análisis a fondo de las tendencias tecnológicas, productivas y comerciales del sector a nivel internacional y la brecha que nos separa de ellas, para evitar la confusión entre deseos y realidades que lastra cualquier esfuerzo de proyección.

 

El sitio muestra además la misión, visión y valores del grupo, categorías centrales de la dirección estratégica de cualquier organización, sea empresarial o no.

 

No es posible en tan breve espacio adentrarse en profundidad en este tema. Baste decir que la dirección estratégica resulta una invariante de la gerencia empresarial contemporánea, que incluye la formulación de un concepto que defina a la empresa y el estado al que debe dirigirse (misión, visión y valores), los objetivos o resultados a lograr en un periodo determinado según dicho concepto, y las decisiones estratégicas como cursos generales de acción que permitirían alcanzar esos objetivos.

 

Y por supuesto, un programa de puesta en práctica con los recursos asociados, la que resulta causa más frecuente de fracaso de estos procesos. Mucha capacitación y asesoría a directivos se ha brindado en Cuba sobre el particular desde hace ya bastantes años.

 

Se aprecian en este caso notables oportunidades para mejorar sustancialmente las declaraciones expresadas y lo más importante, el proceso mediante el cual se formulan. La declaración de misión del grupo resulta muy extensa y abigarrada, lo que dificulta enfocar la entidad hacia un propósito central y común, su razón de ser, con las características más sobresalientes que tipifican a la organización. Esa es la esencia de la misión. Se diluyen o no aparecen temas fundamentales para la gestión como la importancia de los trabajadores, de la rentabilidad y la eficiencia, o el impacto social de este sector.

 

En cuanto a la visión, expresión del estado deseado o aspiración compartida de una organización, no se indica explícitamente en qué año deberá lograrse. A diferencia de la misión, más perdurable, la visión, en tanto aspiración, debe siempre acotarse en el tiempo. Cuba se planteó, por ejemplo, la visión de ser libre de analfabetismo… para 1961. En muy pocas palabras y con un gran significado. Y lo logró.

 

Por otra parte, los valores expuestos, excesivos en cuanto a su número, no aparecen acompañados de sus respectivas definiciones y conductas asociadas, aspectos que, a fin de cuentas, son los que les confieren significado práctico en la dirección, como soportes para la evaluación y control del desempeño individual.

 

Ingredientes necesarios

 

Las estrategias empresariales deberían incluir temas como las alianzas con otras entidades, las diversas modalidades de crecimiento en productos y mercados (incluyendo los externos), enfrentar la competencia allí donde exista, responder a cambios en los entornos general y de negocios, reforzar recursos y capacidades internas, introducir mejoras sustanciales en la gestión, entre otras acciones.

 

En pocas palabras y simplificando, las estrategias contienen aquellas opciones que según su impacto, factibilidad y aceptación, permitirían alcanzar la visión y los objetivos de la empresa.

 

En este caso, se formula un gran objetivo hasta el 2024, donde se mezclan fines y medios para lograrlos, apareciendo en definitiva más de un resultado a alcanzar. Y la relación de proyecciones que lo acompañan, sean objetivos específicos que sustentan el inicial, o se entiendan como las estrategias del grupo, en la gran mayoría de los casos no se acompañan de indicadores o criterios que permitan medir o verificar su grado de cumplimiento.

 

De esta forma, parece más un listado de intenciones donde es difícil apreciar el grado de tensión que implica alcanzarlas, ni podrán constatarse adecuadamente las mejoras reales alcanzadas.  Y entonces, tampoco se podrá medir adecuadamente el desempeño de los implicados en lograrlas, con el riesgo de que al final de la jornada, no se obtengan los resultados que verdaderamente se requieren.

 

Temas como las inversiones necesarias y sus fuentes de financiamiento, la evolución y diversificación de la cartera de bienes y servicios que el grupo puede ofrecer- dado el enorme potencial de la industria de la caña de azúcar-  alianzas con instituciones científicas y  empresas nacionales o extranjeras, los encadenamientos con la industria nacional (el sector fue ejemplo en décadas anteriores), la introducción de sistemas certificados de gestión,  y especialmente, la gestión de su valioso capital humano – notablemente disminuido en estos años de crisis – no deberán faltar en un diseño estratégico del grupo.

 

Es de esperar también que no haya faltado un análisis a fondo de las tendencias tecnológicas, productivas y comerciales del sector a nivel internacional y la brecha que nos separa de ellas, para evitar la confusión entre deseos y realidades que lastra cualquier esfuerzo de proyección.

 

En asuntos vitales para el país y su economía, la obtención de resultados que satisfagan las expectativas crecientes de toda la sociedad requiere no sólo de aspectos cruciales como la salud macroeconómica y la calidad institucional.

 

La dirección de los procesos y de las personas para lograr los resultados deseados, tanto en la administración pública como en el sector empresarial, tiene igual importancia que los dos aspectos mencionados y debe marchar al unísono con estos.  (2022)

                                                                                            ………………….

 

             CUBA RECIBIÓ 971 455 VISITANTES INTERNACIONALES HASTA EL MES DE AGOSTO DEL 2022.

                                                                  POR HUMBERTO HERRERA CARLÉS

 

Nuestro país hasta el mes de agosto ha recibido 971 455 visitantes internacionales, para un crecimiento del +593.4 % en igual periodo del 2021, con información proporcionada por el Dr. Jose Luis Perelló.  La cifra confirma la recuperación que viene produciéndose en el turismo, si bien todavía distantes de los resultados pre-pandemia, y el mes de agosto se comportó ligeramente inferior al mes de julio, algo normal en la dinámica del turismo, si bien se esperaban mejores resultados.

 

En el mes de agosto se recibieron 136 564 visitantes internacionales, liderados por Canadá con 39 514, Comunidad Cubana en el exterior 28 638, España 13 064, Estados Unidos 8 213 e Italia con 7 379, entre los cinco principales emisores.

 

Acumuladamente, los cinco primeros lugares son Canadá con 298 410 visitantes internacionales, Comunidad Cubana en el exterior 212 518, Estados Unidos 60 886, España 55 101 y Rusia con 38 488.  En estos países o grupos se concentran el 67.5 % de los visitantes recibidos hasta la fecha.

 

Los meses de septiembre y octubre son de temporada baja turística, siendo noviembre y diciembre, de alta y extra alta, respectivamente. Así, los pronósticos del ministro de turismo en la última asamblea nacional de alcanzar entre julio y octubre 1 105 000 visitantes parecen distantes, porque entre el mes nueve y diez tendríamos que recibir 815 956 visitantes, y en esos dos meses, el mejor comportamiento histórico ha sido en el 2018 con 609 190 visitantes internacionales.

 

Otro tanto ocurre con la meta de 2.5 millones de visitantes internacionales en el 2022, ya que entre septiembre a diciembre se tendrían que recibir 1 528 545 visitantes, y el mejor año, en estos cuatro meses, fue el 2017, con 1 482 011 visitantes, si bien no muy distante de lo que alguna vez se logró, las condiciones actuales son menos favorables. Pero demos aún el beneficio de la duda.

 

Por otra parte, la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI) en su informe de principales indicadores en el I semestre del 2022 del Turismo, los ingresos alcanzaron la cifra de 416.9 millones de dólares, de ellos 38.2 MMUSD en el sector privado, esto significa que el plan de 1 159 MMUSD de ingresos de este año se va cumpliendo solo al 36.0 %. Sin embargo, el plan de visitantes del año en el primer semestre se cumplió al 27.3 %, lo que significa que la gestión de ingresos se comportó más favorable que la de visitantes internacionales, y esto es positivo.

Los meses siguientes, incluyendo lo queda de mes de septiembre, son decisivos, y sigo expresando lo que dije desde principio de año, los ingresos en divisas para el país es lo determinante.

                                                                                  …………………

 

                                                HABANA INSIDER: ARTE|CULTURA|IDEAS      

 

ES UN BOLETIN ELECTRONICO QUE OFRECE DE MANERA GRATUITA, UNA SELECCION DE CONTENIDOS PUBLICADOS EN LA PRENSA DIGITAL CUBANA E INTERNACIONAL. SOMOS UN PROYECTO NO LUCRATIVO CREADO EN BARRIO OBRERO, S.M. PADRON, LA HABANA, CUBA POR PROFESIONALES DEL ARTE Y LA COMUNICACIÓN POR “LA NECESIDAD DE INFORMACIÓN QUE SOBRE EL DESARROLLO DEL PENSAMIENTO POLÍTICO Y SOCIAL DEL TIEMPO PRESENTE TIENE HOY LA CUBA REVOLUCIONARIA”.

 

PARA SUSCRIBIRTE, OPINAR; CONTRIBUIR, ESCRIBE A: MENAABELARDO@GMAIL.COM

 

HI 28 AGOSTO 2022: PASADO PRESENTE

              

insider

HABANA INSIDER:

                               28 AGOSTO 2022/ LA HABANA, CUBA/ EDICION 1498 ISSN en proceso

                            EDITOR: ABELARDO G. MENA CHICURI  CONTACTO: MENAABELARDO@GMAIL.COM

          DESCARGABLE EN TELEGRAM: https://t.me/Desde_mi_Arboleda , https://t.me/Rusiasincensura

         POR UNA NACIÓN SOBERANA E INDEPENDIENTE, SOCIALISTA Y DEMOCRÁTICA, PRÓSPERA Y SOSTENIBLE.

                                                                               ………………

PASADO PRESENTE (III): RAFAEL HERNÁNDEZ/ EL AZÚCAR PERDIÓ EL TREN:                                                             JUAN M. FERRÁN OLIVA/ LOS CAMBIOS ECONÓMICOS EN CUBA Y LAS RECIENTES MEDIDAS ADOPTADAS POR MINCEX Y MINCIN: EL DESAFÍO DE LA TRANSFORMACIÓN ESTRUCTURAL:                                    DR. ANTONIO F. ROMERO GÓMEZ/ SOBRE LA APLICACIÓN DE LAS PRINCIPALES DE LAS 75 MEDIDAS ANUNCIADAS EN LA ASAMBLEA NACIONAL A FINES DEL MES DE JULIO DE 2022:                                                      HUMBERTO PEREZ/ LA INSURRECCIÓN TROTSKISTA: CÉSAR VALLEJO/                                                                                                                 QUIÉN PAGA POR EL PATRIMONIO PERDIDO?: LISANDRA GÓMEZ GUERRA/ LOS ERRORES COMETIDOS: FRAGMENTOS DEL INFORME AL PRIMER CONGRESO DEL PCC:                                                                        FIDEL CASTRO RUZ/ 1992: LA ECONOMÍA CUBANA: LOS DESAFÍOS DE UN AJUSTE SIN DESOCIALIZACIÓN: AURELIO ALONSO/

                                                                                ……………….

LAS OPINIONES EXPRESADAS EN ESTE BOLETÍN SON RESPONSABILIDAD EXCLUSIVA DE LOS AUTORES. EN EL MISMO SE PUBLICARÁN MATERIALES DE DIFERENTES CORRIENTES DE PENSAMIENTO, EN ARAS DE CONTRIBUIR AL DEBATE REVOLUCIONARIO Y EN FUNCIÓN DE LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO, CONCIENCIA Y EXPRESIÓN.

                                                                          ………………….

                                                                    PASADO PRESENTE (III)

                                                         POR RAFAEL HERNÁNDEZ, AGOSTO 24, 2022

En la secuencia inicial de Rashomón (1950), un campesino y un joven budista miran fijamente la lluvia que no cesa, mientras murmuran entre dientes que no entienden lo que han visto con sus propios ojos. Su noción de lo ocurrido es solo el fragmento de un rompecabezas, que tiene cuatro versiones, total o parcialmente contradictorias, escuchadas por ellos durante un juicio donde se dirimía un asesinato. Ambos están perplejos ante la idea de que la verdad pueda ser tan enrevesada y diversa.

Completa la escena un forastero que llega a guarecerse de la lluvia en la antigua puerta de Rashomón, a la entrada de Kyoto, y se suma a la conversación. Sus preguntas curiosas no aclaran nada, más bien hacen que todo resulte más contradictorio y absurdo. Ni siquiera entiende lo que les pasa o sienten los otros, así que se sienta en un rincón a esperar que escampe.

Agobiado por los malos augurios, el sacerdote afirma que el crimen es un signo de la época, como las guerras, las plagas, la hambruna, la desolación, y los seres humanos que se han perdido a sí mismos.

Finalmente, el campesino cree haber hallado la clave del enigma, pero en eso descubre a un recién nacido abandonado en la arruinada puerta. «Tengo seis hijos. Este será uno más.» Su gesto hace que la historia deje de estar confinada al pasado, tras una pared de palabras, mientras él se encamina con el niño en los brazos fuera de la puerta, donde ya no llueve.

Premiada por la Academia de Hollywood como Mejor película extranjera en 1950, para algunos espectadores cubanos de hoy resulta aburrida, extraña, intelectual, falta de interés y poco apropiada para la televisión de verano. En cambio, yo encuentro fascinante ese thriller del siglo XII, a la vez de acción, policiaco y ensayo sobre el entendimiento humano, que nos habla sobre cómo la imaginación y la indagación rompen esquemas mentales, pues la verdad no está en el fondo de un baúl, sino en visiones sucesivas que se van abriendo hacia adelante.

En el texto anterior puse sobre la mesa un grupo de preguntas en torno al pasado presente de la izquierda en Cuba. Un lector amigo me decía que eran muy complejas, por su alcance político, y que para comentarlas había que «contar con tiempo.» Claro que es un tema complejo, le dije, e incluso para algunos puede que sensible; no tanto por las preguntas, más bien simples, sino porque no se acostumbra a analizar ni a debatir de manera ecuánime, a pesar de ser muy visible en los últimos tiempos.

Para empezar, algunos tienen la impresión de que la izquierda del pasado era bastante más uniforme que la actual. Veamos. 

Las “izquierdas” 

Está claro que el liderazgo de Fidel Castro alineó desde el principio a ortodoxos y heterodoxos detrás de una raya común, unitaria, ligada a la defensa de la Revolución, y a la lealtad a sus principios. Sin embargo, si sumamos el grupo de viejos comunistas seguidores de Anibal Escalante, los antiguos militantes del Partido Ortodoxo y otros más adheridos posteriormente a la oposición, los que se fueron al exilio, o se convirtieron en disidentes, y que siguieron llamándose izquierda, fueran socialdemócratas o anarquistas o lo que sea, la izquierda antifidelista que sobrevivió a los años de la guerra civil (1960-65) no habría llenado el cine de Cabaiguán.

Su déficit principal no fue tanto, sin embargo, su cuantía, sino su ineptitud para «instituirse eficazmente» como alianza opositora, porque, más allá de oponerse a Fidel Castro, ni siquiera tuvieron una base común que pudiera unirla detrás de un proyecto político concreto e independiente de la derecha.

La pregunta que se desprende para la situación actual es la siguiente: si se reconociera hoy como izquierda a algunas corrientes opuestas al gobierno o al PCC, ¿tendrían algo en común con aquella anterior? ¿O serían completamente distintas? Para ponerlo de otra manera: a diferencia de aquella izquierda anticomunista, ¿las izquierdas de oposición actuales podrían reflejarse en el legado fidelista o guevarista? Digamos, ¿compartirían la visión sobre el papel atribuido al Estado y el Partido en cuanto a guiar el proceso político y económico, defendida por el Che Guevara?

Claro que asumir el legado de Fidel o del Che no implica repetir enfoques suyos de hace medio siglo. Considerar algunos como inaplicables hoy tampoco equivale a negar ese legado. Por otro lado, tanto el Che como Fidel fueron portadores de ideas que podrían caracterizar a una oposición leal, es decir, dentro de las filas.

Leer detenidamente «El socialismo y el hombre en Cuba» o «Notas sobre la ideología de la Revolución cubana,» del Che, o su carta de despedida a Fidel (no la leída por Fidel en 1965, sino la que se publicó hace muy poco sobre los males de la gestión gubernamental), permiten apreciar que la condición de dirigente político no excluye el cuestionamiento hacia «todo lo que debe ser cambiado,» incluido el propio rol de los dirigentes, su relación con los dirigidos y su obligación de hacer que las cosas funcionen y de responder por lo mal hecho.

En cuanto al elemento de disenso en el legado de Fidel, me pregunto ¿qué fue la búsqueda de un modelo socialista propio, apartado del soviético o el chino, en los años 60, sino una herejía iconoclasta contra los patrones prevalecientes en el comunismo mundial? ¿En qué consistió la Rectificación de errores (1986-1991) sino en auspiciar desde el gobierno una oposición al modelo soviético que Cuba había adoptado como «el camino correcto» desde 1971, para lanzar un llamado a formular otro, frustrado en el intento, a consecuencia de la crisis?

Sin embargo, por mucho que se invoquen ideas y acciones suyas que avalen, según la frase del joven Marx, «la crítica implacable a todo lo existente,» sería muy difícil acoplar a Fidel o al Che con una economía de mercado y una democracia basada en múltiples partidos, y que abarcara realmente a toda «la Nación cubana.» Es decir, una izquierda cuya referencia fueran los escandinavos estaría haciendo un corte con Fidel y con el Che, así como con buena parte de la izquierda cubana actual. Por lo menos.

Lo mismo pasaría con la izquierda intelectual de los 60 como pasado presente: ¿cómo esta es percibida hoy desde la cultura política de la izquierda actual, asumida en su más amplio espectro?

Ortodoxos y heterodoxos

Un punto paradójico donde se juntan hoy ortodoxos y heterodoxos resulta ser que probablemente la mayoría se identifica con las ideas, el pensamiento crítico y la proyección como intelectuales públicos de figuras de esa izquierda de los 60, a las que se refieren como sus maestros. Unos y otros admiran a los viejos heterodoxos —y por cierto, no se acuerdan de quienes los impugnaron entonces.

En efecto, si se examina la visión de muchos ortodoxos de hoy sobre Fernando Martínez Heredia, Aurelio Alonso, Juan Valdés Paz, se comprobará que no prevalece una representación como «revisionistas,» «diversionistas,» socavadores inconscientes de la genuina y única ideología revolucionaria, «anti-leninistas,» ingenuos que le hacían «el juego a los enemigos,» según fueron calificados en su momento desde la dirección del PCC. 

Por su parte, los heterodoxos de hoy no ven a los de la izquierda surgida en los 60 como «orgánicos y obedientes,» plegados a la disciplina del «centralismo democrático» propia del «leninismo,» ni sumisos ante el costo político de su herejía. Quizás alberguen esas críticas, pero al menos yo no he encontrado a ninguno que las afirme públicamente, ni siquiera en el confesionario de las redes. Aunque es obvio que algunas de esas corrientes no coinciden con el sentido de pertenencia y militancia en las organizaciones establecidas, ni con el criterio de cambiarlas desde adentro, preconizados en las conductas políticas de esos maestros.

Para decirlo en pocas palabras, el legado de Fidel y el Che, así como el de la izquierda intelectual que siguió pensando el socialismo y sus problemas hasta ahora, les plantea una paradoja de identidad a algunas corrientes de la izquierda de hoy: la de reconocerlos y negarlos al mismo tiempo, en sus ideas y en sus prácticas políticas.

La última cuestión en este pasado presente alude a la legitimidad conferida a otras corrientes de izquierda. Ni quienes exaltan la unidad como un valor político central, ni quienes remarcan la pluralidad, la democracia y la libertad como ejes de un sistema nuevo, en su mayoría, reconocen realmente a los que no piensan como ellos.

El duelo público entre algunas corrientes de izquierda en la actualidad no es «a primera sangre,» sino «a muerte.» No se trata solamente del tono y el lenguaje del debate intelectual y político, ni de la colocación de etiquetas que denuestan al otro, sino de la premisa asumida: los otros no son parte de ninguna izquierda, no pertenecen, más bien merecen el ostracismo, el destierro o cualquier otra mecánica equivalente a sacarlos del juego.

En términos de pasado presente, esta conducta contrasta con la vieja izquierda y su legado. A pesar de que el sectarismo ha estado presente en más de una corriente política desde el alba de la Revolución, heterodoxos y ortodoxos de los 60 no se negaron mutuamente en el plano político hasta el punto de deslegitimarse.

Quedan todavía algunas preguntas en el bombo.

Una: ¿hasta qué punto las diversas izquierdas de hoy podrían instituirse con capacidad política para caminar con un proyecto socialista definido bajo el brazo? Otra: ¿en sus críticas al PCC está implícita la posibilidad de una reforma democrática interna, equivalente a facilitar la apertura al debate y a la interaccióń entre la dirección y las bases, la mayor representación de estas, etc.? ¿O más bien que se convierta en «partido de masas»? ¿O que se divida en partidos que representen corrientes en sus filas? ¿O que desaparezca?

Por último: una izquierda más dedicada a criticar al gobierno que a la derecha antisocialista y a la política de EEUU, ¿se define más por su ideología de izquierda que por su rol de oposición? ¿O al revés?

Me pregunto cómo responderían a estas preguntas el budista, el forastero y el campesino de Rashomón —si fueran cubanos. Podríamos imaginarlo.

                                                                                     ………………..

                                                           EL AZÚCAR PERDIÓ EL TREN

                                                           POR JUAN M. FERRÁN OLIVA

EN junio 22 de 2021, SINE DIE se refirió a la producción azucarera cubana con el título De locomotora a vagón. Alegaba la conveniencia de lograr una zafra de 2.5 millones de toneladas. Con un consumo interno restringido a unas 500.000 quedarían disponibles 2 millones para la exportación. El trabajo terminaba con la siguiente afirmación: “La industria azucarera cubana, antes locomotora de la economía, se convirtió en vagón, pero aún forma parte del tren.”

Tal situación ha cambiado para mal. El Grupo Empresarial AzCuba se propuso un plan de 911.000 toneladas en la zafra 2021-2022. Los 35 centrales activos sólo lograron 470.000 toneladas, más o menos la mitad de la meta. La cifra apenas cubre la demanda nacional y representa un consumo interno per cápita de 41 kg. Ya con anterioridad fue necesario importar azúcar ¿habrá que repetir? Quizás ahora no se cuente con divisas para ello. La producción de azúcar salió del tren de la economía.

La tendencia mundial debido a razones médicas y la competencia de otros edulcorantes ha reducido los per cápita de consumo. Ello implica menos caries y reducción de la obesidad. En países desarrollados se registran índices de alrededor de 30 kg por habitante. En tiempos azucareros la población cubana tenia un alto nivel de consumo del dulce producto. Rondaba los 60 kg por habitante, elevada ingesta inducida por la relativa abundancia del producto que por entonces constituía la locomotora de la economía.

La prensa ha dado poca o ninguna divulgación a la concluida zafra, con la excepción de visitas locales y exhortaciones. Pero han fallado los suministros y ello es causa de los pobres resultados.  Se trata de combustibles, herbicidas, fertilizantes, oxigeno, repuestos, materiales, etc., todos  comprometidos por la adversa situación económica.  La afectación clave es la de la caña que no llegó en cantidades suficientes. Sus rendimientos fueron inferiores a las 30 toneladas por hectárea, indicador muy por debajo del promedio mundial de unas 75 tm/ha.

Entre los años 1981 y 2000, el país dedicó 1.268 millones de hectáreas al cultivo de la caña. De 2002 a 2010 se vieron reducidas a una tercera parte. Con anterioridad a esta hecatombe se obtenían rendimientos de 52 Tm/ha. En la tabla adjunta se comparan los resultados en distintas zonas cañeras mundiales.

RENDIMIENTOS AGRÍCOLAS CAÑEROS EN DISTINTAS ZONAS.

ZONA                         TM/ha)

Hawái (EEUU): 183.6/ Guatemala   121.0/Senegal 118.0/Egipto   112.7/Malawi   107.7/ Chad                           103.1/ Zambia 102.6/ Burkina Faso   100.5/Suazilandia    96.1/Nicaragua   96.0/Irán   94,5/Australia                        77,4/Malaysia  75,4/Tailandia    73,4/ Florida (EEUU)   73.1/India    68,0/Indonesia    67,8/ China                              66,4/ Filipinas   66,2/Texas (EEUU)   60.5/ Japón 58,3/ Sri Lanka 57,0/ Vietnam 53,0/ Luisiana (EEUU) 48.1/ Islas Fiji 47,8/ CUBA 1981-2000  45.5/ Myanmar 45,2/ Bangladesh 39,9/ Nepal 37,8/ CUBA 2002-2010  32.4/ Bután  31,2

Desde siempre los rendimientos agrícolas cañeros cubanos han sido inferiores al promedio mundial de los grandes productores. Como elemento positivo se cuenta el contenido de sacarosa de la caña, uno de los más elevados del mundo, pero vulnerable a las demoras entre el corte y la molida.

Los rendimientos agrícolas cubanos decayeron desde las pobres 45.5 Tm/Ha. anteriores, a las paupérrimas 32.4 Tm/Ha obtenidas de 2002 a 2010 y el ínfimo resultado actual. Este indicador refleja el aprovechamiento del recurso tierra. Pero no es el único a considerar. En definitiva se producen costos de producción en los que juegan un papel determinante los rendimientos cañeros. Influyen también fenómenos exógenos como la lluvia, la calidad de los suelos y la temperatura. Los hay también institucionales como el modelo de dirección y la programación del corte.

Se insiste en la perpetuación de un sector estatal que supuestamente afirma la condición socialista del país. La realidad muestra lo contrario. La condición que asumen casi todos los países que directa o implícitamente siguen dicha corriente no se basa en la propiedad sino en la soberanía política, en colocar al ser humano como objetivo y en no utilizar al mercado como fin sino como herramienta. Y, en general, oponerse al neoliberalismo.

Los resultados obtenidos inscriben a la menguada industria azucarera  como simple aportadora al sector alimentario del país. Y nada más. Es algo que duele a la historia.

Es hora de abandonar el sofisma de que la propiedad estatal es sinónimo de socialismo.  Quizás sea conveniente adoptar una liberalización semejante a la recientemente otorgada al comercio mayorista y minorista y abrir las puertas a la inversión extranjera para los centrales y sus tierras cañeras.  La propiedad no implica socialismo. Fin

                                                                                                …………….

                                                                                    …………………

LOS CAMBIOS ECONÓMICOS EN CUBA Y LAS RECIENTES MEDIDAS ADOPTADAS POR MINCEX Y MINCIN: EL DESAFÍO DE LA TRANSFORMACIÓN ESTRUCTURAL

                                     POR DR. ANTONIO F. ROMERO GÓMEZ, 24 AGOSTO 2022, CUBADEBATE

En los dos últimos meses (julio y agosto/2022) se han venido anunciando por diversas autoridades del gobierno cubano, un conjunto de ideas, propósitos, propuestas, y medidas de política que intentan hacer frente a la muy compleja situación que enfrenta la economía cubana desde hace ya algún tiempo, la cual se ha agudizado en extremo desde fines del año 2019.

El empeoramiento de la dinámica económica y social de Cuba, tiene múltiples factores causales, dentro de los que deberían resaltarse:

1.El agudo retroceso en el clima de relaciones bilaterales con Estados Unidos desde la llegada al poder de la administración Trump, y el incremento notable de las sanciones aplicadas – con evidentes implicaciones extraterritoriales – que han perjudicado sobremanera las transacciones económicas externas de la nación.

2.La profunda recesión económica global que se registró a partir de la pandemia de covid-19 (todavía no superada) y sus efectos consiguientes sobre la demanda externa de bienes, los ingresos por turismo y remesas, y el aumento del precio de las importaciones;

3.Los severos problemas institucionales y de desempeño que ha venido manifestando la economía venezolana desde el año 2014, la cual constituía el principal socio comercial y de cooperación económica externa de Cuba hasta el año 2020;

4.Los negativos impactos económicos generados a partir del conflicto bélico Rusia-Ucrania en un contexto de desaceleración-recesión de la economía global con muy altos registros inflacionarios;

5.Los elevados costos económico-financieros que en esta adversa coyuntura tuvo que asumir el estado cubano para hacer frente a la pandemia de COVID-19 y sus efectos en términos económicos y sociales.

Sin embargo, una mirada integradora del desempeño y desafíos que han caracterizado la reproducción económica cubana en estos tiempos, debe reconocer que en la base de tal dinámica se encuentran – también – las contradicciones y desequilibrios asociados a una implementación fragmentada y parcial de las transformaciones en el modelo económico cubano, que no ha mejorado los niveles de competitividad y crecimiento de la economía a escala agregada, y en fechas más recientes, ha agudizado ciertas distorsiones macro y microeconómicas en el país.

En la más reciente sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular [1], el Primer Secretario del PCC y Presidente de la República reconocía que “No se aprecia hasta el momento una recuperación significativa en nuestras principales producciones, ni en el turismo. Con los bajos niveles de divisas de los que hemos podido disponer se realiza un permanente esfuerzo para asegurar un nivel de productos y servicios básicos a la población y atender de manera prioritaria a las personas y comunidades en situación de vulnerabilidad” [2]. 

En tal contexto, destacaba los importantes cambios que en materia económica debían producirse “….para destrabar e impulsar resortes que movilicen, hasta donde nos sea posible, las fuerzas productivas. Aún falta mucho por hacer, pero no sobra insistir en lo que todos saben y algunos pretenden subestimar: nuestra economía transita por un escenario sumamente complejo, en el que resulta en extremo difícil lograr los ingresos en divisas que precisa el país” [3].

Propósitos y medidas anunciadas

En esa misma sesión última de la ANPP se anunciaba por el Viceprimer Ministro y Ministro de Economía y Planificación un conjunto de propuestas, ideas y medidas que estaban orientadas a dinamizar el mercado interno – a partir de la captación de divisas por los circuitos financieros oficiales -, el incremento de los ingresos por exportaciones y la reactivación de la producción nacional. 

En tal sentido se decidió comenzar a restituir el mercado cambiario a través de la compra-venta de divisas a un “tipo de cambio económicamente fundamentado” [4], la ampliación del esquema secundario de asignación de divisas para los actores económicos estatales y no estatales, la aprobación de la participación de las mipymes privadas en negocios mixtos con entidades estatales y con inversión extranjera; y la flexibilización de importaciones de bienes con carácter no comercial.

Más recientemente, en comparecencia ante el programa de la Mesa Redonda [5], la Viceministra Primera del MINCEX (Ana Teresita González Fraga) y la Ministra del Comercio Interior (Betsy Díaz Velázquez) anunciaban respecto a la participación del capital extranjero en el comercio mayorista y minorista cubano las siguientes decisiones:

1.- Promover el desarrollo en todo el país de negocios para impulsar el comercio mayorista a través de la inversión extranjera. En el comercio mayorista, las modalidades fundamentales que se habían aplicado hasta el momento – de las previstas en la Ley de Inversión Extranjera – eran las empresas mixtas y los contratos de asociación económica internacional. A partir de ahora, se evaluarán también la participación en el comercio mayorista cubano de empresas de capital totalmente extranjero.

2.- Estimular de manera selectiva la creación de empresas mixtas al amparo de la ley de inversión extranjera para realizar actividades de comercio minorista, lo cual permitirá lograr un nivel de oferta significativa y con alta eficiencia, que permita solventar la actual situación de desabastecimiento generalizado en el mercado interno cubano. En tal sentido, y como subrayó la ministra del MINCIN, se elimina el carácter excepcional de la participación de la inversión extranjera en el comercio minorista.

3.- Se establecerán mecanismos económicos de tal forma que estas entidades puedan pre-financiar a productores nacionales que tengan condiciones para convertirse en suministradores eficientes de tales empresas con capital extranjero.

4.- Permitir que las modalidades de inversión extranjera establecidas en el país para la producción de bienes y servicios puedan vender en el segmento del comercio mayorista, incluyendo a las formas de gestión no estatal, ONG, embajadas, representaciones empresariales y sucursales en Cuba.

5.- Aplicar a dichas entidades con participación del capital extranjero en el comercio mayorista y minorista cubano, un esquema financiero que les permita la estabilidad de la cadena de suministros.  Dicho esquema incluirá la autorización para realizar ventas en MLC, y la liquidez que obtenga el estado por concepto de impuestos y otros ingresos asociados a estos negocios, se dedicará a estimular la producción nacional, respaldar las importaciones de los productos de línea económica y comercializarlos a la población en pesos cubanos.

En relación a medidas vinculadas directamente con la actividad del comercio exterior, en la Mesa Redonda se informó lo siguiente:

1.- Se ratificó que el monopolio estatal del comercio exterior lo seguirá ejerciendo el Estado cubano, el cual establecerá las regulaciones y el control del comercio con contrapartes externas.

2.- Se fortalecerán las capacidades de la empresa estatal que realiza comercio exterior, elevando la eficiencia en las operaciones de las mismas para las transacciones vinculadas a las formas de gestión no estatal. En tal sentido, se reiteró que se seguirá promoviendo la creación de MiPYMES estatales para el desarrollo de la actividad de importación y exportación para las ventas y compras externas de las entidades no estatales.

3.- Se autorizará que determinados actores económicos no estatales realicen directamente actividad de comercio exterior bajo el control del MINCEX. Dicha facultad se otorgará a determinados actores no estatales sobre la base de que “al realizar directamente esta actividad, se logren concertar contratos ventajosos que contribuyan a obtener en la economía nacional ingresos en divisas por exportaciones, y bienes y servicios con mejores condiciones en términos de precios y otros”. Se velará, en todo momento, que los actores económicos no estatales que intervengan en estas actividades cuenten con los flujos financieros propios y ejecutables para la importación y exportación, de manera que no “ejerzan presiones adicionales a la demanda de divisas que tiene el país”.

El desafío de la transformación estructural

El conjunto de propuestas, medidas y acciones de política económica anunciadas en semanas recientes por las autoridades del país, son una evidencia de que a pesar de prejuicios, resistencias y evidentes limitaciones institucionales; se necesita de manera urgente avanzar de manera decidida en la largamente postergada transformación del “modelo económico y social cubano”, consensuado al más alto nivel político – después de un amplio proceso de discusión popular – hace ya más de 11 años.

Las medidas y propuestas anunciadas, y todas las que deben implementarse para realmente “transformar el modelo”, obliga a tomar decisiones arriesgadas, tal y como reconocieron las altas autoridades del gobierno cubano en la Mesa Redonda del 15 de agosto/2022. Por ende deben estar acompañadas de mecanismos de monitoreo, evaluación y control permanentes, y una coherente y profesional estrategia de comunicación para los más disímiles agentes y actores económicos que hoy hacen vida en el país, y por supuesto para todo el pueblo que es el sujeto y destino principal de la transformación.

Realizar una valoración crítica sobre las medidas y acciones anunciadas, pudiera ser un ejercicio analítico muy arriesgado, teniendo en cuenta que las decisiones acaban de adoptarse, y habría que valorar – en un período posterior – la evolución de la dinámica respecto a la participación del capital extranjero en el comercio mayorista y minorista cubano; y también lo relativo a la participación directa de formas de gestión no estatal en operaciones de comercio exterior.

De todas formas, algunas ideas al respecto – de carácter muy preliminar – pudieran incluir las siguientes:

1.- Tal y como planteó la Viceministra González Fraga, “…las medidas anunciadas no deben verse de manera independiente ni aisladas, sino que son decisiones que conducirán a que Cuba se recupere de la compleja situación económica que enfrenta el país y avance progresivamente…”. Lograr esta dinámica positiva implica necesariamente reconocer que la economía es una ciencia – con regularidades, determinantes y causalidades con interrelaciones muy complejas; y además con la particularidad de que es una “ciencia social” – y por ende el abordaje de cualquier problema, contradicción o proceso económico exige considerar a la economía como sistema de interrelaciones sociales múltiples.

2.- Por lo anterior, las propuestas y medidas adoptadas – aunque muy importantes, la mayoría de las cuales han sido consideradas como imprescindibles por un grupo de economistas cubanos desde hace ya algún  tiempo atrás en diversos foros de discusión académica en la que han participado no pocos funcionarios de alto nivel de nuestro gobierno – tienen que imbricarse como parte de un programa integral de transformación estructural, que incluya modificaciones sustantivas en los flujos productivos, en el mecanismo de asignación de recursos, en la interrelación dialéctica de las diversas formas de propiedad, en el perfil de distribución de los ingresos y en los términos de relacionamiento económico externo de la nación.

3.- Dicho programa integral de transformación económica debe considerar no sólo la coherencia interna de las diferentes medidas de política, sus instrumentos y mecanismos/indicadores de evaluación; si no también la secuencia e interrelaciones temporales entre las mismas. Esto resulta crucial porque como se ha insistido, la economía es un “sistema”, y pudieran adoptarse medidas de política adecuadas para enfrentar problemas económicos determinados, que sin embargo no reportarán los resultados esperados, si no se realizan de manera apropiada modificaciones/transformaciones en otras áreas de política o sectores económicos.

4.- De igual forma, hay que evitar siempre que sea posible, el anuncio e implementación de medidas de política económica que resulten contradictorias. Esto resulta fundamental desde diversas perspectivas, pero sobre todo para garantizar la requerida confianza y certidumbre normativa que exigen las condiciones de reproducción en la economía contemporánea. En tal sentido hay algunas posibles áreas de fricción en lo anunciado por nuestras autoridades en los últimos dos meses:

1.a) En primer lugar, hay un diseño inicial para avanzar en la implementación de un mercado cambiario en el país que resulta fundamental para comenzar a eliminar distorsiones macro y microeconómicas que se han incrementado en estos tiempos, y para que el peso cubano pueda asumir todas las funciones que le corresponden como “equivalente general” de nuestra economía nacional.

Lo anunciado hasta el momento respecto a la inversión extranjera en el comercio mayorista y minorista cubano no considera el horizonte descrito por el Viceprimer Ministro y Ministro del MEP, junto a la Ministra Presidenta del BCC en la Mesa Redonda hace algunas semanas atrás, que apuntaban a transitar desde un punto A hasta un deseado punto B en que habría convertibilidad interna plena del peso cubano y todos los actores económicos se regirían por una tasa de cambio de equilibrio.

Tal y como se señaló en dicha Mesa Redonda, el primer paso inicial de tal proceso sería el inicio – en muy breve plazo – de las operaciones de ventas de divisas a los diversos actores económicos no estatales y a la población cubana, para que realmente estuviera en funcionamiento el necesario “mercado cambiario”.

Insistir en la profundización de la “fragmentación” y “segmentación” del mercado interno cubano, y por ende, en la continuidad y profundización de la dolarización de nuestra economía, conspira contra las requeridas condiciones mínimas para que los “fundamentos económicos” de nuestro país, garanticen el surgimiento y consolidación de un mercado cambiario estable y que genere confianza en nuestra economía y en su política económica.

Por otra parte, resulta imprescindible revisar la reiteración del presupuesto de que las ventas en MLC – a partir del mecanismo centralizado existente de distribución de divisas – tendrían en el corto-mediano plazo como efecto positivo un incremento de las ofertas en CUP y, con ello, se contrarrestaría el aumento desmedido de los precios y la estabilización de la oferta. No hay evidencia empírica en nuestro caso de que sea viable este supuesto, teniendo en cuenta la experiencia de ya casi 4 años de iniciadas las ventas en MLC.

2.b) De igual forma, resulta necesario abordar las incongruencias entre un enfoque que excluye al sector privado cubano de pequeñas y medianas empresas, de actuar en igualdad de condiciones que las ahora garantizadas al capital extranjero, en el comercio mayorista y minorista cubano. Esto resulta contradictorio pues en la más reciente sesión de la ANPP se reconocía por nuestro gobierno que se aprobaría la participación de las MiPYMES privadas en negocios mixtos con entidades estatales y con inversión extranjera.

3.c) Al mismo tiempo, resulta recomendable volver a la discusión no consensuada, respecto al monopolio estatal del comercio exterior. Prácticamente nadie discute que en las condiciones de una economía como la cubana, las actividades de comercio exterior deben estar reguladas centralmente, por el órgano competente, en nuestro caso el MINCEX, como ocurre en la mayoría de los países en desarrollo del mundo.

Eso no implica que haya “monopolio estatal de la actividad del comercio exterior”. Es más, debe recordarse que Fidel explicó en detalles la necesidad de la reforma constitucional aprobada en el año 1992 – justo en medio de la desaparición del sistema socialista de economía mundial – entre otros elementos, por la necesidad de eliminar el precepto constitucional que establecía el monopolio estatal del comercio exterior en Cuba.

Como él explicaba, si necesitábamos atraer flujos de inversión extranjera, teníamos necesariamente que garantizar a dichos agentes externos la realización de actividades de exportación e importación. De hecho, desde entonces en Cuba realizan actividades de comercio exterior no sólo las empresas estatales cubanas autorizadas, sino todas las “empresas mixtas” con capital extranjero, incluyendo las de capital 100 % extranjero.

Pero más allá de esta discusión, parece muy positiva – aunque todavía limitada – la medida anunciada de permitir sobre la valoración “caso a caso” – que introduce unos niveles de discrecionalidad en la toma de decisiones que conspira contra la transparencia y certidumbre jurídica que evalúan con mucha atención los inversionistas extranjeros antes de tomar sus decisiones de inversión – que entidades del sector no estatal pudieran realizar directamente operaciones de comercio exterior.

La pequeña empresa Dofleini Software, publicado por Cubadebate, ha tenido que conveniar con Desoft, la realización de sus actividades de comercio exterior. Como explicaba su Director General “Desoft no pone el mercado. Nosotros gestionamos el 100% de nuestros clientes, sabemos quiénes son y lo que quieren. Una vez que está todo bien maduro, se lo presentamos a Desoft”, y comentaba que en ese proceso de formalidades para poder exportar han perdido potenciales clientes.

El papeleo “a veces demora entre dos y tres meses”. En esa alianza obligatoria hasta ahora, Dofleini ve otras desventajas. “Desoft es una empresa desarrolladora de software, no se dedica exclusivamente a la actividad de comercio exterior. Su objeto social no es hacer más fácil nuestro camino hacia el comercio exterior.

Ellos tienen que hacer software para Cuba y exportar sus propios productos y servicios, y lidiar además con todos sus contratos. El hecho de que tengan que asumir un pedazo del trabajo de alguien, lo veo mal en varias direcciones. La primera, son competidores nuestros; la segunda, estamos poniendo en riesgo a la empresa estatal socialista, que está dando su cara ante el mundo para representar una forma de gestión que podría ni conocer; y la tercera es que está haciendo papel de juez y parte, tomando decisiones a partir de sus propios intereses, y no sobre la base de los intereses del que exporta”.

Si se eliminara esa mediación estatal, dicen en Dofleini que pudieran realizar la exportación de sus productos y servicios mediante plataformas digitales. Un servicio completamente en línea, lo más ágil posible, a la altura del primer mundo. De hecho, esta plataforma ya está preparada. Y “lo haríamos con total transparencia, en cuanto a impuestos, ingresos y cantidad de clientes, y siempre de conformidad con lo establecido en el país” [6].

5.- Por último, varias de las medidas – necesarias – que se han anunciado en las últimas semanas, incluyendo la relativa a la flexibilización de las compras externas por las personas naturales y jurídicas cubanas y el previsible desarrollo de negocios de altos montos con capital extranjero para satisfacer la demanda del comercio mayorista y minorista cubano, pudiera generar a corto plazo un incremento perceptible de importaciones en el país, en ausencia de un  conjunto integrado de medidas e instrumentos de política para el fomento de la producción nacional (dentro de las cuales destacaría la revisión de la estrategia y política de inversión estatal, y la reforma postergada en el sistema de gestión y mecanismo económico del sector agropecuario cubano).

Ese incremento de las importaciones – en ausencia de crecientes ingresos en divisas – genera no sólo una transferencia hacia el exterior del excedente generado internamente, si no la prolongación del insostenible estado de déficit externo crónico que ha exhibido nuestra economía desde hace ya mucho tiempo.

Las anteriores observaciones, tienen sólo como propósito, ampliar el debate necesario para seguir destrabando e impulsando resortes – que como señaló el Presidente Díaz-Canel, “…. movilicen, hasta donde nos sea posible, las fuerzas productivas”.

Notas

[1] 9no Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional Poder Popular, IX Legislatura, 20 -22 de julio/2022.

[2] Discurso pronunciado por Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en la clausura del Noveno período Ordinario de Sesiones de la ANPP en su IX Legislatura, La Habana, 22 de julio/2022. Granma, sábado 23 de julio/2022, pp. 3 – 6.

[3] Ibidem, p. 5.

[4] Este constituye el primer reconocimiento de que el tipo de cambio oficial vigente en el país, resultado del proceso de ordenamiento monetario y financiero, no es un tipo de cambio “económicamente fundamentado”.

[5] Mesa Redonda, lunes 15 de agosto/2022.

[6] Tomado de: Exportar ¿lo más ágil posible?: La experiencia de Dofleini Software, la primera mipyme oficial cubana. Por: Lissett Izquierdo Ferrer, Abel Padrón Padilla, Ana Álvarez Guerrero. CUBADEBATE, 15 agosto 2022)

                                                                                              …………………..

SOBRE LA APLICACIÓN DE LAS PRINCIPALES DE LAS 75 MEDIDAS ANUNCIADAS EN LA ASAMBLEA NACIONAL A FINES DEL MES DE JULIO DE 2022.

                                                    POR HUMBERTO PEREZ, 26 DE AGOSTO DE 2022

Sobre el tema del título han tenido lugar dos sesiones de información en la Mesa Redonda protagonizadas por el compañero Alejandro Gil y por la Presidenta del BCC y una sesión de información por parte de la Ministra del MINCIN y de una Vice Ministra del MINCEX.

Estas informaciones han sido valoradas y comentadas, entre otros, por los compañeros Joaquín Benavides, Fidel Vascos, Omar Everleny, dos veces por el compañero Julio Carranza y, más recientemente, por el compañero Juan Triana con un comentario que titula “Gota a Gota” y por el compañero Antonio F. Romero con un analítico y certero artículo que titula “Los cambios económicos en Cuba”. En este último se señalan, como un preludio de sus valoraciones críticas más generales, algunas inconsecuencias e incongruencias que presenta el propio diseño de lo propuesto.

Comienzo por decir que comparto, con algunas diferencias totalmente secundarias, al 100% lo expresado por estos compañeros en sus artículos. Es muy necesario que los organismos decisores atiendan y tengan muy en cuenta lo expresado por estos autores.

Por mi parte solo recordaré, como preámbulo de este comentario que ahora les hago llegar, lo que expresé por anticipado en mis dos cartas dirigidas al compañero Alejandro Gil y a la máxima dirección del país circuladas la primera a fines de julio, a raíz de lo anunciado en la Asamblea Nacional, y la segunda a comienzos de agosto motivado por la primera comparecencia conjunta del Ministro de Economía y de la Presidenta del BCC. Ambas, acompañadas por varios anexos y textos complementarios, fueron divulgadas en el blog “Cuba y la Economía” del compañero Humberto Herrera Carles, por “Otra Cita” y otras páginas de la web.

En la primera de mis cartas comentaba que: “Muchas de las medidas anunciadas son de compleja y no confiable implementación y ejecución, con resultados a esperar muy demorados, inciertos y de efectos parciales y cuantitativamente insignificantes.”

Y concluía dicha carta con un párrafo que resumidamente decía lo siguiente: “Te auguro que pasado un tiempo “el cuartico se mantendrá igualito en lo fundamental”, que se habrá hecho un gran esfuerzo burocrático para la implementación de algo que se juzgará como “más de lo mismo” con la consiguiente pérdida sucesiva de cuotas de la confianza política por parte del gobierno.

En la segunda de mis cartas enviada en los primeros días de agosto manifestaba: “Ya empezaron los esfuerzos burocráticos por una de las principales de las 75 medidas”. Como entonces apunte: “La intención es plausible pero el camino es evidentemente tortuoso, impreciso, impredecible y, en mi opinión, resultara impracticable en varios de sus propósitos con un efecto inflacionario asimétrico inmediato que no estoy seguro se haya valorado bien. Además, constituirá una demora más en lo que hay que hacer de manera drástica y realista para lograr lo más importante y urgente: el aumento de la oferta de bienes y servicios a la población que se haga notable para el pueblo consumidor”.

Creo que ya desde su inicio han aflorado ya múltiples manifestaciones de hechos fortuitos, impredecibles unos y predecibles otros, pero no inteligentemente previstos, que evidencian lo tortuoso e impreciso del camino escogido, por no ser lo suficientemente realistas, según nos llega por las entrevistas que se le han hecho a la población que empieza a concurrir a las cadecas recién abiertas con el propósito de comprar divisas.

Hasta ahora se ha eludido, sin ninguna explicación convincente y satisfactoria, el camino expedito que se debía haber tomado hace tiempo pero que no se tomó por diversas razones multicausales, entre ellas:

Se entremezclan prejuicios y temores infundados por falta de conocimiento y dominio de la teoría económica y de las leyes objetivas del devenir económico y del mercado en particular.

Aplicaciones dogmáticas de lecturas parciales o mal interpretadas de los marxistas fundadores, conservadurismo por intereses creados y standares de vida y de gerencia que se desea conservar por las comodidades que genera el establishment.

Interpretación indebida e insuficiente del momento y contexto histórico en que existimos como país y como patria, y en medio del cual se desarrolla actualmente nuestro proceso socialista.

Falta de audacia y dinamismo en la voluntad política necesaria para cambiar todo lo que tiene que ser cambiado… y una larga lista de etcéteras más.

Hago una deferencia y diferencia con los máximos dirigentes del Gobierno a los que no se les puede pedir más esfuerzo, dedicación, trabajo y política acertada de principios en defensa de la independencia, dignidad y soberanía nacionales y por mantener el rumbo socialista del proceso, sin lo cual nuestro país y nuestro futuro resultarían inaceptables para todos los cubanos patriotas.

Pero dentro de todos los obstáculos y factores retardatarios existentes, esta la tendencia exagerada hasta el extremo de los criterios centralistas y estatalistas en la dirección del país. Y esto si lo considero responsabilidad de los máximos niveles.

La propuesta de medida en la que vengo insistiendo desde hace años, acompañada y apoyada  por el criterio favorable de otros varios compañeros de alta autoridad y capacidad teórica y académica y altas y positivas experiencias de dirección económica y política, es la de legalizar el comercio minorista de los entes económicos privados, bajo las debidas cautelas y regulaciones de enmarcamiento y control.

Indudablemente es radicalmente descentralizadora pues significa renunciar a que todas las divisas que entren al país sean captadas por las arcas del estado y administrado al detalle su gasto e inversión.

Con el mercado cambiario actualmente en proceso tortuoso de aplicación, se pretende que todas o casi todas las divisas que entren o estén destinadas a entrar al país lleguen, desde sus tenedores de origen (turistas, visitantes o inversores extranjeros y remesantes) o  receptores en Cuba (cubanos residentes en el país en su carácter de remesarios, captadores de propinas y otros), a las arcas del Estado y que solo o casi exclusivamente desde estas arcas se determine su uso.

Nuestra propuesta significa permitir que una parte de esas divisas no sea captada por el Estado como ente intermediario entre fuentes y destinos de las mismas. Sino que el Estado actúe promoviendo y facilitando que se manejen desde sus propias fuentes, que los poseedores de las mismas puedan decidir su destino y por parte del Estado crear las condiciones para que este destino sea fundamentalmente en interés del país, de su economía y de la población.

Hoy el cubano que recibe y posee divisas (directa o indirectamente) las usa para consumir en el mercado MLC, para cambiarlas por CUP en el mercado informal o legalmente  en los bancos y cadecas habilitados para ello, viajar al extranjero, irse del país, o adquirir productos en el extranjero para entrarlos como importación no comercial (parte de las cuales van a parar “por la izquierda” al mercado informal de bienes y servicios que recibe la población consumidora  como simplemente consumidora o para emplearlos como insumos en sus  tpcp o mipymes).

No resultaría más conveniente y redituable a estos cubanos poseedores de divisas, (legalizados como comerciantes) el emplearlos en comprar en un comercio mayorista dado situado en un país extranjero o en una zona especial dentro del país, para venderlos a la población en general?  Considero que también estarían incluidos entre sus consumidores todos los productores privados del país, incluidos los campesinos.

No estarían llevados los poseedores a invertir de esta manera la mayor parte de las divisas que posean?

Si se ha entendido adecuadamente las características de este capital comercial a ser autorizado, que yo expliqué con abundantes razonamientos y datos en uno de los artículos anexos que aparecen en mi segunda carta al compañero Alejandro, si se ha entendido que estas divisas que se autorizaría invertir fuera no se quedan fuera ni se fugan del país sino que retornan sistemáticamente al país en la forma material de mercancías a venderle a la población, y que mayor seria la parte empleada por estos comerciantes en convertir divisas en mercancías a vender mientras menor sea la parte que deban emplear en pasajes al extranjero, hospedaje, alimentación, transportación, embalajes, etc.

Si los mercados mayoristas a los cuales acudir no estuvieran situados en países extranjeros sino dentro de nuestro país, el que sería adicionalmente beneficiado por arrendamientos y concesiones a los suministradores extranjeros que acepten establecerse dentro de frontera mediante mecanismos comerciales de consignación o deposito, ¿Qué no hace aconsejable esta medida?.

Esto provocaría de manera mucho más rápida, y evitando los caminos tortuosos, imprecisos y poco realistas emprendidos, que la oferta de bienes y servicios  que reclama nuestra inflada demanda se vea más rápidamente satisfecha, que el pueblo encuentre en este mercado parte de la respuesta que está esperando, que los precios de todos los mercados tiendan a disminuir por la competencia que se generaría, y que se vea favorecida la producción del sector privado y cooperativo por los equipos e insumos que este mercado pudiera aportarle.

Exhorto una vez más a los organismos decisores a revisar el paquete de medidas anunciado en la última Asamblea Nacional, a rectificarlo en lo que corresponda, a incluir esta medida propuesta por nosotros inexplicablemente demorada y rehuida.

Y que no se olviden de la descentralización real de la empresa estatal atiborrada de planes de medidas a cumplir que no logran el objetivo, y que se revisen los conceptos sobre el monopolio del comercio exterior que no parece bien entendido ni aplicado.

                                                                                    ………………..

                                                                        LA INSURRECCIÓN TROTSKISTA

                                                                              POR CÉSAR VALLEJO

                                                                (CORTESÍA DE ARGELIO SANTIESTEBAN)

Hay hombres que elaboran una teoría o la reciben en préstamo, para luego meter y encuadrar la vida, a horcajadas y mojicones, dentro de esa teoría. La vida viene, en ese caso, a servir a la doctrina, en lugar de que ésta sirva a aquélla. Los marxistas rigurosos, los marxistas fanáticos, los marxistas gramaticales, aquellos que persiguen la realización del marxismo al pie de la letra obligando a la realidad social a comprobar la teoría del materialismo histórico aun desnaturalizando los hechos y violentando el sentido de los acontecimientos, pertenecen a esa calaña de pigmeos.

A fuerza de ver en esa doctrina la certeza por excelencia, la verdad definitiva, inapelable y sagrada, la han convertido en un zapato chino, afanándose por hacer que el devenir vital tan fluido y tan preñado de sorpresas calce dicho zapato, aunque sea magullándose los dedos y hasta luxándose los tobillos.

Son estos los doctores de la escuela, los escribas del marxismo, aquellos que velan y custodian con celo de amanuenses, la forma y la letra del nuevo espíritu, semejantes a todos los escribas de todas las buenas nuevas de la historia. Su aceptación y acatamiento al marxismo, son tan excesivos y tan completo su vasallaje a él, que no se limitan a defenderlo y propagarlo en su esencia, lo que hacen únicamente los hombres libres, sino que lo interpretan literalmente, es decir, estrechamente.

Resultan, así, convertidos en los primeros traidores y enemigos de lo que ellos, en su exigua conciencia sectaria, creen ser los más puros y los más fieles depositarios. Es, sin duda, refiriéndose a esa tribu de esclavos, que el propio maestro se resistía, él primero, a proclamarse «marxista».

Qué lastimosa orgía de eunucos repetidores, la de estos traidores del marxismo! Partiendo de la convicción que Marx es el único filósofo de la historia pasada, presente y futura que ha explicado científicamente el movimiento social y que, en consecuencia, ha dado una vez por todas, en el clavo de las leyes del espíritu humano, su primera desgracia vital consiste en apartarse de raíz de sus propias posibilidades creadoras, relegándose a la condición de simples papagayos panegiristas y papagayos de El Capital.

Acorde con estos derviches, Marx será el último revolucionario de todos los tiempos y, después de él, ningún hombre futuro podrá crear nada. El espíritu revolucionario acaba con él y su explicación de la historia contiene la verdad íntima e incontrovertible contra la cual no cabe objeción ni derogación posible, ni hoy ni nunca.

Nada puede ni podrá concebirse ni producirse en la vida que no caiga dentro de la fórmula marxista. Toda la realidad universal no es más que una perenne y cotidiana comprobación de la doctrina materialista de la historia. Desde los fenómenos astrales hasta las funciones secretoras del sexo del cangrejo, todo es un simple reflejo de la vida económica. Para decidirse reír o llorar ante un peatón que resbala en la calle, sacan su Capital de bolsillo y lo consultan previamente.

Cuando se les pregunta si el cielo está azul o nublado, abren su Marx elemental y, según allí leen, es la respuesta. Viven y obran a expensas de Marx. Ningún esfuerzo les es ya exigido ante la vida y ante los vastos y cambiantes problemas. Les es suficiente que, antes que ellos, haya existido el maestro que ahora les ahorra la viril tarea y la noble responsabilidad de pensar por sí mismos y de ponerse en contacto directo con las cosas.

                                                                                        ……………….

                                                            QUIÉN PAGA POR EL PATRIMONIO PERDIDO?

                                                 POR LISANDRA GÓMEZ GUERRA, 28 AGOSTO, 2022

                 http://www.escambray.cu/2022/quien-paga-por-el-patrimonio-perdido-infografia/

Tras una amplia investigación, tanto en Jatibonico como en Sancti Spíritus, el desmembramiento de la locomotora No. 1 363 con 105 años de historia quedó en unas cuantas reuniones

                                                                                        …………………

              LOS ERRORES COMETIDOS: FRAGMENTOS DEL INFORME AL PRIMER CONGRESO DEL PCC

                                                                       POR FIDEL CASTRO RUZ

https://cubayeconomia.blogspot.com/2021/03/los-errores-cometidos-capitulo-del.html?m=1

                                                                                          ……………..

                         1992: LA ECONOMÍA CUBANA: LOS DESAFÍOS DE UN AJUSTE SIN DESOCIALIZACIÓN

                                      POR AURELIO ALONSO, LA TIZZA BOLETÍN ELECTRÓNICO, AUG 5

https://boletindelatizza.substack.com/p/aurelio-alonso-1992-la-economia-cubana?

Trabajo publicado en Cuadernos de Nuestra América, vol. IX, no. 9, julio-diciembre, 1992. Versión tomada de El laberinto tras la caída del muro, Ruth Casa Editorial / CLACSO, Buenos Aires, 2009.

En 1992 Cuba se abocaba a la, hasta entonces, más severa crisis económica desde el triunfo de la Revolución 33 años atrás. La revista Cuadernos de Nuestra América, del Centro de Estudios de América, publicó entonces el trabajo «La economía cubana: los desafíos de un ajuste sin desocialización», en el cual Aurelio Alonso discutía sobre los desafíos que implicaba el nuevo contexto económico, aunque apuntaba a la centralidad de la política en la conducción de las transformaciones.

En realidad, Aurelio señalaba la centralidad de un tipo concreto de política: la política revolucionaria socialista. En esa dirección, apuntaba que «cualquiera sea la exigencia descentralizadora que imponga el nuevo criterio de eficiencia, no podría darse a título de una acción desreguladora». No se trataba entonces solo de «la imposibilidad de redefinir prioridades y la pérdida de la perspectiva de reinserción con un potencial negociador aceptable para el país», sino que — y esto era la centralidad de lo que explicó Aurelio de manera de previsoria — «la pérdida de la capacidad conductora de la economía estatal entrañaría un claro riesgo para la equidad y la justicia social».

Esto es, reiteramos, de 1992, hace 30 años. El estudio de aquel entonces no desconocía una realidad que, al día de hoy, es todavía central en cualquier análisis que sobre Cuba se haga — aunque se tome con ligereza, o casi como una variable externa que desempeña el mismo papel que, por ejemplo, la subida o bajada en bolsa de las commodities — : «Si la sociedad cubana pudiera desenvolverse en un escenario normal de distensión y tolerancia, sin el hostigamiento de un vecino poderoso, y sin un cerco económico artificial que obstaculiza la inserción y amenaza la sobrevivencia misma, no solo sería más expedita la búsqueda de los mecanismos adecuados de la economía, sino que el espacio de la pluralidad y el disenso se ampliaría significativamente».

                                                                                  …………………..

Después de la controvertida década 1960–1970, de tanteos vinculados siempre a las estrategias posibles de industrialización para sortear los efectos del bloqueo de los Estados Unidos, desde una economía centrada en la propiedad estatal, Cuba no encontró otra opción que buscar en el mercado económico socialista un régimen de preferencias estable para sus principales exportaciones, para su abastecimiento energético y para la recomposición y aprovisionamiento de su planta industrial. La opción por el esquema socialista del CAME, más allá de las afinidades políticas que la hacían viable, tampoco tenía propuesta alternativa en Occidente.

La primera distinción a subrayar es, en consecuencia, la referente a la definición del sistema (formas de propiedad, esquemas de dirección, estrategias), por una parte, y las que se refieren a la articulación orgánica en un orden internacional, por la otra. Hasta 1971 Cuba no había decidido su inserción en el orden económico socialista internacional, aun cuando diez años atrás había asumido en el plano interno la opción socialista de desarrollo, y sus intercambios con la Unión Soviética y algunos países de Europa del Este se habían incrementado sensiblemente en el plano bilateral.

Para los años sesenta, la asimilación por parte de la Unión Soviética, del mercado azucarero y el suministro de petróleo que los Estados Unidos cortaron a Cuba, constituyó ya un ingrediente esencial de la supervivencia del Estado revolucionario, aunque el régimen de preferencias distaba del que propiciaría después de 1972 la inserción al CAME, como país más favorecido junto a Viet Nam y Mongolia.

Esta inserción en el CAME coincidió con el alza más importante en el precio internacional del azúcar [1] y propició un restablecimiento relativo de la economía cubana en los setenta, a pesar de que los esquemas calcados de la economía soviética, unidos a ineficiencias estructurales y administrativas domésticas, no permitieron que esta relativa bonanza se aprovechara con el máximo de racionalidad.

El país trató además de beneficiarse de la afluencia crediticia euroccidental de mediados de la década del setenta, e incurrió en un nivel de endeudamiento de cuyos efectos no se logró recuperar. Las subidas en los precios del azúcar en 1974 y 1980 coinciden con un sensible incremento de las importaciones que da lugar a la elevación de los déficits en la balanza comercial. [2]

La marcada dependencia económica del CAME en las décadas del setenta y el ochenta motivó que la prioridad dada desde mediados de la década del sesenta al desarrollo y la modernización de la industria azucarera se consolidara, lo que acentuó la configuración económica heredada del régimen de plantación. Se reforzó el carácter de economía abierta, sujeta a la exportación de un producto principal, que ocupó además la mayor parte de las tierras cultivables del país.

La priorización del azúcar comprometió las potencialidades productivas en detrimento de la prioridad de la autosuficiencia alimentaria, y a la vez marchó en una dirección que resultaría inversa a la receptividad efectiva del mercado capitalista. En sentido análogo se comportó el níquel, segunda exportación cubana, que tiene parcialmente bloqueado el acceso al mercado occidental, por la prohibición a las empresas de los Estados Unidos de adquirir productos en cuya elaboración se haya utilizado el mineral cubano.

El tercer producto con el cual Cuba se articuló a la división del trabajo en el seno del CAME, los cítricos, reportó un peso secundario en comparación con los dos anteriores, y como el azúcar — aunque por razones diferentes — fue de difícil reubicación en el mercado mundial.

Hacia el período 1981–1984, Europa Occidental había llegado al 132,8 % en el autoabastecimiento subsidiado de azúcar e iniciaba una política proteccionista [3]. Pero en todo caso, los efectos del crecimiento del déficit comercial en el endeudamiento cubano en divisas convertibles obligaba ya, a principios de los años ochenta, a disminuir las importaciones de países de Occidente y aumentar los suministros procedentes de los países del CAME.

Cuando la convergencia de situaciones adversas impidieron a Cuba honrar en 1985 los compromisos adquiridos con sus acreedores occidentales-a pesar de que se habían renegociado términos de escalonamiento aceptables, el país arribó a ese año en una crisis total de liquidez, los acreedores no se avinieron a una propuesta que propiciara mantener el crédito; entonces se declaró unilateralmente la moratoria que aún se mantiene.

La respuesta fue el cierre del mercado financiero en divisas que se había abierto para Cuba en la segunda mitad de la década del setenta. De esta suerte, en el momento preciso en que el retroceso de la economía soviética forzaba a clamar por reformas dentro de la Unión Soviética, Cuba estaba elevando su articulación con el CAME del 70 % al 85 % aproximadamente, y con la Unión Soviética en particular del 60 % a cerca del 70 % [4]. O sea, que se potencia aún más el comprometimiento de su economía en el engranaje del CAME.

A mi juicio, es imprescindible tomar en cuenta esta dinámica del proceso de inserción internacional de la economía cubana para replantearse la respuesta posible a los cambios globales vinculados al derrumbe del socialismo como sistema mundial.

No es contradictorio que la economía cubana haya crecido cuantitativa y cualitativamente de 1975 a 1985[5] y que se hayan consolidado las realizaciones conocidas en los índices de calidad de vida y en el plano de la solidaridad internacional (civil y militar). Todo lo contrario, fue la articulación a ese esquema lo que permitió los niveles alcanzados, aunque también al costo de un comprometimiento elevado dentro del sistema mismo.

No sólo por el hecho de que las estrategias de expansión propiciadas por esta inserción quedaran centradas esencialmente en sectores que perpetuaban las estructuras primario-exportadoras del país (azúcar, níquel, cítrico), sino también porque la sujeción al CAME implicaba la sujeción a sus tecnologías rezagadas (las que estaban en condiciones de transferir), y a sus bajos niveles de eficiencia empresarial; Cuba no contaba a inicios de los setenta con otro esquema de referencia y había renunciado momentáneamente a generar uno distinto.

Por otra parte, la articulación dentro del CAME no sólo representaba un mercado preferencial muy beneficioso, sino también otras fórmulas de ayuda económica, seguridad crediticia, tratamiento flexible de la deuda en moneda convenio y una inapreciable gratuidad hacia las necesidades de la defensa del país. Por ello ante las dificultades financieras que se presentaron a comienzos de los ochenta, el sistema socialista encabezado por la Unión Soviética representaba para Cuba un escenario estable, a pesar de la evidencia de que la poca competitividad con Occidente ganaba terreno y la brecha tecnológica era insalvable. En todo caso, antes de 1986 no tenía motivo para pensar que aquel escenario se desarmaría de manera vertiginosa.

Es por ello que la revelación o la explicitación, del retroceso del sistema socialista mundial, a partir de la crisis soviética, lleva también a la percepción cubana a identificar, desde 1986, fuentes sistemáticas de ineficiencia vinculadas a la reproducción de los esquemas adoptados, en adición a la necesidad ya manifiesta de revisar críticamente los mecanismos internos, y a plantearse un curso renovador diferenciado del que se comenzaba a experimentar en el Este.

Aunque los efectos desestabilizadores de la desaparición del CAME y el retroceso soviético hacen difícil y prematuro medir el acierto de las rectificaciones en la estrategia económica cubana, hoy es evidente que de haber seguido a la Unión Soviética y Europa del Este en el curso reformador de mediados de los años ochenta — como las había procurado seguir antes en el diseño de las instituciones socialistas y en el sistema de dirección y planificación de la economía — el país hubiera sido arrastrado por la dinámica de devastación que se desencadenó allí a lo largo de los últimos cinco años. El derrumbe de la maquinaria económica soviética ha mostrado un nivel de gravedad muy superior a los efectos de ineficacia que las reformas de 1986 (perestroika) pretendían corregir [6].

En un sentido diferente, la crisis que atraviesa ahora la economía socialista cubana es, en primer plano, una crisis de inserción, ocasionada por la desaparición súbita del orden internacional al cual se había articulado de manera orgánica. Y también por las dificultades para reinsertarse de manera independiente con su actual configuración en el mercado mundial.

Y de ella se deriva principalmente la crisis de abastecimiento, el retroceso productivo, la excedencia laboral y otros males del momento. No se trata de que la economía cubana no adolezca de las ineficiencias y de la poca competitividad que han caracterizado a la economía soviética y a otras sustentadas en la propiedad y la administración estatal socialista centralizada. Además de las limitantes orgánicas del subdesarrollo. En el caso de Cuba, donde ni el paradigma ni el liderazgo han perdido el consenso, la presente crisis es en esencia económica y se genera muy claramente en el desplome del sistema socialista internacional, y en los obstáculos para una reinserción en el orden mundial. Hasta un punto en que los determinantes exógenos hacen aún más compleja la identificación, la ponderación y la rectificación de las fuentes internas de ineficiencia.

El bloqueo de los Estados Unidos a la economía cubana, que no se limita a un embargo comercial, es de nuevo el principal escollo para la reinserción de Cuba. A lo largo ya de más de 30 años esta política de hostigamiento sostenido se ha perfeccionado sistemáticamente con medidas complementarias orientadas a procurar la asfixia económica total. De entrada, es un despropósito que un país tenga que buscar a más de 3 000 millas los mercados para sus productos y los suministros para su subsistencia, por habérsele cerrado su mercado natural, a sólo 90 millas de sus costas. Más aberrantes aún son las medidas de coacción desde la potencia hegemónica mundial sobre terceros países para cerrar este cerco, que han ido desde las presiones sobre los Estados del continente latinoamericano desde principios de los años sesenta para que cortaran todo tipo de relaciones con Cuba, hasta las legislaciones propuestas por Connie Mack y Robert Torricelli en 1991 y 1992 respectivamente, al Congreso norteamericano [7].

El inventario de las acciones de esta política hostil de tres décadas es extraordinariamente más extenso y es difícil imaginar que desde una economía de mercado se hubiese podido afrontar siquiera por tres o cuatro años.

Pero el hecho es que     incluso ahora, en la dramática situación actual, Cuba tiene que proyectar, y tratar de lograr su reinserción, sin contar con posibilidades de cambio en este escenario externo. La perspectiva de distensión, por bienvenida que sea, constituye un espejismo que el proyecto no puede permitirse.

El curso descentralzado a todo riesgo y, desde la crisis política abiertamente liberalizador adoptado desde mediados de los ochenta en la Unión Soviética y Europa del Este, aunque se originó en una crisis de ineficacia global del sistema, ha tenido como respuesta práctica un eslabonamiento tal de los cambios, en el cual cada escalón se genera en los efectos del anterior, sin ajustarse a diseño alguno y sin que se logren sortear las ineficiencias arrastradas. El vertiginoso retroceso productivo de las antiguas repúblicas soviéticas no se ha detenido.

Todavía en la primera mitad de 1989 los dirigentes soviéticos no parecían vislumbrar el alcance de los cambios que habían desencadenado y, a pesar de las voces que reclamaban una ruptura de la asociación con Cuba, aún había motivos para pensar que el vínculo se podría mantener, a despecho de la radicalidad de las reformas y de la diferencia marcada entre las estrategias de ambos países.[8]

Las ventajas de los términos de intercambio que presidían esta relación, aun con el deterioro sufrido en la segunda mitad de los ochenta, eran efectivamente recíprocas, y de haber prevalecido un manejo más integral de los intereses económicos y sociales desde la parte soviética, tal percepción, hasta 1990, era razonable. No se había hecho todavía patente el peso del proceso descentralizador del sector externo soviético y la desintegración interior de los vínculos productivos.

Hacia 1990 la caotización de la economía soviética y el relajamiento consecuente de los compromisos económicos, en el marco de una crisis manifiesta del sistema político, sumieron la relación en la más completa incertidumbre.

Cuando se precipitó el proceso de liquidación del socialismo soviético, después del fallido golpe de agosto de 1991[9], hacía más de un año que Cuba se había estado preparando para una contingencia cuyos efectos iban a exceder los de la desarticulación del CAME: me refiero a la pérdida de la asociación bilateral con la Unión Soviética, del sentido que había animado esta relación desde 1960. Es tal situación la que ha llevado al discurso cubano a hablar de «dos bloqueos» [10] en oposición a la lectura antisocialista que equipara — en unos casos, y subordina en otros — la incidencia del hostigamiento imperialista y una crisis — presuntamente generalizada y definitiva — de los paradigmas socialistas.

La rapidez con que se produjo el desplome socialista hará que para Cuba el precio en austeridad y rigores, en el plazo inmediato, sea elevado. Resulta poco riguroso, sin embargo, atribuir este precio a insuficiencias estructurales o funcionales del socialismo cubano, en particular a una utilización ineficaz de los beneficios de la preferencia del CAME durante 15 años. Lo que no equivale exactamente a sancionar a ultranza los mecanismos ni las políticas adoptadas por la Isla, ni en las etapas precedentes a la inserción en el CAME, ni bajo el sistema de dirección y planificación de la economía, ni a partir de 1986 dentro de la rectificación [11].

A mi juicio, hay argumentos para afirmar que el grado de deterioro ocasionado por el derrumbe en el comercio exterior, y en general en la economía cubana, ha tocado fondo en 1992, pero sus efectos se pueden extender aún en los años inmediatos [12].

En la medida en que las prioridades agroalimentarias logren un nivel de satisfacción sostenido de la demanda de la población, y el turismo internacional, junto a la producción farmacéutica de punta, pueda suplir los déficits ocasionados por el declive de las exportaciones tradicionales (en especial del azúcar), en la segunda mitad de la década debe comenzar a producirse una recuperación. En el declive de la economía azucarera no sólo hay que tomar en cuenta la pérdida del precio preferencial, sino también una reducción significativa previsible en las compras de las antiguas repúblicas soviéticas [13]. Todo parece indicar que la diversificación económica va a ser al fin dolorosamente forzada a Cuba.

El proyecto de desarrollo que se configure desde esta realidad se vislumbrará con otro sentido de las prioridades y ritmos más prudentes. De mostrar, en este contexto la economía cubana, capacidad de subsistir y recuperase, logrando compensar la contracción de sus exportaciones tradicionales, la elevación de su seguridad alimentaria y un reacomodo de su esquema de desarrollo — que se atenga a la reducción definitiva de su media de consumo energético — y encontrar un nivel equilibrado de reinserción en el orden internacional vigente, también el bloqueo norteamericano habría fracasado objetivamente en generar la asfixia. Y no hay que excluir que en tales condiciones la correlación de intereses dentro de Estados Unidos comience a modificarse.

Más importante que reclamar el levantamiento del bloqueo sería lograr su fracaso definitivo.  Aunque cualquier indicio distensivo sería indicativo del fracaso. En cualquier circunstancia, el sistema cubano también tendría que prepararse para ello, porque el día que Washington decidiera atenuar el bloqueo, sin dudas lo haría buscando los resortes que apuntan a intereses propios y no desde las necesidades de la sociedad cubana.

En la medida en que la reinserción económica consiga avanzar, las ineficiencias internas saldrán progresivamente a flote, y el dispositivo de la economía doméstica podría hacerse más flexible.

La creciente apertura a la inversión de capital privado exterior, motivada por el hallazgo de una articulación provechosa a partir del fomento del turismo, introduce desde ahora un componente flexibilizador en el sistema, y adquiere la dimensión de un caso test que debe alcanzar un peso significativo en la configuración futura del desarrollo cubano.

De entrada esta incursión de capitales extranjeros, aún incipiente, está llamada a propiciar un aprovechamiento más efectivo de los recursos nacionales y contribuir a la reactivación económica. También podría ser el punto de partida de un aporte a la renovación tecnológica de la planta industrial, y a más largo plazo, la motivación de un interés — hasta ahora inexistente — en el seno de la banca acreedora por la dinamización de la economía cubana.

La magnitud del desafío que Cuba afronta hoy indica la complejidad coyuntural del problema. Si el proyecto cubano no lograra salir airoso del desafío y remontar la crisis de inserción, se perdería el espacio para una alternativa socieconómica propia, independiente y socialista. No significaría, sin embargo, que el proyecto haya sido necesariamente erróneo.

El fracaso no siempre es indicativo de error, en la misma medida en que tampoco el acierto es coronado siempre por el éxito.  Pero cuando se decide dar la cara al desafío no se parte de la previsión de fracasar.

Decía Von Clausewitz, que en la guerra el factor determinante de la derrota es la pérdida de la voluntad de luchar. En las difíciles condiciones en que Cuba tiene que procurar su reinserción, el peso específico de la voluntad está llamado a ser otra vez más relevante que el de los mecanismos. Si el proyecto cubano sale airoso del desafío, habrá resuelto la complejidad coyuntural. Quedaría en primer plano entonces la cuestión de la complejidad estructural, latente como un segundo desafío. No es que se trate de un problema diferible, sino que las respuestas requerirán un plazo más largo para definirse y consolidarse. También al compás en que la reinserción haga menos excusables las ineficiencias internas.

Es notorio hoy que el socialismo no ha sido lo que creía de sí mismo, y que la historia del siglo XX revela la confrontación de dos dogmas: el dogma liberal y el del verticalismo socialista [14]. Como todos los opuestos, estos dogmas se tocan. El liberal no excluye un verticalismo (de clase en su caso) y el socialista no excluye el liberalismo (desde la autoridad de los escalones del poder).

La crisis de ineficacia en que desembocó la economía socialista, y sobre todo la incapacidad de la Unión Soviética para darle solución, ha puesto de manifiesto que el esquema en que se desarrolló no era en realidad alternativo al capitalismo. En esencia porque no logró ser competitivo, y esta meta, en la cual se cifró el indicador del éxito, arrasó con sus realizaciones y reveló su reversibilidad.

La economía staliniana y sus sucedáneas eurorientales centraron su criterio de eficiencia formal en la tasa de crecimiento, que es a su vez el criterio de un mercado orientado por la optimización de ganancias. Este conflicto de eficiencias tuvo un ganador, y el sistema que sale victorioso del mismo se permite ostentar, como corolario de su victoria, que no hay alternativas para él [15]. Apreciables logros históricos, económicos y políticos de la Unión Soviética, como la electrificación del inmenso país, la victoria sobre el nazismo, la paridad militar con Estados Unidos, el papel en la conquista del cosmos y otros, no fueron el fruto de mecanismos, sino de la capacidad movilizadora de una voluntad colectivizada. Esta voluntad, que tenía que encontrar su lugar en la armazón del sistema, quedó siempre externa a los mecanismos y pareció diluirse después con la conciencia del fracaso.

Pero en los sistemas socieconómicos no basta la voluntad, también se requiere mecanismos propios de reproducción [16]. La verdadera ventaja del capitalismo sobre los socialismos de este siglo ha sido la de contar con mecanismos eficaces de reproducción. En tanto, el socialismo ha sido incapaz de crearlos, y cuando se ha percatado de esta ausencia sólo ha buscado subsanarla con la incorporación de mecanismos del capitalismo.

Sin embargo, la fórmula del «mercado total» tampoco es la alternativa para un socialismo ineficaz. El deslumbramiento liberal es un espejismo de las sociedades que han sido laceradas por la regimentación, agravada aun en los casos en que su historia no ha tenido la oportunidad de conocer el sistema liberal. La revolución bolchevique hizo pasar al país del zarismo al stalinismo, sin transición liberal alguna. El socialismo del siglo XX se percibe como una irregularidad de la historia [17]. Aunque de ningún modo se podrá decir que se trata de una irregularidad baldía.

La ausencia de alternativas sólo es tal desde la perspectiva de la sociedad que sostiene la inexistencia de alternativas para ella. En consecuencia, la prueba de que no hay alternativas es esencialmente una prueba de poder [18]. Por ello la sociedad cubana, para replantearse como alternativa, tiene que comenzar por demostrar su capacidad de sortear el cerco que le impone, a partir de una lógica de poder, otra sociedad que no la admite como alternativa. En tanto se tenga que proyectar desde el interior del cerco, la dimensión alternativa estará superdeterminada por las deformaciones que provoca la presión del poder exterior.

El sentido preciso del antimperialismo cubano ha sido dado siempre por la crudeza de este escenario: estrangulamiento económico, agresión diplomática y publicitaria, ejercicios militares, patrocinio de atentados, invasión armada. El sistema hegemónico no se resiente sólo por la presencia del socialismo en su periferia, se resiente también — y en primer término — por la soberanía.

Se trata de una dimensión que no puede ser obviada, porque constituye la amenaza más inmediata de la subsistencia. Y esta amenaza pesa particularmente en la solución de la complejidad estructural, ya que es a la larga en el reacomodo de las estructuras, más que en la reinserción en el orden mundial, donde los paradigmas se rescatan o se pierden.

Que la economía cubana no asuma una opción privatizadora o no se someta al esquema del mercado total no significa que no cambie: significa en todo caso que no inscriba sus fórmulas en el paso de un polo al otro, ninguno de los cuales admiten alternativas [19].

Esto es igualmente válido para el sistema político: la crisis del socialismo, que la ineficacia de la economía sacó a flote, se tradujo rápidamente en la Unión Soviética en crisis del sistema político. Lo más alarmante de las crisis del Este ha sido precisamente el desplome político y la vertiginosa asimilación de la institucionalidad liberal ante la incapacidad de generar una democracia socialista auténtica. Que Cuba se resista a adoptar el patrón de las democracias liberales, que ni siquiera es capaz de ofrecer un expediente de soluciones paliativas, tampoco puede ser evaluado como una señal de inmovilismo, sino precisamente de la búsqueda legítima de su alternativa.

El régimen cubano en vigor no está exento de deformaciones eurorientales. La institucionalidad soviética también sirvió de referente a las instituciones del socialismo cubano. Y no sólo tendrá Cuba que despojarse de los dogmas heredados, sino también que inmunizarse de alguna manera contra los dogmas propios. Pero no es cosa de salir de un dogma socialista para acogerse al dogma liberal.

El cambio de prioridades en la economía cubana, que tuvo una primera etapa a partir de la rectificación iniciada en 1986, y un segundo momento con la adopción del «período especial» en 1990, comporta primordialmente modificaciones de estrategia que, a pesar de la severidad de las críticas en las que se iniciaron, han seguido desde temprano un denominador de moderación en lo referido al sistema mismo.[20] Pero también es cierto que la política económica nunca se sujetó a plenitud al sistema de dirección y planificación que rigió de 1976 a 1986, sin que esto pueda servir para desconocer las insuficiencias cuestionadas desde la segunda mitad de la década del ochenta.

Aunque normalmente se valoran las medidas del «período especial» como fórmulas de emergencia inscritas mayoritariamente en las coordenadas de la rectificación, algunas de esas medidas emergentes, por su magnitud y significado, están llamadas a dar una configuración definitiva al desarrollo cubano. Con el gravoso acicate de que en esta ocasión el revés sería incosteable.

Por sólo aludir al programa alimentario, llevado al primer lugar de las prioridades de esta etapa, el objetivo de acercarse a un grado alto de suficiencia comienza la recuperación del espacio estratégico que siempre debió tener en un proyecto social en el cual la independencia no se limita al plano político. En especial en un país que a pesar de haber logrado un altísimo índice del empleo de la tierra agrícola, tiene menos del 40 % de dedicación de la misma a su consumo nacional, con un índice de sólo 0,14 ha por habitante.[21] La reconstrucción del balance del producto rural supone acciones progresivas en el uso de suelos, el restablecimiento de la fuerza de trabajo agraria, la agilización del sistema de distribución a la población y políticas salariales, de precios y de mercado adecuadas y estables.

Hoy había que introducir ya el problema del destino del azúcar en la economía cubana.

Por la vía del azúcar y el cítrico Cuba ha llegado a producir alimentos para 40 millones de personas, pero es sólo ahora que está ante el reto de lograr la seguridad alimentaria de su propia población, con una dependencia cada vez menor de las importaciones. Ha tenido que ser la hecatombe del sistema socialista internacional la que ha dejado al desnudo esta realidad. La profundidad y radicalidad del desgaste de los esquemas soviéticos pone al orden del día, más allá de la crisis de inserción, la reconstrucción de una economía política del socialismo en el plano teórico, en la medida en que desde las experiencias singulares aisladas se logre trazar de nuevo el camino.

A largo plazo, el hallazgo de la alternativa socieconómica no radica en la administración de la crisis coyuntural y no se resolverá sólo con la subsistencia y la reinserción. La alternativa implica un ajuste del sistema, profundo y progresivo, que tendrá que pasar por la superación de una obvia resistencia al ajuste.

Existe un problema no elucidado entre las modalidades de la socialización de la propiedad y la naturaleza de la gestión, que se relaciona, a todas luces, con la eficacia global del sistema. La propiedad estatal se vincula a un esquema centralizador en el plano de la gestión, que ha desembocado en una ineficiencia empresarial generalizada. El «socialismo real» o histórico, al convertir al Estado en propietario y administrador, hipertrofia el alcance de los ministerios y otros órganos estatales y produce un relevo del empresariado por el funcionariado [22].

El empresariado, generado por el régimen de mercado, se sustenta en la imaginación, en la creatividad y en la autonomía, indispensables para la competencia. El funcionario depende de la orientación, no compite para subsistir, y se sustenta en el mimetismo. De modo que la superación de la competencia, que debía ser una virtud del sistema, puede convertirse en un lastre.

La búsqueda de formas descentralizadoras de dirección se ha confundido frecuentemente con la privatización de la propiedad, perdiéndose de vista las potencialidades de la descentralización dentro de la propiedad socializada, incluso dentro de la forma estatal de propiedad.

En Cuba la participación de la inversión extranjera en el sector del turismo ha dado lugar a una mayor autonomía en el complejo hotelero de propiedad conjunta. Este fenómeno conduce de manera natural a propiciar un nivel análogo de descentralización para las empresas hoteleras de propiedad estatal que se orienta hacia un dispositivo descentralizador generalizado en el sector del turismo.

La aceptación del criterio de que cada sector productivo que pueda autofinanciarse en divisas tenga las facilidades para hacerlo [23] también supone un curso descentralizador de alcance considerable en la economía productiva, a pesar de su difícil implementación bajo los esquemas de actuación del funcionariado.

Las fórmulas encaminadas a que los órganos del Poder Popular en los municipios ganen facultades para solucionar las necesidades de la comunidad constituye un tercer camino descentralizador de importante significado [24].

Ninguno de estos ejemplos implica un proyecto de sustitución de la propiedad social por la privada. Es de esperar, sin embargo, que la legitimación de la iniciativa privada en una vasta franja de prestaciones (muchas de las cuales se realizan de hecho hoy privadamente el sector informal) entre igualmente en el futuro en la agenda del ajuste [25] posiblemente en el radio de acción de la suficiencia que se trata de imprimir a la comunidad.

El proceso de socialización de la propiedad en Cuba se efectuó entre 1959 y 1968, y puede considerarse que fue acelerado y radical. Las dos leyes de reforma agraria (mayo de 1959 y octubre de 1963) dejaron en manos del Estado el 80 % de la tierra agrícola, y las dos nacionalizaciones (agosto y octubre de 1960) estatizaron todo el sistema empresarial. La reforma agraria cubana no sólo distribuyó sino que estatizó.

Finalmente, se eliminó la pequeña propiedad en 1968 con la «ofensiva revolucionaria», medida que años después se evidenció había sido excesiva, sin que se hayan provisto fórmulas rectificadoras. La eliminación de una modalidad de parasitismo social se efectuó entonces al costo de la pérdida de una extensa variedad de prestaciones menores que resultaba imposible atender desde el Estado.

Ninguno de los esquemas de dirección económica que han prevalecido durante estos 30 años ha sido capaz de imprimir un patrón de eficiencia estable al sistema empresarial estatal ni ha explorado a fondo aún las posibilidades organizativas de la economía socializada [26].

Es cierto que la sociedad no es sólo economía, y que más que de rectificaciones, ajustes, o perfeccionamiento en el sistema de dirección de la economía, habría tal vez que hablar del sistema de dirección de la sociedad.

De ahí la extraordinaria importancia que tiene en el plazo inmediato la estructuración de un dispositivo efectivo de control popular, que opere sobre las decisiones, los procesos y los actores. Los objetivos de justicia social, equidad y calidad de la vida exceden a los patrones de la eficiencia económica. Pero también es cierto que los logros de justicia social, equidad, y calidad de la vida sólo podrán sostenerse en el largo plazo en patrones de eficiencia económica que sean capaces de aportar al socialismo un dispositivo de reproducción ampliada [27].

Se hace inevitable añadir que este patrón de eficiencia está por crear. Franz Hinkelammert, en su búsqueda en esta dirección, califica a la eficiencia capitalista, centrada en la ganancia, de fragmentaria, y le opone un concepto de «eficiencia reproductiva» que sea capaz de abarcar la reproducción de las fuentes de riqueza: el ser humano y la naturaleza [28]. La carencia de este patrón de eficiencia o la incapacidad para buscarlo (a veces no se trata de que falten las respuestas correctas, sino también las preguntas correctas) lleva a autoconfinarse al otro patrón, de naturaleza eminentemente empresarial. No poco tiene que ver con esto la creencia que de que sólo por la vía de la privatización y la mercantilización se arriba a la eficiencia, y la hipóstasis de la eficiencia empresarial como criterio de eficiencia del sistema económico-social.

Visto desde la experiencia de un modelo que ha transcendido el dominio de la propiedad capitalista, el rescate del paradigma tiene que enmarcarse en la defensa del socialismo, de sus realizaciones, y desde el socialismo trazar la búsqueda de las alternativas. Empezar por alternativas inexistentes en el horizonte de las realizaciones mismas compulsa hacia el exterior del socialismo, y conduce a la eliminación del sistema y el distanciamiento del paradigma. Es lo que ocurre cuando la introducción de la iniciativa privada, la asimilación del capital exterior, o los dispositivos de mercados se articulan a un proyecto de desocialización de la economía. Es la desocialización de la economía, y no la introducción en sí misma de mecanismos dinamizadores, la que desemboca en las transiciones al capitalismo [29].

Lejos de simplificar el proyecto, la redefinición de prioridades en que se sustenta la estrategia de reinserción comporta un nivel de complicaciones previsibles desde ahora. La de mayor gravedad tal vez sea la superposición en el plano interno de dos economías [30] la cual ya se percibe hoy. El incremento del turismo, que debe arribar al millón de unidades dentro de esta década, junto a la presencia creciente de un empresariado extranjero, comporta la convivencia de dos escenarios de consumo. El uno, privilegiado, con acceso a una oferta en moneda convertible. El otro sujeto a las fuertes restricciones que impone el período especial. Y entre uno y otro una franja de economía subterránea que se nutre de la escasez.

Esta superposición, apenas reseñada aquí, lesiona el principio de equidad en la medida en que polariza el bienestar en el área de la circulación dolarizada. Es lo que desde la crítica antisocialista, pero también desde posturas afines preocupadas por los costos sociales del turismo para el socialismo cubano, se ha caracterizado impropiamente como «apartheid del turismo internacional».

Podría preguntarse, en cambio, qué puede ser más costoso socialmente: mantener diferenciado un mercado del dólar y una economía equitativa del peso (no convertible) que progresaría al ritmo de la recuperación, o una polarización interna de las capacidades adquisitivas mediante la equiparación monetaria. El «apartheid de clases» no es una opción convincente frente al del turismo internacional. No obstante, no puede obviarse que se trata de una complicación relevante para la cual el sistema tendrá que generar anticuerpos. También aquí, sin que resulten desocializadores.

A largo plazo, la alternativa cubana tampoco podrá cifrarse doctrinalmente en un régimen de propiedad excluyente: ni estatización a ultranza, ni socialización arbitrariamente descentralizada, ni privatización al azar de las prestaciones. En particular, porque hay que comenzar por tomar en cuenta el punto de partida, en este caso una economía altamente estatizada, y en segundo lugar porque el ideal responde a la socialización y no a la individualización del sistema. La articulación tendrá que nacer del cumplimiento de las exigencias del nuevo patrón de eficiencia que se configure.

En el plano de los ajustes económicos, el IV Congreso del PCC no satisfizo la expectativa de un diseño acabado. A mi juicio, es una ausencia consciente, y el espacio de búsqueda es considerablemente más amplio y heterogéneo que lo que expresan los debates sobre la economía. Debe tenerse en cuenta que la adopción de la Resolución fue despojada explícitamente de intención de rigidez [31] y no sería extraño que en el curso de los años inmediatos se impongan en la práctica cambios puntuales no previstos a la altura del Congreso.

En todo caso, cualquiera sea la exigencia descentralizadora que imponga el nuevo criterio de eficiencia, no podría darse a título de una acción desreguladora. La pérdida de la capacidad conductora de la economía estatal no sólo entrañaría un claro riesgo para la equidad y la justicia social, sino la imposibilidad de redefinir prioridades y la pérdida de la perspectiva de reinserción con un potencial negociador aceptable para el país. «Desregulación» es posiblemente la palabra clave de la filosofía que preside el modelo neoliberal, que se orienta a la maximización del restablecimiento en nuestros días del principio de la «mano invisible» del mercado, enunciado por Adam Smith.

La economía neoliberal, que preside el orden mundial, es en realidad el liberalismo de las transnacionales. Y cuando un país pequeño y dependiente tiene que concurrir a este mercado, sin la fuerza negociadora de la gran empresa (que para el caso puede serlo el monopolio estatal), no está en condiciones de hacerlo con capacidad de negociar. La «mano invisible» del mercado siempre actúa en detrimento del más débil. La reticencia a perder esta capacidad de negociación es una cuestión de sentido común, y no tiene que ver con una proyección ideológica. Es parte de la reticencia a pagar precios en soberanía y en independencia.

Desde la perspectiva técnico-económica no conozco un solo argumento estructural sólido que demuestre que la reinserción eficaz de Cuba en el mercado mundial dependa de privatizar su economía o de desregular el dispositivo empresarial. Muy por el contrario, es por su carácter socializado que puede hacerlo con más efectividad. Lo que se opone es, en suma, una relación de naturaleza política, desde ese mercado. Aquí prima la acción de la voluntad y no de los mecanismos.

    Si la sociedad cubana pudiera desenvolverse en un escenario normal de distensión y tolerancia, sin el hostigamiento de un vecino poderoso, y sin un cerco económico artificial que obstaculiza la inserción y amenaza la sobrevivencia misma, no sólo sería más expedita la búsqueda de los mecanismos adecuados de la economía, sino que el espacio de la pluralidad y el disenso se ampliaría significativamente.

Notas

[1] En 1973 alcanzó a 30 centavos la libra, el precio más alto que ha logrado en el mercado mundial. Reporte del Banco Nacional de Cuba, La Habana, febrero de 1985.

[2] En 1980 el déficit comercial rebasó los 600 millones de pesos, y de 1985 a 1989 nunca bajó de los 2 000 millones. Comité Estatal de Estadísticas: Anuario Estadístico de Cuba 1989, La Habana, 1991.

[3] Organización Internacional del Azúcar: Sugar Year Book, Londres. Hoy más de dos terceras partes del azúcar que se comercia en el mundo cuenta con precios subsidiados. Ningún exportador está en condiciones de sostenerse a partir de los precios del mercado mundial; o bien lo hace al amparo de los subsidios de Estados Unidos, o de la CEE a través del Convenio de Lomé, o en último caso mediante acuerdos bilaterales.

[4] The Economist Intelligence Unit: Cuba: Country Profile, Londres, 1986–1991.

[5] El Producto Social Global (PSG) per cápita se elevó de 1512 pesos a 2679 pesos de 1975–1985. En los cuatro años siguientes no logró recuperar este nivel, debido principalmente a los efectos del cierre del mercado financiero occidental. Cfr. Comité Estatal de Estadísticas: Anuario Estadístico de Cuba 1989, La Habana, 1991.

[6] De ningún modo pretendo reducir el derrumbe soviético a los móviles económicos, que fueron los que desencadenaron, no obstante, el proyecto reformador. Es evidente que, en el proceso de transformaciones institucionales, pasa rápidamente a primer plano la incidencia de la crisis del sistema político: crisis de autoridad, crisis de las instituciones y crisis de los paradigmas. Esta crisis había sido largamente incubada en la sociedad soviética, y dio lugar igualmente a que las reformas económicas se desvirtuaran del proyecto inicial. Retornaremos a este fenómeno en el curso del texto.

[7] La llamada «Cuban Democracy Act», presentada al Congreso el 5 de febrero de 1992 por Robert Torricelli, busca reforzar el bloqueo mediante: 1) la prohibición de comerciar con Cuba a subsidiarias de empresas norteamericanas en el extranjero; 2) la interdicción durante seis meses a los mercantes que efectúen operaciones en puertos cubanos, para el atraque en puertos de los Estados Unidos; 3) negativas a reducciones de impuestos sobre gastos que se originen en negocios vinculados al comercio cubano; 4) cortes en ayudas, preferencias y acuerdos comerciales a países que provean suministros a Cuba; 5) limitaciones en remesas de ciudadanos estadounidenses a Cuba por concepto de viajes. Cubainfo-Newsletter, vol. 4, no. 2, Johns Hopkins University, 18 de febrero de 1992. El 24 de abril de 1992 el presidente George Bush, sin esperar por la aprobación del Congreso, instruyó al Departamento del Tesoro la aplicación de aquellas medidas de la misma que no interfieren en las relaciones con los aliados de Estados Unidos, que fue el motivo de que no sancionara la legislación de Connie Mack, aprobada por el Congreso en 1991.

[8] El discurso de Gorbachov en la Asamblea Nacional de Cuba el 4 de abril de 1989 es indicativo de esta percepción. En la misma sesión, al señalar Fidel Castro el respeto expresado por Gorbachov hacia las posiciones cubanas, dijo que era «algo verdaderamente extraordinario en la historia del movimiento comunista y socialista internacional». Pero a mediados del año siguiente la complicación del panorama económico y político había modificado la esperanza en la asociación. Ver al respecto el discurso de Fidel Castro del 28 de septiembre de 1990. La entrevista al ministro cubano de Comercio Exterior, Ricardo Cabrisas, publicada el 21 de enero de 1991, ofrece una imagen precisa de la descomposición que comienza a producirse en la concertación económica con la Unión Soviética. Granma, La Habana, 21 de enero de 1991.

[9] Me abstengo de reflexiones más detalladas por no ser mi intención aquí tratar la transición de las antiguas repúblicas soviéticas al capitalismo sino en la medida en que me obligue a ello el análisis de la realidad cubana.

[10] Fidel Castro comenzó a usar este argumento desde el 3 de noviembre de 1991 en la inauguración de la IX Feria Internacional de la Habana.

[11] Fidel Castro, con motivo del XXXII aniversario del desembarco del yate Granma, «tenemos que defender al socialismo ahora que hay dificultades internacionales y hay también dificultades nacionales. Unas son derivadas de nuestros propios errores y otras son derivadas de coyunturas que están más allá de nuestras posibilidades». Granma, La Habana, 5 de diciembre de 1988.

[12] Investigaciones en curso del Centro de Estudios de la Economía Cubana muestran que las importaciones totales descendieron en un 70 % de 1989 a 1992. El suministro de petróleo, que disminuyó en el mismo período de 13,3 a 8,6 millones de ton, se calcula puede detenerse en 6 millones en 1992. El comportamiento de los suministros en 1991 es difícil que pueda agravarse más. El decrecimiento de la economía en el año 1991, aunque no ha sido divulgado, se sabe alcanzó un nivel récord que se estima cercano al 24 %. Entre 1989 y 1992 la del PSG se calcula en más del 35 %.

[13] Cary Torres Vila: Las exportaciones de azúcar cubano ante la nueva realidad de los mercados soviéticos, Amsterdan Internacional Studies, Departamento de Relaciones Internacionales de Derecho Internacional Público, Universidad de Amsterdan, febrero de 1992. La autora avizora diversos escenarios, todos de reducción de la demanda, desde las antiguas repúblicas soviéticas, y estima que en un período entre uno y tres años Cuba contaría con un mercado de 1,8 a 2,0 millones de toneladas en el área. A pesar del tono derrotista de las conclusiones de Torres Vila, sus valoraciones del futuro de los mercados soviéticos para el azúcar cubano merecen atención.

[14] Eludo los términos de «autoritarismo» y «totalitarismo» por la connotación peyorativa que les ha dado la crítica antisocialista.

[15] Franz Hinkelammert: «¿Capitalismo sin alternativas? Sobre la sociedad que sostiene que no hay alternativas para ella», en Pasos, no. 37, Editorial del Departamento Ecuménico de Investigación, San José de Costa Rica, septiembre-octubre de 1991.

[16] En «El largo plazo en materia de transición. Reflexiones sobre los cambios de las sociedades socialistas de Europa y del Tercer Mundo» (en Cuadernos de Sociología, no. 19, Managua, enero-agosto de 1991) François Houtart se refiere a la importancia de la constitución de las bases materiales para la reproducción de la sociedad: «No se puede a largo plazo reproducir las relaciones sociales sobre una base voluntaria, aun si el consenso es necesario […] Siempre que la relación capital-trabajo puede reproducirse sobre su propia base material, no está en peligro […]».

[17] «Entrevista a Maurice en Godelier», en Cahiers Marxistas, no. 4, París, 1991.

[18] Franz Hinkelammer: ob. cit.

[19] «Cualquier sociedad que sostenga que no hay alternativa para ella, demuestra que ella no es ninguna alternativa». Franz Hinkelammert, ob. cit.

[20] «[…] rectificación […] no puede implicar cambios abruptos. Significa buscar soluciones nuevas a problemas viejos […] hacer un uso más correcto del sistema y de los mecanismos con que contamos ahora». Fidel Castro, en el XX aniversario de la caída del Che (8 de octubre de 1987).

[21] Miguel Figueras: «Cuba en los 80. Retos económicos para los 90», ponencia presentada al XVI Congreso de la Asociación de Estudios del Caribe, La Habana, mayo de 1991.

[22] En una reflexión muy balanceada sobre los retos presentes del socialismo cubano, Luis Stolovich, a partir de una consideración crítica — tal vez demasiado parcial — de la estatización, identifica seis rasgos del «socialismo real» adoptados por el socialismo cubano, a los que atribuye el peso de la ineficiencia interna. Luis Stolovich: «Cuba: la revolución angustiada», en Punto Final, Santiago de Chile, 6–9 de enero de 1992.

[23] «Resolución sobre el desarrollo económico del país», IV Congreso del

PCC, 10–14 de octubre de 1991, en Este es el Congreso más democrático (recopilación), Editora Política, La Habana, 1991.

[24] Ibídem.

[25] Ibídem.

[26] Las tres restricciones de orden interno que aquejan hoy a la economía cubana, según José Luis Rodríguez, son: 1) la limitación de recursos, 2) el desbalance financiero interno y las presiones inflacionarias, 3) la baja eficiencia relativa de la gestión económica. J.L. Rodríguez: «Cuba ante el desafío de la economía internacional», en Boletín de Información sobre la Economía cubana, nos. 1 y 2, CIEM, La Habana, 1992.

[27] «Sin economía sólida todas las aspiraciones políticas y sociales se convierten en sueño utópico», subraya Carlos Rafael Rodríguez al abordar el desafío cubano actual. Conferencia inaugural del XVIII Congreso de la Asociación Latinoamericana de Sociología, La Habana, 31 de mayo de 1991.

[28] Señala el autor: «Valores de convivencia no puede surgir en nombre de la eficiencia. Pero el desconocimiento de estos valores es el punto de partida de asegurar la eficiencia reproductiva» que sea capaz de «canalizar y limitar bajo este punto de vista el sistema compulsivo del mercado». Franz Hinkelammert, ob. cit.

[29] Eric Hobsbawn, en «Crisis de las ideologías: liberalismo y socialismo», conferencia magistral opuesta en el Coloquio de Invierno organizado por la UNAM, México, febrero de 1992, estima que «el debate entre liberales y socialistas hoy no es sobre el mercado incontrolado contra el Estado que todo lo controla […] ambos modos de ver el mundo (con la excepción de los neoliberales teológicos) aceptan una economía mixta en principio. Muchos socialistas se preguntan dónde queda la línea que deslinda la economía mixta no socialista de las socialistas, dónde debe marcarse y qué distingue a los que se encuentran en una u otra posición», en Memoria, no. 41, México D.F., abril de 1992.

[30] Y habría que decir que también de dos ideologías, tema que difiero para un trabajo posterior.

[31] En la introducción al debate del proyecto de Resolución sobre el desarrollo económico del país en el IV Congreso del PCC, Carlos Lage lo caracteriza como «un esfuerzo que no comienza con el Congreso ni termina en el congreso». Reconoce que «nuestra economía tiene que sufrir un cambio radical» y que la «situación es tan difícil y compleja» que requerirá «analizar permanentemente lo que ahora aprobemos y aplicar los cambios que la vida imponga».

                                                                         ………………….

                                                HABANA INSIDER: ARTE|CULTURA|IDEAS  

ES UN BOLETIN ELECTRONICO QUE OFRECE DE MANERA GRATUITA, UNA SELECCION DE CONTENIDOS PUBLICADOS EN LA PRENSA DIGITAL CUBANA E INTERNACIONAL. SOMOS UN PROYECTO NO LUCRATIVO CREADO EN BARRIO OBRERO, S.M. PADRON, LA HABANA, CUBA POR PROFESIONALES DEL ARTE Y LA COMUNICACIÓN POR “LA NECESIDAD DE INFORMACIÓN QUE SOBRE EL DESARROLLO DEL PENSAMIENTO POLÍTICO Y SOCIAL DEL TIEMPO PRESENTE TIENE HOY LA CUBA REVOLUCIONARIA”.

PARA SUSCRIBIRTE, OPINAR; CONTRIBUIR, ESCRIBE A: MENAABELARDO@GMAIL.COM

Hi 20 AGOSTO 2022: MERCADO INTERIOR, COMERCIO EXTERIOR, POLÉMICAS

 

insider

     

                       

                               20 AGOSTO 2022/ LA HABANA, CUBA/ EDICION 1497 ISSN en proceso

                            EDITOR: ABELARDO G. MENA CHICURI  CONTACTO: MENAABELARDO@GMAIL.COM

          DESCARGABLE EN TELEGRAM: https://t.me/Desde_mi_Arboleda , https://t.me/Rusiasincensura

         POR UNA NACIÓN SOBERANA E INDEPENDIENTE, SOCIALISTA Y DEMOCRÁTICA, PRÓSPERA Y SOSTENIBLE.

                                                                               ………………

PASADO PRESENTE (II): CON QUÉ ACCIÓN O PROYECTO POLÍTICO CONCRETO SE AUTOIDENTIFICA EL ABANICO DE LA IZQUIERDA CUBANA ACTUAL?: RAFAEL HERNÁNDEZ/ LA CONSTRUCCIÓN DE NUEVOS HOTELES EN CUBA EN TIEMPOS DE CRISIS: JUAN CARLOS ESPINOSA/ UN NUEVO PELDAÑO EN UNA LARGA ESCALERA: OMAR EVERLENY/ EL MERCADO INTERIOR, EL COMERCIO EXTERIOR Y LA POLÉMICA EN CURSO. UNA REACCIÓN RÁPIDA Y BREVE: JULIO CARRANZA/ ENTRE EL MONOPOLIO DEL COMERCIO Y LA DISCRECIONALIDAD EN CUBA: MAURICIO DE MIRANDA/ EL PERIODISMO Y LOS TRABAJADORES:

ANTONIO GRAMSCI/ REVOLUCIONAR LA REVOLUCIÓN (2): JOAQUÍN BENAVIDES/                                                                CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DEL ICRT: LELA SÁNCHEZ ECHEVERRÍA/

                                                                         ………………….

LAS OPINIONES EXPRESADAS EN ESTE BOLETÍN SON RESPONSABILIDAD EXCLUSIVA DE LOS AUTORES. EN EL MISMO SE PUBLICARÁN MATERIALES DE DIFERENTES CORRIENTES DE PENSAMIENTO, EN ARAS DE CONTRIBUIR AL DEBATE REVOLUCIONARIO Y EN FUNCIÓN DE LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO, CONCIENCIA Y EXPRESIÓN.

                                                                           …………………….

PASADO PRESENTE (II): CON QUÉ ACCIÓN O PROYECTO POLÍTICO CONCRETO SE AUTOIDENTIFICA EL ABANICO DE LA IZQUIERDA CUBANA ACTUAL?

                                                        POR RAFAEL HERNÁNDEZ, AGOSTO 9, 2022

Cuando evoqué los debates de los 60 en torno a la enseñanza del marxismo, no sé si dejé claro que su objeto central y casi único, lo que estaba en el fondo y en la superficie de aquellas disquisiciones sobre cómo y qué se enseñaba, era la cuestión de una teoría del socialismo. Los ortodoxos pensaban que esa teoría ya era ciencia constituida, según la experiencia de la revolución rusa, sus predecesores y estrategas.

Los heterodoxos defendían que esa ciencia europea había que injertarla aquí, según el curso de la experiencia revolucionaria cubana, y de su leal saber y entender, que como tal no desmerecía ni en lo práctico ni en lo ideológico de la de allá.

Para estos últimos se trataba de pensar nuestra revolución en sus propios términos, y a partir de su camino de ruptura de dogmas sobre cómo, cuándo y dónde hacerla según «las condiciones objetivas y subjetivas,» como se decía entonces. La cuestión de qué y cuánto de esa ciencia revolucionaria se aplicaba a nuestra experiencia política conllevaba estudiar y dominar sus fuentes teóricas y prácticas, no solo declarar que, como éramos distintos y diferentes a los rusos, no había más que escuchar bien, leerse y aplicar a Fidel Castro, el Che Guevara y los demás líderes, con lo cual bastaría para desenredar los dilemas de destruir, y sobre todo, de construir un orden social de arriba abajo.

En aquel contexto, esos intelectuales del marxismo estaban para contribuir con sus estudios a enriquecer la teoría del socialismo, de manera que sirviera a otros países como Cuba, y a sistematizar el pensamiento y la experiencia de la lucha y de la construcción de una nueva sociedad, para guiar la nuestra. Casi nada.

Naturalmente, en qué medida eran capaces de hacerlo, no era lo que les daba su condición de izquierda intelectual, ni a ellos ni a los ortodoxos, sino el hecho de que trabajaban dentro de un proceso político real, con el cual se articulaban mediante lo que uno de ellos llamó «el ejercicio de pensar.»

Se trataba de una acción política que adquiría siginificado en el contexto de los problemas y desafíos que el país enfrentaba, hacia adentro y hacia afuera. Sus santos y señas intelectuales, fuentes, corrientes, autores, no estaban confinados a los programas universitarios de filosofía, sino abarcaban a los intérpretes, pensadores y dirigentes de la revolución como fenómeno del mundo contemporáneo.

Como decía uno de los principales intelectuales de entonces, la Revolución cubana se entroncaba con Marx donde este había pasado de la ciencia a la acción política, pues el «marxismo está presente en los acontecimientos de la Revolución cubana, independientemente de que sus líderes lo profesen o conozcan cabalmente, desde un punto de vista teórico.»1

Volviendo sobre las preguntas que propuse al cierre del artículo anterior, diría que algunas diferencias separan a la izquierda intelectual de los 60 y a la actual.

Como subrayé, aquella era una izquierda politicamente involucrada. En muchos casos, habían sido militantes de las organizaciones revolucionarias precursoras, o lo eran del Partido o aspiraban a serlo. Pero la condición de militante iba mucho más allá de esa membresía. Para entender ese involucramiento hay que comprender la complejidad del proceso político llamado la Revolución.

Hace unos días, un amigo notaba que Lezama y Mañach hacían de su simpatía espontánea por el M26 parte de su actitud como intelectuales públicos. Probablemente no se les hubiera ocurrido hacerlo por otro partido político, por más patriotico o íntegro que fuera. Y es que el sentido de ese gesto no puede leerse al margen de la causa cívica y moral que lo inspiraba. Identificarse con la emancipación y la justicia no equivalía a adherir a una organización, sino a asumir una actitud distinta ante una acción política distinta por su significado.

De manera que escritores, artistas, profesores, periodistas, fueran o no de izquierda (ni Lezama ni Mañach lo eran), hacían de su posición hacia la revolución una actitud propia de su condición como intelectuales públicos. En un contexto donde, además, millones de cubanos lo hacían a su manera, reivindicando una condición ciudadana que no valía tanto por su mera connotación jurídica, sino por representar una experiencia de participación política desconocida para la mayoría.

En medio de aquella Cuba en revolución, la izquierda intelectual no era solo, por cierto, intelectuales como los mencionados arriba. También lo eran los médicos que se iban al servicio rural, los estudiantes que marchaban a alfabetizar, los teatristas que subían lomas en busca de otros espectadores, y hasta los universitarios que interrumpían sus carreras para incorporarse a las tropas coheteriles. Aunque la inmensa mayoría no era miembro de ninguna organización, su actitud era condición necesaria y suficiente de una izquierda militante.

Claro que la condición de vanguardia en el campo de la cultura y el pensamiento no se ha derivado, ni entonces ni ahora, de pertenecer al PCC o de ocupar un cargo, sino del reconocimiento por sus méritos y autoridad en ese campo. Antes he explicado que, más que un registro de alineación o un título otorgado, pertenecer al Partido significaba entonces un reconocimiento que la gente se ganaba, o que luchaba por ganarse.

Pero en cualquier caso, aquella izquierda desbordaba esa pertenencia orgánica, y se identificaba con un alineamiento respecto a la Revolución, que como reconoció una vez su máximo líder, era mucho «más grande» que el liderazgo o que el conjunto de los revolucionarios mismos.

Para entender la dinámica política de esa izquierda intelectual también conviene advertir que los intelectuales estaban en todas partes, también dentro del poder. Los reflejos políticos de los que estaban dentro y los que estaban fuera no se diferenciaban mucho. De manera que los alineamientos ante alternativas, como las que entonces provocaron polémicas en el campo de la cultura o de la economía, los involucraban a ambos.

Qué rasgos particulares distinguen a esa izquierda cubana y a sus intelectuales en la actualidad?

Si el liderazgo de Fidel Castro alineaba a ortodoxos y heterodoxos detrás de una raya común, unitaria, ligada a «la defensa de la Revolución,» ¿con qué acción o proyecto político concreto se autoidentifica el abanico de la izquierda cubana actual?

En otras palabras, si como dice Bourdieu, una izquierda política se define por orientarse hacia «una actitud crítica instituida eficazmente” ¿cómo se instituye la cubana actual? ¿Qué manifestaciones y acciones la definen como tal, además de su autoidentificación? ¿Qué marca políticamente su condición como izquierda, más allá de su discurso ideológico? ¿Existe una marca de identidad en una determinada doctrina compartida? ¿Es su objeto contribuir a renovar una teoría del socialismo como lo fue para el pasado presente?

Incluso si se redujera a la franja de la heterodoxia, las diferencias entre la izquierda de los 60 y la de ahora siguen siendo apreciables. Digamos, ¿lo que entonces se asumía como identificación política con la Revolución hoy sería visto como obediencia? ¿Donde aquellos heretodoxos de los 60 eran «orgánicos y disciplinados,» los de hoy son «independientes y libertarios»? ¿Donde aquellos «se plegaban,» estos «disienten»? ¿Qué creencias y convicciones los ligan, si es que comparten algunas?

En efecto, si como hemos visto, la izquierda y el PCC no han sido idénticas punto por punto en el pasado, con qué se alinean las corrientes en que se subdivide hoy la izquierda cubana? ¿Es la actitud hacia el liderazgo una marca de identidad o de diferenciación? Incluso si se admitiera que una izquierda que critica al gobierno y sus políticas es parte del legado de Fidel Castro, ¿podria decirse lo mismo de un segmento de esa izquierda que, salvo en el rechazo ante la política de EEUU, no se reconoce en el espejo del PCC?

Si se registra como un hecho que dentro del nuevo paisaje creado por la transición aparece tanto una oposición al PCC desde la derecha («la contrarrevolución») como de un segmento de la izquierda, ¿existen puntos de tangencia entre ambas? ¿Cuáles son sus diferencias en el campo político concreto de fuerzas en pugna? 

Antaño, la coincidencia básica con el liderazgo y sus políticas eran una premisa de su militancia de izquierda, aun al margen de su membresía en el PCC. Hoy, su actitud como izquierda, su independencia e identidad ideológica, ¿se definen en mayor medida por la crítica a la oposición antisocialista o por el cuestionamiento de las políticas oficiales? ¿Por las dos, en medida pareja; o más bien por una de las dos? 

Finalmente, habría que dar un paso atrás para preguntarse si es izquierda todo lo que se manifiesta en la esfera pública, en términos ideológicos o de pensamiento crítico. ¿Hasta qué punto puede considerarse acción política lo que hacen los francotiradores que pululan en las redes de un lado o de otro? La pregunta de fondo sería si, más allá de lo que rechazan o abominan, ¿son asociables a un proyecto político determinado?

Releyendo esta ristra de preguntas se me ocurre que los aludidos podrían disponerse a contestarlas. Si se animan a colaborar con mi próximo texto, aquí los estoy esperando. Soy todo oídos.

Nota:

1 Che Guevara, «Notas para el estudio de la ideología de la Revolución Cubana,» 8 de octubre de 1960.

                                                                                     ……………………..

                            LA CONSTRUCCIÓN DE NUEVOS HOTELES EN CUBA EN TIEMPOS DE CRISIS

                                                 POR JUAN CARLOS ESPINOSA / EFE, AGOSTO 18, 2022

En la cafetería del lujoso hotel Grand Aston de La Habana —inaugurado en marzo— hay más camareras que huéspedes, al grado de que en plena tarde de verano las empleadas bromean: “Hasta da tiempo de pensar”. Desde este imponente edificio, con 600 habitaciones, que pueden llegar a costar unos 200 dólares la noche, se otea el icónico malecón de la capital cubana entre una hilera de mesas vacías y un refrigerador con cervezas extranjeras.

Apenas hay visitantes hospedados. Pero no solo aquí, sino en un buen número de hoteles de la Isla, algunos de ellos construidos y abiertos en los últimos años, coincidiendo con la grave crisis que enfrenta el país desde 2020. “Yo me di cuenta (de la falta de turistas) cuando miré desde mi habitación a la calle en la mañana siguiente y no había nadie. Es verdad que nos pareció raro”, confiesa desde el lobby del hotel Habana Libre Valerie, una francesa de 20 años junto con su amiga Shawnee, de 19.

Aunque la ocupación hotelera en Varadero —el principal destino de sol y playa de Cuba— es más elevada que en La Habana y que la Isla no está en temporada alta —coincidente con el invierno del hemisferio norte— las cifras que emplean los expertos reafirman la percepción de estas dos chicas.

Turistas y habitaciones

La tasa de ocupación en los alojamientos de Cuba se mantuvo en torno al 50 % entre 2016 y 2020, según datos oficiales cotejados por el economista Pedro Monreal. El número de habitaciones, por su parte, ha repuntado más de un 25 % desde 2016. Si a inicios de aquel año se contabilizaban 62.000 habitaciones, el Ministerio de Turismo (Mintur) habla actualmente de 78.862, de las que un 74 % son de 4 y 5 estrellas.

Monreal añade que en el último bienio, mientras el producto interior bruto (PIB) caía más de un 7 %, el Estado desembolsó cerca de 1.500 millones de dólares en hoteles. La construcción de nuevas habitaciones turísticas —que este economista estima que es el grueso de la partida “servicios empresariales, actividades inmobiliarias y de alquiler”— llegó a rozar el 50 % de la inversión entre 2020 y 2021.

Más hoteles ¿más turistas?

En los primeros tres meses de 2022, la edificación de hoteles, así como otros aspectos relacionados con el turismo, concentró el 35 % de las inversiones totales, de acuerdo con datos de la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI). Esto quiere decir que se invirtió 20 veces más en este rubro que en la sanidad pública (1,7 %) o en educación (1,2 %), según las cifras oficiales.

El aumento del número de habitaciones contrasta con los altibajos que ha sufrido la cifra de turistas por las vicisitudes políticas y la pandemia, principalmente. En el primer semestre Cuba recibió a 682.297 viajeros internacionales, cinco veces más que en el mismo período del año anterior, pero aún lejos de los más de 2 millones que arribaron en los primeros seis meses de 2019, antes de la irrupción del coronavirus.

Las autoridades del país esperan para este 2022 el arribo de 2,5 millones de turistas, una cifra que los expertos consultados han puesto en duda que se pueda alcanzar con la tendencia actual. Antes de la pandemia, en 2018 y 2019, Cuba llegó a atraer a entre 4 y 5 millones de viajeros internacionales al año.

Incomprensión

Estas cifras han generado incomprensión entre ciertos sectores cubanos, como ha reconocido el propio Gobierno, algo en parte relacionado con el adverso contexto económico actual. Cuba atraviesa una grave crisis desde 2020 fruto de la pandemia, el endurecimiento de las sanciones de EE.UU. y los errores en la gestión nacional.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, reconoció este año en el marco de una feria de turismo que el esfuerzo inversor del país en este sector “no siempre es comprendido por una parte de la población” y enfatizó la necesidad de trabajar en la “eficiencia” del sector.

Los expertos, por su parte, no comparten el diagnóstico del Gobierno. La construcción de nuevos hoteles “no se justifica”, asegura a EFE el economista cubano Mauricio de Miranda. “En ningún momento reciente se ha llegado a una ocupación que realmente indique que hace falta incrementar el número de habitaciones”, señala.

Pavel Alejandro Vidal, profesor asociado en la Universidad Javeriana de Cali (Colombia), coincide en este dictamen, aunque añade que el turismo “ha mantenido unos niveles de eficiencia aceptables” y destaca que “es el único sector en el que se puede apuntalar una recuperación” nacional.

Apuesta de Estado

Esta apuesta por aumentar la oferta hotelera tiene su germen en un plan de 2016 del Ministerio de Turismo (Mintur) que contempla la construcción de más de 100.000 habitaciones para 2030. El documento se tejió en un momento en el que la mirada cubana estaba puesta en el potencial del mercado estadounidense, el mayor y más adinerado de la región Caribe, a raíz del proceso de “deshielo” con Estados Unidos durante el mandato de Barack Obama (2009-2017).

Dos años más tarde, y ya con la hoja de ruta de Obama dilapidada por su sucesor, el republicano Donald Trump, el Mintur trazó el Plan de Desarrollo 2018-2030 con vistas en la apertura de 216 nuevos hoteles.

“No podemos esperar a que el bloqueo finalice para construir la planta hotelera”, justificó entonces Díaz-Canel, quien confió en que el sector se convirtiese en “locomotora de la economía nacional”. EFE contactó al Mintur para poder incluir su posición y argumentos, pero por el momento no ha obtenido respuesta.

Modelo turístico

Los expertos no solo critican el dinero que el Gobierno cubano destina a hoteles, sino el modelo con el que el país intenta posicionarse como un destino hacia el exterior. “Pierden la oportunidad de crear un producto turístico propio. Han apostado por el modelo de sol y playa masivo, que ya está en decadencia en muchos países”, censura el economista Elías Amor.

Amor también reprueba que el presupuesto sea acaparado en alojamientos y no en “carreteras u otro tipo de infraestructuras» que también conforman la experiencia del viajero: “Al final, el turista sale del resort y lo que se encuentra es con un país con muchas carencias”, señala.

Para Vidal, la forma en que se decide la inversión hotelera en Cuba está ligada también con el peso del Grupo de Administración Empresarial (Gaesa), un conglomerado multisectoral en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) con más de medio centenar de empresas, entre ellas las principales del sector turístico. “Es un factor… ha manejado un flujo de caja en efectivo independiente del resto de la economía. Ellos tienen facilidades que no tienen otros ministerios e industrias”, apunta Vidal. Gaesa, que no rinde cuentas al Mintur o al parlamento y tampoco difunde sus cuentas, controla buena parte de los hoteles y de los ingresos provenientes del sector. Su influencia económica en Cuba es enorme: algunos expertos consideran que controla más del 50 % del PIB.

                                                                                       ………………….

                                                        UN NUEVO PELDAÑO EN UNA LARGA ESCALERA

                                                             POR OMAR EVERLENY, AGOSTO 17, 2022

LA COMPRA DE DIVISAS DEL ESTADO: UN CAMINO SOBRE UN CALLEJÓN DE PIEDRAS

POR OMAR EVERLENY, AGOSTO 5, 2022

En los últimos años se ha convertido un dato habitual escuchar y leer sobre múltiples planes y programas encaminados a resolver todo tipo de problemas en la nación cubana, económicos o de otra índole. No es algo negativo por sí mismo, pero debiera ser más eficiente trabajar de forma ordenada sobre políticas trazadas y estrategias definidas con planes y definiciones, y no hacer las cosas “improvisando”.

Lo problemático es cuando se montan planes y documentos programáticos unos detrás de otros. Muchas veces solo representan intenciones, deseos, más que estrategias o definiciones. Y peor, muchos contienen postulados que se contradicen entre sí.

Ahora muchos de esos deseos reciben el nombre de “medidas”. Suponen infinidad de horas dedicadas a crear estos planes, discutirlos, analizarlos en diferentes niveles, muchas veces sin verse un resultado práctico y palpable y con falsas expectativas.

En su más reciente legislatura el Parlamento cubano ha tomado la decisión de aprobar 75 medidas encaminadas a recuperar la economía. Nuestros deseos es que se logren, pero para eso hay que subir más rápido los escalones. Y la escalera no puede seguir alargándose.

De esas 75 medidas anunciadas, las autoridades competentes del MINCEX y del MINCIN acaban de explicar las siguientes:

Promover el desarrollo en todo el país de negocios para impulsar el comercio mayorista a través de la inversión extranjera.

Promover de manera selectiva la creación de empresas mixtas al amparo de la ley de inversión extranjera para realizar actividades de comercio minorista.

Promover que estos negocios de inversión extranjera se destinen, fundamentalmente, a la venta de materias primas, insumos, equipamientos y otros bienes que puedan contribuir a impulsar el desarrollo de la producción nacional, al suministro de bienes ya terminados como productos alimenticios, aseo e instalación de sistemas de generación de electricidad con fuentes renovables de energía.

Crear un esquema financiero diferenciado que permita garantizar la estabilidad de la cadena de suministros.

Autorizar la importación y exportación de manera directa a determinados actores económicos no estatales de la economía.

El comercio minorista podrá realizarse a través de empresas mixtas.

Autorizar la participación de empresas de capital 100 % extranjero para el comercio mayorista.

La aprobación de estos negocios será realizada por la autoridad competente. Para ello se debe velar que estén en correspondencia con los objetivos para los que fueron aprobados. Esto no amerita una opinión. Es elemental.

Si se manejaran sin burocratismo y sin las trabas por la que ha atravesado la inversión extranjera en el sector estatal, estas medidas podrían significar un gran salto en la producción de bienes y servicios. Algunos economistas y otros estudiosos han dicho que no entienden las razones que existen para seguir manteniendo el monopolio estatal sobre el comercio exterior. Pero las autoridades persisten y persisten en demostrar que es y será así.

Ana Teresita González Fraga, viceministra primera de Comercio Exterior, dijo el pasado 15 de agosto ante la televisión cubana lo siguiente: ”Hoy hay quienes intentan mostrar el monopolio estatal sobre el comercio exterior como un capricho centralizador y sobre esa opinión se vierten numerosas críticas en este tema”. Señaló que se debe partir del control estatal sobre la actividad de comercio exterior y la ejecución por entidades estatales de las operaciones de exportación e importación. “Al monopolio del comercio exterior no hemos renunciado ni renunciaremos. Este es un elemento muy importante que se debe tener en cuenta”, afirmó.

Evidentemente, esas frases están encerradas más en razones político-ideológicas que en técnicas, como ha sucedido en el pasado con otras decisiones que, al cabo del tiempo, han tenido que modificarse. Si lo que pretende la política económica cubana es propiciar el mejoramiento del bienestar y atenuar las desigualdades creadas en la sociedad, un error estratégico es justamente mantener el monopolio estatal del comercio exterior.

Los desequilibrios estructurales visibles hoy en la economía son resultado no solo del Bloqueo, sino también de decisiones económicas mal tomadas. Y es evidente que dentro de ellas ha estado la forma de hacer el comercio exterior.

Hace un tiempo escribió en OnCuba el economista Oscar Fernández: “El control estatal absoluto sobre el comercio exterior está lejos de constituir un principio del socialismo, y mucho menos si funciona a través de una estructura monopólica. Lo único que produce eficientemente son obstáculos al desarrollo de las fuerzas productivas, así como un formidable instrumento de control y recaudación no tributaria.

Promover la importación comercial privada tendría más costos que beneficios si se le sugiere únicamente para establecer un sistema no estatal de comercio interior. Pero, al mismo tiempo, para el desarrollo acelerado de producciones domésticas que deben ser acometidas por el sector privado y cooperativo sí resulta imprescindible”.

Lo importante no es solo la autorización para importar, sino qué actividad se desarrollará con los productos importados. Lo importante es autorizar el comercio minorista más extendido. En definitiva, el hecho de que hoy las mipymes hayan tenido que importar a través de una empresa estatal, no ha impedido en todos los casos que desarrollen su actividad. Puede costarles un poco más el producto; puede existir alguna que otra demora burocrática, pero ese no ha sido el problema mayor.

El problema mayor ha sido cuando esa mipyme le ha pagado el valor del producto a la empresa estatal de comercio exterior, y esta última no ha podido honrar su deuda al exportador extranjero con los recursos líquidos obtenidos de la mipymes porque el país ya no cuenta con ellos. O porque los haya utilizado en la mayor de las urgencias de la sociedad.

No se había clamado solo por la liberalización de las importaciones con carácter comercial, sino también por la apertura de los mercados minoristas de consumo a las mipymes, cooperativas y a la inversión extranjera, como lo expresa el colega Pavel Vidal en un artículo del 4 de agosto del 2022. “¡Entiéndase de una vez y por todas: la sociedad no puede continuar tomando los recursos que no le pertenecen, sean de una mipyme o de un particular, o de una empresa estatal! Ese es uno de nuestros tantos nudos gordianos.”

En las medidas recién aprobadas vuelve a repetirse que la liquidez que obtenga el país por concepto de impuestos y otros ingresos asociados a estos negocios se dedicará a estimular la producción nacional, respaldar las importaciones de los productos de línea económica y comercializarlos a la población en pesos cubanos. Una pregunta: ¿Y eso mismo no se argumentó cuando aparecieron las tiendas en MLC? Cuáles han sido los resultados? Desabastecimiento en todo el comercio en moneda nacional.

Muy buena idea la planteada de facilitar que las modalidades de inversión extranjera establecidas en el país para la prestación de bienes y servicios puedan vender en el segmento del comercio mayorista, incluyendo a las formas de gestión no estatal, ONG, embajadas, representaciones empresariales y sucursales en Cuba.

Hay preguntas que se hace la población constantemente sobre las cadenas de ventas en MLC, estatales por cierto. ¿Por qué las tiendas en MLC están llenas de productos que tienen poca rotación o ninguna, muchas con vencimiento o caducidad? ¿Quién decidió su compra? ¿Quién rinde cuentas por eso? Creo que el privado puede cuidar mejor su dinero.

Habría que preguntarle a los proveedores extranjeros que se encuentran en el país por qué desconfían del sistema bancario nacional. Por qué están siempre buscando variantes de pagos en el extranjero. Qué sucede con las transferencias al exterior. ¿Se trata únicamente de las presiones del bloqueo de Estados Unidos? que, por cierto, no las minimizo.

Se conoce (y no es nada novedoso) que las empresas de comercio exterior, salvo excepciones, tienen mucha burocracia. Pareciera que la orientación que reciben consiste en trabar los procesos.

Es además preocupante la discrecionalidad que lleva este proceso, es decir, la utilización de criterios de selectividad para aprobar que hagan comercio exterior a un grupo de “actores no estatales”. Se conoce que eso, a veces, le abre el camino a la corrupción.

Pero, además, se menciona que hay que eliminar el carácter excepcional de la participación de la inversión extranjera en el comercio minorista. Hoy no es excepcional, pero tampoco es abierto completamente. “Tiene que primar un mercado estatal y hoy defendemos programas sociales que atendemos, por lo cual no será un comercio minorista abierto, pero tampoco restrictivo como estaba establecido hasta el momento”. Se vuelve una y otra vez a estas frases, hay que decirlas para estar bien con otras entidades o con el gobierno, pero a la vez se quiere dar esperanza.

En conclusión, hasta el momento las instituciones cubanas y el gobierno no han sido capaces de concebir a Cuba sin un fuerte control, sin una elevada centralización —es decir, sigue vigente un modelo muy vertical. De ahí entonces que se ha llegado a un nivel de deterioro de casi todos sus indicadores, incluso afectando los logros sociales alcanzados en esferas como la educación y la salud.

Como decía el también economista Mauricio de Miranda: “Un buen gobierno no consiste en controlar a la sociedad, sino en utilizar mecanismos reguladores para evitar los fallos del mercado, sin que ello implique que imperen los del Estado”. Y luego: “Pretender que se mantenga el modelo de economía centralmente administrada, cuando existen evidencias de que en lugar de promover el desarrollo lo frena, es asegurar la persistencia del subdesarrollo, el deterioro del nivel de vida de la población y el aumento de la sangría migratoria”.

En definitiva, las nuevas medidas recién aprobadas están apelando a buscar fuentes de recursos externos. Y estoy de acuerdo. Pero, a la vez, debería facilitarse aún más la gestión de las empresas privadas —es decir, la inversión nacional—, para que ellas también participen en el comercio mayorista y minorista.

En general son medidas positivas, aunque insuficientes, pero permiten subir un peldaño más en la escalera que nos coloque en el piso de la esperanza.

                                                                                    …………….

EL MERCADO INTERIOR, EL COMERCIO EXTERIOR Y LA POLÉMICA EN CURSO. UNA REACCIÓN RÁPIDA Y BREVE.

                                                          POR JULIO CARRANZA, 16 DE AGOSTO 2022

Vista de manera general, la reciente decisión de abrir el comercio interior a la inversión extranjera es, a mi criterio, una medida positiva, en la dirección en la que debe moverse la economía, de hecho coincide con la propuesta que varios economistas hemos argumentado en diversas y numerosas ocasiones desde hace bastante tiempo.

Sin embargo, el problema vuelve a ser la gradualidad, la secuencialidad, la lentitud. La reforma que necesita la economía es integral y fundamental, además de urgente, ya no son suficientes unas medidas por aquí, un grupo por allá, etc y el tiempo corre. Por cierto, en este sentido la profunda reforma de la empresa estatal, sector principal aunque no único de la economía, es esencial y ahí continúa pendiente, si no se avanza en esto todo lo demás se traba. Sobre este punto específico volveremos en otros textos.

Abrir el comercio interior a la participación de inversión extranjera es fundamental en la situación actual del país, donde es perentorio superar el desabastecimiento y la inflación, además de incentivar la producción, lo cual es un punto crítico y esencial.

Esta apertura es la vía, probablemente la única inmediata en esta compleja coyuntura, para mantener los mercados razonablemente surtidos de los más diversos productos, garantizando, por supuesto, los beneficios que persigue esa inversión (de lo contrario está no se realizaría), de ahí que el primer escalón para esto está en los espacios de oferta en divisas.

Sin embargo; con una visión sistémica, de integración de mercados, con un manejo adecuado y completo de la política monetaria, cambiaría y fiscal, la operación podría abarcar también y rápidamente los mercados en moneda nacional, hasta que todos estén integrados (de ahí la importancia de un mercado de divisas operativo y adecuadamente regulado).

Mantener la oferta en divisas es totalmente posible mientras en la economía exista demanda en esas monedas, es un mercado que, si se articula bien su ciclo, se financia a sí mismo, a la vez que dejaría importantes ingresos al país (vía renta de espacios -que serían restaurados-, impuestos comerciales, etc) para invertirlo en otras prioridades, entre ellas contribuir al abastecimiento del mercado en moneda nacional, determinante para la satisfacción de las necesidades de la inmensa mayoría de la población.

Precisamente por la importancia de esas prioridades (salud, educacion, seguridad social, mercado interno, etc) es tan importante mantener el mercado en MLC abastecido, se puede y conviene.

Por otra parte, la posibilidad de conectar a los productores con un mercado mayorista que les provea de materias primas y medios de producción en general, es esencial para incentivar la producción (sobretodo, aunque no únicamente, en la agricultura) esta decisión sin dudas contribuye a eso, es correcta.  Pero se puede y se debe ir más allá: por qué la autorización a que esto se extienda al mercado minorista tiene que ser “por excepción” y a discreción?, es un paso que habrá que dar más tarde o más temprano, cual es la razón para dilatarlo en un momento de tantas carencias?

Avanzar en esa dirección no pone en riesgo el control del estado sobre la economía, ni favorece la restitución de la hegemonía del capital, o sea no son medidas que “por definición” favorezcan una “restauración capitalista” de la economía cubana: Si las cosas se hacen de manera integral y bajo los conceptos y regulaciones correctas y razonables, ese riesgo no tiene por qué existir.

De igual manera, la insistencia en el control total del estado sobre el comercio exterior no facilita la dinámica que la economía requiere aquí y ahora. No es demostrable que esa es necesariamente y “por definición”, la vía “más eficiente” para esta actividad comercial, que es fundamental para cualquier economía, esto depende de que operación se trata, de la escala, del sector, etc.

Por supuesto que el Ministerio del Comercio Exterior y sus empresas son estructuras imprescindibles y deben ocuparse de las operaciones estratégicas de la economía. De de ahí a hacerse cargo y ser intermediarios obligatorios de cuanta cosa la economía necesite importar o pueda exportar hay una notable diferencia. Una vez más, creo que el problema está en la necesidad de superar visiones absolutas.

Hay importantes partes de la economía, tanto estatal como cooperativa y privada, que se favorecerían mucho con el acceso directo a los mercados internacionales, sin que eso deje de estar regulado o se pierda el control sobre las operaciones estratégicas que deben permanecer en manos directas del estado. El bloqueo está ahí como la agresión criminal que es, continúa siendo tarea urgente contrarrestarlo dándole oxígeno y dinamismo a la economía, no manteniendo limitaciones innecesarias que lejos de contrarrestarlo lo hacen más dañino.

A propósito de esto se ha dado lugar a una polémica de si el “monopolio del comercio exterior” es un “principio del socialismo” y de que si una definición así está en el pensamiento de los marxistas clásicos, aquellos que con brillantez pensaron hace más de 100 años el socialismo como alternativa al sistema capitalista de producción.

En ese sentido considero que se debe tener no solo en cuenta, aunque también, lo que está en los textos clásicos, además es fundamental tener en cuenta la experiencia histórica, el avance de las tecnologías y las condiciones concretas de cada país en cada momento, sin esa adecuada combinación de factores y razones cualquier conclusión no rebasaría dogmas.

Claro qué la teoría clásica es muy importante y por cierto, en ningún lugar dice que el comercio exterior debe ser un monopolio del estado central, pero lo primero qué hay que superar son los dogmas y las parálisis paradigmáticas, el socialismo es un proceso de creación y construcción, más allá de si alguien dijo o dejó de decir están las evidencias de que es mejor para la economía, para la sociedad, para el progreso, para la justicia social y la inclusión en un lugar concreto y en un tiempo concreto, que en este caso es la Cuba de 2022 y a partir de ahí tomar con audacia, conocimiento, responsabilidad y compromiso las decisiones que sean necesarias.

Si hubieran tenido esas ataduras, si se mantuvieran fijados a esos atavismos donde estarían hoy China y Viet Nam. A los grandes pensadores hay que leerlos siempre y hacerlo con profundidad, pero también con capacidad crítica, sin ataduras, como ellos mismo aconsejaron tantas veces.

Si nos fuéramos a ceñir a la letra de todo lo escrito, como los fanáticos, entonces, por ejemplo, tendríamos que ver que los clásicos concebían el socialismo en países desarrollados y como parte de un proceso internacional, no en países subdesarrollados y menos aislado.

A partir de ahí es obvio que las condiciones para Cuba no pueden ser más diferentes a las previstas en esos textos, acaso por eso vamos a renunciar a la necesidad del socialismo, claro que no, pero hay que repensar que es el socialismo en estas condiciones, que es lo posible, sin dogmas, cómo avanzar. Y eso, créanme, que no se va a encontrar en ningún libro histórico, por importante e imprescindible que este sea.

                                                                                     ………………….

                                    ENTRE EL MONOPOLIO DEL COMERCIO Y LA DISCRECIONALIDAD EN CUBA

                                                    POR MAURICIO DE MIRANDA PARRONDO, AGO 16

El gobierno cubano ha decidido autorizar la creación de empresas mixtas y asociaciones con capital extranjero en el comercio mayorista y minorista. Para el caso del primero se permitirá establecer empresas privadas de capital totalmente foráneo, todo ello a partir del complejo mecanismo de autorizaciones discrecionales que ha caracterizado la aprobación de proyectos de inversión internacional.

Al mismo tiempo se anunció que, «excepcionalmente», se aceptará que «algunos actores no estatales» desempeñen actividades de exportaciones e importaciones de forma directa, sin utilizar a empresas estatales como intermediarias —algo que al menos yo reclamé desde el principio, no para algunos sino para todos— pero bajo el control directo del Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera (MINCEX). Las empresas creadas bajo estas figuras podrán operar en el mercado en Monedas Libremente Convertibles (MLC).   

Las autoridades reconocen que apelan a estas decisiones ante la escasez de oferta de bienes y muy especialmente de materias primas, insumos y tecnología. Además, por la necesidad de recibir transferencia de tecnología en administración y mercadotecnia.

Ante las críticas de varios economistas al mantenimiento del monopolio estatal del comercio exterior —entre los que me encuentro—, la viceministra del ramo esgrimió una cita de Raúl Castro en la que afirma que abandonarlo sería un «error estratégico». Si el objetivo de un gobierno es controlar toda la actividad económica del país, como parte del control sobre toda la sociedad, sin duda lo es; pero si el interés de la política económica fuera propiciar el mejoramiento del bienestar, el error estratégico es mantener entonces dicho monopolio.

El monopolio estatal tanto del comercio exterior como del minorista, es responsable del desabastecimiento de bienes de consumo en el mercado doméstico, y estos deben importarse porque el sistema productivo establecido —también en manos mayoritariamente estatales— es incapaz de ofrecerlos.

Como quiera que el Estado cubano afronta una notable escasez de divisas y un considerable déficit fiscal (11,7% del PIB en 2021; 17,7% en 2020, pero que ya había sido 6,2% en 2019, y 8,1% en 2018, según cifras de la ONEI), no está en condiciones de asegurar el abastecimiento de las cadenas de tiendas estatales, incluso de aquellas que venden en dólares bancarizados.

Si las unidades de comercio minorista no fueran propiedad del Estado, serían los propietarios —privados o cooperativos— quienes deberían surtirlas porque de ello dependerían sus ingresos. El Estado, en cambio, podría beneficiarse de un comercio doméstico dinámico, a partir de los ingresos tributarios que esta actividad generaría, sin tener que responsabilizarse con los suministros de dicho sistema.

En el discurso oficial se insiste en «cambiar lo que deba ser cambiado» y en «desatar las fuerzas productivas», pero esto no es más que una retórica vacía de contenido real. Desatar las fuerzas productivas —para usar esta categoría del pensamiento marxista— significa eliminar todas las trabas que frenan su desarrollo. No obstante, en cada medida adoptada se incluyen restricciones que limitan su efectividad.

Las autoridades cubanas no son capaces de concebir un país que pueda funcionar sin su control, el cual —como ya he escrito antes— es responsable en gran medida del empobrecimiento y de la persistencia del subdesarrollo. Sin embargo, el buen gobierno no consiste en controlar a la sociedad, sino en utilizar mecanismos reguladores para evitar los fallos del mercado, sin que ello implique que imperen los del Estado.

Al parecer, las autoridades asumen que existe una larga fila de posibles inversionistas esperando por la oportunidad de invertir en Cuba, cuando en realidad las condiciones institucionales del país, su carácter excesivamente extractivista, la estrechez del mercado doméstico debido al escaso poder de compra, la desconexión respecto a cadenas globales de valor, el estancamiento económico, las deformaciones estructurales y el subdesarrollo de la infraestructura; entre otros —además de la discrecionalidad con la que son aprobadas las propuestas de inversión—, son factores que desestimulan la colocación de capital productivo foráneo en la Isla.

Una vez más se apela a buscar fuentes de recursos externos, en lugar de facilitar la gestión de empresas privadas y cooperativas nacionales para que también puedan operar en el comercio doméstico y exterior. En este sentido, deciden discrecionalmente que «determinados actores» privados nacionales puedan acceder de forma directa a operaciones de exportaciones e importaciones, siempre bajo control del MINCEX.

La discrecionalidad es un poderoso instrumento de la corrupción, sobre todo en un país con escasa transparencia institucional y con prácticamente ningún mecanismo efectivo de rendición de cuentas por parte de las autoridades gubernamentales ante el resto de la sociedad.

Qué debería hacerse para transformar el comercio exterior y doméstico en Cuba?

En mi opinión, es necesario eliminar el monopolio estatal sobre estas actividades, lo cual significa que tanto empresas privadas como cooperativas nacionales o extranjeras, puedan dedicarse a ellas y contribuyan al presupuesto de la nación a través del sistema tributario. Por otra parte, no existen razones que sustenten que las empresas estatales estén en mejores condiciones para desarrollar las actividades comerciales externas, que en la inmensa mayoría de los países son atendidas por empresas privadas, y en algunos casos también por cooperativas.

Los decisores en Cuba se mantienen apegados a la falacia de considerar socialistas a las empresas estatales, cuando en realidad no lo son porque la sociedad, que en teoría es su propietaria, carece de las posibilidades de hacer valer su propiedad con el control de su gestión.

La liberalización del comercio doméstico e internacional debe complementarse con la eliminación del tipo de cambio fijo sobrevaluado, que se ha establecido de espaldas al mercado y ahora es responsable de nuevas distorsiones de precios que desconectan la economía nacional de las condiciones internacionales.

Con un tipo de cambio único establecido por el mercado a partir de la confrontación entre oferta y demanda, que permita la soberanía monetaria del peso, se podría asegurar la convertibilidad doméstica de la moneda cubana y, por tanto, precios relativos ajustados a las realidades económicas y de competitividad internacional de los sectores productivos y de servicios nacionales. En estas condiciones no habría que vender productos o servicios en divisas extranjeras, lo cual no solo resulta necesario económicamente sino imprescindible políticamente.

Para atraer la inversión extranjera directa se deben superar los obstáculos arriba mencionados, que limitan la mayor participación del capital foráneo en la ineludible reconstrucción de la economía cubana.

Pretender que se mantenga el modelo de economía centralmente administrada, cuando existen evidencias de que en lugar de promover el desarrollo lo frena, es asegurar la persistencia del subdesarrollo, el deterioro del nivel de vida de la población y el aumento de la sangría migratoria.

                                                                                             ……………..

                                                                 EL PERIODISMO Y LOS TRABAJADORES

                                                        POR ANTONIO GRAMSCI, AGOSTO 13, 2022

https://www.bloghemia.com/2022/08/el-periodismo-y-los-trabajadores-por.html

Artículo de Antonio Gramsci publicado en Avanti el 22 de diciembre de 1916

Estos son los días en que los periódicos se anuncian para captar suscriptores. Los directores de la prensa burguesa ordenan los aparadores, le dan brillo a su logotipo y buscan llamar la atención de los transeúntes (es decir, el lector) para vender su producto. El producto es ese pedazo de papel de cuatro o seis páginas que cada mañana y tarde pretende inyectar en el espíritu del lector el modo de percibir y juzgar los hechos de la actualidad política, mismos que convienen a los intereses de los productores y vendedores del papel impreso.

Queremos discutir con los trabajadores sobre la importancia y la relevancia del hecho, que parece tan inocente, que es elegir el periódico al que nos suscribimos. Es una decisión llena de mañas y peligros que se debe hacer conscientemente, con prudencia y previa reflexión.

Ante todo, el trabajador debe negarse a colaborar al sostenimiento del periódico burgués. Tiene que recordar siempre, siempre, siempre, que el periódico burgués (cualquiera que sea su matiz) es un instrumento de lucha impulsada por ideas e intereses contrarios a los suyos. El contenido de la prensa está influenciado por una idea: el servicio de la clase dominante, lo que inevitablemente se traduce en una cosa: luchar contra la clase trabajadora.

De hecho, del primer al último renglón, el periódico burgués adopta y revela esta preocupación. Pero lo mejor de todo, es decir lo malo, está en el hecho de que en lugar de pedir dinero a los ricos para sostener su propia defensa, los periódicos burgueses logran en cambio financiarse por la misma clase a la que combaten. Y los obreros les pagan con prontitud y generosidad. Cientos de miles de trabajadores dan todos los días sus monedas a la prensa burguesa y por lo tanto lo fortalecen ¿Por qué?

Si usted le pregunta a un trabajador con un periódico burgués en el tram o en la calle, escucharía la respuesta: «Porque necesito saber qué cosas están sucediendo». Jamás se le ocurrió que las noticias son expuestas con un arte que dirige su pensamiento y manipula su mente de una manera determinada. Pero al mismo tiempo él sabe que este diario es conservador, que tal persona es un arribista, y que el tercero, cuarto, y quinto están vinculados a grupos políticos que tienen intereses directamente opuestos a los suyos.

Todos los días, los trabajadores pueden ver por sí mismos que los periódicos burgueses relatan hasta los hechos mas simples de un modo en el que favorecen a la clase burguesa en perjuicio de la clase obrera. ¿Si estalla una huelga? Para la prensa burguesa los trabajadores están equivocados. ¿Hay una manifestación? Los manifestantes, simplemente porque son trabajadores, son siempre los revoltosos, los intransigentes, los delincuentes.

El Gobierno aprueba una ley? Siempre es buena, útil y justa, incluso si se trata de lo contrario. ¿Se desarrolla una lucha electoral, política o administrativa? Los solicitantes y los mejores programas son siempre las de los partidos burgueses.

No hablaremos de todos los hechos que los periódicos burgueses o censuran, o tergiversan o falsifican para poder engañar, ilusionar, y mantener en la ignorancia a sus lectores. Sin embargo, la aprobación cómplice del trabajador al periódico burgués no tiene límites. En necesario reaccionar a ella y mostrar trabajador el análisis exacto de la realidad.

Hay que decir y repetir que el dinero mal gastado que cae en las manos del vendedor de periódicos es un proyectil más entregado al periódico burgués que lo disparará después, en el momento oportuno, en contra de las masas trabajadoras. Si los trabajadores se convencieran de esta verdad elemental, aprenderían a boicotear la prensa burguesa con la misma firmeza y disciplina con que la burguesía boicotea las publicaciones de los trabajadores, es decir, la prensa socialista.

No dar ayuda de dinero a la prensa burguesa que es su enemiga: este debe ser nuestro grito de guerra en este momento caracterizado por las campañas de suscripciones promovidas por todos los periódicos burgueses. Boicot, boicot, boicot!

                                                                                       …………………

                                                          REVOLUCIONAR LA REVOLUCIÓN (2)

                                                   POR JOAQUÍN BENAVIDES RODRÍGUEZ, 16/08/2022

Revolucionar la Revolución es otra forma de decir lo que Fidel sentenció que significaba SENTIDO DEL MOMENTO HISTORICO Y CAMBIAR TODO LO QUE DEBA SER CAMBIADO. Es el cambio de rumbo en la economía de la República Popular China, que le imprimió el revolucionario y comunista Deng Tsiao Ping, después de las protestas de Tien Am Meng. Es lo que la Dirección revolucionaria y comunista vietnamita, denominó DOI MOI y que salvó la economía de ese heroico país del desastre después de derrotar a las tropas de Estados Unidos y expulsarlas de su tierra.

En nuestro caso significaría, según mi opinión, dar una respuesta con sentido revolucionario y sin perder más tiempo, con valentía y decisión, a la caótica y desordenada situación en que se encuentra la economía y que el Pueblo cubano todo, sin duda alguna sería capaz de superar, trabajando sin descanso para vencer las medidas impuestas por el agresivo e inmoral bloqueo norteamericano, aunque  persistan durante 60 o 100 años más.

El inicio del mercado cambiario, anunciado por el Ministro de Economía y Planificación y la Presidenta del Banco Central, el pasado 3 de agosto, lamentablemente se queda corto. No ha ido al fondo del problema, que no es otro, como advirtieron los jóvenes economistas del Banco, que poner a producir a la economía del país.

No es un mercado cambiario: solo compra divisas, no las vende. Para que haya mercado tiene que haber compra y venta. No abarca a las empresas estatales, privadas y cooperativas, olo a las personas naturales. Establece una tasa de compra del dólar de 120 pesos, que parece correcta para captarlos. Pero a su vez al vender pesos solo para gastarlos en el comercio y no para producir, incrementa la inflación en la economía. Está concebida la medida para captar divisas, comprarlas a una tasa de 120 pesos, para entregarlas a las empresas estatales a una tasa de 24. Con todo respeto, es un disparate. Subsidiar a las empresas estatales en dólares, es un error garrafal. El Ministerio de Economía y Planificación, si es que la tiene, tendría que explicar cuál es el fundamento económico de esa decisión.

Como se conoce, la tasa de cambio es el precio relativo más importante que tiene una economía como la cubana. Y el Ministerio de economía da la impresión que continúa sin entender esa relación fundamental. Cómo es que el Banco está comprando dólares a 120 pesos y los entrega a las empresas estatales a 24?

Esa diferencia la financia el Banco? No se explicó en la comparecencia en la Mesa Redonda, pero pudiera pensarse que es el Presupuesto del Estado quien está asumiendo la diferencia. Eso pienso yo. ¿Tiene lógica económica eso? Tiene sentido continuar incrementando el déficit presupuestario con el objetivo de venderles divisas baratas a las empresas estatales? No sería una solución más correcta, quizás, que el Banco le conceda crédito en pesos a las empresas estatales para que compren las divisas a la tasa de 120 y que tengan que devolverles el crédito al banco aunque sea con un interés bajo?

Hay que lograr impedir que la burocracia continúe haciendo con la economía, en medio de esta crisis, lo que ha estado acostumbrada a hacer desde hace muchos años. Tenemos que ser consecuentes. Si un dólar cuesta efectivamente, en las actuales circunstancias 120 pesos, toda la economía, sea estatal, privada, cooperativa y la población debe comprarlos a 120 pesos. Un solo precio para todos los actores.

No se salva a las empresas estatales vendiéndoles dólares baratos. La única solución correcta es facilitarles que extraigan de las mismas todo lo que les sobra para ser eficientes y competitivas. Por supuesto que a los trabajadores no se les puede sacar para la calle. Habría que mantenerles durante un tiempo prudencial sus salarios hasta que se incorporen productivamente a un trabajo que cree valores para la sociedad. Ese gasto si tendría que ser asumido por el Presupuesto del Estado. Otros subsidios a personas vulnerables económicamente, es posible que durante un tiempo el Presupuesto del Estado tenga que asumirlo.

Si en vez de las casi 5000 Mipymes y Cooperativas no agropecuarias aprobadas, fueran diez mil, o quince mil las ya autorizadas, sería menos traumático para toda la sociedad enfrentar la solución del problema. Seria además nuestra solución realmente socialista. No puede concebirse el Socialismo con desempleo ni con empleo superfluo. Para sacar a nuestro País de la crisis económica, hay que generar empleo para sus hombres y mujeres. Empleo productivo que creen valores en bienes y servicios. No empleo superfluo en las empresas estatales, subsidiado por el presupuesto del Estado. 

El llamado sector no estatal, o sea las Mipymes, las Cooperativas y los Trabajadores por cuenta propia, se financian ellos mismos. No requieren del presupuesto del estado. El Presupuesto les cobra impuestos para sostener a toda la sociedad. ¿No se ve claro? Pienso que la confusión ideológica que padecemos, o que padecen algunos, lo impide.

El Socialismo no se define por el número de empresas propiedad del Estado. Las grandes y estratégicas empresas en manos del Estado Socialista aseguran en primerísimo lugar la política social socialista. Pero todas las grandes empresas propiedad del estado tienen que ser eficientes y competitivas. No existen para vivir del Presupuesto del Estado. Tienen que ser las mayores aportadoras al Presupuesto del Estado.

Para eso es que el Estado socialista invierte en ellas. No las subsidia, es inversionista. Y si no son eficientes y competitivas, el estado tiene que tener todo el derecho de reestructurarlas y si es necesario disolverlas y emplear los recursos humanos y materiales en otros objetivos donde sean más productivos.

El lunes 15 de Agosto comparecieron a la Mesa Redonda la Viceministra primera del Ministerio de Comercio exterior y la Inversión extranjera y la Ministra de Comercio Interior para informar nuevas medidas en el marco de las anunciadas en la Asamblea Nacional en julio por el Vice primer ministro y Ministro de economía Alejandro Gil.

La exposición pudo ser muy interesante, e incluso importante, pero fue confusa y dejo muchos aspectos sin definir. El principal, en mi opinión, que no se aclaró como recuperarían el capital invertido las empresas extranjeras que decidieran invertir en el mercado mayorista. Al no existir aun venta de divisas en el mercado cambiario, y al vender el mercado mayorista en moneda nacional, CUP, no tendrían una solución legal para transferir al exterior los resultados de su inversión en ese objetivo.

Sin ese problema resuelto, dudo que el anuncio de ambas altas funcionarias del Gobierno, pueda llevar a eventuales inversionistas extranjeros a invertir en esa importante área de negocios. Sobre otros aspectos, habrá que esperar la legislación concreta. Las preguntas del moderador, como generalmente ocurre, no ayudaron mucho a esclarecer lo que exponían aceleradamente las expositoras. Se ha puesto de moda que funcionarios de alto nivel del gobierno se sientan obligados a llevar por escrito y leer sus exposiciones.

Los temas fueron realmente importantes, acerca de cuestiones que también llevamos años discutiendo y proponiendo por muchos especialistas, académicos y economistas. La Ministra lo resolvió diciendo, que la explicación estaba en que se venían siguiendo políticas restrictivas. ¿Por quién, por el organismo que ella gestiona, o por otro cuyo dirigente no asistió a la Mesa Redonda?

Los Jefes, cuando reciben una orden u orientación con la que no están de acuerdo, si no renuncian, están obligados a asumir plenamente las responsabilidades por los errores o por las políticas equivocadas.   En un próximo texto de Revolucionar la Revolución, opinaré con más elementos sobre esta, repito, importante decisión acerca de la participación de la inversión extranjera en el comercio mayorista e incluso como participante de una empresa mixta en el comercio minorista.

En mi anterior texto del 15 de julio, Revolucionar la Revolución, no incluí entre los temas importantes a resolver, uno que debí haber incluido. El compañero José Luis Rodríguez me lo señaló, con mucha razón, en una nota personal que me envió. También ha insistido en esto el compañero Juan Triana. Me refiero al importantísimo tema de la deuda externa del país, que se encuentra en una situación de impago desde el 2019, lo que ha provocado que se hayan cerrado líneas de crédito, incluyendo crédito a proveedores y que se haya ralentizado la inversión extranjera directa.

Esta situación pone en evidencia de que es necesario renegociar la deuda vencida y no pagada si se quiere destrabar el flujo de recursos externos que el país necesita, tanto por la vía de los créditos, como de la inversión extranjera directa.

Para lograr este objetivo no basta con posponer pagos, lo que se ha logrado hasta el 2027 con diversos acreedores, sino que es preciso iniciar gradualmente erogaciones que permitan restablecer la confianza de los acreedores y poder acceder a líneas de crédito actualmente inexistentes.

Por supuesto que en nuestras condiciones tal renegociación no podría partir de destinar un elevado nivel de fondos, de los que no se dispone, pero se podrían intentar algunas opciones que se utilizaron en los años más duros del Periodo especial, consistente en iniciar pagos con un mínimo de dinero líquido así como diversas variantes que son práctica común en otros países, tales como swap de deuda por inversiones;  la emisión de bonos de deuda externa que ofrezcan una garantía de pago a los acreedores con un documento que constituye un activo financiero negociable en el mercado de recompra de deudas; pago de deudas reconvertidas a moneda nacional; pago de deudas en especie, tanto en mercancías como en servicios, y pago de deudas mediante compensaciones mutuas.

Sera necesario enfrentar decididamente desde ahora, este estratégico asunto, dándole participación a personas de larga experiencia que están en el país, en sus casas, y que pudieran contribuir a encontrar  las soluciones posibles sin ceder soberanía. En cualquier otro país, ante dificultades que pudieran parecer insuperables, pero que no lo son, los que dirigen, buscan consejo en quienes han ocupado grandes responsabilidades en circunstancias también difíciles, y que permitieron seguir adelante. Las naciones de mucha experiencia y de cientos y hasta de miles años de vida, acuden a este método para encontrar las mejores y menos traumáticas soluciones a problemas muy difíciles.

Hasta aquí este Revolucionar la Revolución de hoy. En próximas semanas volveremos a insistir en estos temas. Es nuestra modesta contribución, sin que por ello pensemos que tenemos toda la verdad y la razón, a llamar la atención de que hay que actuar ya, sin más demora y venciendo la falta de voluntad y visión estratégica de la burocracia.

                                                                                …………………….

                                                                CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DEL ICRT

                                                          POR LELA SÁNCHEZ ECHEVERRÍA, AGO 18 2022

Al Presidente del ICRT, Alfonso Noya Martínez

En el día de hoy cumplo con hacerle al presidente de esa institución, por tercera vez, una llamada de atención sobre un tema que me resulta imposible pasar por alto. Soy hija de Aureliano Sánchez Arango y resido, desde mi nacimiento, hace ya bastantes años, en este país y pienso continuar haciéndolo hasta el día en que me toque, como a casi todos, mudarme para Zapata y 12. Pero no pienso hacerlo por el momento, sobre todo cuando su organismo logra mover mis neuronas y mi espíritu de justicia.

En el día de hoy, en el Noticiero del Mediodía, ha aparecido un reportaje sobre el aniversario del fallecimiento del Senador de la República, Eduardo Chibás Rivas, presentado por una reportera de nombre Arlen García Rosales.

Refiriéndose a la política de ese señor desde finales de los cuarenta hasta inicios de los años cincuenta, expresó que su último aldabonazo fue por luchar contra la política deshonesta del entonces ministro de Educación del Gobierno de Carlos Prío, Aureliano Sánchez Arango. Esta alocución, según ella, fue para llamar a la acción y demostrar las corrupciones y desvíos de fondo del Ministro de Educación. Al no poder probarlas, a pesar de que eran popularmente conocidas, se disparó un tiro que se escucha en el reportaje.

Expresó asimismo que el Sr. Chibás había fundado su partido para luchar por una administración limpia, «Vergüenza contra dinero» y la escoba era su lema, para barrer con lo mal hecho.

Por la voz de la persona que narra infiero que es muy joven, pero en realidad eso no puedo demostrarlo, solo su grado de ignorancia sobre los hechos que narra. No sabe la periodista que el Senador había formado parte del Partido Auténtico y que solo fundó, con Milo Ochoa en Holguín, el Partido Ortodoxo cuando se pudo percatar, en una visita que ambos le hicieron al entonces presidente Ramón Grau San Martín, que Chibás no iba a ser el candidato por ese partido en las elecciones de 1948, sino Carlos Prío.

Tampoco conoce la periodista que el Senador era muy amigo de uno de los personajes más corruptos de la época de quien, por cierto, no se habla prácticamente en Cuba, José Manuel Alemán, entonces ex ministro de educación y presidente del Partido Auténtico.

Ni parece haberse enterado de que, una vez fundado el nuevo partido, propuso a Fico Fernández Casas, para atender los asuntos de su política agrícola. Como supongo que esa persona, espero que sea periodista, no conoce al personaje, me tomo el trabajo de aclararle que se trataba de uno de los latifundistas más conocidos de la entonces provincia de Oriente.

Discutible resulta también la posición anti imperialista de este señor; pero no estoy dispuesta a darle una clase de historia a alguien que se lanza a hacer un reportaje sin estudiar profundamente lo que dice y sin tomar en cuenta que está cometiendo un delito, que es el difamar a una persona que ya ha fallecido y que no puede, por tanto, responderle adecuadamente. Si no se tratara de un asunto jurídico, sí lo es desde el punto de vista ético.

No sabe esa periodista, o no le pareció necesario decirlo, que ese disparo fue el resultado de una larga polémica pública que tuvo con mi padre, que había comenzado en el mes de junio. Tampoco parece conocer que en los últimos tiempos, por decir que tenía las pruebas de los robos de Aureliano en una maleta que golpeaba constantemente, cuando caminaba por las calles de la ciudad las personas se burlaban de él diciéndole que abriera la famosa maleta.

Ni se enteró de que los propios compañeros de la dirección de su partido, en una reunión en medio de la polémica con Papá, lo tildaron de mentiroso…

Realmente, señor presidente del ICRT, estoy harta de tener que escuchar, más de setenta años después, a una persona irresponsable e ignorante, expresarse de esa manera sobre un acontecimiento histórico. Y más cansada estoy de tener que escribirle a quien dirige ese organismo para llamar su atención sobre hechos de esa naturaleza que forman parte de una política inconsciente que permite un análisis superficial de asuntos que competen a muchos, entre otros a mi padre y a mí.

No es admisible aceptar que una periodista se tome la atribución de publicar un acontecimiento con un enfoque errado de la realidad histórica y mucho menos admisible que se lo publiquen sin haber revisado previamente la veracidad de lo que pretende publicar.

Hace años me dediqué a estudiar estos hechos y escribí un libro que le adjunto para que alguien de su institución se tome el trabajo de leerlo, y ver si se logra evitar que se repitan reportajes como este. Ahí podrá usted constatar que le advierto a uno de sus predecesores que de repetirse esto, me vería forzada a llevarlo a los tribunales. Lo mismo le repito a usted. Tómelo en cuenta porque la manera en que he vivido hasta el día de hoy no es más que una demostración de que cumplo lo que prometo.

Antes solo podía escribirles de manera personal a directores de periódicos, presidentes de instituciones, etc., y debía quedarme con las ganas de que algún día algún dirigente cualquiera tuviera la decencia de, si bien no publicara mi respuesta o planteara alguna duda pública sobre el contenido de los trabajos publicados, al menos impidiera la repetición de estos hechos.

Ahora, felizmente, existen los medios alternativos y las redes sociales y no pienso permitir que esta difamación se mantenga sin una respuesta adecuada. A estas también les estoy enviando una copia de la presente, con la esperanza de que alguien colabore con mi deseo de que, de una vez por todas, quede zanjada esta situación que afronto desde hace tanto con los órganos de prensa en cualquiera de sus manifestaciones, ya que resulta imposible modificar las versiones sectarias que han aparecido en los libros de historia desde hace no menos de cincuenta años, cuando mi hijo aún cursaba la enseñanza primaria.

…………………

                                                                                 ………………….

                                                HABANA INSIDER: ARTE|CULTURA|IDEAS      

ES UN BOLETIN ELECTRONICO QUE OFRECE DE MANERA GRATUITA, UNA SELECCION DE CONTENIDOS PUBLICADOS EN LA PRENSA DIGITAL CUBANA E INTERNACIONAL. SOMOS UN PROYECTO NO LUCRATIVO CREADO EN BARRIO OBRERO, S.M. PADRON, LA HABANA, CUBA POR PROFESIONALES DEL ARTE Y LA COMUNICACIÓN POR “LA NECESIDAD DE INFORMACIÓN QUE SOBRE EL DESARROLLO DEL PENSAMIENTO POLÍTICO Y SOCIAL DEL TIEMPO PRESENTE TIENE HOY LA CUBA REVOLUCIONARIA”.

PARA SUSCRIBIRTE, OPINAR; CONTRIBUIR, ESCRIBE A: MENAABELARDO@GMAIL.COM