HABANA INSIDER: MAYO 24, 2020

insider

/ LA HABANA, CUBA/ EDICION 135/ ISSN en proceso
Editor: Abelardo G. Mena Chicuri Contacto: menaabelardo@gmail.com
https://www.facebook.com/abelardo.mena.75 wasap +5352368738
https://www.facebook.com/Habana-Insider-103018817721449/
POR UN SOCIALISMO CUBANO, CULTO Y DE CÓDIGO ABIERTO
………………

(REBELIÓN) ESCUADRÓN: RELATOS DE UN PILOTO CUBANO EN LA GUERRA DE ANGOLA/ (ONCUBANEWS) CUBA, ¿UN NUEVO MOMENTO HISTÓRICO?/ (CUBAYECONOMIA) EFECTO DOPPLER EN LAS CIENCIAS SOCIALES/ (PROGRESO SEMANAL) NUEVO INFORME ECONÓMICO SOBRE CUBA/ (A.M.) VOLAR EN SARCÓFAGOS? UN MENSAJE DE IBERIA/ (VNA) VIETNAM, DESTINO ATRACTIVO PARA INVERSORES/ (CUBAYECONOMIA) CHINA EMITE DIRECTRIZ PARA ACELERAR MEJORÍA DE ECONOMÍA SOCIALISTA DE MERCADO DE NUEVA ERA/ (ELPERIODICODELAENERGIA) DINAMARCA PLANEA DOS ENORMES «ISLAS ENERGÉTICAS” DE 2GW DE EÓLICA MARINA CADA UNA/ (THE INTERCEPT) DISTOPÍA DE ALTA TECNOLOGÍA/
…………………

Las opiniones expresadas en este boletín y en cualquiera de las publicaciones accesorias realizadas a través del mismo, son responsabilidad exclusiva de los autores. En el mismo se publicarán materiales de diferentes corrientes de pensamiento, en aras de contribuir al debate y en función de la libertad de pensamiento, conciencia y expresión.
……………

ESCUADRÓN: RELATOS DE UN PILOTO CUBANO EN LA GUERRA DE ANGOLA
POR MANUEL ROJAS

En las unidades militares dicen que los pilotos de aviones cazas somos entusiastas conversadores. Quizás ejercer una profesión, no en el medio natural del ser humano, sino en un ambiente sometido a constantes cambios de sobrecargas, presiones, alturas, velocidades, y colmado de disímiles sensaciones, aventuras, estrés y riesgos, sean las causas que una vez en tierra estemos deseosos de contar experiencias vividas en el aire, y que ya fuera de ese mundo mantengamos todavía esas costumbres.

En lo personal, siempre que hablo de temas aéreos no puedo evitar que se me agolpen muchas ideas en mi mente. Entonces para no alargar un “teque”, opté por sintetizar en este escrito algunas de ellas sobre el testimonio del teniente coronel de la reserva Eduardo González Sarría, ESCUADRÓN, en el cual narra parte de sus vivencias durante los periodos que cumplió misiones internacionalistas en Angola, y otros episodios estando ya jubilado.

Graduado de piloto en la ex URSS en 1971, alcanzó la categoría de piloto maestro en 1987. Ha sido condecorado con dos medallas al valor. Cumplió su primera misión internacionalista en Angola en 1976, más tarde en 1985 y finalmente en 1988. Ganó el Primer Premio en Testimonio en el concurso XXX Aniversario de la revista Verde Olivo en 1989 y en el 2004 salió a luz su primera obra, Angola: Relatos desde las alturas. Obtuvo Tercera Mención en el concurso La Edad de Oro de literatura para niños con su obra Ale y Mambí en el año 2013.

En correspondencia con las normas militares cubanas, un escuadrón de aviones cazas está compuesto por 12-14 aeronaves, 16 pilotos de distintos grados de preparación, ingenieros, técnicos y mecánicos de varias especialidades. (alrededor de 80-100 militares).

Entrando a presentar este libro, siempre le digo a mis compañeros que soy de la opinión de que ya es hora de escribir la participación de Cuba en misiones combativas internacionalistas con los documentos oficiales que se puedan desclasificar en estos momentos y con el aporte de las “bibliotecas humanas que están disminuyendo”.

Los testimonios de los participantes en aquel conflicto, como éste, constituyen – a mi juicio- los ingredientes que le proporcionan la sazón indispensable a los documentos oficiales. Conozco algunos de los obstáculos e incomprensiones que sufrió Eduardo que demoraron unos cuantos años la publicación de este testimonio. No es nada extraño ni ajeno.

Tengo la impresión de que la participación de la aviación cubana, con todas las fuerzas que la componían, de soldados, técnicos, ingenieros, pilotos y otros tipos de personal de aseguramiento se ha minimizado, o por lo menos no se les ha otorgado su verdadera dimensión en numerosos artículos y relatos que he leído sobre nuestra presencia en la contienda angolana.

Debo afirmar que la Fuerza Aérea cubana, fundamentalmente los aviones cazas y helicópteros, por las características de esa guerra, fue el único tipo de arma de nuestro país que desde su irrupción en Angola a mediados de la década de los 70 hasta mediados del año 1988 en que se firmaron los acuerdos de New York, cumplió ininterrumpidamente misiones de combate en ese territorio. De manera que la mayoría de los profesionales del aire de Cuba están entre los que más veces debieron repetir su presencia en Angola – a lo largo de los años que se mantuvieron las fuerzas cubanas en ese país.

Poseo además la percepción después de haber leído testimonios sobre Angola – y de otros países donde colaboraron nuestras tropas – que algunos de los que narran sus experiencias tratan nuestra participación de modo muy romántica, de hombres sin errores en su comportamiento, de seres humanos casi perfectos, demasiado valientes, combativos y efectivos en sus acciones.

A mi juicio, el heroísmo, la tenacidad y sacrificio de los combatientes angolanos y cubanos debe ser lo fundamental que se cuente y se resalte, pero también se debemos ser capaces de referirnos a nuestros errores, y a los comportamientos y actitudes de algunos angolanos y cubanos en el quehacer diario. Hay que enaltecer los valores pero no debemos edulcorar la verdad. No es destacar las manchas del sol, pero… ¡Esa es la historia, o por lo menos hay otras realidades que muchos participantes percibimos!

Eduardo en su testimonio evade, cuando es necesario hacerlo, esa complacencia y elogios y nos ofrece su versión sin ficciones ni reservas.

Los cubanos que nacieron a principios de la década de los años ochenta del siglo pasado, por lo regular, no poseen una idea clara del escenario político de ese momento en el mundo, fundamentalmente en África, y por lo tanto no están todos en capacidad para aquilatar la trascendencia histórica del papel que Cuba asumió en el devenir de ese continente.

Con respecto a Angola, gran parte de su juventud actual tampoco conoce el verdadero papel de la participación de Cuba, antes y después de proclamada la independencia. Según mi criterio, una de las causas del desconocimiento de esos jóvenes de lo acaecido en ese periodo, es la visible y lamentable ruptura de traspaso de evidente y necesaria información entre la generación angolana que conoció de la presencia, sacrificio y solidaridad cubana, y las que vinieron después, que han estado sometidas a las tergiversaciones manipuladas que le llegan del exterior, y a escritos de medios de información angolanos y personas de distintos estratos sociales de ese país, que siempre han intentado minimizar, opacar y esgrimir móviles desacertados referentes a la participación de nuestro país en esa beligerancia.

Por esas causas es necesario continuar esclareciendo insistentemente falsedades y adulteraciones de la historia; no con frases repetidas y consignas, sino con sólidos e irrefutables hechos y evidencias sustentadas fundamentalmente en documentos y en experiencias propias a través de testimonios como el que hoy estamos presentando.

Se han publicado las cifras oficiales de las pérdidas humanas que tuvimos en esas guerras. También considero necesario publicar el colosal costo económico de nuestra participación en esas contiendas. No solo para refutar a nuestros adversarios, que siempre intentarán inventar cifras y difundir falsas informaciones, sino también para “supuestos amigos”, y un número de habitantes de países donde colaboramos de distintas edades y posiciones en la sociedad, que están convencidos de que recibimos ventajas económicas por nuestra ayuda, cuando en realidad fue todo lo contrario.

Por esas razones el testimonio de Eduardo, a mi juicio, con todas las subjetividades lógicas de un escrito de ese contenido y limitaciones en el espacio de tiempo que abarca su narración, nos sitúa en el ambiente de la vida que llevaban a cabo los miembros de un escuadrón de aviones cazas. Jóvenes separados de sus hogares combatiendo en condiciones climatológicas, culturales y sociales desconocidas para ellos, en un país que no era el suyo, solo en aras de la solidaridad y el convencimiento de que estaban arriesgando sus vidas por una causa justa.

Eduardo relata, entre otros aspectos, las dificultades y obstáculos que superaron los integrantes de su Escuadrón, el espíritu de sacrificio que mostraron todo el tiempo, el desinterés por cosas materiales, sus relaciones con los militares angolanos. Resalta las actuaciones de los pilotos durante algunas misiones combativas, las reiteradas veces que los mismos aviadores tuvieron que salir de Cuba para dirigirse a Angola y actuar en un ambiente de alto riesgo, en el cual en determinados periodos las defensas antiaéreas de todas las fuerzas participantes (amigos y enemigos) lanzaron proyectiles contra nuestros aviones derribando a algunos y causando lamentables pérdidas humanas, lo que originó incertidumbre adicional en los tripulantes.

En el libro, Eduardo hace mención al complicado vuelo nocturno en Angola, a los sustos y tensiones en el aire; la camaradería entre ellos, el impacto en el resto de los aviadores de la caída de compañeros, y combates aéreos entre sudafricanos y cubanos. Finalmente narra su ida a los EEUU en distintos períodos para traer 2 aviones cazas cubanos que fueron desviados a ese país por pilotos desertores; el intercambio de mensajes con aviadores sudafricanos años después de terminada la guerra, y otras destacadas reflexiones.

Los documentos oficiales que lleguen a tener en sus manos los investigadores, unido a los testimonios orales y escritos de los participantes, como este que estamos presentando, sin lugar a dudas enriquecerán con detalles desconocidos, interesantes y esclarecedores la construcción de la historia de la participación cubana en Angola, que es parte de la leyenda de nuestras dos naciones en ese periodo.

Y debo concluir diciendo que no es intentar narrar la lucha del pueblo angolano para la obtención y mantenimiento de su independencia. Ellos la conocen perfectamente, y solo a ellos les corresponde escribirla. De lo que se trata es de contar nuestra participación… porque nosotros también la conocemos.
………………

CUBA, ¿UN NUEVO MOMENTO HISTÓRICO?
POR ALEX FLEITES MAYO 22, 2020

Cuba, ¿un nuevo momento histórico?

Entrevista con Alina López Hernández, una de las ensayistas más activas y polémicas de la actualidad cubana, autora del libro “En tiempos de blogosfera”

Alina López Hernández (Matanzas, 1965) es Doctora en Ciencias Filosóficas y Miembro correspondiente de la Academia de la Historia de Cuba. Ha dedicado largos años a la docencia pero la visibilidad mayor como intelectual se debe a sus agudas participaciones en el blog La Joven Cuba (LJC). Alina es la autora de los volúmenes Segundas lecturas: intelectualidad, política y cultura en la república burguesa (Ed. Matanzas, 2013 y 2015) y El (des)conocido Juan Marinello. Estudio de su pensamiento político (Ed Matanzas, 2014). Recientemente presentó en su provincia natal su tercer título: En tiempos de blogosfera, bajo el mismo sello editorial, que reúne pequeños ensayos y artículos de opinión previamente publicados en LJC.

En tiempos de blogosfera se agotó apenas se puso a la venta. Sus 500 ejemplares “volaron” en dos días. Estoy entre los afortunados que pudo hacerse con uno, que literalmente devoré. Allí encontré infinidad de temas que me son afines, puntos de vista originales e inquietantes, una prosa diáfana y un desembozado anhelo de participar, desde la academia y la teoría, en el escrutinio de nuestra contemporaneidad. De ahí mi propósito de compartir con los lectores de OnCuba esta fugaz conversación con la autora, preludio (¡ojalá!) de otras muchas.

Cuál es el papel de las ciencias sociales cubanas en este momento?

Las ciencias sociales en Cuba han estado mucho tiempo de espalda unas a otras. Hijas de un siglo que, como el XIX, definió rígidos objetos de estudio y metodologías particulares; ellas se encerraron en compartimentos y reclamaron para sí una parte de la realidad social. Ocurre, sin embargo, que la sociedad es una, y compleja, y mientras más se fraccione para su estudio, menor será la riqueza de sus resultados.

Ante fenómenos sociales, siempre multicausales, serán necesarios enfoques multidisciplinarios. El profesor Esteban Morales ha abordado este asunto en diversos momentos, recuerdo un ensayo que dedicó al tema.

Otra problemática es que, ya sea en los centros de investigación del campo social, muchos de gran prestigio en Cuba, como en las universidades, existen limitaciones a las investigaciones que se involucren, por ejemplo, en el sistema político cubano y en la participación de la ciudadanía en él.

Los estudios de opinión pública, a pesar de ser una de las vías naturales de retroalimentación que obliga a los gobiernos a tener resultados en un plazo prudencial, le han sido incautados a las ciencias sociales en nuestro medio. Los científicos sociales cubanos no pueden realizar estudios de opinión masiva sobre el gobierno y sus políticas si no son “convocados” por este. Hasta para aplicar una encuesta masiva relativa a la utilización del tiempo libre o a los hábitos de lectura debemos ser autorizados previamente.

Como secuela, las carreras universitarias que tienen un perfil social: Economía, Sociología, Derecho o Estudios socioculturales, entre otras que pudieran asesorar al gobierno, no logran cumplir con su rol de diagnosticadoras y transformadoras de la sociedad. La forma de culminación de estudios y posterior superación de los profesionales de esas especialidades casi siempre asume la modalidad de “estudios de caso”, una metodología que impide apreciar tendencias y generalizar opiniones sobre determinados aspectos o fenómenos.

A esto se suman las presiones recibidas por profesionales de las ciencias sociales para que no publiquen en medios alternativos sus análisis sobre temas considerados tabúes o problemáticos. Tal situación ha conducido incluso a que algunos sean expulsados de las universidades y centros donde laboraban. Es una verdadera paradoja la altísima calificación que el sistema educativo cubano proporciona a estos científicos y cómo son desaprovechadas las potencialidades de su propia creación en algo que puede ser beneficioso para la prospectiva, diagnóstico y perspectiva de la sociedad cubana.

No quiero decir con esto que no existan resultados relevantes en muchos campos de las ciencias sociales, pero considero que no se aplican en la medida en que se necesita dados los grandes retos que tenemos por delante.

Es aún el marxismo una herramienta eficaz para la interpretación de la realidad? ¿Las personas que entre nosotros defienden los materialismos histórico y dialéctico como filosofía y práctica social, lo dominan a cabalidad?

La eliminación del guión entre las palabras marxismo y leninismo, que fue aprobada en la nueva Constitución, no garantiza que actuemos como marxistas consecuentes. Solo cuando sometamos a una crítica detallada el diagnóstico y el pronóstico de la actualidad nacional, cuando seamos capaces de realizar una radiografía total a nuestro maltrecho socialismo utilizando el método de Marx, estaremos en condiciones de defenderlo.

Es crucial comprobar si el pensamiento de los que dirigen el proceso en Cuba es marxista como declaración ideológica de principios o lo es porque se apoye en la dialéctica materialista como método.

Cuando el marxismo es reducido solamente a su dimensión ideológica y se convierte en una ideología de Estado ésta es sumamente dañina por el carácter instrumental que adopta. Una ideología política que intente presentar un futuro de prosperidad siempre inaccesible, y que pida fidelidad y trabajo constante a sus seguidores, deja de ser liberadora para instrumentarse como un mecanismo de dominación. En el mismo instante en que no sea capaz de autocorregirse, en que se considere eterna, dejará de ser marxista.

En Cuba se manifiesta un estancamiento de las fuerzas productivas, reprimidas por relaciones de producción que se deciden a nivel político, por ello, sin realizar cambios en esa esfera no avanzaremos. El marxismo considera como una ley la correspondencia entre las relaciones de producción y el carácter de las fuerzas productivas, pues cuando no se manifiesta tal correspondencia se abre un camino que puede determinar la transición de un régimen social a otro.

En la economía cubana nada es verdaderamente lo que parece. Las relaciones de propiedad, núcleo de las relaciones de producción, se manifiestan como una mistificación de la realidad: la propiedad socialista no es verdaderamente social, ya que ha sido suplantada por una propiedad estatalizada que escapa al control de los trabajadores; y la propiedad privada —reconocida en esta constitución— no es suficientemente privada, dados los excesivos obstáculos con que la rodean las determinaciones políticas. La propiedad cooperativa no despliega sus alas a pesar de todas las declaraciones y lineamientos que en el mundo son. Este no ser realmente lo que se pretende nos ha llevado a un punto de inmovilidad.

Insistir en que la eternidad del modelo sociopolítico se daba a un artículo de la Constitución y no conseguir el funcionamiento exitoso de ese sistema es algo ajeno al método marxista. La apelación constante a un cambio de mentalidad y a una revolución en las ideas, intenta crear la imagen del progreso entendido como cosa hacia dentro, y no como el despliegue de las fuerzas externas, y se ha convertido de este modo en una filosofía de la parálisis.

Ciertamente, no existe nada tan conservador, tan sutilmente desmovilizador para las sociedades en crisis, necesitadas de cambios estructurales y de transformaciones profundas, que el requerimiento a un cambio de mentalidades, al rescate de valores o a la defensa de conceptos. Esto sería invertir el axioma materialista de que las personas piensan de acuerdo con cómo viven, y sugerir que transmutar las formas de pensamiento es suficiente para una evolución de la vida material.

Crees que Cuba está avocada a un nuevo momento histórico?

Sí, lo creo. Una crisis no es tal hasta que los actores sociales no toman cuenta de ella, ahí es determinante el factor subjetivo. Es una especie de malestar de época, por decirlo de un modo que ciertos críticos hallarán metafórico. Casi siempre se relaciona con el agotamiento de un modelo, fíjate que no digo de un sistema.

Cuando se habla de los años veinte del pasado siglo en Cuba hablamos de uno de esos momentos. La generación de esos años tomó cuenta de sí y se distanció de los políticos de su época. Se quebró así el monopolio político del mambisado ante la falta de confianza popular. El golpe de Batista en 1952 impulsó otro de esos momentos de convencimiento general en que había que oponerse a un estado de cosas.

Para la llegada a ese momento de malestar existen hoy, en mi opinión, dos condicionantes. Por un lado la incapacidad de nuestros gobernantes de encauzar un camino de reformas exitoso. Ya son más de tres décadas del derrumbe del campo socialista y dos períodos de intento de reformas, uno en los noventa y otro a partir del 2010, este último incluso de modo formal y con una gran cantidad de documentación confirmatoria. Por otro lado, existe la capacidad ciudadana de someter a juicio público esa incapacidad, eso es algo novedoso. La ruptura de un canal de información unidireccional permite visibilizar las señales de alarma. Y los que dirigen lo saben bien pero han sido incapaces de responder adecuadamente.

Mi opinión es que presenciamos el agotamiento definitivo de un modelo económico y político, el del socialismo burocrático. Quienes dirigen no logran hacer progresar la nación con los viejos métodos, pero no son capaces de aceptar formas más participativas, con un peso mayor de la ciudadanía en la toma de decisiones.

Pienso que existe la percepción generalizada de que el gobierno cubano está gestionando bien la crisis provocada por la covid-19. Estas semanas de reclusión forzosa y de aislamiento social han hecho aflorar fortalezas y debilidades de nuestro Estado. ¿Cuáles serían unas y otras?

El manejo de la situación sanitaria ha mostrado un sistema de salud cubano bien organizado y estructurado, que sabe hacer frente a períodos críticos y al que se le puede objetar la falta de ciertos insumos pero al que hay que reconocerle que respondió de manera efectiva en un momento en que algunos países económicamente poderosos no lo hicieron mejor. Cuba, con gran tendencia a la centralización, tiene experiencia en manejo positivo de este tipo de trances.

Pero también ha sido contundente la demostración de debilidad de la economía, que no viene de esta etapa; de la escasez, de la pobreza de enormes sectores sociales. De la falta de protección que sufren muchos trabajadores que laboraban como empleados en el denominado sector del cuentapropismo. La tardía entrada de internet a la Isla ha provocado que servicios que hubieran sido muy oportunos ahora, colapsaran ante la demanda.

La crítica constante del gobierno a las colas en los mercados pasa por alto un proceso de deterioro que viene agravándose desde el 2016, pero que el año pasado llegó al punto de casi paralizar el país ante una situación que no es coyuntural sino sistémica.

No soy economista, pero no hay que serlo para comprobar que el proceso de reformas anunciadas hace más de una década se ha estancado. Esa es una debilidad que además cuestiona al propio proceso revolucionario. No olvidemos que la revolución tuvo objetivos muy precisos: la independencia nacional y una política social que fuera realmente justa. ¿Somos independientes económicamente hoy?

Una Constitución que declare la admisión al capital extranjero y no al nacional creo que debería revisarse, porque uno de los grandes problemas de Cuba a lo largo de su historia ha sido esa ecuación geopolítica que siempre ha incluido, por la fuerza o por decisión propia, a un compañero de viaje. Claro que debemos tener relaciones comerciales con otros países, pero depender de otra nación, jamás. Esa es una deuda pendiente.

Los recursos estatales puestos en función del sector de la salud, y la concepción de un sistema epidemiológico muy organizado son indudables fortalezas que deberían mantenerse y perfeccionarse.

Pero es justo reconocer otros baluartes que han salido a la luz en esta situación, aunque ya lo habían hecho a escala más pequeña a raíz del tornado que asoló la capital el pasado año. Son fuerzas y recursos cívicos no atribuibles al Estado sino a la sociedad, aunque evidentemente constituyen un complemento suyo y demuestran las potencialidades y vitalidad de la sociedad civil. Esto debería convencer al Estado de lo conveniente que sería la proliferación de asociaciones, para lo cual tendríamos que contar con una legislación menos intransigente en materia asociacionista que la que rige hoy.

Se ha evidenciado la solidaridad a causas justas, como pueden ser la donación de alimentos por parte de campesinos a los centros de aislamiento. Que el movimiento de protección animal continúe, sin apoyo estatal y sin marco legal que lo ampare, tratando de rescatar, alimentar, curar y dar en adopción a los animales abandonados, muchos más en este momento por todo el país. Que algunos dueños de medianos y pequeños negocios, miembros de iglesias y de proyectos culturales, integrantes de la comunidad LGBTI, compatriotas residentes dentro y fuera de Cuba, asumieran la ayuda a ancianos solos y personas discapacitadas es otro ejemplo.

La función de las redes sociales para encauzar acciones espontáneas que permiten crear tramas cívicas encaminadas a localizar a los más vulnerables, sean personas o animales, identificar y priorizar determinadas necesidades y garantizar apoyo inmediato; es una lección para los que solo valoran a esas plataformas como antros de banalidad.

El Estado debería permitir saludables márgenes de autonomía. Considero preferible una ciudadanía espontánea, emprendedora y autónoma. Quizás no tan disciplinada como es lo políticamente correcto, pero en cambio más sincera, más decidida a ser un verdadero factor de transformación y mejoramiento social. Ello no es irreconciliable con un proyecto socialista.

¿Qué futuro tiene la prensa alternativa o no oficial en Cuba? ¿Podría el Estado socialista servirse de esta como instrumento de escrutinio social?

Me preguntas por el futuro de la prensa alternativa y te digo que más nebuloso es el futuro de la prensa oficial. Claro que el Estado debería servirse de la prensa alternativa. Existen medios, tampoco generalizaré, donde se hace un periodismo de calidad, de investigación, y donde se conciben ideas pertinentes y agudas sobre Cuba. Una revisión de los debates que se suscitan en sus foros, o de las opiniones que generan, convence de las reservas cívicas latentes, de la profundidad de ciertas propuestas.

Un ejemplo evidente se tuvo durante la consulta al proyecto Constitucional, de esa etapa atesoro los análisis valiosísimos de muchos colegas: juristas, historiadores, economistas, filósofos, sociólogos, comunicadores…

En mi criterio, los medios oficiales no ofrecen una respuesta a las necesidades de la ciudadanía, y eso es peligroso porque esta puede buscar respuestas que se muevan a extremos de intolerancia, donde se mezclen la verdad y la mentira, o el fanatismo. Si la gente no se ve expresada en los medios oficiales buscará las vías para encontrar su reflejo.

Ya no es posible mantener el monopolio de la información y las comunicaciones, vivimos una época interesante donde se deconstruyen puntos de vista establecidos, sistemas de ideas. Si no se entra de lleno en esa polémica, asumida no como injuria sino como razonamiento, se perderá credibilidad y base social; creo que ya se ha perdido demasiado de ambos.

Pero la tesis ortodoxa de la unanimidad se ha convertido en su talón de Aquiles, fíjate que la campaña que hace el aparato ideológico para vilipendiar a los medios alternativos es tan burda que los desacredita a ellos. Se han lanzado a combatir, con armas viles, a “un enemigo común” que existe solo en sus retorcidos sueños, y han creado su propia Némesis, de opuesto signo ideológico, pero tan dado al sectarismo y a la unanimidad como ellos. Y tan dañino.

Después de la salida de tu exitoso volumen En tiempos de blogosfera, ¿se avizoran nuevos títulos?

En tiempos de blogosfera tuvo una pequeña tirada, solo quinientos ejemplares que se vendieron prácticamente el día de la presentación; sin embargo, creo que es un texto importante por el precedente que podría sentar, ¿lo sentará en verdad? Hasta donde conozco, es el primer ejemplar publicado por una editorial del Instituto Cubano del Libro que reúne artículos divulgados originalmente en un blog alternativo. Se han publicado textos sobre otros blogs pero que son parte de la esfera mediática oficial.

La Joven Cuba, surgido hace una década, es un blog alternativo afín al socialismo, pero aboga por cambios trascendentales y desde él se hace una crítica profunda a nuestra realidad. Entonces la aparición del libro, a pesar del patético intento de censura que debió soportar, es muestra igualmente de la pluralidad, el respeto a las ideas y a la diferencia que deberá llegar a ser algo natural entre nosotros y no una excepción. Estoy realmente satisfecha de la recepción que ha tenido.

Me parece raro cuando me definen como bloguera pues, quizás por la generación a la que pertenezco, es un término que no me atribuyo. Yo no creé el blog, ni siquiera decido qué se publica en él. Agradezco a los editores, actualmente de ellos solo se mantiene Harold Cárdenas, que me garanticen un espacio donde ofrecer mis opiniones, entendidas solo como puntos de vista de una intelectual y ciudadana. Es un ejercicio de libertad de expresión muy reconfortante que me ha hecho reencontrar esa dimensión política que admiraba tanto al estudiar a los intelectuales de la república.

Tengo casi listo otro libro de ensayos, es mi género predilecto por la libertad que permite, se titula La Historia, el arte y el tiempo. También doy forma de libro a la tesis de maestría de una alumna querida, Lisset Hevia, que falleció muy jovencita hace dos años y dejó esa importante investigación sobre la evolución de la crítica artística y literaria en el diario Noticias de Hoy, órgano oficial de los comunistas cubanos desde 1938. Es un tema poco tratado pero muy adecuado para comprender actitudes aún vigentes en el ámbito ideológico y cultural.

¿Eres optimista con respecto al futuro de Cuba?

Sí y no. La primera respuesta la doy como historiadora, como alguien que entiende los tiempos históricos y el devenir de los procesos. En tal sentido estoy convencida de que el agotamiento del modelo de socialismo burocrático, para mí definitivo y no reformable, llevará necesariamente a un cambio profundo, que deberá incluir no solo la dimensión económica como se ha pretendido vanamente, sino también la dimensión política que permita controlar desde abajo, y hacer avanzar, el proceso de transformaciones ya impostergables.

A lo largo de nuestra historia los cubanos hemos sido consecuentes, a veces con demora pero siempre con determinación, con el principio de hacerlo todo por la Patria, por una isla independiente de cualquier nación. Y tengo entera confianza en que ese futuro de transformaciones tan necesarias se hará manteniendo esa directriz.

La segunda respuesta es la de la ciudadana, trabajadora, mujer y madre, que desde hace décadas aguarda porque se concrete la promesa de un futuro mejor. Esta juzga el tiempo en sentido cronológico y espera sin emigrar, trabajando en instituciones estatales presupuestadas. Es la persona que ha visto marcharse a familiares y amigos, a hijos de amigos que ahora están solos, y piensa en sus hijas y en la premura de los jóvenes que necesitan cambios y que no ven que su país se los ofrezca. Es la que se intranquiliza por la falta de sensibilidad de quienes nos dirigen ante las necesidades de las mayorías y por su recurrencia en estrategias fallidas.

Mi consternación se hace mayor al ver la inadecuada respuesta que se ofrece para intentar controlar la relación de la ciudadanía y el gobierno, en una época en que las redes sociales y los medios alternativos rompen con la acostumbrada verticalidad de las comunicaciones y mensajes. Y me preocupa muchísimo que esa intolerancia pueda convertirse en un verdadero conflicto.

Alex Fleites (Poeta, curador de arte y editor afincado en La Habana.)
………………….

EFECTO DOPPLER EN LAS CIENCIAS SOCIALES
RAFAEL ALHAMA BELAMARIC

Leo una entrevista a la destacada ensayista Alina López Hernández, y no dejo de pensar en si existe un efecto Doppler en las ciencias sociales. Es decir, que éstas necesitan tanto de una atención prioritaria, sobre todo en su realización, que si no se toman medidas urgentes se irá produciendo con el tiempo un corrimiento cada vez mayor hacia el rojo. Y es que no es un fenómeno de este año debido al virus, ni del año pasado (cubayeconomia.blogspot.com › May 24, 2019 – En busca del tiempo perdido), tiene décadas.

Hablo de filosofía,linguística, literatura, arte, religión, historia, derecho, ciencia política, economía, comunicación, pedagogía, geografía, pero también de antropología, psicología, sociología. Tanto de las que tratan al hombre y sus valores humanos en diferentes segmentos de la vida como del comportamiento del hombre en la sociedad y las formas de organización. Sobre todo, de éstas últimas.

La no pertenencia a la tecnología dura y una supuesta falta exactitudes de las ciencias naturales y técnicas, crea no sólo una imágen distorsionada y falsa a nivel de la sociedad, sino que la propia invisibilidad crea una percepción de ciencias y disciplinas no deseables de la sociedad.

Si la tarea de éstas es investigar y considerar la relación del hombre con el mundo, y utiliza el análisis, la crítica y enfoque interpretativo, que ha ido complejizándose cada día más en las últimas décadas, de tal manera que posibilita una mejor comprensión del rápido desarrollo de tecnologías modernas, movilidad y redes de globalización, pero también de formas de organización y actuación a nivel de grupos, colectivos, sociedad, ¿qué hace que hayan caído en un segundo plano?

Qué hace que la continua producción de resultados desde hace cinco décadas, y sobre todo en las últimas tres décadas, y sobre todo la última década, haya sido descuidada, o no atendida con la importancia y urgencia que tienen muchos de éstos? Existe un condicionamiento social y político sobre el tema?

Si efectivamente han estado de espaldas mucho tiempo unas de otras, es precisamente porque no fue posible alcanzar el enorme esfuerzo de coordinación de disciplinas y de instituciones de investigación, también de formación que exige mover fronteras consideradas por algunos innamovibles, con lo que cambian la visión, los conocimientos y las metodologías, pero esto exige apoyo en todo el proceso. Apoyo no sólo para llegar a un resultado y a una propuesta, sino para la realización.

Y para la realización, una y otra vez, se regresa más o menos a las mísmas propuestas de cómo organizar las ciencias sociales, porque una y otra vez, ha faltado interacción activa a lo largo de todo el proceso desde la idea inicial y formulación del objeto y el objetivo hasta cómo aplicar las recomendaciones; ha faltado interesado, actor político y social.

Se han llevado a cabo la elaboración de escenarios, en diversos momentos, y se ha tenido que parar el proceso, llegados a un determinado paso, por la imposibilidad de contar con los actores políticos y sociales decisores, a la hora de materializar las acciones y las políticas. Los enfoques multidisciplinarios, que en algunas instituciones y disciplinas habían avanzado con pasos firmes desde los años 80, han ido cediendo, ni que decir de los enfoques y estudios transdisciplinarios, que sí se llevan a cabo en otros campos del saber.

En el último decenio, no se trata sólo de resultados y propuestas relevantes, que siempre existen. Se trata de la cantidad total de resultados en todas y cada una de estas disciplinas, y por mencionar cuatro, se me ocurren Sicología, Antropología, Sociología y Economía, y la cantidad de realizaciones, todas referidas a temas trascendentales de gran actualidad, hace diez años y hoy.
SI utilidad tienen los investigadores y estudiosos de las ciencias sociales, es por cómo y en qué momento son utilizados, y su utilización hoy no puede tener el ritmo de tortuga, porque ese ritmo no lleva el ritmo de desarrollo del mundo.
…………………..

NUEVO INFORME ECONÓMICO SOBRE CUBA
POR PROGRESO SEMANAL, MAY 22, 2020

Nuevo informe económico sobre Cuba

Informe completo en: https://www.cesla.com/informe-economia-cuba.php

LA HABANA. En el informe “Cuba: choque externo negativo por la pandemia COVID-19”, realizado por el economista cubano Ricardo Torres para el Círculo de Estudios Latinoamericanos, se detallan algunas circunstancias acaecidas en el país durante el presente año en el orden económico.

Cuba cerró el 2019 con una seria crisis en la balanza de pagos, que retarda en gran medida buena parte de la actividad productiva. Desde finales de año, explica su autor, ya se comenzaban a reportar las dificultades en la cosecha de varios productos agrícolas, como consecuencia del agravamiento de las medidas de Estados Unidos contra Cuba y, por ende, una mayor escasez de combustibles.

Los nuevos desafíos para la economía cubana del 2020 ya se dejan entrever. Según Torres las tendencias negativas más palpables se desencadenaron en 2016. Pero los impactos de la pandemia de Coronavirus todavía seguirán sumando otras distorsiones.

Respecto al sector turístico, una de las principales fuentes de ingresos del país antes del COVID-19, era ya notable que en los meses enero y febrero el arribo de visitantes había sufrido una contracción del 16, 5 por ciento. Este sector recibía además la tercera parte del total de las inversiones realizadas en el país.

Los impactos negativos alcanzan no solo al sector público, predominante en Cuba, sino que también ha afectado al “relativamente dinámico sector privado y cooperativo”, el cual proporciona más de una tercera parte del empleo formal en la Isla. “Además de ser un gran creador de puestos de trabajo, este sector ampara a las familias de sus miembros, a sus proveedores, y a no pocos trabajadores informales”, informa el profesor.

Cuba es altamente dependiente de ingresos provenientes de los viajes, el transporte internacional, y las remesas. Todas áreas afectadas. Según datos del citado reporte, el ingreso turístico se afecta a razón de 140 millones de dólares mensuales aproximadamente mientras dure la paralización total.

“Adicionalmente, dos de los bienes exportables estrella (ron y tabaco) son vulnerables a los cierres prolongados de bares, restaurantes y otras actividades de esparcimiento y diversión. En el caso del tabaco torcido a mano, la mayor parte de sus envíos se hacen vía aérea, y la aviación comercial está casi detenida en este momento”, informa.

En el caso de las remesas, otro importante renglón de ingreso de divisas, las estimaciones citadas por el académico van desde una caída del 7-20 por ciento hasta un 20-30 por ciento. Esto debido a la contracción de la economía en los países emisores, específicamente en Estados Unidos, donde la cifra de desempleados ha sobrepasado los 30 millones. Por otro lado, Torres explica que la suspensión de vuelos ha eliminado los canales informales para el envío de dinero, y este flujo ha debido desplazarse nuevamente a los canales formales. Desde esa perspectiva, “aunque el monto total se contrae, es muy posible que una mayor proporción de los envíos pase por el sistema financiero de la Isla, lo que contribuye a aliviar la balanza de pagos”.

“No obstante, Cuba sí tiene una característica especial. El 48 por ciento de sus exportaciones (datos de 2018) se vinculan con la salud humana. Eso se descompone en servicios médicos (6 400 millones de dólares) y productos farmacéuticos (400 millones, incluyendo genéricos y biotecnológicos)”.

“En este escenario se abre una perspectiva interesante”, explica el investigador, pues “la mayor atención e inversiones en el sector representa una ampliación del mercado para un exportador especializado como Cuba”. Claro, por el momento y con los datos disponibles, no es posible saber si los ingresos potenciales de este sector podrán compensar la pérdida de los ingresos en las actividades ya afectadas.

En la Isla ya se mostraban síntomas de “una creciente inflación reprimida”, mientras persiste la ineficiencia en el sector público (desembolso de salarios que no están justificados en los niveles de producción) y se cubre hasta el 70 por ciento del déficit fiscal con deuda pública. Es de esperar entonces que en el nuevo contexto epidémico aumente la presión sobre los precios.

Al aumentar la escasez que ya existía de productos de primera necesidad (menos importaciones y menor producción nacional), el mercado informal ha reforzado sus canales y alcances (por lo general más dinámicos), lo cual conlleva a un aumento desequilibrado del precio de estos productos. La población ha reportado en las últimas semanas que el precio de un tubo de pasta dental, cuyo precio en las cadenas de tiendas es de 1,40 CUC, ha aumentado casi seis veces su precio, hasta los 8 CUC en comercios informales.

La campaña resultante de la lucha contra el acaparamiento de estos productos es considerada por varios especialistas como un efecto temporal, que ataca las consecuencias y no las causas de la escasez. “La criminalización de comportamientos resultantes de realidades socioeconómicas objetivas, no es la solución”, opina Ricardo Torres. “El pronóstico es que las presiones inflacionarias aumentarán durante todo el 2020”, concluye en este apartado.

Con respecto al PIB, aunque las autoridades cubanas habían previsto un crecimiento del 1 por ciento, de acuerdo a la CEPAL el pronóstico para 2020 contempla una contracción del 3,6 por ciento. “Muy conservadora, considerando el deterioro generalizado del panorama internacional y las vulnerabilidades anteriores que arrastra la Isla”. A esto se suma la imposibilidad del país de participar en los esquemas de compensación financiados por organismos financieros internacionales, de los cuales Cuba no es miembro.

Ante el panorama descrito, el investigador recomienda algunas medidas que aceleren el proceso de recuperación sobre bases sostenibles. Entre ellas están:

Flexibilizar las condiciones de operación del trabajo por cuenta propia, y en general, de todo el sector no estatal, teniendo en cuenta que estos operan en actividades que producen bienes y servicios básicos para el mercado doméstico y el turismo internacional y generan mucho empleo, incluyendo puestos de trabajo informales.

Facilitar la importación individual de mercancía general, especialmente alimentos y medicinas.

Propiciar el establecimiento de alianzas provechosas entre el sector estatal y privado para atender los cuellos de botella en las plataformas de venta online y la entrega de productos.
Creación de grupos mixtos para el monitoreo de precios a los productos alimenticios para tener en cuenta los intereses legítimos de los productores y distribuidores.

Entre los principales desafíos identificados está en primer lugar controlar la epidemia, de modo que sea posible relanzar el destino Cuba. Luego está la combinación de las medidas de emergencia ante este panorama no previsto y al mismo tiempo la aceleración de la reforma económica prevista desde la aprobación de los Lineamientos del PCC en 2011.

“En 2021 se celebrará el VIII Congreso del Partido Comunista, máximo foro político quinquenal, y hasta este momento, es muy poco lo que se puede mostrar en términos del cumplimiento de los ya modestos acuerdos relacionados con la reforma”, opina Torres.

Como tercer elemento, el profesor identifica el cumplimiento del Cronograma Legislativo aprobado por la Asamblea Nacional en diciembre de 2019. A solo cuatro meses de su aprobación ya ha sido anunciado en la prensa que algunos de sus elementos volverán a ser aplazados, como es el caso del Código de Familia.
……………..

VOLAR EN SARCÓFAGOS?: UN MENSAJE DE IBERIA

Estimado/a:

Mensaje desde Iberia

Han pasado dos meses desde mi anterior comunicación. Los dos meses más extraños y angustiosos que probablemente hayamos vivido las generaciones actuales. Para muchos, además, a esa angustia se ha sumado el dolor, la pérdida, y un enorme estrés.

Una vez más, quiero que mis primeras palabras sean de consuelo y apoyo para todas esas personas que más han sufrido y que, en muchos casos, siguen haciéndolo.

Tras semanas muy complicadas, empezamos a ver una luz al final del túnel; una luz muy tenue, pero al menos nos refuerza la convicción de que estamos más cerca del final, aunque todavía no lo veamos a la vuelta de la esquina.

Estamos deseando reencontrarnos con la familia, con los amigos. Abrir nuestros negocios. Salir al cine o a cenar, hacer deporte, ir de compras, y por supuesto, viajar.

Todos estamos deseando volver a vivir, en el sentido más amplio. Y nosotros, desde Iberia, queremos acompañarte y ayudarte a cumplir este deseo, en la parte en que podemos hacerlo, claro, que es volando.

En estas semanas nuestra actividad es muy limitada. Entre abril y mayo estamos haciendo cerca de 40 vuelos de repatriación, unos 80 de transporte de material sanitario y unos pocos vuelos regulares, con París, Londres y dentro de España.

Ya nos estamos preparando para la vuelta este verano y confiamos en recuperar parte de nuestra actividad a medida de que los países, como esperamos, vayan levantando las restricciones.

Todos somos conscientes de que muchas cosas van a cambiar en la forma en que viajaremos, por lo menos hasta que esta epidemia se apague. Pero son muchas las veces en que las aerolíneas nos hemos tenido que adaptar a nuevas situaciones. Y ahora lo haremos también.

Hoy, la seguridad incorpora una nueva dimensión.

Hasta ahora, para una compañía aérea, seguridad era tener aviones bien mantenidos, equipos en buen estado, tripulaciones y personal de tierra bien formados, procedimientos rigurosos. Quienes viajáis con Iberia, sabéis que esto está garantizado. 93 años nos avalan.

En esta nueva realidad, seguridad es también proteger tu salud y bienestar. La de nuestros clientes y, por supuesto, la de nuestros empleados. Y ante esta nueva realidad, también queremos conseguir de ti, y de todos nuestros clientes, la misma confianza que habéis depositado en nuestra compañía hasta ahora.

Salud, ahora, es higiene, es desinfección, es información, es flexibilidad, es tecnología.
Todo eso lo estamos aplicando nosotros, siguiendo las recomendaciones de los responsables de la Comisión Europa y de las Agencias europea y española de Seguridad Aérea para que, cuando decidas volver a volar, lo hagas seguro.

Por ejemplo, te recomendamos facturar desde casa y llevar la tarjeta de embarque en el móvil, para así, haciendo uso de la tecnología, reducir el contacto entre personas. Pero si tienes que facturar en el aeropuerto, verás que hemos reordenado las filas, y encontrarás a nuestros empleados con equipos de protección o separados por mamparas.

A la hora de embarcar, priorizamos siempre que es posible el hacerlo por la pasarela, para que el proceso sea más ordenado.

De acuerdo con la normativa española y las recomendaciones internacionales, todos los clientes debéis llevar mascarilla médica en el aeropuerto y a bordo y, por supuesto, verás que nuestros empleados también las usan.

Además, porque la higiene es fundamental para evitar los contagios, hemos reforzado la limpieza de nuestros aviones, en intensidad y en frecuencia. Estamos desinfectado con productos específicos todas aquellas superficies supuestamente susceptibles de retener y transmitir el virus. Pero no nos quedamos solo en los aviones: también herramientas, equipos, vehículos o instalaciones, reciben una atención especial.

En esta fase crítica, hemos simplificado el servicio al máximo, para reducir los movimientos a bordo y el contacto. Hemos retirado revistas y catálogos; hemos eliminado la venta a bordo y, en los vuelos más cortos, también el servicio de comidas. Sabemos que es algo temporal, que en cuanto podamos volveremos a dar un servicio completo, pero ahora la prioridad es prevenir.

Nuestros empleados, los que interactúan con el cliente y los que no, están formados para evitar riesgos y disponen de los equipos de protección individual para su trabajo. Porque sabemos que protegiendo a nuestros empleados también os protegemos a vosotros, los clientes.

Y, ante esta epidemia, de nuevo la tecnología es nuestra aliada.

En los aviones todos sabemos que las distancias son cortas. Sin embargo, disponen de unos sistemas de circulación y filtrado del aire que son especialmente valiosos para situaciones como las que vivimos en la actualidad. El aire de toda la cabina se renueva cada 2 o 3 minutos, y pasa por unos filtros de alta eficiencia que eliminan virus y bacterias, con una efectividad del 99,99 por ciento.

Nuestras tripulaciones conectan estos sistemas antes de la llegada de los pasajeros, y no los apagan hasta que han salido todos.

Yo no voy a profundizar en explicaciones técnicas, porque además no lo haría bien, pero si tienes interés en saber cómo funciona el sistema del aire y los filtros, en nuestra página web hemos incluido un video de un responsable de la compañía que lo explica de forma muy clara y didáctica.

Esto, unido al uso de las mascarillas médicas por parte de los pasajeros y la tripulación, y a las medidas preventivas adicionales, como el lavado frecuente de manos, es sin duda una garantía para que, cuando volvamos todos, nuestros vuelos y vosotros, podamos volar con la misma confianza de siempre, la que Iberia se ha ido ganando a lo largo de la historia.

Solo me queda desear que estés bien, así como tu familia y allegados. Y, como siempre, esperando vernos pronto a bordo. Porque, “para volver a volar, necesitamos las alas de todos”.

Muchas gracias y hasta pronto,

María Jesús López Solás
Directora de Clientes y Loyalty
……………………..

VIETNAM, DESTINO ATRACTIVO PARA INVERSORES
VNA VIERNES, MAYO 22, 2020 21:13

El primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, instó hoy a impulsar la divulgación de informaciones para demostrar que el país es un destino atractivo para los inversores, gracias a las políticas preferenciales en materia de procedimientos administrativos, acceso a terreno y recursos humanos.

Hanoi (VNA) El primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, instó hoy a impulsar la divulgación de informaciones para demostrar que el país es un destino atractivo para los inversores, gracias a las políticas preferenciales en materia de procedimientos administrativos, acceso a terreno y recursos humanos.

Al presidir una reunión del gabinete sobre las medidas destinadas a impulsar la atracción de los capitales extranjeros para enfrentar los desafíos globales desatados por la pandemia de COVID-19, Xuan Phuc subrayó la importancia de propiciar las inversiones tanto de las empresas nacionales como del sector foráneo.

Para aprovechar el traslado de las corrientes financieras hacia Vietnam, sobre todo las de los grandes grupos multinacionales, empresas de alta tecnología y líderes de las valores de suministro, Vietnam debe actuar de manera más proactiva, creando y promocionando una atracción basada en sus propias fortalezas, aseguró.

Además, los sectores económicos y localidades deberán estudiar la demanda de los inversores para generar beneficios mutuos, enfatizó Xuan Phuc, quien destacó también la necesidad de adoptar políticas más competitivas y de atraer de forma selectiva los proyectos de inversión, priorizando los de alta tecnología y amigables con el medio ambiente.

En ese sentido, exhortó a elaborar una estrategia para mejorar la atracción inversionista del país, que incluye particularmente propuestas para mejorar las dificultades que enfrentan las empresas.

El jefe del gobierno también dio luz verde a la formación de un equipo de trabajo especializado en ese asunto, al tiempo que pidió continuar respaldando el desarrollo de todos los sectores económicos, especialmente el privado.
…………………

CHINA EMITE DIRECTRIZ PARA ACELERAR MEJORÍA DE ECONOMÍA SOCIALISTA DE MERCADO DE NUEVA ERA
POR XULIO RÍOS2020-05-19

BEIJING, 18 may (Xinhua) — China emitió hoy lunes una directriz para acelerar la mejoría de su economía socialista de mercado de la nueva era para construir una economía de mercado socialista de alto nivel que sea más sistemática, madura y bien conformada.

China defenderá y mejorará el sistema económico socialista básico de mantener la propiedad pública como el elemento fundamental y permitir que las formas múltiples de propiedad se desarrollen juntas, señala la directriz.

La directriz enfatiza minimizar la asignación directa del gobierno de recursos de mercado y la intervención directa del gobierno en las actividades microeconómicas.

China ampliará inquebrantablemente la apertura, aprenderá de la experiencia de otros sistemas de economía de mercado maduros y de los logros de otras civilizaciones, y acelerará los esfuerzos para alinear los sistemas y normas domésticos con los internacionales, señala.

El país mejorará el mercado, las políticas, el Estado de derecho y el entorno social para apoyar el desarrollo de negocios privados y empresas de inversión extranjera, añadió. Se debe otorgar un trato equitativo a las empresas de diferentes tipos de propiedad en la obtención de factores de producción, permisos de acceso, operación, compras gubernamentales y licitaciones, se indicó en la directriz.

Por otra parte, se deben mejorar las reglas y medidas específicas para facilitar la entrada de sectores no públicos a los ámbitos de electricidad, petróleo y gas, además de que se debe flexibilizar sustancialmente el acceso al mercado en el sector de servicios, añadió. Se deben realizar esfuerzos para mejorar plenamente el sistema de derechos de propiedad, acelerar el establecimiento de un sistema de compensación punitiva por la violación de derechos de propiedad intelectual y reforzar la protección de los secretos empresariales, indicó la directriz.

El país implementará plenamente el sistema de lista negativa de acceso al mercado y el sistema de revisión de competencia justa, añadió.

China estimulará aún más la creatividad y la vitalidad del mercado de la sociedad en su conjunto, con medidas que incluyen profundizar la reforma del sistema de registro de hogares y flexibilizar las restricciones para asentarse en las ciudades, con excepción de ciertas megaciudades, agregó.

Otras medidas incluyen mejorar el mecanismo por el que los precios son determinados principalmente por el mercado y minimizar la intervención gubernamental inadecuada en la formación de precios.

La directriz enfatizó construir un mecanismo más abierto de intercambio de talentos y cooperación internacionales. También pidió un mecanismo de largo plazo para tomar medidas contra productos falsificados o inferiores. La directriz prometió promover la innovación en métodos de gestión y servicios gubernamentales y mejorar el sistema de gobernación macroeconómica.

China acelerará el establecimiento de un sistema fiscal y tributario moderno, señaló. Se deben realizar más esfuerzos para defender y mejorar el sistema para garantizar el bienestar de las personas y promover la equidad y la justicia sociales, dijo la directriz.

En términos de apertura, China construirá un nuevo patrón de apertura, con énfasis en la construcción de la Franja y la Ruta, y acelerará el desarrollo de zonas de libre comercio y puertos de libre comercio pilotos, indicó. La directriz enfatizó el aumento de la importación de bienes y servicios a gran escala, la reducción del nivel arancelario general y la eliminación de las barreras comerciales no arancelarias.

Se suspenderán por completo las restricciones a la inversión extranjera fuera de la lista negativa, añadió.
China participará activamente en la reforma del sistema de gobernanza económica mundial, señaló la directriz. El país mejorará el sistema legal para la economía de mercado socialista y fortalecerá el estado de derecho, añadió.

La directriz enfatizó los esfuerzos para defender y reforzar el liderazgo general del Partido a fin de garantizar la efectiva implementación de las medidas de reforma.
…………………

DINAMARCA PLANEA DOS ENORMES «ISLAS ENERGÉTICAS” DE 2GW DE EÓLICA MARINA CADA UNA
POR JOSÉ A. ROCA 22/05/20

Dinamarca planea dos enormes «islas energéticas” de 2GW de eólica marina cada una

Dinamarca ha anunciado planes para desarrollar dos grandes «islas energéticas» alimentadas por energía eólica marina que suministrarán 4GW al país, un elemento en el nuevo plan de acción climática danés que tiene la intención de disminuir «sustancialmente» las emisiones de CO2 de Dinamarca.

El gobierno danés ha anunciado su primer plan de acción climática para reducir las emisiones de CO2 en los próximos diez años, como parte de un plan más amplio que garantice una reducción del 70% de las emisiones de CO2 para 2030, sobre los niveles de 1990.

Entre las seis áreas principales del plan que anunció el país, que incluyen combustibles ecológicos, edificios energéticamente eficientes y calefacción ecológica, se encuentran las primeras islas energéticas del mundo. Según su Ministerio de Clima, Energía y Abastecimiento, Dinamarca «será el primer país del mundo en comenzar una nueva era en la expansión de la energía eólica marina con un cambio de paradigma en el que las islas energéticas sustituirán a los tradicionales parques eólicos marinos individuales”.

El plan actual es establecer dos islas de energía para 2030: una isla artificial en el Mar del Norte, comenzará con 2GW de capacidad y tendrá espacio para expandirse a 10GW, mientras que la segunda, en la isla de Bornholm, en el Mar Báltico, también comenzará con una capacidad de 2GW.

Los 4GW de capacidad eólica resultantes supondrán más que duplicar la capacidad eólica marina actual de Dinamarca. Los 4GW también superan el consumo anual de los hogares de Dinamarca, lo que permitirá a las ‘islas energéticas’ comenzar a exportar energía limpia a los países vecinos.

«Dinamarca debe ser un país verde pionero, por eso tenemos ambiciones climáticas elevadas, incluso estando en medio de una crisis histórica», dijo el ministro de clima danés Dan Jørgensen.

“Con el establecimiento de las dos primeras islas energéticas del mundo, nos embarcamos en una era completamente nueva en la aventura eólica danesa. Estamos aumentando enormemente la cantidad de eólica marina y, al mismo tiempo, podremos usar la energía verde en los tanques de camiones, buques de carga y aviones. Presentamos un paquete que ofrece reducciones de CO2 a corto plazo y allana el camino para una futura Dinamarca climáticamente neutral ”.

Los planes para desarrollar islas de energía en aguas europeas no es una idea nueva y ha sido un elemento de diseño integral en los planes para los modelos europeos de energía 100% renovable. En 2017, tres operadores de sistemas de transmisión europeos: la holandesa TenneT TSO, la danesa Energinet y la alemana TenneT TSO, manifestaron su intención de investigar la posibilidad de un Hub de Energía Eólica en el Mar del Norte.

Inicialmente percibido para acomodar entre 70GW y 100GW – suficiente electricidad para abastecer hasta entre 70 y 100 millones de europeos con energía renovable para 2050 – el concepto del Centro de Energía Eólica del Mar del Norte ha comenzado a evolucionar. En lugar de un centro central gigantesco, las ideas evolucionadas han comenzado a imaginar múltiples islas de energía más pequeñas en aguas europeas del Mar del Norte y el Mar Báltico.

La energía eólica marina tiene el potencial de ser una de las fuentes más importantes del mundo de generación eléctrica renovable. Con el desarrollo de turbinas más grandes, capaces de generar más electricidad, y la tecnología de plataformas y turbinas flotantes que proporcionan acceso a velocidades de viento más fuertes en aguas más profundas más alejadas de la costa, el desarrollo de la energía en alta mar abre nuevas puertas para el futuro de la generación eléctrica.

Las islas de energía, entonces, son el siguiente paso lógico, ya sean islas formadas artificialmente o reutilizando islas poco pobladas. Con la tecnología ya implementada para poder conectar la generación en alta mar a grandes centros de población, las islas de energía como las previstas por Dinamarca podrían ser el futuro del desarrollo de la energía eólica marina.
………………..

DISTOPÍA DE ALTA TECNOLOGÍA
POR NAOMI KLEIN PARA THE INTERCEPT
https://www.lavaca.org/wp-content/uploads/2020/05/

Durante la sesión informativa diaria sobre coronavirus del gobernador de Nueva York Andrew Cuomo el miércoles, la sombría mueca que llenó nuestras pantallas durante semanas fue reemplazada brevemente por algo parecido a una sonrisa.

La inspiración para estas vibraciones inusualmente buenas fue un contacto en video del ex CEO de Google Eric Schmidt, quien se unió a la reunión informativa del gobernador para anunciar que encabezará una comisión para reimaginar la realidad post-Covid del Estado de Nueva York, con énfasis en integrar permanentemente la tecnología en todos los aspectos de la vida cívica.

«Las primeras prioridades de lo que estamos tratando de hacer», dijo Schmidt, «se centran en telesalud, aprendizaje remoto y banda ancha… Necesitamos buscar soluciones que se puedan presentar ahora y acelerar la utilización de la tecnología para mejorar las cosas». Para que no haya dudas de que los objetivos del ex CEO de Google eran puramente benevolentes, su fondo de video presentaba un par de alas de ángel doradas enmarcadas.

Justo un día antes, Cuomo había anunciado una asociación similar con la Fundación Bill y Melinda Gates para desarrollar «un sistema educativo más inteligente». Al llamar a Gates un «visionario», Cuomo dijo que la pandemia ha creado «un momento en la historia en el que podemos incorporar y avanzar en las ideas [de Gates] … Todos estos edificios, todas estas aulas físicas, ¿para qué, con toda la tecnología que se tiene?» preguntó, aparentemente de modo retórico.

Ha tardado un tiempo en edificarse, pero está comenzando a surgir algo parecido a una doctrina del shock pandémico. Llamémoslo «Screen New Deal» (el New Deal de la pantalla). Con mucho más de alta tecnología que cualquier otra cosa que hayamos visto en desastres anteriores, el futuro que se está forjando a medida que los cuerpos aún acumulan las últimas semanas de aislamiento físico no como una necesidad dolorosa para salvar vidas, sino como un laboratorio vivo para un futuro permanente y altamente rentable sin contacto.

Anuja Sonalker, CEO de Steer Tech, una compañía con sede en Maryland que vende tecnología para el auto estacionamiento de vehículos (self parking), resumió recientemente el nuevo discurso que genera el virus. «Hay una tendencia definida a la tecnología sin contacto con humanos», dijo. «Los humanos son biopeligrosos, las máquinas no lo son».

Es un futuro en el que nuestros hogares nunca más serán espacios exclusivamente personales, sino también, a través de la conectividad digital de alta velocidad, nuestras escuelas, los consultorios médicos, nuestros gimnasios y, si el estado lo determina, nuestras cárceles. Por supuesto, para muchos de nosotros, esas mismas casas ya se estaban convirtiendo en nuestros lugares de trabajo que nunca se apagan y en nuestros principales lugares de entretenimiento antes de la pandemia, y el encarcelamiento de vigilancia «en la comunidad» ya estaba en auge.

Pero en el futuro, bajo una construcción apresurada, todas estas tendencias están preparadas para una aceleración de velocidad warp (forma teórica de moverse más rápido que la velocidad de la luz).

Este es un futuro en el que, para los privilegiados, casi todo se entrega a domicilio, ya sea virtualmente a través de la tecnología de transmisión y en la nube, o físicamente a través de un vehículo sin conductor o un avión no tripulado, y luego la pantalla «compartida» en una plataforma mediada. Es un futuro que emplea muchos menos maestros, médicos y conductores. No acepta efectivo ni tarjetas de crédito (bajo el pretexto del control de virus) y tiene transporte público esquelético y mucho menos arte en vivo.

Es un futuro que afirma estar basado en la «inteligencia artificial», pero en realidad se mantiene unido por decenas de millones de trabajadores anónimos escondidos en almacenes, centros de datos, fábricas de moderación de contenidos, talleres electrónicos, minas de litio, granjas industriales, plantas de procesamiento de carne, y las cárceles, donde quedan sin protección contra la enfermedad y la hiperexplotación. Es un futuro en el que cada uno de nuestros movimientos, nuestras palabras, nuestras relaciones pueden rastrearse y extraer datos mediante acuerdos sin precedentes entre el gobierno y los gigantes tecnológicos.

Si todo esto suena familiar es porque, antes del Covid, este preciso futuro impulsado por aplicaciones y lleno de conciertos nos fue vendido en nombre de la conveniencia, la falta de fricción y la personalización.

Pero muchos de nosotros teníamos preocupaciones. Sobre la seguridad, la calidad y la inequidad de la telesalud y las aulas en línea. Sobre autos sin conductor que derriban peatones y aviones no tripulados que destrozan paquetes (y personas). Sobre el rastreo de ubicación y el comercio sin efectivo que borra nuestra privacidad y afianza la discriminación racial y de género. Sobre plataformas de redes sociales sin escrúpulos que envenenan nuestra ecología de la información y la salud mental de nuestros hijos. Sobre «ciudades inteligentes» llenas de sensores que suplantan al gobierno local. Sobre los buenos trabajos que estas tecnologías eliminaron. Sobre los malos trabajos que producían en masa.

Y, sobre todo, nos preocupaba la riqueza y el poder que amenazaban a la democracia acumulados por un puñado de empresas tecnológicas que son maestros de la abdicación, evitando toda responsabilidad por los restos que quedan en los campos que ahora dominan, ya sean medios, minoristas o transporte.

Ese era el pasado antiguo conocido como «febrero». Hoy en día, una gran ola de pánico arrastra a muchas de esas preocupaciones bien fundadas, y esta distopía calentada está pasando por un cambio de marca de trabajo urgente. Ahora, en un contexto desgarrador de muerte masiva, se nos vende la dudosa promesa de que estas tecnologías son la única forma posible de proteger nuestras vidas contra una pandemia, las claves indispensables para mantenernos a salvo a nosotros mismos y a nuestros seres queridos.

Gracias a Cuomo y sus diversas asociaciones multimillonarias (incluida una con Michael Bloomberg para pruebas y rastreo), el estado de Nueva York se está posicionando como la brillante sala de exposición para este sombrío futuro, pero las ambiciones van mucho más allá de las fronteras de cualquier estado o país.

Y en el centro de todo está Eric Schmidt. Mucho antes de que los estadounidenses entendieran la amenaza de Covid-19, Schmidt había estado en una agresiva campaña de lobby, presiones y relaciones públicas impulsando precisamente la visión de la sociedad del Black Mirror (o Espeo Negro, por la serie inglesa) que Cuomo acaba de darle poder para construir. En el corazón de esta visión está la perfecta integración del gobierno con un puñado de gigantes de Silicon Valley: con escuelas públicas, hospitales, consultorios médicos, policías y militares, todas las funciones principales se externalizan (a un alto costo) a empresas privadas de tecnología.

Es una visión en la que Schmidt ha estado avanzando en sus funciones como presidente de la Junta de Innovación de Defensa, que asesora al Departamento de Defensa sobre el mayor uso de la inteligencia artificial en el ejército, y como presidente de la poderosa Comisión de Seguridad Nacional sobre Inteligencia Artificial, o NSCAI, que asesora al Congreso sobre «avances en inteligencia artificial, desarrollos relacionados con el aprendizaje automático y tecnologías asociadas», con el objetivo de abordar «las necesidades de seguridad nacional y económica de los Estados Unidos, incluido el riesgo económico». Ambas juntas están llenas de poderosos CEOS de Silicon Valley y altos ejecutivos de compañías como Oracle, Amazon, Microsoft, Facebook y, por supuesto, los colegas de Schmidt en Google.

Como presidente, Schmidt aún posee más de 5.3 mil millones de dólares en acciones de Alphabet (la compañía matriz de Google), así como grandes inversiones en otras empresas tecnológicas, esencialmente ha estado llevando a cabo una reestructuración con sede en Washington en nombre de Silicon Valley. El objetivo principal de las dos cámaras empresarias es solicitar aumentos exponenciales en el gasto del gobierno en investigación sobre inteligencia artificial y en infraestructura que permita tecnologías como la 5G, inversiones que beneficiarían directamente a las compañías en las que Schmidt y otros miembros de estos grupos tienen amplias participaciones.

Primero en presentaciones a puertas cerradas para legisladores y más tarde en artículos de opinión y entrevistas públicas, el argumento de Schmidt ha sido que, dado que el gobierno chino está dispuesto a gastar dinero público ilimitado para construir la infraestructura de vigilancia de alta tecnología, mientras permite a las empresas tecnológicas chinas como Alibaba, Baidu y Huawei obtener los beneficios de las aplicaciones comerciales, la posición dominante de los EE.UU en la economía global está al borde del colapso.

El Centro de Información de Privacidad Electrónica recientemente obtuvo acceso a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información a una presentación realizada por el NSCAI de Schmidt hace un año, en mayo de 2019. Sus diapositivas plantean una serie de afirmaciones alarmistas sobre cómo la infraestructura reguladora relativamente laxa de China y su apetito sin fondo por la vigilancia está haciendo que se adelante a los EE.UU. en varios campos, incluyendo la inteligencia artificiaal para diagnóstico médico, vehículos autónomos, infraestructura digital, ciudades inteligentes, viajes compartidos y comercio sin efectivo.

Las razones dadas para la ventaja competitiva de China son innumerables, desde el gran volumen de consumidores que compran en línea; «La falta de sistemas bancarios heredados en China», lo que le ha permitido saltar sobre efectivo y tarjetas de crédito y desatar «un enorme mercado de comercio electrónico y servicios digitales» utilizando «pagos digitales»; y una grave escasez de médicos, lo que ha llevado al gobierno a trabajar estrechamente con compañías tecnológicas como Tencent para usar la AI (inteligencia artificial) como medicina «predictiva».

Las diapositivas señalan que en China, las compañías tecnológicas «tienen la autoridad de eliminar rápidamente las barreras regulatorias, mientras que las iniciativas estadounidenses se ven envueltas en el cumplimiento de HIPPA y la aprobación de la FDA».
………………….

HABANA INSIDER: ARTE|CULTURA|IDEAS

ES UN BOLETIN ELECTRONICO QUE OFRECE DE MANERA GRATUITA, UNA SELECCION DE LOS MAS INTERESANTES CONTENIDOS PUBLICADOS EN LA PRENSA DIGITAL CUBANA E INTERNACIONAL. SOMOS UN PROYECTO NO LUCRATIVO CREADO EN BARRIO OBRERO, S.M. PADRON, LA HABANA, CUBA POR PROFESIONALES DEL ARTE Y LA COMUNICACION.

BAJO EL CONCEPTO CONOCER PARA TRANSFORMAR, DESEAMOS COMPARTIR LA ACTUALIDAD ARTISTICA Y CULTURAL, EL CONOCIMIENTO DE LA INNOVACION SOCIAL Y CIENTIFICA, LOS DEBATES QUE OCURREN EN LA ISLA Y FUERA DE ELLA, EN TORNO A NUESTRO PRESENTE Y FUTURO, CON UNA VISION PROGRESISTA, CRITICA Y TOLERANTE.

PARA SUSCRIBIRTE, OPINAR; CONTRIBUIR, ESCRIBE A: MENAABELARDO@GMAIL.COM

Dos colas revelan cómo vive la pandemia Santa Clara

 

Boletín Semanal

22 de mayo de 2020

Las colas en las farmacias duran hasta cuatro horas y para tener un buen turno conviene llegar el día anterior. Sin embargo, nada garantiza llevarse a casa el medicamento. Las autoridades sanitarias, inmersas en la crisis del coronavirus, han sido incapaces de mantener el abastecimiento de medicinas para la población con enfermedades crónicas. Estos productos, presuntamente garantizados, faltan en La Habana y, sobre todo, en las provincias. En Camagüey, incluso, hace casi un año que no hay aspirinas.

Dos colas revelan cómo vive la pandemia Santa Clara. En una de ellas, decenas de personas esperan cobrar las remesas que envían sus familiares a través de Western Union. A veces, perder el día entero ante la oficina no garantiza tener el dinero disponible. Pero cuando se consigue se pasa a la otra, donde se gasta lo obtenido. En tiendas como Praga también hay que esperar para, en muchos casos, no conseguir apenas mercancía que llevar a casa.

Este jueves hemos cumplido seis años en 14ymedio. Aunque conservamos el mismo espíritu y compromiso, las circunstancias en que desarrollamos nuestro trabajo han cambiado en este sexenio. Hemos hecho un recorrido por los principales cambios vividos en nuestra Redacción para desvelar a nuestros lectores algunos detalles de las entrañas de este diario.

La ocupación de mensajero figura en la lista de un centenar de actividades por cuenta propia permitidas en la Isla, pero hasta ahora solo se concebía como la entrega a domicilio de la compra en el mercado racionado, mientras ahora se ha ampliado a los productos de mercados agrícola, las tiendas en moneda convertible. La generalización de la venta de motorinas, que no necesitan inscripción y matrículas, ha hecho el resto y los negocios privados de mensajería florecen.

Nadie quiere ser cartero en Cuba. El negocio ha envejecido mal en casi todo el mundo ante la pujanza de las nuevas tecnologías que han arrinconado cartas y telegramas, pero en la Isla, además, Correos tiene otro estigma. Las sustracciones, las indiscreciones y la lentitud lo convierten en una empresa rechazada por los clientes, que acuden a reclamar al administrador de la oficina, convirtiéndolo en un empleo ya solo deseado por quienes obtienen algún beneficio revendiendo los periódicos de los suscriptores.

Siguen las crónicas de la pandemia de Yoani Sánchez, esta semana sobre noticieros sin noticias, parrillas soviéticas y aniversarios. “Cuelo el primer café del día, reviso los mensajes que han entrado al teléfono y pongo el móvil en mute para ver las noticias nacionales. A veces me gusta solo mirar la pantalla sin escuchar, especialmente cuando es temprano y todavía mis oídos no están preparados para tramitar consignas, titulares triunfalistas o noticias sesgadas. Pero me quedo mirando a ver si por los gestos y el movimiento de la boca puedo adivinar lo que dicen los locutores oficiales”.

La solución de los problemasun análisis de Reinaldo Escobar. “El poder no reprime por un sádico placer, sino para entronizar la obediencia cómplice. La parte rebelde de la ciudadanía que expresa su inconformidad, a pesar del alto precio que se le impone, es muchas veces denigrada y denunciada por esa otra parte que, sin disfrutar de los atributos del poder, ha optado por desentenderse de los problemas del país. La fingida docilidad también resulta provechosa para resolver sus puntuales problemas”.

FOTO DE LA SEMANA. En Camajuaní desaparece el pan liberado, por 14ymedio.

Ayuda a potenciar nuestro trabajo
El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio.
DESCARGA NUESTRA VERSIÓN EN PDF
Para más noticias sobre Cuba, síganos en Facebook y TwitterTelegram, WhatsApp o visite nuestra página web www.14ymedio.com

HABANA INSIDER: MAYO 20, 2020

insider

LA HABANA, CUBA/ EDICION 1350/ ISSN en proceso
Editor: Abelardo G. Mena Chicuri Contacto: menaabelardo@gmail.com
https://www.facebook.com/abelardo.mena.75 wasap +5352368738
https://www.facebook.com/Habana-Insider-103018817721449/
POR UN SOCIALISMO CUBANO, CULTO Y DE CÓDIGO ABIERTO
………………

(ONCUBANEWS) POR FIN, ¿QUIÉNES SOMOS TODOS? JOSÉ MARTÍ Y LA REPÚBLICA DEMOCRÁTICA EN CUBA/ TAMPA EN LA REPÚBLICA DE MARTÍ/ MARTÍ, EL AMIGO/ LA ESTATUA Y LA REPÚBLICA

(E.G.S.) A PROPÓSITO DEL DÍA DE LOS MUSEOS
……………

POR FIN, ¿QUIÉNES SOMOS TODOS? JOSÉ MARTÍ Y LA REPÚBLICA DEMOCRÁTICA EN CUBA
POR JULIO CÉSAR GUANCHE

Por fin, ¿quiénes somos todos? José Martí y la república democrática en Cuba

En febrero de 1905 fue colocada la estatua de José Martí que hasta el día de hoy preside el Parque Central de La Habana. Una encuesta decidió qué figura debía aparecer en ese pedestal, que antes había calzado la figura de Isabel II.

Para esa celebración, el diario La Discusión publicó una serie de viñetas. En una de ellas, el personaje “El Pueblo” —luego será “Liborio”— aparece sobre el pedestal llamando a una suerte de “distanciamiento físico”, tan reclamado en estos días ante la covid-19.

Otras viñetas aluden a un problema aún más viralizado: los usos y abusos de Martí. En una de ellas, aparece el Apóstol diciendo: “La república cordial… con todos y para todos”. En otra, un reguero de residuos alude a tanto discurso pronunciado en su nombre.

La frase “Con todos, y para el bien de todos” se ha discutido hasta hoy desde que fuera pronunciada por Martí en un crucial discurso pronunciado en Tampa. No es rara tanta discusión: es la frase más radical de la historia de Cuba.

Desde entonces, ese discurso —que ha tomado aquella frase como título habitual— generó debates con veteranos de la Guerra Grande. En 1910, el uso interesado del “con todos, y para el bien de todos” fue calificado de “Jordán de la República”. En él “lavaban sus manos” sectores otrora opuestos a la República, y a su independencia, y que en el nuevo contexto gozaban de control sobre el poder y la riqueza nacionales.

En 1932, el personaje “El bobo”, de Abela, preguntaba al Maestro: “Ah, pero…¿usted dijo para todos?” No faltan en nuestros días llamados a “contextualizar” la frase para especificar a quién se refería Martí y justificar así exclusiones, o para emplearla, igual como arma arrojadiza, para lo contrario: demandar inclusiones.

Ante la diversidad de los usos de la frase, parece útil volver sobre el contenido íntegro de aquel discurso. Varios núcleos se encuentran en él, entre ellos: el carácter popular de la república, la prevención de la tiranía, la composición plural del pueblo y el lugar de la dignidad humana en su proyecto.

República democrática vs república oligárquica

Una forma de reducir el alcance de la versión democrática del republicanismo es limitarlo a una forma de gobierno antimonárquica, o, más contemporáneamente, a una forma de gobierno que respete solo acotados compromisos institucionales.

En el contexto de la independencia cubana, el republicanismo no se reducía al par monarquía vs república. No se podía ser monárquico y participar de una lucha antiesclavista. No se podía ser monárquico e independentista. Tampoco era solo una forma de gobierno. Significaba un programa político, social, moral, una propuesta de cómo organizar la sociedad.

Por ello, el dilema central tomó forma en torno a cuál era la república aspirada.

Hacia el exterior, el programa de la república democrática se enfrentaba a la realidad de las repúblicas “feudales y teóricas” nacidas de la independencia latinoamericana. También, cuestionaba a la (primera) República española, que mantuvo el grueso de la política monárquica colonial hacia Cuba.

Fermín Valdés Domínguez encaró ese conflicto: “…en esto, como en todo, se vé la mano del gobierno de Madrid, que tiene como instrumento en Cuba á Weyler (…) Se dice republicano y es de aquellos que con el gorro frigio proclamaron la República y al día siguiente aclamaron por las calles de Madrid a Alfonso XII y se guardaron el rojo distintivo para la taberna o el lupanar”.

Rafael Serra fue consistente en la defensa de la república popular hacia el interior del campo independentista: “Echar al déspota fuera de nuestra patria; y también combatir y vencer contra sus enfermizas tradiciones; purificar las costumbres; darle derechos y completa garantía a la mujer; abolir los privilegios (…) establecer la igualdad; difundir la instrucción, y preservar con toda su grandeza la justicia.”

Serra llamó a quienes defendían este conjunto de ideas “la extrema izquierda del partido separatista”. Era la apuesta radical del campo revolucionario. Es la apuesta de Martí.

El carácter popular de la República y la prevención de la tiranía

El pensamiento martiano en torno a la riqueza social, el trabajo honrado y las funciones democráticas que debe cumplir la propiedad elabora una defensa comprehensiva de la República popular.

Martí respaldaba el “amor del hombre a la propiedad adquirida con el trabajo de sus manos”. Hablando de Heredia, decía que el poeta no podía sentir “aquella firmeza del suelo nativo, que es la única propiedad plena del hombre, y tesoro común que a todos los iguala y enriquece, por lo que, para la crisis de la persona y la calma pública, no se ha de ceder, ni fiar a otro, ni hipotecar jamás”.

Una lectura cita un comentario de Martí sobre Herbert Spencer como la cifra de su pensamiento sobre el socialismo. Para relacionarlo con Marx, se menciona exclusivamente el “Como se puso del lado de los débiles, merece honor.” Sin embargo, existe otra zona de su pensamiento, que resulta de interés para comprender la proximidad que mantuvo con doctrinas socialistas en su hora.

Martí fue coherente con este ideal: “no es libre el que depende de otro para vivir”, compartido, desde Aristóteles, por una amplia zona del pensamiento político. Cervantes, por ejemplo, lo colocó en boca de Don Quijote: “La libertad, Sancho, es uno de los más preciados dones que a los hombres dieron los cielos… ¡venturoso aquél a quien el cielo dio un pedazo de pan, sin que le quede obligación de agradecerlo a otro que al mismo cielo!”

En esa lógica, el sostenimiento de una esfera de independencia personal material es clave en la configuración política de la libertad. Martí lo aseguró con claridad: “De la independencia de los individuos depende la grandeza de los pueblos. Venturosa es la tierra en que cada hombre posee y cultiva un pedazo de terreno.”

Es un ideal clásico del republicanismo. El socialismo del XIX lo hizo suyo, reelaborándolo según las necesidades de un contexto de revolución industrial. Marx lo defendió en Crítica del Programa de Gotha:

“…se sigue que el hombre que no posea otra propiedad que su propia fuerza de trabajo, en cualesquiera situaciones sociales y culturales, tiene que ser el esclavo de los otros hombres, de los que se han hecho con la propiedad de las condiciones objetivas del trabajo. Sólo puede trabajar con el permiso de éstos, es decir: sólo puede vivir con su permiso.”

Lo hizo también Robespierre en medio de la revolución francesa. No había que ser marxista ni jacobino para hacerlo. Lo defendieron también Paine y Jefferson. En el caso de Martí, se trataba de adscripción al ideal de la democracia social de su época. En el marxismo cubano, figuras como Mella y Roa comprendieron a fondo ese contenido martiano.

El “Apóstol” defendía la distribución de la propiedad que permitiese la “creación de muchos pequeños propietarios.” Exaltó a los “nuevos abolicionistas” —los “progresistas” en los Estados Unidos del XIX— “los que quieren abolir la propiedad privada en los bienes de naturaleza pública”.

Mantuvo cercanía con las ideas de Henry George y celebró a otros “apóstoles”: Swinton, Post y Powderly. Estos creían “que la nación, que es el nombre de Estado del guardián de la propiedad común, no puede dar en dominio la tierra que es de todos, y es para todos necesaria, sino en arrendamiento o en préstamo, y sólo para los usos nacionales.”

Martí impugnaba así la conexión oligárquica entre riqueza y poder —la estructura de lo que llamó “república césarea” en los Estados Unidos—. “República —decía— es el pueblo que tiene a la derecha la chabeta (sic) del trabajador, y a la izquierda el rifle de la libertad”.

El discurso de Tampa es explícito sobre tales contenidos. Reclama poner “la mesa de pensar al lado de la de ganar el pan” (p.269) y cerrarle “…el paso a la república que no venga preparada por medios dignos del decoro del hombre, para el bien y la prosperidad de todos los cubanos!”.(p. 271)

La democracia social no trata solo sobre justicia económica. Tiene fines políticos: la libertad individual, social y nacional. Es un recurso para prevenir la tiranía —también republicana y capitalista— de la concentración de la riqueza. Martí lo resumió con gran síntesis: “no hay más remedio de asegurar la libertad en la patria y el decoro en el hombre, que fomentar la riqueza pública. La propiedad conserva los estados. Un déspota no puede imponerse a un pueblo de trabajadores.”

La diversidad del pueblo y su representación plural

En el discurso de Tampa Martí traza un hermoso retrato sobre el pueblo cubano. Es, además, comprehensivo sobre su diversidad.

En esas palabras menciona una “lista” de sujetos sociales que constituyen el pueblo en lucha por libertad. Nombra a los veteranos de la Guerra Grande, cuyos hábitos de mando no son menos que el “admirable concierto de pensamiento republicano y (de) acción heroica”; a los tantos “que andan descalzos”; al “negro generoso, al hermano negro”; al “español que padece, junto a su mujer cubana, del desamparo irremediable y el mísero porvenir de los hijos”; a los “mártires primeros (que) fueron hombres nacidos en el mármol y seda de la fortuna”.

Con perspectiva clasista, Martí recuerda cómo “esta santa revolución” hermanó, por la virtud redentora de las guerras justas, al primogénito heroico y al campesino sin heredad (y) al dueño de hombres y a sus esclavos”. Era un reconocimiento del carácter popular de la guerra. De esa guerra, como antes del barracón, terminó de nacer el pueblo cubano.

Ese pueblo se constituía a través de la política a partir de diferencias sociales, clasistas, étnicas, regionales. No se dividía por categorías como “agradecidos y malagradecidos”, como se ha pretendido establecer para justificar el recorte del quiénes “somos todos”. De hecho, Martí demanda amparo, en ese mismo discurso, para el que “…nació en la misma tierra que nosotros, aunque el pecado lo trastorne, o la ignorancia lo extravíe, o la ira lo enfurezca, o lo ensangriente el crimen!”

Si el pueblo es plural, debe ser representado políticamente de modo diverso. En tal búsqueda, Martí impugnó duramente la corrupción del voto, la dependencia de los electores del elegido, y cualquier otra coartación de la independencia de los electores. Se oponía así a la rampante corrupción del voto —su compra y venta—, pero también al clientelismo y al faccionalismo. Pensaba que allí donde había libertad en el voto, los ciudadanos votaban, si por el contrario “hoy, que ven como el voto se mercadea, no votan”.

Por lo mismo, se preocupó por “ennoblecer” el sufragio: “Ni de las riendas de su caballo debe desasirse el buen jinete; ni de sus derechos el hombre libre. Es cierto que es más cómodo ser dirigido que dirigirse; pero es también más peligroso”. Martí no encontraba remedio al problema tanto en “crear organizaciones nuevas de distritos”, como “en mejorar la masa votante”: “Si desdeñan hoy el ejercicio de su derecho de dueños, tendrán mañana aterrados que postrarse ante un tirano que los salve”.

Martí se preocupó tanto por la limpieza del sufragio que propuso “echar sobre el tesoro público los gastos de las elecciones” y hacer el voto obligatorio en tanto deber cívico. El voto informado, independiente y autoorganizado era un cauce de la participación política activa a la vez que una manera de asegurar el gobierno colectivo del “todos”: “Sólo en que el sufragio se corrompa puede estar el peligro de los países que se gobiernan por el sufragio: allí donde no hay un poder superior a otro…”.

Tal programa —ningún poder per se por encima de otro— está inscrito en el artículo 5to de las Bases del Partido Revolucionario Cubano, que “no tiene por objeto llevar a Cuba una agrupación victoriosa que considere la Isla como su presa y dominio, sino preparar, con cuantos medios eficaces le permita la libertad del extranjero, la guerra que se ha de hacer para el decoro y el bien de todos los cubanos, y entregar a todo el país la patria libre.”

La dignidad de todos

Ana Cairo Ballester reconstruyó las diversas influencias republicanas en el pensamiento político cubano. En específico, argumentó: “Quizás sea [Martí] la personalidad más fascinante para estudiar la conjunción de las matrices en el republicanismo cubano”.

Para Céspedes, Emilia Casanova, Agramonte, Maceo, Máximo Gómez, Rosa Castellanos, Guillermón Moncada, Valdés Domínguez, Rafael Serra, Diego Vicente Tejera, Isabel Rubio, Juan Gualberto Gómez, entre una enorme masa de los participantes en la guerra, la lucha era por la “república democrática”.

Era esa la apuesta de Martí en Tampa: “Creo aún más en la república de ojos abiertos, ni insensata ni tímida, ni togada ni descuellada, ni sobreculta ni inculta, desde que veo, por los avisos sagrados del corazón, juntos en esta noche de fuerza y pensamiento, juntos para ahora y para después, juntos para mientras impere el patriotismo, a los cubanos que ponen su opinión franca y libre por sobre todas las cosas, y a un cubano que se las respeta.”(p. 270)

Tal conjunto no es reducible a una forma de gobierno. Es un compuesto de ideas y prácticas sobre la revolución, la democracia, la libertad y la justicia. Roig de Leuchsenring citaba, de Martí, lo siguiente como el “compromiso que contrae la Revolución: ´Ella se regirá de modo que la guerra pujante y capaz dé pronto casa firme a la nueva República´”.

No se trataba de un ideal defendido solo por intelectuales. El pueblo cubano, prócer principal de la gesta, lo hizo suyo. La “Ilustración cubana” no fue la de los sacarócratas esclavistas: fue de sujetos populares que reelaboraron para su contexto y sus necesidades los ideales de libertad, igualdad y fraternidad.

Un texto publicado en La doctrina de Martí es un ejemplo de ello, entre muchos otros. Su autor, que por su prosa parece una persona muy humilde, presentaba a Martí como “el iluminado, el amigo del pueblo, el apóstol de las ideas de justicia, democracia y verdad”. La figura —añadía “Adrasto”, el pseudónimo del autor— “simpática y admirable de Martí no hubiese existido, si no hubiera tenido como pedestal un ideal simpático admirable.” Ese ideal era la República.

El sectarismo tiene siempre nula conciencia sobre sí mismo. Lo es al tiempo que pregona no serlo. La idea del “con todos,…” no se dirige a los “buenos”, a los “agradecidos”, que siempre significan los “nuestros” para el respectivo sectarismo.

Adrasto colocó en su texto un exergo, firmado por Martí, que decía: “estos no son más que los preliminares de una gran campaña, generosa y activa, después de la cual los malos no se atreverán a serlo tanto”. El “con todos, y para el bien de todos” es tan radical porque quizás no se refiere tanto al quiénes —puesto que incluía hasta a los “malos”— sino al cómo somos todos: se refiere al sostén de la convivencia común entre libres e iguales: refiere a cómo procesar de modo democrático la propiedad, la libertad, la ley y el Derecho y la representación política del pueblo.

Ese orden de convivencia común tenía enemigos entonces, y los tiene ahora. Sin embargo, se trata de un paradigma que no teme afrontar sus exclusiones —las entiende legítimas, si atentan contra tal orden—, pero se concentra en cómo hacerlo posible.

Su núcleo es cómo producir el marco social, moral, institucional, que haga posible vivir, entre todos y para todos, en “dignidad plena del hombre”, esa ley primera de la República, el pedestal sobre el que está erigido Martí en la historia de Cuba.
……………..

TAMPA EN LA REPÚBLICA DE MARTÍ
POR ALFREDO PRIETO mayo 20, 2020

Tampa en la república de Martí

La industria tabacalera, fundada en 1886 en Ybor City, Tampa, por el hombre de negocios valenciano Vicente Martínez Ybor (1818-1896), no hubiera sido factible sin nuevos desarrollos de las infraestructuras que tuvieron lugar en los Estados Unidos finiseculares, en especial, el ferrocarril y la modernización de la bahía.

En 1884 Henry Bradley Plant (1819-1899) y su Plant Investment Company habían conectado el área con el sistema ferroviario por entonces existente al norte, lo cual permitiría el trasiego de mercancías y personas en magnitudes nunca antes vistas con otros estados de la Unión. Por su parte, por esa misma época el vapor Mascotte empezó a viajar entre los puertos de Tampa y La Habana haciendo escala en Key West.

A bordo de ese barquito –y de otro, el Olivette— venían las hojas de tabaco procedentes de Vueltabajo, primero para las factorías de Ybor City y luego para las de West Tampa. Y junto a ellas, torcedores buscando una mejor vida, expulsados de la Isla por lo mismo de siempre: una economía deshecha. Y también, desde luego, conspiradores de ida y vuelta. En el Mascotte llegó a Cuba la orden de José Martí a Juan Gualberto Gómez para el levantamiento del 95, enmascarada en un tabaco torcido en una de las factorías tampeñas, como lo recoge uno de los episodios de Elpidio Valdés.

A fines de los 80 el inmigrante escocés Hugh Macfarlane (1851-1935) compró doscientos acres de tierra al oeste del río Hillsborough. Poco después, en 1892, decidió sacarle partido a esos terrenos pantanosos e improductivos y empezar un nuevo emprendimiento. El objetivo: edificar otra ciudad para producir tabacos, tanto para el mercado interno como para la exportación. Hacerle, en una palabra, la competencia a Ybor City.

El primer intento fue la fundación de la fábrica de los hermanos Manuel y Fernando J. del Pino, en la que se enrolló el primer tabaco el 15 de julio de 1892. La nueva ciudad, se iba a llamar Pino City, pero la fábrica no prosperó, al menos por un par de razones. La primera, problemas de transporte para trasladar la mano de obra de Ybor City a la factoría; la segunda, la insuficiente disponibilidad de viviendas para torcedores, empleados administrativos y sus familias.

En un segundo momento entró al juego la O’Halloran Cigar Company, propiedad de los habaneros Blas, Estanislao e Ignacio O’Halloran, quienes como del Pino y Co., Martínez Ybor y otros empresarios, durante la Guerra de los Diez Años se habían mudado a Key West para seguir produciendo tabacos ante una economía arruinada por la Guerra. Entonces el propio Hugh Macfarlane dio dos pasos definitivos: construir un puente levadizo sobre el río Hillsborough y una línea de tranvía comunicando a ambas localidades. Los tabaqueros de Ybor, que procedían mayormente del Occidente cubano, bautizaron entonces a West Tampa con un nombre que les era bien familiar: «El Cerro», de la misma manera en que les pusieron a sus calles nombres como Habana, Matanzas, El Prado y Gómez.

Los O’ Halloran habían llegado a Tampa estimulados por el propio Macfarlane, pero también por el éxito comercial de Ybor. Se pudo entonces comenzar a implementar, al fin, el sueño del fundador, no sin antes construir y rentar viviendas a los trabajadores por una modesta suma, la mejor estrategia del mundo para atraer mano de obra. Era lo mismo que había hecho Martínez Ybor al fundar su boomtown al otro lado del río, pegado a la bahía; tanto que los tabacos podían depositarse en barcos y trenes apenas sin costos de transportación.

No parece necesario abundar en el impacto cubano en aquella Tampa de fines de siglo. Se trataba de un territorio cuya actividad económica fundamental fue, desde el inicio, la producción de tabacos. Una ojeada a los datos censales de entonces permite apreciar que el incremento de la inmigración cubana entre 1886 y 1890 se relacionaba centralmente con las oportunidades de empleo en esos inhóspitos parajes, atestados hasta entonces de cocodrilos, mosquitos, miasmas y enfermedades tropicales.

En 1890 su población ascendía a 5 532 habitantes, de los cuales 2 424 – es decir, el 43.8%– eran cubanos. Paralelamente, o poco después, se irían incorporando españoles, italianos, irlandeses, alemanes, chinos…, una expresión de melting pot y del papel de los emigrantes en la prosperidad. Se trataba de una comunidad transnacional, si bien con una distintiva impronta hispana.

Pero lo de los cubanos no era solo un asunto demográfico. El mismo año de la fundación de Ybor City, un espía peninsular advertía lo siguiente a sus superiores: «muy pronto» –escribía– «Tampa será uno de los focos de conspiración separatista que deberemos vigilar cuidadosamente». Estaba claro, sobre todo considerando la experiencia de Key West, donde agentes como él habían provocado incendios en aquellas fábricas de madera atestadas de «laborantes» –por oposición, las construidas en Tampa eran sólidas fortalezas de ladrillo vivo.

En efecto, apenas un quinquenio después en Tampa se habían constituido varias organizaciones revolucionarias, entre las que sobresalían la Liga Patriótica Cubana y el Club Ignacio Agramonte. Fundada en 1889 y presidida por el combatiente del 68 Néstor Leonelo Carbonell (1846-1923), esta última es la que invita a José Martí a su primer viaje a la ciudad, que tuvo lugar del 25 al 28 de noviembre de 1891.

La invitación coincidía con la madurez de los planes martianos de unificar a los cubanos para la guerra necesaria, justo cuando ya ha elaborado la idea de constituir un partido destinado a lograrla, lo cual ocurriría finalmente con la fundación del Partido Revolucionario Cubano (PRC) el 10 de abril de 1892.

Martí vino a Tampa sobre todo a organizar: «Y digo que acepto jubiloso el convite de esa Tampa cubana, porque sufro del afán de ver reunidos a mis compatriotas» –le respondió a Carbonell desde Nueva York. «¿Y a qué me querrán ellos a mí como yo los voy queriendo? ¿Es la patria quien nos llama? Obedecemos, pues, que de seguro ella nos alienta». Y más adelante, habla de «la oportunidad magnífica de vernos, de hablarnos, de poner juntos los corazones, no debemos desaprovecharla: hay que crear».

Un punto de la mayor importancia consistía en laborar «sin recelos y sin exclusiones» por esa unidad. Por eso al calor de actividades y encuentros, en Tampa escribió un texto en el que, entre otras cosas, decía:

Los emigrados de Tampa, unidos en el calor de su corazón y en la independencia de su pensamiento, proclaman las siguientes

Resoluciones:

1ª Es urgente la necesidad de reunir en acción común republicana y libre, todos los elementos revolucionarios honrados.
2ª La acción revolucionaria común no ha de tener propósitos embozados, ni ha de emprenderse sin el acomodo a las realidades y derechos y alma democrática del país que la justicia y la experiencia aconsejan, ni ha de propagarse o realizarse de manera que justifique, por omisión o por confusión, el temor del país a una guerra que no se haga como mero instrumento del gobierno popular y preparación franca y desinteresada de la República.
3ª La organización revolucionaria no ha de desconocer las necesidades prácticas derivadas de la constitución e historia del país, ni ha de trabajar directamente por el predominio actual o venidero de clase alguna; sino por la agrupación, conforme a métodos democráticos de todas las fuerzas vivas de la patria; por la hermandad y acción común de los cubanos residentes en el extranjero; por el respeto y auxilio de las repúblicas del mundo, y por la creación de una República justa y abierta, una en el territorio, en el derecho, en el trabajo y en la cordialidad, levantada con todos y para bien de todos.

4ª La organización revolucionaria respetará y fomentará la constitución original y libre de las emigraciones locales.

El 26 de noviembre pronunció en el Liceo de Tampa su seminal discurso «Con todos y para el bien de todos», un programa de unión y a la vez de futuridad: ahí estaba delineada la República que quería fundar.

Se refirió a los torcedores: «este pueblo culto, con la mesa de pensar al lado de la de ganar el pan», aludiendo a la labor de cultural de los lectores de tabaquería dentro del gremio. Y les dio entrada a su pensamiento más íntimo, antes volcado en cartas a sotto voce: «este pueblo de amor que han levantado cara a cara del dueño codicioso que nos acecha y nos divide». Lo mismo, pero en otros códigos, que lo que escribiera a inicios de ese año en un ensayo publicado originalmente en El Partido Liberal de México, donde aludía a «los gigantes que llevan siete leguas en las botas».

El Liceo fue para Martí estrella y paloma: «Yo abrazo a todos los que saben amar. Yo traigo la estrella, y traigo la paloma en mi corazón» […]. Y más adelante dijo unas palabras que hoy resuenan acaso como nunca antes: «Se dice cubano, y una dulzura como de suave hermandad se esparce por nuestras entrañas, y se abre sola la caja de nuestros ahorros, y nos apretamos para hacer un puesto más en la mesa, y echa las alas el corazón enamorado para amparar al que nació en la misma tierra que nosotros».

El primer párrafo comienza: «Para Cuba que sufre, la primera palabra. De altar se ha de tomar a Cuba, para ofrendarle nuestra vida, y no de pedestal, para levantarnos sobre ella» […]. Luego se refiere a la república. Será, dice, «de ojos abiertos, ni insensata ni tímida, ni togada ni descuellada, ni sobreculta ni inculta», la república en la cual la ley primera fuera «el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre».

Y pone, de pronto, una terrible adversativa: «O la república tiene por base el carácter entero de cada uno de sus hijos, el hábito de trabajar con sus manos y pensar por sí propio, el ejercicio íntegro de sí y el respeto, como de honor de familia, al ejercicio íntegro de los demás; la pasión, en fin, por el decoro del hombre, o la república no vale una lágrima de nuestras mujeres ni una sola gota de sangre de nuestros bravos. […] cerrémosle el paso a la república que no venga preparada por medios dignos del decoro del hombre, para el bien y la prosperidad de todos los cubanos!».

Cuentan que a partir de entonces los tabaqueros de Ybor City y West Tampa empezaron a aportar un día de haber para el proyecto de Cuba Libre. Lo nombraron «el Día de la Patria». Fernando Figueredo (1846-1929), contador de la factoría de los hermanos O’Halloran y luego primer alcalde de West Tampa (1895), asegura que las recaudaciones de los tabaqueros, incluyendo a los de Key West, llegaron a alcanzar la suma de entre 30 y 50 mil dólares mensuales. Se utilizarían, entre otras cosas, para financiar el Plan de la Fernandina, cuyos tres vapores fueron decomisados por las autoridades debido a una delación.

Pero, a pesar de eso, el ideal de república ya estaba delineado y en movimiento, listo para ingresar en la cultura política del futuro.

Alfredo Prieto (Investigador, editor y periodista. Ha trabajado como Jefe de Redacción de Cuadernos de Nuestra América, Caminos, Temas y Cultura y Desarrollo, y ejercido la investigación y la docencia en varias universidades. Autor de La prensa de los Estados Unidos y la agenda interamericana y El otro en el espejo.)
…………………..

MARTÍ, EL AMIGO
POR JOSEFINA DE DIEGO, MAYO 19, 2020

Martí, el amigo

La amistad desde la infancia entre José Martí y Fermín Valdés Domínguez es ampliamente conocida. Nacen en el mismo año (aunque algunos autores fijan la fecha de nacimiento de Valdés Domínguez en 1852) y se conocen en la escuela San Anacleto, en 1860. Así lo cuenta Mañach en su excelente biografía Martí, el Apóstol:

[…] Pero el que más se ha aficionado a él es Fermín Valdés, aproximadamente de su misma edad, espigado, de ojos saltones. Como es niño de casa rica, Pepe, siempre algo consciente de su propio traje raído, se ha mostrado sobrio hacia él. Fermín no ha recatado su empeño por vencer el desvío. Le ha hecho pequeños favores, le ha ofrecido reiteradamente parte de su merienda. Han acabado por hacerse grandes amigos.

Continúan sus estudios juntos y en 1868 cursan el segundo año de bachillerato en San Pablo, el colegio particular de Rafael María de Mendive, el mentor de Martí. Las noticias del levantamiento de Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo, el 10 de octubre, son seguidas con pasión y entusiasmo por los jóvenes.

El 19 de enero de 1869 ?aprovechando la época de libertad de prensa decretada por el general español Domingo Dulce? publica Valdés Domínguez el primer y único ejemplar de su periódico El Diablo Cojuelo. Unos días más tarde aparece el también único número de La Patria Libre, dirigido por Martí. Incluye su drama patriótico, “Abdala”, con un texto de Mendive.

El 22 de enero ocurren los sucesos del Teatro Villanueva. Encarcelan a Mendive cuyas ideas políticas favorables a la independencia eran conocidas por las autoridades españolas y clausuran San Pablo. Martí visita en la cárcel a su maestro, que pronto será deportado. La Habana es un hervidero.

Martí busca refugio en la casa de Fermín, en la calle Industria 122, asiste a las clases de francés de su amigo y lee todo lo que puede en la biblioteca de la casa. Fermín era hijo adoptivo de José Mariano Domínguez Salvajauregui, “guatemalteco hidalgo”, como lo llama Mañach. José Mariano también había adoptado a otro niño, Eusebio, y los crió con amor y dedicación. Se había establecido en Cuba alrededor de 1830 y gozaba de una holgada posición económica.

El 4 de octubre de 1869, un grupo del Cuerpo de Voluntarios irrumpe en la casa de los Valdés Domínguez. No existe mucha información sobre esta organización militar fundada en 1850, aunque desde la toma de La Habana por los ingleses (1762) se reporta la formación de los primeros voluntarios urbanos. El Cuerpo estaba conformado principalmente por peninsulares de entre 20 y 50 años, aunque también se alistaban cubanos leales a España. Todos recibían instrucción militar.

La irrupción se produce porque los Voluntarios creen que, horas antes, Fermín y unos amigos se burlaban de ellos. Realizan un registro en la casa y encuentran en la gaveta del escritorio de Fermín una carta firmada por él y por Martí, fechada aquel mismo día, que dirigen a Carlos de Castro y Castro. En ella critican al joven cubano, también discípulo de Mendive, por haberse alistado en los Voluntarios.

Martí, Fermín, su hermano y otros compañeros son arrestados por “sospechas de infidencia”. Es conocido lo que sucede después: los dos amigos se confiesan autores de la carta, pero al final, el fiscal decide que fue Martí quien realmente la escribió. La letra de los dos amigos es muy parecida, pero la vehemencia de la autoinculpación de Martí lo convence.

El 4 de marzo de 1870 un consejo de guerra celebra el juicio. Fermín es condenado a seis meses de “arresto mayor” en la fortaleza de La Cabaña, su hermano Eusebio y los otros implicados son desterrados y Martí es condenado a seis años en las canteras, donde padece todo tipo de sufrimientos y vejaciones. Gracias a los esfuerzos de su familia, a la influencia de un amigo de su padre, el catalán José María Sardá, y teniendo en cuenta su edad y deplorable estado de su salud, cumple solo seis meses. Es deportado a la Isla de Pinos y luego a España, hacia donde parte, el 15 de enero de 1871. Fermín queda en Cuba y, poco después, matricula en la Universidad de La Habana la carrera de Medicina.

El mismo año en que Martí es deportado a España, Fermín vive en primera persona los dolorosos y terribles sucesos ocurridos en La Habana en noviembre, que culminaron con el fusilamiento de ocho estudiantes de Medicina, acusados de haber rayado el cristal del nicho donde estaba enterrado el periodista español Gonzalo Castañón. Fermín fue uno de los 45 estudiantes encarcelados inicialmente y dedicó buena parte de su vida al esclarecimiento de los hechos.

A su llegada a España, en junio de 1872, se reúne con su “hermano del alma”.
Al conmemorarse el primer aniversario del fusilamiento de los estudiantes, se oficia una misa en la iglesia Caballero de Gracia, en Madrid. En su libro El 27 de noviembre de 1871, Valdés Domínguez narra de forma detallada los hechos desde su perspectiva. Rememora que el día de la misa:

[…] circuló por Madrid una hoja impresa que fijamos en algunas de las esquinas más públicas de la Corte, y que fue comentada satisfactoriamente por varios periódicos. Esta hoja […] aunque suscrita por mi ya difunto compañero Pedro de la Torre y por mí, la escribió mi hermano queridísimo, el distinguido literato D. José Martí, identificado como cubano, con mis dolores, y con las desventuras y tristezas de la patria.

En el último párrafo de esa hoja, termina Martí con estas conmovedoras palabras:
[…] Lloren con nosotros todos los que sientan! ¡Sufran con nosotros todos los que amen! ¡Póstrense de hinojos en la tierra, tiemblen de remordimiento, giman de pavor todos los que en aquel tremendo día ayudaron a matar!

Ese mismo año Martí da a conocer su extenso y estremecedor poema “A mis hermanos muertos el 27 de noviembre”, en el que evoca a los cadáveres amados, los que «un día ensueños fuisteis de la patria mía […]»

Martí sufrió esos terribles momentos en carne propia. Nadie como él los describió, con palabras encendidas y llenas de amor y ternura. Nadie como él entendió la profunda pena y el sufrimiento de su querido amigo de la infancia. El libro de Valdés Domínguez, a manera de prólogo, recoge cartas y textos de varias personas, incluido uno de Martí, fechado en abril de 1887 en Nueva York. En él Martí denuncia que: […] hoy solo quedan de aquel drama tremendo unas hebillas de plata, una corbata de seda envuelta a un hueso, y ocho cráneos despedazados por las balas.

En ese texto, como en el que circuló en Madrid el día de la misa, en su poema y en su discurso del 27 de noviembre de 1891, conocido como Los Pinos Nuevos (pronunciado en el Liceo Cubano, en Tampa) se siente el dolor de los recuerdos. Cada palabra es como un martillazo de angustia y de tristeza, pero también de indignación y de coraje: “giman”, “lloren”, “tiemblen” “sufran”, “póstrense”. El imperativo parece repetirse entre lágrimas. Cada vez que se refiere al fusilamiento, lo hace así, desde la impotencia ante el hecho consumado de la muerte injusta y horrenda de ocho inocentes, pero con la convicción absoluta de que la verdad prevalecerá, el asesinato se condenará, y la muerte de esos jóvenes no será inútil porque:

«cuando se muere
en brazos de la patria agradecida
la muerte acaba, la prisión se rompe;
¡empieza, al fin, con el morir la vida!»

Valdés Domínguez regresa a Cuba en 1876, presenta sus documentos y en 1878, después de una serie de trámites burocráticos, se le autoriza a ejercer como médico. Se casa en febrero de 1876 con Consuelo Quintanó Ramos. El 26 de septiembre de 1879 muere su pequeña niña, que había nacido el 9 de noviembre de 1878, solo unos días antes que el hijo de Carmen Zayas Bazán y Martí.

Algunos historiadores refieren que la amistad entre Valdés Domínguez y Martí se apagó un poco durante los años en que Fermín militó activamente en las filas del autonomismo. Martí, como muy bien se conoce, era un partidario convencido de la independencia y no creía que de España se pudiera esperar algo bueno para Cuba.

Antes de incorporarse al Ejército Libertador, en el que tuvo el grado de coronel, Valdés Domínguez escribió en periódicos autonomistas, ocupó cargos y estuvo muy vinculado a las luchas de su partido. Poco se sabe de esto. En Cuba, el estudio de los movimientos reformista, anexionista y autonomista es una asignatura pendiente que debe ser impartida pronto y bien, para poder entender mejor nuestra historia.

Después de un largo silencio entre ambos, en 1887 Martí le escribe cartas bellísimas a su amigo, en las que elogia su dedicación y perseverancia en su lucha por la reivindicación de sus compañeros estudiantes de medicina y la búsqueda de los cadáveres. No oculta la inmensa admiración que siente por él.

Hace tiempo que no nos escribimos; pero acabo de leer tus cartas en La Lucha (…) y no puedo reprimir el deseo de apretarte en mis brazos (…). De mi hijo, cuando lo mereciese, no podría decir yo más que lo que tengo que decir de ti.1

Nadie como Martí describió, con palabras encendidas y llenas de amor y ternura, los terribles sucesos ocurridos en La Habana en noviembre de 1871. Nadie como él entendió la profunda pena y el sufrimiento de su querido amigo de la infancia:

[…] Y después ¡ya no hay más, en cuanto a tierra, que aquellas cuatro osamentas que dormían, de Sur a Norte, sobre las otras cuatro que dormían de Norte a Sur: no hay más que un gemelo de camisa, junto a una mano seca: no hay más que un montón de huesos abrazados en el fondo de un cajón de plomo! ¡Nunca olvidará Cuba, ni los que sepan de heroicidad olvidarán, al que con mano augusta detuvo, frente a todos los riesgos, el sarcófago intacto, que fue para la patria manantial de sangre; al que bajó a la tierra con sus manos de amor, y en acerba hora de aquellas que juntan de súbito al hombre con la eternidad, palpó la muerte helada, bañó de llanto terrible los cráneos de sus compañeros! El sol lucía en el cielo cuando sacó en sus brazos, de la fosa, los huesos venerados: ¡jamás cesará de caer el sol sobre el sublime vengador sin ira!2

CITAS:
1Ibídem, pp. 321.
2José Martí: Obras completas, t. 4, pp. 285-286.

Nota:
Este texto es una versión de un trabajo de mayor extensión que, bajo el título de «Ensueños de la patria», publicó la revista Espacio Laical (Año 15 Nro.3, 2019), también puede consultarse en su versión digital.

«Ensueños de la patria» trata sobre la película «Inocencia» y los tristes acontecimientos ahí narrados, ocurridos en nuestro país en noviembre de 1871 y posteriores a esa fecha. Resulta imposible hablar de Fermín Valdés Domínguez sin mencionar su entrañable amistad con José Martí. Es por eso que, con motivo de conmemorarse un aniversario más de su caída en combate en Dos Ríos, OnCuba ha querido resaltar elementos de esta amistad, que surgió durante la infancia de ambos, y destacar la vinculación de Martí con Valdés Domínguez en su afán por demostrar la terrible injusticia cometida contra los ocho estudiantes de medicina.
……………….

LA ESTATUA Y LA REPÚBLICA
POR JULIO CÉSAR GUANCHE, OCTUBRE 20, 2019

La estatua y la república

A la memoria de Antoni Doménech Figueras y Ana Cairo Ballester

La restauración del Capitolio Nacional ha tenido conclusión con la renovación de su cúpula y de la Estatua de la República. Eusebio Leal y la Oficina del Historiador de la Ciudad suman otra página a su colosal legado de conservación patrimonial. La obra es, también, un homenaje a la ciudad de La Habana en el 500 aniversario de su fundación.

La cúpula y la estatua fueron restauradas por expertos cubanos y rusos, a las que les fueron restituidos sus recubrimientos originales en oro. El trabajo con la cúpula contó con 9,6 millones de dólares de dinero federal ruso.

Levantar monumentos es elaborar significados. Restaurarlos, también. Después de cinco décadas rehusando su memoria como sede del Congreso nacional, la actual Asamblea Nacional del Poder Popular ha fijado su sede en el Capitolio. La devolución de su función, y de su esplendor, hace pensar en los propios símbolos que ello pone a recircular.

Rusia y Cuba, más allá del Capitolio

Curiosamente, los gobiernos cubano y ruso acordaron la restauración de la Estatua de la República, pero la reivindicación de la República no aparece entre sus prioridades oficiales. En Rusia la república es una referencia antigua. Se remonta a la república de Nóvgorod, un estado medieval que abarcaba desde el Báltico hasta los Urales entre los siglos XII y XV. No obstante, una zona de la política rusa contemporánea ha encontrado en ella “el lugar donde nacen los valores republicanos y democráticos actuales”.

Por otro lado, los “decembristas” miraron esa historia con dejo idealizado. Los narodniki propusieron una república de pequeños propietarios, que les evitara el paso por la sociedad capitalista. Tras 1917 el bolchevismo aspiró a una República proletaria mundial [1]. Con la URSS, Stalin sepultó dichas intenciones.

La necesidad de reconstruir en forma positiva la identidad rusa, tras la gran crisis de la caída soviética, ha tenido desde entonces diferentes salidas oficiales. El gobierno de Yeltsin rechazó el pasado soviético. La era zarista era una edad de oro, perdida, interrumpida por 1917. En ello, fue sustituida la bandera soviética por la rusa de la época zarista, se reconstruyó la Catedral de Cristo Salvador, en Moscú, destruida por Stalin en los 1930, y se reemplazó el himno soviético. La nueva búsqueda tenía como fondo la apuesta por la economía de mercado, que resultó tremendamente empobrecedora, y bloqueó la capacidad de seducción de esa oferta identitaria.

El régimen de Putin, en cambio, ha considerado el fin de la Unión Soviética como “la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX”. En ese discurso, la edad de oro zarista se mezcla con los éxitos soviéticos, sin referencia a ideologías ni expedientes revisores del stalinismo. Con ello, se apuntala la idea de la gran Rusia, con su pasado glorioso y radiante resurgimiento como potencia. El régimen actual es una novedad, mezcla de nacionalismo étnico con democracia dirigida —y fuerte control de la protesta—, que no ha impedido a la vez que Rusia sea “el país más liberal de toda la antigua Unión Soviética”.

Boris Kagarlitsky, un autor de izquierda crítica publicado en Cuba, ha tomado prestada la frase “tolerancia depresiva” para explicar la cultura política actual en ese país: “le permiten hacer lo que sea (al Estado) y salirse con la suya. El Estado hace cosas totalmente impopulares y nadie protesta, porque mientras no te afecte individualmente, no te importa, a nadie le importa. La gente sólo protesta cuando les afecta individualmente, es entonces cuando comienzan a moverse.” En ese diagnóstico, no aparece la República.

La edad de oro rusa está inscrita materialmente en las cúpulas doradas de sus iglesias. Un ejemplo clásico es la Catedral ortodoxa de San Isaac (San Petersburgo, antes Leningrado, todo es simbólico aquí) de arquitectura neoclásica, inspirada en motivos romanos, griegos y del Renacimiento italiano. Su cúpula tiene 21,8 metros de diámetro y acumula unos cien kilogramos de oro. No por casualidad, todas esas referencias están emparentadas con las del Capitolio cubano.

La tradición republicana en Cuba, encajada dentro del nacionalismo popular, fue la más poderosa de sus tradiciones políticas, con José Martí a la cabeza. El triunfo de 1959 la reivindicó —en esa corriente siempre se aspiró a la República a través de la Revolución—, pero rápidamente prefirió usar en exclusiva sucesivos conceptos de Revolución y Socialismo. La República sería referida en lo adelante básicamente como el nombre oficial del país.

En los 1990 tras la caída soviética, y de su versión del marxismo, el discurso oficial cubano buscó en la identidad nacional, y en el nacionalismo, la renovación de sus fuentes de legitimidad ideológica. Recientemente, en la nueva Constitución (2019) fue suprimido el guion de la frase “marxista-leninista” porque “en opinión de varios catedráticos era una formulación con un matiz stalinista”.

En este escenario, cabe preguntarse si la noción de República reaparecerá como arsenal simbólico en Cuba. La campaña de prensa que cubrió la mudanza de la Asamblea Nacional hacia el Capitolio tuvo como lema: “Una sede, dos tesoros, porque Cuba tendrá aquí un edificio simbólico, pero también la sede de su expresión máxima de democracia”.

Si bien las relaciones entre la URSS y Cuba fueron muy profundas tras el triunfo de 1959 hasta 1991, en ese lapso sus gobiernos nunca se decidieron a restaurar la Estatua de la República ni la Cúpula del Capitolio. Ahora lo han hecho, sin telón de acero, con recubrimiento en oro y bajo un nuevo mapa de relaciones. [2]

La estatua de la República

En 1927 Carlos Miguel de Céspedes, entonces ministro de Obras Públicas, le encargó al gran artista italiano Ángelo Zanelli la realización de tres estatuas para el Capitolio. El escultor gozaba de amplio reconocimiento en Italia (era el autor de la Dea Roma y del monumento a los Caídos de Imola) y tenía amplia producción americana. Al artista se debe, por ejemplo, el monumento ecuestre dedicado a Artigas (1923) en Montevideo.

La Estatua de la República, también llamada de La Libertad o de La Patria, con sus 17,54 metros de altura, fue en su momento la segunda más grande —bajo techo— del mundo. Algo similar sucedió con la cúpula (308 pies), que fue la tercera más alta en el orbe. Hoy la Estatua ocupa el tercer lugar, detrás del Buda de Oro de Nava (Japón), y del monumento en mármol a Abraham Lincoln (los Estados Unidos).

Para ella, Zanelli trabajó el símbolo republicano de la Marianne, una poderosa mujer de gesto beligerante, ataviada con gorro frigio.

No es esa la única estatua de la libertad existente en Cuba. Entre las varias que se erigieron en la primera mitad del XX, otras tres siguen en pie (Puerto Padre, Remedios y Gibara). Entre las desaparecidas, existió una en Isabela de Sagua, de la cual se conserva escaso testimonio gráfico. Son monumentos hermosos, pero de escala por completo diferente a la de El Capitolio. La mayoría de ellas fueron construidas por suscripción popular.

Entre 1902 y 1903 estuvo colocada en el Parque Central —de “modo provisional”—, otra estatua de la libertad, que fue destruida por un ciclón. Antes, la revista El Fígaro realizó una encuesta (1899) para elegir qué personalidad o símbolo revolucionario debía sustituir definitivamente en el Parque Central la imagen de Isabel II, cuya efigie fue desmontada y enviada sin gloria hacia el Museo de Cárdenas. En la encuesta, Martí alcanzó el primer lugar, pero la propuesta de levantar allí una estatua de la libertad quedó en segundo lugar, con solo cuatro votos de diferencia.

Como resultado, fue inaugurado el monumento a Martí (1905) que hasta hoy puede apreciarse en el Parque Central, obra adjudicada a José Vilalta de Saavedra. En Matanzas ambas ideas quedaron unidas en un solo monumento: a José Martí le acompaña una estatua de la libertad.
Según Rodrigo Gutiérrez Viñuales la “obra cuya autoría durante años se ha adjudicado al escultor cubano José Vilalta de Saavedra” pero este fue “sólo el contratista del monumento. Ejecutada en Florencia en 1902 por el ignoto italiano Giuseppe Neri, la estatua fue llevada a Cuba en 1903”.

La historiadora cubana Marial Iglesias ha sugerido una interpretación sobre el fondo ideológico del que hacía parte la encuesta de El Fígaro: “En el terreno de las representaciones metafóricas del cambio reflejadas en el paisaje urbano, nada más gráfico para encarnar a la vez la pretendida ruptura con el pasado español y la incertidumbre ante las proyecciones futuras que la imagen (…) del pedestal vacío del que fuera el monumento más representativo del poderío metropolitano: el de la reina de España Isabel II.” En ello, El Fígaro colocó sobre la imagen del pedestal vacío un gran signo de interrogación.

En el Museo de la Ciudad, en La Habana —antes Palacio de los Capitanes Generales— se conserva otro poderoso símbolo republicano, “popular” en su escala (62 x 50 cm), realizado por Paul Louis Emile Loiseau Rousseau. Es una Marianne, de hermosa factura, ofrendada por Francia a Cuba, como alegoría para su naciente República. Sus dimensiones no guardan proporción con La Liberté éclairant le monde, conocida como la Estatua de la Libertad (Auguste Bartholdi, 1886), colocada en Nueva York y que fue regalo francés a la República estadounidense. En “compensación”, la pequeña Marianne cubana tiene gran carga simbólica. Está colocada —con sabio criterio museográfico— justo debajo de una reliquia de la patria: la bandera original de Carlos Manuel de Céspedes.

No fue a esas estatuas de los pueblos de Cuba, ni a la Marianne del Museo de la Ciudad, a la que Alejo Carpentier trató con desprecio. Fue a la estatua de El Capitolio. Lo hizo en El recurso del método, una novela cuyo eje narrativo es, precisamente, la figura del dictador latinoamericano: “….cuyo rostro sereno y grave (de la Estatua) se perdió por siempre para el público, porque el tamaño excesivo de la figura extraviaba su cabeza en las alturas de una cúpula cuya columnata circular sólo era visitada dos veces al año por los obreros encargados de limpiarla —acróbatas de andamios, harto atentos a los equilibrios exigidos por su vertiginosa tarea para poderse detener en apreciar los méritos de una obra de arte.”
Un proyecto de la Estatua de José Martí para el Parque Central de La Habana.

La imagen de la Marianne era de uso común en Cuba. No era solo recurso simbólico del poder en busca de legitimidad. Ciertamente, la encuesta del El Fígaro se dirigió a su público de élite y a los grandes patricios y matriarcas (la propuesta de la Estatua de la Libertad fue hecha por Marta Abreu de Estévez, porque “la idea significa más que las personas”) y fue explotada por los gobiernos de turno como representación del Estado cubano, que lo mismo cobraba miles de víctimas en una masacre racista que acumulaba corrupción inaudita.

Con todo, el patriotismo popular, el sentimiento republicano, tenía hondo calado en el pueblo cubano y reprodujo según sus ideales y sus recursos el símbolo. En ese sentimiento popular, la República era el horizonte de la independencia, el objetivo de la Revolución, la forma política, social y moral de la futura libre convivencia.

En el pasado, habían visto cómo el enemigo colonialista conocía el símbolo, y su contenido, y como lo representaron siempre de modo peyorativo: mujer negra (en esa lógica negro era sinónimo de atraso), paupérrima, liberticida y sanguinaria.

Contra esta última idea, la República representaba un programa político —no solo una forma de gobierno antimonárquica— que contenía las demandas por soberanía popular, libertad política, imperio del derecho, distribución justa de la propiedad, control del gobierno, atravesado todo ello por la virtud cívica. Era una propuesta idealizada, como todos los referentes políticos, pero contaba con la historia de la lucha por la república en Cuba. Como ocurrió en Francia en 1848, según reflexiona Maurice Agulhon, la idea de república “no trajo la muerte de los idealismos políticos, de hecho, generó un bueno y bello idealismo más”. En la práctica era menos abstracta de lo que nos parecen esas palabras hoy.

Cuando el 24 de febrero de 1896 Calixto García se embarcó en el Bermuda, y fue arrestado junto al resto de expedicionarios hacia Cuba, tenía enfrente, literalmente, la Estatua de la Libertad. “La República Cubana”, representación por igual de Marianne, impresa por primera vez en 1875 y difundida por J. Bellido de Luna desde Nueva York figuraba en casi todos los clubes patrióticos independentistas tanto de Estados Unidos como de otros países de América.

«La República Cubana», impresa por primera vez en 1875 y difundida por J. Bellido de Luna desde Nueva York. Figuraba en casi todos los clubes patrióticos tanto de Estados Unidos como de otros países de América. Así fue referido por Zéndegui en Ámbito de Martí. La Habana: Comisión Nacional Organizadora de los Actos y Ediciones del Centenario y del Monumento de Martí, 1954.

Tras 1898 sectores patrióticos la representaron como Marianne mambisa. Los veteranos de la independencia la reclamaron como faro frente a la Primera Guerra Mundial. Sectores obreros de distintas tendencias —no solo comunistas— la hicieron suya. Fue el símbolo de la democracia popular frente al fascismo en los 1930. José Hurtado de Mendoza —miembro del Grupo Minorista, preso machadista, artista multidisciplinar— radicalizó gráficamente el desdén de Carpentier por la estatua de la libertad del Capitolio: pintó a la Marianne horrorizada de dolor, frente al tirano representado —a lo Villena— como “asno con garras”.

Un folleto de presentación del Capitolio publicado en 1930 registra que el terminado de la Estatua de la República, o de la Libertad, estaba cubierto por láminas de oro de 22 quilates. El despliegue áureo no terminaba con ella. El Salón de los Pasos Perdidos tenía un “hermoso techo decorado con pinturas a mano y terminado en láminas de oro 22 quilates”, el celebérrimo diamante quedó montado sobre una “anilla de oro sobre una base de ónix negro octogonal”, los despachos de las presidencias del Senado y de la Cámara poseían “un lujoso mobiliario de caoba del país, terminado en oro de 22 kilates”, y la decoración del vestíbulo de honor de la Cámara estaba terminada en el mismo oro.
Vestíbulo de honor. Cámara de Representantes.

La monumentalidad y la ostentación traducían la irrefrenable ansia de poder de Machado, pero también ponían en escena la más larga tradición del “hombre fuerte” —del Dictador— latinoamericano.

La retórica neoclásica en arquitectura ha sido una de las favoritas de las dictaduras, o de la versión menos explícita de ellas: las repúblicas oligárquicas. Su simbolismo conecta la imagen idealizada del pasado con la estética del presente. Muestra al Estado como garante viril del patriotismo, y como el reconstructor espiritual del vínculo entre los ciudadanos de hoy y “su” comunidad de origen. Así, adjudica una base social al patriotismo de estado: los ciudadanos son los destinatarios del monumento inaugurado por el “insigne repúblico”. Sus estatuas loan más a los vivos, los que administran la herencia y el pasado, que a los muertos.

El Capitolio, desmesurado en todo, lo es también aquí: es un caso muy tardío de arquitectura neoclásica, reclamada con fines “nacionalistas”. Zanelli debía usar un rostro criollo para su estatua, amén de la “caoba del país”. Su modelo para el rostro de la Estatua fue una cubana, Elena de Cárdenas, miembro de una familia de la élite republicana. Los planos arquitectónicos y artísticos —cerca de mil diseños— se deben a varios cubanos (Raúl Otero, José M. Bens Arrarte, Mario Romañach, Eugenio Rayneri, Evelio Govantes, Félix Cabarrocas), junto al francés Jean-Claude Nicolas Forestier.

La construcción del Capitolio tomó cuatro años (1925-1929). El hermoso inmueble —también una hazaña ingenieril— ocupa una extensión de 43.609,42 metros de superficie. El costo oficial reportado de la construcción y del mobiliario fue de $16.640.43, 30. Es un símbolo de Cuba y, en particular, de La Habana. Al mismo tiempo, la historia de su construcción ejemplifica la corrupción estructural del sistema republicano cubano en la fecha.

La corrupción republicana y cierta “venganza”

La compañía Ferrocarriles Unidos de la Habana y Almacenes de Regla, con propiedad de accionistas ingleses, poseía los terrenos — en concesión por 99 años— donde fue construido el Capitolio (Campo de Marte, Prado y las calles San José e Industria). Lejos de ese término, José Miguel Gómez realizó en 1909 el célebre “canje” de la zona por valiosos terrenos de propiedad pública, situados donde había radicado el arsenal español.

Durante el gobierno de Mario García Menocal se fue construyendo —“gastando sin medida y destruyendo a la vez”— en ese espacio con vistas al futuro Capitolio. Cuando fue inaugurado en 1929, su costo real se estimó en más de veinte millones de pesos, “incluyendo las filtraciones”. A precios de hoy, serían alrededor de 300 millones de dólares. Es un caro símbolo de la corrupción republicana —política, económica y moral— en Cuba.

El Capitolio jugó también un papel, digamos, de “venganza simbólica”. Inspirado por completo en el de los Estados Unidos, el cubano “debía ser más grande”. Era acaso una “revancha” por la forma en que los Estados Unidos representaban —y del trato que suponía— a la República cubana tras 1898: casi siempre como una niña, de la mano de la “Gran República”, a la que esta debía educar, corregir y castigar.

La república cubana, representada como menor de edad, reclamando sus derechos ante la prepotencia — y el poder— de Tío Sam. La República cubana aparece como recién nacida, “liberada” de los lazos del protectorado por Columbia, una representación femenina de los Estados Unidos, pero existían 30 años de lucha por la República en Cuba.

Con su escala, El Capitolio se imaginaba como una democracia tan grande como la de su homónimo —país al que admiraba y de cuyo gobierno dependía Machado—, al tiempo que estaba vigente la Enmienda Platt. Quizás obsesionado por imágenes como las de Lincoln en el Capitolio de su país, Machado pudo ver la Estatua terminada a tiempo para representar su propia consagración como “padre de la patria”. Frente a la Estatua, tomó posesión de su espuria “prórroga” de mandato.

El significado de los monumentos

La Estatua de la libertad ha sido recurrente en la memoria global del socialismo moderno. En 1910, el Festival Coral socialdemócrata, realizado en Nuremberg, tuvo como figura central la “Diosa de la Libertad”, una mujer con túnica griega blanca, gorro frigio y bandera de la libertad en la mano derecha. En uno de sus lados aparecía un busto de Marx, del otro, uno de Lasalle. En la Plaza de Tiananmen, el 30 de mayo de 1989, los estudiantes erigieron una estatua de poliestireno de casi 10 m de altura —una “Diosa de la Democracia”— según la imagen de la Estatua de la Libertad estadounidense. Enfrente, se encontraba un retrato de Mao.

Por igual, es un símbolo vivo y actuante. En Francia, entre las modelos que han prestado su rostro para los bustos oficiales de Marianne se encuentran Catherine Deneuve, Brigitte Bardot y Laetitia Casta. Cuestionadas esas representaciones por su sexismo, se han diversificado los modelos. La más reciente imagen de la Marianne elegida para los sellos oficiales franceses, ha sido, por decisión del presidente Enmanuel Macron, un diseño de Yseult Digan, artista callejera.

Bajo la administración de Donald Trump, el símbolo —con Ellis Island delante— ha sido reinterpretado para criticar su política hacia los migrantes. Por su parte, un alto oficial de esa administración ha dicho que la inscripción en la Estatua, un poema de Emma Lazarus, refiere la bienvenida a inmigrantes provenientes de Europa, mientras su gobierno prefiere personas que puedan “sostenerse sobre sus pies”. Es un muy transparente recorte clasista de la universalidad de la libertad, representada por la Estatua.

El periodismo satírico lo ha ironizado de este modo: “la Estatua de la Libertad era lo primero que veían los inmigrantes al llegar a América, pero ahora que ya no entra nadie al país, los americanos no la necesitan. Por tanto, como muchos otros venidos de fuera, la estatua ha sido expulsada de Estados Unidos y ya está de camino a su lugar de origen”.

En cambio, el actual socialismo democrático en los Estados Unidos, en coherencia con su historia, hace suya la imagen.

La cultura de nuestra época está marcada por imágenes visuales de estatuas derrumbadas (Lenin, Sadam Hussein); desmontadas (Colón, en Los Ángeles y Buenos Aires; Antonio López, en Barcelona), o reedificadas. El debate global sobre el significado de los monumentos, y sus cambios según el contexto político, ha tardado en llegar a Cuba.

El rescate del Capitolio, como antes el del monumento a José Miguel Gómez, se ha hecho desde un criterio de conservación que no ha considerado inscribir alguna marca crítica sobre lo que representan. Mi intención está muy lejos de abogar por derrumbar monumentos, pero me parece necesario considerar a quiénes, y a qué, sirven de homenaje.

El monumento y el cuerpo de la república

En el contexto de la Constitución de 1940, el Código Electoral concedió un crédito de 100 mil pesos para construir un “continente adecuado en la cripta del Capitolio y conservar en él los originales de nuestras Constituciones y las cenizas de un soldado desconocido del ejército libertador de Cuba.”

Ese crédito no fue ejecutado, pues las obras, por diversos motivos —no hay que excluir la corrupción, pero no tengo detalles específicos sobre el por qué— nunca se iniciaron. Siete décadas después, en 2017, por iniciativa de la Oficina del Historiador de la Ciudad, fue construido el segundo de estos sitios en el Capitolio. En la inauguración, Eusebio Leal expresó: “Aquí descansa, simbólicamente, el fundamento moral, político e histórico de la nación: los restos mortales de un soldado cubano desconocido, a cuyos esfuerzos y sacrificios sin nombre, se debe el nacimiento de Cuba como República”.

El Capitolio puede ser considerado una especie de regalo de Machado a su propia megalomanía, pero pertenece a la nación cubana. Eso, porque pertenece a los 5 ó 6 mil obreros que trabajaron en turnos ininterrumpidos de ocho horas por cerca de cinco años hasta concluirlo, como pertenece por igual ahora a quienes lo han restaurado.

La Estatua de la República pertenece a la nación cubana, porque pertenece a Lily Valty, la mulata que sirvió de modelo al cuerpo de la estatua, y cuyos datos biográficos se han perdido en la historia, a diferencia de los de Elena de Cárdenas. Es una alegoría dentro de otra: el cuerpo sin rostro remite al cuerpo de la república: su anonimato recuerda al pueblo, el cuerpo de la república, el conjunto de ciudadanos que reivindican la soberanía del pueblo, y hoy también la soberanía de los cuerpos.

La Estatua pertenece a los cubanos que derrotaron la dictadura de Machado y lo expulsaron de Cuba. Pertenece a los que golpearon con martillo la efigie de su rostro en las puertas de El Capitolio, hasta hacer irreconocible la imagen de “La Bestia”. Pertenece, también, a los que hagan suyos el ideario republicano para Cuba. Darles voz, inscribir en ellos la presencia de aquellos muertos y de estos vivos, es un acto que coloca a los monumentos a la altura del homenaje que dicen rendir.

La República es un contenido central de la cultura cubana, cuyo día se celebra hoy 20 de octubre, porque en la misma fecha de 1868 se entonó en público por primera vez nuestro Himno Nacional, La Bayamesa, llamado así por La Marsellesa.

Es la república a la que Manuel Corona escribió humildes versos, que así cantaron María Teresa Vera y Rafael Zequeira:

“El 10 de octubre al despuntar el día
saludando una espléndida mañana
sonó en La Demajagua una campana
Invitando a los hombres que allí había…
Sí, invitando a los hombres que allí había.
Céspedes con feliz fisonomía
y con palabra fácil y galana
proclamó la República cubana
ante un grupo sublime que aplaudía”.[3]

Notas:

[1] No le faltó capacidad inicial de contagio: fueron proclamadas repúblicas socialistas en Finlandia (1918), Hungría (1919), Baviera (1919), Estrasburgo (1918), Eslovaquia (1919) y Mongolia (1921), y hubo insurrecciones obreras en Holanda (1918), Italia (1918-1920) y Alemania (1918-1923).

[2] En otros órdenes, Rusia y Cuba están también cerca en posturas geopolíticas y en el fortalecimiento de la presencia rusa en América Latina y el Caribe. Existe un sostenido interés ruso en reedificarse como potencia, y cambiar el mapa de los ejes de poder en el mundo —la energía ha sido una de sus principales bazas—, lo que concuerda con el objetivo cubano de favorecer la multipolaridad en las relaciones internacionales. En aspectos concretos, ambos países trabajan en multiplicar sus relaciones en áreas como transporte aéreo y ferroviario, metalurgia, industria textil, materiales de la construcción, ensamblaje de vehículos automotores, agricultura, salud, educación y cultura. Mientras el gobierno ruso se opone al Bloqueo estadunidense en Naciones Unidas, otra estrategia desde abajo también “combate” el bloqueo: un flujo de cubanos viaja a Rusia, aprovechando la ausencia del requisito de visa, para comprar mercaderías y comercializarlas en redes privadas en la Isla.

[3] La transcripción de la letra de la canción (“El diez de octubre”, 1916) es de Cristóbal Díaz Ayala.
………………

A PROPÓSITO DEL DÍA DE LOS MUSEOS
POR Eduardo González Sarría.

Hoy 18 de Mayo se celebra el Día de los Museos. Para los que perdimos el nuestro, es para estar tristes.
Me refiero al desaparecido Museo del Aire, donde estaban en exhibición una buena cantidad de objetos con significación histórica y que ya cimentaba una tradición de visitas del patio y el extranjero. Radares, aviones de diversos tipos, helicópteros, armamento antiaéreo, misiles tierra-aire, restos de aviones mercenarios de Girón, además de un buen pedazo del U-2 derribado durante la Crisis de Octubre.
No era infrecuente la presencia de mucha gente menuda mirando las alas que antes había sido majestuosas en un pasado no tan lejano. También los veteranos de la DAAFAR eran asiduos al lugar intentando recordar hechos de armas y compañeros caídos.
Recuerdo haber asistido a conversatorios, actividades de recordación y presentación de libros, a contrapelo de inercias mentales que consideran a los militares entes ajenos a estas cosas. Ciertamente somos hombres de armas no de letras, como se diría en el ambiente intelectual. Pero grandes escritores de la lengua española fueron militares y si alguien dudara, podemos citar plumas como la de Cervantes y el Che “que escribía con la virtuosidad de un clásico de la lengua”. Por lo demás, las visitas de jóvenes estudiantes eran frecuentes y nadie dude de la carga histórico-cultural que aquel centro ponía a disposición de todos.
Según pudo conocerse entonces, el presupuesto comenzó a reducirse con pronóstico de llegar a cero y esto al cabo, determinó su cierre. Ante todo, debe decirse que el mantenimiento de un museo de este tipo, es bien costoso. Las piezas como son los aeroplanos, necesitan la atención y protección constante.
Sus superficies son bastante vulnerables a la lluvia, la salinidad y lo mismo sucede con las cúpulas de los aviones de combate a las que el sol de nuestra latitud les afecta grandemente produciendo el color mate de esos cristales y un fenómeno llamado plateadura. Prácticamente, dichas superficies llevan los mismos cuidados como si los equipos estuvieran prestando servicios todavía. Todo eso lleva un gran consumo de recursos, herramientas especiales y personal a cargo.
Mis dos hijas celebraron sus Quince en ese museo. Allí estaba un Mig-23 de matrícula 423, con el que este autor cumplió vuelos de combate en Angola durante su segunda misión en aquel país. Los encuentros de gente canosa y portadores de ecuadores abdominales con un centímetro más cada nuevo mes, ponían el sabor de los relatos en sus bocas y toda una gama de situaciones en las que el gracejo popular campeaba por su respeto. También muchos abrazos de recuerdos y convicciones presentes.
Cuando llegaron las indicaciones para proceder a su desmantelamiento, fue doloroso ver a las compañeras haciendo el inventario de todo el material al tiempo que secaban lágrimas.
Los veteranos de las Tropas Coheteriles Antiaéreas, de la Fuerza Aérea, los artilleros, la Comunicaciones, todos los integrantes de la DAAFAR debieron enfrentar el asunto en términos como si fuera la mutilación de un miembro.
Un sudafricano de nombre Paul Dubois, me pidió que le enviara los datos de la identificación de un connacional que estaba en una de las urnas pues se la había extraviado la que él personalmente hubo de copiar en una visita al lugar. Yo le respondí que ya no era posible por lo que había sucedido. El siguiente correo de ese hombre lo podía suscribir cualquiera de nosotros. Lo ocurrido fue lamentable y un recio golpe al patrimonio cultural cubano.
Cada año que los veteranos nos reuníamos en la Base Aérea de San Antonio, recogíanse la firma de los asistentes para insistir a instancias superiores pidiéndole la recreación del Museo del Aire. No se ha tenido éxito.
Pero los retirados somos recalcitrantes. No importa que nuestras pensiones sean magras, o que seamos maltratados en las editoriales cuando queremos entregar un mamotreto lleno de vivencias en las misiones.
Ya estos viejos, que vestimos de largo el quehacer en combate de nuestras fuerzas armadas en los setenta y ochenta, no tenemos adónde peregrinar. Pero somos capaces de reverdecer laureles en combate si llega el momento de pelear por esta islita puñetera y bloqueada para recibir heridas por el frente nunca dando la espalda al fuego enemigo. Veteranos imprescindibles, sí.
Aunque ya no tengamos Meca.
……………
HABANA INSIDER: ARTE|CULTURA|IDEAS

ES UN BOLETIN ELECTRONICO QUE OFRECE DE MANERA GRATUITA, UNA SELECCION DE LOS MAS INTERESANTES CONTENIDOS PUBLICADOS EN LA PRENSA DIGITAL CUBANA E INTERNACIONAL. SOMOS UN PROYECTO NO LUCRATIVO CREADO EN BARRIO OBRERO, S.M. PADRON, LA HABANA, CUBA POR PROFESIONALES DEL ARTE Y LA COMUNICACION.

BAJO EL CONCEPTO CONOCER PARA TRANSFORMAR, DESEAMOS COMPARTIR LA ACTUALIDAD ARTISTICA Y CULTURAL, EL CONOCIMIENTO DE LA INNOVACION SOCIAL Y CIENTIFICA, LOS DEBATES QUE OCURREN EN LA ISLA Y FUERA DE ELLA, EN TORNO A NUESTRO PRESENTE Y FUTURO, CON UNA VISION PROGRESISTA, CRITICA Y TOLERANTE.

PARA SUSCRIBIRTE, OPINAR; CONTRIBUIR, ESCRIBE A: MENAABELARDO@GMAIL.COM

HABANA INSIDER: MAYO 16, 2020

insider

/ LA HABANA, CUBA/ EDICION 1349/ ISSN en proceso
Editor: Abelardo G. Mena Chicuri Contacto: menaabelardo@gmail.com
https://www.facebook.com/abelardo.mena.75 wasap +5352368738
https://www.facebook.com/Habana-Insider-103018817721449/
POR UN SOCIALISMO CUBANO, CULTO Y DE CÓDIGO ABIERTO
………………

EN FOCO: JUAN VALDEZ PAZ
BIOGRAFÍA (NO LA DE WIKIPEDIA)
………………
JUAN VALDÉS PAZ, SOCIÓLOGO CUBANO: “NOS FALTA OSADÍA PARA PROMOVER DE UNA MANERA MÁS ÁGIL LA PARTICIPACIÓN DE LAS NUEVAS GENERACIONES”
……………..
EL ESPACIO Y EL LÍMITE| JUAN VALDÉS PAZ

Haz clic para acceder a el-espacio-y-el-limite1.pdf

ÍNDICE
Buenas nuevas sobre un viejo tema: política, administración y socialismo. JULIO CÉSAR GUANCHE / VII
El debate desde las ciencias políticas en Cuba / 1
Ciencia Política: Un estado de la disciplina / 3
La Institucionalidad revolucionaria / 31
Desarrollo institucional en el “Período Especial”:
Continuidad y cambio / 33
Apuntes sobre centralización y descentralización en el socialismo / 48
Sistema político cubano / 65
Notas sobre el sistema político cubano / 67
Cuba. La constitución del poder revolucionario. 1959-1963 / 92
El sistema político cubano de los años noventa: Continuidad y cambio / 130
Poder y participación política / 147
Notas sobre la participación política en Cuba / 149
Poder local y participación / 171
Cuba: La izquierda en el gobierno, 1959-2008 / 192
A modo de epílogo / 217
…………..
BUENAS NUEVAS SOBRE UN VIEJO TEMA: POLÍTICA, ADMINISTRACIÓN Y SOCIALISMO
POR JULIO CÉSAR GUANCHE
……………….

OTRA PERIODIZACIÓN DE CUBA
POR RAFAEL ROJAS
……………….

JUAN VALDÉS PAZ

(La Habana, 1938) es Licenciado en Sociología y Profesor Titular Adjunto de la Universidad de La Habana y del Instituto Superior de Relaciones Internacionales Raúl Roa García. Se ha desempeñando como profesor en diferentes instituciones a lo largo de los años: en el Departamento de Filosofía de la Universidad de La Habana de 1969 a 1971; profesor de Sociología del Trabajo en el Instituto Azucarero en 1980; de Sociología Agraria en FLACSO y de Sociología Política en el ISRI en 1995.

Ha sido Investigador del Centro de Estudio sobre América (CEA) de 1980 a 1996; del Instituto de Historia de Cuba (IHC) de 1996 a 1999. A partir del 2000 se retira laboralmente, pero continúa su labor como investigador. Sus investigaciones versan a lo largo de los años, en diferentes temas, tales como: Filosofía, Marxismo, Sociología Rural, Relaciones Internacionales, América Latina y Centro América y distintos aspectos de la Revolución Cubana.

Avalan las mismas, numerosos artículos sobre los temas de su especialidad, en revistas y compilaciones de Cuba, México, Costa Rica, Puerto Rico, Argentina, Brasil, Perú, España, Estados Unidos y otros.

Ha publicado los libros: La Transición Socialista en Cuba (Buenos Aires, 1993) y Procesos Agrarios en Cuba, 1959-1995 (La Habana, 1997). Textos suyos han sido incluidos en las compilaciones: Cuba: Construyendo el Futuro, El Viejo Topo (Barcelona, 2000), Alternativas de Izquierda al Neoliberalismo, El Viejo Topo (Barcelona, 2002), Gobiernos de Izquierda en América Latina. Un balance político, Ediciones Aurora, (Bogotá, 2007), entre otros. Ha sido miembro del Consejo Editorial de Cuadernos de Nuestra América y
del Consejo Científico del CEA y miembro electo del Consejo Científico del Instituto de Historia de Cuba y del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas.

En la actualidad es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y de la Asociación Nacional de Historiadores de Cuba (ANHIC).
……………………

JUAN VALDÉS PAZ, SOCIÓLOGO CUBANO: “NOS FALTA OSADÍA PARA PROMOVER DE UNA MANERA MÁS ÁGIL LA PARTICIPACIÓN DE LAS NUEVAS GENERACIONES”
POR NICOLÁS RETAMAR, REDACCIÓN NODAL, 24 ABRIL, 2019

Juan Valdés Paz, sociólogo cubano: “Nos falta osadía para promover de una manera más ágil la participación de las nuevas generaciones”

Cuba adoptó el 10 de abril de 2019 su nueva Carta Magna. Refrendada y aprobada en referéndum con el 86% de los votos, la nueva Constitución implicó una variedad de debates de distinta índole en la sociedad cubana. Para analizar y comprender el significado de esta nueva Constitución, NODAL dialogó con Juan Valdés Paz, sociólogo, docente de la Universidad de La Habana y del Instituto Superior de Relaciones Internacionales Raúl Roa García (ISRI), investigador y autor de numerosas publicaciones como La Transición Socialista en Cuba y El espacio y el límite: estudios sobre el sistema político cubano.

¿Qué implicancias tiene en términos políticos, sociales, económicos y culturales esta nueva Constitución?

Lo primero que hay que aclarar, que es lo más importante de este proceso, es que se trata de una nueva Constitución. Siempre se pensó, puesto que estamos en un escenario de reformas económicas, políticas e institucionales, pero la decisión política de pasar de una reforma de la Constitución a una nueva Constitución fue una decisión política muy importante. No solo porque ponía todas las cartas sobre la mesa nuevamente y permitía rehacer de una manera más completa el modelo de transición en que nos encontramos, sino que también esto obligaba a la consulta pública, al debate y al referéndum después.

De manera que la decisión de una nueva constitución implicaba un acto político y democrático inédito desde 1976, que también fue una Constitución consultada por la población.

Hay casi tres generaciones que no habían pasado por esa experiencia y era muy importante que las nuevas generaciones se colocaran respecto a esta Constitución como la Constitución de su tiempo, la que hicieron ellos con su participación. Al tener una estructura demográfica muy envejecida este es un acto político muy relevante.

Ya fuera reforma o nueva Constitución, existía el problema técnico de que una parte muy importante de las reformas económicas en curso no cabían en la Constitución de 1976. Por ejemplo, los medios de producción; entonces era imprescindible una reforma para poder empujar las reformas económicas en curso.

Cuando se tomó la decisión de pasar a las reformas políticas, se pisó terreno nuevo porque la Constitución del 76’ decía que “si las reformas atañen al sistema político, tienen que ser sometidas a referéndum”. Me parece que fue muy inteligente convertir las reformas políticas en una nueva Constitución porque íbamos a gastar un referéndum en una simple reforma. Al elaborar una nueva Constitución esto permitía tratar problemas de todo tipo como el problema de la doble ciudadanía o el preámbulo de las definiciones ideológicas de la revolución.

Se bajó un proyecto que quedó modificado un 60% y el resultado final, incluido los cambios que se le hicieron al proyecto y la versión que finalmente fue votada y aprobada por la asamblea y el referéndum, tuvo una aprobación del 86%. Aunque es inédito en este mundo, la Constitución del 76´tuvo el 98% de aprobación. Esto es señal de los tiempos que corren donde hay mayor discusión, mayor debate y más desalineamiento.

Por ejemplo, el caso del matrimonio igualitario, algo que parece tan progresista y tan avanzado y que nos corresponde a nosotros refrendar antes que nadie, descubres que no tuvo el trabajo previo político y cultural necesario para alguien que palpara exactamente por dónde iba la consciencia social al respecto.

No se tuvo en cuenta el papel que podrían jugar ciertos grupos religiosos y pudo verse comprometida toda la carta por ese artículo. Por lo tanto, se hizo un artículo un poco más general y se remitió para un segundo momento, un código de familia con el compromiso que también va a ser sometido a referéndum.

Aparecieron otros ítems como haber suprimido del preámbulo la expresión “comunismo”, que la población reclamó que se reincorporara. De esta manera, en algunos casos hubo una fuerte presión por izquierda y en otros casos hubo una fuerte presión por derecha en esas modificaciones que finalmente se incorporaron. Aun así, como nunca se incorpora todo lo que la gente quiere, hay grupos conformes con esta versión y otros grupos más inconformes.

Cuando una población pone tanta mirada en la Constitución que se acaba de promulgar, como en las leyes complementarias que están expectantes, estos procesos elevan la conciencia jurídica del pueblo. Por distintas razones que han salido ahora con mucha fuerza en la discusión vimos que la conciencia jurídica y constitucional de la población era bastante baja.

Era como que tuvieran una Constitución que nunca opera, que no es citada, que no es mencionada, que no es instrumentalizada, que no incide en las políticas en curso. La nueva Constitución será un gurú de todo el accionar político y social del país. Es importante que la población se reeduque en ese sentido.

Dado que se reclamó la reincorporación de la palabra “comunismo” a la nueva Carta Magna, ¿cuál es la relación de la juventud con el socialismo-comunismo y con el capitalismo?

La juventud cubana tiene poca relación con el capitalismo porque no tiene vínculo directo con el mercado capitalista. Sin embargo, la juventud cubana tiene insatisfacciones con el socialismo, que no se revierten necesariamente en una propuesta capitalista. Hay expresiones que no son totalmente consecuentes de sus propuestas que son “liberales” en el sentido más común, pero no perciben que esa propuesta en realidad se enmarca en un modelo no socialista. Entonces, hay un nivel de insatisfacción con la experiencia socialista real.

Si bien puede resultar demasiado esquemático, lo graficaré de una manera descriptiva: la sociedad cubana hoy tiene seis generaciones y se está formando una séptima. Las tres primeras vivieron mejor que sus padres, la cuarta igual que sus padres y las otras dos peor que sus padres. Aunque sea un esquema burdo porque no todo es consumo ni demanda, hay mucho de aspiracional en cada generación que se convierte en demanda y es ahí donde siempre aparece la incapacidad de una u otra generación para transmitir el mismo nivel de compromiso que ella tuvo y la misma compresión del proceso real que limita sus satisfacciones.

Siempre hay una responsabilidad de las generaciones dirigentes sobre esta cuestión porque son las más maduras del proceso. Por ejemplo, si la revolución lo único que hubiera logrado fuera haber puesto al 100% de los niños cubanos en escuelas con uniformes desde que nacen hasta la universidad, la revolución estaba más que justificada. Habría alcanzado algo que no existe en todo el Tercer Mundo y en la mitad del resto. Si además de eso pues tiene “todo lo demás”, lo que ocupa un lugar central es la independencia nacional y la plena soberanía del país.

¿Por qué será fácil para un país subdesarrollado como nosotros y atrasado, “hecho una mierda”, que nosotros le demos 100% escuelas a niños de Cuba? Se dice rápido pero materialmente no es fácil.

Ahí está nuestra capacidad para eso. Visto que el discurso y el dialogo son insuficientes, y que el magisterio se queda corto -tengo hijos y nietos así que tengo mi percepción directa sobre eso, además de ser maestro-, creo que nos falta la participación de las nuevas generaciones en posiciones de poder. No como dirigidos sino como dirigentes, porque quien le tiene que explicar a las nuevas generaciones cuáles son las condiciones reales de sus demandas son ellos mismos.

Hazte cargo del negocio, dime como te va y lo que puedes hacer, y cuéntaselo a los demás. Por razones simbólicas y hasta de derecho político no hemos logrado una suficiente representación de las nuevas generaciones en posiciones de poder. Hablo de una revolución que comenzó con 25 años de edad promedio de los dirigentes.

Nos falta osadía para promover de una manera más ágil la participación de las nuevas generaciones porque la dirección política del país tiene más de 70 u 80 años. Pareciera que los de 50 son jóvenes, pero la gente dirá si alguien de 50 es joven. Si el compañero Raúl deja su cargo con 86 u 87 años después de una vida de servicio a la patria extraordinaria y el que lo suplanta tiene 56, hemos dado un salto enorme. A pesar de eso, pregúntale al que tiene 20 años si le parece que el de 56 que ya es su abuelo, es joven.

Hoy Cuba tiene todas esas contradicciones de una sociedad que envejece. Hay cierta complejidad al respecto pero creo que lo fundamental es “hazte cargo de la casa”. Si papá dice “la casa es mía, yo soy el que mando, el presupuesto lo pongo yo y el coche es mío”, tú me dirás ¿Qué hacen los hijos de la casa? Un poco lo veo en esa metáfora. Creo que Cuba se va a mover en ese sentido. Menos en la cúpula de la dirigencia de Cuba, en todos los niveles y esferas existe una edad promedio entre 50 y 52 años. Creo que eso va a seguir bajando.
…………………..

EL ESPACIO Y EL LÍMITE| JUAN VALDÉS PAZ
http://www.ruthcasaeditorial.org/publicaciones/el-espacio-y-el-limite/

Haz clic para acceder a el-espacio-y-el-limite1.pdf

| Año: 2009 | (1ra edición) Coedición con Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello, La Habana, Cuba | ISBN: 978-9962-645-41-2

BUENAS NUEVAS SOBRE UN VIEJO TEMA: POLÍTICA, ADMINISTRACIÓN Y SOCIALISMO
POR JULIO CÉSAR GUANCHE
I.
El siglo XIX cubano es ininteligible si no se estudia el complejo del azúcar y la política colonial de la esclavitud. El siglo XX se entiende en la Isla si se investiga el complejo del sistema político y los discursos hacia la reforma agraria. Cuba vivió al menos cuatro modernizaciones políticas a lo largo del siglo XX (1902, 1940, 1959 y 1976) y sucesivos proyectos de desarrollo, todos los cuales se realizaron contra el plano de fondo de la estructura de su agro.

La Revolución de 1959 fue el intento más radical de la historia nacional de liberar al país de su dependencia secular del campo, al hacer que la política multiplicara las reses, los cafetales, el arroz y el azúcar y pudiera, desde este presupuesto, industrializar la nación. Los contenidos de la revolución se han de buscar, por tanto, en su desarrollo institucional y en la calidad del debate sobre el potencial de la hierba “pangola”, frente a la “hierba de Guinea”, para hacer más eficientes los pastizales.

Así, la radicalización socialista debía producir consecuencias revolucionarias – podría decirse casi milagros- al mismo tiempo en lo político y en lo económico. De hecho, la Revolución anunció su pretensión literal de conquistar dos records mundiales: construir un verdadero modelo democrático, independiente, en medio de la Guerra Fría, y producir carne y vino cubanos (para lo cual se comprometía a obtener cinco reses por hectárea al mismo tiempo que cultivar la vid en la Isla1), en el contexto de un concepto olvidado: la transición socialista

La transición servía en la fecha, con pretensiones abarcadoras, para imaginar el horizonte del proyecto y pensar la manufactura del proceso. Ernesto Che Guevara, autor clásico del marxismo sobre el tema, analizó, en la órbita intelectual del concepto, la cultura del trabajo, la calidad de la teoría marxista, el desarrollo industrial, la institucionalización política, la administración económica, la educación de la juventud, la participación de los trabajadores en la toma de decisiones, la formación de cuadros, el burocratismo, la democracia y la planificación socialistas.2

Carlos Rafael Rodríguez completó esta línea de estudio, cuando escribió sobre la transformación de la agricultura y la configuración de las clases sociales en la Revolución.3 Sin embargo, después de décadas de enorme discusión -dentro de la cual tiene gran significación la obra de Fernando Martínez Heredia- escasos autores defienden hoy la majestad del concepto “transición”. A juzgar por su desuso, parecería que ha perdido capacidad explicativa. No obstante, lo que se discutía como tal refiere más al futuro que al pasado: qué entender hoy por socialismo en Cuba.

II.
La obra del autor de este libro recupera aquel magno programa de investigación. Si un periodista demandara: dígame en pocas líneas cuáles son los aportes decisivos de Juan Valdés Paz (La Habana, 1938) a la historia intelectual de su país, sería necesario responder: sus obras sobre la agricultura cubana y el sistema político revolucionario, al igual que su elaboración teórica sobre cómo la pequeña toalla utilizada por los negros y mulatos de su barrio para secarse el sudor es incomparablemente mejor que el pañuelo, y cómo ello constituye un aporte del pueblo de Pogolotti a la cultura nacional.

Pero ese periodista “no ha nacido aún” en Cuba. Valdés Paz es otro clásico invisible para los periódicos cubanos. Con todo, es mejor hacer el balance con detenimiento de su obra, sin generalizaciones escolares: leer La transición socialista en Cuba (Buenos Aires, 1993), Procesos agrarios en Cuba. 1959-1995, La Habana, 1997),4 sus antologías Alternativas de izquierda al Neoliberalismo y Cuba: Construyendo el futuro, ambas publicadas por El viejo topo (Barcelona) y muchísimos trabajos dispersos en revistas de una vasta geografía.

Su obra, como casi todas, es su biografía: Valdés Paz trabajó en tintorería y comercio (1952-1960); ejerció de maestro (1958), y sería nombrado administrador de ingenio y delegado regional de la agricultura (1960 y 1962). A partir de entonces, su “estrella” de funcionario iría en ascenso: fue director de supervisión de cooperativas cañeras (1962-1963); director nacional de producción privada y cooperativa (1963-1965), hasta llegar a ser director ejecutivo del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) (1965-1969).

A partir de ese momento, comenzó su vida de académico: formó parte, tardíamente, del célebre Departamento de Filosofía de la Universidad de La Habana. Tras la decisión que determinó el cierre del Departamento y la clausura de su revista Pensamiento Crítico (1971), hizo el camino de los elefantes: volvió a la agricultura, como viceministro para los Recursos Humanos del INRA-MINAG (1971-1979), al tiempo que se graduó de sociología (1974). A partir de 1980 dejó nuevamente el campo por los libros:5 se convirtió en investigador del Centro de Estudios sobre América, pero una vez impugnado este, en cumplimiento del destino insular del eterno retorno (1996), pasó a la plantilla del Instituto de Historia de Cuba hasta 1999.

Desde entonces, afirma estar “jubilado”. Después de este repaso, se puede concluir: es uno de los más rigurosos investigadores cubanos en ciencias sociales, o más bien un verdadero prócer de la tradición heterodoxa del marxismo cubano

III
El espacio y el límite. Estudios sobre el sistema político cubano es el compendio de las búsquedas del autor, realizadas durante dos décadas, sobre el sistema político, la democracia, el socialismo, y la participación popular en Cuba. El análisis de Valdés Paz es diferente al realizado por otros autores sobre temas conexos, por varias razones: ha historiado y sistematizado el desarrollo institucional cubano, desde la construcción del poder revolucionario a partir de 1959 hasta el presente con una perspectiva holística, que ha elaborado al fin la historia crítica de la institucionalidad política revolucionaria más completa producida dentro de la Isla hasta hoy.6 Sin embargo, no es apenas una historia del desenvolvimiento institucional sino un ensayo de interpretación del tipo de régimen político realmente existente en Cuba

El concepto de sistema político es muy útil para dar cuenta del entramado de temas relacionados con la producción de poder y con el establecimiento del sistema de reglas habilitado para su circulación y/o redistribución. Surgido en el ámbito de la ciencia política norteamericana, tuvo una contradictoria existencia en el marxismo estadocéntrico, pues consigue ir más allá del examen sobre el Estado, para indagar en el tipo de actores, instituciones, normas y procedimientos que gestionan, en el conjunto de sus interinfluencias, la toma de decisiones públicas en una comunidad política concreta.

El concepto sirvió de inicio para llevar al extremo la distinción entre lo estatal y lo político y estudiar la autonomía del campo de lo político, y de lo político mismo, sin agotarlo en la actuación estatal ni referirlo normativamente a un lugar en específico: lo político habita en una relación, por tanto, todo es politizable: el Estado hace parte de lo político, y no a la inversa, como lo fue durante su historia medieval

El hecho es asaz importante: permitió construir la diferencia entre policía y política, ambos términos con raíz etimológica común en polis: la primera como sinónimo de administración de lo realmente existente (regir una cosa dada), la segunda como creación y recreación de lo real (regir una cosa gestada)

El sentido de la política, como decía Hannah Arendt, es la libertad. La mera administración, en esa tradición, hace descender lo político a la dimensión de paz, seguridad y orden

Sin embargo, para la polis, el “cuidado de la vida y la defensa no eran el punto central de la vida política y eran políticas en un sentido auténtico solo en cuanto las resoluciones sobre ellas no se decretaran desde arriba sino que se tomaran en un común hablar y persuadirse entre todos”.7 A partir de esta diferencia, se alcanzó una tesis: la construcción democrática tiene lugar en el campo ampliado de lo político, supone el desarrollo de la política sobre la administración y el desenvolvimiento de la segunda bajo el control de la primera

En la cronología del discurso intelectual producido en la Isla, el concepto de sistema político parece haber sustituido al de transición a partir de los años ochenta, para después convivir e incluso ser sustituido a su vez por el de sociedad civil, ya en los noventa. Sin embargo, conforman una serie, pues tratan sobre lo mismo: el ser de la política no es el deber ser de sí misma.

En Cuba, también, el concepto de sistema político (SP) entró por la puerta de servicio. La discusión resultó muchas veces una suerte de aritmética política según la cual eran parte del SP: el Estado, el Partido, las organizaciones sociales y de masas, las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y las Organizaciones No Gubernamentales organizadas por el Gobierno (ONGOG), pero no, por ejemplo, las organizaciones disidentes ni la iglesia católica, por carecer, según ese enfoque, de estructuración, membresía suficiente y capacidad de influencia en la toma de decisiones a partir de su propia legitimidad de base.

Julio Fernández Bulté resultó el defensor más riguroso de esta posición, que permitía comprender dentro del SP a los poderes actuantes respecto a la política estatal, fuese como afirmación o como negatividad, estos últimos por vía de la resistencia y de su capacidad reactiva para ser “tomados en cuenta”.8 Con todo, el punto de vista sobredimensionaba el componente estatal del sistema político, y servía menos para comprender el campo de lo político

En medios académicos radicados fuera de Cuba, la más profunda indagación sobre el sistema político cubano se debe a Jorge Domínguez, con su obra sobre los componentes del SP y su evolución a lo largo del proceso revolucionario, poniendo el énfasis precisamente en el campo de lo político.9 Pero no es su posición la predominante en este tipo de exégesis, que, con los presupuestos propios de la ciencia política liberal, acopia, procesa e interpreta no obstante un conjunto de temas apenas tratados en el país, desde la circulación de las élites políticas, hasta el perfil de las fuerzas armadas y del Partido Comunista de Cuba, pasando por el de la iglesia católica.

Sin embargo, salvo excepciones, buena parte de esa literatura hace sin quererlo el elogio más desmedido a la figura de Fidel Castro, cuando lo coloca como su único tema de interés, al tiempo que considera a la sociedad cubana apenas un efecto mecánico del discurso de la élite. Por consiguiente, este enfoque suele ser también reductor en el diagnóstico del campo de lo político en Cuba

El debate sobre la sociedad civil, verificado en los años noventa, complementó la discusión sobre el SP y mostró con mayor claridad sus intenciones y sus límites. El marco teórico de la sociedad civil permitía ampliar más aún la comprensión sobre lo político al incorporar el análisis sobre el mercado, dimensión que apenas cabía en el contrapunteo sobre el SP, pues su origen teórico liberal permitía analizar la “política económica”, pero no sus “condicionamientos socioeconómicos”

Al mismo tiempo, amplió el rango de los temas en debate: de la organización familiar a la cultura política, pasando por los intelectuales, los nuevos sujetos sociales y el proceso de la hegemonía, y arrojó contribuciones esenciales como las de Rafael Hernández, Jorge Luis Acanda y Aurelio Alonso.10 Sin embargo, extender el campo temático produjo al mismo tiempo grandes generalizaciones sobre el SP -pasaba a ser solo una dimensión más de lo pensado-, y se pospuso el tipo de examen casuístico exigido por la complejidad de la institucionalidad política, con lo que quedaba a la intemperie un número enorme de temas

A partir de esta historia, Valdés Paz encara su investigación desde una crítica profunda sobre el estado de las ciencias políticas en Cuba: “las ciencias políticas son las más atrasadas de todas las ciencias sociales en el país” y su madurez habrá de medirse “por su aplicación a la realidad cubana”.

Para Valdés Paz el escenario es muy grave: “Quizás no podamos identificar ni media docena de estudios sobre la realidad política cubana que partan de fuentes primarias o de comprobaciones observacionales en el terreno”,11 la mayor parte de tales estudios se basa en testimonios, libros escritos por otros o discursos pronunciados por terceros. En este libro aparece, con la metódica característica de su autor, una agenda de las ciencias políticas cubanas construida para combatir cruentas omisiones, cuando reclama mayores y mejores repasos sobre: la historia del orden político existente en Cuba en 1959, la historia política del país, el Derecho político y el constitucionalismo cubano, por ejemplo

Quien lea sus páginas encontrará, entonces, las líneas gruesas con que Valdés Paz ha logrado analizar el sistema político cubano de un modo definidamente propio: a) afirma el carácter relativo de la noción de sistema, puesto que todo sistema es subsistema de otro -el SP lo es respecto al sistema social, como a su vez contiene él mismo otros subsistemas, b) registra cómo una misma institución, a través de sus funciones, participa de más de un sistema -como es el caso del Estado-, c) distingue entre el sistema “realmente existente” y lo que el sistema dice sobre sí mismo mediante sus “modelos”: el sistema político puede ser representado mediante sus instituciones, pero todas son siempre partes o dimensiones de la realidad del SP, que no agotan la definición de su perfil.

A partir de este horizonte, el autor complejiza la noción gramsciana de “Estado extenso”, o “extendido”, y facilita tanto historiar mejor los sistemas como confrontar “la realidad” con “el modelo” que ha prometido el sistema. Como resultado, tenemos una historia analítica de lo que el proceso “dice ser”, de lo que “es” y de lo que “debería ser”.

IV
La serie transición-sistema político-sociedad civil tiene la virtud de pensar el horizonte del modelo y no darlo por supuesto, como sucede cuando solo se analiza en clave de su “gobernabilidad”. Quiere decir, pregunta hacia dónde se dirige el proceso, y cuáles son los medios escogidos para avanzar en ese sentido. Con su indagación transdisciplinar, Valdés Paz coteja de modo permanente la construcción del proceso con los objetivos del proyecto

En 2009 “El proyecto” es nombrado por las lenguas de Babel: en el propio discurso oficial conviven varios proyectos, algunos de ellos contradictorios entre sí, por no contar la vasta diversidad conflictual entre los proyectos existentes en la sociedad cubana.

El libro de Valdés Paz es una propuesta de reconstruir el proyecto, para colocarlo en los imaginarios de la sociedad sobre sus futuros, de modo que pueda reconstruir sin ambages la utopía del socialismo y restituir el tamaño de su promesa, y, al mismo tiempo, presentar las maneras de un programa pragmático que pueda aprovechar las energías y los saberes sociales con alcance práctico bajo este presupuesto: la política contra la administración, y la administración contra la burocracia

Siempre es mejor leer el original, pero adelanto un resumen del propio autor sobre los rasgos de su horizonte: “La transición socialista supone un modelo orientado hacia la autogestión y el autogobierno, es decir, hacia la participación creciente de las masas en todas las formas de la gestión social”

12 Sus principales desafíos se encuentran, siempre según el autor de este libro, en diferentes dimensiones, aquí sistematizadas:

en el sistema jurídico: perfeccionamiento de los mecanismos de control constitucional, mayor desarrollo legislativo que asegure los derechos ciudadanos y limite los poderes discrecionales de las instituciones y funcionarios, desarrollo de un Estado de Derecho;

en el sistema político: autonomía efectiva de los poderes del Estado, particularmente de sus órganos representativos y de la administración pública respecto del Partido, en favor de la función dirigente de este, mayor participación y representatividad de la población en las instituciones políticas, mayor desarrollo del Gobierno Local, perfeccionamiento de la Administración Pública;

en el sistema económico: creación de un mercado nacional altamente regulado, constitución de un sistema empresarial autónomo bajo control tanto del Estado como de la sociedad civil, diversificación y ampliación de las formas de gestión y un mayor desarrollo y extensión de la gestión cooperativa, instauración de un modelo de incentivación basado en el trabajo personal como principal fuente del ingreso y el consumo, desarrollo del sistema impositivo sobre bases progresivas;

en el sistema civil: ampliación y diversificación de las instituciones de la sociedad civil, desarrollo del movimiento comunitario, institucionalización de la opinión pública;

en el sistema ideocultural: mayor desarrollo autónomo de las instituciones de investigación social,

y en el sistema familiar: mayor participación de las familias en las estrategias de desarrollo y estrategias de reunificación familiar.13 Ahora, la importancia de un autor como Valdés Paz radica no solo en su argumentación explícita, sino también en las líneas analíticas que sugiere.

V
Este libro, sin extenderse en el concepto en su sentido teórico más estricto, reabre la discusión socialista sobre el Estado de Derecho, tema tenido bajo clausura durante décadas por la prevalencia del marxismo soviético en Cuba, que lo presentó como una farsa burguesa, superable históricamente por los méritos, nunca comprobados, de la dictadura del proletariado

Cuando hizo acto de presencia en el discurso cubano, se presentó como “Estado de Derecho socialista” y resultó un logro respecto al concepto de “legalidad socialista”, término más restringido que había nombrado el complejo de la primera institucionalización en los años setenta. La fórmula “Estado de Derecho socialista” reconocía la necesidad tanto de ordenar legislativamente el país como de disciplinar la actividad política según esa normativa. En Cuba, Hugo Azcuy y Julio Fernández Bulté fueron quienes más avanzaron en la recuperación teórica de los contenidos del Estado de Derecho para el socialismo, mientras que, en la práctica, su realidad consiguió desarrollos contradictorios

En sus albores, el Estado de Derecho reflejó este complejo: elaborar con legitimidad el derecho y sujetar la política a ese derecho legítimo, o, dicho con más ortodoxia: enlazar la existencia de una Constitución, el reconocimiento de derechos fundamentales y el establecimiento de la división de poderes.

Tres son sus corolarios fundacionales: 1. libre es el hombre que no obedece a otros hombres, sino a leyes; 2. se ha de asegurar el imperio abstracto e impersonal de la norma, como clave de la seguridad jurídica, y la igualdad en su aplicación, para combatir el despotismo, y 3. el poder debe ser sometido a la norma. A resultas, Bobbio14 pudo dictar el concepto con estilo escolar: Un Estado de Derecho es aquel que se subordina a normas decididas por un órgano democráticamente representativo

El hilo conductor que permitió entonces defender el Estado de Derecho para el socialismo en Cuba es el mismo seguido por Valdés Paz: el programa del republicanismo. Si Fernández Bulté estuvo influenciado por el republicanismo de raíz latina, reelaborado sobre la base de estudios contemporáneos del Derecho Público Romano,15 Azcuy realizó el análisis marxista más sofisticado en su época sobre la República socialista configurada por la Constitución de 1976, nunca editado en Cuba hasta hoy,16 mientras que Valdés Paz lo encuentra en una relectura, también actual, del marxismo en clave republicana, en la búsqueda de la relación entre revolución y democracia en el marxismo.17

El republicanismo socialista contemporáneo, en rigor, se distingue -porque busca integrarlas- de las versiones clásicas de las tradiciones liberal, democrática y marxista: la libertad es entendida, recordemos, por el liberalismo como protección de la libertad individual frente a la esfera pública; por la democracia como el cotejo de la autonomía con la isonomía -el poder del ciudadano para darse normas, iguales para todos, por sí mismo-, y por el marxismo como la superación del contenido clasista del poder político a manos de su gestión directa a través de la autogestión y el autogobierno.

El republicanismo socialista, por su parte, se distingue de esas interpretaciones por un rasgo definitorio, que acaso las completa: proclamar la ausencia de dependencia respecto al arbitrio de un tercero como el reino de la libertad.18 Valdés Paz hace en Cuba la función de un elegguá sobre este tema: abre los caminos. Con esa comprensión, se corrigen desde el socialismo los límites del Estado de Derecho

Este concepto, fruto tardío de la Ilustración, participó en los combates de la burguesía revolucionaria por la democracia frente al absolutismo. En su evolución, por fundar su autoridad no solo en la existencia misma del poder, sino en un deber ser de fines trascendentales, fue llamado a participar con toda legitimidad en el logro de objetivos cuya posibilidad de cumplimiento exigía de un repertorio de recursos situado más allá del individuo, o sea, fue llamado a actuar en positivo en interés de los ciudadanos -a administrar más en los campos antes “neutrales” de la cultura y de la economía-, aun cuando defendiera su prima ratio: proteger la libertad contra el despotismo a través de la ley.

El Estado de Derecho poseía así un horizonte intelectual y político muy abierto, pues aspiraba a culminar históricamente la evolución hacia la identidad democrática entre Estado y Sociedad, tras abolir las diferenciaciones propias del siglo XIX liberal, fundadas a partir de la dicotomía entre lo político contra lo social. La idea de democracia de Jacob Burkhardt (1870) explica bien el compendio: “democracia, esto es: una cosmovisión producto de la confluencia de mil fuentes distintas y muy variada de acuerdo a la estratificación de sus sostenedores pero que es consecuente en una cosa: en que para ella el poder del Estado sobre el individuo nunca puede ser suficientemente grande, de modo que borra las fronteras entre Estado y sociedad, adjudicándole al Estado todo lo que la sociedad previsiblemente no hará, pero queriendo mantenerlo todo permanentemente discutible y móvil con lo que termina reivindicando para determinadas castas un derecho especial al trabajo y a la subsistencia”.19

En esta definición aparecen los rasgos de la democracia que conocerá el siglo XX bajo el nombre de Estado Social de Derecho: la referencia clasista, la protección de derechos individuales, el control de la actuación política estatal, el reconocimiento de la necesidad de redistribuir poder, y la urgencia de brindar cobertura de mínimos sociales a determinadas clases para hacer viable su integración política.

Sin embargo, el enunciado terminó siendo, a resultas de su evolución liberal, la muralla del poder capitalista contra un nuevo contrato social: una vez en el poder, la burguesía se blindó a sí misma con el propio programa con que lo había conquistado. Por ello, buena parte del desarrollo del Estado de Derecho recayó en el Derecho Administrativo: el Estado de Derecho significaría el rasero para la legitimidad de la actuación estatal respecto al ciudadano, pero lo ha constreñido cada vez más a la administración del estatuto de poder realmente existente.

VI
De lo escrito por Valdés Paz se desprende que el socialismo ha de ser también kantiano, aunque, por supuesto, no solo. Ciertamente, ha sido necesaria una gran dosis de locura histórica para rehusar al sabio de Königsberg, con su fundamentación de la existencia de las leyes públicas en la razón y la libertad individuales

El Estado de Derecho era así el compromiso con la progresión hacia lo político, campo liberado para la actuación humana, y hacia la autonomía moral del ciudadano.20 A este conjunto imprescindible, Valdés Paz agrega la herencia política cubana sobre el tema, con los nombres cimeros de José Martí, en el siglo XIX, y de Raúl Roa García en el pasado siglo

La diferencia entre república y democracia resultaba obvia para Martí, que observó con detenimiento el desarrollo oligárquico en las recién constituidas repúblicas americanas, pero también en Europa y los Estados Unidos. Para este el concepto de República no se agotaba en su dimensión política, que permitiría el establecimiento de una “República colonial”, sino el marco completo de la libertad nacional, social y personal: la forma institucional capaz de cubrir, con su filosofía democrática, todas las relaciones sociales.

Por tanto, procuró “desde la raíz salvar a Cuba de los peligros de la autoridad personal y de las disensiones en que, por la falta de la intervención popular y de los hábitos democráticos en su organización, cayeron las primeras repúblicas americanas”.21 El mismo motivo tiene la insistencia de Roa en la soberanía popular como presupuesto del Estado de Derecho: “El Estado de Derecho deja de existir en el instante mismo en que los gobernantes actúan sin sujeción a un ordenamiento jurídico que proteja y garantice a los gobernados de las extralimitaciones, caprichos o abusos del poder.

De ahí que no se conciba el estado de derecho sin constitución, ni un gobierno democrático sin consentimiento popular libremente manifestado”.22 Si se pretende el socialismo de la libertad, afirmaba Roa, es imprescindible la construcción de una República, democrática a la vez que socialista: esto es, la edificación de un Estado de Derecho, con distinción de funciones, sistema de garantía de los derechos ciudadanos y representación múltiple de la ciudadanía, erigido sobre los pilares de la justicia social y de la participación ciudadana

23 Desde esta herencia, Valdés Paz insiste hoy en la participación popular, en la institucionalización de la opinión pública y en los efectos malsanos de proclamar una ideología de Estado.

VII
“La participación quiere decir que se es parte del poder, es decir, nos estamos refiriendo a una forma de distribución del poder”,24 asegura Valdés Paz. Tal necesidad reclama concreciones, por ejemplo, en el nivel de la organización económica: ¿cuál es el poder de los trabajadores en la actividad económica?, ¿cómo se representan?, ¿cómo incide esa representación en la empresa? En un plano general, la participación para Valdés Paz exige: un marco jurídico en la comunidad concreta de que se trate; un espacio institucional; una estrategia expresiva de la voluntad política de que exista participación, y la formación ciudadana en una cultura de la participación

La participación política exige entonces establecer y ampliar la esfera pública. Valdés Paz se cuida en este punto de reclamar solo el incremento del conocimiento, la información, la reflexión sobre la sociedad y sobre el propio sistema político, y un mayor desarrollo autónomo de las instituciones de investigación social.

El autor defiende el concepto de esfera pública propio del legado marxista crítico, que tiene su origen en Rosa Luxemburgo. La revolucionaria polaca llegaría a defender la existencia de una “esfera pública proletaria”, no solo en defensa de las libertades de conciencia y de expresión, sino también como el marco entero de la construcción de hegemonía en el socialismo.

Después de la experiencia socialista real del último siglo, se ha perdido la memoria de lo contenido en ese análisis, y hoy puede dar la impresión, justificada, de tratarse de un artilugio para defenderla: llamarle proletaria para que nadie se atreviese a recortarla. Para Valdés Paz, también antologador de una selección de textos de Luxemburgo -en proceso de edición-, “la esfera pública del socialismo no es la imagen liberal de una ‘esfera comunicativa’ ni la neoliberal de ‘un espacio no estatal’ sino un espacio intercepto de todos los sistemas sociales, al cual todos tributan”. Es el espacio donde se “define y realiza el bien público”, y que si bien “es un espacio acotado por el orden jurídico vigente, sus poderes lo determinan la soberanía popular y la cultura”.25

La ampliación de esa esfera pública en Cuba contaría con la fortaleza de la cultura política desarrollada por la Revolución sobre estas bases: “la intransigencia en los principios, la unidad del pueblo, la confianza en la fuerza irreductible de las masas y la sostenida voluntad de llevar adelante un proyecto propio de sociedad”,26 en palabras de Valdés Paz. Por el contrario, su no existencia, o existencia muy recortada, hace imposible la construcción democrática socialista

Para un socialista democrático, como es el caso de este hijo ilustre de Pogolotti, el problema de ser un liberal es, también, el de ser solo un liberal. Pero el socialismo puede y debe aprender de la experiencia liberal: Hans Kelsen explicó cómo la democracia liberal devendría autoritarismo si no actualiza de modo permanente el nexo del Estado con el individuo: si no actualiza la norma fundante de ese Estado, otorgada por los ciudadanos. El autoritarismo de un régimen de matriz liberal no provendría, en esa doctrina, de la actuación justa o injusta del Estado, incluso del Estado de Bienestar, sino de la ejecutoria de este en nombre de contextos de sentido que la ciudadanía no reconozca como suyos.

De ahí deriva la necesidad de actualizar la “norma fundante”, pues si no ella “sujetaría” a sus hacedores a una voluntad pasada cuando solo puede resultar legítimo el gobierno de su voluntad presente.27 Así, queda habilitada, desde la teoría, la esfera pública como espacio sistemático de concertación de elementos contradictorios de sentido y la democracia como “la mayor extensión posible de la ciudadanía activa, es decir, como la autonomía”.28 La ansiedad por teorizar una esfera pública del socialismo ha contado en Cuba con brillantes pero escasas requisitorias, como la de Desiderio Navarro,29 pero su precario desarrollo en la práctica hace olvidar también la pobreza de la teoría existente sobre ella.

Un desafío esencial para el futuro del socialismo cubano, según Valdés Paz, será entonces desarrollar una ideología de la Revolución y no una doctrina de estado, “suficientemente heterodoxa y ecléctica como para dar cuenta de la diversidad social, la historia y culturas nacionales, las experiencias socialistas, nuestra cultura política y la permanente ‘batalla de ideas’ contra el capitalismo y el sectarismo”.30

Una ideología de estado es la religión del estado. El carácter laico del mismo es tan imprescindible respecto a lo eclesial, como en lo atinente a lo ideológico: la sociedad ha de pensar por el estado, nunca a la inversa. Esto plantea otro dilema: “diseñar e implementar una política cultural que promueva la creación y el consumo de bienes culturales sobre la base de valores humanistas, identitarios y universales; que promueva formas más elevadas de conciencia y conducta, incluidas una cultura del debate y una conciencia ecológica”.31

VIII
He intentado no glosar en demasía este libro, aunque en verdad es mucha la tentación. He insistido por tanto en líneas teóricas abiertas por su autor, aunque no alcancen suficiente tratamiento en sus páginas.

Ya al final de estas palabras, prefiero reseñar un problema que Valdés Paz ilumina: Cuba ha tenido una experiencia altamente estatizada: el Estado llegó a ser hasta el año 1989 el empleador del 95% de la fuerza de trabajo del país. En este horizonte, pensar la distinción entre lo estatal y lo público, y, después, la necesidad de demostrar la eficacia de la gestión de un sector público es un deber de Cuba no solo con sus habitantes, sino con la posibilidad de defender intereses colectivos en cualquier geografía.

La forma eficaz de combatir ideológicamente la gestión mercantil capitalista de la sociedad y la política es brindar alternativas materiales eficaces: Valdés Paz las encuentra en la socialización de la propiedad y en la eficacia de la gestión pública -que no solo estatal-, en aras de lo cual dedica un capítulo al rubro de la centralización/descentralización de la gestión estatal. Valdés Paz contribuye así de modo esencial al ámbito latinoamericano, en el cual varios procesos políticos se han abocado a gestionar sectores públicos ampliados

Por otra parte, con frecuencia se ha hecho un énfasis sesgado en el contenido aperturista de la reforma constitucional de 1992,32 pero se olvidan peligros propios de esa apertura: el texto reformado “no impone un tope sobre las tasas de interés financiero, no controla salarios y precios, no establece un salario mínimo, no impide la entrada de empresas privadas internacionales en cualquier sector de la economía cubana, no interpone barreras al comercio internacional, no constitucionaliza las regulaciones económicas rutinarias y no promulga restricciones sobre el desarrollo de mercados laborales flexibles”

33 También por ello, Valdés Paz busca retomar en todo su largo el análisis público sobre dos temas esenciales de la construcción socialista: la burocracia y la planificación. Para tal fin, aporta dos precisiones relevantes: a) la burocracia no es el supernumerario de empleados, sino la ausencia de poder social para tomar decisiones y controlarlas, quiere decir, la falta de control democrático por parte de la sociedad no solo sobre la instancia estatal, sino sobre todas las dimensiones de poder que intervienen sobre la vida cotidiana, b) la participación es un instrumento esencial en la conducción del proceso social pero ha de ser también un medio para que el plan no constriña la iniciativa popular: la participación en la planificación deviene un punto crucial.34

El socialismo se pensó, desde los socialistas utópicos, como la política que permitiría superar la dominación sobre los hombres y las mujeres a favor de la administración de las cosas, idea retomada por Marx y Engels, que no ha conseguido habitación propia desde entonces. En su historia, el socialismo no solo mantuvo el prestigio fatal del orden sobre la “anarquía” de la libertad, sino que administró bastante mal las cosas.

Con este fin, Valdés Paz recuerda, con Lenin, cómo el socialismo y la electrificación eran parte de un mismo y único programa: hacer crecer la hierba pangola, conservar el agua, producir frijoles y construir un partido; tiene todo que ver con la política: la democracia conserva el agua y produce buenas hierbas y mejores palabras, la falta de ella produce marabú, derroche burocrático de los recursos y la falsa unanimidad del silencio

Con su libro, Valdés Paz exige la determinación de la política sobre la policía: más política y mejor administración. Allí encuentra la oportunidad tanto de comer mejor como de liberar la vida de la polis, posibilidad que, tercamente, da en llamar socialismo.

JULIO CÉSAR GUANCHE La Habana, julio de 2009

1 Rene Dumont, Cuba ¿es socialista?, Editorial Tiempo Nuevo, 1970, pp. 37-99
2 Ernesto Che Guevara, Retos de la transición socialista en Cuba (1961- 1965), Ocean Sur, Bogotá, 2008
3 Carlos Rafael Rodríguez, Cuba en el tránsito al socialismo. 1959-1963, Editora Política, La Habana, 1979
4 De su autoría podrá leerse más adelante El proceso de organización agraria en Cuba.1950-2006, actualmente en proceso de edición
5 Desde adolescente y hasta hoy, Valdés Paz es un lector compulsivo y tiene la adicción fatal de los bibliógrafos: ha acumulado la biblioteca especializada en ciencias sociales acaso más completa de las existentes en Cuba, pero a diferencia de tantos, presta sus ejemplares con generosidad, e incluso los regala selectivamente a sus amigos/discípulos/admiradores, al mismo tiempo que conoce a todos los vendedores de libros viejos de la ciudad, todos los cuales le llaman por su nombre y apellido.
6 Ver las obras de Hugo Azcuy, Haroldo Dilla, Jorge Domínguez, Rafael Hernández, Fernando Martínez Heredia, Julio Fernández Bulté, Miguel Limia, Velia Cecilia Bobes, Fernando Álvarez Tabío, Rafael Rojas, Thalía Fung, Fernando Cañizares, Juan Vega Vega, Jesús García Brigos, Ricardo Alarcón, Rafael Duharte, Marifeli Pérez Stable, Debra Evenson, René Fidel González, Reynaldo Suárez, Nelson P. Valdés, Lisette Pérez, Martha Prieto, Julio Antonio Fernández Estrada, entre otros muchos autores
7 Hannah Arendt, ¿Qué es política? (trad. Rosa Sala Carbó), Ediciones Paidós, Barcelona, 1997, p. 84
8 Julio Fernández Bulté, Teoría del Estado y el Derecho, (volumen Teoría del Estado), Editorial Félix Varela, La Habana, 2001, capítulo V, pp. 185-224
9 Jorge Domínguez, Cuba: Order and Revolution, The Belknap Press of Harvard University Press, Cambridge, Massachusetts, 1978 y Cuba hoy Analizando su pasado, imaginando su futuro, Editorial Colibrí, Madrid, 2006
10 Rafael Hernández, Mirar a Cuba. Ensayos sobre cultura y sociedad civil, Letras Cubanas, La Habana, 1999; Jorge Luis Acanda, Sociedad civil y hegemonía, Centro de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cubana Juan Marinello, La Habana, 2002, y Aurelio Alonso, El laberinto tras la caída del muro, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2006

11 Las dos citas pertenecen a “Ciencia Política: Un estado de la disciplina”, p. 9 y 11, respectivamente. Todos los textos citados de Juan Valdés Paz se encuentran en la presente edición. Se consignan solo por su título y la página
12 “Desarrollo institucional en el ‘Período Especial’: Continuidad y cambio”, p. 43
13 Ibid., p. 45
14 Norberto Bobbio y Nicola Matteucci, Diccionario de Política, siglo XXI, México, D. F., 1987
15 Julio Fernández Bulte, Filosofía del Derecho, Editorial Félix Varela, La Habana, 1997 y “Democracia y república. Vacuidades y falsificaciones”, Temas, no. 36, La Habana, 2004, pp. 94-103
16 Hugo Azcuy, “Análisis de la Constitución Cubana”, Papeles de la Fundación de Investigaciones Marxistas, no. 14, 2da época, Barcelona, 2000, pp. 9-144
17 Ver Jacques Texier, Democracia y revolución, Kohen y Asociados Internacional, Buenos Aires, 1994
18 Ver Antoni Doménech, El eclipse de la fraternidad, Editorial Crítica, Barcelona, 2004
19 Citado en Carl Schmitt, El Concepto de lo Político, edición digital en:
http:/ /www.laeditorialvirtual.com.ar/pages/CarlSchmitt/CarlSchmitt_ ElConceptoDeLoPolitico.htm
20 Ver Inmanuel Kant, Metafísica de las Costumbres, (3era edición), Tecnos, Madrid, 2002, pp. 237-240
21 José Martí, “Carta al presidente del club José María Heredia” (Nueva York, 25 de mayo de 1892), OC, t. 1, La Habana, 1991, p. 458; también “Pueblos nuevos” (Patria, 14 de mayo de 1892), OC, t. 28, p. 303. Ver Ibrahim Hidalgo Paz, “Democracia y participación popular en la República martiana”, Temas, no. 32, La Habana, 2003, pp. 110-117 y Ramón de Armas, “La república cubana de Martí”, en La revolución pospuesta, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975, pp. 57-73
22 Raúl Roa García, “En Guáimaro un día”, en Viento Sur [Trabajos y artículos], Editorial Selecta, La Habana 1953, reproducido en Retorno a la alborada [Crónicas y ensayos], t. 2, prólogo por Samuel Feijóo, Universidad Central de las Villas, La Habana, 1964, pp. 182-184
23 Ver Julio César Guanche, “La libertad como destino. El republicanismo socialista de Raúl Roa”, en Raúl Roa: Imaginarios, Ana Cairo, comp., Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2008, pp. 305-328
24 “Apuntes sobre centralización y descentralización en el socialismo”, p. 60
25 “Cuba: La izquierda en el gobierno, 1959-2008?, p. 212
26 “Cuba. La constitución del poder revolucionario. 1959-1963?, p. 129
27 Hans Kelsen, El Estado como integración. Una controversia de principio, Tecnos, Madrid, 1997, p. 132
28 Idem
29 Ver Desiderio Navarro, “In medias res publicas: Sobre los intelectuales y la crítica social en la esfera pública cubana”, La Gaceta de Cuba, no. 3, La Habana, 2001, pp. 40-45, reproducido en Las causas de las cosas, Letras Cubanas, La Habana, 2006 y La política cultural del período revolucionario: memoria y reflexión, (compilación y prólogo de Desiderio Navarro), Centro Teórico Cultural Criterios, La Habana, 2007
30 “Cuba: La izquierda en el gobierno, 1959-2008?, p. 214
31 Ibid., p. 215
32 Es mi propio caso en Julio César Guanche y Julio Antonio Fernández Estrada, “Se acata pero se cumple. Constitución, República y socialismo”, Temas, no. 55, La Habana, 2008, pp. 125-137
33 Jorge Domínguez, “Una Constitución para la transición política de Cuba: la utilidad de conservar (y enmendar) la Constitución de 1992?, en Cuba hoy, analizando su pasado, imaginando su futuro, Colibrí, Madrid, 2006, p. 366
…………………

OTRA PERIODIZACIÓN DE CUBA
POR RAFAEL ROJAS – 16 MAYO, 2020 12:10 AM

Cuba es un país que ofrece muchas dificultades para ser estudiado desde el espacio de las ciencias sociales latinoamericanas. Esas dificultades son diversas y tienen que ver con el entramado institucional de la isla y sus relaciones culturales y educativas con la región. Pero tienen un trasfondo innegable en el peso de lo afectivo y lo ideológico en la mayoría de los análisis sobre la situación cubana.

Para muchos, Cuba no es un país, sino un mito, cuando no un emblema teológico. Una encarnación del bien o del mal, que aparece en el debate público como modelo o alternativa, no sólo a Estados Unidos o Europa, al imperialismo o a la globalización, sino a toda América Latina y el Caribe. De acuerdo con buena parte de la prensa occidental, especialmente de derecha, Cuba es el origen de todos los males del hemisferio.

Hay, sin embargo, inteligencias que eluden ese torbellino pasional y logran estudiar a Cuba desde la metodología y el lenguaje de las ciencias sociales latinoamericanas. Podría poner varios ejemplos de académicas o académicos, residentes dentro o fuera de la isla, que lo han logrado. Me centraré sólo en uno, el politólogo Juan Valdés Paz.

“La obra de este académico, desde que se incorporó al Centro de Estudios sobre América (CEA), en los años 80, ha transitado por rumbos muy conocidos en las ciencias sociales latinoamericanas. Durante un tiempo, Valdés Paz se dedicó al tema del desarrollo rural, cuestión central en una región donde desde mediados de siglo, en buena medida por el impacto del México cardenista y postcardenista, se vivieron diversas experiencias de reforma agraria”

Valdés Paz pertenece a una brillante generación de marxistas cubanos, que emergió en el centro o la periferia del Departamento de Filosofía de la Universidad de La Habana y la revista Pensamiento Crítico en los años 60. En aquella revista fundada por Fernando Martínez, en colaboración con otros intelectuales como Jesús Díaz, Aurelio Alonso y Thalía Fung, y donde se tradujo a marxistas críticos como André Gorz, Louis Althusser, Robin Blackburn y Perry Anderson, se encuentran las lecturas formativas de Valdés Paz.

La obra de este académico, desde que se incorporó al Centro de Estudios sobre América (CEA), en los años 80, ha transitado por rumbos muy conocidos en las ciencias sociales latinoamericanas. Durante un tiempo, Valdés Paz se dedicó al tema del desarrollo rural, cuestión central en una región donde desde mediados de siglo, en buena medida por el impacto del México cardenista y postcardenista, se vivieron diversas experiencias de reforma agraria.

Luego Valdés Paz estudió la “transición socialista” y el “sistema político” de la isla, en sendos libros aparecidos entre los años 90 y 2000. Aquellos trabajos son de referencia obligada para las nuevas generaciones académicas de la isla porque desplazan el análisis del caso cubano a la perspectiva de las instituciones y los actores. En un campo intelectual tan saturado de legitimación ideológica y culto al líder, ese enfoque incrementa su valor.

Su proyecto más reciente es una historia del poder en Cuba, en dos volúmenes, que retoma la línea institucionalista. Valdés Paz entiende por poder “un tipo de relación asimétrica entre individuos o grupos sociales que sirve de soporte a relaciones de subordinación, dominación y explotación establecidas”. Uno de los principales obstáculos para estudiar el poder en Cuba ha sido, justamente, el tópico propagandístico de que en la isla es el pueblo, sin normas ni mediaciones, quien lo detenta.

“Este análisis sincrónico y diacrónico de la evolución del poder en Cuba aporta muchas cosas. Pero hay una que merece la mayor atención: su propuesta de periodización histórica. A diferencia de tanto relato histórico, a favor o en contra, que ve la historia contemporánea de Cuba en bloque, bajo conceptos difusos como “Revolución” o “Castrismo”, Valdés Paz la subdivide en cinco periodos: 1959-63, 1964-74, 1975-91, 1992-2008 y 2009-18?

Este análisis sincrónico y diacrónico de la evolución del poder en Cuba aporta muchas cosas. Pero hay una que merece la mayor atención: su propuesta de periodización histórica. A diferencia de tanto relato histórico, a favor o en contra, que ve la historia contemporánea de Cuba en bloque, bajo conceptos difusos como “Revolución” o “Castrismo”, Valdés Paz la subdivide en cinco periodos: 1959-63, 1964-74, 1975-91, 1992-2008 y 2009-18.

Esta periodización responde, fundamentalmente, a las mutaciones del marco jurídico e institucional, pero también a las relaciones de poder entre el Estado y la sociedad. La evolución del poder en la Revolución Cubana (2019), en dos tomos, editado por la Fundación Rosa Luxemburgo, es una de las mayores contribuciones a los estudios históricos sobre Cuba de los últimos años.
………………

HABANA INSIDER: ARTE|CULTURA|IDEAS

ES UN BOLETIN ELECTRONICO QUE OFRECE DE MANERA GRATUITA, UNA SELECCION DE LOS MAS INTERESANTES CONTENIDOS PUBLICADOS EN LA PRENSA DIGITAL CUBANA E INTERNACIONAL. SOMOS UN PROYECTO NO LUCRATIVO CREADO EN BARRIO OBRERO, S.M. PADRON, LA HABANA, CUBA POR PROFESIONALES DEL ARTE Y LA COMUNICACION.

BAJO EL CONCEPTO CONOCER PARA TRANSFORMAR, DESEAMOS COMPARTIR LA ACTUALIDAD ARTISTICA Y CULTURAL, EL CONOCIMIENTO DE LA INNOVACION SOCIAL Y CIENTIFICA, LOS DEBATES QUE OCURREN EN LA ISLA Y FUERA DE ELLA, EN TORNO A NUESTRO PRESENTE Y FUTURO, CON UNA VISION PROGRESISTA, CRITICA Y TOLERANTE.

PARA SUSCRIBIRTE, OPINAR; CONTRIBUIR, ESCRIBE A: MENAABELARDO@GMAIL.COM

HABANA INSIDER: MAYO 14, 2020

insider / LA HABANA, CUBA/ EDICION 1348/ ISSN en proceso
Editor: Abelardo G. Mena Chicuri Contacto: menaabelardo@gmail.com
https://www.facebook.com/abelardo.mena.75 wasap +5352368738
https://www.facebook.com/Habana-Insider-103018817721449/
POR UN SOCIALISMO CUBANO, CULTO Y DE CÓDIGO ABIERTO
………………

(POR ÉSTO) PENSAR Y ACTUAR EN TIEMPO REAL/ (AFP) PANDEMIA AMENAZA A UN TERCIO DE LOS EMPRENDIMIENTOS PRIVADOS EN CUBA/ (CUBAYECONOMIA) SECTOR PRIVADO Y TURISMO CUBANO EN ETAPA POST COVID-19/ (ELTOQUE) LAS HORAS DE UNA MADRE SOLTERA EN CUARENTENA/ (PROGRESOSEMANAL) NEOLIBERALISMO EN LA CONCEPTUALIZACIÓN?/ (CUBAYECONOMIA) MARX PRIMERO SOCIALISMO DESPUÉS/ (MES) CARRERAS: FILOSOFÍA MARXISTA LENINISTA/ (S.W.P) LA REVOLUCIÓN CUBANA Y LA TEORÍA MARXISTA/ (TEMAS) MARXISMO Y ESPACIO DE DEBATE EN LA REVOLUCIÓN CUBANA/
…………..
Las opiniones expresadas en este boletín y en cualquiera de las publicaciones accesorias realizadas a través del mismo, son responsabilidad exclusiva de los autores. En el mismo se publicarán materiales de diferentes corrientes de pensamiento, en aras de contribuir al debate y en función de la libertad de pensamiento, conciencia y expresión.
……………….

PENSAR Y ACTUAR EN TIEMPO REAL
POR JORGE GÓMEZ BARATA

En Cuba, donde durante unos 35 años hubo una especie de “apagón teórico”, parcialmente levantado al calor de las reformas impulsadas por el general el ejército Raúl Castro y la insistencia del presidente Díaz-Canel de incorporar la ciencia e insertar a las universidades en la actividad social que contribuyen a desempolvar el pensamiento económico y filosófico.

Pocas veces se recuerda que los primeros debates al interior de la Revolución Cubana fueron de naturaleza económica, y aludieron a los fundamentos de la construcción del socialismo. La pregunta es si
ahora, cuando la sociedad cubana, empujada por una crisis agravada por la COVID-19, se propone acelerar la actualización de su modelo económico sería prudente retomar el espíritu de la época fundacional.

El primer “round” de aquellos debates, tuvo lugar en 1959, se asoció con la Ley de Reforma Agraria cuya elaboración partió de un consenso nacional, acerca de la necesidad de eliminar el latifundio y repartir tierras. Entonces la estrategia que Fidel esbozó en La Historia de Absolverá, no se asociaba con la estatización ni la colectivización, sino con la búsqueda de la prosperidad del campo, lo cual era compatible con la existencia de grandes propietarios tolerados por la ley y equilibrados por una próspera clase campesina.

Lo cierto es que la Revolución se propuso no solo convivir con la propiedad privada en el campo, sino utilizarla como palanca para desarrollar el país. Todo es proceso fue alterado por la actitud de la burguesía rural que, estimulada por Estados Unidos torpedeó tales procesos.

El establecimiento del bloqueo norteamericano (1960), la definición del carácter socialista de la Revolución, la invasión de Bahía de Cochinos (1961) y la autoctonía del proceso cubano, alimentaron otro
de los grandes debates del período inicial cuyo eje fue el diseño del socialismo en Cuba, comenzando por la organización del sector estatal de la economía, surgido de la nacionalización de las empresas, tierras, bancos, centrales azucareros propiedad de firmas norteamericanas y cubanas que constituyeron el sector público de la economía nacional.

En 1963 se aprobó la Ley de Financiamiento Presupuestario, la cual convirtió a las empresas nacionalizadas en unidades presupuestas carentes de sin autonomía, lo cual fue la génesis de un debate, que además de altos dirigentes cubanos como Ernesto Guevara y Carlos Rafael Rodríguez, involucró a elementos de la izquierda europea como Charles Bettelheim, profesor de economía y miembro del Partido
Comunista francés y Ernest Mandel, uno de los líderes la Internacional trotskista.

Entre las decenas de artículos y libros editados a propósito, resalta el que en abril de 1964, publicó Charles Bettelheim “Formas y métodos de la planificación socialista y nivel de desarrollo de las fuerzas productivas” en el cual el teórico francés, condicionaba el progreso socialista al desarrollo de las fuerzas productivas, confrontando las tesis del Che. El francés sostenía la vigencia en el socialismo de las categorías monetarias, la ley del valor y las prácticas de mercado, por lo que se debía otorgar libertad de acción a las unidades productivas, justificando la autonomía financiera, el cálculo económico, el autofinanciamiento y el “sistema de estímulos materiales”.

La repuesta del Che Guevara llegó en junio del propio, en la revista Cuba Socialista en forma de un artículo suyo: “La planificación socialista, su significado”, en el cual defendía la idea de la gestión centralizada y presupuestada, opuesta a la política aplicada en las empresas agrícolas por Carlos Rafael Rodríguez quien defendía el Sistema de Cálculo Económico (SCE) y presidia en Instituto Nacional de Reforma Agraria(INRA).

Por si solos aquellos debates no definieron el curso de la Revolución, que nunca estuvo en los gabinetes ni en los libros, cosa que hoy con, con las mismas urgencias y otros acentos se repite. Entonces no importó quien tenía la razón, porque con importantes apoyos, en cursos fundamentales, guiados por Fidel y Raúl, se avanzó por caminos conocidos, cosa que no ocurre hoy cuando sin un referente claro, es preciso adoptar decisiones claves respecto al diseño del modelo económico.

De nuevo lo importante es exponer ideas que contribuyan a blindar el proceso, proteger las conquistas sociales hasta donde sea posible, la vez que se alientan las aperturas y se asisten a los líderes del momento que deben tomar decisiones trascendentales. La vanguardia política cuenta con la calificación y es depositaria de toda la confianza. Allá nos vemos.
…………………
PANDEMIA AMENAZA A UN TERCIO DE LOS EMPRENDIMIENTOS PRIVADOS EN CUBA
POR AFP, 15 DE MAYO DE 2020 08:59 AM

La falta de turismo por la pandemia lastimará a un tercio de los emprendimientos privados en Cuba, y el gobierno socialista deberá flexibilizar las leyes que los rigen para evitar su caída, estimó Auge, consultora de negocios en la isla.

Según el reporte titulado “El Emprendimiento Privado en Cuba. Un paciente positivo a la COVID-19”, publicado el jueves, un 33% de los trabajos por cuenta propia en Cuba, tendrán un “impacto alto” por la crisis sanitaria.

Esto representa a 198 mil personas, dedicadas principalmente a rentar sus viviendas al turismo -un emergente negocio que sostiene a miles de familias en la isla-, además de restaurantes. Hay un “alto riesgo de terminación de vínculos laborales con trabajadores contratados, peligro de cierre y desaparición de negocios”, asegura Auge, con cinco años de experiencia en negocios en la isla.

En un país donde el Estado domina la actividad económica, el sector privado fue ganando espacio en los últimos años. Actualmente emplea a 634,891 “trabajadores por cuenta propia”, el 14,5% de la fuerza laboral. Tras la pandemia, más de 139,000 suspendieron sus licencias temporalmente. Este sector ya sufría por la lentitud de las reformas económicas, así como del recrudecimiento de las sanciones de Washington.

Ahora, la suspensión del turismo ataca a uno de sus principales motores económicos, que reportó ingresos por 3,300 millones de dólares en 2018. “La economía cubana se verá afectada tanto por la recesión mundial como por el efecto negativo derivado de sus propias medidas restrictivas”, estima el reporte.

El ministro de Economía, Alejandro Gil, reconoció recientemente que se avizoran tiempos difíciles. Cuba ya había flexibilizado el pago de impuestos a raíz de la pandemia. Pero Auge plantea más medidas. Además de otorgar treguas fiscales, sugiere créditos a tasas bajas y ampliar las actividades autorizadas para evitar una “competencia desmedida que impacte en los precios, suministros, la destrucción de empleo y desaparición de negocios”.

Otro aspecto son las importaciones, una actividad reservada al estado, en un país que compra afuera un 80% de lo que consume. Sin satisfacer todas sus necesidades, los emprendedores privados muchas veces traen los insumos en sus maletas o recurren a intermediarios conocidos como “mulas”. Para Auge, el gobierno debe “permitir las importaciones con carácter comercial” y “flexibilizar las regulaciones aduanales para la importación de productos de primera necesidad”.

También plantea que el estado se alíe con las empresas privadas, que pueden darle apoyo en el soporte para ventas en línea y servicios de entrega, de relevancia en esta época.
…………………..

SECTOR PRIVADO Y TURISMO CUBANO EN ETAPA POST COVID-19
POR DAVID J. PAJÓN ESPINA, 14 MAYO, 2020

La expansión del turismo en Cuba como industria puntera en la generación de ingresos y encadenamientos económicos, incluídos los del sector privado, se produjo como resultado de un proceso de “selección de ganadores” a inicios de los 90’s. Los resultados justificaron y respaldaron su crecimiento en los años siguientes.
El acercamiento entre Cuba y Estados Unidos, revelado al público el 17 de diciembre de 2014 y profundizado durante los años de la administración de Barack Obama (2009-2017), supuso un impulso adicional para el turismo. El sector experimentó un aumento en los flujos de visitantes producto de la autorización de licencias para viajes legales a la isla de ciudadanos norteamericanos, nuevas modalidades de arribo, incrementos de las visitas de miembros de la comunidad cubana en el exterior, y de la contribución (variable) de otros mercados.
Las carteras de oportunidades para promover la IED (inversión extranjera directa) publicadas por el Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera desde 2014, incluyeron de manera creciente proyectos asociados al turismo, concentrando este el mayor número de propuestas. Crecieron efectivamente las capacidades en el sector de alojamientos estatal, mixto y de participación de empresas extranjeras mediante contratos de administración, contándose 84 218 habitaciones en 2018, un total de 18 272 más que en 2010.
Se expandió notablemente el crucerismo y los vuelos comerciales regulares procedentes de Estado Unidos se hicieron realidad. Ya desde el 2008, con justicia y pragmatismo, el gobierno cubano restituyó a los cubanos y cubanas el derecho a hospedarse en hoteles, y los efectos combinados del incremento de ingresos para determinadas capas sociales tras 2010, junto a la demanda de la comunidad cubana en el exterior, impulsaron también este mercado.
En el año 2010, signado por notables reformas económicas a lo interno, Cuba recibió 2 531 745 visitantes internacionales. En 2014 la cifra superó por primera vez los 3 millones, en 2018 se alcanzaron 4 711 910 (máximo histórico), y 2019 cerró con 4 275 558, mostrando el primer decrecimiento de la demanda turística en 12 años.
Los visitantes provenientes de Estados Unidos, poco más de 90 000 en 2014, comenzaron a incrementarse vertiginosamente hasta un máximo de 637 907 en 2018 y contabilizaron 498 067 en 2019 (eso sí, en un contexto de acumulación de restricciones promulgadas por la administración de Donald Trump, contándose ese año la prohibición de los viajes en crucero como uno de los colofones).
Los viajes de la comunidad cubana en el exterior a la isla superaron en 2016 los 400.000 y en 2019 acumularon 623 972. Canadá se ha mantenido como el principal emisor hacia Cuba, superando los 1 119 000 visitantes en 2019… más nótese que la suma de viajeros estadounidenses y de la comunidad cubana en el exterior le sigue de cerca con 1 050 962.
Los ingresos derivados del turismo durante años constituyeron la primera fuente de ingresos por exportaciones de Cuba, y pasaron al segundo lugar a partir de 2005 cuando los servicios médicos ocuparon la posición cimera. Para 2018, la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) reportó ingresos asociados al turismo internacional por 2 968.800 millones de pesos convertibles (1 CUC = 1 USD en el sector empresarial estatal), pero en 2016 y 2017 se superó el umbral de los 3 mil millones. En 2018, el aporte del turismo representó el 10 por ciento del PIB, y el 20 por ciento de las exportaciones totales.
A pesar de su indiscutible importancia sostenida en el tiempo, el sector turístico cubano no ha estado exento de cuestionamientos, tales como el énfasis en el producto de sol y playa y su extensión a través de resorts en variante todo incluido, limitada oferta extra hotelera, capacidad de generación de encadenamientos (que conoció mejores momentos hace algo más de una década) restringida por marco regulatorio e incentivos espurios como los derivados de las distorsiones cambiarias, y subutilización de alianzas con el sector privado.
Considerando agregados de interés, salta la alarma al observarse que en 2018 los ingresos promedio dejados por cada visitante ascendieron unos 630 CUC, un 30 por ciento menos que los 921.50 CUC alcanzados en 2011, año desde el que comenzaron a menguar inexorablemente.
A lo anterior, más recientemente se sumaron voces señalando la presencia de un excesivo esfuerzo inversionista hacia el sector [1]. Los argumentos giran en torno a la creación de nuevas capacidades hoteleras a la par que se deterioran las existentes en explotación por insuficiente mantenimiento, mientras la tasa de ocupación media anual se mantiene en la última década generalmente por debajo del 60 por ciento, exhibiendo en 2018 una caída al 49.5 por ciento.
Todo ello, contrastando con acuciantes demandas de canalizar inversiones hacia la agricultura e industria, de un país que importa anualmente casi 2000 millones de dólares anuales en alimentos, mientras que aproximadamente el 75 por ciento de su PIB y el 78 por ciento de sus exportaciones corresponden a los servicios.
Todo ello, en un contexto en que decrecen los principales mercados europeos y aumenta la incertidumbre relativa al mercado norteamericano, uno de los determinantes de las más agresivas apuestas por el sector. A inicios de 2020, era ya notable la acumulación de medidas negativas impulsadas por el actual gobierno de Estados Unidos, como eliminación de los cruceros, supresión de categorías de viaje, limitación de destinos para los vuelos regulares, retirada de parte del personal de la embajada en La Habana, manejo malintencionado de expectativas asociadas al riesgo de viajar a Cuba, entre otras.
La covid-19 y su efecto disruptivo
El debate respecto al crecimiento extensivo del turismo en Cuba, debería quedar zanjado por la cruda realidad. La covid-19 ha cobrado su precio en vidas y se mantiene en expansión, generando a la par un desastre económico de vastas proporciones, que el FMI sitúa ya en el orden de un decrecimiento de un 3 por ciento del producto global. La industria del ocio queda irremediablemente golpeada, producto de las restricciones autoimpuestas por el temor a viajar, y por las medidas de aislamiento forzoso y cierre de fronteras que imponen los gobiernos en aras de contener los niveles de contagio.
La CEPAL indica de mantenerse estos efectos en el segundo trimestre de 2020, la región latinoamericana y caribeña sufrirá una contracción del 25 por ciento en la actividad turística. Para Cuba, donde ya se preveía para el primer semestre de 2020 una contracción de un 12 por ciento a 18 por ciento en los flujos de viajeros en cada mes con respecto a los de 2019[2], el cierre de fronteras de marzo terminará desplomando los números.
No obstante, el mensaje de las autoridades con respecto a las inversiones en el ámbito del turismo, ha sido un tanto ambiguo. En diversas comparecencias ante los medios se ha reconocido la urgencia de garantizar la alimentación del pueblo cubano, así como un conjunto de productos básicos de aseo e higiene y servicios públicos elementales.
El ministro de economía y planificación, Alejandro Gil, ha indicado un ajuste en el plan de inversiones del país, anunciando la ralentización o paralización de aquellas no comenzadas o en fase inicial, énfasis en las que pueden terminarse en este año o el próximo, y señalando como prioridades la continuidad del esfuerzo inversionista en el sector hidráulico así como la culminación de “algunas inversiones estratégicas en ejecución” en las áreas de energías renovables, la alimentación, y producción de cemento, y el desarrollo del turismo.
La inclusión de la industria del ocio entre las prioridades puede deberse a lo avanzado de determinadas inversiones, más las circunstancias ameritarían una reflexión pública más extensa de las autoridades en torno a un replanteo estratégico del modelo de crecimiento de este sector en Cuba.
La sensatez indica que la discontinuidad de la expansión hotelera debe convertirse en una firme decisión, y los esfuerzos deberían orientarse a negociar la reorientación de los limitados flujos de capitales locales y foráneos hacia otros sectores que permitan no solo sobrevivir en lo inmediato, sino modificar en la perspectiva estratégica las facturas de importación y la estructura productiva.
Ahora bien, lo anterior no significa desdeñar el aporte que el sector estará en capacidad de ofrecer una vez que pueda reactivar sus operaciones, sino utilizar activos y capitales con la sensatez que la realidad demanda.
Es difícil de pronosticar con seguridad cuando ocurrirá un repunte turístico. Un difundido reporte de la consultora internacional Deloitte augura la reanudación de viajes de primera necesidad en junio de este año, posteriormente viajes nacionales, luego corporativos y hacia diciembre y poco a poco el turismo internacional, lográndose una determinada recuperación ya avanzado 2021.
Estos plazos se ralentizarán o acelerarán en función de la aparición de tratamientos certeros contra la covid-19, o la ansiada vacuna que garantice inmunización.
También, serán modulados por la eficacia de las medidas de contención en países emisores, lo cual permitirá posteriormente una gradual eliminación de restricciones al movimiento, apertura de fronteras, reactivación de la actividad económica y por ende fuentes de ingreso, y paulatino retorno de la voluntad de viajar.
En medio de la crisis de salud y económica en la que estamos inmersos, pensar en el retorno masivo de viajeros a Cuba puede parecer demasiado optimista. Pero va a suceder y es mejor que estemos preparados para atraer a los primeros flujos de viajeros que decidan hacer turismo más allá de sus fronteras nacionales. Probablemente, los primeros que recibiremos serán del hemisferio occidental, con Canadá, Estados Unidos y México a ser tomados muy en cuenta.
En Cuba, un control efectivo de la covid-19 y estadísticas de contagio y mortalidad por debajo de la media global pudieran contribuir a la percepción de destino seguro y atraer a los primeros viajeros. Se encuentran alineados el objetivo supremo de preservar vidas, con el de garantizar un ambiente propicio para que el turismo vuelva a florecer.
Considerando el panorama interno y externo, será necesario además valorar una apertura de fronteras inteligente y selectiva, la activación de productos de “escapismo” que permitan atractivas “cuarentenas turísticas”, vinculación con la provisión de servicios médicos de ser necesario (tema particular, que merece un texto aparte), y el desarrollo de políticas que garanticen la utilización eficiente del capital físico y humano del que dispone el país.
Condiciones post covid-19 para el sector privado
Para el contexto que se avecina, las autoridades deberán evaluar en toda su complejidad y magnitud el potencial del sector privado doméstico involucrado en el turismo, y contribuir a reforzar su rol y creciente integración con el ámbito estatal y el resto de la economía en general. Desde los años 90’s, los privados aprovecharon los estrechos espacios para proveer servicios fundamentalmente en términos de alojamiento, gastronomía y transporte.
Las reformas de 2010, con la expansión (aunque tímida) de las actividades autorizadas a ejercer, la posibilidad de contratar fuerza de trabajo, y la posterior evolución de la demanda turística, fomentaron una oleada de participantes e inversiones, algunas de ellas procedentes desde el exterior, posibilitaron el despliegue de dinámicas de competencia, y consolidaron a un muy heterogéneo conjunto de actores.
De acuerdo con la ONEI, el sector privado obtuvo ingresos derivados del turismo internacional, ascendentes a 473.9 millones de pesos convertibles, casi el 16 por ciento del total. Probablemente, la cifra contenga un notable sesgo a la baja, debido a las carencias en las fuentes de información. En primer lugar, por las estrecheces de la lista de actividades autorizadas a ejercer, que por omisión informaliza/ilegaliza e invisibiliza en las estadísticas un conjunto de labores que en la práctica se ejecutan, y que fuerza la utilización de licencias fachada para ejercer (ha sido el caso de las de fotógrafo, profesor de idiomas, u organizador de servicios integrales para fiestas, por solo mencionar algunas obvias) para aquellos que han luchado por mantenerse dentro de los márgenes de la legalidad.
En segundo lugar, la inexistencia de personalidad jurídica y un marco regulatorio que desconoce la heterogenidad y complejidades al interior de determinadas actividades, lanza hacia el régimen simplificado arbitrariamente a un conjunto de ellas (eliminando la necesidad de declaración jurada y por tanto perdiendo de vista ingresos generados) e impone a otras cargas leoninas que inducen comportamientos sub-declarantes.
Quiénes son los privados orientados a satisfacer la demanda del turismo?
Los emprendedores cubanos en el sector turístico han demostrado ser resilientes, innovadores y competitivos, involucrando a un creciente número de profesionales de las más diversas áreas que han abierto a los visitantes todo un universo de actividades únicas en las cuales participar y obtener una rica perspectiva de la sociedad cubana actual.
Es difícil ofrecer una respuesta completa en términos cuantitativos y cualitativos. Quizás los más fáciles de identificar sean los arrendadores a extranjeros, quienes en la segunda mitad de 2019 eran algo más de 17 800 y controlaban 26 224 habitaciones (casi 24 % del total!), unas 12 200 más que las presentes en 2016.
A ellos pueden sumarse un número determinado de transportistas (a tiempo completo o parcial), de cafeterías, restaurantes y otros elaboradores de alimentos, gestores de transporte y de alojamientos, artistas, propietarios de fincas y talleres que han creado condiciones para recibir huéspedes en sus instalaciones, y guías.
Estos últimos, incluyen servicios estandarizados para facilitar la estancia y un mínimo de comprensión del contexto local durante las visitas, más también han involucrado a un creciente número de profesionales de las más diversas áreas que han abierto a los visitantes todo un universo de actividades únicas en las cuales participar y obtener una rica perspectiva de la sociedad cubana actual. Si bien rebasa esos marcos, la pujante oferta de Experiencias [3] en Airbnb es una muestra de ello y de la contribución a la ansiada diversificación del esquema de sol y playa.
Tan complejo grupo, es además engrosado por un importante número de trabajadores a los cuales brinda empleo, formal e informalmente. A su vez, propicia constantes encadenamientos con otras actividades (construcción, servicios varios de mantenimiento, gestión de compraventa de inmuebles y medios de transporte, provisión de insumos del más variado tipo), generando efectos multiplicadores hacia el propio sector privado y al estatal (desafortunadamente, limitados en este último por la segmentación que impone el marco regulatorio vigente).
El crecimiento cuantitativo y cualitativo experimentado por el sector privado doméstico en el ámbito del turismo es sumamente notable, considerando que la ayuda más importante recibida por parte de las autoridades desde 2010, ha sido la autorización a desempeñarse y contratar fuerza de trabajo.
Inmersos en un contexto sumamente restrictivo e incierto, pero animados por la posibilidad de desarrollar proyectos personales y la generación de ganancias, los emprendedores han utilizado de manera innovadora los estrechos espacios disponibles en la lista de actividades autorizadas, desarrollando proyectos, integrándose en complejas estructuras de corte empresarial, participando en cadenas de valor que trascienden las fronteras nacionales, y atrayendo capital extranjero mediante la confianza como principal garante de los derechos de propiedad.
El florecimiento de estas iniciativas ha permitido la canalización de recursos endógenos, y capitales foráneos cuyos montos e intereses han permanecido fuera del espectro de interés oficial de las autoridades, hacia el rescate de estructuras habitacionales y activos, dinámicas de generación de empleo, y el desarrollo de una oferta turística de creciente diversificación.
Ha posibilitado también una comunidad de intereses entre cubanos que viven en Cuba, y sus amigos y familiares en el extranjero, motivando a todos con proyectos que aportan al crecimiento personal, y también desarrollo de sus entornos locales y del país. Para muchos ciudadanos, esta ha sido una vía que les ha permitido permanecer en la isla, muchas veces manteniendo un empleo en el sector estatal y realizando su contribución al fisco.
Lamentablemente, los emprendedores de Cuba han tenido que bregar con multiplicidad de obstáculos, algunas deformaciones que acompañaron el positivo paquete de reformas de 2010, y otros surgidos por vaivenes aparentemente ideológicos que pausaron el ritmo de la apertura, y de hecho la han hecho retroceder en variados aspectos.
Un notable golpe lo constituyó la resolución que en agosto de 2017 pausó por un tiempo la entrega de 27 licencias, incluyendo algunas directa o potencialmente vinculadas al turismo como el arrendamiento de habitaciones y viviendas, gestión de alojamientos, servicios gastronómicos en formato variado, y otras utilizadas de manera innovadora para poder ofrecer determinados servicios, como las de profesor de idiomas o la de organizador de servicios integrales para fiestas.
El impasse destrozó muchos proyectos y extendió los períodos de recuperación de muchas inversiones en curso. La vuelta de algunas licencias en diciembre de 2018, vino acompañada de nuevas restricciones, procedimientos burocráticos, e interpretaciones sesgadas.
Algunas sugerencias que facilitarían el camino
A continuación, se sugieren algunos temas esenciales/acciones que demandan ser evaluados e implementados por las autoridades en aras de facilitar desempeño de los privados y su articulación con el sector estatal turístico y otras esferas de la economía. Varios de los puntos a considerar, son por supuesto comunes al sector privado cubano en general, más adquieren su relevancia específica en el ámbito del turismo:
Revisión de la lista de actividades aprobadas, que tiende a minimizar el espacio formal de aporte para emprendedores en el área del turismo. Si bien el caso ideal implicaría transitar hacia una lista “negativa” que facilite una solución legal inmediata a la multiplicidad de proyectos que pueden concebirse, al menos en el cortísimo plazo sería necesario evaluar la incorporación a la lista actual, actividades que de facto se realizan y utilizan licencias de “cobertura” o que ni siquiera logran formalizarse.
A su vez, será necesario revisar el alcance descrito para cada actividad, y trasmitir a las autoridades regulatorias y fiscalizadoras de diferentes niveles (Direcciones de Trabajo, ONAT, inspectores, policía, etc.) una interpretación de los contenidos tendientes a la flexibilidad y no hacia la restricción. Ello permitiría la creciente generación de innovaciones, que de ser necesario podrán ser posteriormente incorporadas como nuevas actividades, precisando alcance y régimen impositivo.
Necesidad de disminuir los tiempos de entrega de licencias y disminuir la burocracia asociada. Para el caso de los arrendadores de vivienda y habitaciones, la sobrecarga de trabajo de las entidades a cargo de las visitas de inspección y aprobación de las solicitudes dilata innecesariamente su obtención y genera incentivos a la corrupción. Este pudiera constituir un caso ideal para instaurar entregas de autorizaciones inmediatas, e inspecciones posteriores.
Otro ejemplo de trámites burocráticos desconectados de la realidad, y que deberían desaparecer, es el requisito para obtener la licencia de Gestor de Alojamientos: requiere la presencia del arrendador o arrendadores con los que ejercerá la actividad. Este es un requisito excluyente, considerando la extensión de las redes, su dislocación geográfica, y los muy variables niveles de interrelación que pueden existir entre los gestores y arrendadores.
Permitir la capacidad de asociación en términos de cooperativas. Ello garantizaría la personalidad jurídica y sus ventajas, además de propiciar dinámicas de colaboración en ambientes cooperativos nacidas de la espontaneidad y no impuestas como resultado del desprendimiento de antiguas e ineficientes estructuras estatales. La formalización de estructuras empresariales, mediante cooperativas o a partir del ensanchamiento del marco regulatorio que hoy restringe a “cuentapropismo” el accionar de los privados, pudiera conllevar al desarrollo de dinámicas de productividad incrementada en el sector.
Garantizar al sector privado doméstico un acceso confiable y en igualdad de condiciones a los mecanismos formales de comercio exterior, insumos a precios mayoristas, y a créditos en términos de creciente inclusión.
Desarrollar mecanismos de pago flexibles, que permitan la recepción de transferencias en divisa procedentes del exterior, respetando plazos temporales establecidos para el acceso a los fondos, y permitiendo su utilización flexible como medio de pago en tiendas en divisa y otras del sistema de comercio, así como para extracción en cajeros y en bancos (en la divisa originalmente recibida o en moneda doméstica, a preferencia del cliente).
Un mecanismo efectivo y confiable de este corte, atraerá de manera creciente nuevos usuarios que abandonarán mecanismos de cash o de cierta informalidad, lo cual contribuirá a transparentar sus ingresos y a la demandada disponibilidad de divisas por parte del Estado.
Formalizar mecanismos que permitan la asociación del sector privado doméstico con el capital foráneo, y garanticen los derechos de propiedad. El reconocimiento de este tipo de inversiones ofrecerá mayor confianza a los inversionistas, permitirá canalizar capitales por canales formales en lugar del frecuente y riesgoso “efectivo en bolsillo”, puede abrir puertas a la participación del sector estatal en estas joint ventures (de interesarle), y contribuirá a su vez una estimación más certera de la recaudación fiscal en función de los flujos de caja necesarios para hacer rentables los montos de inversión inicial.
Por otra parte, abrir legalmente la posibilidad de que los cubanos puedan convertirse en propietarios “iguales” a sus contrapartes extranjeras, sería un hecho trascendental que superaría las regulaciones actuales de la IED donde el cubano es a priori condenado a ejercer siempre el rol subordinado de empleado en las empresas que involucran capital extranjero.
Comentarios finales
Los emprendedores cubanos en el sector turístico, ante la ausencia de apoyos más allá de las exiguas autorizaciones a ejercer, y de las restricciones llegadas con el tiempo, han demostrado ser resilientes, innovadores y competitivos. Han sido capaces de crecer no solamente en número, sino en una oferta diversificada y de calidad.
Un simple vistazo a los contenidos de TripAdvisor y Airbnb, revela la existencia de complejas redes de administración de alojamientos y de organización de paquetes turísticos, gestionadas por profesionales, y variadas en términos de tamaño y especialización. Las evaluaciones dejadas por los huéspedes, constituyen un honesto testimonio del valor generado por el sector privado doméstico.
La generación de condiciones más propicias para potenciar la contribución del sector privado en el sector turístico, dependerá de un cambio de concepción por parte de las autoridades hacia el sector privado en general, y hacia los implicados en la industria del ocio en particular.
Deben dejar de ser considerados como competidores, y comprendidos como aliados. Son efectivamente competidores, en ocasiones para las administraciones de hoteles y agencias de viajes que gestionan alojamiento, transporte y paquetes de entretenimiento. Pero dicha competencia puede generar dinámicas beneficiosas en términos de precio, calidad y diversificación de la oferta, más allá de los obvios ingresos fiscales.
Está en manos de las autoridades desarrollar un ambiente de cooperación donde todas las partes (privados, estado, compañías estatales y actores foráneos) puedan obtener beneficios y hacer una contribución al sector turístico, al crecimiento y desarrollo del país en general.
Mirando el presente de manera optimista, el tratamiento dado al sector privado por las autoridades ante la llegada de la covid-19 y la toma de complejas medidas iniciales como el cierre de fronteras, reveló un tratamiento “parejo” ante el establecimiento de restricciones en diversas actividades con exponentes en el sector privado y estatal.
En comparecencias públicas, el primer ministro Manuel Marrero (antiguo ministro de turismo, se expresó en términos inclusivos, resaltando la contribución de privados en ámbitos como la elaboración de alimentos y el transporte. Fue además notable, su reconocimiento a la existencia de facto de servicios ofrecidos por privados al turismo y que no se encuentran contemplados en la legislación vigente. En los días y semanas posteriores, se ha respetado la estancia en alojamientos privados de extranjeros que han permanecido en el país, y se han ofrecido a los privados determinadas facilidades para posponer el pago de sus impuestos o solicitar por vía electrónica el cese temporal de su actividad.
Cuando comiencen a restablecerse los flujos de turismo, el sector privado tendrá listos sus activos físicos, conocimientos y recursos humanos para dar la bienvenida a los visitantes. Está en manos de las autoridades, hacer que su desempeño no sea una incierta carrera de obstáculos, sino que transcurra en un ambiente de cooperación donde todas las partes (privados, estado, compañías estatales y actores foráneos) puedan obtener beneficios y hacer una contribución al sector turístico, al crecimiento y desarrollo del país en general. (2020).
BIBLIOGRAFÍA
CEPAL. (2020). Dimensionar los efectos del COVID-19 para pensar en la reactivación. Informe Especial COVID-19 No.2.
Cubastandard. (2020). Economic trend report. Forth quarter 2019.
Monreal, P. (30 de abril de 2019). Gestión macroeconómica anti- crisis en Cuba: dos elefantes en la habitación. El Estado como tal.
ONEI. (2019). Anuario Estadístico de Cuba 2018.
ONEI. (2020). Series estadísticas turismo 1985-2018.
ONEI. (2020). Turismo internacional. Indicadores seleccionados. Enero-Diciembre 2019.
Triana, J. (26 de agosto de 2019). Menos turistas vs más ingresos por turista. OnCuba.

Notas:
[1] Véase (Monreal, 2019) y (Triana, 2019).
[2] Véase (Cubastandard, 2020).
[3] Las Experiencias son un producto relativamente nuevo, que propicia el encuentro de los viajeros con personas del país que visitan, para participar en actividades u ofrecer perspectivas únicas. De forma general, transcurren fuera de los canales estandarizados para el turismo de grandes grupos.
………………..

LAS HORAS DE UNA MADRE SOLTERA EN CUARENTENA
POR GLENDA BOZA IBARRA | MAY 10, 2020

Las horas de una madre soltera en cuarentena

Nixys Leydis Báez Polanco tiene 31 años y dos niñas de 6 y 7. Es ingeniera informática y vive en Las Tunas. Ha criado sola a sus hijas desde que la mayor tenía casi 2 años. Su carga de trabajo diario se duplicó cuando suspendieron las clases. Irse a casa, a cuidar a sus hijas, no ha significado estar de vacaciones.

6:00 a. m. La alarma enciende la pantalla del celular. Ya no hay círculo infantil ni escuela, pero el tiempo sigue siendo el mismo: insuficiente. Veinticuatro horas no alcanzan para una madre soltera con dos niñas. Tiene deseos de dormir un rato más, pero su cuerpo ya olvidó la sensación de despertarse después de las seis. Apaga el sonido de la alarma y se queda quieta.

“Me cuesta dormir la mañana. En la mente, todavía acostada, repaso todas las tareas del día, las organizo, pero sé que no me dará tiempo. Otra vez”.

6:31 a. m. Ha sentido a las niñas moverse en la cama. Se han levantado. Finge estar dormida y ellas se sientan frente al televisor. No hay muñequitos. Encienden la tablet. Se aburren. Tienen hambre. La despiertan. Se va a la cocina y pone a hervir la leche. Un ligero descuido y la espuma se derrama sobre la hornilla eléctrica.

“Antes de desayunar se bañan. Como Lorena ya tiene 7 años exige bañarse sola. Lianet, la más pequeña, imita a su hermana. Ellas solas se cepillan la boca y se duchan. Tengo que estar pendiente porque me gastan el agua del tanque. En las tardes, las baño yo”.

9:02 a. m. Todas están sentadas en la mesa. El horario de mamá es estricto. En la mesa del comedor hay poco espacio para la computadora y los libros y las libretas de las niñas. Pero se las arreglan. A veces ellas ocupan una mesita pequeña, redonda, casi de juguete, para dejarle más espacio a su mamá. La madre enciende la computadora, pero el equipo estará toda la mañana –y posiblemente la tarde– en reposo.

“Pocas veces puedo adelantar los asuntos de trabajo. Me lleva toda la mañana ayudarlas a hacer las tareas, explicarles los contenidos de cada teleclase. Con Lianet es fácil porque está en prescolar y tiene que hacer trazos y recortes. Con Lorena es más difícil. Está en primer grado y de mí depende ahora que aprenda bien a leer, a escribir, a sumar, a restar”.

10:00 a. m. Las niñas piden merienda. Buscan en el refrigerador restos de flan, pudín, cremitas de leche, algún dulce que su madre terminó la noche anterior, casi de madrugada. Hacen una pausa y vuelven a los libros y libretas. La madre aprovecha para servirse agua. El bombillo de la computadora parpadea. Sigue en reposo.

“Como están todo el tiempo en la casa siempre tienen hambre. A veces bromeo con que me van a comer a mí. Es muy difícil conseguir lo que se necesita, sobre todo para mí, que no tengo quien me cuide a las niñas. A veces mi mamá me ayuda, pero ella vive lejos.

El 21 de abril Lorena cumplió 7 años y tuvimos una fiesta para nosotras tres. Me costó conseguir algunas cositas para que ella no se sintiera mal. Es una niña, pero sabe que su cumpleaños es un día de fiesta, que no puede faltar el cake. Por suerte, la familia y los amigos le enviaron mensajes por WhatsApp y le prometieron que cuando todo pase celebraremos”.

10:55 a. m. La alarma del celular vuelve a encender la pantalla. Es el horario de las teleclases. Las tres se acomodan en los dos sillones de la sala. Las niñas se entretienen. La madre trata de concentrarse. Hace fotos y videos de la pantalla. No quiere perder ningún detalle.

Las teleclases casi son más para los padres que para los niños. Todo lo explican muy rápido. El profesor nos enseña a nosotros cómo debemos enseñarles a ellos. Siempre estoy con una clase de atraso. La de hoy se las explicaré mañana y así sucesivamente. Entre la cocina, la limpieza de la casa y la ropa, la compra de alimentos, el trabajo…, casi no doy abasto. Perdí algunas teleclases porque se me rompió el televisor. Válgame mi padrastro, que a los pocos días vino y lo arregló.

A veces me río sola viendo a los profesores explicar en la televisión el funcionamiento familiar: ‘los niños tienen que regar las plantas y hacer tareas con abuela mientras mamá cocina y papá sale a buscar los alimentos’. Así, supuestamente, todo da tiempo, pero esa no es mi realidad, ni la de mis hijas”.

11:23 a. m. Las niñas se entretienen y poco o nada escuchan de las condiciones familiares que explican en la televisión. Valga suerte. Un rato más tarde termina la “penitencia” frente al televisor y están listas para almorzar. Desde la ventana una vecina les avisa que sacaron helado en una tienda a tres cuadras. Las niñas reciben el sermón de cómo comportarse mientras mamá no está. Lorena asegura que, como ella es la mayor, se quedará a cargo.

Cuando debo salir a comprar algo cierro la casa con llave y las dejo solas. Antes las dejaba con una vecina, pero ella y su esposo son dos ancianos y temo que pueda contagiarlos en caso hipotético de enfermarme. Entonces le dejo la llave a Lilia –la vecina– y le pido que me vigile a las niñas por la ventana. Lorena sabe que si algo sucede debe llamar a Lilia. Salgo siempre con un susto en el pecho”.

12:35 a. m. Una hora en la cola para comprar helado. Se ha acabado. Regresa a casa. Sirve el almuerzo y se sientan las tres a la mesa. Por la ventana la vecina avisa que sacaron yogur en la bodega. Se viste mientras las niñas terminan de comer. Su plato tiene aún dos tercios del almuerzo. Repite el sermón de cómo comportarse mientras ella no está.

Me toma unos minutos salir de casa porque hay que cambiarse de ropa, ponerse el nasobuco y arreglarse. Me compongo un poco antes de salir. No suelo demorar mucho porque las cosas ‘vuelan’. A veces he tenido que dejarlas solas hasta tres veces en el día. Trato de salir lo menos posible, pero cuando las provisiones comienzan a terminarse es imposible cumplir estrictamente con la cuarentena. El otro día tuve suerte porque una conocida me prestó su identificación como activista de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) —mujer que hace mandados para personas necesitadas— y pude pasar antes de que se acabaran las cosas. En la puerta un policía me paró y me preguntó a quién yo estaba ayudando. Le dije mi propio caso: ‘estoy comprándole a una madre soltera que vive sola con dos niñas’. Supuestamente alguien me debe comprar a mí y ayudarme en el barrio, pero hasta ahora nadie se ha brindado”.

2:10 p. m. Los juguetes están regados por toda la casa. En la sala hay dos muñecas tiradas en el piso: están en la pista de baile. En la mesa hay otras dos: están en el restaurante. En la cama las niñas juegan con el resto de los “tarecos”: allí es el hospital. En el pasillo lateral de la casa, la madre tiende la ropa lavada, pendiente al silbido de la olla de presión. De vez en cuando se asoma a la computadora, revisa algún archivo, anota en una hoja llena de cálculos sobre la mesa. Vuelve a la cocina. Luego a la lavadora, que ha parado de dar vueltas. Una y otra vez repite el recorrido entre el pasillo, la cocina y la mesa: multitarea, le llaman.

En las tardes dejo que jueguen y vean los muñequitos. Si las obligo a seguir estudiando lo hacen de mala gana y no se concentran. Yo aprovecho y adelanto varias cosas: la comida, lavar, limpiar. Siempre cocino suficiente para dos comidas, y a veces hasta para tres. Aprovecho para que sea solo calentar y hacer algo rápido como freír huevos o croquetas. No botamos nada, la comida está escasa y todo puede reutilizarse”.

5:15 p. m. Es la hora del baño… y las preguntas. Las tres se reúnen allí, a repasar los sucesos del día mientras llega su turno en la ducha. Luego, continúan la conversación en “la cama de mamá”. A veces Lianet las peina. A veces les hace moños mientras repite de corrido las medidas para evitar el coronavirus: lavarse las manos, no tocarse los ojos, quedarse en la casa, usar el nasabuco. “Nasobuco, con o”, le rectifica la hermana mayor.

Hablo mucho con ellas. También de vez en cuando les peleo. No es fácil criar sola a dos niñas. A veces también me canso, me obstino. La hora de la comida, a las 7:00 p. m., es otro momento agradable que compartimos juntas, aunque a veces se sientan con el plato de comida frente al televisor. ¡Muñequitos!”.
8:00 p. m. Hora de dormir para las niñas. Ninguna protesta. Lianet y Lorena aprendieron que los horarios son estrictos. Aprendieron que “ahora comienza la hora de mamá”. Ya arropadas, con pijama, beso en la frente y luz apagada, piden su biberón con leche.

“La leche antes de dormir no les puede faltar. Antes era más fácil, pero desde que Lorena cumplió los 7 años le quitaron la cuota de leche. Justo al otro día. Ahora debo repartir medio biberón a cada una, porque no es suficiente. Conseguir leche es muy difícil, más en estos tiempos de pandemia. Hace unos días tuve que improvisar y darles jugo, porque no tenía nada más. Les costó quedarse dormidas”.

8:32 p. m. Silencio en la casa. En la pantalla de la computadora hay varios archivos abiertos. Tres horas y varios bostezos después los números comienzan a verse dobles. Está exhausta. No le gusta el teletrabajo. No en estas circunstancias.

Les dejo a las niñas el televisor durante el día para que se entretengan. En la noche a veces veo la novela o alguna película. Generalmente leo, pero desde que suspendieron las clases y me tuve que quedar con las niñas, aprovecho las noches para trabajar. Me alegra poder hacerlo desde casa, pero el tiempo nunca me alcanza.

“Las noches de los fines de semana las dedico a mí. Me arreglo las uñas, me conecto a Internet, chateo con mis amigas…, me entretengo”.

12:41 a. m. Ya en la cama, cansada, le es difícil cerrar los ojos. A pesar de la rutina de los años también le cuesta dormir sola, extraña la compañía y el abrazo, pero no hace de esa ausencia una preocupación para sumar. ¡Cuando sea, ya será! No es tener pareja la primera entre sus prioridades.
……………………
NEOLIBERALISMO EN LA CONCEPTUALIZACIÓN ?
POR OSCAR FERNÁNDEZ ESTRADA
https://progresosemanal.us/author/oscar-fernandez-estrada/

Si lo aprobado en la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista http://www.cubadebate.cu/especiales/2017/07/13/lea-los-textos-definitivos-de-la-conceptualizacion-del-modelo-cubano-y-la-actualizacion-de-los-lineamientos/ debe tomarse con cautela por contener los gérmenes amenazantes de un destino neoliberal que casi nadie desea, no queda otra que rendirse o, mejor, alzarse en su defensa.

Avizorar los peligros que acarrea cada una de las necesarias transformaciones a implementar es actuar con juicio comprometido. Pero, sugerir que la institucionalización del pequeño sector privado cubano —entre otros pendientes— pueda asociarse con el fundamentalismo de mercado canonizado por John Williamson resulta, como mínimo, una alerta desatinada.

La austeridad y disciplina como objetivo principal de la política fiscal; la liberalización de las tasas de interés y los tipos de cambio; la desregulación arancelaria; la apertura extrema a la inversión extranjera;
la liberalización de los flujos de capital financiero; la privatización masiva de empresas estratégicas; el traspaso a manos privadas de los servicios públicos; y la mercantilización de cada aspecto de la reproducción social, obviamente no figuran entre las políticas aprobadas por las autoridades cubanas y tampoco anidan en las tesis de la mayoría de los académicos en liza.

Es cierto que, a pesar de bregar varios años entre especialistas y funcionarios, y de haberse aprobado por un Congreso del PCC y sus estructuras a todos los niveles, el documento de marras resultó menos minucioso en algunas importantes piezas del rompecabezas proyectado. Pero, en la definición del sistema de formas de propiedad que hoy apremia deja muy poco margen a las interpretaciones. Implica una ruptura, eso sí, con la estricta creencia sobre la que se ha modelado históricamente la transición socialista en Cuba, que aún padece una crónica estrechez en su concepción de la heterogeneidad.

El sistema de formas de propiedad en la Conceptualización

La primera novedad que uno percibe al examinar este documento es que las diferentes formas de propiedad son concebidas como un sistema, sobre el cual, consciente de riesgos y contradicciones potenciales, actuaría el Estado en pos del desarrollo de las fuerzas productivas.

Entre las formas de propiedad reconocidas hay tres que resaltan por su trascendencia. A la propiedad socialista de todo el pueblo se le considera “columna vertebral del sistema de relaciones de propiedad”, basado en su predominio sobre los “medios de producción fundamentales”, los que quedaron enunciados en un listado primario de referencia. Se concibe una propiedad cooperativa “sustentada en el trabajo colectivo de sus socios” con la idea de convertirla en “objeto de atención especial entre las formas no estatales”.

Y se incorpora la propiedad privada con la encomienda explícita de “aportar a la identificación y aprovechamiento de potencialidades productivas y al bienestar, para el desarrollo socioeconómico del país”. Como parte de esta última categoría se especifica que las personas naturales cubanas, además de actividades por cuenta propia, podrían constituir “empresas privadas de mediana, pequeña y micro escalas (…), que son reconocidas como personas jurídicas”.

El reconocimiento de estas formas fue presentado por el Partido como una respuesta necesaria “al insuficiente desarrollo de las fuerzas productivas” en el país y “al nivel de socialización alcanzado por la propiedad social”. En tanto confía que esta diversificación aporte “a los objetivos de la construcción del socialismo al contribuir a movilizar recursos humanos, materiales y financieros nacionales y extranjeros”.

Entre sus atributos destacan “posibilitar que el Estado y el Gobierno se concentren en las complejas tareas que le son propias, tributar a la eficiencia integral de la economía, generar empleos productivos, desplegar iniciativas, impulsar las fuerzas productivas, incrementar los ingresos al Presupuesto del Estado y contribuir al bienestar en función de los objetivos del desarrollo socialista”. Así se aprobó en julio de 2017.

La amenaza de fondo

No obstante, el reconocimiento y fomento de pequeñas y medianas empresas en Cuba está muy lejos de tener capacidad resolutiva para todos los males de la economía. Es una necesidad. Aportará dinámicas de innovación incremental, generará empleos, abrirá espacios de realización profesional, cubrirá importantes segmentos de oferta, asumirá pequeñas tareas en producciones estratégicas, ayudará a socavar el bloqueo de Estados Unidos. Pero no es la medida principal.

Sin embargo, ha sido el punto de fractura del consenso sobre la reforma, o tal vez la cortina de humo que ha propiciado su inmovilización. La transformación fundamental, que permanece atascada ante una incomprensible resistencia, es la que debe acometerse en esas “alturas dominantes” que describía Oscar Lange el siglo pasado. El sector estatal es el centro del problema.

Desafíos más despiadados gravitan sobre el modelo de gestión de la propiedad estatal sin activar las alarmas veladoras.

1.El control por una sola empresa de un mercado cuya naturaleza económica, implicaciones políticas o efectos sociales no justifican en lo absoluto una estructura monopólica, genera las más perversas distorsiones para el bienestar de la sociedad. Donde quiera que esto ocurra, el monopolio debe ser disuelto para permitir concurrencia de otras empresas estatales, y —dependiendo de la actividad— también de actores privados.

2. La inverosímil —y no tan conocida— discrecionalidad en la aplicación de un marco regulatorio que permite a algunos conglomerados empresariales facilidades para una gestión cuasi independiente de los mecanismos centrales del plan, debe ser corregida. Si las bondades de este modelo han demostrado efectividad en las corporaciones a las que se aplica, no es comprensible que se mantengan regulaciones mucho más restrictivas en las restantes. Las reglas que enfrente el universo de empresas deben ser homogéneas y no selectivas.

Según propone el citado documento “todas las entidades de carácter empresarial interactúan en beneficio del desarrollo económico y social, funcionan bajo similares condiciones en los mercados y están sujetas al cumplimiento del marco regulatorio y de control definido por la ley”. La ley de empresas que debió salir en 2017; no puede esperar al 2022, y no solamente debido a las PYMES.

3. Más allá de la consabida necesidad de autonomía para las empresas, la ausencia total de protagonismo obrero —aunque huelguen campañas para argumentar lo contrario— perpetúa las vulnerabilidades de un socialismo desde arriba inhabilitado por naturaleza para hacer avanzar la realización de la propiedad social.
El llamado a “la aplicación de métodos participativos de dirección y control despojados de formalismos, que involucran a los trabajadores en función de incentivar el interés colectivo e individual (…), así como los valores compartidos por la organización y la sociedad” podría tomarse como punto de partida.

4. El poderío inconmensurable que han venido adquiriendo algunas empresas, grupos y supra grupos, desplegado en las más disímiles actividades, requiere ser dispuesto con urgencia al más profundo escrutinio público. En este punto radica una de las más importantes pólizas para garantizar un desarrollo saludable del proceso de reformas: implementar fórmulas que transparenten la gestión estatal y permitan un control social efectivo.

La Resolución del MEP (Ministerio de Economía y Planificación) número 570 de 2012, por ilustrar con un ejemplo, resolvió el requisito de licitación pública para la concesión en arrendamiento de locales estatales a cooperativas no agropecuarias. Este articulista no ha encontrado referencias, al menos en medios provinciales o nacionales, a las convocatorias a procesos de licitación y sus resultados para ninguno de los
espacios ya concedidos, todos ellos propiedad socialista de todo el pueblo. Como consecuencia, el público desconoce a quiénes fueron arrendados esos locales, cómo tuvo lugar el proceso, y a qué compromisos se deben las partes.

La Conceptualización explicita su posición sobre este tema cuando sostiene que “la información veraz y oportuna constituyen derechos ciudadanos y bienes públicos” y deben estar “principalmente al servicio de la participación, (para) propiciar el debate ciudadano en torno a los asuntos públicos”.

La apuesta por una mayor presencia del sector privado buscando dinamizar a corto plazo el desempeño económico, con certeza tendrá implicaciones en las relaciones sociales. Sin embargo, persistir en un modelo basado en un estatismo hiperbolizado, inhabilitado para solventar varias de las necesidades objetivas de la reproducción, convaleciente de monopolios y discrecionalidad forzados, y urgido de una revolución en la participación ciudadana, entraña un riesgo de reversión sistémica superior, más peligroso, que debería gobernar el debate actual.

El socialismo en la URSS no parece haber sido destruido por el sector privado autónomo que emergió de los primeros cambios de la perestroika. No fueron aquellos cuentapropistas los que devinieron millonarios, ni sus pequeñas empresas las que secuestraron el ámbito político. El gobierno de Estados Unidos, a través de sus programas de financiación de la oposición construida o auténtica, ha demostrado una escasa capacidad de socavar las bases del poder político en Cuba y poner en peligro su continuidad.

Libérese la posibilidad a las personas de desplegar toda iniciativa que no sea socialmente lesiva y centremos esfuerzos en censurar aquellos feroces peligros que nos habitan en las sombras.
…………………

MARX PRIMERO SOCIALISMO DESPUÉS.
POR ROGELIO CASTRO MUÑIZ

Marx me apasiona por dos razones fundamentales:
– Soy pobre, de origen humilde y mi padre siempre despreció la riqueza personal por ser víctima de esta.
– Las ideas de Marx-Engels, ante todo NO son absolutas ni dogmáticas, ni en filosofía, ni en economía política, hay que continuar desarrollándolas, para ello hay que aplicar cada punto con precisión de lo que estamos haciendo y evaluando los errores de su aplicación, sin dejar de analizar si esta ajustado al conocimiento.

El estudio de una sociedad mejor es motivo de muchas tesis doctorales, aplaudidas por doctores de diversas ciencias que en Cuba se ajustan a una sociedad en desarrollo y con el socialismo como línea. La aplicación de estos estudios no es tomada en cuenta en su mayoría, para no ser absolutos, cuando proyectamos el desarrollo de la sociedad, gastando esfuerzo y dinero de universidades y centros de estudio.

Cuando leí del trabajo del compañero Ricardo Jorge Machado “Carlos Marx, toda la verdad sobre la naturaleza humana. El Capital visto desde hoy”, coincido en que el homenaje a Marx siempre ha sido poco, más en Cuba con un partido único Marxista. No se trata solo del homenaje, el estudio de las obras Marxistas-Leninistas es muy pobre, su divulgación no pasa de las academias; la población, los trabajadores y casi todos los estudiantes universitarios hacen rechazo al Marxismo como asignatura.

En lo personal nunca me he sentido cómodo en un círculo social donde exponga criterios y opiniones sobre la obra de los creadores del socialismo o sobre la concepción del mismo como organización social justa y capaz de superar al capitalismo en su desarrollo económico basado en el uso de la ciencia (Socialismo Científico no Utópico). Siempre la mayoría abrumadora se impone y el tema no pasa de un enunciado. Nadie está dispuesto a comentar o debatir sobre el tema. La práctica de la vida común cae como un telón negro sobre la magnífica proyección de la teoría más completa sobre la naturaleza, la sociedad y el pensamiento.

Cuando esto me ocurre siempre recuerdo las primeras frases del “Manifiesto del Partido Comunista: ” Un fantasma recorre el mundo: el fantasma del comunismo “. A 172 años aún el comunismo sigue siendo un fantasma. El fantasma de los ricos temerosos de perder su fortuna y de otros que pensando en un futuro mejor creen ser capaces de hacer fortuna con solo su sabiduría.

Es una realidad innegable solo dando el primer paso en nuestras calles se demuestra por si sola. Este es el resultado de muchos factores en su aplicación (errores) y de la enseñanza.

En la práctica, cuándo se discute en una asamblea de trabajadores las razones que los empoderan como propietarios basados en la obra de Marx y su estudio del Capital, y de la Plusvalía (EXPLOTACIÓN DEL HOMBRE POR EL HOMBRE). Sí el poder se les enuncia, pero no se les deja ejercer, salvo alguna reclamación o denuncia.

Peor ocurre en los Comités de Base de la UJC y en los Núcleos del PCC, donde los documentos de discusión nunca son obras o aspectos de la teoría y práctica del Marxismo. Documentos que pueden ayudar en la demostración de tendencias procapitalistas o aclarar otros aspectos de la tan enmascarada explotación.

En las iglesias primero va la lectura de la Biblia, después los comentarios de la comunidad. Porque en el PCC nunca se lee nuestra Biblia: obras de Marx, Engels o Lenin. Recuerdo el día que el compañero Fidel Castro Ruz expuso ante el congreso del PCC el Programa del Partido, allí dijo que esa era la Biblia del Partido.

Por lo tanto, no somos un partido de conocedores de la ideología que profesamos, solo decimos revolución, hablo del pueblo y de las organizaciones de base, el desconocimiento del marxismo de forma general es tangible. Como bien dice el compañero Ricardo Jorge Machado, el estudio de esta lleva tiempo, dedicación, sacrificio, por lo tanto, no se puede divulgar un día y olvidarlo al otro.

Ni en la facultad de economía se estudia El Capital a profundidad. Los economistas que no despiertan su interés personal no llegan a dominarlo, pues no es objetivo de estudio. En Cuba socialista este debe ser un estudio pausado y profundo durante toda la carrera, no para dominar sus fundamentos generales, sino para dominar toda la teoría, es muy cierto que solo se le da importancia al primer tomo.

En su artículo la crítica a la Burocracia en Cuba es justa y fundamentada, no por tocar el tema del socialismo asiático, sino por su existencia como tal. En el Informe al Primer Congreso del PCC hay críticas a todo cuando se habla de los errores cometidos, su lectura es homóloga doce años después en la rectificación de errores. El Programa del PCC olvidado y la creación de los Lineamientos sin mencionar si quiera la existencia del programa. El incumplimiento de casi todos los lineamientos en la actualidad es prueba fehaciente de la burocracia.

Ejemplo de errores que perduran es el salario. En qué parte de la teoría Marxista se fundamenta que el hombre por su trabajo perciba una cantidad de dinero MUY inferior al de sus necesidades de subsistencia, siendo la cuota de Plusvalía entregada al estado inmensamente superior y sin destino explicado para él?

La tendencia a exacerbar la propiedad privada sobre medios de producción no fundamentales, también puede ser un error. Como fijar el límite (impuestos), la procedencia del capital originario de cada dueño y un registro real de sus hechos económicos, es cuestión de legalización e institucionalización que debe acometer el Estado Socialista, sin miedo ni perjuicios. El tiempo sigue pasando y el no correr para no errar es la justificación de la burocracia para no hacer o de la incapacidad para hacer por el miedo a errar.

No fue la propiedad privada limitada la que derrotó a la Comunidad Socialista de Europa, fue el inmovilismo, se han preguntado cuánto dura la vida de un hombre para esperar los cambios por los que siempre luchó.

Con el derecho a la crítica comparto y discrepo de la que ha hecho el compañero Julio Sergio Alcorta Fernández a Ricardo Jorge, comparto cuanto defiende el valor de la teoría Marxista, pero no veo en que momento el compañero Ricardo se enuncia como conocedor de la verdad y el conocimiento a niveles portentosos. Lo que considero del artículo es que estimula al estudio para lograr ese conocimiento que todos necesitamos si queremos ser socialistas, con aspiraciones al comunismo del que ya ni se menciona, es como predicar la Biblia, cumplir los mandamientos y no querer ir al Paraíso.

Respecto a criticar la dirección del país, el primero en criticar la burocracia siempre fue el compañero Fidel Castro Ruz, su mérito es indiscutible, reconocido por amigos y enemigos. El reto de la nueva dirección no está en hacer un plan hasta el 2030. En Cuba siempre se hicieron los Planes Quinquenales, con todas las condiciones (La URSS) y su cumplimiento no fue el mejor.

Homenaje a Marx y sus enseñanzas es el principio para poder preparar las condiciones que nos permitan desplegar un sentir y tener de la distribución socialista de la riqueza de un país desarrollado al que todos aspiramos.
…………………….

INICIO / FILOSOFÍA MARXISTA LENINISTA
CARRERAS
FILOSOFÍA MARXISTA LENINISTA
https://www.mes.gob.cu/es/ingreso/carreras/filosofia-marxista-leninista

La construcción del socialismo es un proceso social sumamente complejo que requiere de una dirección científica consciente, la y sólo es posible si tiene como base teórica al marxismo-leninismo, cuyo fundamento filosófico es el materialismo dialéctico e histórico.

Este profesional debe poseer una amplia cultura filosófica y científico social, que le permita insertarse creadoramente en la lucha de las ideas que caracterizan al mundo contemporáneo desde posiciones revolucionarias.

Su labor fundamental está dirigida a la interpretación de los procesos de producción y reproducción de la vida social y el sistema de interrelaciones que ellos generan. En estos procesos, el elemento esencial lo constituye la interacción del hombre con el resto del mundo.

¿Qué contenidos estudiarás?
Historia de la Filosofía
Pensamiento Filosófico y Social de los Siglos XIX y XX
Metodología, Psicología y Antropología
Teoría e Historia de la Filosofía Marxista Leninista
Sociedad y Producción Espiritual

Lógica y Gnoseología
Pensamiento Cubano y Latinoamericano
Teoría e Historia del Pensamiento Político
Estudiarás también los principios de la Pedagogía y la Metodología de la enseñanza de la Filosofía Marxista Leninista.

Instituciones: Universidad de La Habana/Universidad de Oriente/Universidad Central Marta Abreu de las Villas
Modalidad: Diurno
……………………….

LA REVOLUCIÓN CUBANA Y LA TEORÍA MARXISTA
(Documento sometida al Pleno del Comité Central del Socialist Workers Party
(SWP-Partido Socialista de los Trabajadores] de enero de 1961)
http://www.bolshevik.org/espanol/mb/La%20Revolucion%20Cubana%20y%20la%20teoria%20marxista.html

La Revolución Cubana, tal y como se ha desarrollado en los últimos 19 meses, plantea algunos problemas teóricos difíciles para los marxistas. Por supuesto estos son problemas que nos deben llenar de alegría, porque nacen del hecho de que la Revolución Cubana ha llegado más lejos, más de prisa y a más profundidad que cualquiera de nosotros había anticipado, de hecho se ha convertido en una profunda revolución social. Sin embargo las paradojas y los problemas continuan y hasta pueden plantear ciertos peligros para nosotros.
Lo que es sorprendente de Cuba es ésto; el hecho de que es un movimiento revolucionario naciente de la clase media urbana y ha conseguido el apoyo del campesinado, que subió al poder cuando los Estados Unidos dejaron caer finalmente a su antiguo títere, Batista, y que procedió, una vez en el poder, a seguir un curso auténticamente revolucionario. Desarmó al antiguo ejército y a las fuerzas de la policía y armó a los obreros y campesinos pobres, expropió las mayores posesiones económicas del capital estadounidense, rompió con los líderes políticos representativos de la burguesía liberal cubana. Y todo ésto sin la existencia (por no hablar de la intervención) de un partido socialista revolucionario y sin ninguna acción autónoma de la clase obrera.
Es evidente la contradicción de todo ésto con lo que debíamos esperar de la Teoría de la Revolución Permanente. Si estamos en lo cierto de que toda revolución en nuestro tiempo debe ir más allá de los límites “democrático-burgueses” para llegar a un éxito real, y sí podemos hallar plena comprobación de esta faceta de la teoría en la Revolución Cubana, también hemos creido que este proceso solamente puede tener lugar bajo el liderato de la clase obrera y bajo la dirección del partido marxista!
Algunos camaradas han intentado hacer desaparecer esta dificultad aplicando a la Revolución Cubana un concepto prefabricado. Cuba, nos dicen, se ha convertido en un “estado obrero” o, si se quiere, es regido por “un gobierno obrero y campesino”. Desgraciadamente el sustituir un sistema de categorías prefabricadas por el análisis marxista en vez de resolver cualquier problema teórico, simplemente los generaliza, les da una urgencia y una importancia que abarca mucho más allá de su estado presente. ¿Debe llamarse a Cuba “un estado obrero”? ¿No es pués necesario resolver el problema general de cuáles son las condiciones bajo las que podemos esperar el éxito de revoluciones proletarias bajo la dirección de la clase media y sin siquiera la participación de la clase obrera o de un partido de la clase obrera? ¿Es el régimen de Castro “un gobierno obrero y campesino”? ¿Y cuáles son entonces la naturaleza del estado cubano? En todo caso, la composición social del aparato del estado, de las fuerzas armadas y de la milicia, es más proletaria que la del gobierno-y así volvemos a nuestro previo problema. ¡Aunque pudiéramos evitar este problema inevitable, todavía estaríamos enfrentados con un bicho raro, un gobierno obrero y campesino en el cual no hay obreros ni campesinos, ni representantes de partidos independientes de obreros y campesinos. Desde luego ni el Cuarto Congreso de la Internacional Comunista (IC), ni el Programa de Transición previeron dicho fenómeno.
No contribuiremos en nada a la teoría marxista o a comprender la Revolución Cubana sí partimos de la base de que antes de que podamos apoyar una revolución debemos bautizarla como “proletaria”, o sí buscamos atajos no proletarios hacia la revolución socialista. Por encima de todo debemos rechazar la tendencia a pensar con conceptos abstractos, a buscar antes que nada un nicho ideológico en el cual embutir una realidad indomable. Toda teoría científica está perpetuamente en juicio ante los hechos y todo error en predecir y explicar correctamente los hechos sugiere la posibilidad de algo inadecuado en la teoría. Específicamente, si en ciertos determinados países en la presente coyuntura concreta, nuestras perspectivas teóricas sobre la necesidad de una dirección proletaria para conseguir los fines de la revolución democrático-burguesa son rebatidas por la realidad, debemos reconocer que, aunque ésto no requiere una revisión general de la teoría, desde luego requiere examinar de nuevo y modernizar estos aspectos concretos de la teoría.
En este breve artículo no intentaremos llevar a cabo un tal reexamen, ni tenemos la intención de presentar aquí un análisis teórico desarrollado de la Revolución Cubana; lo que en realidad intentaremos es exponer un esquema teórico con el cual ese tipo de análisis podrá ser finalmente desarrollado.
Nuestro punto de partida debe ser la tarea histórica inmediata que tiene ante sí la Revolución Cubana: vencer el atraso y pobreza de las masas impuestos por siglos de colonialismo y más particularmente por los pasados cincuenta años de monocultura azucarera inspirados por, y que benefician sólo a los capitalistas estadounidenses. E1 hacer ésto requería una condición previa absoluta, una reforma agraria radical. Pero como las grandes plantaciones de azúcar y los ingenios estaban principalmente en manos de los capitalistas estadounidenses, no se podía emprender ninguna acción sin chocar inmediatamente con el imperialismo norteamericano y no se podía llevara cabo ninguna reforma profunda sin acabar con la dominación económica de los Estados Unidos en la isla.
Ahora bien, estos fines: modernización, reforma agraria, independencia nacional, desde luego “no son reformas socialistas. Simplemente sientan las bases sobre las cuales será construida la Cuba del futuro. ¿Pero esa Cuba será capitalista o socialista? El plantear esta cuestión indica un aspecto esencial del problema cubano, el que la respuesta no será encontrada en Cuba. Una Cuba socialista independiente, aislada, sola frente al enorme poder de los Estados Unidos es un absurdo evidente. Pero no menos absurda es la idea de un desarrollo independiente del capitalismo cubano. Es por lo tanto falso argumentar que Cuba debe ser o bien un “estado capitalista” o “un estado obrero”; o bien “un gobierno capitalista” o “un gobierno obrero y campesino”. Estamos aquí ante un proceso extremadamente dinámico y contradictorio cuyo destino está unido con el de la revolución latinoamericana en su totalidad.
E1 Departamento de Estado de los Estados Unidos, brutalmente ciego durante tanto tiempo en su política hacia Latinoamérica, se ha dado cuenta de repente de este hecho. El cambio brusco en 1959 de una línea pro-Castro a una línea violentamente anti-Castro no se debió precisamente a consideraciones limitadas a Cuba: lo esencial era que al expropiar bienes norteamericanos y, sobre todo, al reorientar su comercio de los Estados Unidos hacia el bloque soviético, Cuba había adquirido un papel decisivo a la cabeza de la revolución latinoamericana y estaba conduciéndola en una dirección extremadamente peligrosa.
Los fines de la política, estadounidense han quedado finalmente perfectamente claros: apuntalar, a cualquier coste, los regímenes burgueses más o menos “democráticos” mientras gradualmente liquida las dictaduras estilo antiguo; y al mismo tiempo intensificar hasta el punto máximo las presiones económicas sobre Cuba. Después de un cierto tiempo el régimen de Castro, por pura necesidad económica, sería forzado a venir a términos con el Departamento de Estado. La alternativa de una completa dependencia económica del bloque soviético no da de “hecho” una alternativa; como dice el New York Times en un reciente editorial, “Castro está en peligro de volverse un peón de Rusia y debería recordar que el destino de los peones es normalmente el de ser sacrificados”. ¿Quién puede dudar que Cuba estará sobre la mesa de negociaciones en una futura Conferencia Cumbre?
Esto no es una estrategia inverosímil; lejos de ello. Solamente una cosa la podría trastornar una extensión dramática de la agitación revolucionaria que quebrantase la solidaridad de la burguesía latinoamericana con el imperialismo de los Estados Unidos y, abriese una perspectiva para Cuba, Aunque revoluciones de tipo castrista siguen siendo una posibilidad en los países más retrasados, como Guatemala y Paraguay, los paises decisivos de Latinoamérica son aquellos que ya han experimentado el crecimiento inicial del capitalismo y en los que ya existe un contingente de la clase obrera industrial considerable: Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Venezuela, y México. En estos paises una revolución “popular” (que pretende superar las contradicciones de clase) es imposible, el peso de la dirección está ya sobre los hombros del proletariado. Así vemos las dos posibilidades abiertas a la revolución cubana—volver a un estado subordinado del hemisferio occidental dominado por el capitalismo de los EE.UU., o ser asimilada y llevada hacia adelante por una revolución socialista latinoamericana.
En este contexto ¿podemos decir algo concreto sobre la naturaleza del gobierno y estado cubanos? Desde luego, es demasiado pronto para contestar en términos de categorías determinadas, porque la naturaleza misma de la revolución no ha sido decidida aún por la historia. Dado el enorme prestigio de Fidel Castro y la influencia de los estalinistas cubanos dentro del gobierno, un trato entre Castro y Kennedy/Nixon, con la bendición tácita de Krushchev, no requeriría que hubiera una contrarrevolución política en Cuba. Igualmente, si estallaran revoluciones proletarias triunfantes en los principales países de Latinoamérica no se necesitaría otra revolución para llevar a Cuba a una federación socialista de las Américas.
Debemos pues insistir en el carácter transicional y abierto de la Revolución Cubana. El Estado cubano es un Estado en desarrollo escasamente de más de un año de duración: su carácter de clase será determinado por el desarrollo de la revolución. El gobierno cubano es un régimen democrático de la clase media basado sobre, y presionado constantemente por, los obreros y campesinos. ¿Es esta descripción, evidente en sí misma, menos útil que el rótulo abstracto, arbitrario y falso de “gobierno obrero y campesino”?
Es precisamente porque el gobierno de Castro no es claramente un gobierno obrero por lo que es importante no calificarlo apresuradamente como un “estado obrero”. Si un partido obrero estuviera en el poder importaría poco la rapidez con que se procediera a la nacionalización de la industria. En la presente fluida situación la dirección pequeño-burguesa de la revolución presenta el mayor peligro interno para el avance de la revolución. Esto hace perentorio que nosotros preconicemos hoy la creación de un genuino partido obrero revolucionario en Cuba.
Si decimos que la decisión final sobre la Revolución Cubana se hará a escala latinoamericana, esto no quiere decir que aconsejemos pasividad a los marxistas cubanos. La Revolución Cubana tiene todavía mucho campo para progresar hacia el establecimiento de una auténtica democracia, con sus propias formas institucionales de poder obrero y campesino y con un sistema eficiente de control de producción por los obreros a todos los niveles.
Es evidente que existen en el presente fuertes tendencias hacia el autoritarismo, paternalismo, burocratización y por lo tanto burguesificación final; la posición de los estalinistas en el gobierno y los sindicatos, la sugestión de la necesidad de restringir el derecho a huelga, son signos amenazantes.
Como marxistas norteamericanos, nuestra obligación, como los defensores más abiertos y militantes de la Revolución Cubana contra nuestra propia clase dirigente, es en todo momento el discutirla clara y críticamente, sin fetichismos.
Shane Mage/Tim Wohlforth/James Robertson/17 de agosto de 1960
……………………….
MARXISMO Y ESPACIO DE DEBATE EN LA REVOLUCIÓN CUBANA
POR AURELIO ALONSO TEJADA

Haz clic para acceder a 11marx.pdf


Artículo aparecido en Temas, no. 3, 34-43, julio-septiembre, 1995.

El debate sobre el tema del marxismo en la Revolución cubana es mucho más complejo que lo que traslucen el discurso ideológico, el sistema de enseñanza y el movimiento editorial y publicitario. Sobre todo porque la reflexión crítica, que vuelve a abrirse paso en los últimos años, no cuenta aún con espacios
ni con estímulos suficientes para calar con la hondura necesaria en el trayecto mismo de nuestra historia reciente, tan saturada de entrega y heroicidad que la apologética parecería a veces estar de más.

Pienso que cualquier estudioso que se respete, sólo de verse escribiendo sobre el marxismo y la Revolución cubana, tendría que preocuparse ante lo poco que ha sido dicho en Cuba desde el rigor del análisis despojado de lastres y tensiones doctrinales, y de lo mucho que tenía que haber figurado ya en el debate. Un debate que ha estado ausente durante más de dos décadas.

Confieso que en las líneas que siguen voy a dejar muchas preguntas sin respuestas. Al menos muchas de las que se me han ocurrido como obligadas para discernir el lugar del marxismo en la Revolución cubana. Tan sólo intentar hacerlo excedería los marcos que en tiempo y en páginas debo respetar. Y evito también un riesgo de superficialidad al resistir la tentación de detenerme en numerosos tópicos cruciales, sin que ello quiera decir que los subestime o incluso que los considere secundarios en relación con los que he seleccionado.

Para no dejar esta prevención en el plano abstracto, puedo afirmar, por ejemplo, que no es posible obviar que el ensayo de Blas Roca Los fundamentos del socialismo en Cuba,1 escrito a principios de los años cuarenta, se convirtió en los tempranos sesenta prácticamente en el libro de texto marxista por excelencia, y pasó después al silencio sin que mediaran nunca debates abiertos al respecto, los que hubieran contribuido a proporcionar una visión crítica de sus aportes y desaciertos, y también a una apropiación más nítida de su contribución. Reitero que tampoco es un punto en el que pueda detenerme, pero si queremos aproximarnos al conocimiento de la presencia del marxismo en el proceso de transformación revolucionaria iniciado en Cuba en 1959, no es posible pasar por alto que Los fundamentos del socialismo en Cuba fue el instrumento básico de iniciación marxista de cientos de miles (tal vez millones) de cubanos entre 1960 y 1966.

Tampoco he querido detenerme ahora en la cuestión de cómo y cuándo entra el marxismo en el pensamiento orgánico de los revolucionarios de la Generación del Centenario, más evidentemente martiana que marxista. No hay que confundirla con la incorporación del objetivo socialista al proyecto, proclamada en el contexto de Girón (y claramente perceptible después de las dos leyes de nacionalización de empresas de 1960, que cambiaron radicalmente la estructura económica del país). Se trata de dos cuestiones distintas, y que incluyen la necesidad de precisar la evolución del discurso del liderazgo revolucionario.

Y no por mero interés biográfico acerca de este liderazgo, sino por lo que ello significa para desentrañar con acierto los hitos de nuestras realidades y las contradicciones del pensamiento revolucionario que las informa.
Confrontar de esta manera al lector con cuestiones que considero insoslayables para dilucidar el tema del marxismo en la Revolución cubana, y decir que no las intento tratar en las líneas que siguen, puede parecer contradictorio. Por eso quiero aclarar otra vez que ni resto importancia a estos temas ni a muchos otros, mal o nada discutidos. De hecho, si he comenzado por aludir a ellos ha sido precisamente para dejar constancia de que la magnitud de los tópicos a poner en el debate excede con mucho la iniciativa —no por ello menos encomiable— de haberle abierto el indispensable espacio inicial.

El marxismo nacido de una Revolución

Es bien conocido que, aunque existe una presencia marxista en la historia revolucionaria cubana de este siglo, el proceso que da lugar a la victoria de 1959 no se asentaba en un programa marxista, ni estaba conducido por un partido marxista, ni fue expresamente movido por ideas marxistas. La presencia hegemónica del marxismo se introduce, de manera progresiva aunque vertiginosa, en los cuatro primeros años que siguen a la victoria. La Revolución, en la experiencia cubana, no se diseña desde el marxismo ni es conducida por los socialistas organizados.

Sino que es, en sentido inverso, la Revolución, victoriosa ya, la que asume las ideas del marxismo, al tiempo que cambia la estructura socioeconómica del país y adopta posteriormente normas institucionales del estilo de organización política predominante en los socialismos del Este. Lo cual debe llevarnos igualmente a meditar sobre el poder desencadenante de la victoria dentro del hecho revolucionario.

Este curso histórico, desde la victoria revolucionaria a la asunción del marxismo, caracterizado por una intensa radicalización política, económica y social (y en lo externo por la implantación de un verdadero estado de sitio desde los Estados Unidos), tiene lugar en el marco histórico de la crítica inconsecuente del estalinismo, es decir entre el XX y el XXII Congreso del PCUS.2 Se hablaba entonces de “deshielo” en la Unión Soviética, pero se mantenía en pie toda la deformación institucional y doctrinal impuesta por el socialismo ruso.

Lo criticado quedaba reducido al “culto a la personalidad” como si se tratara de un caso clínico y no de un costoso engendro político por el cual se haría pagar al marxismo y sobre todo al leninismo. Al mismo tiempo, y en franca confrontación con el “deshielo” soviético, China lanzaba, con “el gran salto hacia delante”,3 un intento de modelo socialista alternativo al preconizado por la Unión Soviética; se rebelaba
contra la crítica del “culto a la personalidad” y vindicaba el legado de Stalin en su orientación doctrinal.

El proyecto socialista cubano nace por lo tanto en un contexto crítico del sistema socialista mundial, signado por la ruptura entre los dos grandes modelos revolucionarios de nuestro siglo inspirados en el marxismo, y a la vez por las primeras muestras de agotamiento de la institucionalidad política y el doctrinarismo implantados por el socialismo ruso.

Merecería atención —si el espacio lo permitiera— la confrontación de la filosofía oficial con todo esfuerzo creador dentro del marxismo, desde Lukács y Gramsci;4 y, por supuesto, con todo el conocimiento contemporáneo fuera del marxismo mal llamado ortodoxo, identificado despectivamente con calificativos
también equívocos como “occidental” y “burgués”.

El efecto combinado de la secuencialidad que antepone la Revolución al marxismo, por una parte, la complejidad política e ideológica del contexto socialista, por otra, y la necesidad de subsistir en permanente estado de sitio, en tercer lugar, conforman el marco del socialismo cubano y, en consecuencia, de la incorporación del pensamiento marxista al ideario revolucionario y del trayecto recorrido en estas tres décadas y media.

Fue evidentemente la versión del marxismo elaborada y difundida desde el socialismo ruso la que se extendió en Cuba con apoyo más sostenido, en tanto era la que contaba, por supuesto, con una presencia más significativa en el movimiento revolucionario, y dado que la asociación económica y militar y la afinidad política con la Unión Soviética cobró forma con rapidez.

Desde 1960 se creó el sistema de Escuelas de Instrucción Revolucionaria (EIR), llamado desde entonces “escuelas del Partido”, aunque este aún se denominaba Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI). Estructurado en tres niveles (escuelas nacionales, provinciales y numerosas escuelas básicas), tuvo a su cargo la introducción de la educación marxista a través de los manuales soviéticos como instrumento principal.5 El marxismo soviético devino masivamente “el marxismo” para los cubanos comprometidos con el proyecto revolucionario, que aprendimos de él la crítica articulada del capital, el lugar de cada cual en la lucha de clases, el significado de la Revolución proletaria, el papel clasista del Estado y la dictadura del proletariado, el ateísmo científico y otros pilares de la doctrina.

El marxismo-leninismo era el vademécum de verdades ordenadas en el materialismo dialéctico e histórico, la economía política y el socialismo científico. Los textos de Marx, Engels y Lenin fueron santificados desde versiones adocenadas por la repetición, la codificación y la cita de autoridad.

La revista mensual Cuba Socialista se creó como órgano teórico del Partido cubano. Aun cuando constituye una fuente decisiva para seguir el discurso político de aquellos años, no se percibe en ella la formalización dogmática de una doctrina oficial, lo cual constituye un rasgo distintivo que debe tomarseen cuenta.6 Una segunda publicación, Teoría y Práctica, mensuario de las EIR, tenía una vocación más académica (y más doctrinal), y se centraba en los temas de la ideología.7

La enseñanza universitaria buscó un acomodo con la incorporación del Marxismo a los planes de estudio de las carreras nuevas y tradicionales. La “concepción científica del mundo” debía ser parte de la formación superior en todo el país, y para impulsar esta meta se buscó la colaboración de especialistas hispano- soviéticos en diversas ramas del conocimiento social.8 Sin embargo, sería un error mayor reducir el espectro de la asimilación marxista cubana de los años sesenta al inventario doctrinal del marxismo soviético, tanto en el plano político como en el teórico. La confrontación, en 1962, con el intento estalinista de burocratización en la constitución del Partido cubano, acuñada como “proceso al sectarismo” (en lo interno), y el diferendo motivado por la decisión inconsulta de la Unión Soviética de negociar bilateralmente —ignorando a la política cubana— la solución de la “crisis de los cohetes”, también en ese año (en lo externo), indican que el liderazgo cubano no se inclinaba a comprometer su autoctonía y la independencia que con tan alto costo estaba arrebatando al poderoso vecino del Norte.

Debemos tomar en cuenta estas determinaciones políticas para explicarnos que, paralelamente a la asunción dominante del marxismo dogmatizado de Moscú, se mantuvo abierto el espacio a una experimentación no convencional y a la reflexión no ortodoxa a lo largo de los sesenta. De hecho se produjeron, desde la esfera política, críticas al “manualismo”, término que se usó para denominar a la educación doctrinaria.9 La marea antimanualista de mediados de la década se vincula al alcance que tuvo la polémica en diversos sectores y a su impacto innovador.

El escenario de debate en que primero se expresó esta diversidad fue el de la creación artística y literaria, dentro del cual las confrontaciones iniciales dieron lugar al encuentro celebrado con la dirigencia política en 1961 en la Biblioteca Nacional, en cuyo seno Fidel Castro lanzó aquella frase que, con un trazo sencillo, delineaba la frontera de la exclusión: “Dentro de la Revolución todo, contra la Revolución nada”.10 Este aserto, que se convirtió en una referencia recurrente por su incuestionable significado, daría lugar con los años a muy distintas interpretaciones sobre los que no está “dentro” y lo que no está “contra”. Antes, y también después de 1961, y particularmente en los debates de 1963 a 1965 sobre el cine, la creación artística y la cultura, se puso de relieve la fecundidad de una reflexión propia nacida de la Revolución, que se abrió paso en un entorno polémico.11 Estas discusiones pudieran y debieran haber sido incorporadas hace mucho al bagaje formativo de las generaciones posteriores.

Sería muy difícil comprender tal apertura interna si no se toma en cuenta su coherencia con el reclamo de libertad que salía de la joven república revolucionaria. La tesis de la lucha armada como vía prioritaria de acceso al poder, la idea de un primado dialéctico de lo subjetivo sobre lo objetivo (y del papel de la voluntad) y la diversidad de posiciones sobre el modelo económico de construcción socialista se situaba en el centro de una diferencia fundamental con el mainstream del socialismo real. No me interesa especular aquí acerca de dónde estaba la razón, sino apuntar que, sin la aspiración de articular un modelo alternativo en competencia con el ruso (como se evidenciaba en la proyección china de los años sesenta), el liderazgo cubano procuraba fundamentar y defender la singularidad diferenciada de su proyecto en un gesto inequívoco de libertad soberana.

La polémica que en este contexto protagonizó el Che, junto con otras figuras de la dirigencia revolucionaria (y que insertó la experiencia cubana en una discusión internacional en la que estaban enfrascados teóricos de la talla de Charles Bettleheim, Ernst Mandel, Arghiri Enmanuel y otros), no se puede reducir al problema de si el Sistema Presupuestario de Financiamiento era o no la variante más eficaz, o cómo funcionaba la ley del valor en el socialismo, o la correlación de la estimulación material y la moral en las nuevas relaciones de producción, porque se corre el riesgo de limitar su significado al rango de un estricto debate técnico-económico.12

Se trataba de mucho más. Nada menos que de la polémica sobre el socialismo: es decir, sobre si el “camino trillado” por las experiencias del Este era el único, si habría para Cuba otro más idóneo que aquel, e incluso si, tal vez, aquel se orientaba al fracaso, ¡tan lejos llegó a ver el Che! Y sin embargo, todavía a veces nos perdemos en la discusión de si tenía o no razón en lo que pensaba del mercado, o en su defensa de un esquema centralizado para la economía. El Che avanzó mucho en esta visión crítica, si tenemos en cuenta que nos referimos a un lapso muy corto: sólo siete años de su vida adulta (1959-1966).

En el medio académico relacionado directamente con la enseñanza y los estudios marxistas, un cuestionamiento sistemático al doctrinarismo del marxismo soviético se fue formando en el seno del Departamento de Filosofía de la Universidad de La Habana. Después de experimentarse varios programas de estudio que rompían de un modo u otro con la lógica de los manuales, se optó por impartir la Historia del Pensamiento Marxista, con lo cual se buscaba optimizar la aproximación directa a los autores en su entorno histórico y evitar a la vez filiaciones preestablecidas, tanto a la ortodoxia soviética como a cualquier versión heterodoxa. La aparición de la revista mensual Pensamiento Crítico, en 1967, guardaba relación con estos criterios.13

Este grupo también tuvo una influencia notable en los primeros planes editoriales de ciencias sociales del Instituto Cubano del Libro, creado a la sazón. Además de numerosos clásicos de la filosofía y el pensamiento premarxista, fueron publicados relevantes pensadores contemporáneos como Marx Weber, Georg Lukács, Charles Wright Mills, Louis Althusser, Auguste Cornu, Isaac Deutscher, Galvano Della Volpe, Herbert Marcuse y otros.
La vida académica de esta naciente corriente, integrada en su totalidad por miembros de una generación llegada tempranamente a las aulas universitarias después del triunfo revolucionario, fue demasiado corta para dejar una obra significativa. Pero quedaron numerosos artículos publicados entre 1966 y 1970, y una polémica abierta con los defensores de los manuales y de la versión soviética del marxismo.14

En ese mismo período se creó en la Universidad de La Habana la Licenciatura en Sociología, fuera de la influencia del marxismo soviético, a diferencia de otras disciplinas universitarias. En la Escuela de Historia y otras de la Facultad de Humanidades se había hecho fuerte la defensa del canon soviético.15

Aunque la determinación política, sancionando o descalificando, ha sido siempre demasiado alta, a mi juicio, en relación con la aparición o desaparición de publicaciones, en respaldos y reprobaciones al fruto de la reflexión, en aprobaciones y prohibiciones a discursos y conductas, hay que reconocer que en el plano del marxismo se matuvo hasta 1970 un clima de apertura, cuya huella más clara se puede observar
realmente en el panorama del final de la década.

Todavía tendríamos que preguntarnos hoy acerca de los motivos de que, incluso en este período, tantos debates tuvieran que terminar polarizando la razón y desechando el argumento del otro, en lugar de dejar que las ideas encontraran su camino por sí mismas.

14 “Informe Central al Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba”, Departamento de Orientación Revolucionaria, La Habana, 1975.

El viraje de los años setenta

El marxismo que la Revolución inspiró a lo largo de la década inicial del experimento revolucionario se evidenció como un pensamiento creador y polémico, a la vez que militante y abierto. El Che habló de la necesidad de acercarse a los clásicos con una mezcla de veneración e irreverencia y creo que esto adjetivaría bien aquel clima de reflexión.

El cambio de decenio sacó a flote un panorama crítico y contradictorio que aún no ha sido exhaustivamente evaluado. La caotización en la conducción económica del país tuvo su caracterización oficial en el epígrafe autocrítico del “Informe Central al Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba”,
en 1975, en los términos siguiente: “En la conducción de la economía hemos adolecido indudablemente de errores de idealismo y en ocasiones hemos desconocido la realidad de que existen leyes económicas objetivas […]”, “[…] fue suprimido el presupuesto estatal […]”, “[…] la política de gratuidad tomó auge a partir de 1967 y llega a su punto máximo en 1968-69”.16

Los años setenta siguen urgidos también de un debate más profundo y abierto desde la Revolución. En el Informe Central al Congreso se atribuye las causas del revés a que “interpretando idealísticamente el marxismo y apartándonos de la práctica consagrada por la experiencia de los demás países socialistas quisimos establecer nuestros propios métodos”.17

Algo más de una década después esta ponderación de causas quedaría implícitamente cuestionada en el discurso de la “rectificación”, asentado de nuevo en la censura del seguidismo a las “prácticas consagradas” y en el llamado a buscar en la propia experiencia caminos de solución. Naturalmente, sería
desacertado descuidar la modificación del escenario político y económico externo e interno al analizar la diferencia entre estos dos momentos.

En realidad, la economía del país, y con ella su capacidad de reproducción, había hecho crisis desde los años sesenta. El fracaso de la “Zafra de los 10 millones” fue el signo de la crisis, pero evidentemente no su causa: incluso de haberse logrado los diez millones de toneladas de azúcar la crisis ya era un hecho.

“Convertir el revés en victoria”,18 fue el llamado de Fidel Castro, devenido consigna, desde su demostrada
capacidad para hacer frente a las situaciones más adversas. El “revés” no era simplemente, como pudiera parecer, el resultado de la zafra misma, sino el fracaso en consolidar un proyecto socialista autóctono en medio del bloqueo y sin sujeción a dependencia de tipo alguno. La “victoria” tampoco se refería solamente, por supuesto, a la estricta recuperación azucarera, sino de manera integral a la urgencia de asegurar la subsistencia y el relanzamiento del proyecto revolucionario cubano, ahora desde un gravoso fracaso. Si no aconteció el desplome hay que atribuirlo a la peculiar correspondencia entre las probadas aptitudes tácticas y estratégicas de Fidel Castro como conductor político, y la cohesión alcanzada por el liderazgo.

Como es sabido, la solución de la crisis se buscó a partir del ingreso al CAME,19 que propició a partir de los años setenta condiciones excepcionales no sólo para la subsistencia, sino para que el proyecto cubano alcanzara en buena medida su realización material.20

Fue entonces el ingreso al sistema socialista la única salida posible? Con frecuencia me he planteado que no había otra alternativa para la dirigencia cubana, aunque también es este un tema sobre el cual ha faltado el debate. Pero me interesa destacar ahora que no se trata simplemente de una opción impuesta por las circunstancias, sino que al interior del país significaba la victoria para una posición ideológica.21

Se imponía la posición que en la polémica económica sobre el socialismo defendía la necesidad de “seguir los caminos trillados” por la experiencia soviética,22 la posición que alentaba en el campo de la creación cultural el “realismo socialista” y que pujó (afortunadamente sin éxito total) por imponer fronteras al arte, la posición identificada con la versión del marxismo difundido desde la EIR entre 1960 y 1966.

La cancelación del espacio polémico en el terreno de las ideas (1970-1971) precedió al proceso de inserción al CAME (1971-1972), a la adopción del dispositivo económico correspondiente —Sistema de Dirección y Planificación de la Economía (SDPE)— y a la institucionalización política y administrativa, en buena medida influida por los patrones de autoridad del socialismo soviético (1975-1976). Esta secuencialidad se perfila, vista retrospectivamente, como un saneamiento uniformador, una verdadera medida de ingeniería de pensamiento que precediera en lo interno al giro integral que habría de articular el proyecto cubano al sistema soviético.

Dos momentos quisiera destacar en la uniformación de esta década; o quizás valga mejor decir en su preparación. El primero cobra forma en la crítica dirigida a la revista Pensamiento Crítico y al Departamento de Filosofía de la Universidad de La Habana a partir de 1970, la cual culminó en la clausura
de ambos un año después. La importancia de esta acción no puede ponderarse por el peso del grupo criticado, minoritario incluso dentro del medio universitario, y exento de influencia política o de intención contestataria. Lo significativo es que se escogió esta coyuntura para marcar el giro hacia la oficialización
de la versión soviética del marxismo y la proscripción de las heterodoxias reales o supuestas desde el canon adoptado, el rechazo doctrinal del pensamiento social fuera del marxismo y la cancelación del espacio polémico que había prevalecido en los años sesenta como una calidad diferenciadora de la identidad de nuestro proceso revolucionario.

Y el marxismo-leninismo que se expandió desde entonces no se movió dentro de las coordenadas que ampliaran la reflexión, sino que fue el mismo resumido por los manuales, la elaboración teórica nacida en la experiencia rusa.

Aunque en un esfuerzo constructivo, el Buró Político del Partido Comunista de Cuba creó una comisión para sostener encuentros de discusión y esclarecimiento con el grupo, la revista finalmente tuvo que cerrar en 1971. El Departamento fue dispersado, y sus miembros distanciados del acceso a la enseñanza y la publicación de temas vinculados con el marxismo por tiempo indefinido.

Más importante que los efectos sobre los destinatarios directos del mensaje, esta intervención indica un viraje en la ideología revolucionaria a partir de entonces: el ocaso de una pluralidad creativa marxista y de una cultura de debate que prevaleció en la década precedente dentro de las coordenadas del compromiso revolucionario. El citado paradigma “dentro de la Revolución todo, contra la Revolución nada” se estrechaba a otro que se hubiera podido cifrar: “dentro del marxismo soviético todo, contra el marxismo soviético nada”. Todo pensamiento crítico se asumió como “antisoviético”. Pero “antisovietismo” expresa una aberración de igual magnitud que “prosovietismo”; mientras que ser crítico es una necesidad del pensamiento. Tan diferentes se me antojan estas significaciones que nunca podré explicarme aquel enlace.

El otro acontecimiento que iba a dejar fijados los contornos de la exclusión fue el Primer Congreso Nacional de Educación y Cultura, celebrado en La Habana en abril de 1971. Este evento era relevante porque representaba el rescate de la priorización del esfuerzo educacional como garantía y pilar de la continuidad del proceso revolucionario. Significó, en tal sentido, un hito de redespegue en esta importante empresa que había sido anticipada diez años atrás en la epopeya de la alfabetización.

Pero el Congreso estuvo signado también por un espíritu de exclusión que dominó los debates y, en algunos aspectos, trascendió incluso en la Declaración acordada por los delegados. Se define allí la política hacia la religión en términos de combate ideológico y se formaliza tácticamente la proyección ateísta oficial:

“No compartimos las creencias religiosas ni las apoyamos; tampoco el culto”. Se trata al homosexualismo como desviación y patología social, se anuncia “la ubicación en otros organismos de aquellos que siendo homosexuales no deben tener relación directa en la formación de nuestra juventud […]”, y se sugiere igualmente “evitar que ostenten una representación artística de nuestro país en el extranjero […]”. Se habla, sin precisar, sobre “intelectuales pequeño-burgueses pseudoizquierdistas”, colonizados mentales”, y de “tendencias condenables e inadmisibles que se basan en un criterio de libertinaje con la finalidad de enmascarar el veneno contrarrevolucionario de obras que conspiran contra la ideología revolucionaria […]”.23

Estos criterios servirían de punto de referencia a arbitrariedades cometidas en nombre de la ideología que hicieron que en los medios culturales se recuerden los años inmediatos como el “quinquenio gris”.

Parecería que el costo del ingreso a la comunidad socialista en 1972 y del apoyo material al proyecto cubano hubiera incluido también la adopción acrítica y excluyente de su marxismo, elaborado a partir de la magnificación del socialismo ruso y de la sacralización estaliniana de la doctrina. Pero esta sería por sí sola una explicación simplista, o al menos incompleta. Ya apunté antes que en la realidad se había impuesto al interior del país un punto de vista y en este defendía la tesis de la existencia de un solo marxismo y una sola idea del socialismo, invariables, estáticos, excluyentes, ajenos al impacto de la historia.

La articulación del país al sistema del CAME aportó el marco propicio, y los contornos de la unificación ideológica interna guardaban coherencia con ella.

El viraje de los años setenta en el ámbito del pensamiento no expresaba exactamente el paso del predominio de una posición a otra, sino el cierre de los espacios polémicos y la homologación de los patrones teóricos en una posición que existió desde siempre, pero que ahora se hacía única y oficial a la vez. Todo el quehacer académico en el campo del conocimiento social se vio afectado en las dos décadas que siguieron.24

La licenciatura en Sociología, recién creada a finales de los años sesenta en la Universidad de La Habana, desapareció poco después.25 Varias generaciones de jóvenes viajaron desde entonces a cursar estudios de grado y postgrado en disciplinas sociales y filosóficas en los centros superiores de la Unión Soviética y otros países esteuropeos.

Lo que he llamado el viraje de los años setenta lo considero en puridad como el segundo viraje en el plano ideológico. Los alineamientos extremos serían inadecuados e injustos y no ayudarían a una comprensión balanceada. Quizás el mayor de sus lastres ha sido precisamente esta uniformación ideológica y la desestimación de la cultura de debate que había comenzado a forjarse.

En todo caso, al margen de una influencia institucional y doctrinal innegables, de una presencia sensible de dogmas ajenos, y seguramente de consolidación de dogmas propios, el fantasma de Stalin no llegó a apoderarse de la conducción y de la cultura política cubana revolucionaria. La autenticidad y la identidad que alimentaron desde temprano al consenso dentro del proceso cubano se reactivan en la capacidad de reacción de las generaciones posteriores, en los esfuerzos sucesivos de rectificación del liderazgo y en la
vitalidad exhibida hoy hacia la recuperación de espacios polémicos a pesar del lastre de casi dos décadas de escolasticismo oficial.

Muerte y transfiguración

Los efectos del derrumbe del socialismo europeo sobre el proyecto cubano pesan decisivamente en la conformación del escenario actual. No obstante, en lo que se refiere a la recuperación de espacios polémicos y en la diversificación de puntos de vista, habría que comenzar por tomar en cuenta el proceso de rectificación iniciado en la segunda mitad de los años ochenta.26 Aunque, como en otros puntos vitales, tampoco puedo detenerme ahora en este, debo aludirlo para no omitir una reevaluación de tesis y políticas que se cifró en buena medida en el balance interno y precedió a la ocurrencia del derrumbe del Este.

Es así que podemos verificar un renacimiento de la ciencia social que todavía es insuficiente, pero que se hace sentir de manera progresiva. Los centros de investigaciones e institutos capitalizan la experiencia y saber acumulados en espacios ahora más abiertos. El llamamiento al IV Congreso del Partido, lanzado en marzo de 1990, tuvo un efecto de suma importancia que no es posible pasar por alto.

Es incuestionable que la hecatombe del socialismo ruso plantea una enorme cantidad de dilemas al pensamiento revolucionario. Para la reflexión en contrario es mucho más fácil: se trata de un fracaso total, de una muestra de la inferioridad y la inviabilidad del socialismo y, por supuesto, de una probación de la verdad del capitalismo.

Si la capacidad de resistencia cubana logra coronarse con una recuperación económica que no empeñe las conquistas sociales, al interior, y la soberanía, en la inserción internacional, la reflexión antisocialista tendría que enfrentar un revés insólito después del derrumbe soviético.

El derrumbe no es precisamente un suceso coyuntural, ni local, ni el resultado de una conjura mundial, aunque exista una conjura, no falten los matices locales y se produzca en una coyuntura dada. Se trata del desenlace de una secuencia de deformaciones largamente incubadas. Deformaciones que incluyen, y no en medida despreciable, la naturaleza artificial de una concepción de marxismo. El capital, de Carlos
Marx, rebosa autenticidad, en tanto el manual de marxismo carece de ella. La utopía marxista del socialismo es un ideal complejo; el socialismo soviético resultó un artificio complicado.

Los efectos nocivos del derrumbe han sido extraordinarios para el proceso cubano y, al margen de la gravedad de las deformaciones inventariables en el socialismo ruso (matriz del sistema Este-Europeo), constituye un retroceso brutal para la humanidad. No obstante, paralelamente, y en consonancia con estos efectos, el derrumbe contribuye a que se abra denuevo un escenario polémico al final del siglo y pone a Cuba, como a los otros proyectos socialistas que han supervivido, junto al pensamiento de una izquierda que se resiste a claudicar, de cara al desafío definitivo.

Los espacios de debate que en Cuba se comenzaron a abrir desde finales de los años ochenta difieren, en aspectos que estimo sustanciales, de los que caracterizaron al escenario de los años sesenta. Destaco a continuación algunas diferencias importantes:

El escenario polémico de los años sesenta tenía lugar a continuación de la victoria revolucionaria y en el contexto del despegue del proceso de construcción social a que dio lugar. El de los años noventa se desenvuelve en el marco del retroceso ocasionado por el derrumbe socialista y en un contexto de resistencia y de impulsos de salvación.

Hace treinta años el cambio se efectuaba a través de fórmulas centralizadas de socialización que modificaron con rapidez la estructura del sistema socioeconómico, en tanto los cambios actuales son de signo liberalizador, parten de una necesidad de desestatización y descentralización, aun cuando se orientan a la búsqueda de una reinserción que no desnaturalice el sistema.

A diferencia de entonces hoy no se padece el telón de fondo de una ortodoxia doctrinal dominante en el socialismo internacional, pero a cambio, actuamos desde una institucionalidad adaptada a ella y con arraigo en los medios ideológicos, en los dispositivos de movilización social y en el mundo académico.

Si en la década del sesenta la contradicción prevaleciente era la que enfrentaba el proyecto con los intereses de las clases expropiadas y con el rechazo al cambio socializador, la de hoy se relaciona principalmente con las manifestaciones de desencanto, frustración e incertidumbre alentadas por los efectos superpuestos del derrumbe y de la incidencia de la lógica del mercado introducida por las fórmulas de recuperación económica, y que circundaba la vertiente liberalizadora desde su mismo extremo.

Este escenario polémico nos desafía hoy en el campo del pensamiento, a profundizar sin los dogmas importados, y cuidándonos igualmente de los que nosotros hayamos podido crear, tanto en el proyecto socialista cubano como en el tema de la llamada crisis del marxismo, el cual retiene su alcance universal.
La respuesta a la cuestión de si hay vigencia aún o no en el marxismo no puede ser una respuesta intuitiva, emocional, doctrinal, superficial, localista, ni parcializada a priori. La cuestión de si el marxismo pereció con el derrumbe tiene que ser dilucidada a partir del hecho de que existen dos lecturas de la muerte: una, como extinción; la otra, como momento de repercusión. Wallerstein afirma que “lo que ha muerto es el marxismo como teoría de la modernidad”, en tanto que “[…] lo que aún no ha muerto es el marxismo como crítica de la modernidad, incluida su última expresión histórica, la globalización capitalista”.27

Puede tratarse de una afirmación discutible, pero hay que prestarle atención. El recurso al marxismo en la presente situación cubana tendría que ser seguido al menos en cuatro perspectivas. Primeramente,
la del discurso del liderazgo, que mantiene con razón sobrada la advocación al marxismo-leninismo como pensamiento conductor. La defensa de la vigencia sustantiva del aporte de Marx, de Engels y de Lenin se corresponde con la decisión de salvar el proyecto socialista más allá de los cambios y de la comprensión de que esto no podrá lograrse sino a través de una transfiguración.28

Considero, además, que al amparo del discurso público, en el proceso de toma de decisiones está presente una dialéctica entre la inercia y el cambio. En segundo plano, la postura que retiene la valoración de cuanto ha sido superado y se expresa en la posición inercial hacia el cambio en general, sin tomar en cuenta diferenciaciones. Desde este prisma, el proyecto del llamado socialismo real sigue siendo el idóneo, el derrumbe fue simplemente una traición alevosa, y el único marxismo aceptable es la concepción apologética venida hoy a menos.

Distingo en un tercer plano, dentro de un abanico no uniforme, las perspectivas de búsqueda, tanto desde el sector responsabilizado con la conducción política y administrativa de la sociedad como en el académico. Asume la necesidad del cambio social dentro de coordenadas que permitan retener los valores esenciales de los logros socialistas. Se identifica con los aportes del descubrimiento marxista y las grandes experiencias revolucionarias de la historia de este siglo, pero se plantea la necesidad de su relectura a la luz del derrumbe, la apertura a los aportes del conocimiento social y al debate dentro y fuera de la tradición marxista, y aboga por el enriquecimiento conceptual en el pensamiento social.

Finalmente, hay que hacer referencia a otro abanico de posiciones, que de manera a veces explícita, y, con más frecuencia, implícita, se sitúa en el carril de la claudicación. En el plano económico podría notarse en la defensa de una mercantilización (o de una liberalización) sin fronteras; en el político, en la suplantación de un perfeccionamiento democrático desde la institucionalidad existente por los conocidos dogmas liberales; en el quehacer académico, en la desestimación sistemática de la tradición marxista, por la revalorización de la historia republicana dependiente prerrevolucionaria y por la adscripción acrítica a corrientes teóricas dominantes.

No ignoro que este intento de tipología resulta simplificador, y por eso me apresuro a señalar que no es mi objetivo argumentarlo aquí, sino más bien contribuir también con ello a la promoción del debate. Porque sea cual fuere la caracterización acertada del espectro, no estará dada por definiciones a priori.

Lo teórico —y dentro de lo teórico, el marxismo en primer lugar— requiere ser tomado en cuenta como una cuestión eminentemente política; y como tal su único escenario de profundización y el único curso de soluciones atraviesa por el análisis y el debate. Dicho de otro modo, en el ejercicio libre y serio del pensamiento.

Si al finalizar de leer estas reflexiones el lector ha conseguido inventariar sus desacuerdos y percatarse de todo lo que queda por decir, habrá valido la pena escribirlas.

CITAS:

1 La primera edición de Los fundamentos del socialismo en Cuba se publicó en el año 1943. La cuarta edición, publicada en 1959, tuvo varias reimpresiones, todas masivas, en los años siguientes. Fue utilizado
como texto central en las Escuelas Básicas de Instrucción Revolucionaria y en círculos de estudio en los centros de trabajo. Las críticas sobre dicho libro pocas veces han sido expuestas formalmente y nunca sometidas a discusión abierta, pero no volvió a publicarse ni a utilizarse.

2 El XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviéticas tuvo lugar en 1956. El texto más impactante fue el informe secreto de Nikita Jruschov, que lanzó la crítica de Stalin. El XXII Congreso se celebró en 1961.

3 Los dirigentes de la República Popular China lanzaron el “gran salto hacia delante” en 1959. Intentaban independizar el modelo de acumulación recurriendo a sus propios recursos y este hecho marcó igualmente la supresión de la colaboración soviética.

4 La primera obra importante de Lukács fue Historia y conciencia de clase, 1923, y tuvo que padecer una verdadera anatematización en tiempos de Stalin. La obra de Gramsci se salvó de esta virulencia por tratarse del líder de los comunistas italianos y por haber tenido que pasar este en prisión buena parte de su vida. Pero era desestimada e ignorada en la Unión Soviética, donde se le percibía como una heterodoxia
inaceptable.

5 No creo que amerite listar aquí los numerosos manuales soviéticos que fueron traducidos, editados y utilizados en Cuba. Más importante es añadir que este estilo significaba una cultura que no sólo estaba
presente en los manuales y que ha permeado la enseñanza y la reflexión formada en esta lógica.

6 Comenzó a salir en septiembre de 1961 y terminó en febrero de 1967 con el número 66. Su Consejo de Dirección lo integraban Fidel Castro, Osvaldo Dorticós, Blas Roca, Carlos Rafael Rodríguez y Fabio Grobart.
En el número final, el Buró Político del PCC expresaba que “[…] la revista teórica oficial del Partido debe ser interrumpida hasta que el Primer Congreso del mismo adopte decisiones sobre algunos de aquellos
problemas teóricos, estratégicos y tácticos del movimiento revolucionario en el mundo y sobre problemas varios de la construcción del socialismo y del comunismo”. Reapareció, en efecto, en 1976, después del I Congreso del PCC, y se volvió a cerrar en 1990.

7 Apareció desde octubre de 1963 hasta diciembre de 1967, con frecuencia mensual.
8 Se llamó hispano-soviéticos a los españoles que emigraron siendo niños a la Unión Soviética tras el derrocamiento de la República española en 1939. Su formación se efectuó típicamente dentro del marxismo soviético y su proyección llegaba en muchos casos al dogmatismo más férreo. Todos los que conocí contaban con una sólida formación (canonizada por supuesto). Fueron ejemplares en su conducta solidaria, afectiva y respetuosa.

9 Fidel Castro criticó públicamente el manualismo en varias ocasiones a partir de mediados de la década. Uno de sus discursos más duros en esta dirección es el del 10 de agosto de 1967.
10 Fidel Castro Ruz: “Palabras a los intelectuales”, 1961; la reimpresión más reciente la hizo la Biblioteca Nacional de Cuba en 1991.
11 Existe una recopilación de los debates que tuvieron lugar en el área de la cultura hasta 1966, preparada en la Biblioteca Nacional de Cuba en 1967, y que nunca ha sido publicada.
12 Los artículos relacionados con la polémica económica se publicaron entre 1963 y 1964 en Nuestra Industria, Comercio Exterior y Cuba Socialista. También en varios discursos aparecidos en los diarios Revolución y Hoy. El estudio y el debate sobre el pensamiento del Che no se retomó hasta años recientes, bajo el impulso del llamado hecho por Fidel castro en su discurso del 8 de octubre de 1987. La mayor parte de los trabajos interesantes publicados sobre el tema son posteriores a 1987.

13 Se publicó por un grupo de miembros del Departamento de Filosofía de la Universidad de La Habana desde febrero de 1967 hasta junio de 1971. La coincidencia exacta de su aparición con la terminación de Cuba socialista dio lugar al equívoco de que se trataba de un reemplazo. Esto resulta disparatado si tan sólo se observa la diferencia entre los respectivos consejos de dirección y que este mensuario no se proclamaba órgano oficial ni siquiera de la Universidad, en cuyo seno se elaboraba. En la nota que encabeza el número inicial se puede leer: “Hoy todas las fuerzas sociales de nuestro país están en tensión
creadora; lo exige la profundización y la magnitud de las metas de la Revolución. Contribuir a la incorporación plena de la investigación científica a los problemas sociales de esa Revolución es el propósito de esta publicación”.

14 La mayor parte de los artículos de este grupo aparecieron desde 1966 hasta 1967 en El Caimán Barbudo, y de 1967 a 1971 en Pensamiento Crítico. La polémica sobre los manuales de filosofía se encuentra en los números 28, 30, 31 y 32 de Teoría y Práctica, publicados entre 1966 y 1967.

15 La presencia de la intransigencia ortodoxa era desigual; pero, en general, predominó en la mayoría de las carreras universitarias. Sin embargo, el clima prevaleciente legitimaba los espacios polémicos.
16 “Informe Central al Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba”, Departamento de Orientación Revolucionaria, La Habana, 1975
17 Ibídem.
18 Fidel Castro: “Discurso del 23 de mayo de 1970”.
19 En 1971 el gobierno cubano solicitó formalmente su incorporación al “Programa complejo” del CAME, al amparo de la “Cláusula de país más favorecido”, que beneficiaba ya la integración de Mongolia y Viet
Nam. El CAME aprobó la incorporación de Cuba en 1972.

20 He tratado este tema en “La economía cubana: el desafío de un ajuste sin desocialización”, Cuadernos de Nuestra América, 10 (19), enerojunio, 1993.
21 En su artículo “Cuba: ¿reforma constitucional o nueva Constitución?, Cuadernos de Nuestra América, (11) 22, julio-diciembre, 1985: 41-52, Hugo Azcuy analiza con rigor el viraje, con vista a evaluar de manera balanceada la institucionalidad jurídica que en la Revolución se dio en los setenta.
22 Humberto Pérez: “Discurso del 14 de junio de 1979”.
23 Una buena recopilación de los documentos públicos del Congreso se presentó en un número monográfico de Referencia, 2 (3), 1971, revista publicada por la Universidad de La Habana.
24 El acucioso recuento de Jorge Ibarra “Historiografía y Revolución”, en Temas, 1 (1), enero-marzo, 1995, pp. 5-16, refleja el efecto de este fenómeno en el campo de la historiografía, la investigación y la docencia
de la Historia. Pero con la grave inexactitud de desconocer la situación integral padecida por el pensamiento social. Lo trata como un problema estrictamente relacionado con la historiografía e inexplicablemente lo reduce a “medidas represivas [que] no alcanzaban a más de una decena de estudiosos, pero que tuvieron un efecto intimidatorio sobre la comunidad de historiadores e indujeron a la formación de un proceso uniforme”.
25 En este caso la disolución no fue vinculada a un proceso crítico, sino a la reestructuración de la enseñanza universitaria, sencillamente. Se dictaminó que la Sociología estaba implícita en el materialismo
histórico y se estableció la carrera de Filosofía.
26 La rectificación ha sido tratada por varios autores cubanos. Los trabajos publicados por Fernando Martínez en Desafíos del socialismo cubano, La Habana, Centro de Estudios sobre América, 1988, y otros
ensayos, merecen atención por las valoraciones que introducen. No obstante, no conozco en lo publicado nada que escape al tono apologético que ha prevalecido en nuestra reflexión social.
27 Inmanuel Wallerstein: “El marxismo después del fin del comunismo”, Dialéctica, México, 16 (23/24), 1993.
28 En abril de 1992 Fidel Castro habló por primera vez de “salvar […] la conquista del socialismo”, en lugar de “salvar el socialismo”, como rezaba la consigna original. Y añadió: “porque el socialismo nadie sabe todavía cómo va a ser”.
………………….

HABANA INSIDER: ARTE|CULTURA|IDEAS

ES UN BOLETIN ELECTRONICO QUE OFRECE DE MANERA GRATUITA, UNA SELECCION DE LOS MAS INTERESANTES CONTENIDOS PUBLICADOS EN LA PRENSA DIGITAL CUBANA E INTERNACIONAL. SOMOS UN PROYECTO NO LUCRATIVO CREADO EN BARRIO OBRERO, S.M. PADRON, LA HABANA, CUBA POR PROFESIONALES DEL ARTE Y LA COMUNICACION.

BAJO EL CONCEPTO CONOCER PARA TRANSFORMAR, DESEAMOS COMPARTIR LA ACTUALIDAD ARTISTICA Y CULTURAL, EL CONOCIMIENTO DE LA INNOVACION SOCIAL Y CIENTIFICA, LOS DEBATES QUE OCURREN EN LA ISLA Y FUERA DE ELLA, EN TORNO A NUESTRO PRESENTE Y FUTURO, CON UNA VISION PROGRESISTA, CRITICA Y TOLERANTE.

PARA SUSCRIBIRTE, OPINAR; CONTRIBUIR, ESCRIBE A: MENAABELARDO@GMAIL.COM

HABANA INSIDER: MAYO 12, 2020

insider/ LA HABANA, CUBA/ EDICION 1347/ ISSN en proceso
Editor: Abelardo G. Mena Chicuri Contacto: menaabelardo@gmail.com
https://www.facebook.com/abelardo.mena.75 wasap +5352368738
https://www.facebook.com/Habana-Insider-103018817721449/
POR UN SOCIALISMO CUBANO, CULTO Y DE CÓDIGO ABIERTO
………………

(POR ÉSTO) VIRUS Y POLÍTICA ECONÓMICA/ (T.L.) HONOR Y GLORIA AL COMANDANTE GUILLERMO JIMÉNEZ SOLER/ (GRANMA) CENSURA: DESDE DÓNDE Y CONTRA QUIÉN/ (ONCUBANEWS) EL ROMPECABEZAS ECONÓMICO CUBANO FRENTE A LA PANDEMIA/ (R.J.M.) MEDICAMENTOS CUBANOS Y MARKETING GLOBAL: UNA NUEVA ETAPA?/ (P.M.P.) ROQUE DALTON: DOS PATRIAS TENGO YO, CUBA Y LA MÍA/ (E.G.S.) CENICIENTA/

Las opiniones expresadas en este boletín y en cualquiera de las publicaciones accesorias realizadas a través del mismo, son responsabilidad exclusiva de los autores. En el mismo se publicarán materiales de diferentes corrientes de pensamiento, en aras de contribuir al debate y en función de la libertad de pensamiento, conciencia y expresión.
……………….

VIRUS Y POLÍTICA ECONÓMICA
POR JORGE GÓMEZ BARATA

Las crisis comienzan a resolverse cuando se encuentran soluciones de salida. En esas búsquedas, Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel, primer secretario del Partido Comunista y presidente de Cuba respectivamente, han encendido la luz larga y, al controlar la pandemia COVID-19, comienzan a modelar el retorno a una “nueva normalidad” que no se limitará al control de daños y la aplicación de paliativos, sino que ejercitará el más atinado y audaz de los actos defensivos: “Escapar hacia adelante”.

A propósito, el presidente Díaz-Canel, ha reiterado dos ideas esenciales, la primera es utilizar todos los recursos disponibles para enfrentar la crisis económica, entre ellos, las medidas acordadas en años anteriores relativas al sector no estatal de la economía que, bien diseñado, apoyado y controlado, sumará el talento de decenas de miles de emprendedores, complementando el sector público de la economía que continuará siendo sostén del sistema y marcará las pautas.

El presidente tiene claro que la crisis en progreso golpeará implacablemente a Cuba debido al bloqueo de Estados Unidos, la exclusión de la Isla del acceso a las organizaciones crediticias, la débil inversión extranjera, así como los problemas estructurales y funcionales que afectan al sector estatal, todo lo cual hará imposible salir de la desfavorable coyuntura sin introducir innovaciones en escalas significativas.

Conscientes en que “innovar no es improvisar”, tanto el presidente como el primer ministro aluden a ideas discutidas hace años y que, con las debidas salvaguardas, fueron aprobadas por las máximas instituciones del país, entre ellas, el Buró Político del Partido y la Asamblea Nacional que endosó su inclusión en la Constitución, la cual fue aprobada por el legislativo y sometida a plebiscito.

La evaluación de la actual situación cubana, aquejada por la inminencia de un grave quebranto económico, no puede soslayar el hecho de que, aunque ha logrado realizaciones como la edificación de poderosas industrias médico-farmacéutica y turística, incrementado los ingresos por la exportación de servicios técnicos, principalmente médicos y sostenido prosperas ramas tabacaleras y de producción de bebidas, la Isla no ha logrado reponerse de la crisis iniciada hace casi 30 años atrás cuando colapsó la Unión Soviética.

De hecho, la dirección de la Revolución ha descartado la idea de que la reforma de su modelo económico puede esperar y ha asumido que cualquier dilación puede ser ahora fatal. Hoy se comprende mejor que al evaluar la situación que en Cuba se creará a la salida de la pandemia, no concurren solo datos económicos, sino también realidades sociales con efectos ideológicos y políticos. Al respecto, el doctor Jesús Arboleya, una de las mentes analíticas más sólidas de la intelectualidad cubana del momento, me comentó:

“La evolución de la situación internacional, los efectos del bloqueo recrudecido por la administración de Donald Trump, los conocidos problemas asociados a la ineficiencia del modelo económico advertidos por Fidel y los devastadores efectos económicos de la pandemia, crean para Cuba escenarios y dinámicas enteramente nuevas ante las cuales el país está obligado a movilizar todas sus reservas, entre ellas, nuevas expresiones de apertura económica. La repetición de fórmulas tradicionales, parece un camino agotado…”

Fiel a las esencias más profundas del proyecto revolucionario, consecuente con los legados de Fidel y Raúl y orientado por su pensamiento político, el presidente Díaz-Canel, advierte que: “Cualquier cosa que hagamos debe preservar a los más vulnerables”.

Ocurre que los llamados “sectores vulnerables” son millones de personas a cuya protección se suman el mantenimiento de costosos sistemas de salud y educación, así como el subsidio de alimentos, combustibles y servicios públicos como electricidad, gas, agua y otros, todo lo cual requiere de una alta eficiencia económica y capacidad para generar riquezas que por sí solo el sector público de la economía no puede lograr.

Los más recientes pronunciamientos de Díaz-Canel y Raúl, sobre todo su criollísima expresión de: “Subirnos al tren para no bajarnos más”, proveen tranquilidad y confianza. Cuba posee un arma secreta, se trata de los cubanos que convocados, unidos y liberados de dogmas y prejuicios, así como de exclusiones, son capaces de las mayores hazañas, incluso productivas. Estamos en el camino correcto. Allá nos vemos.
…………………

HONOR Y GLORIA AL COMANDANTE GUILLERMO JIMÉNEZ SOLER.
POR TONY LÓPEZ R.

En medio de este riguroso encierro provocado por esta terrible Pandemia, conocí la dolorosa muerte del heroico comandante Guillermo Jiménez Soler, (Jimenito como le decíamos), fundador del Directorio Revolucionario y luchador de primera línea desde el mismo 10 de marzo, cuando el dictador Fulgencio Batista, ejecutó el artero y criminal golpe de estado, e instauró una de la más cruel dictadura de América Latina, apoyada por el gobierno de los Estados Unidos.

Conocí a Jimenito al triunfo de la revolución, cuando en compañía del también querido compañero Miguelito Brugueras, le fuimos a ver a la dirección del periódico Combate, órgano oficial del Directorio Revolucionario que él dirigía y unos años más tarde, nos volvimos a encontrar en la Jefatura de la Dirección de Inteligencia del Minint, situada en el llamado castillito de 51 en Marianao y él se desempeñaba como Jefe de Información y análisis, desde entonces mantuvimos una muy buena amistad y yo disfrute en distintas conversaciones, entre compañeros y amigos, de su vasta cultura.

De su participación en la lucha contra la dictadura y de detalles de aquella epopeyicas acciones llevada adelante por el estudiantado y la juventud de la época y de la que él forma parte inspiradas en el pensamiento de José Martí, Mella y Guiteras, en esas ideas se forjó aquella pleyades de hombres y mujeres que se convirtieron en valientes y audaces combatientes contra la dictadura y que tuvieron en la colina universitaria su principal trinchera.

En la década del 50, líderes como Fidel Castro, José Antonio Echevarría, Fructuoso Rodríguez, eran entre otros fuertes inspiradores de lucha, cómo no recordar la marcha de las antorchas del 28 de enero de 1953, encabezada por Fidel, bajando con las antorchas, símbolo de rebeldía de la histórica escalinata, allí estuvo Jimenito rindiéndole tributo a José Martí.

Miembro activo del Directorio, participó en numerosas acciones en contra de la dictadura, y se destacó por su valentía, tal como cita mi querido compañero Eduardo Delgado, la acción en el canal 4 de la televisión para interrumpir el programa del esbirro de la juventud batistiana y vocero del tirano llamado Luis Manuel Martínez, acción en la cual participaron Juan Nuiry Sánchez y Guillermo Jiménez Soler, la cual él salió gravemente herido en el abdomen y hasta sus últimos días de su vida sufrió sus secuelas. En esa acción y desde la Universidad ubicado por la calle Ronda y San Miguel, el joven Efigenio Amejeiras Delgado, con una carabina M-1, abrió fuego contra los escoltas de Luis Manuel y carros de la Policía.

En fecha más reciente, febrero del 2017, contacté a Jimenito y le expliqué que, en cumplimiento de las orientaciones de la Secretaria Patriótica Militar Provincial de la Asociación de Combatientes, al compañero Manolito Graña y mi persona nos designaron para coordinar y organizar encuentros mensuales de participantes en la lucha revolucionaria, plan que los jóvenes de la FEU bautizaron con el nombre de Encuentro con la Historia. Él recibió con mucho agrado la invitación y le manifesté que la idea era que pudiera comentar hechos poco conocidos, después del Asalto al Palacio Presidencial y de los sucesos de Humboldt 7. Que no excluía que él aportara datos e información que considerara de interés para los jóvenes estudiantes, la mayoría de la Facultad de Derecho e Historia.

Ese encuentro lo realizamos en el Salón de los Mártires y él estaba bien impresionado porque dijo hacia años, que no había pisado la que fuera la oficina de José Antonio, recorrió el salón y se detuvo frente a cada foto de sus compañeros mártires que se exponen en ese salón e hizo sentidos comentarios de todos aquellos que él conoció y le pidió a los dirigentes de la FEU presentes, que preservaran ese local, que forma parte de la historia de Cuba.

De su conferencia recojo sus principales relatos. Dijo que luego del asalto al palacio y el asesinato de Fructuoso Rodríguez, que había sido designado, Secretario General del Directorio, debido a la muerte de José Antonio, y la salida del resto de los asaltantes al exilio, Faure Chomon, le comunicó que el acuerdo tomado por la dirección, era que él quedaría en Cuba al frente de la Organización y que una de las tareas era organizar la apertura de un frente guerrillero en el Escambray. Así lo hizo, un elemento importante unitario que él anotó, fue la acogida y apoyo que tuvo de los compañeros Santiago Riera y Enrique Oltuski máximos responsable del Movimiento 26 de julio en la provincia de las Villas. Expresó que en esa época ya había un pequeño destacamento guerrillero del 26, que dirigía Víctor Bordón, con el que también tuvo conversaciones.

Pero dijo, con mucha modestia y espíritu autocritico, que “él se equivocó al llevar para el Escambray a Eloy Gutiérrez Menoyo, decisión que él tuvo en cuenta que éste contaba con alguna instrucción militar al igual que su heroico hermano, que murió en el Asalto a Palacio”. Como se sabe, Eloy se vinculó a los elementos más nocivo del autenticismo como Nazario Sargent y otros, que terminaron formando el II Frente Nacional, que el Che calificó muy bien de come vacas, porque eludieron siempre combatir al ejército de Batista y se dedicaron a chantajear a campesinos y robarles.

Comentó el trabajo y los riesgos que corrieron en el traslado de armas, que una parte de ellas había sido dejada abandonada, por el comando de apoyo a los asaltantes al palacio presidencial y que el compañero Domingo Portela había recuperado. Jimenito, salió para el exterior y se unió a la expedición que desembarcó por Nuevitas, Camagüey, expedición dirigida por Faure Chomon, participó como ya se dijo en la organización del Frente del Directorio en el Escambray y en las acciones combativas que tuvo dicho Frente y en otras que en unión con las tropas de la columna 8, dirigidas por el comandante Ernesto Guevara y que concluyó con la toma de Santa Clara, donde el Frente del Directorio se destacó en la toma del Escuadrón 31, donde se desarrollaron fieros combates hasta la rendición.

Esa tarde en el Salón de los Mártires fue una lección de historia que puso de manifiesto, para todos los que estuvimos presente, que estábamos delante de un héroe anónimo de nuestra patria, donde se destacaba sus conocimientos, su conducta revolucionaria, sus firmes principios, su honestidad y honradez, sus posiciones unitarias, sin dejar de reconocer, que hubo sectarismos dañinos, nos dijo “que muchos enemigos de la revolución quisieron utilizar sus siempre posiciones críticas ante lo mal hecho, sus posiciones enfrentadas ante los oportunistas e incluso quienes han querido, para atacar a la revolución, inventar mentiras sobre muchos de nosotros, mentiras de los mediocres y débiles de pensamiento y alma, de algunos que han traicionado las ideas de sus seres más queridos y que las ideas unitarias de Fidel son las que ha primado en todos los revolucionarios que hemos participado en la lucha desde muy jóvenes”, sentenció.

En la conversación con los dirigentes de la FEU les dijo que nadie debe olvidar que la FEU tiene el deber de recordar que fue y es la continuadora de las ideas de los hombres que hicieron posible esta revolución cuyos sueños se cumplieron al ponerse siempre al lado de los humildes y los explotados, sobre todo al pensamiento antimperialista de Martí, aquel que fue atacado por los miserables marines yanquis, en el Parque Central y por esa acción la FEU organizó una fuerte respuesta.

Las posiciones de Guillermo Jiménez frente a lo fue el sistema capitalista en Cuba se expresan en su libro “Los propietarios de Cuba en 1958” de lo que fue la burguesía cubana. Jimenito desempeño importantes responsabilidades en los ministerios de Fuerzas Armadas Revolucionarias, del Interior, de Relaciones Exteriores y el Banco Nacional y colaborador de el periódico Granma Internacional.

Militante de nuestro glorioso Partido, Guillermo Jiménez Soler se encuentra dentro de sus Fundadores y ostenta varias condecoraciones y reconocimientos de diversas instituciones fue y será siempre ejemplo para los mejores hijos de nuestra patria, que hoy los vemos, vistiendo las honrosas y humanitarias batas blancas que salvan vidas y brindan esperanza y amor, no solo en su patria, sino también en otros hermanos pueblos, orgullosos de que está es hoy su lucha y con ella honran a Fidel, José Antonio, Frank País, Fructuoso, Camilo, Fauré, el Che y a Jimenito. Gloria eterna a este héroe de nuestra patria.

(*) Periodista, politólogo y Analista internacional.
………………..

CENSURA: DESDE DÓNDE Y CONTRA QUIÉN
POR KARIMA OLIVA BELLO, 12 DE MAYO DE 2020
http://www.granma.cu/cuba/2020-05-12/censura-desde-donde-y-contra-quien-12-05-2020-01-05-08

Instituciones y organizaciones políticas y de masas en nuestro país deben seguir ampliando y profundizando la agenda de debates sobre las problemáticas que afectan a los cubanos, pero no debemos dejar que estas problemáticas sean capitalizadas por aquellos cuyos intereses se definen en el ataque constante a la alternativa socialista en Cuba

Cuando el acceso a internet nos conecta mucho más al mundo tenemos el desafío de mover los ejes de referencia: lo realmente hegemónico es la imposición del capitalismo como única alternativa, los mecanismos de dominación ideológica responden a ese orden y la censura es contra quienes lo intentan subvertir.

Si usted tiene criterios favorables a la Revolución Cubana y por una razón u otra decide compartirlos en las redes sociales, es muy probable que en algún momento se convierta en objeto de una crítica irascible. Y ninguno de los que hacen alarde de defender los derechos formales de las democracias liberales, como el derecho a la libertad de expresión, saldrá en su defensa. Puede realizar la prueba. No importa si usted se identifica cabalmente con el sistema político cubano o si tan solo reconoce aspectos que considera dignos de destacar; si tiene una militancia política o simplemente está compartiendo una opinión con base en su propia experiencia de vida. Siempre habrá quién o quiénes lo descalifiquen y/o agredan verbalmente y, entonces, es muy probable que la próxima vez que usted desee comentar algo, lo piense dos veces antes de hacerlo.

Recientemente un joven me comentó: «aunque veo las cosas desde una perspectiva crítica, reconozco cuestiones sustanciales muy positivas de nuestro sistema, pero no siempre lo expreso para no convertirme en foco de ataques y para no marcarme, habría que ser muy valiente para exponerse a eso en determinados ámbitos». Del mismo modo, noté cómo alguien conocido casi tiene que disculparse por postear un artículo de Granma en su muro de Facebook a pesar de haberle gustado.

Habrá más de uno que decida evadir el debate político en defensa de la Revolución, para evitar conflictos personales, se cuide de expresar opiniones para no exponerse públicamente, o incluso, prefiera no «marcarse» imaginando un supuesto escenario de un cambio de régimen político en Cuba, propaganda que por mucho tiempo ha sido utilizada contra nuestra Isla y que actualmente adquiere nuevos ecos en las redes sociales. Así opera la autocensura.

Determinados mecanismos sicológicos actúan como condiciones de posibilidad para que esta se dé, pero ella no se explica solo desde una compresión del sujeto individual, sino que está conectada a complejas dinámicas globales de dominación cultural, ante las cuales Cuba no está inmune, menos ahora en tiempos de conectividad. Se da como efecto de mecanismos de dominación cultural desde el orden hegemónico capitalista que van generando y administrando los imaginarios colectivos como gestores de la censura en los micro-espacios de la vida cotidiana. Aquí hay una dificultad. Es fácil identificar cuándo en un momento puntual, un Estado, amparado en leyes vigentes, incurre en un acto de censura, pero es mucho más difícil develar mecanismos que operan efectivamente de forma reticular, disimulando lo que son tras el discurso formal de la libertad de expresión y naturalizándose en el imaginario colectivo como efecto directo de su hegemonía a nivel global. ¿Qué quiere esto decir?

Primero: Pudiéramos pensar que las redes sociales son espacios plurales, donde todas las narrativas en torno a la «cosa pública» tienen igual oportunidad de circular y visibilizarse. No es así. Iroel Sánchez ha documentado cómo lejos de diversificarse el consumo cultural, se ha profundizado el abismo entre el núcleo de producción de contenidos y servicios en poder de unas pocas empresas estadounidenses y el resto del planeta, provocando una creciente homogeneización.

Segundo: Sobre esta base se hacen mucho más reticulares y sofisticadas las formas de acotar o silenciar las voces que subviertan el orden de racionalidad sobre el que se fundamenta el capitalismo: no hay nada más allá del capitalismo, el capitalismo es el único modo de vida posible. Como diría Martínez Heredia, puedes hablar cualquier cosa mientras no denuncies la esencia misma del sistema o pongas en evidencia la viabilidad de otras alternativas. Ese es el límite de la diversidad que tanto proclaman las democracias liberales.

En la práctica esto se traduce en que determinados discursos sobre la realidad cubana tienen una notable prevalencia en las redes, poseen mayor visibilidad, entre otros factores, por alinearse con las narrativas hegemónicas liberales fuera de Cuba u omitir la crítica en torno a ellas y, por ende, por el financiamiento con el que cuentan para posicionar sus contenidos. Existe toda una red mediática, que va desde canales de YouTube con muy mala factura hasta medios digitales con discursos científicos sofisticados que tienen el mismo objetivo: construir ante públicos diversos la desmoralización del socialismo cubano y posicionar el capitalismo como única alternativa posible, en el caso de Cuba, un «destino manifiesto».

Tercero: Si a pesar de toda esta influencia mediática usted piensa diferente y decide expresarlo, se convierte en blanco del ataque. Los núcleos duros de estos ataques son la intimidación, que se ejerce a través de la violencia verbal con el uso de ofensas y amenazas, en ocasiones, hasta a la integridad física y la desarticulación del debate argumentativo a través de la queja, las acusaciones infundadas y la victimización.

Otros aspectos notables en este tipo de discursos son: la defensa de los valores del capitalismo a ultranza, con ignorancia de todas las condiciones que hoy día ameritan, por lo menos, una visión reservada sobre el alcance de este sistema; el rechazo desmedido por todo lo que esté asociado al universo simbólico de la Revolución Cubana; la especulación absurda en torno a una supuesta idea de que todos en Cuba sin distinción están en contra del sistema político; y, por último, el desconocimiento de los referentes más importantes del pensamiento crítico contemporáneo, así como de las estadísticas globales en materia de salud, pobreza absoluta, emigración, violencia, inseguridad ciudadana, desplazamientos, conflictos armados, trata de personas, etc., que develan constantemente las grandes limitaciones y contradicciones del sistema capitalista.

Cuarto: En Cuba, podemos incluso llegar a reflexionar sobre una cuestión interesante, ¿qué presencia tienen en las redes los diferentes grupos que conforman la estructura socio-ocupacional de la sociedad cubana contemporánea? En otras palabras, ¿qué cubanos pasan más tiempo conectados y cuáles de ellos navegan en sitios de contenido político o donde se generen este tipo de intercambios? Mapear esa realidad sería muy interesante. Es muy probable que la mayor presencia sea, incluso, de residentes fuera de la isla, con un considerable porcentaje de ellos viviendo en Estados Unidos, donde la vigilancia ideológica-mediática ante cualquier postura procubana o anticapitalista es más efectiva. La entrada de los cubanos residentes en Cuba a las redes se ha dado de forma tardía y ha sido, en cualquier caso, la llegada a un espacio culturalmente colonizado por los valores del capitalismo. Ante eso, la defensa de nuestra independencia cultural es hoy una cuestión medular.

Cuando el acceso a internet nos conecta mucho más al mundo tenemos el desafío de mover los ejes de referencia: lo realmente hegemónico a escala global es la imposición del capitalismo como única alternativa posible, los mecanismos de dominación ideológica responden a ese orden y la censura es contra quienes lo intentan subvertir.

Instituciones y organizaciones políticas y de masas en nuestro país deben seguir ampliando y profundizando la agenda de debates sobre las problemáticas que afectan a los cubanos, pero no debemos dejar que estas problemáticas sean capitalizadas por aquellos cuyos intereses se definen en el ataque constante a la alternativa socialista en Cuba, por todo lo que la defensa de esa alternativa representa para el presente y el futuro de nuestra Isla. Nunca podremos cansarnos de denunciar esas hegemonías silenciosas que, a través de voces disfrazadas de innovadoras, independientes y diversas, nos intentan imponer un solo modo de ver el mundo, el mismo que ha prevalecido por más de cinco siglos sin que tenga hoy nada nuevo que mostrarnos.

Fuentes: Martínez Heredia, F: El corrimiento hacia el rojo, Ed. Letras Cubanas, La Habana, 2001.
Sánchez Espinosa, I: Redes sociales en Internet: ¿qué hacer? En: La Pupila Insomne, 2018.
……………………..

EL ROMPECABEZAS ECONÓMICO CUBANO FRENTE A LA PANDEMIA
POR RICARDO TORES; MAYO 12, 2020

El rompecabezas económico cubano frente a la pandemia

La emergencia de salud derivada del Covid-19 tiene implicaciones económicas para todos los países, pero su impacto no es simétrico. Aunque es una característica típica de países en desarrollo, la economía cubana es muy sensible a la disponibilidad de divisas, de la que dependen las importaciones. Las compras externas son claves para sostener el consumo y la producción. Una crisis de estas proporciones solo puede empeorar el ya precario estado de la balanza de pagos de la isla.

El golpe será contundente. El Fondo Monetario Internacional (FMI) predice una caída de 6,1% del PIB en las economías desarrolladas. La Organización Mundial de Comercio (OMC) anticipa un retroceso del intercambio comercial de hasta un tercio. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) pronostica un descenso de 5,6% en la producción de la región. Estos guarismos son mucho peores que en la recesión de 2009. En los niveles sectoriales, el turismo y la aviación se cuentan entre los más afectados.
La Organización Mundial del Turismo (OMT) anticipa un severo desplome de los viajes. De momento, la Unión Europea planea mantener las fronteras comunitarias cerradas hasta septiembre. Las economías más dependientes del sector recibirán un impacto superior, entre las que se incluyen el Caribe y, por supuesto, Cuba.

El impacto económico

La actividad productiva de la Isla se venía desacelerando notablemente desde 2016. El crecimiento económico se redujo a la mitad entre 2016 y 2019, comparado con el periodo 2010-2015. En ello intervinieron factores tales como la crisis económica en Venezuela, la cancelación de contratos para prestación de servicios médicos (Brasil), el fin de la bonanza en el turismo internacional, el efecto de nuevas sanciones de Estados Unidos y las contradicciones de la reforma económica interna. La ponderación de uno u otro factor continúa siendo un tema de amplio debate en el país. Para el ciudadano medio, el síntoma más claro de los problemas económicos es la creciente escasez de productos de todo tipo, que incluye artículos de primera necesidad como alimentos, medicinas y combustible. Estos efectos se dejaron sentir ya desde diciembre de 2018. Las autoridades habían introducido medidas de ahorro de energía tan temprano como en el verano de 2016.

Entre los principales socios comerciales de Cuba, solo China tiene una predicción de crecimiento positivo para 2020, y es de 1,2%. Venezuela y España (primero y cuarto socios comerciales) se encuentran entre los más afectados. En el caso de Venezuela, con el efecto añadido del colapso de los precios del petróleo.

La propia Cepal estima una contracción de 3,7% del PIB cubano, una cifra que con toda seguridad será revisada a la baja a mediados de año. El escenario es muy complejo, aunque es improbable un retorno al tristemente célebre Periodo Especial de principios de los años 90. El tejido productivo es más diversificado, la economía está más integrada al resto del mundo y los hogares no son tan dependientes del Estado para la satisfacción de sus necesidades vitales. De hecho, una parte muy significativa de sus ingresos provienen de remesas, visitantes extranjeros o negocios internacionales. La Isla es más resiliente, pero sus habitantes son menos tolerantes a estrecheces materiales.

El impacto llega por múltiples canales. La contracción económica en los principales centros económicos tira hacia abajo la demanda externa. Un aspecto singular de la estructura económica cubana es que más de las dos terceras partes de las exportaciones se vinculan directamente a la salud y las personas (servicios médicos, medicamentos, turismo). Las ventas de níquel pueden verse gravemente afectadas a partir del hundimiento de las inversiones y la construcción. El metal y el azúcar ya venían sufriendo bajas cotizaciones, que pueden deprimirse aún más. A primera vista, el abaratamiento del petróleo luce como una buena noticia para un importador neto como Cuba, pero un análisis más atento relativiza esa apreciación.

Varios de sus socios más cercanos, como Venezuela, Angola, Argelia, Qatar o Rusia, se verán severamente afectados, lo que puede rebotar en contra del comercio y el crédito.

En este escenario, los medicamentos tendrían una mejor perspectiva. La gran incógnita son los servicios médicos, ya que no están claras las condiciones para que Cuba logre «monetizar» esta emergencia sanitaria. El modelo de venta de servicios de salud basado en el envío de profesionales despegó a partir de 2005 en el mercado venezolano. Desde sus inicios, se ha basado en acuerdos intergubernamentales, en muchos casos favorecidos por la sintonía política entre los gobiernos. En años recientes, ha sido objeto de diferentes críticas, aunque no todas tienen las mismas motivaciones.

Existen líneas ideológicas reconocibles en la procedencia de esas detracciones, además de que tienen como objetivo una de las principales fuentes de ingreso del país.

El punto más álgido es la forma de pago a los profesionales. Las retenciones más comunes suponen que más de la mitad del pago total es transferido al Estado cubano. Un análisis del asunto requiere un abordaje integral de las condiciones de prestación del servicio, y el hecho de que la financiación de los estudios superiores corre a cargo del presupuesto central, es decir, los paga toda la sociedad. Los países con Estados de Bienestar más avanzados tienden a tener impuestos a los salarios relativamente altos, que en países como Alemania pueden llegar a 50%.

Por el hecho de que Cuba parece tener una ventaja competitiva en la prestación de servicios médicos, la sostenibilidad de ese modelo debería ser una cuestión de máxima importancia, y ello pasa por la disponibilidad y motivación del personal. Si la epidemia de Covid-19 induce un incremento a largo plazo del gasto sanitario, en un contexto de escasez de personal de salud, Cuba podría encontrar un nicho de mercado. En todo caso, la penetración de mercados más lucrativos y estables exigirá la readecuación del modelo de negocios, incluyendo los requisitos de contratación de los profesionales.

El turismo es una actividad fundamental para la Isla. Y lo es también para muchos hogares y pequeños negocios. La prolongación del cierre de fronteras es una gran amenaza, como lo pueden ser cambios permanentes en los hábitos de viaje. Cada mes de cierre representa una pérdida de unos 140 millones de dólares. Hasta febrero, ya el arribo de visitantes mostraba una clara tendencia a la baja.

Por otro lado, aunque la inversión extranjera no exhibía el avance esperado y las sanciones de Estados Unidos habían aumentado el riesgo asociado a esta actividad, el deterioro de las condiciones financieras internacionales supone un nuevo tropiezo. Cabe esperar que las autoridades cubanas busquen alivio adicional en sus acreedores. Antes de la epidemia, Cuba había negociado https://oncubanews.com/cuba/economia/cuba-promete-pagar-sus-deudas-atrasadas-con-el-club-de-paris/ una posposición del pago de una parte de su compromiso de 2019 relacionado con el Club de París.

Tradicionalmente se ha considerado que los emigrados cubanos son muy fieles a sus familias, pero el desempleo masivo en Estados Unidos, donde vive la inmensa mayoría de esa diáspora, tendrá un impacto indiscutible. Por ejemplo, The Havana Consulting Group calcula caídas de entre 20-30% en los flujos. Los canales informales están, de momento, cancelados. Un efecto colateral es que el fortalecimiento de las vías formales va a canalizar recursos adicionales hacia el sistema financiero de la isla.

Hacia una nueva etapa en la política económica

Cuba llega a esta fase recesiva mundial con grandes vulnerabilidades que no pudieron resolverse en esta última década de reformas y se han agravado por las medidas de presión de la Casa Blanca. Las autoridades deberían evitar el error de confundir la revalorización de lo público y la efectividad de un manejo centralizado, a todas luces imprescindible en estas circunstancias, con la reforma necesaria e impostergable del modelo económico cubano.

El paquete de respuesta debe observar la situación de partida de los hogares, que es muy diferente del panorama de hace tres décadas. La estratificación social ha crecido, por lo que no todos van a verse afectados de la misma manera. Según expertos, 16% de los hogares cubanos tendría problemas para satisfacer algunas necesidades básicas.

En este contexto se requiere la combinación de medidas universales junto con otras focalizadas a los grupos de riesgo. La capacidad de implementar paquetes de estímulo fiscal o monetario es muy limitada. El déficit en las cuentas públicas se ha disparado y la liquidez monetaria en manos de la población ha crecido 10 puntos porcentuales desde 2013, un síntoma claro de inflación reprimida. En estas circunstancias, se proponen aspectos a tener en cuenta para un programa mínimo que permita simultáneamente lidiar con la emergencia y rescatar la reforma económica.

Si la enorme inversión hotelera no estaba en correspondencia con niveles de ocupación lineal decrecientes, en las actuales condiciones solo cabe un replanteamiento a fondo de su ritmo y magnitud. El turismo será en cualquier caso un sector clave en la recuperación, pero la sobredependencia de una actividad ha probado ser nefasta en demasiadas ocasiones. Esta puede ser una oportunidad para repensar las bases sectoriales de la estructura productiva en los próximos años. ¿Cómo se posiciona el país si tienen lugar cambios permanentes en los patrones de viaje?

El contexto actual brinda una oportunidad insospechada para la reforma monetaria y cambiaria. La disminución brusca de la actividad económica y el aumento del racionamiento facilitarían la introducción de los cambios necesarios. En el plano político, cualquier efecto adverso no sería más grave que los derivados de los tropiezos del comercio minorista y la escasez generalizada. La gran lección es que mañana puede ser demasiado tarde: luego de décadas posponiendo el tránsito hacia un esquema monetario más sensato, las condiciones solo han empeorado.

Más allá de ayudas puntuales, las autoridades deben concebir un esquema universal de protección del ingreso y el consumo de las familias que incluya incentivos para la formalización y abarque los distintos grupos vulnerables: trabajadores y trabajadoras de sectores cuyo nivel de actividad disminuye bruscamente y donde el teletrabajo no es posible (servicios, manufactura no esencial); personas mayores de 60 años -más de 20% de la población cubana está en esta categoría-, de las que 343.000 viven solas; empleo informal y trabajadores contratados en el sector privado.

Asimismo, el teletrabajo es una opción limitada no solo por la estructura de las ocupaciones, sino por el retraso de la infraestructura de comunicaciones. Se pueden ensayar esquemas con el sistema bancario para aminorar el impacto en el presupuesto. La ampliación del racionamiento es inevitable en el corto plazo y sirve al objetivo de extender cierta protección a aquellos que no califican para apoyo monetario directo.

A su vez, una lista limitada de productos protege las finanzas públicas y permite mantener circuitos de aprovisionamiento que viabilicen la actividad empresarial, pública y privada. La distorsión más evidente es que el modelo de protección social ha permanecido anclado en un pasado de igualdad de ingresos que no se reproducirá en el futuro mediato.

En estos momentos, la economía necesita máxima flexibilidad para facilitar la recuperación del empleo. Desde 2010, dejando a un lado el ámbito informal, el sector privado ha sido el mayor generador de puestos de trabajo, y sus contribuciones al presupuesto se han multiplicado por cuatro. Pero el «cuentapropismo» enfrenta desafíos en muchos frentes. Por un lado, el marco regulatorio sigue siendo altamente restrictivo, incluso contradictorio respecto a los propios objetivos declarados en la reforma.

Por ejemplo, en un país urgido de llevar adelante una reestructuración profunda de las empresas estatales, el código impositivo penaliza a los negocios que contratan más cantidad de de empleados. Las categorías aprobadas para el sector tienen poco que ver con el perfil educacional de la fuerza de trabajo.

Cuba reconoce la inversión educativa como uno de sus mayores logros. La ausencia de un debate profundo sobre el tema y la limitada resonancia de los espacios donde sí tiene lugar alimentan percepciones estereotipadas y poco informadas sobre su papel en la economía y sobre todo el futuro económico de la nación.

Cualquier intento de revitalización debe considerar aquellas debilidades junto con otras propias de la coyuntura actual. Un problema inmediato es el acceso a insumos, lo que se podría intentar resolver ampliando la lista de productos que se expenden denominados en moneda extranjera. Ya este paso se había tomado con anterioridad, la novedad sería propiciar la utilización de las divisas en la inversión y creación de empleo. Para ello es importante disipar la incertidumbre sobre el futuro de los negocios. Se podría explorar el adelanto de algunas normas jurídicas del calendario legislativo que están directamente vinculadas a la actividad productiva, como la Ley de Empresas, Asociaciones y Sociedades Mercantiles, cuya aprobación está prevista recién para 2022.

La carencia más notoria del enfoque hacia el sector es que no se ha logrado consagrar su integración orgánica al sistema productivo y social, a pesar de incontables discursos que reclaman desterrar los estereotipos. En ese marco, el país está llamado a seguir confrontando crecientes perturbaciones.

La oportunidad de la pandemia

La pandemia deja lecciones claras respecto a la necesidad de acelerar el despliegue de redes confiables y servicios en línea. Muchos negocios privados, formales e informales, se dedican a la programación y la creación de servicios de tecnologías de información y comunicación (TIC), mientras que demasiados profesionales y técnicos abandonan la Isla.

Esta puede ser una oportunidad para consensuar una agenda conjunta para fortalecer la infraestructura y los servicios conexos, incluyendo las plataformas para las compras en línea, cuyo lanzamiento se ha caracterizado por la inestabilidad y el mal servicio. La asociación puede extenderse a los servicios de entrega, donde ya funcionan varios emprendimientos. La atención al cliente es otra de las áreas en las que se podrían idear esquemas de asociación, mediante la gestión de centros de llamadas (*call centers*).

En sintonía con lo anterior, sería conveniente regular los precios y la distribución de productos agropecuarios mediante comités conjuntos entre las autoridades y el sector privado y cooperativo. El objetivo debe ser maximizar la producción y garantizar la llegada de las producciones a los consumidores.

Los controles desactualizados de precios y su aplicación divorciada de las condiciones reales han empeorado la escasez. Esto se podría combinar con un nuevo enfoque hacia la propiedad y administración de la tierra, lo que se ha pospuesto innecesariamente debido a rezagos ideopolíticos.

Cuba ha vuelto una y otra vez sobre el tema agropecuario, dos veces desde 1990, sin conseguir el objetivo declarado de aumentar apreciablemente el nivel de autosuficiencia. Parece claro que el enfoque actual no está dando resultados, los problemas son serios y van más allá de la producción. En este ámbito también se podría considerar la aprobación de normas jurídicas incluidas en el calendario legislativo, como la Ley de Tierras y el modelo de gestión del sector agropecuario, comercialización de insumos, equipamientos y servicios agropecuarios (consideradas solo para 2022).

El cierre de fronteras también afecta severamente la importación individual de mercancías, uno de los canales de suministros usados por muchos emprendimientos. Panamá, México, Guyana, Estados Unidos, Haití y Rusia eran destinos muy populares para productos cubanos. Se ha estimado que las compras totales se situaban entre 1.500 y 2.000 millones de dólares anuales. Solamente en la Zona Libre de Colón, en Panamá, se hicieron encargos valorados en varios cientos de millones de dólares.

Desde la flexibilización de la ley migratoria, los viajes de cubanos al extranjero se han más que duplicado. Una vez que se comience a normalizar el tráfico aéreo, se podría considerar flexibilizar los límites establecidos para la importación de mercancías, para suavizar la escasez y habilitar otro canal de suministro al sector privado.

Cuba tiene ante sí un dilema. O se encierra en sí misma y termina de sepultar la agenda de cambio que tanto entusiasmo despertó a inicios de la década pasada, o se reconcilia con un entramado social heterogéneo que le permita desatar el potencial de un pueblo emprendedor y sacrificado. Se puede administrar otra crisis o relanzar las transformaciones hacia un modelo de progreso social y prosperidad.

A diferencia de los oscuros momentos de la década de 1990, el sector privado y cooperativo conjugan volumen y sofisticación. Sus redes externas son más densas y diversas. Cuba hace mucho que es más que restaurantes y bellas playas, casas de renta y buena música.

Sería lamentable equiparar el manejo de la pandemia con el programa económico que necesita el país para dar contenido a las promesas de bienestar y desarrollo. De momento, hay señales en uno u otro sentido. Las redes sociales, que se han convertido en un espejo de la realidad nacional, transpiran igualmente optimismo y desesperanza. El gobierno cubano no es responsable de la pandemia, pero todo lo que dejó de hacer o se hizo a medias incide en las condiciones en que llega a este complejo escenario.

Circunstancias excepcionales pueden servir para forjar los consensos necesarios. El rompecabezas hay que leerlo en clave política.

*Este artículo se publicó originalmente en Nueva Sociedad.
…………………….

MEDICAMENTOS CUBANOS Y MARKETING GLOBAL: UNA NUEVA ETAPA?
POR RICARDO JORGE MACHADO

El caos solo favorece a las mentes preparadas. (Proverbio chino)

Despues de ver el documental que realizó la empresa estadounidense NOVA sobre el desarrollo de medicamentos cubanos contra el cáncer decidí redactar estas notas. Se trata de un recurso magistral de mercadotecnia. No hay mal que con bien no venga dice un viejo refrán. Junto a esta desgracia global que es la COVID19 aparece un poderoso resurgimiento de la imagen-país de Cuba. La industria farmaceùtica cubana y algunos de sus medicamentos alcanzan una visibilidad sin precedentes junto con el envio de misiones médicas cubanas a combatir la pandemia a más 20 países. Ello coloca a Cuba en una situación casi sin precedentes –por lo favorable- ante la opinión pública internacional.

El punto focal de mis notas sobre el tema es la importancia crucial de este momento para la mercadotecnia de los medicamentos cubanos a nivel global. El balance de poder en las futuras negociaciones por venir se mueve a favor del sector biofarmaceútico cubano.

Sobre todo ahora que el sector turismo cubano –al igual que el resto del mundo- se desplomó en solo unos días. Recuerdo una observación realizada hace unos años por el que entonces era presidente de la Organización mundial del Turismo (OMT): “El turista es como un venadito asustadizo en el medio del bosque, basta el crujir de una ramita para que desaparezca en la espesura”. En efecto, el venadito ha desaparecido, solo que no era una ramita sino un incendio que estaba devorando el bosque.

En gran medida el país había apostado su futuro al huidizo venadito. No será el momento propicio para pensar en un ajuste de nuestra estrategia como nación ? No han sido pocos los que han mostrado sus inquietudes con relación a las intenciones de nuestro gobierno de mantener un elevado monto de inversiones en este sector ante la situación que afrontaba el país por el recrudecimiento del bloqueo por parte de un gobierno que carece de diques éticos y es capaz de todo. Ssegún la última cifra que escuché lo previsto para el quinquenio era de 25,000 habitaciones, la mayoría para Gaviota. Calculando moderamente a un costo de 60 mil dólares por habitación, la cifra total de inversión se mueve alrededor de 1,500 millones de moneda dura.

Hace tiempo también ha circulado la tesis de que Cuba tiene un potencial máximo de 300,000 habitaciones. Era lógica la posición del gobierno de mantener los compromisos con inversores extranjeros que habían confiado en el país. Una vez que se han tomado decisiones que alcanzan montos de esas dimensiones es muy difícil echarlas atrás sin perder credibilidad ante el mundo de los negocios. Pero el escenario ha cambiado bruscamente.

“Cambiar todo lo que deba ser cambiado”. “Revolución es el sentido del momento histórico” ¿Cual es ahora el sentido del momento histórico para Cuba? ¿Qué es lo que hay que cambiar ante el nuevo contexto internacional creado por COVID19? Quizás ante la nueva situación la contraparte extranjera adoptaría una actitud mas comprensiva ante un posible cambio de la estrategia cubana. No se trata de descartar el turismo como sector estratégico pero sí tomar nota a partir de la experiencia actual.

Los pronósticos que comienzan a circular acerca de la recuperación de este sector -probablemente más dañado por la pandemia-son en extremo conservadores-no menos de dos años. Afirman que comenzaría por el turismo de entornos rurales y abiertos; también por los hoteles pequeños. El MINTUR ya debe ponerse las pilas. Se cae por su propio peso que ese dinero debe orientarse a las inversiones en la agricultura-nuestro talón de Aquiles-como señaló en una Mesa Redonda el ministro de Economía. Pero habría que dejar atrás el modelo mental que ha prevalecido durante décadas en el sector e introduciendo nuevas concepciones si se quiere alcanzar los objetivos de esta nueva etapa.

Hay que moverse rápido hacia el relanzamiento y desarrollo del sector de la bioseguridad. Circulan noticias frescas de que la India a partir del COVID19 ha reorientado unidades industriales afines al sector y en poco tiempo se ha colocado en el segundo lugar a escala mundial en la producción de artículos relacionados con el sector: trajes de seguridad, respiradores, mascarillas de alta seguridad. Cuba podría lograrlo reorientando parte del flujo inversionista. Pero tendria que hacerlo rápido y dentro de modelos que garantizen mayores espacios de libertad a las empresas estatales y otras formas de gestión no estatal.

Los gobiernos que sobrevivan a este tsunami que ha acorralado a la mayoría de los países del planeta-incluso a los mas fuertes-serán aquellos que ajusten sus estrategias a las demandas del entorno. Y mientras más rápido, mejor. Es una tarea de pensamiento aplicado a la ciencia y el arte de gobernar. Al mismo tiempo que se lucha contra el virus hay que trabajar desde ahora sobre que vamos a hacer “el dia después”.

La mayoría de los analistas coinciden: cuando se vaya COVID19 el mundo será otro. ¿Cómo prepararse desde ahora para ese mundo nuevo que emerge mediante un parto doloroso? Escaparán los que aprendan en el menor tiempo posible a adaptarse a las nuevas reglas del juego.

UNA NUEVA ETAPA PARA EL DESARROLLO DEL SECTOR MEDICO FARMACEUTICO CUBANO? El MARKETING GLOBAL.

En los años iniciales de la crisis de los noventa, la dirección del país analizaba tres escenarios posibles para enfrentarse a ella: a-inversión en los derivados del azúcar b-productos biotecnológicos. c-el turismo. Se descartaron los dos primeros, el sector de derivados del azúcar por la inviabilidad en materia de inversiones y la excesiva concurrencia en el mercado de países productores, la biotecnologia porque aún era demasiado débil para competir en un mercado dominado por tres potencias mundiales USA, Japón y Alemania. Se optó por el turismo, entre otras razones porque era muy difícil de bloquear.

En pocos meses unas 600 empresas cubanas comenzaron a interactuar en el mercado internacional sin apenas experiencias previas. El entonces presidente de la Comisión Nacional de preparación de los cuadros y reserva, General Senén Casas Regueiro, se percató de la necesidad de preparar a los empresarios cubanos para competir en el mercado en una relativa igualdad de condiciones: “tenemos que conocer como se preparan los empresarios con los que tenemos que competir” le escuché decir.

En coordinación con Programa de ONU para el desarrollo se crearon dos equipos de trabajo (de dos personas) con la misión de estudiar los programas de formación de empresarios. Uno iria a los Estados Unidos y otro a diferentes países de Europa occidental. Fui designado para este último. A última hora se incorporó a nuestro equipo la tarea de visitar empresas del sector biotecnológico con relación al tema de preparar gerentes según sus especificidades.

En las entrevistas con las contrapartes de los países nórdicos –Suecia y Finlandia- me enteré de cosas que no sabía. El marketing farmacéutico es muy especializado. No se reduce a los cuatro factores famosos (las 4 P): precio, producto, comunicación y distribución (en la versión en inglés las cuatro palabras comienzan con P). Son muchos otros factores. no es lo mismo vender un automóvil que vender un medicamento que puede hacer daños irreparables a la salud de las personas a corto plazo. Son detalles porque los experimentados directivos de BIOCUBAFARMA hace tiempo que los dominan.

Recuerdo que nos interesamos por los entrenamientos en las áreas de gestión -es decir aprendizaje gerencial- que era también un “producto” que ellos vendían. Creo recordar que un mes de preparación en gerencia costaba 100,000 dólares. Advirtieron que por tratarse de Cuba lo reducían solo hasta un 30% ¿No podríamos también nosotros vender ese producto y prepararnos para ello ?

En Francia, algunas de las empresas de ese perfil estaban situadas en los alrededores de París concretamente en el barrio obrero de Saint Germain, dominado por mucho tiempo por los comunistas.

De esos contactos obtuve la clave para comprender un evento típicamente parisino: a la caída de la tarde cuando los habitantes de la ciudad sacan a pasear sus perros, prácticamente detras de cada uno de los canes aparecía un motociclista para recoger sus excrementos. Pensé que eran empleados vinculados al sector del cuidado de la higiene de la ciudad. Pero no. trabajaban para empresas biotecnológicas que de la caca de perro obtenían excelentes perfumes. Lo que evidentemente solo puede ocurrírsele a los franceses y muestra al mismo tiempo el enorme poder transformador de la biotecnología .

Creo que una de las ideas que me quedaron mas claras de toda esta experiencia fue la idea del Marketing Global que simplifico a continuación. Cada país debe descubrir el área de actividad económica que puede generar mas confianza en el mercado internacional, es decir en la que todo el mundo sabe que ud. es muy bueno. Cuba tiene solo el tabaco, pero produce solo unos 300 millones. Para Gran Bretaña son los textiles, Suecia los rodamientos, Japón los electrodomésticos, Finlandia los yates de recreo. Cuba no lo logró del todo en el turismo aunque pudo haberlo hecho. Entre los países del Caribe ocupaba el lugar 14 por calidad y competividad hace solo unos años.

Podria Cuba aprovechar esta oportunidad y convencer a una parte importante del mundo de que somos buenos haciendo medicamentos de avanzada eInsertarnos así con un impulso cualitativamente mas fuerte en el competitivo mercado global de medicamentos?

Sostengo la idea de que ha llegado un momento único y favorable para fortalecer el posicionamiento de Cuba en el exclusivo mercado de la biotecnologia. Una excelente prueba de ello ha sido la creación en el segundo semestre de 2018 de la empresa mixta cubano estadounidense INNOVATIVE INMUNOTHERAPY ALLIANCE S.A que tiene como sede la Zona Especial de Desarrollo del Mariel. En ella se integran dos filiales de respectivos centros de investigación: el Centro de Inmunologia Molecular de Cuba y el Roswell Park Comprehensive Center Cáncer de Estados Unidos (1). El documental mencionado al inicio de este texto ofrece detalles al respecto.

El impacto planetario del medicamento cubano Interferon 2 Alfa B, cuya relevancia no han podido ocultar ni los medios mas conservadores, abre un nuevo escenario a la industria farmaceútica cubana. Ofrece la posibilidad de consolidar a un nivel superior su posición como jugador global en esa esfera (2) Pienso que para lograr ascender a un nuevo estadio, necesita realizar una modernización de las técnicas de gestión en concordancia con la tecnologia sino de punta pero sí de avanzada. Es decir, un nivel alto y relativamente parejo entre tecnología farmacéutica y tecnologia de gestión. Hay que tratar de evitar una relación disfuncional, asunto del que afortunadamente los directivos del sector están conscientes: “La innovación en tecnología gerencial es tan importante como la innovación en las ciencias biológicas o en los procesos productivos (3).”

Cuando se habla hoy de tecnología de punta en la esfera de la gestión hay que mencionar ante todo el papel de las neurociencias en la profunda revolución de como deben funcionar en el mundo de hoy las organizaciones; y en especial la esfera relacionada con el neuromarketing y las nuevas formas de hacer negocios. Se trata de conocer con mayor profundidad como funciona el cerebro humano en los procesos de negociación y ventas de productos. Ya en la Escuela Nacional de Salud Pública (ENSAP) se creó un equipo integrado por médicos, sociólogos y sicólogos con la tarea de desarrollar el proyecto PROGRAMA DE DESARROLLO DEL LIDERAZGO A PARTIR DE LA APLICACIÓN DE LAS NEUROCIENCIAS COMO HERRAMIENTA CIENTÍFICA PARA LA GERENCIA EN SALUD.

Puede ser un recurso importante del país para enfrentar el desafio que implica la globalización del caos que ha creado COVID19. Pero ese asunto lo dejamos para el próximo texto

NOTAS:
1.Granma, 27 de septiembre de 2018: Crean la primera empresa bioitecnologica cubano-estadounidense.
Un fuerte impulso inicial se produjo durante la visita del presidente Obama a Cuba en diciembre de 2015.En su delegación estaba el actual gobernador demócrata de Nueva York Andy Cuomo el cual manifestó su apoyo al emprendimiento pues el centro de investigación norteamericano se encuentra en ese estado, actualmente azotado con violencia por COVID 19. Es muy poco probable que los republicanos puedan alcanzar en el futuro mediato esa posición a causa de la fuerte inclinación demócrata del estado.

2.Granma febrero 27 2020. En 2019 Biocubafarma comercializó más de 300 productos en 43 países. Se fundó en 2012, la integran 32 empresas y 65 unidades de producción y desarrolla 80 líneas de productos. La conforman mas de 20 000 trabajadores, de ellos 17 mil graduados universitarios, 1265 masters y 278 doctores en ciencias. No tengo los datos de otros gigantes como las norteamericana Eli Lilly, Merk o la Bayer alemana pero si Cuba no es ya un jugador global debe estar muy cerca. A mediados de los noventa visité una de las instalaciones de BAYER, donde me informaron del poderoso sistema de capacitación dentro de la empresa que cubre diferentes áreas de enseñanza, entre ellas una muy fuerte en el aspecto gerencial.

3.Lage Agustín: La osadia de la ciencia. Edit Academia 2018 pag 51
……………………

ROQUE DALTON: DOS PATRIAS TENGO YO, CUBA Y LA MÍA
POR PEDRO MARTÍNEZ PÍREZ

Hace cinco años, el 14 de mayo de 2015, cuando en el edificio enclavado en el número 162 de la Calle J, en El Vedado, el poeta y ensayista cubano Roberto Fernández Retamar, Presidente entonces de la Casa de las Américas, y Aída Cañas, compañera de Roque Dalton, y madre de sus tres hijos, develaron una placa que identifica el lugar donde vivió el gran poeta salvadoreño.

La placa fue elaborada en los talleres de la Oficina del Historiador de la Ciudad, que dirige desde hace muchos años Eusebio Leal Spengler, y en ella puede leerse un texto de inspiración martiana de Roque Dalton: Dos Patrias tengo yo, Cuba y la mía.

Al acto, efectuado en la fecha en que Roque Dalton cumpliría 80 años de edad, asistieron también Miguel Barnet, entonces Presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, la poeta cubana Nancy Morejón y el salvadoreño Alfredo Elías, quien en esos momentos era el Cónsul de su país en Cuba.

La ceremonia fue breve, pero muy emotiva y de mucho contenido, pues en sus palabras Roberto Fernández Retamar, fallecido en julio del pasado año en La Habana, denunció el asesinato de Roque Dalton, todavía impune, así como la desaparición de los restos del gran poeta, escritor y periodista salvadoreño.

Yo había visitado en numerosas ocasiones el apartamento donde en ese edificio vivieron Roque Dalton, Aída Cañas y sus hijos Roquito, Juan José y Jorge. En una ocasión fue para entrevistar a una famosa guerrillera salvadoreña, Mélida Anaya Montes, conocida como la Comandante Ana María, quien años después, en abril de 1983, fue asesinada, en un crimen muy parecido al que se cometió con Roque Dalton, por sicarios de su propia organización político militar.

En otra ocasión llevé al apartamento de Aída Cañas a un médico ecuatoriano, Galo Alvear, quien estuvo durante tres años como médico internacionalista, con el seudónimo de “Mario”, en la guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional. En ese encuentro, que fue una verdadera sorpresa para Aída y para el propio Galo, los entrevisté a los dos para un programa de Radio Habana Cuba, que transmitimos unos meses antes del triunfo electoral de Mauricio Funes, en marzo de 2009.

La candidatura del periodista salvadoreño Mauricio Funes, quien contó con el decisivo apoyo del FMLN, tenía muy ilusionados tanto a la viuda de Roque como al médico internacionalista ecuatoriano.

Durante el diálogo a tres voces Aída recordó que su apartamento se convirtió siempre, en vida de Roque Dalton, en lugar de reunión de intelectuales y artistas cubanos, entre los cuales mencionó el cantautor Silvio Rodríguez, quien dedicó a Roque y a Roquito, su hijo mayor caído en la guerrilla salvadoreña, su famosa canción “Unicornio Azul”.

Galo recordó cuando, en medio de los combates y cargando una especie de hospital en su mochila, con frecuencia resbalaba y caía, y los jóvenes guerrilleros salvadoreños reían, pero inmediatamente después de su caída lo socorrían para que pudiera seguir la marcha junto a ellos.

Fue un programa de radio bien hermoso el que logré con los valiosos testimonios de Aída Cañas y Galo Alvear, quienes a partir de ese momento forjaron una amistad que se prolonga hasta hoy.

Galo, quien siempre fue un admirador del poeta Roque Dalton, presidió en su provincia de Guayas, en Ecuador, la Coordinadora de Solidaridad y Amistad con Cuba, y en una ocasión me entregó como donativo para Radio Habana Cuba una gigantografía con el texto de la carta que el presidente Eloy Alfaro envió a María Cristina, la Reina Regente de España, pidiendo la independencia de Cuba.

Esa gigantografía con la histórica carta del Viejo Luchador ecuatoriano, fechada en Guayaquil el 19 de diciembre de 1895, figura en el Salón Principal de Radio Habana Cuba, como parte de una galería colmada de símbolos históricos de la Patria Grande.

Y fue también Radio Habana Cuba un centro periodístico donde en la década de los años sesenta laboró el poeta salvadoreño Roque Dalton, con otros periodistas e intelectuales de Cuba, y otras naciones de América. Y en homenaje a Roque Dalton, inauguramos un estudio con su nombre, su fotografía y copia de su contrato con Radio Habana Cuba, durante una transmisión en vivo realizada en abril de 2016, en ocasión del aniversario 55 de la emisora.

En esa transmisión, de la cual conservamos una grabación en nuestros archivos, participaron los salvadoreños José Alfredo Pineda Dubón, oyente fundador de Radio Habana Cuba, José Mario Zavaleta, corresponsal de la emisora en El Salvador, el entonces Cónsul en Cuba, Alfredo Elías, así como el abogado cubano Roberto Vizcaíno, quien como dirigente estudiantil había conocido y fue amigo del notable poeta revolucionario Roque Dalton.

En ese estudio “Roque Dalton” entrevisté yo a uno de los hijos del poeta, Jorge, un cineasta formado en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, enclavada en la actual provincia de Artemisa. Jorge quedó gratamente sorprendido al conocer el Estudio de grabación que lleva el nombre de su padre, y en la entrevista agradeció a Radio Habana Cuba por recordar y enaltecer la figura de su progenitor.

Otro de sus hijos, Juan José, quien como su hermano mayor fue guerrillero, también se formó en Cuba, pero como periodista, y en la actualidad labora en el diario “ContraPunto”, en el Pulgarcito de América. Juan José me acaba de escribir desde El Salvador y en su mensaje expresa textualmente: “Mi padre amaba a Cuba, como nosotros… Esa es la sangre que corre en nuestras venas y está en nuestra ADN”.

Desde hace diez años Juan José y Jorge, en nombre de la familia, formularon una denuncia ante la Fiscalía General de El Salvador señalando como los asesinos de Roque Dalton a los ex guerrilleros Joaquín Villalobos y Jorge Meléndez.

Nuestra familia ha insistido e insistirá, reiteran los hijos del poeta, en el hecho de que el asesinato de Roque Dalton, perpetrado el 10 de mayo de 1975, ha permanecido en la impunidad jurídica. Por lo tantosus victimarios, en primera instancia, y el Estado en su conjunto, nos deben la sagrada verdad jurídica y la sagrada justicia sobre este caso tan doloroso para El Salvador y para toda la humanidad.

Ochenta y cinco años cumpliría este 14 de mayo el poeta Roque Dalton, a quien numerosos intelectuales y artistas de América y Europa han rendido homenaje, entre ellos los cubanos Roberto Fernández Retamar, Miguel Barnet y Silvio Rodríguez, los uruguayos Mario Benedetti, Eduardo Galeano y Daniel Viglietti, los argentinos Néstor Cohan y Julio Cortázar, el mexicano Paco Ignacio Taibo II, la estadounidense Margaret Randall, el nicaragüense Ernesto Cardenal, y el francés Regis Debray.

Es increíble que a 45 años de su asesinato, cumplidos el pasado 10 de mayo, no solamente el crimen se mantenga impune, sino que los asesinos no han revelado donde están sus restos.

Yo, que he visitado tantas veces su casa, que soy amigo de su compañera Aída y de sus hijos Juan José y Jorge, que fui el autor intelectual y material de bautizar uno de los estudios de grabación de Radio Habana Cuba con su nombre, finalizo esta evocación con un poema del propio Roque Dalton, titulado “Sobre dolores de cabeza”:

Es bello ser comunista,
aunque cause muchos dolores de cabeza.
Y es que el dolor de cabeza de los comunistas
se supone histórico, es decir
que no cede ante las tabletas analgésicas
sino sólo ante la realización del Paraíso en la tierra.

Así es la cosa.

Bajo el capitalismo nos duele la cabeza
y nos arrancan la cabeza.
En la lucha por la Revolución la cabeza es una bomba de retardo.

En la construcción socialista
planificamos el dolor de cabeza
lo cual no lo hace escasear, sino todo lo contrario.

El comunismo será, entre otras cosas,
una aspirina del tamaño del sol.

Prohibido olvidar a Roque Dalton García, el hombre grande de un país pequeño, el genio de la poesía que se quedó para siempre entre nosotros, en El Salvador, en Cuba y en toda Nuestra América, para deshonra de sus asesinos.
…………………

CENICIENTA
POR EDUARDO GONZÁLEZ SARRÍA

Es un hecho que los que participamos en la más reciente historia épica de nuestro país, no somos escritores ni medianamente curtidos pero sobre estas plumas ha caído el difícil deber de salvar todo ese inmenso tesoro vivencial. Entre nosotros nos tratamos de escribidores. Por eso en más de un evento he afirmado que somos quienes necesitamos más ayuda de parte de las editoriales, pero ayuda de verdad. Fuimos testigos involucrados en lo que hoy es historia y en esta disciplina, al final todo se sabe. Con la verdad, que nos favorece, no tenemos que usar ningún maquillaje para que resulte agradable o creíble. Rindamos culto a ella tal como es, aun cuando al contarla puedan salir marcadas las costillas propias.

Con demasiada frecuencia veo con dolor obras que en su mayoría pintan alguna misión idílica en Angola que no existió: según ellas, todo siempre salía bien. Nadie se equivocó nunca. Persiste la tendencia a publicar las verdades con una condición: que sean simpáticas. Si se hace, al cabo se termina en algo muy feo: mintiendo. El combatiente cubano aparece casi como un mirlo blanco que con solo ponerse de pie en la trinchera, el enemigo huye despavorido. ¿Por qué? Porque siempre el enemigo es presentado como cobarde entre otros epítetos. Una verdad no simpática, si es bien narrada, puede dejar como mínimo una enseñanza y la guerra es una maestra que como la vida, siempre enseña más a las malas que a las buenas.

Los mejores valores del ser humano salen para hacerse visibles…pero también los peores.

Ahí viene el primer problema y es ético: al degradar al adversario, y más aún, a ese que fue el vencido en el campo de batalla, se está degradando la propia victoria de forma gratuita y artera.

Nuestros jóvenes ya no parecen tener espacio en sus mentes para un enemigo que sea valiente. Porque esa es una idea que le hemos inculcado. Es un engaño, no es bueno y está muy mal. Vayamos a nuestras raíces. El Generalísimo Máximo Gómez dejó plasmado su dolor “por no haber despedido a los valientes soldados españoles con toda la pompa que merecían” (la cita es de memoria). No existe nadie capaz de tildar de pro español al bravo dominicano, pero tal era el respeto y la altura de su trato hacia el contrario.
El Che, autor de Pasajes de la Guerra Revolucionaria en la Guerra de liberación, en el Congo y su Diario en tierras bolivianas, amonestó a uno de sus oficiales que escribió un pasaje de la lucha en la Sierra y se lo hizo llegar para conocer su opinión. El argentino fue muy claro: “Quítale todo lo que tú sepas que no es verdad, y ten cuidado con lo que no te conste que sea verdad”.

Al referirnos al enemigo que nos combatió, la mofa es más inadmisible todavía. Conservo una publicación cubana que trata de aquella lucha y donde al referirse a Savimbi, líder de la UNITA, lo menciona como “jaguar transfigurado en totí”, mientras en páginas posteriores aparece como “plumífero”. Me abstengo de nombrar título y la editorial. No sería delicado. Jonas Malheiro Savimbi fue un traidor a su tierra y raza, pero como adversario era formidable. En el refranero popular cubano, totí es la forma de mencionar al hombre negro de forma despectiva: “Todos los pájaros comen arroz pero la culpa la carga totí y si el totí no está, entonces es del mayito”.

Cómo un libro nuestro sobre la guerra que libramos contra el régimen del Apartheid va a tener frases de aliento racista ? Lo primero: perdónese al autor. La tarea de registrar la historia para la posteridad es abrumadora y repito, no somos escritores. Pero esos gazapos no pueden sobrevivir al filtro de un editor mínimamente responsable pero con oficio. Afirmo que esto no es un error formal

Mi segundo libro, ESCUADRÓN Y OTROS RELATOS, fue rechazado en todas las editoriales. Narraba, entre otras verdades, que las fuerzas combatientes allí, todas, habían derribado aviones tripulados por cubanos. Pero se trataba de “una verdad dañina”, me comentaron en una casa editorial de renombre. Por ahí anda mi primer nieto con sus cinco años. Algún día le contaré que a pesar del riesgo que representaba volar en Angola, su abuelo y los compañeros de su abuelo, nunca se negaron a cumplir ninguna misión. Llevarse un Mig al aire en aquel teatro de operaciones era muy riesgoso. Pero lo mencionado no se ajusta a las normas de esos editores dados a solo publicar las verdades simpáticas. Esto hace al género Testimonio, nuestra Cenicienta del mundo editorial.

Los pilotos afirmaban con sorna que teníamos cinco enemigos: la UNITA, Sudáfrica, la SWAPO, las FAPLA y las FAR. Cuando llegué a Angola por tercera vez, un piloto alumno mío me advirtió en Menongue: “verás que sentirse colimado por todo el mundo es la sensación más repugnante que puedes sentir en la cabina”.

En mi segunda misión comandé el primer escuadrón de Mig-23 cubano que tuvo Angola. Allí perdí al cabo, por el llamado fuego amigo, tres aviones y dos pilotos. ¿Por qué entonces alguien que podría ser mi nieto(a) y que no pasó por eso, puede tener poder de veto sobre lo que escribe uno que sí lo vivió?

Confieso que este es un argumento con alguna inconsistencia en la cuestión formal, pero escribir es más riesgoso y difícil que volar sobre el territorio enemigo. El editor o corrector de estilo, también debe convertirse mayormente en compinche del autor y nunca en puro censor o corruptor de estilo.

Siendo nuestra historia tan rica como es, escríbase bien o no se escriba.

El artillero cubano habla con respeto de su contraparte sudafricana: el piloto enemigo promedio tenía alrededor del doble de las horas de vuelo del cubano. Recibí en mi escuadrón a un joven piloto cuya experiencia se reducía a su primer vuelo solo en el Mig-23. Esto me tenía sin dormir. Prepararlo para que pudiera cumplir tareas combativas era un reto de grueso calibre. Puedo afirmar con certeza que el soldado sudafricano no es cobarde.

Muchas veces escuchamos a nuestro alrededor que la juventud está perdida. Es curioso que un piloto sudafricano, el General Richard Stanley Lord, en su libro FROM FLEDGLING TO EAGLE toque este tema cuando afirma que “muchos dicen que los jóvenes de ahora no son ni un parche en los pantalones de los que estuvimos en la guerra”. Aunque esto me produjo una sonrisa, veo que también en el otro lado hay veteranos que asumen su responsabilidad histórica al defender a la juventud que vieron en el campo de batalla y le hacen merecida justicia. Ese mismo autor se refirió a los cubanos como “combatientes de honor”.

El escritor de ese mismo país, Willem Steemkamp, autor de BORDERSTRIKE! destaca con gallardía que: “los sudafricanos que monitoreaban el avance enemigo ese día, rinden homenaje a la valentía y coraje de los cubanos que continuaron avanzando a pesar de los ataques de la aviación contra la que no tenían defensa alguna”.

Al mencionar la profesionalidad de los pilotos sudafricanos en la obra de mi autoría que mencioné, recibí críticas porque “yo elogiaba en ella al adversario”. Lo cierto es que nunca iba a decir que eran tontos, cobardes o incapaces, pues en el terreno profesional no caben esos términos. Pero por sobre todas las cosas, eso habría sido una mentira. Debí pelear unos diez años para que viera la luz ese libro testimonial de una época hermosa, cuando nuestras fuerzas armadas se vistieron de largo.

Recuerdo ahora el documental de Estela Bravo en el que entrevistó al sargento sudafricano J. Papenfuss en el hospital Hermanos Ameijeiras, donde convalecía de sus heridas en combate. Al preguntarle si estaba dispuesto a repetir su experiencia bélica, el hombre no dudó un instante: “sí, lo haría otra vez”. Esto no gustó a no pocos compatriotas. Es que en ocasiones tenemos tendencia a una politización excesiva de todos los comportamientos pretendiendo medirlos por los nuestros; esperamos que todos reaccionen a la par de nosotros y nuestros principios.

Por otra parte, los autores y editores debemos ser muy cuidadosos con afirmaciones que como norma, deben ser verificadas. Eso sucedió con la tristemente célebre frase escrita en afrikáans “Mik—23 sak van die kart” hallada en una pared del complejo hidroeléctrico de Calueque, una vez que las tropas de Angola ocuparon el lugar luego de ser atacado por ocho aviones nuestros.

Esa frase fue traducida como “Los Mig-23 nos partieron el corazón”, una frase que cae fuera de contexto si como se dice, fue escrita por un sudafricano. Nadie elogiaría al avión que produjo más de una decena de muertos de sus connacionales.

La traducción recibió una divulgación inmerecida pero acorde con la mente de algunos compañeros “políticamente correctos”. Inconforme y curioso, visité la Embajada de Sudáfrica y pedí ver a algún sudafricano conocedor del Afrikáans. La Primera Secretaria de esa sede, Señora Soraya Jacobs, desmintió la traducción espuria y afirmó que era “Los Mig-23, la bolsa de la carreta”, frase que yo conocía por otras fuentes, incluyendo Internet. Probablemente es peyorativa y no elogiosa: la única bolsa que conozco de una carreta, es la que recoge las deposiciones del caballo de tracción.

En idioma inglés, la palabra sack (por sak) significa saco, jaba, bolsa y cart (por kart) es carreta, vagón, carretilla. El idioma Afrikáans se nutre del holandés, el alemán (lengua solera del inglés) y los dialectos locales. Llevamos veintiocho años haciendo el ridículo pues todavía salen libros con la traducción de dicho infundio. Cuando hace dos años Cuba hizo entrega de diecisiete objetos museables para el patrimonio histórico de Angola, fue incluida una foto con esa traducción. Hemos engañado a un país amigo.

Así que cuando algún veterano sudafricano de aquella guerra visite el museo en Luanda y lea esa traducción, reirá de manera estentórea. Dos mil setenta y siete cubanos murieron allí. De ninguna manera podemos ofender a esos hombres y mujeres de los que estamos orgullosos. La totalidad de sus nombres está en el Freedom Park en Pretoria, donde encontré los de varios pilotos de combate que pasaron por mis manos de instructor, corriendo riesgos de día o de noche, con tiempo bueno o malo, tanto aquí como allá. Nadie necesita ninguna mentira, por pequeña que sea, para potenciar su desempeño en el campo de batalla.

Esos muertos son sagrados: murieron con la certeza de hacerlo en una guerra que nunca sería simpática pero convencidos de su orientación guevariana: al menos por eso, merecen más respeto.

Eduardo González Sarría (Guantánamo, 1949). Teniente Coronel (R) FAR, Piloto de Combate por veintiséis años. Participó en tres misiones en Angola en las que cumplió setenta y ocho misiones combativas. Obtuvo Dos Medallas al Valor. Alcanzó la categoría Piloto Maestro en 1987, la más alta en la Fuerza Aérea Revolucionaria. Ha publicado ANGOLA: RELATOS DESDE LAS ALTURAS, Ciencias Sociales, 2003. ESCUADRÓN Y OTROS RELATOS, Editora Política, 2017. Galardones: (1989) Primer Premio Testimonio en concurso XXX Aniversario de revista Verde Olivo en 1989, (2009) Tercer Premio de igual concurso veinte años después. Mención en concurso La Edad de Oro con ALE Y MAMBÍ.
………………….

HABANA INSIDER: ARTE|CULTURA|IDEAS

ES UN BOLETIN ELECTRONICO QUE OFRECE DE MANERA GRATUITA, UNA SELECCION DE LOS MAS INTERESANTES CONTENIDOS PUBLICADOS EN LA PRENSA DIGITAL CUBANA E INTERNACIONAL. SOMOS UN PROYECTO NO LUCRATIVO CREADO EN BARRIO OBRERO, S.M. PADRON, LA HABANA, CUBA POR PROFESIONALES DEL ARTE Y LA COMUNICACION.

BAJO EL CONCEPTO CONOCER PARA TRANSFORMAR, DESEAMOS COMPARTIR LA ACTUALIDAD ARTISTICA Y CULTURAL, EL CONOCIMIENTO DE LA INNOVACION SOCIAL Y CIENTIFICA, LOS DEBATES QUE OCURREN EN LA ISLA Y FUERA DE ELLA, EN TORNO A NUESTRO PRESENTE Y FUTURO, CON UNA VISION PROGRESISTA, CRITICA Y TOLERANTE.

PARA SUSCRIBIRTE, OPINAR; CONTRIBUIR, ESCRIBE A: MENAABELARDO@GMAIL.COM

HABANA INSIDER: MAYO 10, 2020

insider

/ LA HABANA, CUBA/ EDICION 1346/ ISSN en proceso
Editor: Abelardo G. Mena Chicuri Contacto: menaabelardo@gmail.com
https://www.facebook.com/abelardo.mena.75 wasap +5352368738
https://www.facebook.com/Habana-Insider-103018817721449/
POR UN SOCIALISMO CUBANO, CULTO Y DE CÓDIGO ABIERTO
………………

(PORÉSTO) BÚSQUEDAS Y DESVARIOS/ (R.A.) JIMENITO, OTRA VEZ NINGUNEADO/ (PROGRESOSEMANAL) “MONTARNOS EN ESTE TREN Y NO BAJARNOS MÁS”/ (GRANMA) SALVAR VIDAS Y ESTIMULAR EL DESARROLLO ECONÓMICO DE CUBA/ (DESDETUTRINCHERA) EL MARXISMO EN CUBA HOY/ (REBELIÓN) MARX Y LOS OTROS/ (DESDETUTRINCHERA) LAS DOS OPOSICIONES CUBANAS/ (CUBAYECONOMIA) REFLEXIONES ACERCA DE 3 ARTÍCULOS RECIENTES PUBLICADOS EN “RAZONES DE CUBA”/ (PORÉSTO) DOÑA IGNA, LA MADRE QUE NO OLVIDO/

Las opiniones expresadas en este boletín y en cualquiera de las publicaciones accesorias realizadas a través del mismo, son responsabilidad exclusiva de los autores. En el mismo se publicarán materiales de diferentes corrientes de pensamiento, en aras de contribuir al debate y en función de la libertad de pensamiento, conciencia y expresión.
……………….

BÚSQUEDAS Y DESVARIOS
POR JORGE GÓMEZ BARATA

La etapa de mayor virulencia en la confrontación política ([+¬]1959-1962), fue la de mayor intensidad en los debates teóricos al interior de la Revolución Cubana. En aquella fecunda y peligrosa etapa, se venció la reacción interna y se enfrentó el anticomunismo, se promovieron las ideas marxistas, se definió el carácter socialista de la Revolución y se consumó la alianza con la Unión Soviética.

En un irrepetible contexto histórico se consolidó el antimperialismo, se definió el papel de los intelectuales, se denunció la corriente sectaria, se polemizó acerca de cómo debería organizarse la economía socialista y se discutió en torno a la pertinencia del realismo socialista.

Pasado aquellos momentos, en Cuba se produjo un apagón teórico en el cual cesaron los debates. Aunque hubo excepciones como la proyección del Departamento de Filosofía y la revista Pensamiento Crítico y la
polémica en torno a los manuales soviéticos y otros asuntos, nunca se retomaron reflexiones mayores.

Después de que en 1975-76 el Primer Congreso del Partido y la Constitución de la República oficializaran el enfoque asimilado de la Unión Soviética, hubo un largo período en el cual prevalecieron con carácter hegemónico los contenidos importados de la URSS, especialmente en la filosofía, la economía política y el sistema de dirección de la economía.

Tan exitosa fue la labor de inculturación política y tan profundamente arraigaron en Cuba los conceptos del discurso teórico y la divulgación de la experiencia de la URSS, que ni siquiera la remisión del socialismo en Europa Oriental y el colapso de la Unión Soviética, debilitaron el credo instalado en la conciencia social cubana.

Aunque la debacle socialista tuvo profundos significados para los referentes teóricos y doctrinarios, las reflexiones y los debates fueron aplazados porque bajo la orientación de Fidel prevalecieron los llamados a la resistencia y a la preservación de las conquistas sociales. Así transcurrieron otros veinte años en los cuales, en términos de las ciencias sociales, prevaleció la inercia.

No obstante, algunas firmas elaboraron y difundieron en la red o vía correo electrónico, artículos más o menos atrevidos en los cuales escarbaban en las causas de la debacle soviética y sugerían que al estar homologadas con las de la URSS, las estructuras económicas y políticas cubanas, corrían el peligro de que aquellos desastres se repitieran en los escenarios nacionales.

En 2005 el señalamiento de Fidel acerca de que el socialismo podía ser “reversible”, incluso en Cuba y más tarde cuando en 2010 apuntó que el modelo cubano había dejado de ser funcional, se estimularon las búsquedas de argumentos conceptuales para respaldar el empeño de salvar al socialismo, no solo por vía de la resistencia sino también del perfeccionamiento. Quienes asumieron esa tarea revolucionaria, se sintieron respaldados por la certeza de Raúl acerca de que: “Cambiamos o nos hundimos” y por las reformas económicas impulsadas por él.

El pensamiento de Raúl y también de Díaz-Canel, favorable a la actualización del modelo económico, al perfeccionamiento de las instituciones estatales y al reforzamiento del papel del partido en la sociedad cubana y que están plasmados en los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, en la Conceptualización del Modelo Socialista Cubano y en la Constitución de la República, estimularon reflexiones y debates conceptuales cuyos frutos están escritos y aprobados por las máximas jerarquías institucionales cubanas.

La idea de que, al pronunciarse por la aplicación de acuerdos adoptados por los Congreso VI y VII del Partido, favorables a la utilización de la propiedad privada y el establecimiento de pequeñas y medianas empresas, el presidente Díaz-Canel ha estado aconsejado por elementos neoliberales es un afiebrado desvarío.

El debate teórico e ideológico, incluso político debe continuar, y profundizarse para abarcar todas las áreas y asuntos, para con total libertad, de modo constructivo, exponer las ideas y para “pensar diferente”. Dentro de la Revolución cabe todo. Allá nos vemos.
…………………..

JIMENITO, OTRA VEZ NINGUNEADO
POR RODOLFO ALPÍZAR
Acaba de morir el comandante del Ejército Rebelde Guillermo Jiménez Soler, “Jimenito”, un hombre leyenda. El Noticiero Nacional de Televisión en sus emisiones dominicales no lo mencionó; busqué alguna nota necrológica en Cubadebate y en la versión digital de Juventud Rebelde, y no encontré ninguna referencia a esta pérdida.

Nuestra “prensa” no se ha enterado de que ha fallecido, a los 83 años, uno de los hombres gracias a los cuales fue posible el triunfo de enero de 1959 contra el régimen de Fulgencio Batista. Lo han ninguneado.

Cuando las tropas de la columna 8, comandadas por Ernesto Guevara, llegaron al territorio de la provincia entonces llamada Las Villas, estaban cansadas, hambrientas, con los pies llagados, con la ropa destrozada, y algunos combatientes estaban enfermos. Faltaba mucho para llegar a La Habana, ¿podrían, en esa condiciones, enfrentar al ejército gubernamental? Aceptemos que tal vez sí, aceptemos que aún así hubieran podido combatir, e incluso ganar algunas escaramuzas. Pero, ¿tomar Santa Clara? No sé qué opinarán los especialistas militares, pero a mí me parece que hubiera sido realmente muy difícil, por no decir imposible, tomar Santa Clara y provocar el colapso del régimen con las tropas en aquellas condiciones.

Sin embargo, se ganaron las batallas, se tomó Santa Clara, se desplomó el gobierno, y en enero de 1959 los rebeldes entraron en La Habana.

Ocurrió un milagro?

Milagro, sí, si damos ese nombre a la existencia en las montañas del Escambray de una zona rebelde donde operaban algunos grupos guerrilleros con acciones más o menos limitadas, y un vasto territorio prácticamente liberado, donde estaban establecidas las tropas del Directorio Revolucionario 13 de Marzo.

Ese mismo Directorio Revolucionario que, destrozado el 13 de marzo de 1957, se organizó de nuevo en pocos días, en medio de la más feroz persecución policial; otra vez destrozado el 20 de abril, volvió a reorganizarse. Nunca se dio por vencido. Y terminó por abrir un frente guerrillero en las montañas del centro de la isla grande. Ese frente al que llegaron agotadas, las tropas de Ernesto Guevara.

En esas reorganizaciones, y en la apertura y la organización de ese frente guerrillero, estuvo, en primera línea, el comandante Guillermo Jiménez Soler, el hombre a cuyo fallecimiento nuestra prensa no dedicó una línea.

En el territorio donde operaba el Directorio Revolucionario 13 de Marzo, prácticamente territorio libre, había una organización tal que se contaba con escuelas, servicios médicos (que incluían una ambulancia que llevaba el nombre de José Luis Gómez-Wangüemert) y hasta estación de radio. Las tropas de la columna 8 pudieron descansar y reponerse al llegar y, con posterioridad, gracias al apoyo de las tropas y las armas del Directorio, y la contribución de sus redes clandestinas en Santa Clara y otras poblaciones, emprender las batallas decisivas.

Después el triunfo de enero de 1959, el comandante Guillermo Jiménez Soler ocupó responsabilidades en el Minint y el Minfar. Seguramente habría tenido una brillante carrera en cualquiera de las dos instituciones, pues cultura, inteligencia y capacidad de trabajo le sobraban, pero de repente le quitaron el uniforme y lo enviaron a dirigir una fábrica sin importancia durante diez años.

Fue el primer gran ninguneo a uno de los puntales de triunfo del movimiento revolucionario contra Batista. ¿Su pecado? El mismo de la combatiente Martha Jiménez: Realizar, contra viento y marea, las investigaciones que llevaron ante los tribunales a la persona que delató ante Esteban Ventura el escondite de los combatientes del Directorio Fructuoso Rodríguez, Joe Westbrook, José Machado y Juan Pedro Carbó.

Por qué eso fue un pecado? Cada cual que haga sus conclusiones, pero lo cierto es que se trata de un tema tabú de la historia reciente cubana: Quienes tienen información no la comparten. Recomiendo el documental “Los Amagos de Saturno”, de Rosario Alfonso Parodi (y sus respuestas a algunos periodistas que a raíz de su proyección la entrevistaron) a quien quiera hacerse una idea aproximada de la esencia del misterio.

Después de la fábrica, Guillermo Jiménez Soler ocupó algunos puestos en el Banco Nacional, y comenzó a realizar colaboraciones periodísticas sobre temas políticos y económicos.

Ninguneado el héroe, no se dejó vencer; se dedicó a estudiar, a recopilar información, a escribir. “Si no lo hacía me volvía loco”, me comentó en alguna ocasión. A su esfuerzo se deben dos títulos imprescindibles para los estudiosos de la historia de Cuba: “Las empresas en Cuba-1958” (Miami, 2000; La Habana, 2004, 2008, 2014) y “Los propietarios de Cuba-1958” (La Habana, 2006, 2007, 2008, 2014), Premio de la Crítica, 2007. Dos volúmenes que completarían esos estudios han quedado inéditos.

A pesar del manto de silencio sobre su existencia, “Jimenito” se convirtió en un referente ético para sus antiguos compañeros y para quienes, en algún momento, tuvimos el honor de conocerlo. En varias ocasiones tuve oportunidad de comprobar con cuánto respeto lo trataban los excombatientes de Directorio. Al respecto, recuerdo que, cuando investigaba para mi novela “Empecinadamente vivos”, le expresé que deseaba hablar con cierto asaltante al Palacio, y me proporcionó la dirección.

Al terminar la entrevista con ese combatiente, fue hacia el teléfono y me comentó: “Ahora voy a decirle al jefe que ya cumplí”. Le pregunté a qué se refería, y me contestó: “Es que yo no recibo a nadie, ni doy entrevistas; si hablé contigo es porque Jimenito me dijo que lo hiciera”.

Combatiente, intelectual, amigo, revolucionario en el sentido prístino de la palabra, ese hombre enamorado de la historia de Cuba, memoria viva del Directorio Revolucionario, Guillermo Jiménez Soler, ya no está entre nosotros. Pero ni siquiera con la muerte le han levantado el ostracismo: A nuestra prensa le ha cabido el deshonor de ningunearlo hasta después de muerto.

Jimenito descansará en guerra, como vivió.

De todos los crímenes de que son capaces los seres humanos, ninguno es más contrario a las leyes de la naturaleza que la ingratitud, escribió un filósofo inglés. Parece que entre quienes deciden qué es historia y qué no es historia en Cuba hay mucha desmemoria…, o mucha ingratitud.

No seamos tambien nosotros ingratos a su memoria.
…………………..

“MONTARNOS EN ESTE TREN Y NO BAJARNOS MÁS”
POR PROGRESO SEMANAL, MAY 9, 2020
https://progresosemanal.us/20200509/montarnos-en-este-tren-y-no-bajarnos-mas/

El titular responde a lo dicho por Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del PCC, durante la reunión del Buró Político que antecedió a la del Consejo de ministros en el día de ayer. La cita completa, tomada de Granma, dice así: «Este es el problema estratégico principal que tenemos, al que hay que dedicarle todos nuestros esfuerzos. Hay que seguir trabajando en estos temas, montarnos en este tren y no bajarnos más”.

Al parecer la esencia de ambas reuniones tuvo como centro el análisis del enfrentamiento a la pandemia, la situación económico-financiera que enfrenta el país en un mundo en crisis económica y, nosotros con unos vecinos que arrecian el bloqueo.

Así que era obvio que el llamado a liberar las fuerzas productivas, estuviera presente en el reporte publicado. «Estaríamos dando respuesta a uno de los temas fundamentales que siempre hemos debatido en estos años, que es liberar definitivamente las fuerzas productivas en el país, y que esa liberación de las fuerzas productivas tenga un impacto en el desarrollo económico y social de la nación», dice el presidente. Se trata de un llamado que a lo largo de los años fue escrito en Lineamientos, aprobado en dos Congresos partidistas (VI y VII) y consagrado en la Constitución de la República. Pero, como dijimos en un Breve anterior, “no cobró vida en la VIDA”. Y esta es la que vale.

Ahora, la COVID-19, toca el silbato y el tren parece que va de salida con la decisión anunciada de “no bajarnos más”, y con la disposición de quitar palos en las ruedas, que podemos asumir cuando, según Granma, Díaz-Canel indicó «dar respuesta definitiva al levantamiento que hicimos de las trabas y, por lo tanto, lo que propongamos hay que analizarlo con la perspectiva de que no tenga trabas». ¿A cuáles “trabas” y de qué naturaleza? El diario no precisa, se remite a citar al presidente.

La noticia es muy importante, no porque zanje polémicas entre medios de prensa, la cuales son saludable y necesarias, vale porque tiende a reafirmar la línea de realizar las reformas económicas –por años aplazada—e irlas implementando porque, según Raúl Castro «Este es el tema principal de cara al Congreso del Partido, es la tarea del ahora que ya forma parte del Congreso, por lo tanto, podemos estar diciendo que ya nosotros, trabajando de esta manera, estamos en Congreso».

Progreso Semanal, que continuará opinando y reportando sobre estos temas, invita a los lectores a que lean el reporte de Granma.
…………………..

SALVAR VIDAS Y ESTIMULAR EL DESARROLLO ECONÓMICO DE CUBA
POR LETICIA MARTÍNEZ HERNÁNDEZ, 8 DE MAYO DE 2020
http://www.granma.cu/cuba-covid-19/2020-05-08/salvar-vidas-y-estimular-el-desarrollo-economico-de-cuba-08-05-2020-23-05-18

El Presidente cubano expresó que más que nunca se exige de los cuadros que no solo cumplan tareas, sino que piensen, propongan, impulsen, implementen. Foto: Estudios Revolución

El Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, aseguró que «Cuba se enfrasca en salvar vidas y en concretar una estrategia que dé respuesta al desafío de esta situación de crisis y que estimule las soluciones que necesitamos para impactar en el desarrollo económico y social del país».

En reunión extraordinaria del Consejo de Ministros, dirigida por el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, donde se aprobaron las indicaciones para la elaboración de la estrategia económica a implementar en la etapa de recuperación post covid-19 y en función de fortalecer la economía, el Jefe de Estado subrayó que «la pandemia ha provocado un impacto y un cambio en la vida del mundo y también del país».

Ante la crisis global, que el mandatario calificó como «un reto y un desafío inédito», la Mayor de las Antillas se prepara, no solo para afrontar el actual escenario mundial, sino para seguir transformando su modelo económico y social.

Así lo destacó, en el encuentro del máximo órgano de Gobierno, el viceprimer ministro Alejandro Gil Fernández, quien recordó que, dada la situación excepcional que estamos enfrentando, se aprobó recientemente un ajuste al Plan de la Economía de este año y el inicio del proceso de elaboración del Plan de 2021. De manera paralela, agregó, se trabaja en el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030.

«En adición, se requiere disponer de una estrategia económica para la recuperación y ordenar el desenvolvimiento de la economía cubana, en un escenario de crisis mundial».

Esta estrategia, explicó Gil Fernández, debe contar con dos etapas: una primera relacionada con la recuperación más inmediata de la actividad económica luego de la pandemia; y una segunda encaminada a fortalecer la economía nacional. Se estima que el país pueda iniciar la etapa de recuperación en los próximos meses, regresando de manera gradual a la nueva normalidad. Este proceso no será de un día para otro.

El también Ministro de Economía y Planificación detalló que la primera etapa está conformada por tres fases, en las que poco a poco se abrirán servicios y actividades en la Isla, garantizando el distanciamiento físico entre las personas y otras medidas para mantener la enfermedad bajo control.

En un segundo momento, destacó, «se requiere trabajar con celeridad en otras decisiones que conduzcan a fortalecer la economía, imponernos a este escenario de crisis y avanzar cualitativamente en su sistema de dirección y gestión».

La estrategia «debe ser innovadora, en correspondencia con los documentos aprobados por el vi y vii congresos del Partido Comunista de Cuba y la Constitución de la República».

Sus principios, agregó Gil Fernández, son «la planificación centralizada; la regulación del mercado; la complementariedad de los actores económicos; el papel dinamizador de la demanda interna; la implementación de aspectos claves que están aprobados y pendientes, fundamentalmente relacionados con formas de gestión y propiedad; así como el redimensionamiento del sector empresarial y el privado, y la adecuada relación que tiene que haber entre ambos».

Las áreas claves donde se centrarán los esfuerzos principales coinciden con los sectores estratégicos, definidos en las bases del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030. Entre ellos: turismo; servicios técnicos profesionales de todo tipo, en especial de Salud; la producción de alimentos; las industrias biofarmacéutica y biotecnológica, y las producciones biomédicas; la agroindustria azucarera y sus derivados; las construcciones; las telecomunicaciones; la industria ligera; el transporte, el almacenamiento y el comercio eficiente.

Asimismo, abarcará a la inversión extranjera, el sistema financiero y las políticas monetaria, fiscal, de precios, crediticia, cambiaria, de empleo y salario. En el centro de todo el análisis que hagamos, concluyó el Viceprimer ministro, tiene que estar el ahorro.

Al respecto de este ejercicio al que está abocado el país, el Primer Ministro insistió en que «muchas cosas tenemos que acelerarlas, pero sin terapias de choque, ni apresuramientos, que nos conduzcan a hacerlas mal».

Marrero Cruz aseveró que esta estrategia económica constituye la principal prioridad del Gobierno, sin descuidar en lo más mínimo el enfrentamiento a la pandemia. A tal efecto, se diseñará un cronograma y se establecerán fechas para su cumplimiento, lo cual permitirá un chequeo constante en los planes de trabajo de la dirección del país.

«Tenemos que dedicarle todo el tiempo que lleva, hacerlo con calidad, profundidad y una mente innovadora. Esta tarea nos permitirá avanzar en situaciones complejas y poner la economía en una situación favorable». Ahora nos ponemos todos a prueba, dijo, en la búsqueda de soluciones, en algunos casos, a problemas bastante añejos.

DÍAZ-CANEL: PENSAR, PROPONER, IMPULSAR…

«Más que nunca se exige de los cuadros que no solo cumplan tareas, sino que piensen, propongan, impulsen, implementen; creo que con eso estaríamos dando una respuesta tremenda».

Así lo destacó el Presidente de la República, al intervenir en la reunión del Consejo de Ministros, en la cual dejó indicaciones precisas para emprender el camino de la recuperación y seguir el perfeccionamiento del modelo económico y social cubano. Al referirse a los impactos de la covid-19, Díaz-Canel insistió en que una las acciones fundamentales es dar seguimiento a aquellas personas que pudieran quedar con algunas secuelas hasta su total recuperación.

Por otra parte, tenemos que ver cómo, con lo que hemos desarrollado en materia de medicamentos y de protocolos de atención, vamos inmunizando a toda nuestra población, para que esté más preparada ante esta enfermedad.

Al referirse a la etapa más estratégica de enfrentamiento a la crisis, el Presidente de la República destacó que «se trabajará defendiendo, como concepto, que todo lo que está pendiente de implementación de la Conceptualización del Modelo Económico y Social, de los Lineamientos y de las Bases para el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030, esté presente en lo que vamos a elaborar y proponer».

Ello, consideró el mandatario, «va a dar un impulso a la implementación de los temas pendientes del vi y vii congresos del Partido y, por lo tanto, nos pone en una situación ventajosa y de avance para llegar al viii Congreso con una estrategia económica y social actualizada, robusta, y que nos permita trabajar en el desarrollo económico y social del país».

Para las propuestas que se hagan, puntualizó, «hay que tener en cuenta la experiencia que han acumulado el país y la Revolución en todos estos años; las medidas que hemos aplicado en el periodo especial; las que aplicamos cuando tuvimos que enfrentar la situación de desabastecimiento de combustible; las que fuimos incorporando después en ese proceso y todas las medidas de la pandemia».

Díaz-Canel indicó «dar respuesta definitiva al levantamiento que hicimos de las trabas y, por lo tanto, lo que propongamos hay que analizarlo con la perspectiva de que no tenga trabas».

Con todo esto, añadió, «estaríamos dando respuesta a uno de los temas fundamentales que siempre hemos debatido en estos años, que es liberar definitivamente las fuerzas productivas en el país, y que esa liberación de las fuerzas productivas tenga un impacto en el desarrollo económico y social de la nación».

El Presidente de la República concluyó sus palabras dando a conocer ideas expresadas por el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, General de Ejército Raúl Castro Ruz, durante la reunión de una Comisión del Buró Político, que antecedió a este encuentro del Consejo del Ministros.

Entonces decía Raúl: «Este es el problema estratégico principal que tenemos, al que hay que dedicarle todos nuestros esfuerzos. Hay que seguir trabajando en estos temas, montarnos en este tren y no bajarnos más.

«Este es el tema principal de cara al Congreso del Partido, es la tarea del ahora que ya forma parte del Congreso, por lo tanto, podemos estar diciendo que ya nosotros, trabajando de esta manera, estamos en Congreso».

Por último, el General de Ejército sentenciaba: «Lo que acordemos hay que cumplirlo; ante los obstáculos, no detenernos, y si es necesario modificar algún acuerdo, por razones objetivas, se consulta al nivel correspondiente». Por lo tanto, agregó Díaz-Canel, hay que propiciar un debate amplio, donde nos propongamos cambiar todo lo que tenga que ser cambiado, y contamos con toda la comprensión y apoyo por parte de la dirección del Partido para hacerlo.

«Todo está en el terreno de la capacidad y de la responsabilidad con que nosotros asumamos esta importante tarea».
…………………….
EL MARXISMO EN CUBA HOY
POR MIGUEL ALEJANDRO HAYES, MAYO 7, 2020

El marxismo en Cuba hoy

El marxismo en Cuba sigue siendo esencialmente marxista-leninista; es decir, estalinista.

Vivimos en una sociedad donde el fetiche de la institución es un fenómeno extendido. De ahí que las muestras de estas líneas sean un marxismo académico y uno que se autodeclara crítico (cuyos núcleos suelen ser instituciones como el Centro Martin Luther King, el Instituto de de Filosofía y el Instituto Juan Marinello). Y del marxismo independiente en Cuba, en Google no encontré referencia alguna.

Así estamos, generalmente, ante la tradicional versión cubana de estalinismo y una suerte –a decir de Armando Chaguaceda- de neoleninismo (1).

El primero, toma cuerpo teórico en el bloque de marxismo-leninismo (Filosofía Marxista-Leninista, Economía Política y Teoría Sociopolítica), que se difunde de manera explícita por la educación superior (2), además de contar con congresos nacionales y un departamento del MES para salvaguardarlo (3).

Se le suma el hecho de que está presente de manera implícita en las enseñanzas preuniversitarias a través de la construcción historiográfica (4). Un país con doce años de enseñanza permeada por la concepción marxista-leninista es, formalmente, marxista-leninista. Dicho marxismo tiene como finalidad defender la estructura política y el signo político del gobierno. Es un discurso de estado.
Pero eso no es precisamente marxismo.

El segundo, considero que es más apropiado llamarle neoestalinismo, aunque esa distinción no se separe esencialmente de la caracterización de Chaguaceda, quien identifica, entre otros rasgos, que estos asumen la revolución cubana como un proceso continuado hasta la actualidad. Y es que esos grupos establecen una similitud entre el carácter participativo y popular del período 59-62, e incluso años después, como vigente. De ahí que hagan referencias al poder popular, a la participación, a la autogestión en la Cuba actual. Discurso que contrasta mucho con la realidad de un modelo dirigentista de estado con supra-partido.

Este neoleninismo se cobija en los intentos de desprenderse del dogma por parte de los entonces jóvenes de Pensamiento Crítico. Se afirma gramsciano, leninista y marxista. Pero es, y coincido con Chaguaceda, un marxismo sesentero. Ignoran cuestiones como la defensa que hizo Lenin del uso consciente del mercado (verdadera noción de Lenin de planificación) así como su carácter objetivo (5); el peligro del sentido común para la reflexión teórica (Gramsci) (6); el abandono de las teleologías en la teoría (Marx); y un sinnúmero de enseñanzas.

El neoleninismo cubano actual usa el término burgués como ofensa teórica y acusa de “enemigo ideológico”. No escapa de los límites del Gran Debate y va a las ideas de los clásicos mencionados a extraer términos como comunismo, socialismo, imperialismo, no para otra cosa que construir un discurso de estado (su estructura y su signo político). Y al final es solo eso, un discurso de estado; esencialemente, un mix de estalinismo con cucharadas de jergas de participación popular latinoamericana.
Ese es el marxismo en Cuba hoy.

Ramón García Guerra
mayo 7, 2020 a las 8:47 pm

Existe un ‘marxismo’ en Cuba que se calificó de ‘maoísta’, que se inscribe en una tradición que arranca en “Nuestra América” de Martí y llega a “El socialismo y el hombre en Cuba” del Ché; pasando por “Siete ensayos…” de Mariátegui. Este es un ‘marxismo’ que se advierte en la lectura de José Martí en clave libertaria que hace Julio Antonio Mella o en el ensayo: “Cáliban”, que resulta de la visión decolonial de Roberto Fernández Retamar. Advierto, en tal sentido, que el ‘marxismo’ de “Pensamiento Crítico” era un marxismo heterodoxo; que iba de Georg Lukács a Antonio Gramsci, pasando por Karl Korsch.

“Pensamiento Crítico” publicó a Franz Fanon, Jean-Paul Sartre, Lois Althusser, Amilcal Cabral, Ho Chi Ming… Todos ellos, eran ajenos u opuestos al ‘marxismo-leninismo’ que se impuso en Cuba en la era soviética. El debate de ideas a fines de los 60s eran el guevaristas, el nacionalistas y ortodoxos.

Estos últimos, que eran los que menos tenían para ofrecer, se hacen del poder con la integración de Cuba al CAME (1973). Entonces toman la iniciativa con el Congreso de Educación y Cultura (1971) y coronan su empeño con la creación del Poder Popular (1976).

Surge entre los nacionalistas una corriente de pensamiento crítico-institucionalista de matriz marxista, –martianos confesos– cuyas figuras más importantes son Julio Fernández Bulté, Raúl Gómez Treto y Armando Hart Dávalos. Luego, será en la era soviética en Cuba que ocurre la confrontación entre stalinistas y troskistas en su variante caribeña.
Durante los años 80s, entre las lecturas marxistas que hacían los jóvenes iracundos cubanos se hallaban una larga lista de marxistas heterodoxos, que iban de Rosa Luxemburgo a Ernst Bloch. Incluida la Escuela de Fráncfort, y en especial, Walter Benjamin. También se leía a Noam Chomsky.
Ineludible es hacer mención a la labor de “Criterios”, que puso a Cuba en contacto con el ‘marxismo’ que se producía al interior del ‘campo socialista’; así como abrió un diálogo con los estudios semióticos marxistas en Europa.
Durante los 90s fueron otras las lecturas.
Particularmente, advierto dos tendencias: una, que mira a nuestra América y se apropia del pensamiento de la liberación, y otra, que mira a Europa asume el pensamiento débil como alternativa.
Todos ellos, adscritos a un ‘marxismo’ que es hereje, irreverente, que se enfrenta a los dogmas que justifican al poder instituido.
Para los jóvenes del 2000, que asisten a la apertura de Cuba al mundo y el inicio de un ciclo histórico de la nueva sociedad, asumen una doxa –que es un saber constituido en los 90s– opuesta a la ideología de Estado.
Significa que la presencia de esa ideología de Estado en los programas de estudios universitarios resulta un fósil académico. Explica esto la crisis de legitimidad que afecta al orden institucional que pone en desventaja al régimen al restar capacidad de maniobra al mismo.
Dentro de la tradición libertaria en Cuba y en sectores intelectuales cubanos se advierte una vocación contracultural que nos reenvía a revolución cultural de los 60s. En esa línea de pensamiento va de Guy Debord a Robert Kurz. La lista de neomarxistas o pensadores que dialogan con el ‘marxismo’ y son referentes de la izquierdas en Cuba es larga: Enrique Dussel, Aníbal Quijano, Ramón Grosfogel, David Harvey, Edgar Morin, Cornelius Castoriadis, Samir Amin, Immanuel Wallerstein, Félix Guatari, Jacques Raciere, Paolo Virno, Jean-Luc Nancy, Slavoj Zizek…

Significa que el universo axiológico de la política, donde partipa ese marxismo-dialécticamente-superado que se discute, no puede ser simplificado de modo tan burdo para acabar diciendo que el liberalismo en Cuba es la alternativa. Esto sólo lo puede decir alguien que ignora lo que sucede en la Isla o aquel que se haya en la acera de enfrente.

Tristemente, hay gente tan mediocre que queda muy por debajo de una tradición liberal cubana que cuenta con ilustres figuras como Ramiro Guerra, Fernando Ortiz y Jorge Mañach. Considero, en fin, que así como hay un ‘marxismo-leninismo’ que presta un pésimo servicio al poder instituido, existe también un marxismo-otro que no conecta con el imaginario radical de la sociedad.

Estamos por asistir a un momento fundacional en la cultura cubana, advierto, dónde la sociedad se dotará de un repertorio simbólico y un universo axiológico que lograrán movilizar y cohesionar a esta última, siendo el soporte de un proyecto de liberación de la misma.
…………………..

MARX Y LOS OTROS
POR MIGUEL ALEJANDRO HAYES MARTÍNEZ

Miguel Alejandro Hayes Martínez

Confieso que, de los Grundisse, solo he leído la primera mitad; y el tomo segundo del Capital, solo una vez. Aunque he estudiado casi todo lo que me ha caído en las manos sobre Marx; aunque me enfoqué con ajuste a uno de los modos más fieles de interpretar su obra; aunque conozco bien la ironía al más puro estilo del alemán, no puedo citar frases.

Y menos para usarlas de versículos descontextualizados como arma para defender interés alguno. No domino al dedillo a Marx; él era un hombre muy culto para su tiempo, lo era también para este. Sería obra de una vida estar cerca de semejante pretensión. Sin embargo, puedo discutir sobre él, sobre su sistema de pensamiento (al menos con la tranquilidad de que lo hago desde la propia línea hegeliana que Marx afirmó seguir). Y creo que ser marxista, en materia de pensamiento, no tiene nada que ver con dominar al dedillo.

Pero una vieja idea ronda el universo de los que hablan y escriben sobre Marx (algunos de ellos son los que cometen y respaldan el disparate de publicar el Capital con la cara de su autor en la portada). Dicha idea es la de afirmar que ser marxista es, en muchos casos, casi algo involuntario (Borón) (Ubieta Gómez, 2020). Según esa manera de ver, del mismo modo en que se acepta que la tierra gira alrededor del sol, o la evolución de las especies, o la relación entre masa y fuerza, se aceptan muchos de los “postulados” de Marx. Luego, la gente es darwiniana sin tener que haber estudiado a Darwin, coperniciano sin pasar por la obra de Copérnico, newtoniano sin Newton… y se es marxista sin leer a Marx.

A pesar de que por un momento el torpísimo sentido común (Gramsci, pág. 17) indicaría la solidez de lo antes planteado, podríamos aquí reflexionar al respecto. Es necesario situar el contexto de sus disciplinas y el lugar que ocupan en ellas los pensadores mencionados. Tanto para la física como para la biología modernas, estos hombres del milenio anterior son algo superado.

Tienen un alto valor para la historia de las disciplinas, como iniciadores, pero no va mucho más allá. El simple hecho de que la biología y la física son ciencias que dependen mucho del instrumental analítico que poseanhay que tomarlo en cuenta, solo basta mirar el desarrollo del cálculo diferencial y de las estadísticas (indispensables para los saberes en cuestión) en los tiempos de tales genios y compararlos con la actualidad. Y es que, en materia de ciencias naturales y exactas, lo desarrollado hace más de un siglo es extremadamente obsoleto, y los iniciadores son solo eso (parte de su historia).

Ello no niega su importancia y ni siquiera las convierte en teorías erradas. Lo que ocurre es que su alcance explicativo es limitado, si se pone en contraste con los avances conseguidos por las ciencias. Así, estas no se han conformado con hablar de evolución, sino que han tenido que avanzar y complejizar la profundización, al igual que el heliocentrismo y la mecánica clásica.

Y es que son aportes valiosos que dieron una respuesta a preguntas de su tiempo, pero quedan atrás para las preguntas y necesidades prácticas y teóricas del presente. Hoy no se es físico con la mecánica clásica o la idea del heliocentrismo, como tampoco biólogo con aquello de la evolución. Siguiendo la misma línea, fijémonos en la ubicación de esas materias en los niveles de enseñanza: se distribuyen en los niveles primario, secundario y terciario de educación con cierto grado de rigor. La física y la biología profesionales van mucho más allá.

Entonces, los saberes antes mencionados (sus postulados), aunque provengan de genios, en muchos casos forman parte de la llamada cultura general de un ciudadano. ¿Es así como se sitúa Marx, como un pensador cuya obra puede ser parte de la cultura general? Es una muy sutil manera de ponerlo como agua pasada, si de ciencia se trata. Así que prefiero otros argumentos para defender su vigencia.

Por otro lado, hay una cuestión ignorada: la manera de poner a Marx en dinámicas interpretativas. Si nos fijamos, lo que se intenta hacer es comparar al genio de Tréveris con pensadores de las ciencias naturales y exactas, lo cual es, en buena medida, un error.

La obra de pensadores de ciencias naturales o exactas, para el desarrollo posterior de las ciencias, no tiene las mismas implicaciones que las de uno asociado a la filosofía y las ciencias sociales. En este segundo grupo se encuentra lo que podemos entender como autores. Los mencionados hasta ahora no son autores. El regreso a sus obras no tendría nunca como resultado remover los cimientos de la ciencia en cuestión. Sin embargo, Marx, hermenéuticamente hablando, sí es un autor. Ir a su obra constituye la condición de numerosas interpretaciones que sí tienen impacto sobre el desarrollo de las ciencias.

Lo demuestran las diferentes escuelas marxistas y sus aportaciones al pensamiento. Por lo que situarlo en el mismo marco referencial que a los grandes de la biología o la física, es también una visión equivocada que deja ver la rigurosidad con la que eso se plantea.

No, Marx no es como Darwin o Copérnico o Newton. Su obra no se levanta sobre la lógica formal. Su obra no deja un axioma formalizable (formalmente). Su obra, incluso, no es ni siquiera algo agotado, teniendo en cuenta la ausencia de un enfoque sistémico como el más difundido sobre él (Hayes).

Sigue siendo un reto ser marxista. Pero al menos construyámoslo sobre interpretaciones que lo enmarcan en tipos de lectura que nos acerquen medianamente a la intencionalidad y los referentes lógicos de Marx.

Bibliografía

Borón, A. (s.f.). Marxistas somos todos. Recuperado el 12 de 03 de 2020, de Atilio Borón: atilioboron.com.ar/marxistas-somos-todos
Gramsci, A. Antonio Grmasci Antología. Turolero.Hayes, M. A. (s.f.).
Marxismo como totalidad. Recuperado el 12 de 03 de 2020, de La Trinchera:
desdetutrinchera.com/marxismo/crisis-del-marxismo
Ubieta Gómez, E. (14 de 03 de 20). A Marx nadie nunca podrá enterrarlo.
Recuperado el 16 de 03 de 2020, de Granma:
granma.cu/cuba/2020-03-14/a-marx-nadie-nunca-podra-enterrarl
………………..

LAS DOS OPOSICIONES CUBANAS
POR JOSÉ GABRIEL BARRENECHEA, MAYO 6, 2020

Las dos oposiciones cubanas

En el interior de la sociedad cubana transnacional hay dos oposiciones al presente, y ambas son legítimas.
¿Qué las distingue? El a qué sectores de esa sociedad transnacional representan, en lo esencial; en lo más superficial y evidente, su posición frente al embargo.

Hay una oposición, adentro y en el exilio, que comparte una visión ideológica neoliberal y un consecuente proyecto de país sostenido en la prioridad al discurso del mercado. En cuanto a cómo derribar el gobierno, su propuesta en lo esencial se centra en el uso de presiones externas a la transnación cubana, para obligar al gobierno a cambiar, o para provocar una explosión social en el interior de la isla. Su principal caballo de batalla es el embargo.

Este sector cuenta con el apoyo del mainstream neoliberal global, y por ello, con los recursos y acceso a medios internacionales. Lo que nos puede llevar a equivocarnos en cuanto a su real importancia, sobre todo en el interior de la isla: numéricamente, no es en realidad el más importante ni mucho menos, aunque sin duda es el que más repercusión logra tener.
Frente a esta, hay una oposición más popular que representa mejor los intereses de isleños y un sector cada vez más importante de la emigración.

Este grupo va desde comunistas de izquierda y socialistas democráticos hasta liberales filosóficos, con una gran dosis de nacionalismo republicanista en todos ellos. Mucho más nutrido en realidad, no tiene ni una ideología política única, ni un solo proyecto unificado de país, como sí los tiene el grupo anterior, y mucho menos un plan claro de cómo cambiar el estado actual de cosas.

Aunque en común tiene dos posiciones muy claras: la solución no está en la simple importación del modelo neoliberal, sino que debe consensuarse dentro y desde la sociedad transnacional cubana, a partir de su sui generis complejidad cultural y social, sus abrumadoras desigualdades económicas, y su aún más complejo devenir histórico, así como la intransigente oposición al embargo y a las imposiciones externas.

Sin duda este sector es la oposición mayoritaria. Sin embargo, al carecer de apoyos de sus semejantes políticos externos, que por lo general mantienen su sostén a un gobierno cubano que sí ya no tiene nada en común con ellos, a lo que se le agrega que esos semejantes no sean más en sí mismos que una oposición al mainstream global, a este sector de la oposición cubana se le priva de recursos y acceso a medios, al punto casi de invisibilizarlo.

Son irreconciliables estas dos oposiciones cubanas, igual de legítimas?

No necesariamente desde la racionalidad política estricta, aunque recordemos que la cubana no es una cultura muy inclusiva que digamos. En todo caso, el acuerdo necesariamente deberá centrarse en el embargo.
………………….

REFLEXIONES ACERCA DE 3 ARTÍCULOS RECIENTES PUBLICADOS EN “RAZONES DE CUBA”.
HUMBERTO PEREZ (08/12/2018)

En los últimos meses he leído diversos artículos y escuchado pronunciamientos sobre el debatido y controvertido tema de los eufemisticamente llamados (como si fueran un todo homogéneo) trabajadores por cuenta propia (TPCP). En particular, acerca de la perspectiva de que se produzca una concentración de la propiedad y la riqueza en manos de este sector privado y de los peligros, nocividad política y amenaza que ello representa para la conservación de los principios de la Revolución y para nuestro proyecto socialista.

Llegado el Periodo Especial, y como una de las medidas que se entendió necesaria para enfrentar la situación creada, se reinició aunque con altibajos una nueva etapa de apertura, que llego hasta el 2008 cuando tomó cierto impulso de crecimiento mas o menos sostenido. Desde el VI Congreso del Partido efectuado en el 2011 este sector ha pasado a formar parte oficialmente del nuevo modelo económico social en desarrollo.

Este asunto de la presencia de un sector privado de producción y servicios como componente de nuestras relaciones de producción, excepción hecha de lo relativo al sector campesino y en menor medida al de los transportistas, es algo que desde mediados de los años 60 del pasado siglo y a lo largo de todo el proceso revolucionario se viene debatiendo de una u otra manera e incluso experimentándolo en la práctica con numerosas y sucesivas alternancias de etapas de demonización y prohibición casi absoluta, seguidas por otras de tolerancia; y a veces de aperturas mediante autorizaciones y promociones aunque siempre limitadas y temerosas, que se han cerrado rápidamente ante la menor duda o presunción de riesgo.

Mas que juicios teórica y científicamente fundamentados lo que ha existido y existe, acerca de la presencia objetivamente necesaria de las relaciones de mercado y de un sector privado como componentes de las relaciones de producción dentro de un proyecto de construcción socialista, son prejuicios alimentados por determinados idealismos, dogmatismos y por el antecedente de algunas experiencias históricas ciertamente negativas. Lo que ha sido un obstáculo para que en los análisis prevalezca el suficiente realismo dialéctico marxista y leninista para la respuesta que las circunstancias objetivas reclaman en cada situación concreta dada.

No obstante considero que tienen razón, también objetiva y científica, los que advierten que ambos componentes económico sociales encierran potencialmente en sus entrañas, tendencias y embriones que pugnan constantemente por convertirse en rasgos predominantemente capitalistas y que, si se les deja a un libre desenvolvimiento, pueden convertirse en una caja de pandora de la que salgan los demonios del neoliberalismo y el individualismo que dañarían, entorpecerían y pondrían en peligro el desarrollo de los elementos y valores socialistas que se tienen como objetivos fundamentales y esenciales a lograr en las instituciones, agentes económicos y en general en los miembros de la sociedad que se esta construyendo.

En esto no se puede ser ingenuo ni despreocupado y frente a ello hay que utilizar todos los mecanismos económicos, ideológicos, organizativos y jurídicos que resulten aconsejables y necesarios para regular su funcionamiento.

A partir del VII Congreso celebrado en abril del pasado año 2017 aparecen desarrolladas las formulaciones de política económica y las orientaciones acerca del mercado y el sector privado en el texto llamado de la Conceptualización, que es el documento principal y rector de nuestro proceso revolucionario en las condiciones actuales.

Como se expresa en la propia introducción del mismo, debe ser considerado como el Programa actual del Partido y de la Revolución, como lo fueron en su momento el Programa del Moncada y despues la Plataforma Programática aprobada en el I Congreso del Partido en 1975 respondiendo a las circunstancias y a las situaciones concretas de cada momento histórico.

La Conceptualización trata y orienta todo lo relativo a las relaciones de mercado y a la presencia de un sector privado en el proceso de implementación del nuevo modelo económico social aprobado para nuestro pais, con un acertado sentido del momento histórico, primer rasgo o atributo con el que definiera Fidel el concepto de Revolución el 1ro. mayo del año 2000.

Por ello me llaman la atención algunos planteamientos que aparecen expuestos en los tres artículos escritos por el compañero Michel E. Torres Corona y publicados en la pagina digital “Razones de Cuba”. El primero de los tres artículos fue titulado ”Contra la concentración de la propiedad” y se publico el 14 de noviembre, el segundo titulado “Y contra la concentración de la riqueza también” fue publicado el 28 de noviembre y el tercero y ultimo, titulado “Propiedad, riqueza y socialismo”, vio la luz el reciente 4 de diciembre.

Encabezando a este ultimo trabajo su autor plantea que “Los artículos publicados (se refiere a los dos primeros) han suscitado una polémica saludable y muchos de ellos son los comentarios que han dejado plasmados aquellos lectores que han concordado o no con los escritos…el cumulo de observaciones y juicios llaman a volver sobre el tema”. Quiere decir que este tercer articulo es una especie de replica del autor a los comentarios plasmados por los lectores.

Le doy particular importancia a todos estos artículos porque la página en que aparecen publicados está estrechamente vinculada a Cubadebate, que es un órgano digital de defensa de la Revolución y que editorialmente expresa generalmente posiciones oficiales o semi oficiales. Puede que este no sea el caso y que lo manifestado por el compañero Torres Corona sea solo su opinión personal no necesariamente compartida por la dirección de Cubadebate, lo que me parecería una manifestación periodística muy positiva y loable al darle cabida en dicho órgano a criterios diferentes de su linea editorial.

Con respecto al primer articulo solo tengo que señalar un gazapo que pudiéramos considerar intrascendente. Casi al final cita la frase “la política es la expresión concentrada de la economia” como dicha por “el amigo Marx”. Realmente fue pronunciada por “el amigo Lenin” el 30 de septiembre de 1920 en un debate con Troski y Bujarin acerca del papel de los sindicatos en el proceso de construcción socialista, publicado en un folleto en 1921. Un mes despues la repitió escrita en un articulo que redactó sobre el tema el 21 de enero de 1921. (Ver Obras Escogidas de Lenin, en 12 tomos, de la Editorial Progreso de Moscu, tomo XI, pags. 328 y 354)

Antes de pasar a expresar mis preocupaciones respecto a determinados planteamientos de fondo en los artículos segundo y tercero que se apartan y contradicen en mi criterio, lo formulado en la Conceptualización, quisiera comentar algunos momentos infortunados del autor en la replica que hace a los lectores en el ultimo articulo.

Textualmente escribe Torres Corona que “En algunos comentarios… se ejemplifica con Viet nam y China”.

Voy a obviar lo que afirma el autor de que “Haría falta un estudio pormenorizado de los modelos económicos de estas dos naciones asiáticas, que aun se llaman socialistas”. Evidentemente esta poniendo en duda que estos paises se consideren socialistas pero no es objetivo principal de estos comentarios míos el defender el autentico carácter socialista o no de lo que ocurre en China y Viet Nam, aunque me parece desacertada y un tanto irrespetuosa esta coletilla.

Voy destacar lo que afirma cuando se pregunta y se responde: “¿Quiénes elogian las políticas de China? Pues los discípulos de la “doctrina del shock”, los alumnos y adoradores de Milton Friedman, los modernos Chicago Boys”.

Es decir, está calificando a los que proponen seguir o tener en cuenta el ejemplo de China como defensores au trance del capitalismo neoliberal y por tanto calificándolos como enemigos de la revolución. Esto no me parece ético en una polémica entre revolucionarios.

En otro momento plantea que las estrategias de China y Viet Nam “no han tenido impacto en lo que se conoce como Coeficiente Gini, que mide la desigualdad” aunque, según estudios hechos por algunos compañeros investigadores, como tendencia han tenido mas impacto relativo que en Cuba donde el Coeficiente Gini empeoró de aproximadamente 0,20 a fines de la década de los años 80 del pasado siglo hasta un 0,40 a comienzos de este siglo, y se supone que ha empeorado aún más en los últimos años.

Se plantea que de la población total vietnamita al menos 13 millones aún viven en la pobreza, pero no se tiene en cuenta que Viet Nam salió de la guerra en los años 70 del siglo pasado, que quedó totalmente destruida su economía y toda su infraestructura; y que Cuba, con bloqueo pero sin guerras como la de Viet Nam, sin destrucción física de su pais y su infraestructura, lleva tratando de “levantar cabeza” desde 20 años antes que Viet Nam sin haber logrado sus avances y ritmos de crecimiento y con un Coeficiente Gini empeorando en los últimos 30 años.

Al hablar de este tema, me parece oportuno recordar las palabras pronunciadas por el compañero Raúl en diciembre de 2010 al hacer las conclusiones de la ultima sesión de la Asamblea Nacional de ese año cuando dijo: “La construcción del socialismo debe realizarse de acuerdo a las realidades del pais. No pensamos copiar de nadie… aunque no ignoramos las experiencias de otros y aprendemos de ellos, incluyendo las positivas del capitalismo”. (el subrayado es mío)

En otro momento de su réplica a los lectores en este tercer artículo, Torres Corona se dirige a ellos planteándoles que “Frases tan desafortunadas (y repetidas de forma mecánica) como “evitar la concentración de la pobreza más que de la riqueza “ilustran sobre la necedad de algunos…”.

Calificar de necios a los discrepantes es, en mi modesta opinión, otra falta de ética.

Creo que al usar estas clasificaciones y epítetos o similares sobre los que no coinciden con los criterios de uno, se olvidan y niegan completamente las orientaciones del Che dadas en febrero de 1964 cuando en polémica con otro compañero escribió:

“Queremos dejar constancia que esta polémica que se inicia con nuestra replica, puede tener un valor alto para nuestra formación en la misma medida en que seamos capaces de llevarla con el mayor rigor científico posible y con la mayor ecuanimidad. No rehuimos confrontaciones pero, ya que estamos en el centro de una discusión que alcanza a los niveles superiores del gobierno y el partido, donde se mantienen dos lineas de pensamiento, creemos que es importante el cuidado de la forma y el método de discusión.”

Y paso finalmente al “pollo del arroz con pollo”, a lo que es el centro de mis preocupaciones: ¿se acepta, acata y se lucha por la aplicación consecuente y lo mas rápida posible de las formulaciones de la Conceptualización, nuestro actual Programa del Partido y de la Revolución, o se le ponen reparos, se le desvirtúa y se proponen desviaciones hasta el punto de descartarla, discrepar de ella y entorpecerla en su aplicación practica?

Para explicar y fundamentar mis preocupaciones voy a citar textualmente algunos planteamientos del compañero Torres Corona extraídos de sus dos últimos artículos y frente a ellos me limitaré principalmente a extraer y reproducir párrafos textuales de la Conceptualización que, en mi parecer, entran en total discrepancia los primeros con los segundos. A veces intercalo algunos comentarios y criterios de mi cosecha.

En su artículo titulado “Y contra la concentración de la riqueza también” el compañero Corona plantea: “No se trata de prohibir a Fulano el pelotero o a Mengano el agricultor que “acumulen riquezas”. Si el dinero que perciben es fruto de su trabajo y no procede de la explotación de mano de obra ajena, no hay mas barrera que el simple tributo”.

Interpreto que Torres Corona propone que el uso de los tributos fiscales como barrera a la concentración de la riqueza es solo válido en el caso como, por ejemplo, el de un pelotero o de un agricultor si no procede de la explotación de mano de obra ajena.

Quiere decir que si ese mismo pelotero utiliza lo que ha ganado no solo en consumos personales de él y su familia, sino que emplea una parte en hacer una inversión en un Paladar u otro negocio donde emplea mano de obra ajena, ya no bastaría con aplicarle los impuestos correspondientes sino que ademas habría que tomar, ademas, alguna medida de otro tipo.

En el caso de los agricultores, tanto si son propietarios como usufructuarios de las tierras que tienen en producción, la primera pregunta que me hago es cuántos de estos solo trabajan individualmente o con ayuda de familiares y no usan mano de obra ajena.

Si mis informaciones no están equivocadas, sino todos, una mayoría de estos agricultores emplean mano de obra asalariada en mayor o menor medida bien por la edad que tienen o simplemente porque no es posible atender la producción de un terreno de 2 a 5 caballerías (26 a 65 has.) sin acudir al uso de mano de obra ajena. Por lo tanto, según razona el compañero Corona, habría que utilizar otras medidas además de los impuestos para impedir que concentren riquezas.

Casi a renglón seguido el compañero es mas explicito y plantea que “Las políticas publicas deben apuntar a frenar la concentración de la riqueza, no solo incrementando los impuestos (en escala progresiva)… sino favoreciendo a las empresas que operan en beneficio de los trabajadores y de la sociedad en su conjunto.
El ejemplo de las cooperativas en Cuba, donde sus “dirigentes” no pueden cobrar mas de tres veces el salario o utilidades de un socio cualquiera, puede ser una solución válida para otros tipos de propiedades o negocios… El Estado socialista es el instrumento de poder en manos de la clase trabajadora . No es un árbitro que dulcemente llama a la cooperación, es un arma para expropiar a los expropiadores.”

De estas palabras derivo que se propone que a todos los que tengan ingresos que procedan en todo o en parte del uso de mano de obra ajena no solo se le apliquen impuestos progresivos sino que, si se considera que están concentrando riquezas (habría que determinar a partir de que montos de recursos se va a considerar el limite máximo aceptable de acumulación de riquezas), se les aplique la expropiación del excedente por sobre el limite que se haya determinado, dándole un tratamiento similar al que en 1959 se le dio a los latifundistas y en el año 1960 a los monopolios norteamericanos y a las empresas capitalistas en general cuando se nacionalizaron sus propiedades. Es decir, puesto que, según Torres Corona, clasifican como expropiadores deben ser expropiados.

Como referencia y alternativa a tener en cuenta, propone el ejemplo de la medida tomada en las cooperativas en que se limita el ingreso de sus dirigentes a un máximo equivalente al triple de lo que ingresan como promedio el resto de sus miembros. En el caso del sector privado esto significaría ponerle un limite máximo a la ganancia de un dueño de negocios del triple de lo que le pague como promedio a sus empleados.

Aparte de que resulta discutible lo acertado de la medida tomada con las cooperativas, que representa violar la autonomía con la que deben trabajar estas entidades e imponerles administrativamente desde el Estado lo que debe ser una facultad solo de la Asamblea General de sus miembros, en el caso del sector privado resultaría un absurdo que iría en contra del papel que se pretende juegue dicho sector en el desarrollo de la economia del pais y de la existencia como tal de dicho sector.

Pero veamos que se plantea en la Conceptualización acerca de este tema.

“Es objeto de regulación la concentración de la propiedad y la riqueza material y financiera en personas naturales o jurídicas no estatales, para no permitir que se contraponga a los principios de nuestro socialismo.

“Mediante los instrumentos económicos de dirección son regulados los intereses individuales y colectivos, y se influye sobre estos, de modo que armonicen con los de la sociedad.

“Las personas jurídicas y naturales están obligadas al pago de los tributos de acuerdo con su capacidad económica, en correspondencia con los principios de generalidad y equidad tributarias, aportando más al fisco quien mayor capacidad económica posea.

“De este modo se protege a las de menores ingresos, se contribuye a regular las utilidades, así como la concentración de la riqueza y la apropiación privada de los resultados del trabajo ajeno en las formas de propiedad y gestión no estatales, para su redistribución en beneficio de toda la sociedad”.

Es decir, la Conceptualización ha previsto que en los negocios privados haya empleo de mano de obra ajena, que haya un excedente de lo producido en dichos negocios por esa mano de obra que va a manos del dueño de dichos negocios y que este excedente se regula mediante instrumentos económicos principalmente mediante impuestos progresivos.

En ningún momento se plantea ni formula nada que pueda interpretarse como base para la aplicación de medidas administrativas como la expropiación, ni de limitar de manera directa los montos de excedente a ingresar por parte de los dueños de negocios.

Por otro lado, con respecto a regular que no exista concentración de la propiedad y la riqueza en personas naturales o jurídicas no estatales, hay que tener en cuenta que puede haber casos que con una sola propiedad o con menor numero de propiedades, obtengan sin embargo mas utilidades y concentren mas riqueza que otros con una propiedad mayor o mayor numero de propiedades, por el tipo y la índole de la actividad económica a que se dediquen y que les pueden proporcionar muy disimiles tasas de utilidad y de montos acumulados de riqueza material y financiera.

Por ello creo que la regulación no debe referirse a la propiedad sino a la riqueza material y financiera, aunque resulte mas fácil para los organismos administrativos limitar a la propiedad.

En cuanto al tratamiento a darle al sector privado en comparación con el que se le debe dar al sector estatal y cooperativo, en la Conceptualizacion se insiste reiteradamente que en todos los aspectos se le debe dar a los agentes y sujetos económicos de todos los sectores de propiedad un tratamiento similar y no desigual ni de privilegio para alguno de ellos.

En el capitulo 2 de la Conceptualización titulado: El sistema de formas de propiedad sobre los medios de producción se dice textualmente: “En el Modelo Económico y Social actualizado, el sistema de entidades de carácter empresarial está compuesto por todas las formas de propiedad estipuladas por la ley: de propiedad socialista de todo el pueblo, cooperativas, empresas mixtas, privadas, así como de organizaciones políticas, de masas, sociales y otras entidades de la sociedad civil.”

“Todas las entidades de carácter empresarial interactúan en beneficio del desarrollo económico y social, funcionan bajo similares condiciones en los mercados y están sujetas al cumplimiento del marco regulatorio y de control definido por la ley”.

“Una función fundamental del Estado y el Gobierno es la regulación de los mecanismos del mercado…

Entre sus objetivos es necesario distinguir:
“1-Proporcionar a los actores económicos de las diferentes formas de propiedad y gestión condiciones similares de acceso a los mercados de sus producciones e insumos.”

“5) Establecer políticas comerciales y de precios, así como normas jurídicas para regular la competencia, impedir malas prácticas y la especulación por parte de cualquier actor económico, en defensa de los objetivos sociales e intereses legítimos de productores, comercializadores y consumidores. “

“El sistema de dirección planificada del desarrollo económico y social tiene en cuenta la vigencia de las relaciones de mercado y regula el accionar de ellas en función del desarrollo socialista, contribuyendo a facilitar de modo más eficiente y efectivo, el acceso de los actores económicos de las diferentes formas de propiedad y gestión a los insumos y a los mercados de sus producciones y servicios, en función de cuyas demandas deben optimizar oportunamente las ofertas en surtido y calidad.”

“6) Impedir que productores o comercializadores de tipo monopólico o de otra índole impongan condiciones contrarias a los intereses y principios de la sociedad, con independencia de la forma de propiedad o gestión.”

“El ordenamiento monetario alcanzado en el país, de conjunto con las restantes medidas del proceso de actualización del Modelo, propician que todos los actores económicos estén vinculados de forma eficiente con la economía internacional para su inserción competitiva y sostenible, mediante el desarrollo de la capacidad exportadora y la sustitución efectiva de importaciones, lo cual contribuye a una mayor diversificación de la economía y el mercado nacional.”

“El Estado conduce e incentiva que los resultados científicos y tecnológicos sean aplicados y generalizados en la producción y los servicios. Esto incluye parques tecnológicos, encadenamientos productivos y ciclos cerrados de investigación–desarrollo–producción-comercialización, integrados por diferentes formas de propiedad y gestión.

“Es ampliada la utilización de las tecnologías de la comunicación, la información y la automatización para promover la informatización de la sociedad, de la ciencia, la tecnología y la innovación. Con ello, es incentivada la participación de la población… Además, impacta en la gestión del Estado, el Gobierno y de todos los actores económicos, así como en el nivel y calidad de vida.”

En su tercero y último artículo titulado “Propiedad, riqueza y socialismo” el compañero Torres Corona plantea que “Es preferible que las 15 barberías sean propiedad de 15 barberos…” y concluye: “¿no es mas lógico que se formulara en el ámbito de los pequeños negocios la verdadera autonomía personal? …De lo que se trata en la Cuba de hoy es que no existan las condiciones objetivas para que esos dueños de negocios no concentren en sus manos propiedades y riquezas que les permitan ingresar en una élite plutocratica que ponga sus intereses por encima de la mayoría y logre condicionar los destinos políticos del pais”.

Si no entiendo mal, nos propone que en el sector privado se desarrolle solo el autentico trabajador por cuenta propia (tpcp) y en ningún caso micro, pequeñas y medianas empresas (mypymes), o sea, solo entidades en las que no haya empleo de mano de obra ajena y que en la practica se limiten a una producción mercantil simple con una reproducción simple y no ampliada de sus recursos; y que los ingresos de los dueños se destinen solo a su consumo personal y no a la inversión y a la ampliación de su consumo productivo. Ello que significaría que este sector no podria asimilar la fuerza de trabajo que resulte racionalizada en el sector estatal.

De acuerdo con lo formulado en la Conceptualizacion “La existencia de formas de propiedad y de gestión no estatales tiene como objetivos posibilitar que el Estado y el Gobierno se concentren en las complejas tareas que le son propias, tributar a la eficiencia integral de la economía, generar empleos productivos, desplegar iniciativas, impulsar las fuerzas productivas, incrementar los ingresos al Presupuesto del Estado y contribuir al bienestar en función de los objetivos del desarrollo socialista.”

En cuanto al riesgo de que se conviertan en una élite plutocrática que ponga sus intereses por encima de la mayoría y logre condicionar los destinos políticos del pais, el documento de la Conceptualización precisa que “La apropiación por los titulares de las formas de propiedad y gestión no estatales de parte del excedente de los resultados del trabajo de las personas contratadas, tiene lugar en un contexto social en el que priman las relaciones de producción socialistas, a diferencia de los sistemas sociales basados en la explotación del trabajo ajeno”.

Considero asimismo que en todos los sujetos económicos que estén legalmente autorizados, desarrollando actividades de producción y servicios, cualesquiera sea la forma de propiedad y gestión a la que pertenezcan, se debe promover y facilitar el invertir y reinvertir los recursos lícitos que obtengan como parte de los ingresos que les generen los negocios que tengan autorizados o de otras fuentes también licitas como pueden ser financiamientos que puedan lograr de terceros.

Lo contrario seria frenar el desarrollo de las fuerzas productivas, la generación de nuevos empleos, la respuesta creciente a las diversas necesidades de la población y la eficiencia general e integral de la economia nacional.

También en el documento de la Conceptualización podemos encontrar formulaciones que resultan contradichas por los planteamientos de Torres Corona que acabamos de citar.

En ese documento aprobado por el VII Congreso del PCC y por la Asamblea Nacional se dice textualmente:
“Las personas naturales cubanas pueden constituir los siguientes tipos de negocios:

“2) Empresas privadas de mediana, pequeña y micro escalas según el volumen de la actividad, cantidad de trabajadores y objeto social, que son reconocidas como personas jurídicas.

“Estas empresas realizan actividades autorizadas a mediana o inferior escala que tributan a la estrategia del desarrollo territorial y local, así como a desplegar vínculos productivos entre ellas y con otros actores económicos. Determinados medios de propiedad personal pueden ser utilizados como medios de producción en estas actividades“.

“Se reconoce la propiedad privada en determinadas actividades, que cumple funciones sociales con un papel complementario, al contribuir a la satisfacción de necesidades y a la eficiencia integral de la economía.

“Sus propietarios pueden ser personas naturales o jurídicas, cubanas o extranjeras, quienes son responsables del cumplimiento de sus obligaciones.

“2.2. Sobre el sistema de entidades de carácter empresarial.

“ c) La propiedad mixta
“Son de esta forma de propiedad las entidades para la producción y comercialización de bienes o servicios y la obtención de utilidades, constituidas entre entidades nacionales de diferentes formas de propiedad o con inversionistas extranjeros. Tienen vigencia durante los periodos previamente acordados por las partes y actúan enmarcadas en normas de derecho de carácter privado.”

“a) La planificación socialista: Es la categoría rectora,

“En función de las metas planificadas son diversificadas las formas de asociación y articulación entre los actores productivos de diferentes formas de propiedad y gestión, que se especializan e incrementan el valor añadido de la producción nacional, y mejoran la eficiencia, eficacia y competitividad de la economía, con altos estándares de calidad.

“c) La gestión del Estado y el Gobierno: Comprende las acciones que estos realizan en función de la administración de los recursos de todo tipo, así como de la coordinación entre los actores económicos.

“Promueve un efectivo y eficaz desempeño e interacción de los actores económicos mediante la cooperación, integración y complementariedad de los sistemas productivos, que están compuestos por diversas formas de propiedad y gestión.

“En función de las metas planificadas se diversifican las formas de asociación y articulación en encadenamientos productivos entre los actores económicos, lo que contribuye al incremento de los servicios y las producciones nacionales, su eficiencia, calidad y competitividad.”

Adicionalmente considero que debemos tener en cuenta, lo planteado por el compañero Raul en su Informe Central al VII Congreso del Partido el 16/04/16, cuando dijo: “Las cooperativas, el trabajo por cuenta propia y la mediana, pequeña y microempresa privada no son por su esencia antisocialistas ni contrarevolucionarias y la enorme mayoría de quienes allí laboran son revolucionarios y patriotas que defienden los principios y se benefician de las conquistas de esta Revolución”.

Creo que el deber de todos los que somos partidarios del carácter socialista de nuestro proyecto social, desde las posibilidades y vías que cada cual tenga, debemos actuar en la práctica alrededor y en apoyo de Raúl y Diaz Canel como dirigentes principales actuales del proceso revolucionario, unidos por las formulaciones plasmadas en la Conceptualizacion como Programa guía en aras de contribuir a su consecuente implementacion y a lograr el socialismo prospero y sostenible que esta en nuestra visión de futuro.
…………….

DOÑA IGNA, LA MADRE QUE NO OLVIDO
POR PEDRO MARTÍNEZ PIREZ

El mes de marzo de 1999 tiene para mí muy malos recuerdos. El día 5 murió en Quito el entrañable periodista ecuatoriano Pedro Jorge Vera; cinco días después falleció en Baltimore, Estados Unidos, el pintor Oswaldo Guayasamín, y el día 18, a los 84 años de edad, murió mi madre en la ciudad de Santa Clara.

A Pedro Jorge y Oswaldo los conocí en Quito en 1960. El primero gran escritor y periodista, director de la Revista “Mañana”, hombre inteligente y simpático, y Guayasamín el único pintor para el cual Fidel Castro posó en cuatro ocasiones. Y a quien yo tuve el honor de invitar a Cuba en mayo de 1961.

A Pedro Jorge lo recibí años después en Santiago de Chile, donde murió su primera esposa, y desde la Embajada cubana, donde me desempeñaba como diplomático, realicé gestiones para que pudiera viajar como exiliado a Cuba, donde vivió varios años, laboró en el periódico “El Mundo” y colaboró con la Casa de las Américas. Ya en esta etapa cubana Pedro Jorge Vera tenía como compañera a la escritora Eugenia Viteri, quien lo acompañó hasta el día de su fallecimiento.

A Oswaldo Guayasamín, Pedro Jorge Vera y el también escritor y poeta Jorge Enrique Adoum, los ví por última vez en La Habana en los días del cuarenta aniversario del triunfo de la Revolución, pues los tres asistieron a un evento organizado por el Ministerio de Cultura y la Casa de las Américas, en el cual participaron también los Premios Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, de Colombia, y José Saramago, de Portugal.

Los recuerdos de mi progenitora me acompañan siempre, pero especialmente en estos días en que en Cuba celebramos EL DIA DE LAS MADRES.

Ella nació en la ciudad de Caibarién, en la antigua provincia de Las Villas, el 17 de septiembre de 1914, dos meses después del inicio de la Primera Guerra Mundial, y durante el mandato del político conservador Mario García Menocal. Hija de Ernesto y de Pilar, el nombre verdadero de mi madre fue el de Ignacia Pírez Capó, pero a los 17 años de edad y con estudios de bachillerato y de piano, se enamoró de mi padre Enrique Martínez Pérez, entonces viajante de medicina, quien era 16 años mayor que ella.

Mi padre, nacido en 1898 en el poblado de Sabanilla del Encomendador, hoy Juan Gualberto Gómez, en la provincia de Matanzas, le propuso a mi madre reducir su nombre a las primeras cuatro letras, Igna, y así eliminar la CIA, algo que toda la familia acogió con mucha satisfacción.

Mis padres tuvieron cinco hijos: Igna Sofía, Enrique Santiago, Pilar María, Pedro Ernesto y Alberto Enrique. La mayor, ya fallecida, nació el 17 de mayo de 1932 en la ciudad de Santa Clara y testigo de su inscripción de nacimiento en la Audiencia de Las Villas fue Antonio Guiteras Holmes, compañero y amigo de mi padre.

De los cinco hermanos han fallecido tres y octogenerios vivos quedamos dos: Pilar María, nacida el 15 de septiembre de 1935, quien ejerció como maestra hasta su jubilación, y el periodista que redacta estos recuerdos, nacido también en la ciudad de Santa Clara, el 22 de febrero de 1937.

Las relaciones entre mis padres no fueron fáciles. Era considerable la diferencia en la edad, ella había interrumpido sus estudios para casarse y muy rápidamente salió embarazada. El era de origen campesino, autodidacta, poeta y bohemio, con grandes amigos como Antonio Guiteras, Juan Bosch, Onelio Jorge Cardoso, Raúl Ferrer, Luis Carbonell, entre otros, y ella una mujer que se dedicó por entero a él y a sus cinco hijos, y padecía frecuentes y agudas crisis asmáticas.

No olvido el cartel que mi padre puso un día en la cocina de nuestra casa para que lo leyera mi madre: “Antes de criticar confirma si posees las virtudes que exiges de los demás. No critiques ni divulgues lo que has oido, pudiera no ser cierto, y aunque lo fuera es más caritativo que calles”.

Pero nada que hiciera mi padre ofendía a mi madre. Tal era su amor hacia él y su extraordinaria nobleza.

En el programa radial que realicé en el noventa cumpleaños de mi padre, en 1988, aparece un segmento que grabé en la voz de mi madre: “Nos conocimos y estuvimos casados 28 años. De allí nuestros hijos y nuestra casa, que siempre fue el albergue de todos sus buenos amigos, entre ellos Antonio Guiteras, que era su amigo de Santiago de Cuba y estuvo con nosotros cuando el nacimiento de mi hija y fue su padrino de confirmación en el año 32. Él era muy rebelde. Nunca votó durante ningún gobierno porque decía que no merecían su voto. Que él no iba a complicar la vida de los demás cubanos entregándole su voto a los politiqueros.

Siempre fue igual, rebelde, muy bueno, muy atento, muy amigo de los amigos. Yo lo veneraba porque fue el hombre que yo soñé para mí y para mis hijos. Y me siento feliz de haber sido su esposa”.

Guardo como un tesoro esa grabación en la voz de mi madre, y acabo de escucharla ahora mismo, y transcribir su testimonio para que quede reflejado en este homenaje que le rindo a ella.

Doña Igna desempeñó un papel fundamental en la formación de sus cinco hijos. A la mayor, Igna Sofía, la enseñó a tocar el piano que mi abuelo Ernesto le había comprado a ella en Caibarién, haciendo enormes sacrificios pues trabajaba como planchador de la ropa que mi abuela lavaba.

A mí me enseñó a leer y escribir y cuando llegué a la Escuela Anexa a la Normal para Maestros de Santa Clara, para matricularme, me incluyeron directamente en el segundo grado de la Enseñanza Primaria, gracias a la formación que me dio mi madre. Recuerdo que ella nos tocaba en el piano hermosas canciones, entre otras, “Danubio azul”, el “Vals sobre las olas”, “Siboney”, y el pasodoble “Currito de la Cruz”, que los hermanos más chicos siempre le pedíamos.

Ella formó como pianista a mi hermana Igna Sofía, quien, cuando mi padre se quedó sin trabajo en 1944, fue la primera en empezar a trabajar y lo hizo tocando el órgano de la Iglesia del Carmen de Santa Clara, por lo cual le pagaban diez pesos al mes.

Ese piano comprado por mi abuelo fue uno de los objetos de la familia que hubo que entregar a garroteros de una Casa de Empeño de Santa Clara en medio de la crisis económica provocada por la decisión de los dueños de los Laboratorios Bosque de cesantear a mi padre de su cargo como viajante de farmacia para la zona oriental y central de Cuba.

Pero ese piano, en un apartamento más modesto de Santa Clara, enclavado en la intersección de las calles San Vivente y Unión, lo tocó magistralmente en 1949 el declamador Luis Carbonell, quien había estrenado ese año en La Habana una estampa de mi padre titulada “Carta Negra”. Con Luis Carbonell viajé 30 años después en un barco cubano desde Santiago de Cuba hasta San Juan, Puerto Rico, a los Juegos Panamericanos. Él como integrante de la delegación cultural y yo en el grupo de prensa de Cuba. Recuerdo que Luis me contó que era su primera salida al exterior desde el triunfo de la Revolución Cubana, ocurrida veinte años antes.

Después lo visité y entrevisté muchas veces en su modesto apartamento de El Vedado, en La Habana, donde me contó que el día del Asalto al Cuartel Moncada, el 26 de julio de 1953, estaba en España realizando una gira cultural con Ernesto Lecuona, Esther Borja y Mimi Cal, y ese día él, nacido precisamente en la ciudad de Santiago de Cuba, cumplía treinta años de edad.

Luis Carbonell fue siempre amigo de toda nuestra familia. A su casa de La Habana llevé a mi madre y a algunos de mis hermanos, así como también a dos poetas ecuatorianos, Pepe Regato y Julio Micolta.

Siempre que traía a mi madre a La Habana ella me pedía visitar a Calixta, la hermana de Guiteras, y saludar a Juan Bosch y a su esposa cubana doña Carmen Quidiello, cuando estaban en Cuba. Recuerdo haber visitado con mi madre en la década de los años noventa al ex presidente dominicano en la Casa de Protocolo número 62, ubicada en el Reparto Cubanacán, el día que le pedí a Bosch una opinión sobre mi padre. La definición que hizo el gran escritor dominicano de mi padre figura como uno de los epitafios que identifican la modesta tumba donde reposan sus restos: “Aquí yace un hombre sin huecos”.

Y en esa tumba del Cementerio de la Ciudad de Santa Clara reposan desde el 19 de marzo de 1999, junto a los restos de mi padre, los de mi madre, luego de una ceremonia en la que traté y no pude hablar por la emoción, a pedido de un entrañable amigo de la familia y colega periodista villaclareño Aldo Isidrón del Valle.

Cuando recuerdo a mi madre vienen a mi mente muchos momentos de mi infancia, adolescencia y juventud. Ella fue muy creyente, se declraba católica, pero nunca fue a la Iglesia. Tenía siempre colocada detrás de la puerta de la casa una imagen de la Virgen de Fátima, a quien le pedía tener, un día, casa propia, pues había sufrido muchos desahucios entre 1944 y 1958.

Y la casa propia, verdad que modesta y en un pasaje interior, mi madre pudo tenerla después del triunfo de la Revolución. Ella me contó siempre que su padre –mi abuelo Ernesto—había dejado de fumar porque hizo una promesa para que mi hermana mayor se curara de alguna de las abundantes enfermedades de la época.

Y yo, para complacerla y como un sacrificio que sirviera al menos sicológicamente para curar el asma que padecía, le dije, y cumplí durante varios años, que iría caminando cada domingo Día de las Madres desde Santa Clara hasta la localidad de La Esperanza, algo que ella aceptó feliz. Eran catorce kilómetros que su hijo Pedro Ernesto regalaba a Doña Igna cada año.

Pero la hija mayor de mi madre, Igna Sofía, que debía su nombre a mi padre, se había radicado desde los primeros años de la década de los sesenta en Santiago de los Caballeros, República Dominicana, con su esposo Orestes Martínez, donde fundaron una Escuela. Mi hermana mantuvo siempre los vínculos con Cuba y quiso que mi madre viajara a República Dominicana en febrero de 1974 cuando se efectuarían los Juegos Centroamericanos en Quisqueya.

Hizo lo indecible para lograr que mi madre viajara con la delegación cubana, y recuerdo que una noche llamó a mi casa el Comandante Manuel Piñeiro, conocido como “Barba Roja, para preguntarme si yo estaba de acuerdo en que mi madre viajara con la delegación deportiva cubana que participaría en los Juegos Centroamericanos.

Piñeiro me comentó que la solicitud había llegado desde la oficina de la Presidencia de la República Dominicana, a cargo entonces del primer mandatario Joaquín Balaguer. Yo no estuve de acuerdo en que mi madre viajara en un avión con la delegación cubana, porque ella se quedaría a visitar a su hija en Santiago de los Caballeros, y los enemigos de la Revolución podrían fabricar la noticia de que se había “quedado” una integrante de la delgación deportiva cubana.

Piñeiro estuvo de acuerdo en mi razonamiento y en la propuesta de que mi madre viajara a Dominicana, pero por las vías normales, algo que hizo semanas después, en un viaje con escala en Kingston, Jamaica. Eran tiempos complicados y difíciles. Y mi hermana mayor insistía en sus relaciones con la familia de Cuba.

Así fue como mi madre le comentó a Igna Sofía que yo viajaría en julio de 1979 a los Juegos Panamericanos de San Juan, Puerto Rico, y allí se apareció mi hermana mayor con sus dos hijas, nacidas fuera de Cuba y que yo no conocía. Estuvieron conmigo y con el colega Iván Becerra, entonces jefe de la Redacción Deportiva de Radio Habanas Cuba, durante una semana. Y mi hermana me acompañó a muchas coberturas de aquellos juegos, que se efectuaron del primero al 15 de julio de ese año.

Recuerdo el gran abucheo de varios minutos que impidió las palabras de inauguración de los Juegos que debía pronuncir el gobernador colonial, Carlos Romero Barceló. Esa hermana mía, ahijada de confirmación de Antonio Guiteras, fue compañera de estudios de la cantautora Teresita Fernández, y vino a Cuba a varias reuniones de La Nación y la Emigración. Y logró algo que se había propuesto en una de ellas: dar un beso al Comandante Fidel Castro.

Para ella, que tuvo como mi madre cinco hijos, tres de los cuales nacidos en La Habana, y murió hace cinco años en una casa de ancianos en la ciudad de Miami, van también mis recuerdos en este DIA DE LAS MADRES.
………………….

HABANA INSIDER: ARTE|CULTURA|IDEAS

ES UN BOLETIN ELECTRONICO QUE OFRECE DE MANERA GRATUITA, UNA SELECCION DE LOS MAS INTERESANTES CONTENIDOS PUBLICADOS EN LA PRENSA DIGITAL CUBANA E INTERNACIONAL. SOMOS UN PROYECTO NO LUCRATIVO CREADO EN BARRIO OBRERO, S.M. PADRON, LA HABANA, CUBA POR PROFESIONALES DEL ARTE Y LA COMUNICACION.

BAJO EL CONCEPTO CONOCER PARA TRANSFORMAR, DESEAMOS COMPARTIR LA ACTUALIDAD ARTISTICA Y CULTURAL, EL CONOCIMIENTO DE LA INNOVACION SOCIAL Y CIENTIFICA, LOS DEBATES QUE OCURREN EN LA ISLA Y FUERA DE ELLA, EN TORNO A NUESTRO PRESENTE Y FUTURO, CON UNA VISION PROGRESISTA, CRITICA Y TOLERANTE.

PARA SUSCRIBIRTE, OPINAR; CONTRIBUIR, ESCRIBE A: MENAABELARDO@GMAIL.COM

Boletín por un socialismo participativo y democrático. No. 360 (19 año 12). La Habana, 8-mayo-2020

 

Art. 54 de la Constitución: El Estado reconoce, respeta y garantiza a las personas la libertad de pensamiento, conciencia y expresión.
Artículos, notas, reseñas, publicaciones de interés.
Los autores son los responsables de sus escritos.
Reenvíe este boletín a todos los que estime conveniente.
Se autoriza la reproducción total o parcial en cualquier soporte.
Consejo de Redacción. Pedro Campos, Andrés Dovale y Germán González CE pedrocampos313@yahoo.es ; adovbor@gmail.com ; germang1944@yahoo.es
Se agradece críticas, comentarios, sugerencias y opiniones sobre forma/contenido
El boletín SPD se puede encontrar en  SPDcubano.blogpost.com
El boletín SDP incluye trabajos de otros autores que sostengan posiciones democráticas
ÍNDICE
Desde las redes sociales
Publicaciones en las redes sociales que compartimos con nuestros lectores, en particular con aquellos imposibilitados de acceder a Internet o con acceso limitado, léase cubanos de adentro.
Lo dijo…
Citas tomadas de escritos o discursos programáticos de nuestros próceres, es decir, no frases al azar o fuera de contexto. Reproducidas para que los cubanos conozcan cómo concebían la República los que la forjaron…
Comienza el principio del fin (estadístico) de la nacionalidad cubana
Por Germán M. González, Bauta
El Decreto-Ley 370: negación de la libertad, la Constitución y la historia
Dimas Castellanos, La Habana
¿Somos continuidad? Continuidad… ¿de qué?
Por Adalberto R. Mesa Duarte, Cienfuegos
Desde las redes sociales
Pedro Campos Santos
•    El castrismo lleva 60 años demostrando su incapacidad para resolver la alimentación del pueblo cubano
•    HOY MAS QUE NUNCA, SIN AGRICULTURA CAMPESINA, CUBA ES UNA METAFORA
•    Con las reformas propuestas en los últimos congresos del PCC, el castrismo compró pescado y le cogió miedo a los ojos
•    Acabo de llegar del Palacio de los Jugos, muy preocupado: racionaron el chicharrón de puerco a 50 libras por persona.
Pedro Campos Santos
Gracias a Sánchez por esta clara fotografía de la situación actual boliviana. Es a su vez una gran experiencia para lo que los cubanos tendremos que hacer en nuestro país para desterrar el castrismo con toda su “institucionalidad”.
Carlos Sánchez Berzain
Bolivia: Terminar con la estructura institucional de la dictadura para recuperar la democracia
En Bolivia salió el dictador pero no la dictadura que está vigente…
Ver más
Pedro Campos Santos
Compraron cambios y le cogieron miedo después
La reforma pospuesta y los ojos del pescado
Compraron cambios y le cogieron miedo después
Pedro Campos Santos
12Osmel Ramírez Álvarez, Adalberto R. Mesa Duarte y 10 personas más
Ivo Basterrechea está con Pedro Campos Santos y 97 personas más.
Miguel Teurbe Tolón nació en los Estados Unidos. (Parte III)
La última vez que escribí sobre nuestro escudo cubano mostré una fotografía de Miguel Teurbe Tolón acompañada de un párrafo donde expresaba que el diseñador del primer y único escudo cubano creado en 1849 en la ciudad de Nueva York, el que se muestra en la combinación de fotos, había nacido en los Estados Unidos. Ahora después de una infatigable búsqueda encontré la fuente exacta, la Revista ilustrada Cuba y América. Nº 50. Año VII. Edición semanal del 22 de febrero de 1903, dirigida por el erudito Raimundo Cabrera*. Cuba y América fue un periódico quincenal ilustrado que se editaba, durante la dominación española, dirigido a los emigrados cubanos, viendo la luz su primer número el 1 de abril de 1897, en Nueva York, Estados Unidos. Su aparición como periódico semanal se inició el 1 de enero de 1898 dedicado a los países Hispano-Americanos, se publicó en Cuba como Revista Ilustrada el 6 de febrero de 1889 hasta abril de 1917. Colaboraron en él lo que más brillaba de la intelectualidad cubana de esos tiempos, Enrique José Varona, Manuel Sanguily, Nicolás Heredia, Martín Morúa Delgado, Pedro Santacilia, Francisco de Paula Coronado y Francisco García Cisneros, entre muchos otros. A partir de este escrito, comenzaré a publicar varios trabajos desde nuestro primer escudo, hasta el actual y los probables orígenes de cada uno de sus elementos, en la mayoría de las variantes que aparecieron, los aciertos, y disparates que lo hicieron “misterioso”.
* Raimundo Cabrera fue el padre de nuestra Lydia Cabrera, etnóloga, investigadora y narradora cubana, autora del libro El Monte (1954) dedicado por completo al estudio de los orígenes de la Santería.
Fuente: Revista ilustrada Cuba y América.
16José Elías González Agüero, Bárbara Castro y 14 personas más
•    Acela Regalón
Misael Perdomo Diez Del Laúd del Desterrado, Pedro Santacilia Mujeres, Flores y Estrellas
Para alumbrar la inmensidad del cielo,/Hizo el Señor, de vívidos fulgores,/Clarísimas y bellas/Aparecer brillantes las estrellas;
Para alfombrar la inmensidad del suelo/De mágicos colores,/Riquísimas de esencia,
Mandó a la tierra que brotasen flores;
Para que fuese dulce la existencia,/Y a los crueles dolores/Sucediesen alegres los placeres,/De sus ángeles hizo las mujeres;
Así juntos nacieron/Los perfumes, la luz y los amores,/Y puras por doquier aparecieron,
Inúmeras y bellas,/Las mujeres, las flores, las estrellas.
Pedro Santacilia.
Ivo Basterrechea Pedro Santacilia, patrita y poeta, el yerno cubano de Benito Juárez.
Oscar Casanella está con Pedro Campos Santos y 84 personas más.
Buenos días amigos:
Estos son gráficos de hoy 8 de mayo con la información del último parte del MINSAP que comunica los datos del día anterior, los datos de ayer 7 de mayo.
(Los gráficos los construí en el lenguaje de programación “R” a partir de una base de datos que construí alimentada con la información comunicada en los partes sobre COVID-19 del MINSAP)
COMENTARIOS
1- Ayer falleció por COVID-19 una cubana de 77 años. Mi pésame para los familiares y amigos de esta víctima cubana que es la número 74 que cobra la pandemia en nuestro país.
2- Ayer se reportaron 12 casos positivos de SARS CoV-2. Desde las fecha del 26 de marzo, día en que se reportaron 13 casos, no se reportaban valores tan bajos de casos positivos. Esperemos por el bien de la salud de todo el pueblo cubano que continúe esta tendencia a disminuir y desaparecer el número de nuevos casos de COVID-19.
3- La Habana y Villa Clara se mantienen siendo las 2 provincias tanto con mayor número de casos diarios como con mayor número de casos acumulados. Ayer se detectaron 4 casos positivos a SARS CoV-2 en La Habana y 3 en Villa Clara.
4- El municipio de La Habana que más casos reportó ayer 7 de mayo fue Arroyo Naranjo con 2 casos. El municipio Centro Habana reportó ayer 1 nuevo caso, alcanzando la cifra de 100 casos positivos acumulados al igual que el municipio Cotorro. También se reportó ayer 1 caso positivo en el municipio San Miguel del Padrón.
8Pedro Campos Santos y 7 personas más
Pedro Campos Santos
El castrismo implantó una dictadura contra el proletariado: Luis Almagro, Secretario General de la OEA
7Adalberto R. Mesa Duarte y 6 personas más
Marlene Azor Hernández
Según el gobierno, 1741 contagiados y 74 fallecidos.
4Marlene Azor Hernández, Adalberto R. Mesa Duarte y 2 personas más
Marlene Azor Hernández
INDIGNANTE EL TOTALITARISMO CUBANO.
El activista Yoel Bravo López no ha podido recibir asistencia médica en ninguna de las dos clínicas estomatológicas de Santa Clara porque la Seguridad del Estado lo impide, dijo a Radio Televisión Martí el opositor.
Bravo López llevaba varios días sintiendo dolor en un cordal y fue a los dos policlínicos de la localidad donde hay consultas de Estomatología pero no lo atendieron y según él, notó que le daban evasivas. Dijo Bravo que ayer decidió ir de nuevo a uno de los policlínicos pero en lugar del personal encargado de procesar sus datos se presentó un oficial de la Seguridad del Estado quien le informó que en todos los centros médicos tienen su nombre marcado para que no lo dejen pasar. “El oficial me dijo que yo soy un contrarrevolucionario que no tengo derecho a la atención médica y que no me la he ganado”, aseguró.
Como el dolor y las molestias no se le quitaron intentó, ayudado por un amigo, sacarse el cordal con un alicate, pero dijo que tampoco tuvo éxito.
Este miércoles comenzó a tener fiebre y fue de nuevo al policlínico para atenderse con un médico general y tampoco lo dejaron entrar. El activista asegura que la negación del servicio médico es en represalia por dar a conocer en las redes sociales el pasado mes de abril el aumento de casos de COVID-19 en un hogar de ancianos de Santa Clara.
En esa ocasión Bravo López fue detenido por la policía política, amenazado con ir a prisión si continuaba dando información que el gobierno considera “contraria al interés social” y multado con 3 000 pesos de multa según el Decreto Ley 310.
El activista Yoel Bravo López no ha podido recibir asistencia médica en ninguna de las dos clínicas estomatológicas de Santa Clara porque la Seguridad del Estado lo impide, dijo a Radio Televisión Mar
Información sobre este sitio web radiotelevisionmarti.com
Niegan asistencia médica a opositor que denunció casos de COVID-19 en Hogar de Ancianos de Santa Clara
3Marlene Azor Hernández, Adalberto R. Mesa Duarte y 1 persona más
•    Arnaldo Pérez Hernández Yo creía que la sanidad cubana era pública… esto me recuerda aquello de que; la calle es para los revolucionario… parece que la sanidad pública ¨universal¨ también…
Marlene Azor Hernández
“Mientras más personas se sumen a esta petición, terminarán haciéndonos caso. Es un llamamiento de solidaridad con la familias, con el Movimiento Cristiano Liberación y con Oswaldo (Payá) y Harold (Cepero)”, afirmó Carlos Paya, hermano del fallecido opositor, al comentar sobre la recogida de firmas para pedir a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, que investigue la muerte de ambos activistas, ocurrida en el 2012.Carlos Payá, representante en España del Movimiento Cristiano Liberación, explicó a Radio Martí que la petición dirigida a Bachelet “se hizo de manera formal en noviembre del 2018. En Ginebra, se envió por el conducto reglamentario a la Alta Comisionada y también se le entregó en mano”.
Explicó que, hasta la fecha, “no hemos recibido ningún tipo de contestación. No obstante, la campaña de recogida de firmas ha ido avanzando. Ahora mismo tenemos 7.300 firmas (recogidas en la internet) y un número importante que, por discreción, no puedo dar que se han recogido a mano dentro de Cuba”.
El opositor subrayó que por el bloqueo impuesto por el régimen cubano al acceso a la internet en Cuba, la única manera de recopilar apoyo en la isla es de manera manual.
“Estamos pidiendo justicia, que se averigüe lo que pasó [en la muerte de Payá y Cepero]. Queremos que una institución como las Naciones Unidas investigue”, concluyó.
Los opositores Payá, premio Sajárov 2002 y líder del Movimiento Cristiano Liberación, y Cepero, miembro de la organización, perecieron en condiciones aún no esclarecidas mientras viajaban en un automóvil por el oriente de la isla, el 22 de julio de 2012.
Payá y Cepero se trasladaban en un auto modelo Hyundai, que era conducido por el político español Ángel Carromero, y en el que también se encontraba el ciudadano sueco Jens Aron Modig, en ese momento presidente de las Juventudes Cristianas Demócratas (KDU).
El automóvil, se afirma, fue embestido por otro carro que lo obligó a salirse de la carretera, tras lo que ocurrió el accidente.
En el 2015, Human Rights Foundation hizo público un informe en el que aseguraba que las pruebas disponibles sobre la tragedia indicaban que había sido un incidente provocado, y criticaba el régimen cubano por impedir la realización de una investigación imparcial de los hechos.
Información sobre este sitio web radiotelevisionmarti.com
Llegan a 7,300 las firmas para que ONU investigue muerte de Oswaldo Payá y Harold Cepero
3Marlene Azor Hernández y 2 personas más
Marlene Azor Hernández
“La revolución cubana es absolutamente parasitaria y ha llevado al fracaso más absoluto del pueblo cubano”, afirmó Luis Almagro, secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), al intervenir en el programa Hola Ota-Ola!, que estuvo dedicado a analizar cómo el régimen cubano se beneficia de las misiones médicas en el exterior y explota el trabajo de los profesionales de la salud.
Sobre el tema, Almagro señaló que “las brigadas médicas y el trabajo forzad…
Seguir leyendo
“La revolución cubana es absolutamente parasitaria y ha llevado al fracaso más absoluto del pueblo cubano”, afirmó Luis Almagro, secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA),
Información sobre este sitio web radiotelevisionmarti.com
9Marlene Azor Hernández, José Elías González Agüero y 7 personas más
Marlene Azor Hernández
EL PAÍS
EXCELENTE ARTÍCULO, DE UN EX GUERRILLERO. Yo sólo copié algunos fragmentos.
“Todos los conflictos involucran intereses regionales y globales; así fue en Centroamérica, Sudáfrica, Colombia, Mozambique, etc. Sin considerar el contexto internacional, la solución doméstica es imposible. Las negociaciones en Venezuela han fracasado porque suponen que es un conflicto entre venezolanos cuando, en realidad, se trata de un país intervenido por Cuba. En el 2016 y 2018 Maduro pudo negocio…
Seguir leyendo
Venezuela, ¿negociar o no negociar?
Las negociaciones han fracasado porque suponen que es un conflicto entre venezolanos cuando, en realidad, se trata de un país intervenido por Cuba
Información sobre este sitio web elpais.com
4Marlene Azor Hernández, Adalberto R. Mesa Duarte y 2 personas más
Marlene Azor Hernández
Según el gobierno, 6 de mayo, 1729 contagiados, 73 fallecidos.
3Marlene Azor Hernández, Adalberto R. Mesa Duarte y 1 persona más
•    Marlene Azor Hernández Hasta que no se aplique el test de contagio a toda la población incluida la penal, las cifras gubernamentales son falsas.
Adalberto R. Mesa Duarte Son falsas, y sin discusión. Además, de continuar de esta manera el mecanismo de control y detección siempre estará un paso detrás de la incidencia, y por tanto, con incapacidad demostrada en detrimento de la calidad de vida del pueblo…
Osmel Ramírez Álvarez
Hoy es el día de los trabajadores. La clase social más numerosa en cualquier país, pero incluso donde hay democracia no tiene aún el peso político que merece y necesita. Eso creo. Casi siempre pesa más el poder del dinero que el de la mayoría. Por mejorar eso, algunos creen en la dictadura obrera, otros en la anarquía y se han inventado mil teorías. Yo pienso como Martí, que podemos aspirar a “conquistar toda la justicia” posible, pero siempre dentro de la democracia, perfeccionándola, no destruyéndola. Porque de una cosa estoy seguro, en ningún sistema un trabajador tiene menos derechos que bajo la supuesta dictadura del propio proletariado. De eso si no quedan dudas. Y es tremenda paradoja.
Osmel Ramírez Álvarez
4 de mayo. •  • Una pregunta, ¿En EUA u otro país, que alguien sepa, es punible andar sin nasobuco?
Osmel Ramírez Álvarez
5 de may. •  • Dónde la ley vale los abogados son importantes. En Cuba son casi un cero a la izquierda. En los casos políticos o que involucran al Minint es que se nota más.
24Rey Suarez y 23 personas más
Osmel Ramírez Álvarez
2 de may. •  • La más pequeña de mis dos princesas, Alisay, a los 9 meses y ahora con cuatro años. El tiempo pasa volando!!! (Antes y después).
63Pedro Campos Santos, Yunia Figueredo y 61 personas más
Pedro Acosta está con Juan Manuel Moreno Borrego y 71 personas más.
VIERNES DE DENUNCIA
Amigos, en el video les hablo de Maikel Herrera Bones, un activo y valiente opositor cubano al que ya están haciendo transitar por el traumático proceso al que fue sometido José Daniel Ferrer!
Es necesario que todos levantemos la voz para evitar que en Cuba se sigan manipulando causas para condenar a los opositores.
Un saludo a todos, Nikka
•    Tomas Núñez Magdariaga LIBERTAD PARA LOS PRESOS POLITICOS BASTA YA DE TANTA REPRECION MUERTE AL COMUNISMO TIRANO
Yamila Pérez Gracias por tus sabias denuncias.
Tony Reyes Gracias Nikka por casa viernes de denunciaaaa!!!!👏👏👏
Aurelio Torres Consuegra Libertad para Maikel Herrera!🇨🇺🆘🆘🆘
Lo dijo…
José Martí, en artículo publicado en la revista El Universal, México, Mayo 21 de 1875, en ocasión de presentarse una acusación contra el Presidente de la República mexicana (Sebastián Lerdo de Tejada) y erigirse el Congreso de esa nación en Gran Jurado. Las circunstancias son muy parecidas al reciente juicio político seguido al Presidente estadounidense. José Martí no toma partido, solo celebra cómo al ceñirse a la Ley los tres poderes republicanos el resultado es la consolidación de la República y la Democracia:
“Los tres poderes de la República son esencialmente populares; el
Pueblo, erigido en Congreso, juzga al elegido del pueblo exaltado aI
Poder Ejecutivo, acusado ante la Nación por un miembro del pueblo elector.
Podría ser que no fuese verdad la elección popular;-podría ser,
que no es, que la Cámara hubiese abdicado de su independencia en aras
del Poder Ejecutivo; podría ser, y no la ejerció, que el Presidente hubiera
ejercido presión sobre la sección del Gran Jurado; pero cuando
el Presidente de la República es acusado ante el país, y se admite la
acusación, y se reúne al Tribunal para juzgarlo; cuando el acusador
disfruta de completa libertad, por más que no perdone medio de herir
la administración que no le place; cuando el pueblo tiene el derecho de
censurar con sus aplausos los actos del Tribunal que ha de juzgar, la
libertad se siente garantizada, hondamente arraigado el derecho, respetado
el poder de la nación, consumados y acatados los preceptos de la organización
nacional popular”.
Obras Completas, Edición Digital, t 6 pág. 206
Comienza el principio del fin (estadístico) de la nacionalidad cubana
Por Germán M. González, Bauta
“No es que las mujeres no quieran parir,
Es que los niños no quieren nacer”
Ruperto “Marchatrás”, personaje de la serie televisiva “Vivir del cuento”.
Por primera vez en la Historia en Cuba ocurre una disminución natural de la población. Este resultado se muestra en el primer trimestre del actual año y según Marino Murillo, el responsable de las reformas aprobadas como “Conceptualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista”, esta tendencia se mantendrá durante el resto del año. Esto y otros detalles fueron publicados en el diario Granma (miércoles 19 de abril del 2020) en artículo bajo el título “En Cuba se estudia una veintena de medidas para estimular la natalidad”.
Se denomina natural la disminución poblacional cuando en un período dado ocurre una diferencia negativa entre fallecimientos y nacimientos, es decir, el índice de mortalidad es superior al índice de natalidad  (nacimientos o muertes/por cada mil habitantes). Por tanto esa disminución no está relacionada con guerras, epidemias o emigración.
Luego del descubrimiento de América el proceso de colonización del archipiélago cubano fue muy lento; ya de fundadas las primeras villas éstas se deshabitaban pues los colonos se enrolaban en expediciones en busca de riquezas más fáciles, léase oro y plata, escasas acá y abundantes en diversas regiones del continente.
No fue hasta finales del Siglo XVIII, con la llegada de los Borbones al trono español y la toma de La Habana por los ingleses que la población cubana creció sostenidamente durante cien años, desde 172 mil hasta un millón 609 mil habitantes . Fue la época del florecimiento de la economía de plantaciones y el arribo de europeos y esclavos africanos a la colonia que alcanzó un desarrollo económico y técnicos superior a la metrópoli. En las últimas tres décadas del Siglo XIX se ralentiza el crecimiento e incluso se decrece en la última a causa de la convulsa situación política y bélica de la Isla en los finales del Siglo XIX, con las tres Guerras y sus inquietas épocas de entreguerras.
Luego de la instauración de la República en 1902 y debido principalmente a la enorme masa de inversiones en la agroindustria azucarera e inducidas por ésta en la infraestructura y los servicios, la población se multiplicó por cuatro en poco más de cinco décadas (1,5 a seis millones de habitantes). El crecimiento poblacional fue sostenido, más de un millón de inmigrantes españoles, antillanos, y asiáticos en menor medida, hace que en el censo de 1953 se reporten casi 240 mil extranjeros residentes en Cuba. Y la nación cubana resultó un ajiaco al decir de Don Fernando Ortiz.
Desde 1960 y hasta los años 90s del siglo pasado la población crece al ritmo de un millón de habitantes por década, a pesar de la fuerte corriente migratoria muy contenida por la legislación vigente entonces, pero en los últimos treinta años la población se mantiene estancada, y si consideramos que a causa de la legislación migratoria implementada a partir del 2013 hay hoy cerca de medio millón de cubanos residiendo en el exterior (dato ofrecido por el jefe de inmigración y extranjería del MININT en reciente mesa redonda) realmente residiendo en Cuba hay una cifra similar a la del año 1990, es decir, no hemos crecido en tres décadas. Hay que señalar que la densidad de habitantes por Km2 del archipiélago cubano no es alta en términos internacionales, digamos que resulta menor al 50% de la del Reino Unido, por ejemplo.
El concepto de “residente en el exterior” resulta un término controvertido pues la inmensa mayoría de los cubanos en esa situación obtiene residencia en su país de destino, trabajan, establecen su hogar y se llevan sus hijos o procrean allí: se comportan como emigrados.
El artículo citado da cuenta de que el presidente encabezó una reunión para analizar la dinámica demográfica cubana “en un contexto de decrecimiento poblacional bajos niveles de fecundidad y creciente envejecimiento”. Obviamente hay que buscar las causas del fenómeno, es decir, factores objetivos primarios, tomando en cuenta la sentencia de Albert Einstein: “Si quieres resultados distintos no hagas las cosas como siempre”.
En Cuba existe una plaza en círculos infantiles para cada siete menores y los precios de las cuidadoras particulares son prohibitivos para el promedio salarial de las trabajadoras. Se dispone de una plaza en hogar de ancianos para cada dos cientos mayores de 60 años. El problema de la vivienda, tanto en su disponibilidad como en su habitabilidad es crítico (se reconocen 450 mil en “estado no satisfactorio”). Todo ello minora tanto el trabajo femenino como la tasa de natalidad.
Tomando en cuenta las tendencias de los últimos diez años: disminución de nacimientos por la voluntad de no parir y disminución porcentual de mujeres en edad reproductiva; incremento de las muertes por mayor porcentaje de personas mayores de 65 años y la salida del País, principalmente de jóvenes y en alto grado sus hijos para residir en el exterior, la evolución de la población mostrará una clara tendencia a la disminución, además de un incremento porcentual de personas mayores que en la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (www.onei.cu) estima en 30% para los próximos diez años y creciendo en perspectiva.
De mantenerse los índices actuales de natalidad, mortalidad y salidas como “residentes en el exterior”, tomando en cuenta la disminución de las mujeres en edad reproductiva y el incremento de las muertes pues la población dura más pero también muere más porcentualmente que en las edades tempranas, la población cubana pudiera descender hasta 2,2 millones de habitantes a fines del Siglo XXI. Existen muchos países en esa situación de estancamiento poblacional fundamentalmente en Europa Occidental, pero a la vez tienen una tasa migratoria positiva según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (http://hdr.undp.org/en/media/HDR_2009_ES_Complete.pdf), lo cual no ocurre en Cuba.
Esperemos que las medidas que se adopten reviertan esta tendencia y la población crezca como indicio y causante de mejoría en las condiciones socioeconómicas.
Veamos gráficamente el comportamiento demográfico cubano en las tres grandes etapas de nuestra Historia: Colonial, Republicana, luego de 1959 y hasta la actualidad y la proyección desde la actualidad hasta fines de este Siglo XXI: (En miles de habitantes por año)
Nota: Todos los datos se toman de la ONEI (www.onei.cu) excepto indicación en contrario.
Población de 1774 a 1899
Población de 1899 a 1960
Población de 1960 al 2020
Perspectiva de Población 2030 a 2100
El Decreto-Ley 370: negación de la libertad, la Constitución y la historia
Dimas Castellanos, La Habana
El Gobierno cubano está arreciando la represión contra la libertad de expresión. En medio del Covid-19, unos 20 periodistas independientes, opositores, artistas y activistas políticos han sido detenidos, amenazados y/o multados con 3.000 pesos (el equivalente a 120 CUC, que representan cuatro o cinco meses de salario).
El “fundamento legal” de esas acciones es el Decreto-Ley 370 de diciembre de 2018, que entró en vigor en julio de 2019 y se comenzó a aplicar con todo rigor en 2020. Entre los sancionados por emitir sus opiniones en las redes sociales están Ovidio Martín, Ileana Hernández, Boris González Arenas, Camila Acosta, Yoe Suárez, Mónica Baró, Raúx Denis Rodríguez, Ángel Mario Peña, Yeris Cúrvelo, Karelia Contreras, Jiordan Marrero y Edillersi Santana.
La libertad emana de la conciencia interior de la persona y se exterioriza con la palabra mediante el ejercicio de la voluntad. La libertad, portadora de la dignidad humana, tiene su sedimento en los derechos humanos; no es, por tanto, potestad de ningún Estado. Por esa razón la restricción a la libertad de expresión constituye un delito violatorio de la condición humana.
Las libertades fundamentales constituyen la base de la comunicación, del intercambio de opiniones, de concertación de conductas y de toma de decisiones. Entre esas libertades la de expresión, por contener y permitir la realización de otros derechos y libertades, es su núcleo. Esa libertad, por la que unos entregaron lo mejor de sus plumas y otros ofrendaron sus vidas en todas las épocas y latitudes, asume una dimensión mayor con el periodismo ciudadano; mientras su ejercicio constituye una expresión de la dignidad humana.
Esa libertad de expresión —derecho fundamental del ser humano— que consiste en la capacidad de difusión libre de información e ideas, le imprime un carácter perfectible a toda obra humana, lo que la convierte en vehículo de perfeccionamiento social que ha desempeñado un inestimable papel en la historia de los pueblos.
Inconstitucionalidad del Decreto-Ley 370
El Decreto-Ley en su Artículo 1 declara al Estado como único sujeto legal para promover el desarrollo y utilización de las Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC) y en el 68 estipula las sanciones a las contravenciones asociadas.
El carácter inconstitucional de dicho Decreto-Ley está dado porque el Artículo 40 de la Constitución de la República declara la “dignidad humana como valor supremo”; el 47 refrenda el derecho al libre desarrollo de la personalidad; y el 54 declara reconocer, respetar y garantizar “la libertad de pensamiento, conciencia y expresión”. Por tanto, cualquier restricción a la libertad de expresión resulta inconstitucional por la sencilla razón que la Constitución, en su condición de ley de leyes, tiene un rango jerárquico superior al Decreto-Ley que intenta restringir esa libertad.
El 19 de abril periodistas, intelectuales, científicos y activistas hicieron pública una declaración, dirigida a la Asamblea Nacional del Poder Popular que sobrepasa las 2.000 firmas. En ella se niegan a acatar el Decreto-Ley, denominado “azote”, a pagar las multas impuestas y exigen la libertad del abogado y periodista Roberto de Jesús Quiñones, encarcelado desde septiembre de 2019. El hecho ha generado una campaña internacional a favor de la libertad de expresión en Cuba.
Cuatro hechos demostrativos del retroceso sufrido
En septiembre de 1852, en el Castillo de la Punta, el tipógrafo Eduardo Facciolo fue ejecutado por desafiar las prohibiciones coloniales impuestas a la prensa. Los líderes de la Conspiración de Vuelta Abajo fundaron un periódico clandestino: La Voz del Pueblo Cubano. Por su valor y conocimientos Facciolo fue seleccionado para esa labor. Con los materiales mínimos necesarios, ocultos dentro de un baúl que simulaba un sarcófago, la pequeña imprenta se trasladó, incesantemente, de un lugar a otro para evadir la persecución.
Entre junio y agosto de 1852 salieron a luz cuatro números con miles de ejemplares. Resultado de una delación la imprenta fue ocupada y los detenidos juzgados ante un Consejo de Guerra, ante el cual Facciolo declaró que la imprenta era de su propiedad. Tres de los acusados fueron condenados a pena de muerte, pero solo Facciolo, el único que estaba en poder de las autoridades, fue ejecutado.
En 1878, resultado del Pacto del Zanjón, en Cuba se implantaron las libertades de prensa, de asociación y de reunión. Esas libertades, concretadas en publicaciones y asociaciones generaron en plena Colonia un debate público acerca de los problemas de la Isla y sentaron los cimientos para el reinicio de la lucha por la independencia en 1895. En ese contexto Juan Gualberto Gómez inició y ganó un proceso jurídico contra las autoridades coloniales, gracias al cual los cubanos podían sostener y discutir públicamente las ideas independentistas con la condición de que no se incitara a la rebelión; algo que hoy constituye un sueño.
En 1948, en la conformación de la Declaración Universal de Derechos Humanos, Cuba, gestora y garante de ese documento, presentó el primer proyecto que se depositó en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas para su elaboración, lo que demuestra el desarrollo e importancia que los derechos humanos habían adquirido en nuestro país; pues en la Constitución de 1901 y de 1940 estaban refrendados los derechos fundamentales, entre ellos la libertad de expresión, que quedó recogida en el artículo 19 de la Declaración: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.
El nivel de respeto a la opinión ajena la sintetizó Fidel Castro en 1953 en el juicio por el asalto al cuartel Moncada: “Os voy a referir una historia. Había una vez una república. Tenía su Constitución, sus leyes, sus libertades; presidente, Congreso, tribunales; todo el mundo podía reunirse, asociarse, hablar y escribir con entera libertad… Existía una opinión pública respetada y acatada y todos los problemas de interés colectivo eran discutidos libremente. Había partidos políticos, horas doctrinales de radio, programas polémicos de televisión, actos públicos y en el pueblo palpitaba el entusiasmo”.
A manera de resumen
La libertad de expresión es, por lo que hemos visto, una necesidad del desarrollo social y del bien común. Si los gobiernos la reprimen, los pueblos se acostumbran a actuar sin el consentimiento de los gobiernos. Y eso, que es precisamente lo que está ocurriendo en Cuba, debería ser comprendido por las autoridades.
No se puede enfrentar el reto de las TIC desde la posición del monopolio estatal. Se trata de un reclamo de la época que exige pluralidad, diversidad y libertades; factores que rebasan las decisiones estatales y las ideológicas. Sencillamente, los cambios tecnológicos exigen su correspondencia en las libertades ciudadanas.
La represión puede demorar pero no impedir la marcha de la historia. Tampoco ningún gobierno puede sobrevivir sin opinión pública, y no existe opinión pública sin libertad de expresión.
Separados por nada menos que 168 años de la ejecución de Eduardo Facciolo; por 142 años de las libertades implementadas por el Pacto del Zanjón; por 72 años de la participación de Cuba en la elaboración de la Declaración Universal de Derechos Humanos; y por 67 años de que Fidel Castro en el juicio por el asalto al cuartel Moncada defendiera la libertad de expresión que existía en la Cuba republicana. Por esas razones, ninguna razón coyuntural, ningún conflicto exterior, ni ninguna pandemia, pueden usarse como argumento para limitar la libertad de expresión como derecho humano inalienable. Parafraseando al cantautor Pedro Luis Ferrer, “no se puede construir un paraíso perfecto con una sola verdad y un único pensamiento”.
Tomado de DiarioDeCuba.com
¿Somos continuidad? Continuidad ¿de qué?
Por Adalberto R. Mesa Duarte, Cienfuegos
…la libertad solo existe, cuando no es de nadie…
Aburre ya el designado “gabellotti” cada vez que en su cuenta de Twitter insiste y reitera el hashtag: #SOMOS CONTINUIDAD.
Yo no voy a cuestionar lo que el “Designado” predica.  A pesar de estar consciente de que mucho de lo que expresa no forma parte ni de su criterio personal, igual respeto merece su opinión. No obstante, si le conminó a que respete los míos.
Como estoy en Cuba y amo a mi patria, por necesidad tengo a bien preguntar:
¿A cuál CONTINUIDAD estará haciendo referencia este señor? ¿Acaso será, a la CONTINUIDAD de la persistente miseria a que ha sido confinado el pueblo de Cuba? ¿O estará haciendo mención a la CONTINUIDAD de la falta del Derecho Pleno a la Libertad de Expresión, Asociación o Reunión Pacífica? ¿O intencionalmente estará encaminando todos sus esfuerzos a la CONTINUIDAD de la Represión Extrema contra quienes opinan distinto o critican abierta y honestamente lo que se debe mejorar en bien de la sociedad en su conjunto?
¡Voy directo al grano!:
El tema del agua pestilente y contaminada que se sirve a la población en Cienfuegos desde hace años, ya pasa de castaño oscuro. Lo mismo ocurre con la cantidad de micro vertederos que en cientos de esquinas y espacios abiertos pululan en la que antaño fuera considerada la ciudad más limpia de Cuba.
Aunque no ha llovido tanto como para que por las llaves de agua salga fango, ahora mismo, quienes no posean Filtros de Agua en sus casas, tendrán que pagar (al Estado Socialista) “otro nuevo precio subsidiado” para adquirir agua filtrada y limpia, en detrimento del mismo añejo y simbólico salario con que se tiene que pagar absolutamente todo lo demás, y en medio del “meteorológico pronostico” del recrudecimiento de las ya insoportables condiciones de vida de los cubanos.
El otro fenómeno cienfueguero, (y de la mayoría del país) no se encontrará en las principales arterias viales de la ciudad, pero basta con entrar a cualquiera de los barrios y repartos de la periferia, donde fácilmente se podrán observar cientos de micro vertederos donde la ciudadanía vierte la basura directamente al suelo y a como caiga el contenido objeto de desecho.
Para ninguna de las dos razones, existe solución. Bueno, al menos palpable, pues el asunto indebidamente continuará y al parecer por el tiempo de incidencia, llegó para quedarse.
A diario, los cubanos estamos viendo como está peligrando hasta la salud de nuestro pueblo por la malsana e hipócrita gestión política de un sexagenario e ineficiente gobierno, aun así, ante cada supuesto logro de sus “lideres”, hay que escuchar y soportar a repetidas voces, el altisonante sonoro y triunfalista regocijo al mérito de quienes por el momento dirigen la nación y de quienes a pesar de todo les apuntalan.
El desinterés en la gestión administrativa, y la inescrupulosa y significativa buena vida de los de arriba, evidentemente contrasta con el constante sacrificio e instinto de supervivencia, y la sistemática, permanente y creciente miseria de los de muy abajo.
¿Aspiraciones…? ¿Para qué?: ¡En el Socialismo al parecer no son necesarias…! Bueno, al menos para los ciudadanos de a pie.  Aquí en Cuba, (claro está, que eso será hasta un día…) basta con decir lo que piensas para que toda la institucionalidad represiva del régimen, de forma soberbia y despiadada se te venga encima, consecuencia esta, que se debe asumir con total dignidad y valentía.
Creo que por temor a represalias no se debe dejar de cuestionar, no se debe dejar de informar, no debe dejar de encaminar nuestro propio esfuerzo por el necesario cambio encaminado a alcanzar la verdadera y plena libertad de nuestro pueblo.
Lo más importante siempre estará por venir. Por la primera vez se empieza. Nunca esperemos ser servidos voluntariamente y con las mejores intenciones, por personas que desde hace mucho tiempo olvidaron donde quedó la vergüenza para vivir del cuento y de la historia que ellos mismos, y a su antojo se inventaron.
Estoy consciente, de que cada día ante la carencia de acciones convincentes por parte del oficialismo que ya se queda sin opciones, se irán sumando muchas más opiniones y criterios en favor del necesario y justo cambio. Y esto, es también un Derecho.
Imagino que de esto, así como de todo lo demás continuarán culpando al gobierno de turno de los Estados Unidos de América. A nosotros nos seguirán acusando de hipercríticos y de contrarrevolucionarios. Nos seguirán difamando y calumniando, pero la verdad siempre vence.
Soy de los que piensa que en paz todo es más factible, y que al menos para ir aumentando algo de presión al “globo de la mentira política que constantemente predican”, deben comenzar por cuestionar más al que intenta representarnos, que al vecino del Norte, pues por lo que ya se viene reafirmando, y aun con sus incómodas formas, además de su abrupta  sinceridad, tiene en sus bolsillos todas las de salir victorioso en una segunda REELECCIÓN, Y MUY IMPORTANTE, será esta por la vía:  ¡DE, MO, CRÁ, TI, CA!
Deben tener presente además, que a ese “molesto vecino” nadie le designó a punta de dedo, así como que tampoco fue impuesto por la fuerza o la influencia del “Jefe Supremo que pretende eternizar el control de un “grupito” sobre el Poder Estatal”.
Además, convénzanse de que a ese “molesto vecino”, la crítica diaria, agresiva, constante y directa lo fortalece. En cambio, a ustedes la simple crítica, honesta y respetuosa, les aterra y les llena el cerebro de perturbadoras intenciones. Y de estas últimas, ya nuestro pueblo tiene vastísimas y sangrientas experiencias.
El mundo los observa. El mundo es testigo. Recuerden que más temprano que tarde, y aún en el más allá, serán juzgados por sus actos. Afortunadamente,
“La Historia” no absuelve a criminales
Tomado del blog somosmascuba.com

HABANA INSIDER: MAYO 8, 2020

insider

LA HABANA, CUBA/ EDICION 1345/ ISSN en proceso
Editor: Abelardo G. Mena Chicuri Contacto: menaabelardo@gmail.com
https://www.facebook.com/abelardo.mena.75 wasap +5352368738
https://www.facebook.com/Habana-Insider-103018817721449/
POR UN SOCIALISMO CUBANO, CULTO Y DE CÓDIGO ABIERTO
………………

(POR ÉSTO) MARXISMO EN ESTADO PRÁCTICO/ (GRANMA) LA «BONDAD» NEOLIBERAL DE LOS ENTUSIASTAS CONSEJEROS/ (ELESTADOCOMOTAL) ÉRAMOS POCOS Y PARIÓ CATANA: ¿UNA OPOSICIÓN DE IZQUIERDA EN CUBA?/ (R.J.M.) CARLOS MARX:TODA LA VERDAD SOBRE LA NATURALEZA HUMANA? EL CAPITAL VISTO DESDE HOY/ (ONCUBANEWS) ENTREVISTA CON EL EMBAJADOR JOSÉ RAMÓN CABAÑAS/ (JOVENCUBA) PARADOJAS DE LA JUVENTUD CUBANA/ (PERIODISMO DE BARRIO) COVID-19: LA RESISTENCIA DE LOS VULNERABLES/
…………….

Las opiniones expresadas en este boletín y en cualquiera de las publicaciones accesorias realizadas a través del mismo, son responsabilidad exclusiva de los autores. En el mismo se publicarán materiales de diferentes corrientes de pensamiento, en aras de contribuir al debate y en función de la libertad de pensamiento, conciencia y expresión.
……………….

MARXISMO EN ESTADO PRÁCTICO
POR JORGE GÓMEZ BARATA, 07/05/2020

Años atrás, investigando acerca de la “Teoría del Partido de Nuevo Tipo”, encontré un artículo titulado “Quiénes son los amigos del pueblo y como luchan contra los socialdemócratas”, en el cual Lenin se refiere a un polemista llamado Mijailosvki quién preguntaba: ¿En qué obra expuso Marx la concepción materialista de la historia?, a lo cual el líder bolchevique respondió: ¡En toda su obra!

Así, el marxismo puede ser asumido como lo entendió el Che Guevara: “Un revolucionario debe ser marxista con la misma naturalidad con que un físico es newtoniano o un biólogo pasteuriano”. De ese modo, la obra de Marx se asimila como un referente teórico, como un fenómeno enriquecedor de la cultura de la humanidad y de las personas, construido mediante sumas sin que ninguna expresión ocupe todos los espacios.

Muerto Lenin, al interior del partido bolcheviques, los intercambios y debates teóricos cesaron abruptamente, no porque prevalecieran los que tenían la razón sino porque los que no la tenían se apoderaron del poder. En los treinta años del período estalinista en el cual la Unión Soviética protagonizó las más grandes hazañas económicas, obtuvo las más brillantes victorias militares y alcanzó resultados políticos internacionales relevantes, no hubo sin embargo ningún aporte teórico. Al contrario, en el marxismo, convertido en virtual “religión de estado” se introdujeron deformaciones vigentes hasta nuestros días.

Entre los equívocos figuran el monopolio de la verdad y el exclusivismo ideológico, en virtud de los cuales se entronizaron las categorías de reformista y revisionista. Al excluir la posibilidad de dudar y de cuestionar lo establecido, de investigar y crear y de “pensar diferente”, se cerraron todos los caminos y el socialismo se internó en un “ramal ciego” del que solo puede salirse marcha atrás, es decir, rectificando.

El exclusivismo teórico e ideológico impidió que el socialismo se nutriera de los avances del pensamiento filosófico, económico y político alcanzados fuera de la Unión Soviética, incluso de lo creado por marxistas occidentales. Tuvieron que pasar 30 años para que un país socialista como China se abriera a la inversión extranjera y casi cien para que otro, Cuba, definiera su modelo político como un “estado socialista de derecho”.

Haber adoptado el socialismo no fue un error de la Revolución Cubana, error, en todo caso lo sería, no atender las lecciones de la historia y abstenerse de rectificar errores que el colapso soviético hicieron evidentes. El argumento de que el bloqueo, los hándicaps económicos y las adversidades naturales, entre ellas la COVID-19, impiden las rectificaciones a Cuba, son erróneos, más bien deberían estimularlas.

La hostilidad imperialista no paralizó ninguna de las grandes medidas económicas y sociales de la Revolución, no impidió el ejercicio del internacionalismo armado y desarmado, no atajó el desarrollo educacional, científico y cultural del país, ni evitó que en los peores momentos Eusebio Leal rescatara la Habana Vieja, Fidel levantara el Polo Científico y Raúl iniciara las reformas y avanzara en la normalización de las relaciones con los Estados Unidos.

Haber entronizado el dogmatismo e impedido durante 70 años las reformas económicas y políticas que pudieron haber contribuido al perfeccionamiento del socialismo soviético, incluyendo su democratización, facilitaron el colapso. Creer que toda la sabiduría emana del centro, subestimar el aporte de la intelectualidad técnica, excluir la iniciativa económica individual, frenar a la juventud emprendedora, cooptar la cultura empresarial, impedir la práctica de sistemas de administración y métodos de gerencia avanzados, coadyuvaron al fin de un sistema que tenía potencial para sobrevivir al capitalismo.

No es por gusto que, al trabajar por perfeccionar el socialismo, Raúl abogara por un cambio de mentalidad. Sin cambiar la mentalidad, la continuidad suma errores a los errores. Sin participación decisoria, sin ejercicio pleno de los derechos, incluido el derecho a la inactiva económica y social y sin democratización, el futuro del socialismo se compromete seriamente. No se trata de un pronóstico sino una constatación. Afortunadamente Raúl y Díaz-Canel lo saben. Allá nos vemos.
……………………..

LA «BONDAD» NEOLIBERAL DE LOS ENTUSIASTAS CONSEJEROS
POR CARLOS LUQUE ZAYAS BAZÁN, 6 DE MAYO DE 2020 23:05:55
http://www.granma.cu/cuba/2020-05-06/la-bondad-neoliberal-de-los-entusiastas-consejeros-06-05-2020-23-05-55

Con respecto al camino que debe tomar la Cuba poscoronavirus, algunas propuestas miran hacia la experiencia china y la vietnamita como ejemplos de lo que podría y debería hacerse en materia económica y social en nuestro país

Las «nobles» recetas para Cuba buscan estimular una «clase media» de poseedores privados, a la vez que desestiman a la esfera económica estatal socialista. Foto: Tomada de Internet

Con respecto al camino que debe tomar la Cuba poscoronavirus, algunas propuestas miran hacia la experiencia china y la vietnamita como ejemplos de lo que podría y debería hacerse en materia económica y social en nuestro país. También en general, y con pocas diferencias, insisten –en un sentido muy preciso y enfático– en que el núcleo de la solución estaría en promover con mayor celeridad las pequeñas y medianas empresas de propiedad privada (las llamadas Pymes).

Sus argumentos pueden resumirse en que tales empresas crearían empleo y sustituirían a la propiedad y la gestión estatal en determinadas ramas y servicios. Nada se dice sobre la procedencia de las inversiones; pero poco más, o poco menos, llama poderosamente la atención que estas razones se limiten a los aspectos económicos, sin mayores preocupaciones por todos los demás factores –culturales, ideológicos, políticos, geopolíticos e históricos– que están imbricados en el tema económico de un país. Y despierta interés, sobre todo, el caso de Cuba, por el rol que ha desempeñado en el enfrentamiento al voraz vecino que considera al Sur como su traspatio, como cuestión concerniente a su seguridad nacional, y, además, está el hecho de que la política hacia Cuba de todas las administraciones de Estados Unidos han sido rehenes de los intereses anticubanos anidados en Florida.

En los últimos días esas propuestas se intensifican, preocupados como están sus promotores por la creciente crisis económica mundial –pero sin referirse a ella en relación con sus tesis «salvadoras»–; crisis que se avecina más fuerte que la ocurrida durante la Gran Recesión de los años 30 del siglo pasado, y que será el epílogo previsible de la actual pandemia en todo el mundo.

Lo primero que los defensores de las Pymes no incluyen en sus análisis es la enorme incertidumbre que existe, en la actual coyuntura pandémica, sobre cómo cursará la crisis y cuál será la actitud y el balance final de las potencias que se enfrentan entre sí, en un escenario que hará peligrar hegemonías y configuraciones geopolíticas, prioridades e intereses que nunca estarán a favor de la mayoría de los pueblos de nuestro continente, y mucho menos del socialismo cubano ni de su desarrollo económico.

No pocos especialistas coinciden en que estallará una recesión mundializada y una significativa reducción del pib global. Se discute mucho más si habrá grave depresión, término que quizás, se evita por sus connotaciones políticas. Sea o no, las consecuencias ya están a la vista en plena curva ascendente de la infección, pero lo que no puede dudarse es que el virus no es el disparador de una crisis que ya venía desplegándose desde el crack de 2007-2008, y solo ha llegado para acelerar la incapacidad del sistema económico privado para afrontarla con el menor daño a la humanidad.

El principio capitalista de la «destrucción creativa» se refiere a los momentos de crisis como esta, aniquiladora de la sobreproducción acumulada y que promueve el relanzamiento de otro ciclo de reproducción y, por lo tanto, puede conllevar a una avalancha posterior de inversiones para reconstruir y tratar de elevar la tasa de ganancia del capital, desde hace muchos años descendente, tal como lo auguró Marx. Pero hacia dónde se va a dirigir la parte significativa de esas inversiones no puede determinarse con antelación. Los especialistas están advirtiendo, incluso, que la masa de capitales a ser invertida está reduciéndose mucho en estas circunstancias y, por ende, la recuperación puede ser de más larga data.

Esa es la primera circunstancia a tenerse en cuenta en Cuba en la actual coyuntura antes de confiar en transformaciones precipitadas de la arquitectura de la propiedad.

UNA PROPUESTA PARA CUBA

En el paréntesis obamiano, el cambio de política que pretendió lograr el mismo objetivo fracasado durante más de seis décadas, consistió en un recurso ideológico-económico-cultural, dirigido a cimentar la meta geopolítica de lograr un «cambio de régimen» en Cuba: fue obvio, y autoconfesado, que el objetivo era impulsar la emergencia acelerada de una «clase media» de poseedores privados, a la vez que negaba el mismo apoyo a la esfera económica estatal socialista. Arrobado, Obama trató de encantar al auditorio cubano con los cánticos de la democracia, la libertad y las bondades del «emprendimiento» privado. Hoy estamos asistiendo, en su mismo país, a las consecuencias de seguir esos cantos de sirena.

Ciertamente, aquella nueva política abría la probabilidad y la posibilidad de aprovechar la coyuntura para los objetivos socialistas. Pero algo estaba cantado desde el comienzo: el ascenso del éxito de la propiedad privada en Cuba sería también obstaculizado por ee. uu. en la misma medida en que ello significara un fortalecimiento del sistema socialista cubano. Es un elemento de extrema gravedad a tener en cuenta si nuestro proyecto socialista quiere sobrevivir, y si los defensores de las Pymes quieren dar fe de sus capacidades y buenas intenciones.

Los factores históricos, económicos y geopolíticos que hicieron posible el fenómeno asiático, no son ni serán los latinoamericanos, y mucho menos los de Cuba. El capitalismo mundial, y el estadounidense en particular, necesitaron del desarrollo económico chino, sobre todo para deslocalizar en China muchas de sus grandes empresas, sobreexplotar la mano de obra barata de una inmensa población, insuflarle oxígeno a la tasa de ganancia del capital y tener a mano un poderoso acreedor que les comprara sus bonos del tesoro. China y ee. uu. están unidos por un lazo de interdependencia. No fue un regalo desinteresado ni un error del imperio. En resumen, el capitalismo necesitó de China y esta aprovechó esa urgencia.

En cambio, los intereses imperialistas en las tierras de nuestro Sur no necesitan una Cuba económicamente exitosa –ni culturalmente– bajo un proyecto socialista. No necesitan tampoco a gobiernos progresistas que tienen basadas sus economías en un alto porcentaje de Pymes. De Cuba no aceptan ni a sus médicos, porque su ejemplo es el peor mentís que se puede dar a la supuesta superioridad del modo de vida capitalista.

LOS VERDADEROS «OBSTÁCULOS»

Existe no poca literatura al respecto que se debe estudiar con atención antes de aventurar simplificaciones precipitadas. Pero resulta imperdonable que, con tanto insistente entusiasmo, los argumentos que pretenden apoyar el fomento de la propiedad privada en Cuba se limiten a las cuestiones estrictamente económicas, puramente especuladoras, sin un examen responsable, tanto de aquellos factores y circunstancias como de los actuales, junto a los de nuestra región, nuestra historia y nuestro proyecto. Tal pareciera, y solo en estos casos, que la economía es una cosa muy seria para dejársela a los economistas, que solo proponen en términos exclusivos de su disciplina.

Una reflexión totalizadora debe contribuir al perfil que la propiedad privada en Cuba debe tener: la que está refrendada en los documentos que tanto citan los promotores de las Pymes en su apoyo; pero sin la superficialidad de insistir en tesis conspiranoicas que atribuyen a los obstáculos que afronta el despliegue de la Actualización del sistema económico y social cubano, a fantasmas burocráticos e intereses creados.

Obstáculos mayores son otros, los que esta Isla superó, por ejemplo, al vencer a un ejército enemigo con apenas un puñado de guerrilleros y fusiles, al derrotar un ataque mercenario apuntalado por el Norte, al resistir la soledad de un corredor de fondo cuando sola quedó, sufriente pero erguida, al ofrecer ayuda sanitaria en solidaridad con el mundo. La Revolución Cubana sí ha derribado obstáculos mayores como para detenerse por intereses mezquinos. Mucho más se espera de la inteligencia que se ha formado por el apoyo y el esfuerzo de un pueblo en rebeldía.

Cuba debe ser creación heroica y riesgosa, sí, ni calco ni copia, pero de manera tal que el socialismo pueda seguir siendo la meta difícil de nuestra historia. Ninguna otra cosa aceptará la mayoría de nuestro pueblo, y mucho menos esa parte que debe esforzarse por crear la riqueza: sus obreros y trabajadores, que son la médula y sostén del proyecto socialista cubano.

En contexto: de la constitución

ARTÍCULO 22. Se reconocen como formas de propiedad, las siguientes:

a) socialista de todo el pueblo: en la que el Estado actúa en representación y beneficio de aquel como propietario.
b) cooperativa: la sustentada en el trabajo colectivo de sus socios propietarios y en el ejercicio efectivo de los principios del cooperativismo.
c) de las organizaciones políticas, de masas y sociales: la que ejercen estos sujetos sobre los bienes destinados al cumplimiento de sus fines.
d) privada: la que se ejerce sobre determinados medios de producción por personas naturales o jurídicas cubanas o extranjeras, con un papel complementario en la economía.
e) mixta: la formada por la combinación de dos o más formas de propiedad.
f) de instituciones y formas asociativas: la que ejercen estos sujetos sobre sus bienes para el cumplimiento de fines de carácter no lucrativo.
g) personal: la que se ejerce sobre los bienes que, sin constituir medios de producción, contribuyen a la satisfacción de las necesidades materiales y espirituales de su titular. Todas las formas de propiedad sobre los medios de producción interactúan en similares condiciones; el Estado regula y controla el modo en que contribuyen al desarrollo económico y social. La ley regula lo relativo al ejercicio y alcance de las formas de propiedad.
…………………

ÉRAMOS POCOS Y PARIÓ CATANA: ¿UNA OPOSICIÓN DE IZQUIERDA EN CUBA?
POR PEDRO MONREAL, 7 DE MAYO DE 2020
Éramos pocos y parió Catana: ¿una oposición de izquierda en Cuba?

Parece haberse activado la fabriquita criolla de etiquetas ideologizadas y se observa preocupación con la posibilidad de que se avance hacia el establecimiento de pequeñas y medianas empresas (PYMES) en Cuba. Sobre eso se ha publicado un folletín de “política ficción” con ínfulas de “reflexión totalizadora”.
http://www.granma.cu/cuba/2020-05-06/la-bondad-neoliberal-de-los-entusiastas-consejeros-06-05-2020-23-05-55

Desde sus primeros argumentos, el panfleto me recordó cosas ya leídas. Por ejemplo, Trotsky, la “Declaración de los 46”, y la formación de la “oposición de izquierda” de 1926, en el marco de disputas por el liderazgo del partido bolchevique.

No entraré en detalles. Lo que me parece interesante a los efectos de este asunto de las PYMES en Cuba es que entonces, en la lejana Rusia bolchevique, una bronca por el poder -que políticamente no convenía exhibir como tal- adoptó la forma de una disputa acerca de la política económica en curso, específicamente un agrio debate sobre componentes de la llamada “nueva política económica” (NEP), que había sido adoptada por Lenin en 1921 para reemplazar la fase de “comunismo de guerra” (1918- 1921).

Entre otras medidas, la NEP autorizó el funcionamiento de pequeñas y medianas empresas privadas, la adopción de la contabilidad de costos, y la mayor autonomía de las empresas estatales. El grupo encabezado por Trotsky, al que se le llamó la “oposición de izquierda”, reciclando una “etiqueta” que ya había sido utilizada antes, necesitaba articular claramente sus desacuerdos en una plataforma alrededor de la cual pudiera movilizar apoyo político.

En rigor, la crítica de la “oposición de izquierda”, no se hizo específicamente contra la NEP per se, sino que se enfocó contra el “pequeño propietario”. Se sabe como acabó aquella historia: Stalin obtuvo el control absoluto del partido, Trotsky terminó sus días con un piolet de alpinista incrustado en el cráneo, y si nos tomamos el trabajo de revisar las fechas de las muertes de una gran parte de los firmantes de la “Declaración de los 46”, saltan a la vista los años 1937 y 1938, es decir la época de la “Gran Purga”. Aquí dejo la historia y regreso al presente.

La posibilidad de hacer avanzar la reforma hacia la legalización de las PYMES en Cuba está siendo obstaculizada desde hace rato, pero la discusión no debería limitarse al análisis del factor “resistencia burocrática”, el cual, siendo real, no es el plano crucial.

Autores como el del folletín de referencia lo que expresan esencialmente es una preocupación originada en intereses “puros y duros” (que utilizan a este tipo de “analistas”) en relación con el control de los recursos nacionales, incluyendo sus ciudadanos, es decir el principal activo económico del país.

El posible establecimiento de PYMES en Cuba tiene dos efectos perturbadores para sus censores, tanto para los que poseen algún poder real como para sus publicistas. En primer lugar, implicaría una redistribución concreta y real del control de actividades económicas que los censores perciben como una “pérdida” de poder, una preocupación que apenas encubren con descalificativos y monsergas ideologizadas.

Es la eventualidad de tener que “soltar” poder hacia los ciudadanos, por mínimo que sea, lo que pudiera motivar el frenesí discursivo que leemos en estos días.

En segundo lugar y relacionado con el poder, pero esta vez a nivel de su forma institucional, los censores parecen atragantarse con la posibilidad de que lo que hoy está institucionalizado como un “privilegio” estatal (autorizar licencias por aquí y permisos por allá, todo ello a discreción) pudiera ser transformado legalmente en el derecho ciudadano a poseer y operar pequeñas y medianas empresas, que fue exactamente lo que se mencionó en el Informe Central del Congreso del PCC de abril de 2016, aunque después eso haya sido puesto en “el congelador”.

Sin embargo, los publicistas de la retranca no parecen tener problema alguno con el derecho que tienen los empresarios de países “imperialistas” de funcionar en Cuba, con zonas especiales y subsidios incluidos.
Detrás de toda la burundanga doctrinal que suponen que hay que tragarse, parece subyacer la firme convicción -más allá de la palabrería sobre la igualdad- de que la sociedad debe estar compuesta por los iluminados y sus adláteres, de una parte, y de otra parte por grupos sociales subordinados.

El problema tiene que ver con intereses concretos y con el poder, y sobre el análisis de esos temas han corrido ríos de tinta en las ciencias sociales. A quienes estuviesen interesados en antagonizar con las PYMES en Cuba, les ofrezco un consejo: pudieran ahorrarse este tipo de folletín con el que probablemente ahora comiencen a saturarnos, y mejor pasen directamente a las “grandes ligas” leyendo a Trotsky y a la “oposición de izquierda” de 1926.

Ahí van a encontrase todos los posibles argumentos actuales “en contra” de las PYMES, pero intelectualmente presentados de un modo superior y “con estilo”. Si desean informarse para antagonizar con las PYMES, háganse un favor usted mismos.
…………………

CARLOS MARX: TODA LA VERDAD SOBRE LA NATURALEZA HUMANA? EL CAPITAL VISTO DESDE HOY.
POR RICARDO JORGE MACHADO

Dos citas claves para entender la realidad. Una de ellas inquietante para la burocracia socialista temerosa de los cambios. Vivencias y recuerdos.

“La obra de Marx es todopoderosa porque es cierta” (Lenin)

Este texto carece de pretensiones conceptuales o literarias. Responde a mi insatisfacción por la manera en que los medios cubanos reflejaron el aniversario del natalicio del pensador alemán. Francamente Insuficiente, al parecer no tienen idea de nuestra deuda con Marx.

Intento agrupar aquí un conjunto de vivencias y recuerdos personales relacionadas con mis experiencias en el estudio de Marx, principalmente El Capital. Le tuve que dedicar tiempo y pasé mucho trabajo: entenderlo no es asunto de inteligencia sino de tenacidad y obligar a que el cerebro funcione. Quiera o no quiera. Aunque creo que tiene algo de ambas cualidades. Como base para estas notas me apoyé en una conferencia que impartí a mis alumnos de la Escuela Internacional de cine de San Antonio de los Baños, donde impartía un taller sobre Investigación y realización de audiovisuales.

En la escuela había un grupito de jóvenes comunistas, la mayoría puertorriqueños y pintaron un enorme retrato del Che en una de sus paredes. A nadie se le había ocurrido antes. El grupo tenia por nombre LOS FRIJOLES ROJOS. Un dia “el jefe” del grupo vino a mi clase con el primer tomo de El Capital. Pensaba que solo era uno, le respondí que eran tres. Añadí que en general era el que único que la gente estudiaba.

Aquí sintetizo la explicación que le dí entonces. Comenzé por exponer lo que yo llamaba el “síndrome del primer tomo”, dedicado a la Producción. Los otros dos casi nadie los estudia. Ya entonces pensaba que una de las causas del fracaso del socialismo era el desconocimiento de cuestiones básicas del marxismo, sino no hubieran hecho tantas tonterías como esa de que todo el mundo tiene que pensar lo mismo.

El segundo tomo se llama El proceso de circulación del capital, que permite entender la importancia de la distribución de mercancías, talón de Aquiles del socialismo real. Y el tercero y último Marx lo llamó “La producción capitalista vista en su totalidad” (la traducción es mía de la editora Verlag 1951)).

Este último es decisivo. Explica el proceso de conversión de la plusvalía en ganancia y da una idea de conjunto del sistema capitalista (que ha perdido su categoría de sistema, la COVID 19 es prueba de ello). La asimilación de El Capital es un trabajo duro, muy duro. Creo que cuando Lenin dijo algo asi como que no debía faltar en las manos de todo obrero consciente, no sabia lo que estaba diciendo. El tema de lo que sucede con la plusvalía y la manera de manejarla en mi opinión es clave para entender el modelo chino. Ellos lo tienen bien fundamentado.

Pero algunos “marxistas” desconfían de lo que hacen los chino y aseguran en voz baja que no son socialistas. Durante años fue lo que se pensó en Cuba, el alto nivel decretó que no se editaran libros sobre China y aún la TV cubana enfatiza en programas sobre cocina y artesanía chinas. Lo “otro” lo ponen por la madrugada. Me sorprendió el mes pasado cuando puso en horario asequible la política actual china sobre los emprendedores no estatales en las áreas agrícolas .

En la EICTV, terminé diciéndole al joven Frijol Rojo que sin El capital era muy dificil entender el comportamiento humano. Entonces me pidió una conferencia sobre el tema que titulé “El Capital como reflexión sobre la condición humana.”

UNA CITA PARA COMPRENDER Y VALORAR PORQUE LA GENTE HACE LO QUE HACE.

La base de mi intervención fue la que considero mi cita preferida de El Capital. Se ha mencionado mucho. En el prólogo a la primera edición, su primer tomo, dice Marx:

“Un par de palabras para evitar posibles equivocaciones. En esta obra las figuras del capitalista y del terrateniente no aparecen pintadas ni mucho menos de color de rosa. Pero adviértase que aquí solo nos referimos a las personas en cuanto personificación de categorías económicas, como representantes de determinados intereses y relaciones de clase. Quien como yo concibe el desarrollo de la formación económica de la sociedad como un proceso histórico natural, no puede hacer al individuo responsable de la existencia de relaciones de las que el es socialmente criatura, aunque subjetivamente se considere muy por encima de ellas.” (Edición cubana Imprenta Nacional de Cuba. Pag.XXIII ,1962)

En este punto me detenía en dos aspectos:

a-Lo que significaba el proceso de personificación de relaciones de categorías y
b-La de no hacer al individuo responsable de la existencia de relaciones preexistentes.

Como esto se relaciona en alguna medida con la idea de la personalidad recordaba una aguda observación de Engels: “dime en que te interesas y te diré quien eres”. Esto lo completaba con la conocida tesis marxista de que el hombre piensa como vive. Estas ideas dejan mucha tela por donde cortar para interpretar el comportamiento de las capas burocráticas en el socialismo “real” de cuyas filas surgieron sus asesinos. Algo que no me canso de recordar. Ellos personifican tanto categorías tanto políticas como sociales, se convierten en estamentos con determinados intereses asociados a los cargos que ejercen de los cuales se derivan funciones que pueden sentirse amenazadas por los cambios que demandan otros sectores.

Pienso que estas tesis aunque no explican a cabalidad las causas profundas del comportamiento humanos sí constituyen sus premisas. En este momento recomendaba algunas lecturas de Freud, sobre todo el libro PSICOPATOLOGIA DE LA VIDA COTIDIANA. A pesar de sus desmesuras, es un texto que sigo sugiriendo a todos mis alumnos aunque mis amigos sicólogos me digan que se ha puesto viejo. Los clásicos son los clásicos.

UNA CITA INCOMODA PARA LA BUROCRACIA DOGMATICA.

Hay sectores en Cuba que mastican pero no tragan las experiencias vietnamitas. Insisten en que lo nuestro es muy específico, que ellos pueden pero nosotros no. Hasta dudan de que el modelo asiático sea socialista. Pero no pocos de ellos han abandonado sus lecturas de tipo marxista. No tiene acceso a las sólida fundamentación asiática desde el punto de vista de la doctrina de Marx. El punto crítico es el de las relaciones de propiedad.

Siguen empecinados en identificar propiedad privada con capitalismo. Si estudiaran en serio el problema se darían cuenta de las diferencias. Hay sin dudas una identidad relativa pero también diferencias. De esto ya he hablado antes pero vale la pena repetirlo. En el primer tomo de su obra fundamental, Marx afirma:

“Lo único que distingue unos de otros a los diferentes tipos económicos de sociedad v,gr. la sociedad feudal de la esclavitud ,es la forma en q este trabajo excedente le es arrancado al productor inmediato, al obrero (pag 175, Edición cubana 1962)

Marx no dice que lo que distingue uno de otro sistema no es la propiedad privada sino la forma en que extrae la plusvalía la clase dominante. Y la forma en que la reparte, añadimos nosotros. En el capitalismo la burguesía la emplea con amplitud para su bienestar material desmedido y controlar a base de dinero las instituciones sociales: parlamentos, medios de comunicación principalmente. El socialismo la emplea para elevar el nivel de vida de la población, garantizando los servicios de salud y educación para todos.

Los espacios de propiedad privada en la versión asiática del socialismo han sacado de la pobreza amplias capas de la población. Miraron la pobreza de frente. Cosa que en Cuba no acabamos de hacer invirtiendo mucha energía para impedir el desarrollo de la riqueza, sin darnos cuenta de que sin ella nos es posible combatir la pobreza.

Aquellos que tienen talentos especiales para generar riquezas –es un talento como el artístico y el deportivo, que sí están permitidos-se mantienen vigilados y lejos de estimularlos se les desalienta. Ahora mismo en plena COVID permanecen en su mayoría desamparados, lo que confirma la desconfianza.

Si mi pidieran que resumiera al menos tres de los conceptos esenciales de El Capital seleccionaría los siguientes: contradicción, cambio y racionalidad del proceso de trabajo. Hay personas de talento natural que de la simple observación del flujo de la vida humana los reconocen. Pero son una estrecha minoría: los demás tenemos que estudiar y pagar un precio alto para entender.

Antes de la obra de Marx la clase burguesa tenía engañado a todo el mundo. Sostenía que el capital había existido siempre, que era la forma natural de la existencia humana. Que no había otra. A Marx le costó casi treinta años de su vida desenmascar y hacer polvo todas esas mentiras.

Aún sin leer su texto principal, el fino olfato martiano reflejó lo esencial del mensaje marxista: “No fue solo movedor titánico de la cólera de los trabajadores sino veedor profundo en la razón de las miserias humanas y en los destinos de los hombres”.

La deuda de los revolucionaros del mundo y entre ellos los cubanos es inconmensurable. Del mismo tamaño debe ser nuestra gratitud.
…………………

ENTREVISTA CON EL EMBAJADOR JOSÉ RAMÓN CABAÑAS
POR TAHIMI ARBOLEYA Y RUI FERREIRA, MAYO 5, 2020

Entrevista con el embajador José Ramón Cabañas: “Sobran razones para que hubiese existido una comunicación por parte del Departamento de Estado de EEUU”

En las primeras horas de la madrugada del 30 de abril, la habitual tranquilidad de la calle 16 del NW, en Wahshington DC, sede de varias embajadas y a escasas 2 millas de la Casa Blanca, era interrumpida por un tiroteo. El atentado estaba dirigido a la sede de la embajada cubana en Estados Unidos.

El incidente duró unos minutos, el ahora detenido Alexander Alazo disparó 32 veces con un rifle semiautomático de estilo AK-47 y pocos minutos después fue arrestado por oficiales del Departamento de la Policía Metropolitana sin ofrecer resistencia. El embajador cubano José Ramón Cabañas, ofreció hoy una entrevista a OnCuba sobre el tema.

Embajador, ¿usualmente hay postas de policía custodiando la embajada cubana en Washington?

No. En este caso el Departamento de la Policía Metropolitana evalúa la necesidad de la presencia de uno o más vehículos policiales en zonas de embajadas, que no están todo el tiempo. Eso depende de lo que ellos llaman “apreciación de amenaza”, lo determinan para cada embajada. Hasta el momento, ellos han determinado que no se requiere una presencia de un vehículo de ellos, o de oficiales, de manera permanente. No es similar a como ocurre en La Habana, donde hay protección a la embajada estadounidense todo el tiempo.

Algunos reportes señalan que había alrededor de diez personas en la embajada en ese momento, ¿usualmente es así?, ¿qué medidas de seguridad tomaron?

En este lugar tenemos el edificio de la embajada y una casa anexa que está dentro de la misma propiedad. Allí permanecen personas vinculadas a la seguridad, y otros trabajadores con tareas administrativas. Esta es una cantidad que fluctúa en dependencia de si tenemos más o menos personal de visita. En ese momento esa era la cantidad. Tenemos permanentemente dentro de la embajada funcionarios que atienden la seguridad. O sea, tenemos ojos y oídos durante la noche, y durante el día también.

Los que estaban de guardia fueron los primeros en percatarse de lo que estaba sucediendo. Fue un hecho muy grave, pero de relativamente poca duración, fueron escasamente 4 o 5 minutos. Fue el tiempo que tuvieron para tener una idea de lo que estaba pasando, si era un hecho aislado o no, si era fuera o dentro del perímetro. Siempre que sea un hecho fuera del perímetro les toca a las autoridades locales actuar y avisar a las personas que tienen que avisar en ese momento, y alertar internamente a los que tienen que alertar.

Cuál es el protocolo? ¿Usted debe avisar al FBI, a La Casa Blanca, al Departamento de Estado?

Si. O sea, con un hecho de esta gravedad, que implica disparos que se registran por un sistema que tiene la policía metropolitana instalada en la ciudad, ellos tienen manera de percatarse por sí mismos y no necesitan alerta. En otras situaciones, que han sido hechos de otras características, ha requerido que nosotros llamemos al servicio secreto, que son de los primeros en acercarse. En dependencia de las situaciones se encarga el Servicio Secreto o la Policía Metropolitana. En este caso nosotros alertamos al Departamento de Estados y al Servicio de Seguridad Diplomática, aunque ellos también se avisan entre sí, por sus propios canales. Ahí también entra un protocolo de comunicaciones con nuestros superiores en La Habana, con el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Por qué cree usted que el Departamento de Estado no se ha pronunciado sobre estos hechos?

Yo no podría responder la pregunta a nombre del Departamento de Estado. Lo que sí puedo decir es que es poco común en la práctica internacional. Que suceda un hecho de esta magnitud y no haya una comunicación inmediata, o casi inmediata, del ministerio o la secretaría que atiende las relaciones exteriores, con la comunidad diplomática residente en su capital, no es usual. Esto es una práctica, de inmediato se ofrece asistencia, de inmediato se muestra preocupación.

Eso está por encima de credo político, o creencias de otro tipo, y se hace en función de la embajada que ha recibido el ataque en este caso, y por preocupación por el resto de las misiones diplomáticas. Para los que están familiarizados con nuestra ubicación en la calle 16, saben que están ubicadas tres embajadas una al lado de la otra. O sea, nosotros estamos justo entre la embajada de Polonia y la de Lituania, tenemos casi al frente el Centro Cultural Mexicano y al Centro Cultural Español, y en la misma calle, relativamente cerca, hay otras misiones y otras residencias de embajadores.

Estamos a escasas dos millas de la Casa Blanca, y rodeados por edificios de apartamentos de viviendas, donde viven familias. Sobran razones, empezando porque es un hecho excepcional, para que hubiera existido esa comunicación que, hasta el momento en que estamos hablando tú y yo, no se ha producido oficialmente por parte del Departamento de Estado.

¿No se ha producido tampoco con la Habana?

No, nuestro ministro, a pocas horas del hecho, convocó a la encargada de negocios de EEUU en La Habana, pidiendo explicaciones, hablando de la gravedad del hecho, rechazando esta situación; pero respuesta oficial, directa hacia Cuba o declaración pública del Departamento de Estados sobre los hechos, no ha sucedido.

Es pública el acta presentada por la fiscalía a los jueces en el caso contra Alexander Alazo, acusado de estos hechos, ¿usted considera que está completa o le faltaría algo al acta que se presentó?

Mi respuesta, en beneficio de las personas que actúan de inmediato, o sea, de los seres humanos, de los oficiales, de la policía metropolitana, y del servicio secreto que acudieron al lugar del hecho, es decir que al tomar esas impresiones, y redactar esos documentos siempre suceden imprecisiones, porque es el resultado de lo primero que se ve, lo primero que se escucha y lo primero que se registra.

Hay imprecisiones, que repito son lógicas. Una tan simple como, por ejemplo, se dice que cuando llegaron vieron a este individuo portando una bandera cubana; el individuo estaba arropado con una bandera estadounidense, que se ve claramente en el video que entregamos. Y hay otras imprecisiones, yo creo que no sería mi función empezar a decir qué vimos de otra manera, o qué sucedió de otra manera.

En lo que sí insistimos es que la forma de eliminar estas imprecisiones es precisamente conversando. Que especialistas nuestros se sienten con especialistas de ellos y poder llegar a una visión común. Nosotros brindamos la cooperación y la información que tenemos desde un inicio, yo hablo de un video que fue entregado a las autoridades estadounidenses, creo que el video incluso aparece como parte de los documentos que se han registrado ante la corte. También tuvieron acceso físico al jardín, al lobby. Para hablar de imprecisiones preferiría que fuera a partir de un diálogo oficial entre las agencias de ambos gobiernos que se encargan de esos temas.

Después de ese día no ha habido otra comunicación con la policía metropolitana o con alguien del gobierno?

No, el trabajo pericial terminó al mediodía, justo al mediodía del día 30. O sea, desde que ocurrieron los hechos a las 2 de la mañana, estamos hablando prácticamente de diez horas de trabajo intenso de esos oficiales. Trabajaron fuera del perímetro de la embajada, alrededor y en el lobby de la embajada, buscando toda evidencia posible. Después de eso, la información que hemos conocido ha sido por filtraciones de la prensa o por documentos públicos, pero en ninguno de los casos se nos ha dirigido oficialmente la información.

En un hecho de este tipo el estado cubano puede ser parte demandante o solo la fiscalía estadounidense?

En casos de este tipo, o incluso de delitos comunes, cuando se ha querido investigar ambos gobiernos cooperan en la investigación. El estado donde no han ocurrido los hechos no participa como parte, sino facilitando información sobre el proceso, nombrando investigadores, etc. En Estados Unidos, para ser parte de un juicio, como condición habría que renunciar a la inmunidad diplomática, cosa que nosotros como práctica no hacemos.

Nuestro ministro informó desde su primera conferencia de prensa que estamos en la mayor disposición de cooperar con las agencias estadounidenses, como ha sido en innumerables casos anteriores. Debo recordar que incluso nosotros tenemos firmado el memorándum de entendimiento sobre aplicación de la ley, que prevé cualquiera de estos casos, desde terrorismo hasta otro tipo de delitos. Las agencias estadounidenses tienen suficiente experiencia acumulada de cooperación con instituciones cubanas y, sencillamente, no entendemos por qué no se han hecho valer esos mecanismos para cooperar en este caso.

Es la primera vez que la embajada cubana, antes Sección de Intereses, sufre un atentado de este tipo? ¿Cómo procedieron en otros momentos?

Quizá de esta magnitud no había ocurrido antes. El hecho que pudiera catalogarse similar ocurrió hace unos cuantos años, finales de la década de los 70 o principio de los 80, cuando se arrojó contra una de las fachadas un objeto explosivo-incendiario. Afectó una parte de la embajada, cuando uno de los edificios colindantes estaba vacío, que no es el caso hoy. Ha habido otro tipo de acciones en el perímetro de la embajada que están vinculadas a otro tipo de delitos, pero nada similar a esto en los años recientes.

La misión cubana ante la ONU en Nueva York, sin embargo, ha sido víctima de ataques en reiteradas ocasiones, el más violento fue el asesinato de Félix García, diplomático cubano, el 11 de septiembre de 1980, que no fue propiamente en la sede, sino la calle, pero que costó su vida. Recientemente una información de uno de los Institutos que estudia estos casos en Cuba reveló que tiene evidencia sobre 86 ataques contra misiones diplomáticas cubanas en el mundo, 29 contra funcionarios nuestros. La mayoría, incluso las ocurridas fuera de Estados Unidos, han sido organizadas por personas residentes en este país.

Usted tiene conocimiento de que haya ocurrido algo similar en la Embajada de EEUU en La Habana?

No, para nada. Nosotros siempre hemos garantizado la integridad física del edificio. Como me preguntabas, el edificio siempre lo hemos mantenido con protección y nunca ha sucedido algo, ni parecido, contra lo que es hoy la Embajada de los Estados Unidos que antes fue Sección de Intereses.

Según sus fuentes de información ¿tenían algún indicio que permitiera anticipar lo que pasó o creen que se trata de un hecho aislado?

Bueno, una de las cosas que precisamente hemos estado solicitando al Departamento de Estado es poder tener evidencias de que es un hecho aislado. Incluso uno de los aspectos del juicio es si se trata de un hecho aislado o no, si este individuo está vinculado a otras personas o no. Al mismo tiempo nosotros hemos manifestado nuestra preocupación general en relación con el lenguaje de odio que se ha reiterado contra Cuba en estos últimos años, sobre todo en los últimos meses. Esto genera, o puede generar, este tipo de situaciones en personas que tienen cierta inclinación a la violencia o personas que, por alguna razón, este lenguaje y retórica los inclina a tomar posiciones extremas.

En los documentos de la corte se refleja lo que estaba escrito sobre una bandera cubana, lo que gritó este individuo. Los peores ataques contra Cuba o contra objetivos cubanos han ocurrido en momentos donde ha existido una fuerte retórica por parte del gobierno estadounidense contra Cuba. Actualmente casi todos los días hay una declaración de funcionarios de alto nivel del gobierno de Estados Unidos contra Cuba, en términos muchas veces muy irrespetuosos, en términos muy arrogantes; esto genera un estímulo para ciertos individuos, sin duda.

La embajada o el consulado cubano tuvieron alguna relación anterior a los hechos con la persona acusada de los mismos?

Estamos buscando en los datos de este individuo que, según plantean, emigró primero hacia México. Estamos todavía en una fase de recopilar información para compartirla si en algún momento las autoridades estadounidenses están listas para cooperar.
………………..

PARADOJAS DE LA JUVENTUD CUBANA
POR YASSEL PADRÓN KUNAKBAEVA

El filósofo alemán Ernst Bloch utilizó la palabra “asincronicidad” para referirse a la coexistencia, en un mismo tiempo y una misma sociedad, de diferentes formas de concebir la realidad que se suponen correspondientes a épocas diferentes. Es una categoría que muy bien se podría utilizar para Cuba, donde coexisten a la vez una realidad de Guerra Fría, y un sector de la sociedad que a nivel subjetivo ha dejado atrás ese paradigma, al sentir que este ya no responde a sus necesidades. Esta asincronicidad ha sido bien retratada en una conocida frase, esa de que actualmente hay muchas Cubas dentro de una misma Cuba.

Esta contradicción entre épocas que coexisten se hace especialmente traumática en lo que se refiere a las generaciones más jóvenes. Muchos de sus representantes se sienten ajenos al discurso del socialismo cubano, manifiestan rechazo a la propaganda oficial y buscan refugio en paradigmas de la cultura de masas globalizada y postmoderna. Sin embargo, esto no debería ser leído de forma simplista como un fracaso de la Revolución, o un avance de ideas conservadoras dentro de Cuba. Más bien se trata del resultado lógico de un éxito parcial.

El modelo de socialismo de Estado burocratizado que vio la luz en la URSS, principalmente de la mano de Stalin, ha sido descrito por Isaac Deutscher como un socialismo de analfabetos. Su modelo de sociedad, en el que esta es vista como una gigantesca fábrica en la que los cuadros del Estado dirigen todos los procesos, resultó ser eficaz para sacar a millones de personas de la pobreza, darles educación, etc., pero no para crear sujetos emancipados. Esto tiene una explicación muy simple: en un primer momento lo que necesita toda persona es un grupo de condiciones mínimas que dignifiquen su vida, un techo, una escuela, un hospital, y cualquier sistema que le garantice eso será perfecto para ella; acto seguido, una vez satisfechas esas necesidades, esa persona querrá ser sujeto de la cultura, de la política, tener voz en las decisiones de la comunidad, y entonces chocará con ese mismo Estado, para el cual ella no debe ir nunca más allá de ser una pasiva estadística.

En Cuba se aplicó una versión del socialismo de estado burocratizado, el socialismo para analfabetos.

La experiencia cubana tuvo menos acento en el productivismo y la disciplina pero la misma pretensión de tutelaje eterno de la sociedad por parte de un Estado paternalista. Como era de esperar, los resultados han sido semejantes. Se ha logrado la hazaña de garantizar servicios sociales para todos durante décadas, lo cual ha permitido que los cubanos seamos como promedio más informados y saludables que la media latinoamericana.

Sin embargo, este modelo de Estado se ha convertido en un obstáculo para el desarrollo material y espiritual de quienes no están en una situación de precariedad, sino que se encuentran en capacidad para hacer un aporte desde su creatividad, tanto a la economía como a la cultura y la política.

Entonces tenemos la paradoja de que el propio éxito de la Revolución se vuelve en su contra. El Estado, con sus servicios sociales, es el creador de sujetos que entran en contradicción con él. Dicho de otra manera, el mismo Estado al cual los individuos le deben parte de su bienestar, se convierte para estos en fuente de frustración. Esta contradicción explota de manera particular en los jóvenes, que no vivieron el primer momento de expansión de bienes y garantías sociales, que consideran todo esto como un derecho dado por la naturaleza, y que se encuentran existencialmente en el segundo momento, el del sistema como obstáculo al desarrollo del individuo.

Lo que aquí se ve es el resultado de intentar construir una sociedad superior recurriendo a paradigmas obsoletos. En esta prehistoria del socialismo en la que vivimos, todo se ha querido resolver con paliativos y parches.

Tanto el modelo de la gran fábrica como el del Estado-Padre pertenecen a épocas superadas del capitalismo, si no a un pasado más remoto. Nunca ha existido un modelo de empresa socialista, solo camisas de fuerza administrativas para maniatar el mercado. Estos paliativos que en un primer momento resuelven problemas, se convierten en cascarones vacíos que son barridos por la historia, pues no dan a luz un nuevo principio de realidad.

El ideal marxista de que desaparezca la separación entre el Estado y la sociedad civil ha sido sistemáticamente malinterpretado. La idea original era que el Estado se disolviera en la forma de sociedad civil organizada, y hasta cierto punto se puede afirmar que en los primeros años de la Revolución Cubana la cosa iba por ahí. Sin embargo, desde entonces ha llovido mucho, y la ecuación se ha resuelto a favor del Estado. De un modo macabro, el ideal terminó justificando la petrificación de la sociedad civil bajo un paradigma de lo que es el Estado nada liberador.

Frente a lo que tenemos actualmente, es preferible defender la autonomía de la sociedad civil.

Esto nos lleva a las paradojas de la consciencia en los jóvenes cubanos.

No es que en Cuba no haya jóvenes progresistas: por el contrario, tras sesenta años de Revolución Cubana, la mayoría de los jóvenes están de acuerdo con la universalidad de los derechos sociales, el aborto, la igualdad de género, e incluso se manifiestan en contra de las prácticas imperialista en el plano internacional. La paradoja está en que no ven al Estado cubano como una fuerza progresista, al percibirlo como un obstáculo a su desarrollo individual, tanto económico como espiritual. Incluso a muchos que agradecen los beneficios sociales, les cuesta defender un Estado que tiene prácticas estalinistas, sobre todo en el modo de tratar a críticos y opositores.

Y aquí es donde está la tragedia, porque la Guerra Fría sigue existiendo, aunque algunos no quieran vivir en ella. El bloque de poder que se opone al gobierno cubano, o sea, el de las oligarquías latinoamericanas y la plutocracia norteamericana, es tan reaccionario y fascista que el gobierno cubano aparece como un aliado objetivo, casi una coraza protectora. Muchos no quieren verlo de este modo, porque estas elucubraciones de la geopolítica son algo lejano, y lo que se percibe existencialmente es al Estado como barrera, pero no por ello deja de ser real.

Para los jóvenes cubanos, esos a los que la Revolución ha hecho inteligentes, sanos y preparados, y que son los que se encuentran más representados en las redes sociales, el capitalismo liberal es muy atractivo. Es normal que así sea, porque el liberalismo postula una autonomía de la sociedad civil y del individuo que no encuentran en la sociedad que se ha construido en Cuba. Pero olvidan muchas cosas.

Olvidan que no existe ese capitalismo abstracto y hermoso, sino formas reales de capitalismo que pueden ser desastrosas.

Es triste, porque parece que estamos en un proceso indetenible. Una parte importante de la juventud cubana cada vez más abraza los ideales del liberalismo, seducida por plataformas y formas de manipulación de la conciencia, sin darse cuenta de la catástrofe que sería que Cuba se rindiera en su pulso con el capitalismo realmente existente. Y muchos de los que perciben que hay valores positivos en la Revolución Cubana, se encuentran desmoralizados, sin argumentos para defender un Estado que no deja atrás su modelo burocratizado, y que se encuentra por debajo de las expectativas existenciales de toda una generación.

La mayor crisis del socialismo real es su falta de imaginación.

Todas las revoluciones han caído por no ser lo suficientemente radicales. Pero esto nos lleva a otro problema: ¿acaso se le puede exigir imaginación a un Estado que se bate todo el tiempo a la defensiva, entre bloqueos, deudas, desabastecimiento y ahora pandemias?
No parece muy realista. Esto me hace pensar que el bloqueo ha tenido otro impacto deseable para nuestros enemigos: aunque no ha logrado la rendición por hambre, ha sido efectivo en mantener al socialismo cubano como un prehistórico y nada liberador socialismo de guerra. Les basta sentarse a esperar, para ver cómo los mecanismos que creamos para defendernos nos destruyen desde adentro.

Analizar hoy lo que está pasando dentro de la mente de los jóvenes cubanos, equivale a asomarse al futuro. Los tiempos no están como para optimismos, y ninguna solución va a caer del cielo.
…………………

COVID-19: LA RESISTENCIA DE LOS VULNERABLES
POR SABRINA LÓPEZ CAMARAZA

La resistencia de los vulnerables

El lunes 13 de abril, a la farmacia de turno especial de Calzada del Cerro entre Peñón y San Cristóbal entró metformina, fármaco empleado en el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2 (DMT2). Raúl Jiménez Rodríguez, de 66 años, después de confirmar la información por vía telefónica, salió de su casa a las cinco de la tarde y marcó en la cola para el medicamento, que se dispensaría al día siguiente. Encontró 25 personas delante de él.

“Antes, la metformina y el enalapril –utilizado para controlar la hipertensión arterial– llegaban el mismo día”, explica Raúl. “Ahora mandan uno a mediados de mes y el otro a finales. Tengo que hacer dos terribles colas”.

Raúl padece enfermedad pulmonar de obstrucción crónica, diabetes e hipertensión. Está jubilado y reincorporado como custodio en una secundaria básica. Su esposa Bárbara Mayedo, de 65 años, atiende el control interno de la Dirección Municipal de Educación del Cerro y sobrelleva también la diabetes y la hipertensión. Son los únicos ancianos en una ciudadela de diez apartamentos.

—Nuestra historia clínica está en el consultorio médico –aclara Bárbara–. Se supone que en estas circunstancias, con la pandemia, vinieran a ver cómo nos sentimos, qué necesitamos. Pero solo vienen a visitarnos los estudiantes de medicina.

Raúl añade: “Por mis patologías soy vulnerable al coronavirus. Pero en el próximo despacho de medicamentos tengo que volver al mismo fenómeno: el ciclo de la cola, la tarde-noche, la frialdad de la mañana…”

La situación de la Empresa Provincial de Farmacias fue tratada el 19 de abril durante una reunión presidida por Luis Antonio Torres Iríbar y Reinaldo García Zapata, presidente y vicepresidente del Consejo de Defensa de La Habana, señala un reporte del semanario Tribuna.

En el encuentro se analizaron variantes para organizar mejor las colas: multiplicar la venta en las unidades, marcar las aceras para el distanciamiento e introducir el uso de Porter@, una aplicación informática con la que se pretende asegurar que cada cliente marque solo una vez. También acordaron perfeccionar la distribución de medicamentos e identificar a los más vulnerables, para que reciban las medicinas a través de mensajeros a domicilio.

La más reciente Encuesta Nacional sobre Envejecimiento dio a conocer que en 2017, el 20,4 % de la población cubana era mayor de 60 años (2 289 100 personas, aproximadamente). En el contexto actual, la cifra de núcleos vulnerables es de 606 945. Esto incluye a adultos mayores sin alguien que los ayude, quienes deben ser supervisados por el trabajador social de la comunidad.

En Cuba existen en la actualidad 606 945 núcleos vulnerables, que incluyen las viviendas con adultos mayores sin alguien que los ayude (Foto: Sadiel Mederos).

El lunes 20 de abril, Cuba reportó 50 casos positivos a la COVID-19, para un total de 1 137. Dieciocho de estos nuevos casos tenían entre 40 y 60 años. El martes 21, María Elena Feitó Cabrera, ministra de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), dijo en la Mesa Redonda que aún no se había logrado “llegar a todas las familias vulnerables. A nivel nacional se alcanza a más del 95 %, pero no es una tarea que se puede dar por concluida. La entrega de medicamentos controlados es un servicio que no se ha logrado organizar”, puntualizó.

Oralio Mederos lleva tres años postrado en una cama, como resultado de una demencia senil. No es capaz de realizar ninguna actividad por sí solo. Su esposa Neraida, de 80 años, es quien lo viste, lo baña, lo alimenta. Ella, que es hipertensa, diabética y tiene un solo riñón. Viven solos en San Antonio de Cabezas, poblado rural de la provincia Matanzas. Subsisten con 284 pesos del retiro de él y con una ayuda del gobierno.

Por su enfermedad, Oralio pertenece al grupo IV de dispensarización de Salud Pública, que incluye a personas con deficiencia, incapacidad o secuelas. Desde 2018, el departamento de trabajo social de su policlínico le entrega un módulo dos veces al año: dos metros de tela antiséptica, una lona, una toalla y 12 jabones. No culeros, no sábanas. En 2019 le facilitaron dos balitas de gas. Mientras dure la pandemia, por las nuevas medidas del Ministerio de Comercio Interior, recibirán tres jabones de olor, uno de lavar y un pomo de detergente líquido a través de la libreta de abastecimiento.

Durante la primera semana de abril, Neraida compró todas las pastillas que necesitan ella y su esposo. Le despacharon sin hacer cola. La tercera semana recibieron la visita de dos trabajadoras sociales que, de lunes a viernes, les compraron la medicación y se brindaron para hacer mandados.

Según la titular del MTSS, hay “más de 4 640 trabajadores sociales en el terreno, mientras que otros laboran en centros de aislamientos y en instituciones para la atención a personas con conducta deambulante”.

—Nos preocupa mucho la escasez de agua –dice–. Antes de la pandemia venía tres veces por semana. Ahora cada 15 o 20 días. El que puede compra pipas a 250 pesos, pero yo no puedo. A veces hasta lloro cuando tengo que bañar a mi esposo. Tengo que estar ahorrando más el agua que la comida.

El pozo de Seferino López y Margarita Trujillo está seco. En Juan Gualberto Gómez, pueblo sin acueducto de Matanzas, hace meses que no llueve. El 15 de abril, el Estado dispuso una pipa para que el CDR #5, al que pertenecen, tuviera algún suministro. Tocaron cinco cubetas por casa.

Seferino tiene 79 años y Margarita 72. No padecen de enfermedad alguna. Sin embargo, les asignaron una mensajera que les compra los productos de la libreta, incluidos el módulo de aseo y el pan diario. “Este mes dieron las siete libras de arroz por persona y una libra de pollo adicional. Cogimos 40 libras de papa y teníamos piña, tomate, malanga y frijoles. Con eso vamos tirando.”

Cobran 280 pesos de jubilación, él por haber sido operador de equipos pesados y ella por haber sido bodeguera. Margarita pasa la mayor parte del tiempo frente al televisor mientras Seferino adelanta encargos en la pequeña carpintería que tiene en el patio. Seferino trabaja solo. No reciben visitas.

El mayor evento de transmisión local de COVID-19 en Cuba, hasta la fecha, ocurrió en el Hogar de Ancianos No. 3 de la ciudad de Santa Clara. La Agencia Cubana de Noticias (ACN) reportó el pasado 24 de abril 61 casos positivos en ese lugar: 43 abuelos y 18 trabajadores.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado que en el grupo de alto riesgo ante la COVID-19 figuran los mayores de 60 años. Oney Ortega, microbiólogo cubano y especialista en virología molecular, explicó a elTOQUE y Periodismo de Barrio que, aunque la edad avanzada constituye un factor de riesgo declarado, las condiciones de salud son las que realmente conllevan a la susceptibilidad ante este virus.

De los 67 fallecidos que reportó Cuba hasta el 3 de mayo, solo 11 eran menores de 60 años.

El Consejo de Defensa de La Habana decretó el cierre de El Carmelo cuando este presentaba ocho pacientes positivos a la COVID-19, “el mayor número de contagiados por contactos con extranjeros y cubanos que llegaron del exterior en la provincia”, precisó el diario Granma. Este consejo popular abarca desde calle 6 hasta 28 y de 21 a Malecón, en El Vedado.

Dalia y Nidia Quintero, de 75 y 76 años, viven en 15 entre 8 y 10. Cuando decretaron la cuarentena llevaban días sin salir de casa. En la bodega les habían dado la libra de pollo extra a cada una y los productos normados. También el módulo de aseo: un litro de detergente, tres jabones de baño, uno de lavar y un paquete de cuatro rollos de papel higiénico por un costo de 57 pesos.

Durante una reunión del Consejo de Defensa Provincial fue aprobada la estrategia para el incremento de las medidas de aislamiento en esa zona. Se estableció que se garantizaría el aseguramiento de los servicios básicos de comercio, gastronomía, industria alimentaria, agua potable, ofertas de CIMEX, Tiendas Caribe y Palmares. También la atención a personas vulnerables por parte de trabajadores sociales.

Nadie fue a preguntar a las hermanas si necesitaban un mensajero. Un vecino solidario les compra los mandados y los medicamentos. Ambas padecen de hipertensión arterial y apenas salen a botar la basura. El único dinero que reciben es la jubilación: Nidia 500 pesos por haber sido enfermera, y Dalia, costurera, 430 pesos.

Después de varias semanas en cuarentena han construido una rutina.

—Nos levantamos temprano, desayunamos y oramos –explica Nidia–. Luego vemos la conferencia de prensa a las 9:00 a.m., donde actualizan la situación con el virus. Todos los días limpiamos, cosemos, leemos y hacemos ejercicio. Antes caminábamos por el pasillo pero en este momento el aislamiento es la única vacuna.

“La distribución de desayunos, almuerzos y comidas por el Servicio de Atención a la Familia constituye una de las orientaciones que con gusto se llevan a cabo en El Carmelo. Las ofertas gastronómicas son variadas: incluyen elaboraciones como frijoles, arroz, mortadela, pollo, picadillo, pan y dulce”, dijo Orestes Fabelo Ayala, presidente de ese consejo popular.

Carlos Rafael Miranda Martínez, coordinador nacional de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), afirmó que esa organización de masas, la mayor del país, brinda atención a más de 78 000 ancianos que viven solos. Cerca de 8 000 trabajadores sociales y activistas han ayudado a la higienización de hogares de ancianos y en el cobro de las chequeras, dijo.

Elena Fundora, hasta cierto punto, tiene privilegios. No ha tenido que hacer colas para comprar comida; la paga a sobreprecio. Llega gente a su puerta que le propone pollo, picadillo, puré de tomate, aceite. Ella puede pagarlos por sus hijos, que le envían dinero mensualmente. El que vive en Estados Unidos, desocupado por la pandemia, le envía 200 dólares de la ayuda que recibe del gobierno. Su otro hijo, camarero, también desempleado, le recarga desde España el servicio de Nauta Hogar y el teléfono móvil.

Elena solo ha salido a comprar el módulo de aseo que dieron en su bodega: jabón de tocador y de lavar. Ni detergente ni pasta dental. Donde vive, en Buenavista, Playa, trabajadores estatales interruptos y cuentapropistas que han sido convocados para estas labores, llevan comida a los ancianos solos o con bajos recursos. Ella, de 62 años, sola, hipertensa y con un soplo en el corazón, no accedió al servicio. “No se lo iba a quitar alguien que lo necesitara más que yo”.

La presidenta del CDR al que pertenece pasó un listado con la oferta por las casas de familias vulnerables. Caridad, de 80 años, vecina de Elena, aceptó. Ahora, por un peso almuerza y por otro come. Picadillo, albóndiga, arroz, ensalada.

“Pretendemos acercar cada vez más los servicios a las personas de la tercera edad. Tenemos 1 434 unidades dedicadas a la venta de comida a domicilio o listas para llevar. Aún nos quedan reservas que tenemos que explotar”, expresó Betsy Díaz Velázquez, ministra de Comercio Interior en la Mesa Redonda del 27 de marzo.

El 23 de abril comenzó en La Habana la distribución normada de un módulo de alimentos para mayores de 65 años. Idalmis Martínez Pérez, directora general de la Unión de Empresas de Comercio y Gastronomía de la provincia, informó que contendrá “un tipo de proteína, harina de maíz, y una jaba con viandas y hortalizas con un peso de hasta cinco libras”.

Los productos se venderán al precio que tienen en su venta liberada –explicó Martínez Pérez– y este podrá variar en dependencia de lo que contenga el módulo. La medida abarca 400 000 personas. A las personas mayores de 65 años que vivan solas, se van a crear todas condiciones para llevarles el módulo hasta su vivienda. Hasta el momento solo se realizará en el mes de abril, señaló.

La bodega de Lombillo y Panorama, Nuevo Vedado, el sábado 25 de abril despachó el siguiente módulo:
Fideos (200 gramos): 2,50 pesos (más 0,50 por la jaba).
Harina de maíz (1 kilogramo): 4,80 pesos (más 0,50 por la jaba).
Huevos (cuatro unidades): 0,90 pesos, para un total de 3,60 (más 0,50 por la jaba).
Viandas (siete libras): 12 pesos.
Precio total: 24,40 pesos.

Elena fuma demasiado. La ansiedad de estar encerrada la hace caminar como loca de la sala a la cocina, entrar a Internet, acariciar al perro, encender el televisor cada dos minutos, acariciar al perro. “Me dolió que el paquete de pollo de siete dólares me lo cobraran a 12 –dice–. Pero lo pagué, porque no tengo fuerza ni valor para estar tres horas en una cola.”

* En la reportería para este trabajo colaboró Yailín Alfaro.
………………….

HABANA INSIDER: ARTE|CULTURA|IDEAS

ES UN BOLETIN ELECTRONICO QUE OFRECE DE MANERA GRATUITA, UNA SELECCION DE LOS MAS INTERESANTES CONTENIDOS PUBLICADOS EN LA PRENSA DIGITAL CUBANA E INTERNACIONAL. SOMOS UN PROYECTO NO LUCRATIVO CREADO EN BARRIO OBRERO, S.M. PADRON, LA HABANA, CUBA POR PROFESIONALES DEL ARTE Y LA COMUNICACION.

BAJO EL CONCEPTO CONOCER PARA TRANSFORMAR, DESEAMOS COMPARTIR LA ACTUALIDAD ARTISTICA Y CULTURAL, EL CONOCIMIENTO DE LA INNOVACION SOCIAL Y CIENTIFICA, LOS DEBATES QUE OCURREN EN LA ISLA Y FUERA DE ELLA, EN TORNO A NUESTRO PRESENTE Y FUTURO, CON UNA VISION PROGRESISTA, CRITICA Y TOLERANTE.

PARA SUSCRIBIRTE, OPINAR; CONTRIBUIR, ESCRIBE A: MENAABELARDO@GMAIL.COM

Yoani Sánchez relatando la vida cotidiana de los cubanos en esta cuarentena

 

Boletín Semanal

8 de mayo de 2020

En medio de la tormenta económica causada en Cuba por la debacle venezolana y el aumento de las sanciones de EE UU bajo la actual presidencia, la llegada del covid-19 amenaza con ser el golpe de gracia para la economía de la Isla. Uno de los sectores más relevantes para su sostenimiento, el turismo, está completamente parado y Cuba no tiene mercados internacionales a los que acudir, como la mayoría de países. Los economistas auguran un negro futuro. 

El Gobierno ha permitido a los cuentapropistas suspender el pago de sus licencias de oficio debido al cese de la mayoría de sus actividades por la pandemia, pero la única alternativa que les ofrece para su sostenimiento es integrarse temporalmente en el sector estatal o, para colectivos muy vulnerables, una ayuda social. Los trabajadores privados carecen de cobertura por cese de actividad y, en este caso, aspiran a paquetes de ayudas que el Estado ni se plantea.

Unas declaraciones del ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, que sugerían una posible apertura ante este nuevo contexto fueron publicadas en una nota de Granma que, poco después, desapareció. Fue repuesta más adelante pero el conflictivo párrafo había sido eliminado. La retirada sugiere la existencia de divergencias en la cúpula política cuando el país está enfrentado una crisis económica de gran calado.

El hombre que disparó el jueves una ráfaga de AK-47 contra la fachada de la Embajada de Cuba en Washington tiene problemas psiquiátricos y creía que la Seguridad del Estado lo perseguía. Según la investigación abierta en EE UU, el autor es Alexander Alazo, de 42 años, nacido en Cuba y residente en Aubrey, Texas. El detenido declaró que en los últimos meses había estado durmiendo dentro de su auto en varios estacionamientos para escapar de la persecución de la policía política cubana.

Juan José Rendón, miembro del equipo de Juan Guaidó, admitió en una entrevista con CNN en español haber negociado un contrato con un representante de la contratista militar Silvercorp, al que pagó 50.000 dólares, para que llevara a cabo un ataque que terminara con la detención de varios funcionarios del Gobierno, entre ellos Nicolás Maduro. La operación no fue autorizada, según el asesor de Guaidó. La noche del domingo, sin embargo, se produjo una incursión en la que murieron ocho personas y fueron detenidas al menos 18, dos de ellos estadounidenses.

Este 6 de mayo falleció en La Habana la artista Sarita Reyes. Con su muerte, no solo termina una vida de creatividad y entrega a la actuación, sino que se cierra un capítulo de grandes nombres que por décadas dieron vida a personajes legendarios, nos hicieron reír con sus ocurrencias y también generaron nuestras críticas o nuestros aplausos. Por una vez, escuchar su nombre no nos ha arrancado una sonrisa sino que nos ha dejado en silencio.

Yoani Sánchez continúa relatando la vida cotidiana de los cubanos en esta cuarentena. “Lo que más delata a Mariela Castro con semejante metedura de pata es que le falta la humildad para rodearse de asesores que le aconsejen sobre su imagen pública. Al igual que su padre y que su tío, la sexóloga no parece dada a escuchar recomendaciones de cómo hablar sin transmitir odio, crispación o desprecio hacia otros. Chiqui, nuestra perrita que llegó llena de “garrapatillas” a la casa, parece más dada a relacionarse con el gato de la casa, tan diferente a ella, que Mariela Castro con los activistas”

“Los payasos y sus familias también se largaron de Cuba, entre los millares de compatriotas que huían despavoridos, no sin antes ver censurada una inocente canción que solían entonar: El ratoncito Miguel. ¿Por qué? Por una estrofa que decía: “la cosa está/ que horripila y mete miedo de verdad”.  Pero ahí no terminaba la canción. A la Seguridad del Estado le parecía que incitaba al magnicidio”, El humor inteligente de Les Luthiers, por Carlos Alberto Montaner.

Ayuda a potenciar nuestro trabajo
El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio.
DESCARGA NUESTRA VERSIÓN EN PDF
Para más noticias sobre Cuba, síganos en Facebook y Twitter, Telegram, WhatsApp o visite nuestra página web www.14ymedio.com

Derechos de autor © 2017 CLYS Comunicaciones 3.0. Todos los derechos reservados.

¿No le gustó el boletín? Se puede dar de baja. Nos pondremos un poco tristes pero lo entenderemos.
Puede también actualizar sus preferencias de envío