HABANA INSIDER: 17 ABRIL 2019

insider

 

/ LA HABANA, CUBA/ EDICION 1210/

 ISSN en proceso

Editor: Abelardo G. Mena Chicuri  Contacto: menaabelardo@gmail.com

                                                   …………………………….                                                          

 

BOLTON: “Tenemos que terminar lo que iniciamos hace 58 años en esas playas” (Cubadebate)/LA HUELGA SILENCIOSA..o POR QUE SE EXTINGUEN LOS CUBANOS?(JovenCuba)/ CUBA: LOS RETOS DEL COLOR (GACETADECUBA)/ DEBATES SOBRE EL DEBATE ECONOMICO/ PRODUCCIÓN PORCINA: ¿QUÉ PASA EN VILLA CLARA? (Cubadebate)

                                           ………………………………

 

                                                         CONVOCATORIA

                  PREMIO LITERARIO FUNDACIÓN DE LA CIUDAD DE MATANZAS 2019

 

La Casa de las Letras Digdora Alonso, Ediciones Matanzas y el Centro de Promoción Literaria José Jacinto Milanés, con el auspicio del Centro Provincial del Libro, la Dirección Provincial de Cultura y las autoridades gubernamentales de la provincia de Matanzas, convocan a la decimotercera edición de este premio. Se concursará en los géneros: Poesía, Novela  y Ensayo. Poesía: hasta 80 cuartillas; Novela hasta 100 cuartillas; Ensayo hasta 120 cuartillas. La temática es libre. Y los textos deben estar en Arial 12 a 1,5 interlineado.

 

Los textos se entregarán en original y dos copias, con seudónimo o lema y sobre identificativo sellado donde se especifiquen los datos del autor y la declaración de que su libro no está comprometido con ninguna editorial, no participa en otro concurso y es inédito o solo publicado hasta un cuarenta por ciento de su contenido. Cada concursante podrá enviar cuantos libros desee, pero no se entregará más de un premio a un mismo autor. Los ganadores de ediciones anteriores no podrán concursar en el género correspondiente hasta dos años después de la convocatoria en dicho género.

 

Las obras se enviarán o entregarán a: Ediciones Matanzas, Casa de las Letras Digdora Alonso. Calle Santa Teresa No. 27 e/ Manzano y Contreras, Matanzas. El plazo de admisión vence el 18 de julio de 2019 a las 3 p.m. NO HABRÁ PRÓRROGA.

 

Se otorgará un premio en cada género, consistente en tres mil pesos MN, diploma acreditativo, trofeo y la publicación de la obra por Ediciones Matanzas. Los premios se darán a conocer en octubre del 2019, durante la Jornada Literaria Premio Fundación de la Ciudad de Matanzas. La participación en el concurso supone la aceptación de sus bases.

…………………………………

 

BOLTON ANUNCIA EN MIAMI RESTRICCIONES A REMESAS Y VIAJES A CUBA

http://www.cubadebate.cu/especiales/2019/04/17/bolton-anuncia-en-miami-restricciones-a-remesas-y-viajes-a-cuba/

 

“Tenemos que terminar lo que iniciamos hace 58 años en esas playas” (se refería a la derrota y estampida? N.d.e.)

 

Por: Sergio Alejandro Gómez, 17 abril 2019

 

Estados Unidos impondrá nuevas restricciones a los viajes de sus ciudadanos a la mayor de las Antillas e impondrá límites a las remesas que reciben los cubanos de sus familias en Estados Unidos, dijo este miércoles el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, en un discurso en Miami al que asistieron los mercenarios de la fracasada invasión por Playa Girón en 1961 y varias figuras con vínculos terroristas.

 

“Estamos anunciando que el departamento del Tesoro implementará cambios regulatorios para restringir viajes por razones no familiares a Cuba”, dijo Bolton.

 

Los estadounidenses tienen prohibido por ley viajar a Cuba como turistas, pero existen otras categorías para obtener permisos como el contacto pueblo a pueblo (grupal) y motivos culturales o religiosos. La administración Trump buscaría con esta medida frenar el creciente flujo de personas entre los dos países y el interés de sus ciudadanos por conocer Cuba, en especial en la modalidad de cruceros.

 

A pesar de las restricciones aplicadas por la Casa Blanca los viajes a Cuba, más de 600 mil estadounidenses visitaron la isla en el 2018, de acuerdo con cifras oficiales. Además se registraron más de 567 mil visitas de cubanos residentes en el exterior a Cuba en 2018 y de ellas, más de 493 mil desde EE.UU. “Ese incremento aproximado de un 20% evidencia continuidad de política de fortalecimiento de los vínculos de Cuba con sus nacionales en el exterior”, dijo el canciller Bruno Rodríguez Parrilla en Twitter.

 

Los viajes de los cubanoamericanos no serían afectados.

 

Pero en cuanto a las remesas que envían a Cuba, solo se permitirá el envío máximo de 1000 dólares cada tres meses. La comunidad cubana en Estados Unidos supera los dos millones de personas y la mayoría de ellos mantiene fuertes vínculos con su familia y país de origen. Cuando Pdte #Bush, también mal asesorado, limitó viajes y remesas a #Cuba se elevó apoyo en Florida al partido demócrata. #Obama ganó el estado cómodamente 2 veces con promesas y pasos para revertir esa injusticia. Ya no hacen falta 500 mil votos de cubanos visitan a su familia?

 

Restricciones similares a las anunciadas por Bolton fueron aprobadas por el gobierno de George W. Bush, causando gran malestar en la comunidad cubanoamericana y afectando los vínculos con sus familias en la isla.  El Departamento del Tesoro también suspenderá la autorización emitida por Obama para que compañías y bancos cubanos realizaran transacciones en terceros países que indirectamente se llevaban a cabo a través del sistema bancario estadounidense.

 

También mencionó la adición de cinco entidades cubanas a la lista de empresas sancionadas por Washington de manera unilateral y cuya cifra ahora asciende a 211.

 

Bolton criticó las políticas de acercamiento de la administración del demócrata Barack Obama, quien el 17 de diciembre de 2014 anunció un cambio de rumbo en el enfoque hacia La Habana, que permitió la firma de 22 acuerdos en beneficio de ambas partes, desde la protección del medio ambiente a la aplicación y cumplimiento de la ley.

 

La desafortunada política de Obama hacia Cuba le dio cobertura a La Habana para ampliar su influencia en la región, dijo Bolton. Los cambios de la anterior administración demócrata permitieron la “colonización” de Venezuela por parte de Cuba, añadió el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, sin aportar evidencia alguna sobre la alegada presencia de 20 mil militares cubanos en la nación bolivariana. Bolton viajó a Miami para hablar de Cuba, Venezuela y Nicaragua, grupo que calificó como una “troika” de países que no son del agrado de Washington durante un discurso previo en noviembre del año pasado, también en esta ciudad de la Florida.

 

Cuando se logre el derrocamiento de Venezuela, señaló Bolton, “sabremos que Cuba es la que sigue”. Y poco después, señaló Bolton, esperamos que “Nicaragua sea libre”. El asesor de Seguridad Nacional explicó que las sanciones al comercio entre Venezuela y Cuba tiene una función doble, afectar a los gobiernos de La Habana y Caracas, explicó. En ese sentido, reveló que ya hay un barco que transportó petróleo de Venezuela a Cuba, el Iron Point, al cual se le negó la entrada a EE.UU. en Houston, como parte de las medidas de asfixia económica.

 

“Me complace anunciar nuevas sanciones contra el Banco Central de Venezuela”, dijo. “El BCV ha sido crucial para mantener a Maduro en el poder”. “Estamos de pie con los patriotas que aman la libertad en esta región”, dijo frente a los mercenarios de Playa Girón, pertenecientes a la Brigada 2506, quienes fueron capturados por las fuerzas revolucionarias en abril de 1961 y luego cambiados por compota.

 

“Ninguna dictadura comunista recibirá apoyo estadounidense”, aseguró. “Todos debemos rechazar las fuerzas de comunismo en este hemisferio y este país”. “Tenemos que terminar lo que iniciamos hace 58 años en esas playas”, dijo en referencia de la invasión de Playa Girón.

 

Bolton es parte del grupo minoritario y radical que ha secuestrado la política hacia Cuba y América Latina en la actual administración republicana.  “Proclamamos que la Doctrina Monroe está viva y muy bien”, refirió sobre una idea de principios del siglo XIX que establece que América es dominio exclusivo de los estadounidenses. Bolton aseguró que Estados Unidos cuenta con el apoyo de otros países en su política, pero lo cierto es que la Unión Europea y Canadá, entre otros países, se han pronunciado con dureza en contra de las medidas extraterritoriales anunciadas hoy por Washington.

 

Asimismo, en el caso del autoproclamo presidente Juan Guaidó, respaldado por Estados Unidos, solo medio centenar de países lo reconoce como el legítimo mandatario, mientras la inmensa mayoría de los integrantes de las Naciones Unidas se mantiene fiel al gobierno constitucional de Nicolás Maduro.

……………………………….

 

                                                           LA HUELGA SILENCIOSA

Por Alina B. López Hernández, alinabarbara65@gmail.com

 

Al analizar el cuadro Dinámica Demográfica, ante la ANPP, Marino Murillo mostró gran preocupación. Ya en setentaicinco municipios de Cuba mueren más personas que las que nacen. Esa tendencia se generalizará en todo el país en el 2027, es decir, dentro de cinco años. Para esa fecha, a nivel biológico, la población cubana se dejará de reproducir.

 

Cuando algo así acontece y no se logra revertir, inicia un proceso que en otras especies animales concluye con su extinción. Aunque esto suele demorar largos períodos, a veces siglos, es válido señalar el hecho de que después de debatir tanto sobre el uso de la bandera, sería un contrasentido que, si continúa descendiendo con tal celeridad la población cubana, tengan que hacerse realidad en el futuro los hermosísimos versos del matancero Bonifacio Byrne: “si deshecha en menudos pedazos, se llega a ver mi bandera algún día, nuestros muertos alzando los brazos, la sabrán defender todavía”.

 

Las mujeres cubanas no paren, o las mujeres cubanas no paren en Cuba?

 

Hace más de un año, en otro artículo (SOS, presión demográfica en Cuba), cité el trabajo “Las tendencias de la población cubana y la situación económica y social actual”, de Aida Rodríguez Cabrera y un colectivo de autores que le conferían un rol esencial a la migración en la baja natalidad.

 

Como bien valoraban, la variable migración es poco considerada por el sector de la salud, que prioriza los análisis demográficos enfocándose en las variables mortalidad y fecundidad. Tal vez el error fue haber encarado el tema fundamentalmente desde la salud, y no también con fuerza desde la Sociología, la Economía u otras Ciencias Sociales. Este tipo de problemática, por su complejidad causal, requiere de enfoques multidisciplinarios.

 

Durante la crisis de los noventa del pasado siglo aumentaron peligrosamente los niveles migratorios, con nuevas características según explican los autores del referido estudio. Ellos enfatizan que se trata de un éxodo “fundamentalmente joven, con una tendencia a la feminización en todas sus formas de migración, con excepción de los abandonos durante misiones de trabajo en el extranjero en las cuales hay predominio del sexo masculino”.

 

La preeminencia de mujeres jóvenes que salen de Cuba en edad fértil y tienen sus hijos en otros países, simboliza una silenciosa huelga de vientres que, a largo plazo, será más peligrosa para los destinos de la isla que todos los imperialistas, de Monroe a Trump.

 

El último censo de población confirmó que las féminas son mayoría como jefas de hogares. El alto índice de divorcialidad justifica ese dato, pero también existen coyunturas sociopolíticas y legales que influyen en que muchas madres, a lo largo del período revolucionario, hayan tenido que criar solas a sus hijos.

 

Miles perdieron a sus esposos en misiones internacionalistas, como mi amiga María del Carmen. Otras despidieron a sus esposos o los padres de sus hijos allende el mar, como mi amiga María Elena. En muchos casos fueron apoyadas con remesas; pero en otros, como mi amiga Yanira, nunca más recibieron un centavo para alimentar a su pequeña.

 

A esto se suma el flaco apoyo que la legislación cubana confiere a las madres solas. Hasta en eso influyen los bajos salarios que no se relacionan para nada con el costo de la vida. Una mujer, al demandar alimentos para sus hijos ante un tribunal de familia, recibirá de sus ex-parejas una suma irrisoria.

 

Un ejemplo personal: al divorciarme, el tribunal precisó al padre de mis hijas a pagarme 70 pesos por cada una, en total 140 pesos, el equivalente a poco más de 5 cuc al mes. En este caso siempre tuve una mayor contribución de mi ex, como también conozco otros magníficos padres que siguen cuidando económicamente de su descendencia. Pero eso depende de la buena voluntad y la sensibilidad, y no de la ley. Por eso igualmente sé de muchas mujeres que se las arreglan apenas para llegar a fin de mes, como mi amiga Airén con sus dos niñas.

 

Durante los años más crueles de la crisis, del 91 al 95, vi madres, como mi amiga Rosa, que tuvo a su única hija a mediana edad, quedar casi ciega por una neuritis de la que nunca se recuperó, resultado de quitarse los mejores alimentos para su bebé. O mi amiga Marta Silvia, madre por cuenta propia, que hervía los pañales con agua porque no había jabón y el padre de su hija no la había aceptado legalmente en ese entonces.

 

Las niñas que vivieron la agonía de aquella etapa y que han presenciado el sacrificio infinito de sus madres, no quieren replicar esas vivencias, mucho más cuando nuestros mandantes anuncian, impávidos, que arreciarán las dificultades en los próximos meses. Entonces se van, con sus niñas pequeñitas para que se críen en Cataluña, como mi amiga Elaine; o a forjar descendencia en otros lares, como mis amigas Ania, Beatriz, Leslie…

 

Concluyo citando el final de mi artículo de hace más de un año, no para darme crédito, sino para que se observe que en Cuba cualquier observación o crítica siempre guarda validez, lo que evidencia el inmovilismo de la burocracia: “pueden estar seguros de que mientras los cubanos no mejoren sus depreciados niveles de vida, empezando por un salario que permita el sustento de las familias, no deben esperar una disminución de la migración —que aun sin Ley de ajuste sigue in crescendo y se dirige a otros muchos países— y tampoco un aumento de la natalidad.

 

Ante la crisis sin fin, la huelga silenciosa.

…………………………….

 

                                                        CUBA: LOS RETOS DEL COLOR

POR ESTEBAN MORALES DOMÍNGUEZ*

 

A modo de introducción

 

Sin dudas la problemática racial presenta sus peculiaridades para Cuba y en el resto de los países del Caribe Insular, que se diferencian o presentan similitudes, a partir de las propias raíces del proceso de colonización europea.[1]

 

Sin embargo, no es interés nuestro dentro del breve espacio de este ensayo vérnosla con problemas tan complejos que ameritarían un trabajo mucho más largo, por cuanto ello nos llevaría hacia asuntos muy escabrosos desde el punto de vista teórico-metodológico, que nos proponemos tratar a fondo dentro de un posterior ensayo.

 

Por ello, ahora hemos preferido concentrar nuestra atención en la idea siguiente: en el Caribe Insular, aun el racismo y la discriminación hegemonizan el contenido de las relaciones sociales. [2] Los pueblos caribeños, en particular las islas, han tenido que librar una cruenta lucha para preservar y desarrollar su identidad cultural y racial, en contextos socioeconómicos nacionales que en general, les resultan muy adversos.

 

En Cuba, sin embargo, una Revolución nacional liberadora, que escogió por: voluntad popular, varias veces ratificada, el camino del socialismo, con un proyecto social emancipador y de un sentido humanista a toda prueba, ha hecho avanzar hasta planos antes insospechados la lucha contra toda forma de discriminación, la igualdad y por la justicia social. Tal es lo que Cuba puede ofrecer al Caribe Insular.

 

No obstante, a pesar de todo lo que se ha avanzado, aún los prejuicios raciales, el racismo y la discriminación racial no han desaparecido del ámbito de las relaciones sociales en Cuba. Como para demostrarnos fehacientemente, que no basta con un proceso humanista, liberador-radical y anticapitalista como el vivido por Cuba, por más de cincuenta años, para liquidar el racismo.

 

Tiene entonces el Caribe insular algo que ofrecer a Cuba en la lucha que esta debe librar aún por superar definitivamente el racismo? Pienso que es posible responder afirmativamente, siendo esa precisamente la hipótesis de este ensayo: el Caribe insular tiene algo importante que ofrecer a Cuba en el plano de la relación entre identidad nacional e identidad racial, en el contexto de la relación raza-nación.

 

Etnicidad raza y color de la piel en Cuba

 

Cuba, a diferencia de otros territorios del Caribe insular, no cambió de «dueño» durante la etapa de la colonización. España la descubrió y fundó en ella su colonia, de la que no se deshizo sino por la fuerza, ante el empuje neocolonial de una tercera potencia, (Inglaterra también se la disputaba) después de haber librado tres guerras contra las aspiraciones cubanas de independencia. Por lo cual, la Isla atravesó todo su periodo colonial bajo una sola metrópoli. [3]

 

Se puede decir que, a pesar de la influencia, sobre todo económica y cultural norteamericana sobre la Isla, especialmente a partir de mediados del siglo XIX, fue España, como metrópoli, quien modeló a Cuba, aunque esta última nunca haya visto a España como su modelo. [4]

 

En lo relativo a la cuestión racial, la experiencia norteamericana no tuvo una influencia importante en Cuba, al menos durante toda la etapa colonial, no así después de 1898, en que el racismo norteamericano tuvo una mayor influencia. Resultado del papel que Estados Unidos desempeño en la reconstrucción y remodelación económica,   política  y cultural de la Isla.[5] Periodo dentro del cual se manifestó con particular fuerza que Cuba se remodelaba bajo las condiciones de dos  triángulos  concéntricos,  formados:  el primero,  por España ( la metrópoli atrasada), Estados Unidos ( el paradigma de la modernidad) y Cuba ( la Isla destrozada por la guerra ); dentro de lo cual, bajo la influencia de un triángulo interno formado por tres vértices  raciales : el racismo heredado de España, el modernizado por Estados Unidos y la herencia  racista del hacendado cubano  blanco,  que modelaban definitivamente como serían las relaciones raciales durante la republica que emergía para entonces.

 

Sin embargo, a pesar de su impacto imperial, “…el sistema racial en Cuba, no fue un producto directo de la influencia de los Estados Unidos. Con una diferencia significativa, en Cuba, la línea que separa a los negros y mulatos de los blancos, estuvo siempre  basada en un ancestro africano «visible», no en la «regla» de una gota de sangre negra…»[6]

 

La nación cubana se forjó entonces bajo el impacto del modelo de colonización que España implantó en la Isla, caracterizado entre otros, por un monopolio a ultranza del comercio, un abierto sistema represivo que contrastaba a veces, con el existente en otras islas del Caribe anglófono y una exclusión, absoluta del negro en particular, para acceder a los cargos y posiciones de jerarquía, tanto en la economía como en la política. Aunque, en el orden de otras relaciones sociales, digamos, las culturales y religiosas, los españoles fueron menos intolerantes que la colonización inglesa, así como respecto a las relaciones implantadas por Estados Unidos después. [7]

 

Tampoco dentro de Cuba se repitió el esquema clásico propio de las naciones europeas.

 

Los orígenes del pueblo cubano, como expresa el profesor Torres-Cuevas: …se nos presenta bajo la imposibilidad de reducirlo a los esquemas y conceptos, clásicos. Este no se formó siguiendo la evolución lineal de una etnia y su cultura. Contra todo modelo, no resultó el producto del tránsito de determinada gens, a la tribu, al pueblo y a la nación. Por el contrario, es el resultado de la presencia en un mismo territorio de etnias y culturas provenientes de diversos continentes (y del resto de las islas del Caribe), que cambiando aquí sus rasgos primigenios e interactuando entre sí, se integran en un nuevo complejo etno-cultural. [8]

 

En tal contexto, resulta fundamental entender el fenómeno de la criollización, que desempeñó una función determinante en la formación de la nación cubana. Fenómeno que tuvo su nudo más complejo en el proceso de criollización del negro, traído de África por la fuerza. [9]

 

Como a su vez expresa el profesor Jesús Guanche: “El etnos-nación cubano es el resultado histórico-cultural y poblacional de los conglomerados multiétnicos hispánico, africano, chino y antillano, principalmente, que se fusionan de manera compleja y disímil desde el siglo XVI, hasta crear una identidad étnica nueva, basada en la formación: de una población endógena, con capacidad auto reproductiva propia, no dependiente de las corrientes inmigratorias que le dan origen en su decursar histórico, lo cual posee un conjunto de características… [10]”.

 

Las variables más arriba señaladas son sumamente importantes, porque tipifican a Cuba dentro de un conjunto de principios metodológicos fundamentales, que le son muy propios, para analizar su problemática racial.

 

No se trata sólo de las diferenciaciones introducidas por las peculiaridades de la colonización española, en relación con la cuestión racial, comparado con las excolonias inglesas o francesas, sino más que ello, se debe a que en Cuba cuajó un etno-nación, producto de un complejo proceso de integración, que trajo como resultado una sociedad uni-étnica y multirracial, con una gran diversidad cultural. [11]

 

Cuba fue formada por inmigrantes, pero no es hoy una sociedad de inmigrantes. Coincidieron en ella varias etnias, pero no es multiétnica. En Cuba no existen minorías.[12] Estas últimas pudieron tal vez mantenerse segregadas, pero terminaron por fundirse con el resto de la población cubana, proveniente de las inmigraciones originales. Hablamos de japoneses, chinos, yucatecos, jamaicanos haitianos, antillanos en general y otros europeos.[13]

 

El modo en que se formó el pueblo cubano, contenido fundamental de la nación, constituye un fenómeno básico para explicar las peculiaridades que la problemática racial adopta hoy en el caso de Cuba. Lo cual también dota a los científicos que se ocupan del tema de un conjunto de principios metodológicos y teóricos, que los independiza y peculiariza a la hora de abordar la experiencia cubana.

 

Estas particularidades forman de hecho la esencia misma, de por qué al tratar el tema racial en Cuba no son válidas, al menos en sus rasgos primigenios y determinantes, la experiencia europea, ni la norteamericana, e incluso en algunos rasgos importantes, tampoco las del Caribe anglófono y francófono.

 

Pues como bien expresa Don Femando Ortiz:

 

…Toda la escala cultural que Europa pasa en más de cuatro milenios, en Cuba se ha experimentado en menos de cuatro siglos. Lo que allí fue subida por escalones, aquí ha sido a saltos y sobresaltos… [14]

 

En Cuba se formó una nación, con características propias, que la sitúan en un marco teórico-metodológico especial para el estudio de la cuestión racial. Caracterizada ella por una intensa mezcla, en la que las diferencias de color, muchas veces no combinan   rasgos compartidos, estos últimos no son similares para colores y matices diferentes o similares, pudiendo encontrarse todas las fisonomías, los colores y los rasgos, mezclados dentro de una asistemática e interminable combinación.

 

Pero, además, Cuba también, por más de  cuarenta años, a partir de 1959, ha atravesado por una experiencia nacional y cultural liberadora, que logró hacer avanzar mucho al país dentro de las tendencias raciales integracionistas, que ya se habían puesto de manifiesto en el contexto de su devenir histórico como nación, pero con otras naciones antes desconocidas, principalmente europeas del este. [15]

 

Por ello, el concepto de raza en Cuba resulta ser en extremo engañoso, desde el punto de vista del tratamiento de la cuestión racial en la actualidad. De modo que el factor racial no constituye el rasgo principal del etno cubano, sino sólo su aspecto externo (biológico). Lo cual no quita que esa construcción sociocultural impuesta, nos persiga y aún esté dando quehacer dentro de la sociedad cubana actual.[16]

 

Esta construcción la impuso una estructuración social, bajo condiciones de administración colonial y supremacía blanca, que desde el principio planteó el dominio y el sojuzgamiento interno y externo, como marco en que se estructuró la nación cubana, siempre como un proceso sin concluir, hasta que el triunfo revolucionario de 1959, inauguró, lo que podemos considerar,   la fase histórica de emergencia definitiva de la nación. Proceso que solo es posible sobre la base del logro de la independencia y la plena soberanía de quienes la integran.

 

A diferencia de lo que tiene lugar en los Estados Unidos, donde por lo general, la discriminación se ejerce sobre la base del componente negro en la sangre, en Cuba, ello no tiene la menor importancia. El prejuicio se ejerce sobre la base de la apariencia, de lo puramente externo, y no del componente genético. Lo cual hace parecer más fácil el caso de Cuba, pero no lo es, dado que la carga subjetiva que todo ello lleva implícito, es demasiado fuerte y resistente a su eliminación, tanto objetiva como subjetiva.

 

La llamada burguesía cubana, formada y penetrada por el racismo colonial primero y él norteamericano después, fue la que prestó siempre mayor atención a los instrumentos del llamado racismo biológico y de la seudociencia sobre la raza. [17]

 

Además, desde una perspectiva genética, el colonizador español, a pesar de ochocientos años de dominación por los llamados moros, no asumió nunca sus ancestros africanos, su mezcla. Esa actitud vergonzante, bastante mantenida hasta hoy,  fue heredada y trasmitida por generaciones dentro de la burguesía criolla cubana y a la clase medía blanca (casi la única existente),  así como  a toda la población cubana;   lo cual explica, en parte, muchos de los prejuicios raciales y actitudes discriminatorias existentes aún hoy en Cuba, sobre todo dentro del grupo racial blanco, aunque trasladada también al resto de los grupos que componen la nación cubana: negros y mestizos .Deviniendo el asunto en un problema de toda la sociedad.

 

Luego, tal vez sea ésta la variable más compleja a tomar en consideración. Sobre todo, por su importancia para entender la situación actual, dentro de una Cuba con un etno-nación consolidado, dentro de un gran complejo de matices y rasgos físicos, compartidos, muchas veces con independencia del color de la piel, a todo lo cual genialmente nuestro don Fernando Ortiz llamó, el «Ajiaco».

 

Además ¿como enfrentar el hecho de que aún dentro de esa realidad exista todavía discriminación racial? Sin dudas, hay que enfrentarlo no como blanco, negro o mulato, sino como nación. ¿Pero está ello en contradicción con que ese enfrentamiento se produzca desde la reafirmación de la identidad racial? ¿Se necesita la reafirmación de esa identidad racial,  para luchar contra el racismo?[18]

 

Se trata de preguntas a las que pretendemos dar respuestas más adelante. Muy complejas y bastante polémicas, por cierto. Porque se refiere a un tema sobre el que la tendencia predominante ha sido a escapar de su tratamiento.

 

La discontinuidad en el pensamiento sobre la relación raza-nación

 

La Guerra de 1868-1878, puso sobre la mesa el asunto de la abolición de la esclavitud como no se había logrado hasta ese momento en Cuba. Independencia y abolición eran inseparables [19]. El independentismo, resultó ser siempre, desde su surgimiento, la corriente política más fuertemente partidaria de la abolición de la esclavitud en Cuba. [20]

 

Ya en el contexto histórico influido por la abolición de la esclavitud (1886), la Guerra de 1895-1898, continuó fortaleciendo, bajo el pensamiento martiano, las tendencias a integrar a la lucha al negro y el  mulato, que ya habían aparecido hacia el comienzo de la segunda mitad del siglo XIX.

 

En las contiendas independentistas muchos negros y mulatos, por conciencia, involuntariamente o a veces como única alternativa, quedaron enrolados dentro de un proyecto emancipador que entonces fracasó.

 

Las aspiraciones de los negros y mulatos a lograr su identidad y un lugar en la sociedad, como resultado del proceso nacional liberador, en el que masivamente participaron, se frustraron, junto a la frustración de la independencia. La intervención norteamericana en 1898 eliminó esa posibilidad, dando solución a su favor a las alternativas políticas, que hasta entonces habían sido finalmente debatidas dentro de la sociedad cubana. [21]

 

Los negros y mulatos, dentro de la lucha independentista nunca alcanzaron, salvo muy contadas excepciones, personalidad propia y fuerza organizativa para luchar por sus reivindicaciones. Todas sus aspiraciones, estuvieron ligadas finalmente al proyecto nacional liberador y cuando este fracasó, fueron los negros y mulatos los que quedaron en las peores condiciones. Recién salidos de la esclavitud muchos de ellos, sin riquezas y sin educación, en su inmensa mayoría sin tierra, la gran masa de los negros y mulatos pasaron a ocupar el último escalón de la sociedad cubana de entonces.

 

Incluso, la gran mayoría de los negros y mulatos fueron después despojados de sus limitados derechos, discriminados y explotados, en muchas ocasiones, por los mismos con los que se habían unido para pelear contra el régimen colonial español, blancos en su inmensa mayoría.

 

A partir de entonces, los negros y mulatos fueron vigilados con especial atención, esgrimiéndose contra ellos el calificativo de antipatriotas, o de racistas, cada vez que hacían alguna reclamación. [22] Reanimándose con ello continuamente el «miedo al negro” que había nacido a partir de finales del siglo XVIII con la Revolución Haitiana de 1791 a 1804.

 

El último intento real, por lograr un espacio político, económico y social para negros y mulatos, terminada la contienda independentista, lo realizaron Evaristo Estenoz y Pedro Ivonnet, dos exoficiales del Ejército Libertador, fundadores del denominado Partido Independiente de Color en 1908. Pero fueron aplastados sangrientamente, durante la llamada Guerrita del Doce,[23] por miembros del antiguo Ejército Libertador, devenidos en ­esbirros del entonces presidente José Miguel Gómez, es decir, por los mismos con los que un día batieron armas contra el Ejército Colonial Español, los que también en ese momento los acusaron de racistas y de querer implantar en Cuba una república negra.

 

Es decir, bajo la misma acusación, ya los negros y mulatos habían sido masacrados durante los acontecimientos de la llamada Conspiración de La Escalera (1843-1844). Luego, la acusación de racistas que se ha esgrimido siempre que los negros y mulatos han tratado de sacar a flote el problema de la discriminación racial, tiene un trasfondo histórico muy fuerte y extenso,  que sólo en los años posteriores a 1959,  comenzó   a ser superada.[24]

 

Sin embargo, a diferencia de lo ocurrido en el Caribe anglófono y los Estados Unidos, no hubo un movimiento de importancia en cuanto a abogar por un panafricanismo, el separatismo o el retomo a África. La historia particular de los negros y mulatos cubanos, no generó con fuerza aspiraciones políticas  de esta naturaleza.[25] En general, los negros y mulatos cubanos, prefirieron siempre luchar dentro del contexto de la nación y de la patria.

 

El acontecimiento, de la llamada Guerra de 1912, no puede ser catalogado de otra cosa que, de una masacre de negros y mulatos, en su inmensa mayoría inocentes, que frustró toda aspiración de éstos a lograr verdaderos espacios de reivindicación política y económica dentro de la sociedad republicana.

 

Pero los potenciales espacios de reivindicación económica y social para los negros y mulatos ya habían comenzado a reducirse tempranamente, aún más. Desde  1882  hasta 1930, se produjo una «favorecida emigración de españoles hacia Cuba», que puede ser considerada como un intento de recolonización, junto a un proyecto de blanqueamiento, que fortaleció la hegemonía blanca ya existente, afectando seriamente a negros y mulatos en el acceso a los empleos y mejores posibilidades de vida.[26]

 

Muchos de los negros y mulatos, intelectuales, sobre todo, vinculados a estos hechos, tenían ya claridad en que la nación estaba primero y muchos de ellos habían luchado por la nación, pero otros (en su inmensa mayoría blancos) se la habían repartido como botín de piratería, dejando a la masa mayoritaria de los ex miembros del Ejército Libertador sin siquiera un empleo decoroso. Como si fuera poco, no querían darles el derecho de representación política-electoral, usando como instrumento a la llamada  Enmienda Morua.[27]

 

Durante los años cuarenta del siglo XX, especialmente a raíz de los debates de la Constitución, parecía que se lograría una Ley contra la discriminación y una distribución racial más equitativa de los puestos de trabajo, según compromisos establecidos por los artículos 20 y 74 de la Constitución de 1940. Pero todo ello quedó en el saco sin fondo de la burocracia parlamentaria del momento.

 

“La fundamental reivindicación del negro era que se le incorporara  a la nacionalidad cubana, haciendo constar en articulo especifico que la Republica de Cuba estaba formada por ciudadanos de todas las razas.Por su parte, Juan Marinello decía: Un estado cubano que se pueda decir democrático, sin rubor,  no puede seguir viviendo esta farsa grotesca de aparecer en nuestra representación como un pueblo de blancos,  cuando no somos tal cosa”.[28]

 

Un grupo de intelectuales negros y mulatos luchó desde la prensa, los sindicatos, los clubes y las sociedades fraternales, para lograr mejorar la situación, pero muy poco se obtuvo desde el punto de vista real. [29] Aunque en el plano subjetivo ello fortaleció la conciencia también, entre muchos blancos, de que la nación para seguir adelante, necesitaba dar solución al racismo y la discriminación que esta traia aparejada.

 

Cuando llegó el año de 1959, la inmensa mayoría de los negros y mulatos, aún tenían una alternativa propia para luchar por sus reivindicaciones, aunque no estaban suficientemente organizados como para tratar de evitar, o al menos debatir, el silenciamiento que sufrió el tema racial, sobre todo a partir de 1962. El ambiente político tampoco parecía propicio para sacar a relucir el tema. Los negros y mulatos habían luchado arduamente por sus reivindicaciones, se habían organizado para ello, ligados a otras organizaciones, especialmente el movimiento sindical, e incluso poseían una contraideología para enfrentar el racismo.

 

Sin embargo, a partir de principios de los años sesenta todo ello se consideró como innecesario, pues la revolución asumía la defensa de negros y mulatos dentro de su proyecto humanista. Proyecto que se hizo sentir inmediatamente en una mejoría sustancial de las condiciones de vida para toda la población pobre del país y de la masa fundamentalmente de negros y mulatos dentro de ella. Pero en el orden del debate político promovido por el propio Fidel Castro, se produjo un viraje, entre el enfoque dado al tema por la dirección de la Revolución el 22 de marzo de 1959 y lo que ocurrió después. El tema racial devino en un tabú.[30] Se produjo el silencio. Este tema quedó subsumido dentro del tema más general de la lucha contra la pobreza, la discriminación y la búsqueda de la justicia social. Estas últimas se enfocaban globalmente, por lo que entonces lo específico de la situación del negro y el mulato desaparecía, no así la de la mujer. Finalmente el color de la piel, no llegó a ser una variable específica a considerar dentro de la política social de la revolución.[31]

 

El periodo de 1961-1986, fueron años en los que negros y mulatos en Cuba arribaron a un grado de conciencia muy alto, que se correspondió con el proyecto como nación y el nivel de enfrentamiento político con la contrarrevolución en esos años. Pero al mismo tiempo, se rompió la continuidad de su pensamiento como grupo racial, pasando a un grado de conciencia y de subjetividad presionados por el enfrentamiento político con los Estados Unidos. Lo anterior no les permitiría comprender que habían diluido su identidad como negros y mulatos dentro de un proyecto social, desde el cual tendrían aún que luchar mucho, para lograr los espacios que les corresponden.

 

Ese nivel de conciencia, que priorizó a la nación por encima de la conciencia del grupo racial, debe servir también para comprender los límites, cuya trasgresión perjudica el avance del proyecto social, única garantía de que el problema racial se solucione. Pero también debe servir para comprender los límites de un proyecto nacional, que aún no ha sido lo suficientemente radical en lo de solucionar la discriminación racial, lo cual hace irreal tratar de convertir el tema racial en un tabú.

 

Cuba es una prueba  ejemplarizante de que el tema racial no puede ser silenciado.[32]Aportando esa experiencia, a los que crean que basta con derrotar  al capitalismo  y desplegar una política social humanista, para  derrotar al racismo.

 

Desde el plano de la subjetividad, la solución del problema está en grado importante en que negros y mulatos, en primer lugar, combinen ambas conciencias (la de sentirse cubanos y la racial), como las dos caras de una misma moneda, la nacional y la de pertenecer a un grupo racial determinado.[33]

 

El negro y el mulato deben preservar y desarrollar la conciencia de que lo son, de lo contrario no van a tener las fuerzas ético-morales e ideológicas suficientes para combatir contra el racismo que aún les afecta en sus individualidades y como grupo, perjudicando también, de este modo, la fortaleza del proyecto social de la Revolución de justicia e igualdad para todos.

 

El mito de la “igualdad racial”, convirtió en un insulto el que los negros y mulatos se reivindicasen como tales, aún dentro de una conciencia de nación ganada por parte de ambos. Los negros y mulatos deben defender y desarrollar ante todo su identidad de ser cubanos (porque también hubo quienes deseaban arrebatarles la nación devolviéndolos a África), pero deben mantener y desarrollar también su identidad racial.[34]

 

La conciencia racial en un país como Cuba, no puede ser diluida dentro de la conciencia nacional. Ello ha sido una insuficiencia sociopolítica, que  ha llevado  implícito el peligro de una disfuncionalidad dentro del proyecto social de la Revolución.[35]. La funcionalidad del proyecto social de la nación cubana tiene que ser lograda sobre la base de la unidad dentro de la diversidad. Partiendo, sobre todo, de la diversidad existente, para comprender a fondo los caminos que nos lleven hacia la verdadera igualdad.

 

Lo contrario es una falsa concepción y una actitud idealista, frente al fenómeno de cómo alcanzar la igualdad, que no se corresponde con la lucha de un país en revolución, tratando de superar la multifacética y reproducible herencia del colonialismo.

 

El negro y el mulato deben tener conciencia de que lo son, pues esa es la única forma en que pueden luchar contra los estereotipos raciales negativos, los  prejuicios, el racismo y la discriminación que aún subyacen dentro de la sociedad cubana.[36]

 

Autoasumirse es condición indispensable para luchar por una identidad nacional que es de hecho multirracial. En esto último, la ignorancia sería un peligro y la inocencia no sería una virtud. Si esa dialéctica se trata de eludir o es frenada artificialmente, la lucha se va a dar de todas maneras y tal vez incluso, con consecuencias muy negativas para el consenso nacional ante el proyecto social. Porque la propia revolución ha dotado a negros y mulatos masivamente, de la capacidad de librar la lucha anticolonial y sería paradójico, que la propia revolución, cometiera el error de frenarlos. No hay que temer a la desigualdad, sino conocerla a fondo, mucho menos ocultarla, pues ello, finalmente, deviene en un peligro real para alcanzar la verdadera igualdad social.

 

Al mismo tiempo, desde una perspectiva individual, cada persona que lucha por mejorar no lo hace en abstracto, sino desde su condición social. Ello contribuye a la sociedad y a la autoestima del grupo, y también a la construcción de los paradigmas que son tan importantes en las múltiples batallas a librar para alcanzar la superación de todas las formas de discriminación.

 

El grupo racial blanco también necesita de esa conciencia, aunque por lo general no es discriminado, no es doliente directo, más allá de que el desarrollo de una nueva conciencia social haya logrado introducir en ellos una ética antidiscriminatoria. Pero para el negro y el mulato se trata de algo vital. Al blanco le cuesta más trabajo adquirir esa conciencia, porque no choca directamente con la discriminación. ¿Cómo inculcarle al blanco, entonces, que él también desempeña un papel importante para que el negro y el mulato no sean discriminados?

 

Lo contrario de lo aquí expresado, trae consecuencias muy negativas desde el punto de vista social, porque cualquier negro o mulato, aún en la Cuba de hoy, que pretenda olvidar que lo es, o que pretenda asumirse como lo que no es, puede quedar defraudado por la realidad y esa frustración lo puede llevar al racismo, adoptando la actitud de discriminar a los que lo discriminan, vía por la cual el problema no tendría solución.

 

Dialécticamente hablando, el hecho de que la tendencia dentro del problema racial en Cuba haya sido hacia la integración, también ha tenido sus inconvenientes. Porque el slogan de “todos somos iguales”, fue parte también de la hipocresía y la demagogia republicana frente al racismo. El hecho de que la Revolución, durante muchos años, haya dado el asunto como resuelto, declarando un lago período de silencio, en realidad, ha tendido a crear más problemas que los que ha resuelto, si es que ha resuelto alguno.[37]

 

Tal vez si la sociedad cubana hubiera logrado continuar al rimo de desarrollo de la primera mitad de los años ochenta, el problema racial no hubiera brotado. Pero la crisis económica de esos años noventa, que perdura hasta hoy, lo hizo emerger. Lo sacó a la superficie con la virulencia y el impacto psicosocial propio de las cosas, que, consideradas como resueltas, realmente no lo están.

 

Pero, en definitiva, no debemos sentirnos frustrados en nuestras aspiraciones porque lo antes dicho haya ocurrido. Todo lo contrario, si el asunto de la discriminación racial no estaba resuelto, es mejor que brote ahora, porque socialmente hablando, enemigos ignorados, o solapados en la oscuridad, son casi imposibles de vencer.

 

Un asunto a superar

 

El racismo, consustancial a una sociedad que había surgido con la opresión de un grupo étnico sobre otro, dio lugar a prejuicios donde se unen y confunden lo socioeconómico y lo racial, y las relaciones sociales y culturales muy marcadas por él. [38]

 

La propia dinámica social cubana, signada por un proceso de lucha de negros y mulatos por sus reivindicaciones sociales, varias conspiraciones antiesclavistas, la paulatina formación de una masa de negros y mulatos libres, el  llamado blanqueamiento,  el cimarronaje y tres Guerras de Independencia,  en los marcos de un sistema colonial que aceptaba la compra de su libertad  al esclavo y  una cierta  convivencia con las culturas venidas de África, generaron un proceso lento y doloroso, pero continuo, de integración racial de la sociedad cubana, que no ha concluido aún.

 

Tal vez sea Cuba uno de los pocos países del mundo, donde los negros, blancos y mulatos comparten más espacios comunes, en el orden geográfico, cultural y político. Donde la mezcla es la regla, acelerado ello por una Revolución radical y extraordinariamente humanista, que declaró la guerra a la discriminación de todo tipo, a la pobreza y a la desigualdad, hasta los mismos bordes del igualitarismo.

 

No es difícil aceptar, de que tal vez Cuba sea el país donde más se ha hecho y continúa haciendo contra la discriminación de todo tipo, por la igualdad y la justicia social.

 

Pero la tendencia evidente a la integración racial y social en general, amplificada por la Revolución, ha operado también como una «cierta trampa”, que ha sido resultado generado por el idealismo de considerar que el racismo, los prejuicios y la discriminación racial ya habían desaparecido, o que al menos estaban desapareciendo a un ritmo mayor del que en realidad estaba ocurriendo. Muchos factores actuaron durante más de cuarenta años en Revolución, para hacemos creer que esa lacra del racismo podía desaparecer tan rápido. Pero a partir de la segunda mitad de los años ochenta la situación comenzó a cambiar dramáticamente. [39]

 

En medio de las nuevas condiciones, generadas por la crisis económica del periodo, que comenzó especialmente hacia la segunda mitad de los años ochenta, es evidente que son negros y mulatos los que más han sufrido.

 

Éstos últimos, desde 1959, habían sido muy defendidos por el Estado, lo cual les infundía una extraordinaria capacidad y confianza, porque nunca antes los negros y mulatos habían podido contar con un Estado que los representara y un gobierno que bregara por sus intereses. Junto a ello, la nueva conciencia ético-moral que emergía de los cambios políticos y socioeconómicos ayudó mucho. Pero cuando la crisis económica llegó, entre los negros y mulatos se encontraba aún la masa fundamental de los que más lejos estaban todavía de forjarse un proyecto de vida. Porque en nuestra historia, la pobreza también ha sido blanca, pero la riqueza, casi nunca fue negra o mestiza.

 

El color de la piel, no puede ser olvidado, es una herencia de la esclavitud muy fuerte, de insoslayable consideración. Tratándose de una sólida variable de diferenciación social.

 

Sin embargo, parece haber existido al respecto cierta «resistencia», que ha impedido, o al menos ha obstaculizado, los estudios sociodemográficos, en los que el color de la piel, haya sido considerado como variable rectora.[40]

 

Cuba, país multirracial, ha recogido con cierta sistematicidad información sobre el color de la piel de sus habitantes, desde años tempranos de su historia censal hasta hoy, pero estos datos no han permitido hacer muchos estudios de fondo.

 

Como resultado de varios factores ya explicados, a lo largo de este ensayo, el negro y el mulato en Cuba, no poseen la conciencia «racial» que aún necesitan para luchar por su lugar dentro de la sociedad cubana.

 

Es cierto, que, mirada de conjunto, la sociedad socialista y sus instituciones, en especial el Estado y el gobierno, defienden los derechos de negros y mulatos en la Cuba de hoy. Pero no hubiera sido nada negativo, que ellos mismos, por sus propios medios y esfuerzos, luchasen también, en estrecha coordinación con la estructura institucional cultural y política del Estado, desde la sociedad civil, para eliminar esta lacra de la sociedad, como parece estarse abriendo paso muy lentamente aún, en los últimos años.

 

Una dinámica social, respecto a la cuestión racial, como la más arriba considerada, lleva implícita la necesidad de una comprensión a fondo, de que conciencia racial en negros y mulatos e incluso cierta institucionalidad de esta conciencia, no llevan aparejados necesariamente división social. Lo que sí lleva implícito una afectación muy seria a la unidad nacional lograda, es que los estereotipos raciales negativos, los prejuicios raciales, el racismo y la discriminación, que ellos traen aparejado, puedan continuar ampliando su espacio dentro de la sociedad cubana actual y llegar incluso a reinstalarse en su macro conciencia social.

 

La Habana, Febrero del 2019

 

Esteban Morales Domínguez (Doctor en Ciencias Económicas y Doctor en Ciencias, profesor Investigador. Miembro de la Academia de Ciencias de Cuba. Miembro del Consejo Nacional de la UNEAC.)

 

NOTAS

 

[1] La primera fase de formación de la llamada Frontera caribeña, se caracterizaba por el dominio absoluto de España, situación que se mantuvo hasta el primer tercio del siglo XVII. Pero en la segunda etapa, otras potencias europeas, disputaron a España las riquezas del Nuevo Mundo y el Caribe se dividió, se balcanizó, ya que numerosos territorios caribeños pasaron a ser colonias de Inglaterra, Francia, Holanda, Dinamarca y Suecia. Otros modelos coloniales introdujeron las diferencias, en relación con Cuba, que hoy nos encontramos. (N. del A.) Ver: Digna Castañeda, revista Temas, no. extraordinario 12-13, 1998. p. 77.

 

[2] Se trata de islas con un alto porcentaje de afro descendientes. Ver: Kevin A. Yelvington, «The Anthropology of Afro-Latin America and the Caribbean: Diasporic Dimensions.» Animal Reviews, Tampa, Florida, 2001, p. 246.

 

[3] Como se sabe, hacia 1860, ya Cuba tenía relaciones económicas con los Estados Unidos más fuertes que con España, pero esta última continuaba controlando a Cuba fuertemente en el orden político, sin hacer concesiones a la nación norteamericana. Esta última nación, contribuía a su vez a que España mantuviera el dominio sobre Cuba, hasta estar en condiciones de arrebatársela. (N. del A.)

 

[4] Precisamente uno de los fenómenos político-ideológicos más complejos de la historia cubana, es que su modelo de modernidad, nunca fue España, sino los Estados Unidos y otros países europeos. La influencia cultural estadounidense fue sustancial como resultado también de los cubanos exilados en los Estados Unidos. (N. del A.).

 

[5] Para Ampliar ver: Louis A. Pérez Jr. “Ser cubano: identidad, nacionalidad y cultura”. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 2006.

[6] Ver: Aline Helg, «Lo que nos corresponde. La lucha de los negros y mulatos por la igualdad en Cuba, 1886-1912. Imagen Contemporánea, La Habana, 2000. pp. 3-4.

[7] Digamos, en permitir que el esclavo comprase su libertad, lo que apareció de manera muy temprana, y el ejercicio de sus mitos y creencias. Sin embargo, los negros norteamericanos no pudieron practicar sus cultos africanos, ni bailar su música o hablar sus lenguas autóctonas, tampoco participar en las contiendas bélicas. (N. del A.)

[8] Para ampliar ver: Eduardo Torres-Cuevas, «En busca de la cubanidad», revista Debates Americanos, no. 1, 1995, La Habana, Cuba, pp. 2-17.

[9] Respecto a este proceso existe aún una zona un poco oscura, que debe ser mucho más investigada. Se refiere al papel del indígena de la Isla dentro del proceso de la criollización. Dado que la tesis de su extinción, total y temprana, parece un tanto discutible. Se trata de un asunto muy polémico, respecto al cual sólo expresamos la duda curiosa. Pero asunto de gran importancia, porque entonces la criollización fue más compleja, que lo que por lo general se le reconoce. En cuanto a la criollización al negro, por supuesto que le fue más difícil que al español, que llegó por propia voluntad y buscando riquezas que no pocas veces encontró. Mientras que el negro vino cautivo y a trabajar como esclavo. (TV. del A.). Ver: José García Molina, revista Temas, no. 7, julio- septiembre, La Habana, Cuba, 1996, pp. 28-36.

 

[10] Para ampliar, ver: Jesús Guanche, «Componentes étnicos de la nación cubana», Colección Fuente Viva, Ediciones Unión, La Habana, Cuba, pp.135-136.

[11] Para ampliar, Ob. Jesús Guanche…, pp. 118-130.

[12]  Ob. Jesús Guanche…, p. 130.

[13] Particularmente importante en este proceso lo fue la inmigración caribeña, que procedente de todas las islas, venía a Cuba, como fuerza de trabajo, persiguiendo la zafra azucarera y cafetalera fundamentalmente y que finalmente se asentó en la Isla, dejando muchos hábitos alimentarios, danzarios y culturales en general, que hoy conforman una policromía integrada dentro de la cultura cubana, con independencia de colores y rasgos físicos de sus integrantes.

[14] Ver: Femando Ortiz, «Los factores humanos de la cubanidad», en Estudios Etnosociológicos. Editorial Ciencias Sociales. La Habana, rra. 10-43.

 

[15] Estas tendencias integracionistas, hubieran podido tener un resultado más positivo, de no haberse mezclado ellas, durante los últimos cuarenta años, con una falta de continuidad en nuestro pensamiento socio-político sobre la raza, que se pone aún de manifiesto en la incomprensión de la dialéctica identidad racial-identidad nacional, habiendo hecho del tema racial un tabú, que solo recientemente hemos comenzado a superar. La insuficiente comprensión de que asumirse como negro o mulato y fortalecer esa identidad, no está en contradicción con ser cubano, con asumir fuertemente una identidad nacional, una sola cultura, todo lo contrario, pues ello resulta un arma ineludible para conjurar las actitudes y acciones que aún atentan contra el desarrollo de la integración racial dentro del proyecto nacional.

 

A principios del siglo xx, y durante toda la república, ¡hubo un grupo importante de intelectuales!  negros y mulatos, que tenían un pensamiento muy claro, respecto a que la patria y la nación estaban primeros. Pero que también se debía luchar por una nación, que como había dicho José Martí debía ser «con todos y para el bien de todos», teniéndose claro por muchos que la discriminación racial tenía que desaparecer.

 

Pero un negro o mulato sin conciencia de «raza», no puede luchar contra la discriminación racial, pues en lo único que puede terminar su falta de conciencia, dentro una sociedad como en la que aún vivimos, es queriendo ser blanco. Fortaleciéndose así la negativa tesis del «Blanqueamiento», que tanto daño ha causado y aún nos está causando. (N. del A.) Asunto este en el que la escuela cubana contemporánea esta llamada a desempeñar un papel fundamental. Para que todo ello pase a la cultura

 

[16] Sin dudas, la raza no existe, se trata de una invención, una construcción social.

[17] Paradójicamente, esa burguesía, bajo la dominación norteamericana, tuvo que soportar la humillación y el castigo de saber, que ella tampoco era blanca, por ser hispana. Por lo cual su actitud racista como clase, era aún más vergonzante que la del colonialista español. (N. del A.)

[18] En ensayos posteriores utilizamos el término mestizo, por considerar que, en el caso de Cuba, connota mejor esa múltiple coloridad, que va del negro al considerado blanco. Diferenciándolo del mestizo en Suramérica que es otra cosa. Pues incluye al indígena o llamados pueblos originarios.

[19] Durante la Guerra de Independencia de 1868-1878, el gesto de Céspedes no fue general. Tuvo que atemperarse e incluso retroceder. Se consideraba por algunos al negro como un arma de «doble filo». (N. del A.) De todos modos, la tendencia abolicionista avanzó tanto, que después de la llamada Paz del Zanjón, que España se vio obligada a conceder la libertad a los negros y mulatos que habían luchado en la guerra de independencia, tanto de su lado como del lado cubano.

 

[20] «A diferencia de lo que ocurría con otras potencias europeas, la colonización española permitía al esclavo comprar su libertad. También esto hace que vaya apareciendo una población no blanca libre, que según va creciendo resulta mayoritaria, por encima de la población esclava. Pero también el cimarronaje, como forma ilegal de obtener la libertad…hace aparecer asentamientos de negros libres…de los cuales, muchos pasaban a engrosar los ejércitos libertadores…ello explica el adelanto de los negros en Cuba en su participación en las guerras de independencia, a diferencia de lo que ocurrió con los negros norteamericanos…”. Para ampliar ver: revista Catauro, no. 3, 2001, pp.38-39.

 

[21] Autonomismo e independentismo, fueron  las corrientes más fuertes y abarcadoras, que habían sido debatidas, dentro de la sociedad cubana, hasta que los Estados Unidos en 1898 tronchó todo debate, e impuso su «solución» de protectorado primero y  neocolonia después. Circunstancias dentro de las cuales, no pocos autonomistas y los partidarios de la anexión, quienes a veces coincidían, fueron los aliados de la nación del Norte en la reestructuración  nacional que tuvo lugar, con posterioridad a la expulsión de España. (N. del A.).

 

[22] José Martí, había logrado unir a sectores muy diferentes de la sociedad cubana de finales del siglo XIX, en un proyecto nacional-liberador, para obtener la independencia de España, objetivo con el que todos estaban de acuerdo. Pero cuando ese proyecto fracasó, cada sector social-clasista tomó su camino. Entonces los negros y mulatos, sin fortuna, partido u organizaciones que los representaran quedaron como al pairo de los vaivenes políticos del país, controlado por los Estados Unidos y- bajo la hegemonía blanca. Todos los partidos políticos querían hacerse de sus votos electorales» pero en realidad nadie tenía nada concreto que ofrecerles. A excepción del esfuerzo realizado por Juan Gualberto Gómez con el denominado Directorio Central de las Sociedades de la Raza de Color y sus seguidores y más tarde, los intentos hechos por el Partido Independiente de Color. (N. del A.). Para ser considerados como cubanos, los negros tendrían que esperar aún por la Constitución de 1940.

 

[23] «Se le llamó Guerrita del 1912 a la masacre de negros y mulatos realizada bajo las órdenes de José Miguel Gómez, entonces presidente, apoyándose en el ejército nacional y con el apoyo norteamericano, en contra del levantamiento armado de los miembros del llamado Partido Independiente de Color. (N. del A.). Fue este un acontecimiento muy complejo sobre el cual hay que continuar investigando; sobre todo en lo que a las relaciones que se desplegaron por la Directiva del PIC, José Miguel Gómez y la Administración norteamericana de la época.

 

[24] Hoy ya no es nada fácil, como si lo fue siempre, acusar de racista a un negro o mulato, sumiéndolo

en la confusión, el desconcierto o el miedo, cuando saca a relucir el tema racial. (N. del A.)

 

[25] Los negros y mulatos cubanos, siempre vieron sus reivindicaciones como parte de las luchas políticas y sociales dentro del país. Nunca se generó una corriente importante que los separara de ello. (N. del A.)

 

[26] Para ampliar Ver: María del Carmen Barcia, «Un modelo de emigración favorecida. Traslado masivo de españoles a Cuba (1880-1830).» Revista Catauro, no. 4, La Habana, 2001, pp. 36-59.

 

[27] Martín Morua Delgado, senador de la república, mulato, presenta la enmienda, el 11 de febrero de 1910, para eliminar de la vida política al Partido Independiente de Color (fundado el 7 de agosto de 1908). Considerando como ilegal cualquier agrupación o partido político constituido exclusivamente por individuos de una misma raza. Ver de Silvio Castro Fernández: La masacre de los Independientes de Color (inédito), Dossier “La Jiribilla”, p. 10. Excepto en el caso de Brasil o Uruguay, que tuvieron partidos similares, para el resto de América Latina, la tendencia de los negros y mulatos fue a integrarse a los sistemas multipartidistas controlados por los blancos. Ver Aline Helg…, Ob., p.6.

 

[28] Tomado de Tomas Fernández Robaina. “Cuba: personalidades en el debate racial. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 2007, p. 129.

 

[29] Los negros y mulatos hacia los primeros años del siglo XX lograron alcanzar un alto nivel de movilización, sin importantes divisiones entre ellos, pues así juntos habían integrado en masa el Ejército Libertador. Pero todos los intentos de forjar una alternativa propia habían fracasado (N. del A.)

 

[30] Este asunto es largamente explicado en el artículo publicado por la revista Catauro, no. 6: “Un modelo para el análisis de la problemática racial cubana contemporánea”, del autor de este ensayo.

 

[31] Esta ignorancia de la importancia de la variable “color de la piel” como una variable de diferenciación social, aun nos persigue, trayendo muchas dificultades en la comprensión del fenómeno de la pobreza. Aun nuestros Censos (el más reciente del 2002) debe mejorar, produciendo separatas, donde la consideración del color de la piel nos ayude en la apreciación más refinada de las diferencias aun existentes entre los grupos raciales.

 

[32] El tema racial aparece continuamente en el arte, la música, dentro de esta el Rap que lo presenta con una gran dosis de agudeza crítica (N. del A.)

 

[33] Pienso que debe quedar claro a que nos referimos, cuando hablamos de grupo racial. No es que reivindiquemos el concepto de raza, sino me refiero a la construcción sociocultural, dentro de la cual aún estamos obligados a vivir y que debe ser deconstruída por la sociedad, vista de conjunto, no sólo por negros y mulatos. (N. del A.)

 

[34] “Ser cubano, significa entre otros aspectos, tener plena conciencia de las raíces étnicas y de la heterogeneidad racial de nuestro pueblo, conocer el basamento histórico que subyace en el ejercicio de la discriminación y el prejuicio racial…”. Ver Ana Cairo, Revista Cubana de Ciencias, no. 30, La Habana, 1995, p. 130

 

[35] No se vive en un mundo perfecto y del mismo modo que la mujer no puede diluir su conciencia de género dentro de la conciencia nacional, tampoco negros y mulatos pueden diluir su identidad racial dentro de la identidad nacional. Porque tanto el machismo como el racismo existen, nos perseguirán aun por mucho tiempo, y tienen que ser combatidos, desde identidades individuales que ayuden en esa batalla. (N. del A.)

 

[36] Para algunas posiciones personales, que sobreviven aún en Cuba, esto no tiene sentido, porque se parte de que no existe discriminación racial, sino sólo algunos lastres de prejuicios subyacentes en la familia. Todo ello a pesar de que el debate sobre el tema crece paulatinamente dentro de la sociedad cubana de hoy. Aunque si con una dificultad importante aún hoy se enfrenta el tema, es con la ignorancia, voluntaria o no, que tanto negros, como blancos y mulatos tienen del mismo. (N. del A.)

 

[37] Ver: Ana Vera Estrada. Cuba Cuadernos de familia, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, Cuba, 1997, p.29

 

[38] Ver: Ana Vera Estrada. Cuba Cuadernos de familia, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, Cuba, 1997, p.29

 

[39] Ver: del autor, «Un modelo para el análisis de la problemática racial cubana contemporánea», revista Catauro, no. 6. Trabajo donde brindamos una explicación amplia sobre las condiciones que generaron la situación aquí esbozada.

 

[40] Es ciertamente lamentable, como esta variable apenas aparece en nuestras estadísticas, tanto internas como las que envía Cuba a Naciones Unidas.

………………………………….

 

CUBA: DEBATES SOBRE EL DEBATE ECONOMICO

 

El debate de la reforma económica en Cuba: ¿incluyente, preciso y articulador?

CubaPosible

https://cubaposible.com/debate-la-reforma-economica-cuba-incluyente-preciso-articulador/

 

Ovidio D´Angelo:

“El centralismo político fomenta la impotencia de las bases sociales para participar en la toma de decisiones cruciales del país”

https://cubaposible.com/ovidio-dangelo-centralismo-politico-fomenta-la-impotencia-las-bases-sociales-participar-la-toma-decisiones-cruciales-del-pais/

 

Carmelo Mesa-Lago:

“El principal problema del modelo es proclamar que el “plan central” debe prevalecer sobre el mercado, y la propiedad estatal sobre la no-estatal”

https://cubaposible.com/carmelo-mesa-lago-principal-problema-del-modelo-proclamar-plan-central-prevalecer-mercado-la-propiedad-estatal-la-no-estatal/

 

Omar Everleny Pérez:

“La planificación que necesitamos debe ser distinta de la que ha llevado al país al estancamiento económico”

https://cubaposible.com/omar-everleny-perez-la-planificacion-necesitamos-distinta-la-ha-llevado-al-pais-al-estancamiento-economico/

 

Mauricio de Miranda:  “El funcionamiento de la economía continúa siendo excesivamente centralizado y rígido, limitando el desarrollo de las fuerzas productivas”

https://cubaposible.com/mauricio-miranda-funcionamiento-la-economia-continua-siendo-

excesivamente-centralizado-rigido-limitando-desarrollo-las-fuerzas-productivas/

 

Pavel Vidal:

“La descapitalización de la economía me parece que es el síntoma más visible y preocupante que debería atenderse con mayor prioridad”

https://cubaposible.com/pavel-vidal-la-descapitalizacion-la-economia-me-parece-sintoma-mas-visible-preocupante-deberia-atenderse-mayor-prioridad/

 

Jorge Pérez López:

“¿Por qué no ofrecer a los ciudadanos cubanos la oportunidad de invertir en la Isla, como pueden hacerlo entidades extranjeras?”

https://cubaposible.com/jorge-perez-lopez-no-ofrecerle-los-ciudadanos-cubanos-la-oportunidad-invertir-la-isla-pueden-hacerlo-entidades-extranjeras/

……………………………..

 

PRODUCCIÓN PORCINA EN CUBA: ¿QUÉ PASA EN VILLA CLARA? (+ FOTOS Y VIDEO)

http://www.cubadebate.cu/especiales/2019/04/16/produccion-porcina-en-cuba-que-pasa-en-villa-clara-fotos-y-video/#boletin20190416

 

Por Yunier Javier Sifonte Díaz, 16 abril 2019

 

Desde hace años la provincia de Villa Clara es referente si de producir carne de cerdo se trata. El mayor aporte tanto al balance nacional como al plan del país, junto a una experiencia consolidada de trabajo e innovación, convierten a los porcicultores del territorio en piezas clave para garantizar un alimento fundamental en la dieta del cubano. Sin embargo, desde hace algún tiempo el panorama no les sonríe a ellos, ni a sus clientes.

 

Para los habitantes de una urbe acostumbrada a la regularidad de un producto ofertado a 16 pesos la libra, la disminución percibida en los últimos meses representa un tenso escenario. Si hace poco más de un año el principal mercado recibía un promedio de 500 cerdos por semana, hoy en toda la capital provincial solo se venden entre 150 y 200 animales cada domingo.

 

Aunque la situación en Villa Clara es espejo de un fenómeno que ocurre a nivel de país, muchos se interesan por la salud de un territorio estratégico para cumplir las proyecciones de Cuba en el actual año.

 

¿En qué estado se encuentra la producción de carne de cerdo en la provincia? ¿Cuáles son las estrategias para recuperar el ritmo de crecimiento de años anteriores? ¿Cómo optimizar los recursos disponibles para que este alimento llegue a la población? Son algunas de las interrogantes que Cubadebate trató de responder en este primer acercamiento al tema.

 

Los números sobre la mesa

 

Para Alexei Martín Pérez, director de la Empresa Porcina de Villa Clara, analizar la producción de carne de cerdo en Cuba pasa por una cuestión esencial: la disponibilidad de alimento para los animales. Desde inicios de 2018 ese representa el principal escollo para los productores del país, una situación que en la provincia tuvo su peor momento a partir de septiembre de ese año.

 

“Los últimos cuatro meses de 2018 fueron muy tensos. En diciembre, por ejemplo, hubo días que no pudimos alimentar a las reproductoras o solo les garantizamos media ración de comida. En el cerdo eso crea mucho estrés y facilita la circulación de virus que habitualmente no infectan a los animales en condiciones óptimas y que dañan generalmente el sistema reproductor de las hembras. Así recibimos el 2019 y aún no logramos recuperarnos”, explica.

 

En el primer trimestre del actual año el territorio apenas recibió el 69% de la materia prima necesaria (soya y maíz) para garantizar la alimentación de los animales. Aunque Martín Pérez explica que ya eran productos contratados con los proveedores internacionales, a última hora países como Brasil y Argentina decidieron no enviar los cargamentos.

 

Por esa razón, hasta el momento Villa Clara sacrificó 460 de sus casi siete mil reproductoras. Si consideramos que cada una de ellas pare un promedio de 10 crías, los productores de la provincia perdieron casi cinco mil animales para la ceba en este período. Visto de otro modo, dejaron de entregar aproximadamente 450 toneladas de carne.

 

El panorama no es mejor cuando se miran las estadísticas de los abortos y los alumbramientos con problemas. Para Rigoberto Antonio Rodríguez Antelo, médico principal de la Empresa Porcina de Villa Clara, ambos indicadores también demuestran con claridad por qué llega menos carne a los mercados.

 

De acuerdo a unos números que conoce casi de memoria, hasta noviembre de 2018, cinco reproductoras parieron animales muertos y otras tres tuvieron abortos. Sin embargo, en diciembre esa cifra se elevó hasta 140 y 151, respectivamente, y al cierre de marzo de este año ya se habían malogrado 275 partos y dos mil 46 crías nacieron sin vida. Los números se traducen en otras 184 toneladas de carne perdidas en un trimestre.

 

“Es un fenómeno complicado, porque el animal puede enfermar antes de dar a luz, pero los resultados se observan meses después. Si mueren reproductoras, fallan los embarazos o nacen menos animales con vida, eso crea baches en la entrega a largo plazo. Dentro de diez meses, por ejemplo, no podremos tener la cantidad que planificamos, porque perdimos muchos animales al inicio del ciclo”, explica.

 

Benigno Bauta Artiles, director de Ventas de la Empresa Cárnica de Villa Clara, asegura que esa disminución impacta en todos los programas de entrega de carne de cerdo en el territorio. Aunque hasta el momento su entidad sobrecumple los planes de cada mes, son cifras mucho menores si se les compara con lo registrado hace apenas un año.

 

“Nos encargamos de distribuir el producto para las unidades del comercio interior, la gastronomía, el turismo y la Empresa Provincial de Acopio, así como de contribuir con 30 toneladas mensuales al balance nacional y otras cien destinadas a La Habana. Aunque ´en el papel cumplimos´, solo en el primer trimestre del año vendimos mil 151 toneladas menos respecto a igual período del 2018”, comenta.

 

A partir de todo ese contexto, la Empresa Porcina de Villa Clara reestructuró por segunda vez su plan de producción para 2019. Si en los últimos tres años la entrega anual de carne de cerdo estuvo entre las 23 mil y las 26 mil toneladas, ahora solo prevén llegar hasta poco más de 15 mil. A nivel de país la cifra proyectada se redujo en 50 mil toneladas.

 

Comercialización: Llevar la carne a los barrios

 

Desde hace cuatro semanas Leonardo García Oquendo recibe el domingo en el portal de uno de los mercados agropecuarios de Santa Clara. Solo tiene 25 años y pasar toda una noche a la intemperie le deja una sensación de cansancio impropia para su edad. No obstante, para él significa la única manera de comprar la carne de cerdo en los establecimientos estatales y evitar el alza de precios impuesta por los vendedores privados.

 

“La cosa se ha puesto difícil con la carne. Antes uno llegaba y casi siempre podía alcanzar algo. No sobraba, pero al menos existía más tranquilidad. Ya eso no es así y aunque te levantes temprano y tengas buena posición en la cola, puedes quedarte sin comprar”, asegura. Ante esa realidad, el Consejo de la Administración Provincial limitó la venta a 10 libras por persona y más tarde la descentralizó del mercado “Los Pilongos”, el lugar que durante meses lució las tarimas más surtidas. Entonces reubicó la carne en 24 establecimientos situados en distintos puntos de la ciudad, tanto del centro urbano como de la periferia.

 

Es un panorama que conoce Irving Toledo Ordez, director comercial de Acopio en Santa Clara y uno de los encargados de organizar la distribución. Explica que el nuevo esquema no coloca más carne en los mercados, sino que los abastece de acuerdo a la disponibilidad existente cada semana, porque ante la disminución el objetivo es acercar el producto a los barrios. Hace 15 días entregaron cerdo en 20 comercios; una semana después solo lograron surtir a 12.

 

Dulce María López es una de las santaclareñas que aplaude la decisión de llevar la carne casi hasta la puerta de su casa. Para ella, que ya no debe recorrer los más de tres kilómetros que la separan de “Los Pilongos”, el cambio representa un alivio. No obstante, ahora tiene nuevas inquietudes sobre una disposición llamada a funcionar con eficiencia para no crear otros problemas.

 

“¿Por qué si la carne llega el sábado en la mañana es necesario esperar 24 horas para venderla? Cuando el cerdo tiene falta de frío enseguida toma mal olor. El último en comprar se lleva un producto que ya no tiene la primera categoría. Es comprensible la disminución de la oferta y uno agradece las medidas para palearla, pero se puede mejorar en la organización”, comenta.

 

A su lado, Migdalia Molina Toledo, una ama de casa acostumbrada a ir al mercado los domingos, también elogia la iniciativa, pero alerta sobre la necesidad de elevar el control para no cederle espacio a las ilegalidades. En el actual escenario apenas basta un descuido para que la corrupción se instale tanto en las afueras como en el interior de los establecimientos. De hecho, según constató Cubadebate en un recorrido por varios mercados, ya aparecen fenómenos como la venta de los turnos de la cola o el acaparamiento.

 

Osvaldo Ciriano, un jubilado de 67 años, cuenta cómo el último fin de semana estuvo desde el día antes en la cola y aun así solo alcanzó un modesto puesto 36. Junto a él, otros clientes pasaron la noche en las afueras de los establecimientos para no perder su lugar. Sin embargo, vieron cómo los primeros en la fila marcaron para más de una persona y luego vendieron esos turnos.

 

“Cuando llego cada domingo encuentro siempre a un hombre durmiendo justo en la entrada del establecimiento. Por lo general dice que viene con cinco personas, pero al final vende la cola a 50 pesos y así termina el día con 250. Esa es la mitad de mi salario y trabajo todo el mes”, apunta indignada Sonia Castro, la Administradora de uno de los mercados del centro de la ciudad.

 

Como ella, Alejandro Rodríguez dirige otro establecimiento con idénticas experiencias. Según dice, es un fenómeno incontrolable, porque no disponen sobre el funcionamiento de la cola fuera del local. Dos preguntas parecen evidentes: Si es un hecho conocido, ¿no pueden los administradores realizar una denuncia oportuna? ¿Por qué el nuevo esquema de venta no descentralizó también a los inspectores que antes mantenían el orden en “Los Pilongos”?

 

Aunque Bárbaro Monteagudo Fernández, vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial, informa sobre 15 personas multadas por cometer ilegalidades en las colas, todo parece indicar que falta mayor sistematicidad en los controles. Solo así se explica la ausencia de inspectores justo el día de mayor afluencia a los mercados.

 

Otro problema radica en el acaparamiento, y aunque no lo parezca es tal vez más difícil de controlar. La disminución en la venta de carne no solo afectó la cocina de los hogares, sino también la de paladares y restaurantes particulares, necesitados de mucho más de las 10 libras permitidas por comprador. La estrategia es sencilla: alguien marca para tres o cuatro personas, pero a diferencia de los traficantes no vende los turnos, sino que los emplea para surtir su negocio.

 

En una mirada rápida, legalmente no ocurrió ninguna violación y cada cual compró hasta el límite establecido, pero a fin de cuentas esa carne va toda a un mismo destino y no llega a los hogares. En este caso, otra vez la ausencia de mercados mayoristas para el sector privado obliga a compartir un surtido que por lógica debería estar separado.

 

Son elementos por mejorar para disminuir el impacto de la merma en la disponibilidad de carne de cerdo. Mientras se resuelven los problemas de organización, perfeccionar la distribución de las capacidades existentes, evitar el descontrol y la desidia, resultan piezas clave para no empañar una decisión agradecida por casi todos.

 

Vendedores privados: ¿El renacer del oportunismo?

 

Pagar 40 y 50 pesos por una libra de carne en los establecimientos privados resultaba inimaginable hace más de un año, pero ahora es casi obligatorio si alguien pretende conseguir el alimento sin madrugar o hacer colas. Solo en uno de los mercados de la ciudad destinado a vender bajo el principio de oferta y demanda, el Consejo de la Administración topó los precios y exige un límite máximo de 30 pesos por cada libra.

 

Fuera de ese lugar los vendedores particulares incrementan sus tarifas y obligan a más de uno a llevar menos carne a la mesa. Ya sea en un mostrador improvisado, sobre una tabla rústica o en el más limpio de los locales, lo único invariable allí es la constancia y la diversidad de ofertas. Incluso los domingos, cuando los mercados estatales reciben el surtido de la semana, pocos particulares dejan de abrir los negocios para exponer sus productos.

 

Yoel Cortina es uno de ellos y sin medias tintas asegura que el actual contexto significa una oportunidad para obtener mayores ganancias. Según cuenta, su local fija el precio a partir del horario y la afluencia de personas, y hasta ahora casi nunca ha dejado de vender toda la mercancía. “Empezamos con 40 pesos la libra -dice-, pero si veo que llega mucha gente la subo a 50 en la tarde”.

 

Sin embargo él, que no es el dueño del negocio y se limita a acatar los designios de quien le paga por atender la tarima, no tiene una explicación coherente cuando se le pregunta de dónde obtienen tantos cerdos. Mientras el territorio padece por la alimentación y la disminución de animales, tal pareciera que solo ellos conocen el mecanismo más efectivo para crecer.

 

José Rodríguez Cruz, director de la Unidad Empresarial de Base “Cría Charco Hondo”, dedicada a la reproducción y la segunda más grande de la provincia, explica que muchos de estos vendedores adquieren los cerdos de criadores privados que los engordan en pequeños patios o parcelas dentro de la ciudad, pero otros van hasta los productores asociados a la Empresa Porcina -insertados en el programa de cría con animales propios-, e intentan comprárselos.

 

El mecanismo no carece de lógica. Un productor vinculado a esta inciativa debe entregar el cerdo al estado con un mínimo de 90 kg, pero si falta la comida y “se estanca” antes de llegar a ese peso muchos prefieren venderlo y no arriesgarse a perder la inversión. Es un mecanismo que ha empleado Abelardo Rojas, uno de los tantos productores de Santa Clara, que cuenta en total con 560 adscritos a convenios.

 

“Algunas personas me han propuesto pagar hasta 20 pesos por cada libra de cerdo en pie. Esa es una cantidad considerable. Por ejemplo, no puedo entregar al convenio un animal de 70 kg, pero si lo vendo a un particular gano alrededor de tres mil pesos. Siempre trato de no llegar a eso porque debo cumplir mis compromisos, pero a veces no queda más remedio”, explica.

 

En medio de todo ese paisaje sobrevuelan dos cuestiones esenciales que inciden tanto en la producción de carne como en la salida de cerdo hacia el sector privado. El primero de ellos: la deuda en el suministro de alimento a los productores vinculados a los diferentes programas; el segundo: el inicio en 2018 del cobro del impuesto sobre ingresos personales a los porcicultores.

 

Según Alexei Martín, al cierre de marzo existía un atraso de más de 13 mil toneladas de pienso para la modalidad de cría con animales propios, mientras en solo un trimestre la cifra llega a mil 744 toneladas dejadas de recibir por los porcicultores asociados a las distintas UEB del territorio.

 

Aunque el Director de la Empresa Porcina de Villa Clara confirma la voluntad de honrar esas obligaciones, un desafío mayor radica en perfeccionar el sistema para no arrastrar el problema de un año a otro.

 

El caso del cobro del impuesto sobre ingresos personales es más complejo. Con una escala progresiva que va desde el 10% para quienes obtienen ganancias de hasta 12 mil pesos, y termina en el 45% si el productor excede los 150 mil, la medida causa polémica e incluso muchos consideran inoportuno el inicio de su aplicación.

 

“Aunque la ley estaba aprobada desde 2012, los porcicultores comenzaron a pagar en 2018, cuando arreció la escasez de pienso. Entonces, si el país llama constantemente a producir alimentos, no creo que este sea el mejor momento para aplicar ese impuesto. Al menos se podría considerar una bonificación o disminuir un poco el tipo impositivo”, comenta Denis Martínez, un productor con casi cinco años de experiencia que aún se debate entre criar menos animales o dejar el negocio.

 

Producir alimentos en Cuba: La estrategia más efectiva

 

La Empresa Porcina de Villa Clara tiene dos objetivos esenciales: cumplir el plan de producción para el 2019 y crear garantías para volver a los niveles de entrega de carne de años anteriores. Aunque su director asegura que es un objetivo posible, resulta evidente que requiere trabajo y mucha planificación para sacarle el máximo a los recursos disponibles. Para ello, se prevé fortalecer modalidades de alimentación que dependan menos de productos extranjeros. Entre ellas destaca la utilización de la miel derivada de la caña de azúcar mezclada con un producto llamado Hinoprovín, un núcleo de vitaminas, proteínas y minerales que cumplen los requerimientos nutricionales de los cerdos.

 

“Esa variante de alimentación es muy buena, porque solo necesitamos pienso importado para los primeros 75 días de la ceba. No obstante, el programa crecerá en la medida que el Grupo Azucarero Azcuba nos garantice la miel suficiente para los productores”, explica el Director de la Empresa Porcina de Villa Clara.

 

“Implementar una estrategia para la alimentación animal más centrada en las producciones nacionales y en los encadenamientos con otras áreas afines es fundamental. Ganamos en seguridad y evitamos que problemas de financiamiento nos afecten demasiado la producción. Generalizar experiencias valiosas, emplear la ciencia y la tecnología y garantizar los insumos para que los campesinos produzcan más, debe convertirse en un propósito diario”, apunta por su parte el Vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial.

 

De cara a ese objetivo, los primeros pasos ya se encaminan a crear las condiciones para que los productores vinculados a las UEB puedan sembrar hasta el 60% del alimento para sus animales (actualmente deben garantizar el 30%, mientras que el 70% se lo garantiza el Estado). El esquema prevé la evaluación de las capacidades en los terrenos ociosos, así como la entrega de nuevas tierras para ese propósito.

 

Mientras, el restante 40% del alimento consistiría en pienso fortificado y otros componentes proteicos para completar la totalidad de la comida necesaria para cada cerdo. Según Bárbaro Monteagudo Fernández, esa constituye una prioridad para rescatar la producción de carne de cerdo en Villa Clara. “De momento trabajamos con los productores más eficientes y con necesidades de terrenos para cultivar alimentos. También debemos estudiar dónde están las tierras ociosas, porque no resolvemos nada entregando espacios ubicados a varios kilómetros de las naves porcinas”, agrega.

 

Junto a ellos, otras líneas complementarias para ese trabajo están en la compra a Ciego de Ávila de mil 300 cerdos para ponerlos en manos de los productores. Asimismo, ya se incrementan las medidas de bioseguridad para evitar nuevas propagaciones de virus y controlar los que circulan en algunas de las unidades más importantes. Es un trabajo fundamental si se aspira a limitar las muertes de las crías o los abortos de las reproductoras.

 

Otra idea novedosa radica en explotar más las técnicas de inseminación artificial, sobre todo en las mayores UEB dedicadas a la entrega de precebas. Aunque es una práctica habitual en el mundo, el sector porcino cubano no la explota a gran escala y todavía realiza la reproducción con los métodos tradicionales de monta con verracos.

 

Entre los argumentos que Alexei Martín expone aparecen la obtención de mayores camadas por cerdo, la reducción de sementales en las naves, un mejor control epidemiológico y la garantía de contar con un material genético de calidad. No obstante, el proyecto todavía no se concreta porque faltan los microscopios, el resto del instrumental necesario, y no todas las unidades cuentan con investigadores formados para asumir el programa.

 

A todas luces, el trabajo y la constancia son claves para superar los actuales escollos. Tanto para los encargados de gestionar la entrega de animales para la ceba, como para los productores y las entidades comercializadoras y de distribución, el principal desafío radica otra vez en la eficacia y la sabiduría para enfrentar cada problema. Y junto a ellos, entidades acompañantes como el Ministerio de la Agricultura, los centros de investigación y las universidades cubanas, se deben sumar con más velocidad para conseguir que el viento no se lleve las historias de la mejor provincia en la producción de carne de cerdo.

 

Intrépido dijo:

 

por lo menos en VC venden algunos de vez en cuando, en Gtmo ni eso, ya no existe plato fuerte q comer, es toda una tristeza.. pienso que el gobierno pude hacer mas por su pueblo topando los precios a 20 pesos, y como mismo hace el particular, comprar los cerdos a los propietarios, y mandar inspectores a las calles a poner multas altisimas al que venda carne a precios explotadores entre cubanos.. yo prefiero q no se venda carne, a que se permita que un cubano explote a otro aprovechandose de la situacion..

por otra parte apoyo el comentario de “yulier” alentando a que el pais compre medios para facilitar el trabajo de los campesinos, aunque estos tengan a pagarlos a plazos, o mediante su produccion.. hay formas, solo es encesario voluntad y enfoque en los kit de los problemas

 

elio dijo:

 

De acuerdo sucede no solo con el puerco,criar y vender el puerco alimeto ancional ,no esta prohibido,hay problemas con la importacion del pienso, pero no esta prohibido cosechar sorgo, maiz y soya en Cuba, como estimular esto?.A lo mejor hay que subsidiar la produccion de pienso. Disminuir los impuestos al productor de carne, no podemos machacar estos eslabones de la cadena y aumentarlos a todos los que comercializern privados y estatales en correspondencia con la subida de precios , para estabilizarlos.Actualmente ganan mas que los que cosechan y crian puerco.

El pescado, pais rodeado de mar,no lleva pienso, increible en el mercado negro, despues que se centralizo la compra a estos por el estado,los precios han subido 10 veces y no vallas a consumirlo a una paladar.Entonces se evade impuesto y no se estimula a aumentar la produccion los precios les da parar vivir ampliamente, es una fuerza productiva sumergida, escondida.Pues arriesguemonos a que se venda en tarima en donde se pueda vender en toda la costa de nuestro pais y que paguen sus impuestos.

Algo mas, no es de loco estimular la produccion de ganado vacuno en muchas de las tierras ociosas y el 50% que se incremente puedan sacrificarlo y comerciarlo por sus correspondientes municipios en carnicerias, bajos impuestos para el productor.

La leche se vende en mercado sumergido a 15 cup 1 litro, esta tambien prohibida la venta , pero se hace, bueno que hagan lo mismo en sus municipios.

Por ultimo porque no se puede establecer una calle en cualquier poblado, para que el fin de semana vendan los platanos, mangos aguacates etc depatios y otros, con un minimo de impuesto

 

El aldeano de la FEU dijo:

 

Alguien se ha preguntado que pasa con el ganado vacuno ??? Por dios hasta cuando va a ser esto ??? Por qué tenemos q importar leche en polvo ??? Por qué tenemos que pasar hambre de carne de res ??? Por qué cada día se produce menos leche de vaca ??? Por qué no se permite q se sacrifique el ganado al campesino ??? Por qué cada día hay menos vacas ??? Se han preguntado q las vacas comen llerva y nada más ??? Solo necesitan llerva y agua. Por dios hasta cuando seguiremos con el bloqueo interno. Acaben de formular políticas y nuevas leyes q incentiven al cubano a producir ganado vacuno para sustituir importaciones y que halla carne, leche, queso, mantequilla, yogurt, helado y demás derivados. Por qué en vez de prohibir y reprimir al campesino todo lo referente al ganado vacuno no cogemos y creamos políticas q incentiven la producción ???? Por dios !!!! Hasta cuándo va a ser esto. Revise esto señor presidente del país. Cómo dijo Rubén hace unos días: sacuda la mata. Viva Cuba !!!

yulier dijo:

 

Seguimos en las mismas formas de escribir las cosas, analizando superficies de problemas y llamado a conciencia. Dice que “los centros de investigación y las universidades cubanas, se deben sumar con más velocidad para conseguir que el viento no se lleve las historias de la mejor provincia en la producción de carne de cerdo”, pero yo no creo que la historia dependa totalmente ni de centros de investigación ni de las universidades sino de las capacidades productivas del país y la falta de medidas inteligentes que la incentiven. Estos centros pueden ayudar pero no son el centro de asunto.

 

Tener que comprar maíz y soya a otros países es el cuello de botella del asunto. Su articulo debería haber tocado gran parte en este problema y las problemáticas existentes actualmente para aumentar las producciones nacionales. No digo que hablar de méritos y buenas practicas locales en cada lugar sea malo, sino que a falta de otro análisis mas importante y necesario hace que este sea menos atractivo.

 

Voy con lo mismo…, por ejemplo imagina un campo grande cualquiera con una casita en el medio y una familia si son jóvenes deben andar a caballo y si son productores de experiencia ya deben tener algún carrito o moto… en ambos casos yo dudo que alguien pueda sembrar 1 caballería de maíz sembrándola a mano, cogiéndola a mano y secándola a mano, aunque quieran no pueden pues su agricultura es artesanal….

 

Como otros países con tierras logran producciones que alcanzan para exportar y nosotros con tierras no logramos nuestra necesidad. No hay que ir muy lejos. Cuando ves noticias ves un súper tractor arando caballerías de tierras, luego vez una súper cosechadora, luego ves un súper secadero y luego vez familias de productores comprando y modernizando sus herramientas en el mercado. Para colmo hay tractores que aran solos usando GPS pero no hay que llegar a extremos tecnológicos para logran lo que se necesita.

 

Aquí puedes ver el catalogo de CHINA de productos para granjas al que cuba pudiera comprar al por mayor y venderle a sus agricultores con un contrato a buen precio. Siéntete libre de filtrar por categorías y mira los precios.

 

https://www.alibaba.com/catalog/farm-machinery_cid128?Country=CN&refine_attr_value=351-8382&param_order=ATTR-351-8382,CNTRY-CN&needCountryDirect=false

 

Todo esto es mas fácil que muchas cosas que hoy estamos haciendo en materia de inversiones para producir. Solo hace falta algunos millones para empezar y vender aquí a buen precio los materiales y equipos que los agricultores necesitan, y planificar producciones….después que eso este resuelto abra tanta comida para animales que el resto de los problemas de gestión no se verían pues se solucionarían solos.

 

Saludos

Francisco Ruiz dijo:

 

La corruccion se va extendiendo desde los combustibles a todas las esferas de la economía, los servicios y el mercado.

En Santa Clara las libras ya son de solo 10 onzas y los productos embasados, como la leche no llegan a los 900 ml, más la falsificación de kis embotellados. Es terrible.

Cono santaclareño que soy sufro todos estos males y los denuncio en los cada vez menos lugares donde me prestan un poco de atención.

En el Poder Popular Municipal es casi imposible que l atiendan a uno.

Los revendores de mercancías robadas estan por todas partes.

Un ejemplo, en mal afamado mercado Los Pilongos. Usted puede comprar productos que ya no tienen lad TRD. Y las colas para el queso son una bronca. Es a 20 cup la llbra mal pesada. Los dependientes a la cara, por fuera de la cola venden mucho mas que por la cola a 25 y los señores en un desparpajo horrible, ahí mismo lo venden a 30. Cuando fuimos várias personas a reclamar a un supuesto inspector, el hombre nos ha dicho que los despachadores ganan muy poco y tienen que tener su busca. El mismo se buscaba los dineros mal habidos. Fuimos a buscar a la policía. Un solo agente de la autoridad para tantas ilegalifades. Y simplemente le cogió miedo a la bronca de la cola del queso. Y en la de la carne, para qué. Ese es el unico mercado donde el comprador paga para entrar. Horrible

La sensación de losbque nos pasamos mas de 8 horas en promedio diario en colas es que en Santa Clara no hay gobierno.

El robapropismo está acabando, pir la corrupción que genera, con la revolución. Quién diga que no es pirque no vive cono el pueblo.

Hace falta una carga para acabar con los bribones, ocupen el lugar que ocupen.

 

Marta dijo:

 

Ojalá tenga una intervención del Estado, para que se controle la especulación. Ya está la libra a 60 y algunos se han lanzado a 70!

Ej: en el Agromercado de Egido, Habana Vieja, se vende el cerdo a 21 la libra. Sucede que a las 8:00 hay personas que pareciera que están “avisadas” y se llevan los perniles en carretillas. Después lo revenden y ya sube a 60. Lo mismo pasa con los huevos que se vende a 5cuc (120m.n) los 30 huevos.

¿quien pone freno?

Espero me publiquen esta vez.

 

                                                           …………………………….

 

                                           HABANA INSIDER: ARTE|CULTURA|IDEAS            

 

ES UN BOLETIN ELECTRONICO QUE OFRECE DE MANERA GRATUITA, UNA SELECCION DE LOS MAS INTERESANTES CONTENIDOS PUBLICADOS EN LA PRENSA DIGITAL CUBANA E INTERNACIONAL.

 

SOMOS UN PROYECTO NO LUCRATIVO CREADO EN BARRIO OBRERO, S.M. PADRON, LA HABANA, CUBA POR PROFESIONALES DEL ARTE Y LA COMUNICACION. BAJO EL CONCEPTO CONOCER PARA TRANSFORMAR, DESEAMOS COMPARTIR LA ACTUALIDAD ARTISTICA Y CULTURAL, EL CONOCIMIENTO DE LA INNOVACION SOCIAL Y CIENTIFICA, LOS DEBATES QUE OCURREN EN LA ISLA Y FUERA DE ELLA, EN TORNO A NUESTRO PRESENTE Y FUTURO, CON UNA VISION PROGRESISTA, CRITICA Y TOLERANTE.

 

PARA SUSCRIBIRTE, ESCRIBENOS A: MENAABELARDO@GMAIL.COM

 

Publicado el abril 17, 2019 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: